Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 febrero 2008

 

Ventanas para mirar el sol

Ventanas para mirar la luz.
Para asomarse a ellas y verlo todo.
Para mirar y cegarse con la luz del sol.

Son una ventana azul tras otra ; azul celeste.
Son ventanas azul celeste para mirar el sol.
Para verlo todo de color azul, y cegarse.

Luz azul

En verano, con el sol de fondo que vivifica todo lo que toca
la luz azul convierte el mundo.
Aunque ciegue el azul con su brillo potente y azul se vuelva el mundo,
la luz azul,  de matices infinitos, atenderá a los reflejos del mar brillante y esperará.

Azul de mar

Azules del mar y de los muros blancos de cegadora luz que miran azules al vecindario en su reflejo.
Azul es mi color. Azul de mar, de cielo azul y de los otros mares que huelen a este mismo olor que brilla y templa el viento cálido y azul que siempre ciega .

Read Full Post »

hueveria-lacort_calle-quintana-1924pequena.jpg

Huevería “Luciano Lacort“, aves y caza, en la calle Quintana, 23 (1924)

administracion-de-loteria_1900pequena.jpg

Despacho de Lotería (1900).

almacenes-cuadrado_1932pequena.jpg

Almacenes Cuadrado (1932).

 

 

bodega-barrera_marques-de-urquijo-21_1920pequena.jpg

 Bodega Barrera, en la calle Marqués de Urquijo, 21 (1920)

cpmpra-venta_la-comercial_calle-noviciado-12_1930.jpgpaneria_1900.jpgtienda-de-ultramarinos-1920.jpgultramarinos-el-colmado_1920.jpg

1. Compra-Venta “La Comercial“, en la calle Noviciado, 12 (1930); 2. Interior de una pañería , en 1900; 3. Interior de una tienda de “ultramarinos” (1920); 4. Interior de la tienda de “ultramarinos” El Colmado (1920)

viena-capellanes_calle-arenal-1920.jpg

Panadería Repostería Viena Capellanes -fundada en el año 1873-, en la calle Arenal , en 1920. (Foto: Archivo de Viena Capellanes)

Interior de la sucursal de Viena Capellanes de la calle Preciados, 1820(Foto: Archivo de Viena Capellanes)

 viena-capellanes_calle-ruiz-de-alarcon-9_1930.jpg  Sucursal de la Panadería Repostería Viena Capellanes, en la calle Ruíz de Alarcón, 9  en 1920. (Foto: Archivo de Viena Capellanes)

zapateria_calle-relatores_1930.jpg

Zapatería en la calle Relatores, 10 (1930)

relojeria-carlos-coppel_1920.jpg

Relojería y fábrica de relojes Carlos Coppel, en la calle Fuencarral, 25 y 27 (1920)

taberna-1927.jpg

Taberna (1927)

peluqueria-monares_1914.jpg

Peluquería Monares (1914)

Read Full Post »

PlazadeSanFrancisco1927

El convento fue reconvertido en cuartel de Infantería y Prisiones Militares, que es lo que se puede ver en esta fotografía de 1927, y en 1961 se derribó para ampliar la Gran Vía de San Francisco, continuación de la calle de Bailén, quedando sólo la Iglesia, que es la que actualmente conocemos como San Francisco el Grande

El Convento

Fueron religiosos franciscanos los que habitaron el convento primero, que se fundó en torno a 1220 en donde se dice que Francisco de Asís había construido una chocita junto a una fuente de aguas curativas. Sus seguidores, a base de limosnas, levantaron el convento, grande edificio de diez patios y doscientas celdas, noviciado y enfermeria, refectorio, gran Capilla Mayor y varias fuentes. Los devotos a este lugar fueron familias ilustres de Madrid: Luzones, Lujanes, Vargas, Cárdenas, que se hicieron enterrar en su interior.

En 1617 la Iglesia se renovó y en 1760 la derribaron con todos los sepulcros, esculturas funerarias y su contenido.

El convento fue reconvertido en cuartel de Infantería y Prisiones Militares y en 1961 se derribó para ampliar la Gran Vía de San Francisco, continuación de la calle de Bailén, quedando sólo la Iglesia, que es la que actualmente conocemos como San Francisco el Grande, restaurada recientemente trás varias décadas de trabajos de consolidación. En el lateral izquierdo se aprecia el bocado del convento contiguo que fue demolido y en la parte trasera aún se advierten más claramente los restos.

Teixeira Hoja 17_Convento de San Francisco Teixeira Hoja 17_Convento de San Francisco_detalle

Detalles del Plano de Pedro Teixeira de 1656 en donde aparece la Iglesia y el Convento de San Francisco con un aspecto muy distinto al actual.

Parque de la Cornisa

Precisamente en este lugar, las traseras del templo, conocido como el Parque de la Cornisa, mirador natural desde el que se divisa el Madrid del otro lado del río Manzanares, el Ayuntamiento junto con el Arzobispado planean reconvertir la zona en base a unos acuerdos de 2006. El Ayuntamiento prevé una reurbanización completa del Parque de la Cornisa, las traseras de la Ronda de Segovia y Cuesta de las Descargas, así como de la parcela del Seminario Conciliar y la parcela contigua a la Basílica de San Francisco el Grande. También se incluye la apertura de dos calles abiertas al tráfico, una que atravesaría el actual Parque de la Cornisa, y otra en las traseras de la Ronda de Segovia. Curiosamente en 1999 el Arzobispado ya intentó construir en el actual parque de las dalias, entonces el solar vacio que ocupara el viejo cuartel de Infantería y Prisiones Militares, un edificio de oficinas, que finalmente no se hizo, si bien la batalla continúa.

Los vecinos de la zona se han unido en una plataforma y denuncian el caso, que podría suponer la autorización por convenio urbanístico al Arzobispado de Madrid para que construya más de 20.000 m2 para nuevos edificios de uso propio: la nueva sede de la Curia (Casa de la Iglesia) y una biblioteca conciliar. La Iglesia justifica la edificación de toda esta superficie, alegando su renuncia a la edificación del terreno contiguo a San Francisco el Grande. La Plataforma ha elaborado un manifiesto en el que se exponen las protestas a esta actuación.

San_Francisco_el_Grande
San Francisco el Grande 2007

En el lateral izquierdo de la basílica se aprecia el bocado del convento contiguo que fue demolido y en la parte trasera aún se advierten más claramente los restos.

 

San Francisco el Grande_Traseras_2007

Vista de las traseras de la iglesia, justo en la zona ajardinada del Parque de la Cornisa (Foto: Enrique F. Rojo)

 

solar-cuartel-del-rosario_1931_small.jpg

En esta foto del año 1931 se pueden ver las traseras del antiguo convento de San Francisco. En la época el edificio era ya Cuartel de Infantería , denominado de El Rosario, y lo que vemos funcionaba como patio. En la actualidad las construcciones que se ven a la derecha, todas del antiguo cuartel, ya no existen y en su lugar se encuentra el parquecillo de las dalias. La construcción aneja de la izquierda, que sobresale, se cercenó en 1961, justo a la altura de la fachada del colindante que se tiró en la misma fecha y es lo que aún queda y la vemos en la foto de arriba con el grafiti y el dibujo de caras. De ahí su peculiar aspecto, con ventanas cegadas, parches y otros apaños. Todo el solar es el actual Parque de la Cornisa.

 

Read Full Post »

Foto olvidada

Me pregunto cuando veo mi foto en este album,
porqué no soy yo el que aquí veo.
Oigo mi pensamiento ensimismado,
que discurre acerca del pasado y no se acuerda.
Ni yo mismo me acuerdo de mi rostro,
el mismo que miro frente a frente, con sigilo.
He olvidado el pasado de esta foto,
y no puedo pensar cuanto he vivido.
Ni si quiera sé si el rostro de este album,
pertenece a mi rostro en este instante.

Y
pienso, si al que ahora miro distante no es el otro,
y yo mismo, olvidado, no soy más yo en esta foto,
sino un pasado olvidado en el presente,
de un rostro que sólo habita ya en un album.

Read Full Post »

Casa Gregorio Crespo en 1863, especializada en productos de cañamo, cañizo, fibras vegetales y aperos de madera. Este negocio todavía sigue funcionando en el barrio de Malasaña, dedicado a la fabricación y venta de alpargatas.

La memoria del pasado más reciente nos la ofrece de modo misterioso la fotografía. Desde su invención es la “memoria fértil”, perenne, que nos permite ser testigos de cómo fue nuestro ayer con la simple visión de la imagen antigua vista desde la distancia temporal, sin pre-conceptos. Más allá de las evocaciones literarias, imprescindibles y necesarias, la foto es única. Nos muestra todo, con “pelos y señales“, sin afeites, aún habiéndolos en el momento de la instantanea. Y, a partir de ahí, que vuele la imaginación. Y que invente. Y que desvirtúe la realidad, también. En eso consiste la literatura. De Pedro de Répide, Cronista de la ciudad de Madrid, erudito, literato maldito y bohemio en los años veinte del siglo XX, se dice que inventó mucho en su crónica. Junto con Mesonero Romanos, sus historias son consideradas referente historiográfico de la ciudad. Sin embargo, parece que elucubró, dió por hecho sin mucho fundamento, fantaseó o, simplenmente, inventó . Grandes narradores de la intrahistoria local.

Lo que sigue es una selección de fotos de comercios típicos del Madrid de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Son fotos en las que los protagonistas, son las tiendas y los tenderos, (ya no hay tenderos) que se exponen delante de su comercio, como parte del “género” que venden. Ellos son parte del todo que es la tienda. La tienda, el todo, y su su contenido, la parte. La parte que se vende y la parte que vende: “el género” y “el tendero”.

Fruter�a

Frutería y Huevería. Calle Carranza, 15 (1900)

La primera foto es de una frutería-huevería. Sigue habiéndolas. Yo que vivo en el barrio de La Prosperidad conozco alguna -comercio tradicional- que aún se denomina así: vende fruta y huevos. Son negocios que pasaron de padres a hijos. Algunos hijos que entendieron que debían continuar con en negocio, sin más dudas. Fruta y huevos, en 2008 del siglo XXI.

Las imprentas, por ejemplo, apenas existen ya como negocio exclusivo. La mayor parte de las empresas familiares del sector se dedican a la burda y eficaz fotocopia y a la multicopia publicitaria. En algún lugar, sin duda, todavía ha de existir una imprenta dedicada en exclusiva a esta actividad casi artesana, que embriaga con su penetrante olor a tintas y con el monótono ruido de las máquinas. En 1980 había en Madrid más de cien establecimientos dedicados a todo tipo de actividades comerciales tradicionales.

Imprenta Almacén de semillas

Imprenta Ducazal en la Plaza de Isabel II, 6 (1900) y Almacén de semillas, calle Luchana, 37 (1910)

Acerca de las tiendas de semillas, he de confesar que, aún siendo mis orígenes más bien urbanos, cuando las descubrí en Madrid -ya las había visto en otras localidades más agrícolas- me sorprendí tanto que no era capaz de pasar delante de ella sin pararme ante su vitrina o de entrar sólo para mirar. Siempre me parecieron una especie de museo. Igual que las cordelerías y las alpargaterías. La alpargata era un calzado típico de la España pobre del siglo XX. Algunas fábricas levantinas -herederas de la tradición familiar- intentan año trás año promocionarla como calzado veraniego “typical spanish”. Bueno es. En Madrid recuerdo que había un almacén de semillas en la calle de Atocha. No se si seguirá existiendo.

Las zapaterías, los talleres de zapatos, pasaron de ser locales en los que se confeccionaba el calzado a la medida para ser meros talleres de restauración, de arreglo: zapateros remendones. En la actualidad perviven los talleres de arreglos. Después de un periodo de grave crisis, pués nadie arregla, sino que tira y compra, parece que la recesión remonta y los zapateros renacen de sus cenizas. A pesar de ello, cada vez son menos los que se mantienen en el oficio.

Zapateria Kiosko bebidas

Zapatería en la calle Cava Baja, 22 (1910) y Kiosko de bebidas a finales de la pimera década del siglo XX, ambos en Madrid.

El kiosko de bebidas me llama la atención. En otros lugares del orbe el kiosko sigue siendo algo cotidiano. En Madrid ahora, con tantos bares por metro cuadrado lo vemos como una curiosidad, pero debió de ser toda una institución. También imprescindible.
En cuanto a la farmacia que se recoge en la fotografía, llama poderósamente la atención, no sólo la ubicación del local, en la calle de Serrano, importantísima en 1905, sino la indumentaria de los que posan en la foto. Podrían ser los empleados y propietario. Y los hijos del propietario, posiblemente. Tan bien vestidos. Es la calle de Serrano. Interesantísima foto.

Farmacia

Farmacia Manera. Calle Serrano, 44 (1905)

Interesante también el testimonio de la tienda de navajas, “vaciador Nicolás Gesse“, afiladores de estirpe. El comercio ha sobrevivido en Madrid hasta el siglo XXI. En este momento no se si todavía sigue abierto el negocio Viuda y nietos de Nicolás Gesse, en la calle Esparteros nº 6 de Madrid, pero su continuidad es de al menos de cien años.

Vaciador

Vaciador/ Afilador “Nicolás Gesse”. Calle Esparteros, 6 (1910)

Referencias._

Fotos de antiguos comercios de Madrid II

Galería de fotos antiguas de Madrid

Comercios tradicionales de MADRID

Memoria visual de Madrid
Ediciones La Librería
Madrid, 2007

Read Full Post »

exposicion-jae_01-pequeno.jpg

Del 18 de Diciembre de 2007 al 2 de Marzo de 2008
Residencia de Estudiantes

Calle/ Pinar, 23 28006 Madrid • Telf. 91 563 64 11

 

La Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, 1907-1939

La exposición la organiza el Ministerio de Cultura, a través de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y el Ministerio de Cultura, a través del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Su objeto es, según reza el tríptico que se entrega en la exposición, dar a conocer “al gran público” la importancia que tuvo para España el proyecto de modernización y reforma auspiciado por el gobierno de la Segunda República, a través de la Junta de Ampliación de Estudios (JAE). El proyecto abarcaba la concesión de becas para la ampliación de estudios en el extranjero, impulsando la renovación en la investigación y en la metodología pedagógica, que luego se aplicaba en sus centros educativos.

instituto-escuela_patio_1932.jpg

 

instituto-escuela-1932.jpg

Frente del Instituto Escuela el año 1932. En la actualidad el edificio es el Instituto Ramiro de Maeztu y se encuentra muy modificado, puesto que se amplió la construcción original y los aledaños también se construyeron y ampliaron con nuevos edificios.

La JAE, era una entidad autónoma, si bien dependía del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes ,Ministerio de Educación y Ciencia de la época. El momento histórico fue la II República Española, a pesar de que la exposición parece que intenta pasar de puntillas sobre el contexto histórico sin dar datos ni hacer menciones ni filiaciones de carácter político acerca de los protagonistas de los que se quiere hacer memoria.

