Gentrificación en Madrid

Del artículo : Gentrificación

El País 5/06/2008

«Uno a uno han ido cayendo los decrépitos tugurios de la calle de la Ballesta, patéticos vestigios de lo que en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo fuera emporio cutre de la jarana nocturna y referencia obligada del sórdido mapa de la prostitución urbana, apenas encubierta de puertas afuera bajo la denominación bastarda de bares americanos y barras de alterne, o viceversa. En sus momentos de mayor auge titilaban en tan breve vía hasta doce rótulos luminosos de otros tantos establecimientos del ramo alternativo, burdos y chabacanos reclamos para el mercadeo prostibulario que se consumaba en una red de hospitalarias pensiones de la zona. Los puticlús, así los bautizaron los castizos del barrio, se extendían por las calles y travesías adyacentes a espaldas de la Gran Vía formando un pequeño «barrio chino», otro término bastardo y racista, ni todos los bares americanos eran antesalas de burdeles, y en la China de Mao los barrios chinos habían sido extirpados. Hoy el barrio es más chino, sin comillas, dedicado a otro tipo de comercio, más ultramarino y colonial que nunca.

En la calle de la Ballesta vivió Rosalía de Castro, aún no había bares americanos pero el barrio ya gozaba de una mala fama aquilatada desde que un lansquenete jubilado de los de Carlos V montó en sus andurriales una taberna con un tiro al blanco. Hasta hoy han llegado dos versiones diferentes del deporte que allí se practicaba: una afirma que se tiraba sobre siluetas de animales de caza mayor; la otra certifica que los ballestazos iban dirigidos a bestias de carne y hueso. Uno de los motivos que impulsaron la apertura de la Gran Vía fue el de sanear esta zona de callejones lóbregos, donde toda inmoralidad tenía su asiento según los moralistas de la época. Los callejones de Ceres y del Perro cayeron bajo la piqueta por infames e insalubres, pero el negocio del ocio noctámbulo y venéreo rebrotaría con más fuerza en las inmediaciones, precisamente por su proximidad con la nueva, anchurosa y lujosa arteria.

Los neones de Ballesta se iban extinguiendo al paso y a los usos de los años, pero un día, hace no muchos días, se apagaron de golpe y en su lugar aparecieron los carteles de una empresa benefactora que ha comprado 50 locales en esta calle y sus alrededores para sustituir el penoso comercio de la carne mercenaria por modernos y sanos negocios de ropa y complementos, de diseño y de vanguardia. En su imaginativa y agresiva campaña de promoción, Triball propone la okupación creativa de los viejos tugurios y oferta a jóvenes y creativos comerciantes sus locales para que los renueven y limpien la mucha mugre y la mala fama del barrio, se supone que con alquileres económicos y contratos provisionales. La posible peatonalización de algunas de estas calles y el aumento de las medidas de seguridad, cámaras de vigilancia incluidas, hacen de este céntrico enclave un prometedor centro comercial, prolongación de la zona de Fuencarral y de las grandes superficies franquiciadas de la Gran Vía.

Las tiendas jóvenes y creativas de Fuencarral que animaron y crearon una joven y creativa clientela van siendo usurpadas, día a día, por las voraces franquicias. Aviso para navegantes del barrio de la Ballesta, Desengaño y la Corredera, en los confines de la de Malasaña, barrio curtido en múltiples bregas inmobiliarias y especulativas y habitado por jóvenes y creativos residentes que han organizado una plataforma Anti-Triball y un concurso de carteles replicantes contra la «triballización» y sus previsibles secuelas. La plataforma denuncia la sustitución solapada del núcleo popular del barrio con todas sus lacras, subsanables con una administración municipal menos especulativa, por un vecindario de mayores recursos económicos, un fenómeno conocido desde los años sesenta como gentrificación, del inglés gentry, burgués, aburguesamiento o elitización, aproximadamente; la Wikipedia, que dedica 10 páginas a glosar el espantoso vocablo, explica que «la gentrificación comienza cuando un grupo de personas de un cierto nivel económico descubren un barrio que, a pesar de estar degradado y descapitalizado, ofrece una buena relación entre la calidad y el precio y deciden instalarse. Estos barrios suelen estar situados cerca del centro de la ciudad…».

Una definición de libro para un proceso ya probado en Madrid. La gentrificación sanea los barrios desplazando a sus antiguos moradores, que no pueden hacer frente a los altos precios de las viviendas rehabilitadas y de los nuevos comercios gentrificados. Algo así como la versión urbanística de La invasión de los ladrones de cuerpos.»

