Antigua Perfumería Gal en Moncloa

Las Perfumerías Gal de Madrid encargaron en 1915 al arquitecto riojano Amós Salvador y Carrera el diseño de un nuevo edificio al que trasladarse, para así abandonar el de la cercana calle Ferraz, en el que trabajaban desde 1898 y que ya se les había quedado pequeño. Así pués, la fábrica se trasladó a la Plaza de La Moncloa, en el Paseo de San Bernardino (hoy Isaac Peral), final de la calle Princesa que hacía esquina con la calle Fernández de los Rios.

Las Perfumerías Gal de Madrid encargaron en 1915 al arquitecto riojano Amós Salvador y Carreras el diseño de un nuevo edificio al que trasladarse, para así abandonar el de la cercana calle Ferraz, en el que trabajaban desde 1898 y que ya se les había quedado pequeño. Así pués, la fábrica se trasladó a la Plaza de La Moncloa, en el Paseo de San Bernardino (hoy Isaac Peral), final de la calle Princesa que hacía esquina con la calle Fernández de los Rios.
El proyecto de Amós Salvador aportaba bastantes novedades, en el que se destacaba la buena comunicación entre las diferentes dependencias, la amplitud y calidad de las naves de trabajo, la luz, la ventilación y la higiene.

Su estilo arquitectónico se encuadra dentro de un historicismo más o menos grandilocuente, de rasgos neomedievales, con matices neomudéjares (especialmente notorios por el uso del ladrillo), mezclado con elementos modernistas.

«El conjunto de sus instalaciones comprendía los depósitos, los laboratorios, las oficinas, la vivienda del Gerente, el archivo y los talleres. Estos últimos dispuestos en naves adosadas con una altura de cuatro pisos albergaban, en la planta primera, la frasquería, en la segunda y tercera con piso intermedio, los almacenes y salones de trabajo y, la cuarta, se destinaba a las delicadas labores de la jabonería». Su interesante factura y su belleza le merecieron en 1915 un premio del Ayuntamiento de Madrid.

En 1919 se construyeron unas instalaciones complementarias proyectadas también por Amós Salvador Carreras, en la actual calle Isaac Peral, 6 c/v a Fernández de los Ríos.
Actualmente es una residencia universitaria femenina y constituye el único testimonio del antiguo complejo industrial. Al parecer, se utilizó como vivienda complementaria de la fábrica, si bien sus trazas constructivas siguen un patrón de la arquitectura industrial de estos primeros años del siglo XX, aunque con un aire más moderno que los edificios principales, que eran bastante más historicistas en su concepción general.

Instalaciones complementarias en la actual calle Isaac Peral, 6 c/v a Fernández de los Ríos, que actualmente se conservan.
Primer edificio de Perfumerías Gal en la calle Ferraz, que funcionaba desde 1898, en una fotografía fechada en el año 1905.
La nueva fábrica durante su construcción en 1915. Las Perfumerías Gal de Madrid encargaron en 1915 al arquitecto riojano Amós Salvador y Carreras el diseño de un nuevo edificio al que trasladarse, para así abandonar el de la cercana calle Ferraz, que se había quedado pequeño.

Grupo de trabajadoras de Perfumerías Gal, a finales de los años veinte. «Desde sus comienzos, la Gal, empleó una fuerza de trabajo numerosa, principalmente mujeres que se ocupaban de las labores de limpieza y empaquetado. En 1917 la fábrica funcionaba con una plantilla de 300 personas que fue progresivamente en aumento hasta llegar a duplicarse la cifra en los años previos a la Guerra Civil.
La jornada de trabajo en la fábrica era de 8 horas según los requisitos legales, de nueve a una de la mañana y de tres a siete de tarde.
Como en la mayoría de las industrias de la época, las obreras se concentraban al principio y al final del proceso de fabricación, esto es, en los trabajos de limpieza y en el envasado y empaquetado final del producto. Dentro de los talleres predominaba una acusada división sexual del trabajo, esto es, una separación bien diferenciada de tareas, de especialidades y de espacios masculinos y femeninos. Por un lado, los trabajadores varones atendían los talleres de cocción de pasta y fabricación de jabones, la destilación y preparación del agua de colonia ocupándose del manipulado de las primeras materias (sucias y peligrosas en su mayoría) que implicaba un esfuerzo físico considerable. Las mujeres, por su parte, se ocupaban de la limpieza, el etiquetado y el precintado de frascos, así como, del empapelado, sellado y colocación en estuches de las pastillas de jabón de tocador y del empaquetado de polvos de arroz.
La mayoría de las 576 operarias registradas en la fábrica en 1934 cobraban un jornal de 3 pesetas diarias, en el caso de las aprendizas que ingresaban 2 pesetas, mientras que los jornales fijados para los varones eran más del doble en todas las categorías y edades».
(Leer más)