Estuvo la JAE presidida por Santiago Ramón y Cajal hasta 1934, año de su fallecimiento. Los investigadores pensionados fueron más de dos mil y de ellos se entresaca lo más granado de los protagonistas de la ciencia española, del arte y de las humanidades. La JAE supuso un “laboratorio” en el que se ensayó el nuevo modelo de modernización de España, en este caso, desde la ciencia y la investigación.
La exposición la proyecta la Fundación Francisco Giner de los Ríos –protagonista de una insensible ambición de crecimiento-, heredera de la Institución Libre de Enseñanza, con producción ejecutiva (son los que ponen en marcha el asunto) de la Residencia de Estudiantes.
La muestra principal se ofrece en el pabellón llamado “Transatlántico”, de rectangular y estrecho diseño. En este lugar se ubicaron los laboratorios de histología de Pío del Río Hortega y el Laboratorio de Fisiología General de Juan Negrín situado en los sótanos.

La exposición nos hace partícipes del fecundo trabajo que se desarrolló en la Residencia mediante un sinnúmero de elementos, fotografías, sonidos (grabaciones de romances y canciones realizadas por los investigadores del Centro de Estudios Históricos) y evocaciones varias. Resulta especialmente llamativa la primitiva tecnología de la que se valían los investigadores que, sin embargo, no deja de causar asombro por lo imaginativa , precisa y perfecta de su elaboración, en algunos casos, por lo que se aprecia, básicamente artesana. Otra ejecución se ve en los microscopios y ópticas de origen alemán, que de tanto sirvieron a Ramón y Cajal y coetáneos en sus trabajos.

 

exposicion-jae_03.jpg

Microscopio de Santiago Ramón y Cajal

Documental ¿Qué es España?

En este Pabellón Transatlántico pueden verse un conjunto de audiovisuales, de los que, el principal, el documental ¿Qué es España?, nos ofrece una muestra de los inspiradores de la JAE. Podemos ver a los directores en sus centros, a los científicos, a los intelectuales y artistas, a los colaboradores y todos aquellos, españoles o extranjeros que se ecercaron a la “Colina de los Chopos” para ver qué era lo que allí se cocía.

La recuperación, conservación y documentación del documental
¿Qué es España? ha sido posible gracias al Instituto Valenciano de
Cinematografía
«Ricardo Muñoz Suay», al Ministerio de Cultura,
a través de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y a
la Residencia de Estudiantes.

Residencia de Estudiantes-Pabellon 1-calle Pinar-04-2007

Residencia de estudiantes. Imagen de uno de los Pabellones Gemelos. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2007)

Los otros audiovisuales

Audiovisual: Protagonistas

Imágenes de los inspiradores de la JAE, los directores de sus centros
y los científicos, intelectuales y artistas, tanto españoles
como extranjeros, que participaron en sus actividades dan idea
del espíritu interdisciplinar y cosmopolita que caracterizó a esta
institución.

Audiovisual: El papel de las mujeres
Imágenes de una época de progreso para las mujeres y en que la
JAE jugó un papel decisivo creando nuevos espacios en los que las
mujeres pudieron desarrollar su potencial: el grupo femenino de
la Residencia de Estudiantes, laboratorios y becas. En una España
en la que el analfabetismo alcanzaba niveles elevados, la Junta
desarrolló una encomiable labor por la educación y profesionalización
de la mujer.

Audiovisual: Lugares
Imágenes de la labor que la Junta desarrolló en espacios muy
variados, principalmente en laboratorios, en los que se llevaba a
cabo una investigación interdisciplinar que abarcaba todas las
áreas de conocimiento, pero también en bibliotecas, aulas y talleres
de centros de investigación y educativos, auditorios, etc.

residencia-de-estudiantes001_pequena.jpg

Uno de los Pabellones de la Residencia de Estudiantes, donde tiene lugar la muestra de la JAE.

Audiovisual: Objetos de investigación
Imágenes de cómo la Junta impulsó la investigación original en
física, química, medicina, ciencias naturales, ciencias humanas y
sociales… Influida por los modelos europeos, desarrolló una
metodología científica, una sistematización del conocimiento y
una aproximación multidisciplinar novedosas en nuestro país.
Los resultados son muestra del espíritu que los inspiró y de la
ingente labor que se desarrolló.

La exposición la desmantelan el 2 de marzo de 2008. Es para no perdérsela.

exposicion-jae_05.jpg

Santiago Ramón y Cajal rodeado de colaboradores

REFERENCIAS.

CENTENARIO DE LA CREACION DE LA JAE
TRÍPTICO EXPOSICIÓN

EXPOSICION JAE

Una Máquina del Tiempo, Antonio Muñoz Molina

FOTO Pabellón Transatlántico” -Calle-Pinar -2007

Read Full Post »

calle-de-california_letrero.jpg

Placa calle de California

Recientemente recorrí lo que queda del viejo barrio de Adelfas o “Las Californias” “formado por unas cuantas calles -Játiva, Barrilero, Seco, El Cafeto- maltrechas de casas bajas y algún edificio de viviendas, entre el puente de Pacífico y el de Vallecas, en el distrito de Retiro, un barrio que es conocido como Las Californias, por la calle que le sirve de columna vertebral”. El barrio, bastante degradado en su momento por la falta de mantenimiento de los edificios y por el bajo nivel adquisitivo de sus moradores, en la actualidad se ha convertido en un erial a causa del derribo de casi todas las viviendas y de algunas zonas que tuvieron un uso industrial.
calle-california2.jpg

Barrio de “Adelfas” en pleno proceso de derribo, a finales de 2007. (Foto: Enrique F. Rojo, 2007)

Un Plan de Reforma Interior (PERI) proyectado en los años 80 por el Ayuntamiento de Madrid ejecuta la demolición de todas las casas e industrias para convertir el área en una zona residencial de 89.000 metros cuadrados, de los que más de la mitad ya han sido construidos. El área limita con las nuevas infraestructuras que el ayuntamiento crea en el entorno de la Avenida Ciudad de Barcelona. Entre todo el marasmo producido por los derribos, que le dan a la zona un aspecto de devastación bélica, se han producido las correspondientes okupaciones de los edificios que aún están en pie, cuyos protagonistas conviven con los operarios que levantan los nuevos edificios, viviendo, ahora si, en unas condiciones infrahumanas.
calle-california1.jpg

Barrio de “Adelfas” en pleno proceso de derribo, a finales de 2007. (Foto: Enrique F. Rojo, 2007)

 ****************************************************

NOTA (febrero de 2018): La remodelación del barrio de Adelfas ha supuesto un cambio radical de la zona. El derribo de las antiguas construcciones ha dado lugar a nuevos bloques de viviendas y a la reordenación de los viales. Junto a la corrala se levantó el Centro cultural Luis Peiró-Las Californias, inaugurado en 2008. La falta de presupuesto, agravada por la crisis económica de 2007, mantuvo parado el proyecto de rahabilitación del antiguo edificio. Finalmente, en 2015-16 se ejecutó el proyecto. Actualmente el espacio lo ocupa el Centro Social Seco, asociación vecinal con vocación cultural que, desde 1991, funcionaba de forma autogestionada en el barrio de Adelfas.

La corrala de Las Adelfas

En una de estas calles, en Luís Peiró, se encuentra una interesante y desvencijada corrala. En una foto de Angel, del Blog El Angel de Olavide –de 2006- , aparece el edificio cuando aún estaba habitado. En la actualidad, delante de los corredores de la corrala el Ayuntamiento ha construido un edificio de atención a “mayores” que lo camufla e impide su visión desde el otro lado de las vías del tren que conduce a Atocha y desde la calle Acanto que se eleva por encima de las vías, lo que ha hecho que la corrala haya dejado de existir a los ojos de los ciudadanos.

Imagino que la rehabilitación de la corrala se llevará a cabo -según parece existe el proyecto de convertirlo en parte del complejo de servicios ya construido-, pero si no fuera así, y la demolición fuese su destino, no nos daríamos cuenta del despropósito. Habrá que estar atentos. Junto ala corrala, en el solar dejado por la fábrica de aceites Barón de Velasco, se construyen ya varios grupos de viviendas, en una zona con un fuerte componente especulativo.

Corrala de las Californias, 1986

Corrala de las Californias, 1986, en el cerro de la plata. (Foto: Archivo Memoria de Madrid)

Las corralas en Madrid

Las casas de corredor y las corralas, viviendas típicas de los barrios populares madrileños van desapareciendo poco a poco del corazón de la ciudad, expulsadas por los nuevos aires y por el ansia devoradora de la piqueta especulativa. Durante los siglos XVII, XVIII y XIX supusieron una airosa pero antihigiénica solución a los problemas de la vivienda. Madrid crecía con la llegada masiva de mano de obra del campo, menesterosos y buscavidas y las corralas daban cobijo a una población que vivía hacinada con los pocos recursos de que disponía. No obstante, constituyen el tipo más castizo de edificación popular madrileña, testigos mudos de un periodo histórico de la ciudad.

Cento cultural Las Californias

Centro cultural Las Californias, con la corrala rehabilitada y adaptada a un nuevo uso. (Foto: Google Maps, 2017)

Su expansión se produjo de modo especial a raiz de la construcción de la cerca de Felipe IV, en 1625. Esta cerca aprovechaba murallas anteriores y construcciones anejas, de modo que con portillos con cierre, muretes y cualquier tipo de escollo se creaba el cerramiento de la Villa. Al parecer el motivo de su construcción se debió a un brote de cólera originado en el valle de los Pedroches, que con el cierre de la ciudad protegía a la Corte del posible contagio que podrían llevar el continuo trasiego de transeuntes. Hasta el año 1868, en que se derribó definitivamente la cerca, la población que llegaba se asentó en torno a las primitivas industrias situadas en la zona sur, lo que propició el crecimiento vertical de viviendas, especialmente en forma de corralas.

Aceites Barón de Velasco, en el Cerro de la Plata, en la Calle de Luís Peidró. La foto debe de ser de los años setenta o algo posterior. A la derecha se puede ver la casa de corredor del barrio de  Adelfas, la cual, en 2007, aún se encuentra en pie, aunque en un estado lamentable y con un futuro incierto a falta de que se resuelva su recuperación como parte de un centro cultural.

La corrala, por norma general, consta de una fachada escasa (11 o 12 metros), entre tres y cinco alturas y de mucha profundidad, en virtud del patio que sirve de espacio común y de los corredores que distribuyen el acceso a las viviendas. Estas suelen ser de reducidas dimensiones (algunas de menos de 20 metros cuadrados). Las más antiguas estaban construidas de madera, con rellanos de ladrillo, baldosa o adobe. Las galerías, con baranda de madera, se sustentaban sobre pilares también de madera y basas de piedra con zapatas de madera. Más adelante se sustituyó la madera por el hierro. Las cubiertas eran de teja.

Corrala_Madrid 1976

Corrala de la Calle Mesón de Paredes, de finales del siglo XVIII, tomada en el año 1976.

meson-de-paredes-79.jpg

La misma Corrala de la Calle Mesón de Paredes, de finales del siglo XVIII, tras la reforma de los años 90.

En 1977 un inventario catalogaba más de 400 casas de corredor en toda la ciudad. Hoy, muchas de ellas han desaparecido bajo un expediente de ruina que imposibilitaba su rehabilitación. Otras muchas han sido arregladas y hoy lucen más o menos esplendorosas. La mayor parte se encuentran en el distrito Centro, Latina, y Lavapiés. Pero también las hay en Prosperidad ,Vallecas y Arganzuela. Incluso existe una corrala atípica, por lo tardía de su construcción, pués es ya del siglo XX, y por su localización en plena zona del primer ensanche de Madrid en la calle Fernández de la Hoz, en el extremo norte de Chamberí. (Ver: “Corrala de Fernández de la Hoz” y “Recuerdo de la corrala de Fernández de la Hoz“, en Urban Idade)

Referencias._

Fotos de “Corralas” de Madrid, en Flickr

Desahucio de una “corrala”

El Malduque de la Luna, de Miguel Naveros

Read Full Post »