Gentrificación
Moncho Alpuente
El País 5/06/2008

7 opiniones en “Gentrificación en Madrid”

  1. .

    esto es un «bluff»

    conociendo Madrid y sus idas y venidas comerciales

    este proyecto de ‘diseñación’ de Ballesta

    es pan para hoy

    y señoras hetairas (otra vez) para mañana
    .

    o sea un globo lleno de… aire

    no se puede pretender que el comercio sea quién cambie la orientación de un barrio, eso es labor de las administraciones, sus gestores y de aplicar presupuestos que mejoren el espacio pro-común
    .

  2. Hola Luís,
    Puede que lo sea (un bluff), pero a pesar de que no exista un proyecto «institucional», el fenómeno, creo que se acabará produciendo. La expulsión de los desharrapados, viejos habitantes de estos viejos y degradados barrios de la city, por los jóvenes imaginativos con buenos sueldos, que rediseñan cuanto ven y lo hacen actual, es un hecho antiguo en toda la Europa occidental y en USA, claro está. El paradigma quizás esté en Nueva York, en Manhattan, en el conocido SoHo y en TriBeCa, pero también se ha extendido a Bronx (SoBro) y Brooklyn. Williamsburgh y últimamente el llamado Dumbo, zonas olvidadas y envejecidas, recuperadas y puestas de moda por los jóvenes hipsters, reconvertidos en post-hipsters cuyo estilo de vida y sueldo hace imposible la coexistencia de nuevos y antiguos moradores.

    En fin, no me extiendo más, que igual no te interesa demasiado el tema y perdón por la perorata.
    Un saludo y enhorabuena por tus fotos y comentarios, que me gustan y divierten mucho,
    Enrique

  3. vivo y trabajo en esta zona,y el panorama siempre ha sido el mismo,antes de la llegada de triball y despues.Tengo 42 años y tengo un comercio aqui y muchas veces me pregunto como hemos logrado permanecer aqui desde 1955 con este barrio de mierda,lleno de chusma,que ningun gobierno ha querido erradicar,solo el sr.matanzo en los 90 lo intento,pero no pudo o no le dejaron.Si uno mira a su alrededor lo unico que ve es putas,camellos,desarrapados.El barrio esta tremendamente empobrecido,hay poquisimos comercios.La entrada de triball hizo concebir esperanzas al comprar casi todos los puti clubs de la zona,pero el problema continua mientras no haya una ley anti prostitucion y mientras no se actue contra pensiones,hostales y casas particulares que hacen su negocio.Los comercios que se han sumado al proyecto triball tienen poco sentido,muchos de ellos son negocios inexplicables,absurdos,inviables para esta zona,tiendas raras donde las haya.Por no hablar del uso salvajemente comercial que se ha hecho de la plaza de la luna.Tuvieron la oportunidad de quitar los soportales,para ponerselo mas dificil a los camellos,pero no,hicieron una plaza fea a tope para organizar mercadillos y actos varios,al igual que han convertido otras plazas en lo mismo.Gallardon necesita money como sea,amigos…

    1. Evidentemente la zona lleva sufriendo un proceso de degradación injustificable y tremendamente sospechoso en pleno centro de Madrid. El hecho de que ciertas actividades marginales se hayan mantenido en el entorno de Ballesta da fe de la poca intención de la Administración de recuperar el área, de momento. En cualquier caso es un problema de solución compleja, ya que se concitan intereses variados y existe el riesgo de vulnerar derechos constitucionalmente reconocidos. La intervención del colectivo Triball no deja de ser una operación de oportunismo economicista muy lejana a lo que debería ser una verdadera recuperación con planes de actuación concretos vía Administración. Pero visto el devenir de entornos como este, en la experiencia europea y de EE.UU, el futuro a buen seguro pasará por la intervención en los inmuebles para su conversión en viviendas de lujo, una vez que el barrio haya pasado por la degradación total -en que se encuentra- y su posterior revalorización al iniciarse su «limpieza», proceso contemporáneo al anterior y que se produce lentamente, en función de la llegada de capital y de expectativas de negocio. Más adelante surgirá una nueva iniciativa privada que implantará negocios específicos para economías específicas. En este aspecto Triball está siendo la avanzadilla.

    2. Buenas noches, por favor busco a dos personas que trabajaron ahí hará 20 años aproximadamente quizá más, una mujer que se llama marisol , o allí era conocida como marisol
      Y un hombre gitano que era portero de un club que se llamaba el si señor , le llamaban José el colilla por favor, si alguien los conocía por favor pónganse en contacto conmigo
      dcl690@hotmail.com
      Muchas gracias a todos , es muy importante para mi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: