Feeds:
Entradas
Comentarios

CHAMARTÍN LIBRO 2015

Presentación del libro Chamartín. Albúm de fotos 20/ mayo/ 2015

Carlos R. Zapata
Enrique F. Rojo

1. Inició el acto el autor Carlos R. Zapata agradeciendo la presencia del público y presentando a los miembros de la mesa. A continuación hizo referencia a diferentes momentos de la historia de Chamartín, comentando una serie de fotografías que se proyectaron simultáneamente y resaltando el gran número de edificios notables que se derribaron por la escasa sensibilidad institucional y privada para conservar las construcciones históricas, fundamentales para no perder la identidad del espacio urbano.

Foto 1

Presentación del libro “Chamartín …”. De izquierda a derecha Cucho Sánchez, Enrique Rojo, Carlos Rodríguez e Ian Gibson.

2. Seguidamente le pasó la palabra a Enrique F. Rojo, autor del libro, quien citando al arquitecto Enrique Domínguez Uceta que no pudo asistir a la presentación, hizo un breve repaso por algunos de los edificios más representativos del distrito.

En cuanto a la arquitectura más antigua se destacaron el desaparecido Colegio del Recuerdo (1883) proyectado por Francisco de Cubas; el palacete de la Quinta de San Enrique (1860); actualmente perteneciente a la Fundacion ONCE y rebautizado como Palacete de los Duques de Pastrana; el Palacio de las Artes e Industrias (1907), de Fernando Torriente y en la actualidad Museo de Ciencias Naturales y Escuela de Ingenieros Industriales.

ColegioVirgendelRecuerdo1

Colegio Virgen del Recuerdo (1883 ).

Los edificios religiosos o de beneficencia son numerosos en Chamartín y se citaron entre otros el Asilo de San Rafael (1912), del que apenas queda una sección; el Asilo de Convalecientes (1912); Asilos Santamarca (1929) y San Ramón y San Antonio (1926); y el Noviciado de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón de Jesús (1931), proyectado por Críspulo Moro Cabeza, en la actualidad con un expediente de derribo aprobado a pesar de encontrarse en perfecto estado.

DAMAS APOSTOLICAS DEL SAGRADO CORAZON-  2015

Noviciado Asilo de las Damas Apostólicas (1931 ).

Por lo que se refiere a lo que Domínguez Unceta ha denominado el “museo de arquitectura moderna de Chamartín“, se hizo mención a las colonias Parque Residencia (1933) y El Viso (1936) de luis Blanco Soler y Rafael Bergamín; la Residencia de Estudiantes (1915), proyectadas en estilo neomudejar por Antonio Flórez Urdapilleta y Francisco Javier de Luque; el Instituto Escuela (1933), en estilo Racionalista, de Carlos Arniches y Martín Domínguez, con la colaboración del ingeniero Eduardo Torroja en el diseño de las marquesinas futuristas del pabellón de párvulos.
Se incluyeron además, las obras de Miguel Fisac en el CSIC como la iglesia del Espíritu Santo (1943, ) el Instituto Nacional de Óptica (1949), o el Instituto de Edafología.

instituto-escuela_ies-ramiro-de-maeztu_1933

Instituto Escuela (1933).

Para finalizar la intervención se habló del Estadio de fútbol del Real Madrid (1947) de Muñoz Monasterio y Alemani Soler; el gimnasio del Colegio Maravillas (1962) de Alejadro de la Sota; las Torres Blancas (1968), de Sainz de Oiza; la Estación de Chamartín (1975) de los arquitectos Corrales y Molezún; y finalmente, el Auditorio Nacional de Música (1988) de García de Paredes.

Torres Blancas 1965

Torres Blancas (1965).

3. A continuación intervino Ian Gibson, que hizo un generoso elogio del libro, alabando el contenido y el diseño. “Un libro -dijo-, con un tamaño adecuado para llevar en la mano cuando vas por las calles de Chamartín y poder consultar lo que ves”.
Gibson habló de la Residencia de Estudiantes (1915), de sus alumnos, del espíritu académico, multidisciplinar y tolerante que siempre imperó en el centro y, en definitiva de ese gran espacio de cultura que la Guerra Civil cercenó.

Hizo un alegato en favor de la cultura plural y de la necesidad de recuperar la memoria histórica de los barrios y distritos de las ciudades españolas. Se refirió Gibson a “la España que pudo ser y no fue”  por causa de la lucha fratricida que impidió el desarrollo del potencial cultural español y condujo al retroceso educativo, concluyendo que el desmantelamiento de la Residencia de Estudiantes supuso una gran oportunidad perdida.

José María Hinojosa, Juan Centeno, Federico García Lorca, Emilio Prados y Luis Eaton. Residencia de Estudiantes, Madrid, 1924

De izquierda a derecha: José María Hinojosa, Juan Centeno, Federico García Lorca, Emilio Prados y Luis Eaton. Residencia de Estudiantes, Madrid, en 1924.

4. Siguió Cucho Sánchez que habló de la mítica sala de conciertos Rockola, símbolo del aperturismo en la cultura musical del periodo de la democracia incipiente. Con esta sala situada en al calle del padre Xifré 5, se produjo un cambio en el concepto da salas de concierto, pasándose de la gran sala a la pequeña, con actuaciones más continuadas, artistas de las más variadas procedencias y estilos y con un público mucho más heterogéneo y joven.
Por Rockola pasaron grupos internacionelas de Rock, Pop y Punk con la asistencia de lo más representativo de las culturas artísticas alternativas y de vanguardia.
El cierre de sala y con ello la desaparición de un lugar mítico, se produjo en 1985, probablemente, según sugiere Cucho, por causas políticas e ideológicas.

Rock Ola

Sala Rock-Ola (1981-85 )

5. Aprovechando el contenido musical de la charla anterior intervino José María Guzman (Solera; Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán; Cadillac), que hizo una breve introducción en referencia a su condición de vecino de Chamartín. Acompañado por su guitarra, interpretó tres temas relacionados con el acto, que prologó amenamente, para acabar mencionando la casualidad de celebrarse esa jornada el “día sin música” reivindicación que subscribió. La excepción la hizo por no eludir el compromiso adquirido para la presentación.

Guzman2

De izquierda a derecha: Cucho Sánchez, Enrique Rojo, Carlos Rodríguez, Ian Gibson y José María Guzmán, con la guitarra, interpretando “Sólo pienso en ti”.

6. Alberto Tellería, de la Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, intervino en nombre de Vicente Patón, elaborando un rápido viaje sentimental por la memoria del distrito de Chamartín del que también fue vecino, aludiendo a vivencias propias y a otras narradas por vecinos y familiares recogidas por él.

 Ppe Vergara

Dos señoras pasean por Príncipe de Vergara al paso de un rebaño de ovejas (c. 1955)

Unas palabras finales de Carlos y un audiovisual pusieron fin a la presentación que se alargó por algo más de dos horas.

Desde este espacio queremos agradecer a la dirección del Colegio San Ramón y San Antonio  la cesión generosa y desinteresada de sus extraordinarias instalaciones para el acto de presentación del libro.
Nuestra sincera gratitud a Sor Sole y a sus colaboradores y colaboradoras por su amabilidad y disposición.

Foto2

Presentación del libro “Chamartín …”.

Foto 3

Presentación del libro “Chamartín …”.

CARTEL 1_VERSION 2

CHAMARTÍN. Álbum de fotos

Enrique F. Rojo y Carlos R. Zapata Chamartín. Álbum de fotos, un libro que ofrece una interesante muestra de más de 400 fotografías y documentos que repasan diferentes episodios de la historia del distrito de Chamartín. Desde las imágenes más antiguas de su núcleo original, hasta las más actuales, pasando por una indispensable colección que abarca los dos últimos tercios del siglo XX. Lo acompañan textos explicativos, además de un interesante recorrido por los momentos más significativos que permiten conocer de forma clara y concisa la evolución de Chamartín de la Rosa desde que surge como pequeña villa. Chamartín. Álbum de fotos pretende reconstruir la historia cercana del distrito a través de la evocación visual de las fotografías, la mayoría inéditas, que se presentan en diferentes series, en blanco y negro y en color, y en un atractivo capítulo titulado Ayer y Hoy que, por medio de la comparación de dos fotografías tomadas en el mismo lugar y diferente momento, nos permite descubrir los cambios experimentados en el distrito. Desde la ventana del siglo XXI, que impone una visión más distanciada, los autores del libro nos invitan a disfrutar y soñar con este álbum fotográfico de la memoria de un distrito repleto de historias.


PRESENTACIÓN del libro Chamartín. Álbum de fotos  el día 20 de Mayo de 2015, a las 19.30 horas, en el Salón de Actos del Colegio San Ramón y San Antonio, situado en la calle de Rodríguez Marín nº 57.


Calle Recadero_Lopez de Hoyos_Dic_2008_SML

(Foto: Enrique F. Rojo, 2008)

El lugar

En 1860 se firmaba el Anteproyecto del Ensanche de Madrid , elaborado por Carlos María de Castro, que suponía el aumento del espacio urbano de la capital. La vieja tapia de Felipe IV se superaba con las Rondas como nuevo límite.

Sin embargo, más allá del Ensanche, surgirían tímidos asentamientos que con el tiempo se irían consolidando formando periferias más o menos homogéneas. Entre estas barriadas se encontraba el suburbio de la Prosperidad, en el límite oriental del Ensanche, y  junto a ésta el caserío de El Carmen, que a pesar de haber surgido de forma paralela, evolucionó un tanto al margen, si bien como parte de la Prosperidad.

Calle Recaredo_Google_2014_SML

El edificio derribado en su frente a la calle de Recaredo, 7. (Imagen: Maps © Google, 2014)

Plano Facundo Cañada 1902_Calle Recadero_Lopez de Hoyos

Detalle del plano de Madrid de Facundo Cañada (1902). Indicado con una flecha verde, el lugar que ocupaba el edificio derribado y la travesía, continuación de Nielfa.

El edificio

El edificio derribado tenía su portal en la  calle Atonio Pérez nº 2 con fachada en chaflán a la calle Recaredo, 7, junto a la calle de Nielfa. La casa, construida en un solar de 242 m², era de planta irregular, tenía tres alturas y cuatro patios de luces; y en el centro de ambas fachadas destacaban sendos torreones que conformaban la tercera altura, que además permitían el acceso a la azotea.

Formalmente, caben destacar los elementos decorativos de inspiración Art Decó, observables en los remates geométricos de los torreones y en la forja de los balcones. En realidad se trataba de un pequeño edificio de 558  m² de superficie con cinco viviendas en la primera planta y tres en la segunda, de tamaño mínimo, entre 33 y 63 m². Los locales comerciales, cinco en total no pasaban de 50 m². Las fachadas que daban a las calles estaba revocadas, excepto la orientada al norte, con un enfoscado simple, que a pesar de tener aspecto de medianera nunca estuvo junto a otro edificio.

La Prosperidad_Plano González e Iribas_1906-SML

Plano de la Prosperidad, de González e Iribas (1906). Con una flecha de color rojo se indica el lugar que ocupaba la casa en la calle Recaredo.

Junto a la falsa medianera había un pequeño espacio solado con adoquines y con árboles, que da la impresión de haber sido lo que quedaba del proyecto antiguo de continuación de la calle de Nielfa. De hecho, viendo fotografías aéreas anteriores a 1960, se observa el marcado camino que por allí pasaba para dirigirse a la entonces inexistente calle de San Julio y a las ya muy pobladas San Torcaz, Duque de Sevilla o Felipe Campos.

La fecha de construcción se puede aproximar en torno a la década de los 20 del siglo pasado. Aunque los datos del Catastro la situan en 1940, resulta del todo improbable ya que en imágenes aéreas de 1927 se ve ya construido el lugar en la misma disposición que ocupaba la casa demolida. También se observa en los planos de Cañada (1902) e Iribas (1906) que el solar estaba ocupado por una construcción de igual planta, si bien es posible que fuese una vivienda de una o dos plantas básica y se sustituyese por el ahora derribado edificio.

Recaredo 1-9_09051015_02-SML

Solar dejado tras el derribo del edificio de viviendas de la calle calle Atonio Pérez nº 2 con Recaredo. (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

Un derribo más

Este derribo se suma a la imparable tendencia que supone la sustitución de los edificios residenciales más viejos  de Madrid desde la década de los 60 del siglo XX hasta nuestros días.
La renovación del parque arquitectónico está modificando especialmente la fisonomía de los antiguos barrios de la periferia de Madrid con más historia,  hasta el punto de hacerlos irreconocibles, logrando que pierdan sus rasgos de identidad y sus particularidades más notables, mimetizándolos unos con otros en un proceso de homogeneización y empobrecedora uniformidad.

Recaredo 1-9_09051015_SML

Solar dejado tras el derribo del edificio de viviendas de la calle calle Atonio Pérez nº 2 con Recaredo. Se ha cerrado con una valla metálica el solar, incluyendo el espacio de acera ajardinado, donde se han talado los árboles que había (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

Glorieta de Lopez de Hoyos 1946

Imagen de la Glorieta de López de Hoyos en 1946, durante la construcción de los bloques de viviendas de “Banesto”. A la derecha del edificio alto, recién construido, se adivinan detrás de un grupo de casas, por encima de la casa horizontal, los torreones de las calle de Recaredo y Antonio Pérez  del edificio derribado. (Foto: Colección Izquierdo-Mariblanca)

Referencias.-

Madrid Art Decò (Blog)

La Prosperidad, 1862-2012
Rojo F., Enrique
Temporae Ed. Madrid, 2013

Plano de Madrid de “Facundo Cañada López” de 1900. Unidad SIG (CCHS-CSIC)

“Guía práctica de Madrid” con la nueva división municipal de distritos (1906)
González e Iribas, Alvaro

beti_jai_1894El frontón Beti-Jai de Madrid se encuentra situado en la calle del  Marques de Riscal, 7, en el distrito de Chamberí. Su ubicación en el barrio de Almagro, una de las zonas más cotizadas de Madrid, lo ha situado en el punto de mira de los más avezados, impulsivos e irreflexivos especuladores inmobiliarios.

Conferencia de la plataforma “Salvemos el Frontón Beti-Jai” de Madrid

raiz de una conferencia organizada por la plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid, en el Colegio de Arqueólogos de Madrid el 23 de abril, recogemos en el blog algunas informaciones ya publicadas, acerca del emblemático edificio que nos remite a Urban Idade y a Igor González, responsable de la plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai y cofundador de la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, ” surgida con la intención de defender y promover el Patrimonio Histórico, Artístico, Cultural y Natural de Madrid …”

Además, al final del artículo,  ofrecemos un enlace con el archivo de la presentación que se difundió en el acto. Más adelante, enlazaremos el video de la conferencia que, junto con la presentación,  se pondrá a disposición de los lectores y seguidores en la web de la plataforma.

ACTUALIZACIÓN 08/05/2015: El video de la conferencia ya está disponible al final del artículo.

El frontón Beti- Jai, antecedentes históricos

por Enrique Rodríguez Uceta

Escribía en el diario El Mundo el arquitecto Enrique Domínguez Uceta, en 1998, un interesantísimo articulo que reclamaba la mirada para esta construcción, por desconocida olvidada, que languidecía y se perdía por la desidia y el desinterés de las administraciones con reponsabilidad -solo en teoría-.

BETI JAI-1900Los archivos históricos recogían el testimonio de este edificio pionero en Madrid, pués fue el cuarto frontón capitalino, principal por sus característica y, firmado además por el arquitecto Joaquín Rucoba (18441919), autor de la Plaza de toros de la Malagueta, el mercado y el parque de Málaga, así como la Casa Consistorial de Bilbao, entre otras obras.

Beti-Jai -dice Domínguez Uceta en su artículo- representa un doloroso episodio para quienes conocen los problemas de conservación del patrimonio arquitectónico de Madrid. Era uno de los frontones que abrían sus puertas en la capital a finales del siglo XIX, donde existía una gran afición por el deporte de la pelota y por las apuestas que se cruzaban en los partidos.

beti-jai_04

Construido a partir de 1893 por el arquitecto Joaquín Rucoba, el frontón madrileño era gemelo del desaparecido frontón Beti-Jai de San Sebastián, obra del mismo autor.”

La afición era tan fuerte que se construían espectaculares edificios de calidad que estaban entre los más interesantes de su tiempo. Uno de los mejores era el frontón Beti-Jai, levantado en 1893 en estilo neomudéjar, con la tecnología más moderna de la época (hierro fundido), y con una alta calidad estética en la resolución de sus graderíos sobre curvas vigas metálicas, y en el espectacular muro de ladrillo que servía de fondo a la tribuna.

Por diversas y afortunadas circunstancias, el edificio del frontón ha superado todos los periodos de vandalismos bélicos, políticos y especuladores que han castigado el patrimonio arquitectónico de la ciudad desde que esta rara pieza se construyera hace 104 años.”

beti-jai_02

“El valor del edificio es indiscutible, y su recuperación sería la del último elemento de una tipología extinta. La mejor conservación es aquélla que devuelve a los edificios al uso cotidiano, a través de actividades rentables que permitan el mantenimiento, a menudo costoso, del monumento”.

El edificio pertenece a la llamada arquitectura del hierro, y es pariente del Palacio de Cristal del Retiro, del Palacio de Velázquez y de la estación de Atocha. Chueca Goitia lo relaciona también con la desaparecida plaza de toros de Rodríguez Ayuso. Se trata de un caso curioso de frontón neomudéjar, un estilo de éxito en Madrid durante aquellos años, que vincula la obra con la cultura madrileña de la arquitectura de ladrillo.

Beti-Jai_01_

“El interesante espacio interior del frontón no se adivina al contemplar la discreta fachada ecléctica de Marqués de Riscal, número 7.”

El edificio se compone de un cuerpo con fachada ecléctica que da a la calle, y una gran cancha al aire libre de 11,50 metros de anchura por 67 metros de fondo, acompañada en un lateral por cuatro graderíos sustentados en estructura de hierro y cerrados por un muro de ladrillo con decoración neomudéjar. Joaquín Rucoba también es autor de la plaza de toros de Málaga, de la Casa Consistorial de Bilbao y, en Madrid, del Asilo del Buen Suceso (en la calle de Buen Suceso, 12; entre Tutor y Martín de los Heros)”.

Referencias._

Frontón “Beti-Jai” (II) Urban Idade.

Arquitecturas perdidas III: Frontones. Urban Idade.

Blog de la Plataforma “Salvemos el Frontón Beti-Jai”

Frontón Beti-Jai, Madrid (Wikipedia)

Madrid, ciudadanía y patrimonio.

CONFERENCIA sobre el frontón Beti-Jai en el Colegio de Arqueólogos de Madrid (23/04/2015). Enlace presentación SCRIBD.

VIDEO de la CONFERENCIA sobre el frontón Beti-Jai en el Colegio de Arqueólogos, 23/04/2015. (En la Web de la Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, MCyP)

Sucursal Ruiz de Alarcon 1920

Repostería Viena Capellanes. Antigua sucursal en Ruiz de Alarcón, c. 1920.   (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Hace algunos años, me comprometí con Ada Simón para elaborar en este blog una entrada sencilla sobre Viena Capellanes, empresa en la que Ada organizaba su archivo histórico. Recibí documentación y me dispuse a trabajar. Sin embargo, a lo largo de todo este periodo, otras obligaciones y la falta de tiempo han dilatado el propósito que, por fin cumplo.

Orígenes

En 1873, el industrial panadero Matías Lacasa Ferrer obtuvo el privilegio de invención otorgado por el Real Conservatorio de Artes (Oficina de Patentes) que le otorgaba la exclusiva de la fabricación del pan de Viena en Madrid durante diez años. La introducción de este tipo de pan, que Lacasa había conocido en la capital austriaca durante su visita a la Exposición Universal de ese año, suponía una novedad en España. Se trataba de un pan más fino que el candeal, de consumo habitual. Pronto se convertiría en un “pan de lujo” de gran aceptación entre las clases acomodadas.

Con la exclusiva, Matías Lacasa y su esposa, Juana Nessi, pusieron una tahona en el número 2 de la calle de la Misericordia, haciendo esquina con la de Capellanes, así llamada porque ahí estaba la residencia de los capellanes que asistían a la Casa Real y al Convento de las Descalzas (después Mariana Pineda y hoy Maestro Victoria). Hasta su demolición a principios del siglo XX, la casa que alojó a los capellanes y a la panadería, lindaba con el Real Hospital de la Misericordia.

Victoria_Descalzas

La primera tahona estaba en la calle de la Misericordia nº 2, haciendo esquina con la de Capellanes.

Tahona en sus inicios 1900

Panaderos trabajando en la tahona, c. 1900. (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Obreros tahona 1890

Grupo de panaderos, c. 1900. (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Época de los Baroja

Tras la muerte de Lacasa, su viuda Juana Nessi, sin hijos, cedió en herencia el negocio de panadería a su sobrina Carmen Nessi, madre de Ricardo, Pío y Carmen Baroja. Del negocio se hicieron cargo el pintor Ricardo Baroja y su hermano Pío, el escritor.
La herencia, sin embargo, no fue un regalo fácil ya que junto al negocio iban anejas deudas y conflictos laborales y administrativos a los que tuvieron que hacer frente los nuevos propietarios
Años antes, en vida de Juana Nessi, había entrado en la empresa el joven Manuel Lence, recadero de poca edad y genio despierto, que con los años fue aprendiendo del oficio y más aún del negocio en que trabajaba.

Era tan buena la disposición y el empeño del joven que, ya en la época de los Baroja, quedando vacante el puesto de encargado de panadería no dudaron en ofrecérselo. Y así se inició la fructífera andadura del aprendiz.

DOCUMENTOS TAHONA

Documentos referidos a la panadería cuando Ricardo Baroja figuraba como propietario. Uno de ellos recoge el cambio de titularidad del negocio a nombre de Manuel Lence Fernández. Están fechados, respectivamente en 1898 y 1916. (Documentos: Archivo Viena Capellanes)

Reparto 1910

Coche de mulas para el reparto, c. 1910. (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Autogiro 1930

“Autogiro” de reparto aparcado delante de la antigua fachada de la tienda de Fuencarral 122.     (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Tarjeta publicitaria 1930

Tarjeta publicitaria de Viena Capellanes que muestra el automovil de reparto con aspecto del “autogiro” de Ricardo de la Cierva. (Tarjeta: Archivo Viena Capellanes)

Manuel Lence

Manuel Lence Fernández, originario de Galicia, adquirió el negocio de panadería de la familia Baroja, que lo dejaba “por hastío, cansados de lidiar con obreros, proveedores y con el Ayuntamiento de Madrid.” Y también porque, seguramente, el pan y la repostería no eran lo suyo.
Puede decirse que los Baroja cambiaron la panadería por una imprenta –Caro Raggio-. Y, por fortuna para todos, cada miembro de la familia se dedicó a desarrollar y a vivir de sus habilidades literarias y artísticas, mucho más fructíferas.
Desde que Manuel Lence se hizo con el negocio, el 24 de octubre de 1916, fueron llegando a Madrid desde Miranda (Lugo), uno a uno, sus cinco hermanos: Antonio, Policarpo, Juan, Francisco y José.
En 1919, contaban con cinco hornos, seis obradores y ocho nuevas tiendas, además de la inicial en la calle de Preciados –hoy desaparecida-, ya prestigiosa en la época de los Baroja. Contaban además con 264 trabajadores y con dos coches de mulas y dos automóviles de explosión para el reparto por la capital.

Sucursal Genova 2_desaparecida_1960

Fachada de la desaparecida sucursal de la calle de Génova, 2. (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Sucursal  Alcala 127_ 1923

Tienda situada en Alcalá, 127. Año 1923. (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Sucursal 1930

Interior de una de las tiendas de Viena Capellanes, c. 1930. (Foto: Archivo Viena Capellanes)

Desarrollo de la empresa

Gracias a la entrada de capital indiano o del procedente de las colonias desaparecidas en 1898, surgieron en España enlas primeras décadas del siglo XX algunas empresas fundadas con estructura empresarial capitalista. Fueron importantes las Pescaderías Coruñesas, fundada por Luis Lamigueiro en 1911; las Mantequerías Leonesas, creada por Marcelino Rubio, en 1920; y la propia Viena Capellanes.
En los años 30 del siglo XX la Sociedad Anónima Viena Repostería Capellanes, domiciliada en Martín de los Heros, 33 y 35, contaba con 14 sucursales, algunas como la de la calle de Goya con despacho de pan, pastelería, venta de embutidos y salón de té.

Sin embargo, distintos avatares de carácter económico y las consecuencias de la Guerra Civil, mermaron el desarrollo de la empresa, desapareciendo muchas de las sucursales.
En la década de los sesenta del siglo XX, la bonanza económica proporcionó un impulso que, con la aplicación de nuevas estrategias empresariales y sistemas de gestión más eficientes, ya en los últimos años del pasado siglo, ha permitido la importante presencia que el grupo tiene en la actualidad.

Sucursal Goya

Antigua y actual fachada de la sucursal de la calle de Goya, 37. La tienda se abrió en 1920.              (Fotos: Archivo Viena Capellanes)

MARQUES DE URQUIJO

Sucursal de la calle del Marqués de Urquijo nº 17, inaugurada en 1912. Antigua fachada, en 1930 y actual. (Fotos: Archivo Viena Capellanes)

Referencias.-

Simón, Ada
Viena Capellanes. 1873-2003
Edita Viena Capellanes
Madrid, 2003

Baroja y Nessi, Pío
Juventud y Egolatría
Ed. Caro Raggio
Madrid, 1985

Baroja y Nessi, Carmen
Recuerdos de una mujer de la generación del 98
Tusquets editores
Barcelona, 1998

Caro Baroja, Julio
Los Baroja
Caro Raggio Ed.
Madrid, 1997

Urban Idade

Un negocio viejo, por ejemplo era el de mi abuelo que vendía llaves, grifos y tuberías desde mucho antes del siglo XXI. También vendía gutapercha y cables de cobre; y pez y minio en bote, y para las tuberías de plomo estopa. Todo un negocio antes del siglo XXI.