perfumeriasgal2

perfumerias-gal3

puerta-perfumerias-gal9

Durante la Guerra Civil, la Fábrica Gal muy cercana al frente de Moncloa y justo en frente de la Carcel Celular de Madrid, quedo bastante destrozada. Aunque se reconstruyo y la actividad fabril volvió a alcanzar los niveles previos a la contienda, especialmente por el apoyo publicitario que muy tempranamente desarrolló la empresa, en los años sesenta la dirección decide deshacerse del conjunto y plantea nuevemente su traslado, en este caso fuera de Madrid, a Alcalá de Henares.
En esos funestos años para la arquitectura y la historia de Madrid que fueron los setenta, la antigua Fábrica de perfumes Gal se demolió para construir un complejo de viviendas y bajos comerciales denominado «Galaxia», muy a la moda del momento, pero de muy escasa racionalidad y sentido estético.

fabrica-gal_1937_03
La fábrica Gal en 1937, trás haber sido muy afectada por los bombardeos de la aviación rebelde.

 

Esta imagen aérea de los setenta muestra el solar dejado por el derribo de la Gal. No mucho después se construiría el complejo «Galaxia». (Un apunte nostágico: Aquí la mayoría de los universitarios de la Complutense y de la Politécnica de Madrid, hemos hecho cientos y cientos de fotocopias de mala calidad, pero baratas. Aquello era una procesión de estudiantes por los bajos del complejo «Galaxia» ansiosos por fotocopiar).

 

48 opiniones en “Antigua Perfumería Gal en Moncloa”

  1. Veo que te has traido de los bosques navarros los buenos olores y por eso nos ofreces este perfumado post.
    Para completar la información traigo aqui un enlace a una foto de la recuperada estación de Chamberi del metro de Madrid en la que aparece una de las famosas publicidades de GAL.
    METRO DE CHAMBERI. PUBLICIDAD JABONES GAL

    Un saludo

    Angel

  2. Me ha encantado tu reseña sobre la antigua fabrica de Gal.
    tengo mucho interes por el tema. Naci en el 53 y he vivido en la zona de MOncloa desde los cuatro años, recuerdo perfectamente el edificio de la calle Isaac peral y cuando construyeron Galaxia (yo tamiben hice fotocopias en los bajos ).
    Precisamente ayer lei en el periodico EL PAIS un articulo de la entrada de los republicanos en Madrid el 28 de marzo de 1939 desde la ciudad universitaria , tuvieron que derribar unas tapias cercanas a esta fabrica para continuar por la calle Princesa
    Recuerdo otro edificio que tiraron en los 60 del que siempre pense que era la fabrica de GAL.y que ocupaba la manzana de Hilarion Eslava /Donoso Cortes / Gaztambide y Fernandez de los RIos
    ¿Sabes de que edificio te hablo? si tienes informacion me gustaria que la hicieses llegar

    Un saludo y muchas gracias

    1. Eran los Escolapios de San Fernando, el colegio donde yo fui. Y por cierto, cuando lo demolieron y construyeron las viviendas que actualmente hay (entregadas en 1980), también viví ahí hasta que me casé.

    2. He leído su comentario y no he podido por menos que contestar a él, aunque sea 12 años después porque yo nací en la calle de Fernández de los Ríos 15 y bajábamos mucho a la Plaza de la Moncloa y al Parque del Oeste e íbamos oliendo a perfume Gal desde que salíamos de casa.

      Sobre el edificio de la calles Fernández de los Ríos, Hilarión Eslava, Donoso Cortés y Gaztambide creo que se refiere a una Fábrica de Pañuelos y Bordados que, a la entrada de las obreras, hacía sonar una sirena a las 7.55, 7.58 y 8.00, horas en las que mi madre me metía prisa para que saliera a coger el tranvía 15 que me llevaba desde Quevedo hasta el colegio de La Paloma en la Dehesa de la Villa.

      Me decía ¡Vamos que ya ha sonado la tercera sirena!

      Gracias por hacerme recordar algo de mi juventud.

      1. No, Patin1, no, aunque jugué al futbol con la clase, no vivía en Joaquin Mª Lopez, sino en Andres Mellado.
        Respecto a la plaza de la Moncloa, ¿recordais El Laurel de Baco?. Se celebraban bailes creo recordar que los sábados por la tarde y la afluencia de «chachas» y soldados era enorme.
        También recuerdo que en dicha plaza (sin los edificios actuales, era un explanada) donde ponían ferias (tiovivo, coches de choque , el látigo,…etc).
        Otro de mis recuerdos consiste en la exposición de una ballena disecada, Moby Dick, que apestaba de tal forma que el «aroma» se podia masticar. Podéis buscar fotos en Google.
        Posteriormente, enfrente del edificio que fue el Ministerio de aire, estaba la parada de los autobuses que iban al Parque Sindical.

  3. Victoria, supongo que te referirás a la manzana Gaztambide-Donoso Cortés-Andrés Mellado-Joaquín María López.
    La manzana que mencionas está ocupada por edificios casi todos anteriores a los sesenta, en cambio la manzana que te comento está completamente ocupada por edificios, todos iguales de ladrillo cara vista, construídos en los años setenta. Por lo que se vé derribaron lo que hubiera ocupando esa manzana y construyeron esos bloques «del tirón».
    También tengo curiosidad por saber lo que había ahí antes…
    Ss

  4. Arminio Sánchez Mora envía este comentario:
    Hola me ha encantado las fotos la fabrica Gal. Yo la conoci de pequeño tendria unos 10 años cuando la demolieron. Vivi en la calle Andres Mellado esquina con Fernandez de los Rios.
    Tengo muy buen recuerdo de aquellos años yo naci en 1957 y vivi en esa calle hasta los 22 años, actuamnente vivien mis padres.
    Recuerdo que podiamos jugar al futbol en la calle adoquinada de Andrés Mellado y poniamos las porterias delimitándolas con piedras. Si venia un coche decíamos ! Coche!, quitabamos las porterias y seguamos jugando.
    Como ha cambiado en pocos años.
    Tengo una guia de Madrid de los años 60 de una 300 paginas y en cada página hay una foto y planos de Madrid.
    El fotografo es famoso salió un artículo de él en el dominical de El País, por si te interesa.
    Un saludo

  5. Hola Enrique Fidel, gracias por tu maravilloso blog.

    Te comento que mi abuelo trabajó en la fábrica que estaba al lado de la de Gal, El Laurel de Baco.

    ¿Tienes alguna información sobre esta cervecera?. Yo dispongo de algunas fotos y algunos datos pero me encantaría saber más, ¿alguien sabe, tiene fotos?.

    Además de la fábrica central en Moncloa contaba con una sucursal en Princesa, justo lo que hoy es el edificio pequeño del El Corte Inglés donde se venden libros, etc. Antes fue el Centro Comercial El Laurel.

    El Laurel de Baco estuvo operativo entre 1905 y 1973. 68 años de historias!!!.

    ¿Nos animamos con un artículo?.

    Un fuerte abrazo y feliz 2010

    Nicolás

  6. Hola,me ha llamado mucho la atencion este articulo sobre las perfumerias Gal,debido a que estoy haciendo un estudio sobre maquillajes de epoca,ahora me estoy enfocando en el maquillado de los años 20,siendo utilizado con gran frecuencia en las mujeres de la epoca un producto facial llamado Flores de Talavera consistian en unos polvos sueltos para el rostro que proporcionaban una belleza blanca y pura femenina.
    Me gustaria saber, si alguien sabe si siguen fabricando este tipo de maquillaje y si es asi,donde encontrarlo.

    Muchas gracias un saludo!

  7. Confirmo que la manzana comentada (Gaztambide, Joaquín Mª López, Andrés Mellado y Donoso Cortés) estuvo en su día ocupada por el «Real Colegio de las Escuelas Pías deSan Fernando», al que se accedía por el número 80 de la calle Donoso Cortés.

    Yo estudié parte de la primaria, todo el bachillerato de entonces (elemental y superior) y el llamado «curso preuniversitario» en dicho colegio, entre 1955 y 1963.

    Cuando se derribó la manzana del colegio, éste, según me han comentado, se trasladó a Pozuelo (Madrid).

    1. La Perfumería Gal fué una empresa fundada por Salvador Echeandía Gal y mi bisabuelo Lesmes Sainz de Vicuña Arrascaeta, naturales los dos de Irun (Guipúzcoa). En 1921 la sociedad se transforma en sociedad anónima y cotiza en Bolsa, aunque la mayoría queda en poder de las familias Echeandía y Sainz de Vicuña. En 1995 Antonio Puig adquiere el 35% de la sociedad y en 2001 la sociedad pasa a poder de Antonio Puig.

    2. Amigo Antonio: Hemos sido compañeros de colegio y llego a suponer que, de curso.
      En principio, no estaba construida la parte moderna de la izquierda , que debieron inaugurar sobre el 56 o 57.
      al entrar, a la derecha se encontraba la capilla antigüa y la residencia de lso curas.
      Bordeando por la izquierda, un campo de jockey-patines que desembocaba al campo de fútbol, y a su derecha el de baloncesto
      Ocasionalmente, a la salida, daban apertura por una puerda de chapa metálica que deba a Andres Mellado.
      Curas: Serra, Laudelino, ‘Bolita’, ‘Pato’, Andrés,…. y Don Fernando (seglar y excelente profesor) que le tuve en quinto grado
      Todos los días, antes de clase a misa y no llegaras tarde, (una hora mas de castigo).
      Los domingos, salvo que dispusieras de un permiso especial, ¡había que ir también al colegio a la ceremonia religiosa!
      En cuanto a las Fábricas GAL y El Laurel de Baco, todos los días atravesaba cuatro veces la explanada de la Moncloa,- esa donde ponían la Verbena, el Circo de los Hnos. Tonetti, la Ballena gigante (que echaba una peste…), etc, etc
      Me retiro, que me pongo triste
      Uno que ha corrido por allí

      1. A estos hay que añadir el padre Juan de Dios, el rector, que arreaba unas bofetadas que resonaban en Algeciras, el padre Simón (gran jugador de futbol), el padre Hermida (cuya familia donó como dote el palacete y terrenos) y que al parecer se suicidó, el padre Fidalgo, el padre Luis (¡arrepientete o iras al infierno!), el padre Palacín,…etc. Como seglares tuve a D. Diego (literatura), al profesor Izquierdo (matematicas), al profesor Leret (magnífico profesor de fisica. por él estudié Ciencias Físicas). Hay más pero aunque les pongo cara, no recuerdo bien sus nombres (el de Educacion Física, un falangista de los de bigotito fino), uno que enseñaba biologia y tenía una motocicleta…
        Otro recuerdo que tengo es el del gran castaño de indias que estaba cerca de la esquina de Donoso Cortes y Gaztambide. Recuerdo los billares. Y el bar donde todas las tardes/noches se reunian los serenos a jugar al mus (el bar de la Sra. OLimpia).
        En fin, recuerdos siempre agradables (los desagradables generalmente los ignoramos).
        ¡Ah!, y los rosarios y los Via Crucis.
        Un saludo

      2. Qué tal!. Yo también estudié en los Escolapios de G. el Bueno interno durante creo que un año y mis recuerdos no son nada agradables, sobre todo de los curas hijos de su madre. Una vez, después de cenar nos dieron un paseo por el campo de fútbol en formación y al subir las escaleras para ir a dormir, dos amigos y yo hablamos y el que dirigía nos castigó contra la pared en el segundo piso y se fueron. Pasada como una hora de mirar a la pared en la noche, llegó un cura y nos preguntó qué hacíamos allí, le tratamos de explicar, pero nos dijo que le siguiéramos; total, que al cabo de una hora apareció el que nos había castigado primero y nos encontró en otro sitio y se encabronó porque nos habíamos saltado su autoridad. En fin, que todo terminó en un pasillo cerca de la habitación del rector y en fila india con como 10 muchachos que habían sido castigados esa noche. Al final del pasillo aparece un cura y dice: Que venga el primero! El primero de nuestra fila va, se mete en la habitación y sale como a los cinco minutos…cuando llega a la fila , todos le preguntamos: ¿Qué ha pasado? y nos contesta: nada, nada… Total, que cuando me toca a mi, voy, abro la puerta, entro, y hay un cura hijo de su grandísima madre con una regla en la mano de un metro de larga y me dice: ven aquí, y me zumba como 10 ó 15 reglazos en el culo…mecaguen su puta madre!!. Cuando termina me dice: si te preguntan, no ha pasado nada ¿vale?. Llego a la fila, donde quedaban como dos y cuando me preguntan qué ha pasado, yo digo: nada, nada… Otro profesor, que no sé si os acordaréis fue uno que era manco… Tremendo HP!! No era cura, y daba unas hostias con la mano buena!!! A mi me dio una vez una que fui reculando hasta que me golpeé con la cabeza en la pared y tremendo chichón. Al verlo mi madre, le conté y fue al colegio y le armó la grande a todos esos cuervos mal nacidos. No sé cómo puede haber personas católicas que hayan pasado por colegios católicos en la época franquista donde los curitas eran semi dioses. En fin, las experiencias no son para todos igual. Por favor, dejadme saber de algo sobre el “manco”, un saludo…

      3. Fuí alumno de los Escolapios desde el 50 al 55 y el edificio del que hablas, a la izquierda, no existía, si era la fachada a la calle Andrés Mellado, era campo de baloncesto a distinto nivel que el de fútbol de «arriba».

        Me acuerdo d los curas Laudelino y Serra y de los que hace referencia Diego, Palacin, Hermida y sobre todos el inefable por lo inconcreto del padre Luís, aquél que nos daba los sermones cuando los ejercicios espirituales.

        Por cierto Diego, no vivirías en Joaquín Mª López, tuve un compañero de clase y de fútbol que se llamaba Diego.

      4. Mis hermanos estudiaron en ese cole y yo hice la comunion alli y me la dio el padre Laudelino. Por supuesto que conoci al padre Serra, al hermano Antonio y Don Fernando venia a casa a dar clase particular a mis hermanos.

    1. Perfumeria Gal sigue existiendo en Alcalá de henares estuvo en la fabrica antigua desde los 60 en el casco urbano y actualmente en el poligono La Garena en una moderna factoria.

  8. La verdad es que si existe,actualmente se encuentra como bien dicen en el Poligono Industrial de la Garena,cuenta con unas instalaciones bastantes modernas,y una linea de productos bastante amplia perfumes,colonias de litro para uso familiar.Una fabrica que mas o menos cuenta con alrededor de 270 empleados,un lujo en el tiempo que estamos.

  9. Soy historiadora y estoy interesada en la Fábrica Gal. Intento buscar información sobre las trabajadoras. ¿Alguien conoce a alguna persona que trabajara en la Fábrica?

  10. Yo también tengo mucho interés en el edificio. Agradecería cualquier tipo de material, sobre todo fotográfico del mismo. He investigado mucho por la red y, a parte de lo visto aquí y de los desastres de la guerra, veo poco. Animo a todos aquellos que vivieran en el barrio o que tuvieran familia trabajando allí que envíen las fotos que tengan. ¡A ver si entre todos logramos mantener la memoria de este edificio compartiendo imágenes!

  11. Hola Pilar. Mi abuelo trabajó en la fábrica Gal, hasta que empezó la guerra civil y la cerraron. Cuando terminó la guerra, la abrieron de nuevo, pero a mi abuelo ya no le admitieron, por haber participado en el lado republicano. Tengo la foto de la boda de la hijas de Salvador Echeandía, dueño de la empresa, y también el menú de boda que se ofreció a los trabajadores. De las trabajadoras no sabría decirte. Únicamente lo que mi madre me contaba, que si el abuelo hubiera seguido trabajando allí, seguramente ella y sus tres hermanas también lo hubieran hecho, ya que dicha empresa era de tipo paternalista y protectora, y tenían preferencia, a la hora de trabajar alli, los hijos de los antiguos empleados. Lástima que la guerra truncara tantas vidas. Y esa es la información que puedo aportar al post.
    Salud y que tengáis un buen día.

  12. Hola, me ha interesado mucho este articulo sobre esta fabrica anterior, que no sé si está vacía o como…sabeis vosotros muy entendidos si existen espacios cerrados como este, obsoletos y que paree que a nadie interesa? en este Madrid nuestro?, os estaría agradecido….muchas gracias ENRIQUE

    1. José Boyer Ruiz-Beneyán, padre de Miguel y hermanos, estaba casado con Carlota Salvador Sainz de Vicuña, nieta de uno de los fundadores de la empresa, Lesmes Sainz de Vicuña Arrascaeta. josé Boyer era ingeniero y estuvo contratado en la empresa, pero ni pinchaba, ni cortaba en la Directiva. Estaba contratado por ser quien era.

  13. nací en el 42 y tengo recuerdos muy gratos de la fábrica de jabones Gal.

    Era maravilloso pasar por Fernando el Cátolico las tardes de verano, olía a Gloria y nos asomabamos a las ventanas(que entonces estaban demasiado altas para nosotros). Nos hubiese gustado ver todo lo que hacian,
    Nunca vimos nada en particula a parte de las jovenes que estaban trabajando.

    La calle de Fernando el Católico solo la usabammos cuando teniamos que ir a la parada del 61 pués por esa calle rondaban los olores a sebo de ovejas derretido y os puedo jurar que en verano era tremendo.

    Yo me encontraba en Londres cuando la derribaron y eso fué un impacto tremendo para mi,

    Todo fué desapareciendo en el Barrio, la Gal, la Casa de pannuelos(Gaztambide esquina Fernandez de los Rios,), el Laurel de Baco en Moncloa, La Iglesia del Buen Suceso en Princesa, la del Cristo de la Victoria que estaba en la manzana de gaztambide, Fernando el Católico, Andres Mellado y (creo) Donoso Cortes.

    Ya no recuerdo muchas calles pués cuando voy a Madrid no paseo por mi antiguo barrio, me entran ganas de llorar!

    Estoy segura que a muchos de vosotros que también vivisteís allí os ocurrirá lo mismo.

    mil besos al Madrid de mis amores y que Dios guarde a Espanna

    No he aportado ningun dato pero son annoranzas y recuerdos!

    1. Alicia, gracias por compartir tus recuerdos. Si tienes alguna imagen (fotos, recortes, papeles…) que pueda ayudarnos a reconstruir la memoria de nuestra ciudad, será un placer recibirlas.
      Gracias por tu visita. Un saludo, Enrique.

  14. tengo una caja de polvos de arroz gal perfumados y adherentes fabricados en madrid es de la abuela de mi madre que va ha cumplir 88 esta vacia lo que me llama la atencion es que aun huele cuando la destapas es de carton duro y esta como nueva

  15. Que recuerdos más gratos con el pasar del tiempo, son como el vino que según envejece, se vuelve más dulce y suave.
    Yo recuerdo cada día con más nitidez, aquellos años de juegos, colegio, y correrías entre las calles del buen barrio Moncloa Argüelles.

    Puedo volver a ver la fábrica Gal, la fábrica de pañuelos, el colegio Luz Casanova, y enfrente la entrada de los Escolapios y en la calle Andrés Mellado una gran puerta de entrada de chapa gris, que siempre estaba cerrada y por la cual, subiéndonos a uno de los árboles que poblaban Andrçes Mellado, conseguíamos desde una de sus gruesas ramas saltar al patio, en la zona de los servicios del Instituto.

    Muchas tardes íbamos a patinar, o a jugar al futbol, o a intentar meter alguna canasta en la pista de baloncesto. También acudíamos a una salida de aire que era tan potente, que nos arrastraba cuando intentábamos acercarnos a la zona de donde salía esa turbulencia que nos hacía rodar por el suelo. Estaba situada a la izquierda de la entrada principal por la calle Donoso Cortés y en el edifico nuevo.
    También recuedo ir a misa los domingos, y a visitar al padre Alemany que siempre nos obsequiaba con caramelos.

    En la calle Gaztambide, los billares, otros en Guzmán el Bueno esquina con Donoso Cortés y otros en la acera de enfrente, en Donoso Cortes cruzando Guzmán el bueno, los billares Madrid.
    Que tiempos de helados de a «pela», ( un polo de pela de palo) en el puesto pegado a los escolapios esquina con Andrés Mellado, y enfrente, el quiosco anexo al colegio Luz Casanova, de la señora Elena y el señor Leoncio, que se alumbraban al anochecer con lámpara de carburo y vendían desde caramalos, peonzas, cromos y un largo etc..

    Y si seguimos en Andrés Mellado, en la esquina con Fernández de los Ríos, en la entrada del ultramarinos “Esteban” estaba “la Abuelilla” que vendía pipas y cigarrillos sueltos, sentada en una banquetilla y con una gran cesta de mimbre como quiosco. Y que decir del cine California, el Pelayo, El Apolo, el Emperador, y el bar la Cachimba, lugar frecuentado por el cantante de Mikie y los Tonis, cuyo dueño era vecino de el portal donde yo vivía. Y la casa de Antonio Molino, con sus hijos jugando en la calle Guzmán el Bueno frente al bar Molina.

    El parque del Oeste, la Fuente de Salud, los bunker de la guerra civil, cerca de la otra fuente de rocas blancas, que tenía el agua más gorda de la de la Salud. El campo de las Calaveras o de las Cometas, al final de Andrés Mellado cruzando Cea Bermúdez, y tantos y tantos lugares, que ya no son los que eran o quizás, nosotros somos los que los tenemos idealizados.

    Ya no sigo que, pues en estas pocas líneas he rejuvenecido casi cincuenta años y la tristeza de un tiempo pasado me hace que los pelos se me ericen como escarpias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.