En el número 46 de la calle del Comercio de mi ciudad se estableció el abuelo fundador del negocio. Lo llamó Urban Idade porque le gustó el regusto arcaico del nombre y porque le pareció que le daba empaque un nombre que sonaba a gallego en tierras de Castilla. Así era Castilla de impresionable y así eran los gallegos de altivos en Castilla. La fontanería se llamó Urban Idade en castellano y en gallego. Un nombre imposible para un negocio que pretendía ser universal en una ciudad como Madrid que era como un pueblo grande. Por eso, el tiempo impuso la razón del idioma o el idioma impuso su razón en el tiempo y el viejo negocio de Madrid se reconvirtió de fontanería imposible a blog universal sobre Madrid, paradógicamente, algo también imposible. En fin, todo lo imposible acabó por hacerse realidad y Urban Idade, en castellano y en gallego, sigue existiendo como un exquisito negocio imposible de redes urbanas fontaneras en ese pueblo grande que es el viejo Madrid.

San Fermin_2015

Viviendas en el barrio de San Fermín, Usera. (Foto: Enrique F. Rojo. Abril, 2015)

San Fermín, barrio del distrito de Usera de Madrid que, según se puede leer en Wikipediafue antes del 31 de Julio de 1954 parte del municipio de Villaverde”, es un barrio sitiado. Está delimitado por el río Manzanares, la M-30, el nudo sur, la autopista M-40 y el nudo Supersur.

Totalmente rodeado por barreras de difícil franqueo. Es como una isla en la que resulta complicado entrar y salir. Para sus moradores, son tantos los impedimentos que estorban para dar el salto a otros lugares, que hasta los ladrones del lugar han decidido hacer sus botines cerca de casa. Los delincuentes del barrio trabajan sin salir de la isla, con tanta autovía y tanto nudo, de difícil huida. Por eso, a veces los atrapan, aunque a algunos “se la sude”.

Cuenta el diario ABC, en un artículo titulado Territorio Comanche para la Policía, de 2013, que entre las diez zonas en la capital donde los agentes de la policía extreman la precaución por su alta peligrosidad, está San Fermín: “peligrosos aluniceros, mucha venta de droga, robos con fuerza, robos de coches y armas”.

El Barrio de San Fermín se fue creando  años 40-50 del pasado siglo XX a través de la Obra Sindical del Hogar, que a golpe de planes de urgencia construía viviendas ultrabaratas para alojar a la inmigración que llegaba a Madrid del agro empobrecido y sin expectativas de la posguerra en busca de un futuro mejor. Con el tiempo ha crecido impulsado por diferentes planes y por políticas muy distintas con resultados también diversos.

En la actualidad la renta per cápita de los vecinos de San Fermín ronda los 16.030 euros, según el plan de barrio 2009-2012 del Ayuntamiento. Como si no hubiera pasado el tiempo.

Referencias.-

VV.AA. Cuadernos de Arquitectura y Urbanismo 1974: Núm.: 105 La Obra Sindical del Hogar Planes de Barrio 2009-2012. Ayuntamiento de Madrid Informe CREFAT: La experiencia de San Fermín Cruz Roja. 1995  PDF

PONTEDEUME-10

“La Magdalena”, casa de los Tenreiro en Pontedeume, en estado de abandono. (Foto: Enrique F. Rojo, 2010)

Construcción

La casa de “La Magdalena” se construyó entre 1869 y 1876, encargada por Agustín Tenreiro, importante empresario, propietario de una industria familiar de curtidos de Pontedeume.
Al parecer, en el año 1924 se halló en la finca, el llamado “Cuadrifaz de Pontedeume“, pieza de granito con caras esculpidas en cada uno de sus cuatro lados, de origen celta o romano, donado en 1962 por su descubridor, el arquitecto Antonio Tenreiro Rodríguez, al Museo Provincial de Bellas Artes de A Coruña y, actualmente en el Museo Castelo de San Antón. Es posible que la figura representase a una divinidad protectora de los caminantes, situada en los cruces de caminos.
Antonio Tenreiro, después de encontrar la figura esculpida, elaboró un informe al respecto del hallazgo:
En el mes de septiembre del año 1924 con motivo de las obras de desmontes de tierra que se realizaron para la construcción del camino vecinal de Puentedeume a Hombre, y entre los grandes montones de piedras y escombros sobrantes de estos desmontes, y apertura de cajas de cimientos del muro de contención construido a lo largo de la finca “La Magdalena”, en la parte situada en el lugar denominado de San Calcón (antigua fábrica de curtidos llamada el “Corral”) y próximamente entre los hectómetros 6 y 7 de dicha carretera próxima a los manantiales que nacen en dicha parte de la finca… Es de advertir que ninguna ruina de edificio medieval existe en aquel lugar, al que se pudiera atribuir esta piedra, que más parece proceder de algún castro que, por aquellos contornos, pudiera haber existido, de no estar en “alguna forma de remoto culto, relacionada con los manantiales antes mencionados, en la proximidad de los cuales apareció

pONTEDEUME BYN

Pontedeume y la desembocadura del río Eume. Hacia 1930.

Descripcción

El edificio es una vivienda unifamiliar exenta, con elementos de clara inspiración romántica. Tiene planta cuadrada dispuesta en tres alturas, en la fachada principal que mira al río Eume, y dos en la posterior, que se encuentra más alta, en la carretera de Esteiro. El espacio interior sigue una estructura tradicional condicionada por las escaleras situadas en el centro, que funcionan como elemento articulador de la vivienda, llegando hasta el exterior en una rotunda torre-mirador con ventanales a su alrededor, que permiten admirar el paisaje de la desembocadura del río Eume.
Las fachadas son de estilo clásico, de piedra revocada pintada de blanco. Las dos principales van aumentando los huecos según ganan altura, hasta llegar a la cubierta, también clásica, de teja. En el bajo, tan solo se presentan las puertas de entrada y unas pequeñas ventanas. En la primera planta, las ventanas de gran porte vertical, hasta cinco, con postigos de madera, se abren para dejar paso a la luz, casi siempre tenue, de estas latitudes de las Rías Altas. En la fachada que mira al río, el vano central es un balcón apoyado sobre modillones moldeados por encima de la puerta de entrada. El tercer piso presenta una disposición similar en las dos fachadas principales y las dos laterales, con la adición en la posterior, en la carretera de Esteiro, de un frontón con ventana a modo de buhardilla sobre el que se colocó una campana.

Tejo centenario Tenreiro

Tejo centenario de la finca de los Tenreiro, a mediados del siglo XX.

El árbol

En la finca “La Magdalena” se sembraron numerosos árboles. Los que sobreviven, ahora son centenarios, entre ellos araucarias, cedros del Líbano, magnolios comunes y japoneses, cipreses, castaños del País y de Indias, acebos, camelios, bambúes negros y verdes, etc.
Sin embargo, el árbol más importante de la finca siempre fue un tejo. De porte extraordinario, se le ha calculado una edad superior a los trescientos años. Tenía instalada una escalera de caracol, colocada por los dueños de la finca, que daba acceso a dos alturas, la primera con una mesa circular y la segunda con unos bancos a modo de terraza.
A pesar de ser un árbol histórico protegido, las obras realizadas por el Ayuntamiento de Pontedeume en el paseo del río Eume, solando y cementando parte de los antiguos jardines, alrededor del tejo, produjeron su deterioro gradual hasta ocasionar su muerte, a la espera de su certificación por técnicos del Concello.
Actualmente la finca, durante mucho tiempo considerada como uno de los mejores parques urbanos del siglo XIX, se encuentra en un estado de abandono total, tanto la vivienda como los jardines. Ha sido saqueada y vandalizada, y además, se encuentra expuesta a los agentes meteorológicos al haberse destrozado puertas y ventanas. Si no se remedia, pronto amenazará ruina.

Referencias.-

La agonía de un árbol de 500 años (El País, 02/07/2013)
Fracaso en la conservación de un tejo centenario en Galicia. (Quercus/ AlbertoTeixido. com, 2012)  PDF

Protegidos, agónicos y difuntos (El país, 09/07/2014)

“La finca La Magdalena” (Blog Todo lo que no se ve, 31/07/2012)

VIDEO: Finca “La Magdalena” (Youtube)

El Hermes celta de Pontedeume y supervivencias de su culto (Escolma da nosa historia) PDF

El esplendor del negocio eumés del cuero. (La Opinión Coruña.es)

Gallegos en las obras del canal de Panama 1913_MUNCYT
Esta foto que encabeza la entrada nos presenta a un grupo de gallegos que trabajaron en la construcción del Canal de Panamá en la etapa norteamericana, en torno a 1913, poco antes de su inauguración. Formaban parte del contingente de emigrantes españoles que integró los 40.000 obreros que tuvo la última fase. Aunque, las epidemias de malaria y fiebre amarilla estaban controladas, todavía eran una de las principales causas de muerte entre los trabajadores.
La fotografía se encuentra expuesta en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de La Coruña (MUNCYT).

Referencias.-

Museo Nacional de Ciencia y Tecnología
Web institucional del Canal de Panamá

Cesta de Navidad

Cesta de Navidad 1933_Martin Santos Yubero_ARCM
Hubo un tiempo en que las cestas de Navidad eran de mimbre e incluían el pavo de Nochebuena y el cordero de Navidad vivos. La foto -de 1933- es del Fondo Martín Santos Yubero del ARCM.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 345 seguidores