Derribo de una vieja casa en Lavapiés (Madrid)

Era una vieja casa. Estaba que se caía, estaba abandonada. La habían ocupado varias veces gente de esa que ocupan las casas vacías para sacar partido a los espacios abandonados convirtiéndolos en lugares útiles y en lugares en donde vivir con un toque contestatario.

Calle Embajadores con Rodas_2008-smallEdificio en estado de abandono, amenazando ruina, situado en la calle de Rodas con la de Embajadores, en el barrio de Lavapiés. (FOTO: E. Fidel, 2008)


Esta vieja casa, que estaba que se caía, estaba abandonada. La habían ocupado varias veces colectivos okupas, de los que ocupan las casas vacías para sacar partido a los espacios abandonados convirtiéndolos en lugares útiles  y en lugares en donde vivir con un toque contestatario. Pero esta casa de Rodas con Embajadores, en Lavapiés, era una casa vieja, modesta y estaba muy arruinada. Y además era muy antigua. Ya sabemos que lo antiguo y lo ruinoso resulta feo e interesa poco.

El Ayuntamiento de Madrid tenía pensado su derribo hacía tiempo en su plan de actuaciones previstas para el fin estratégico de conseguir un centro urbano más habitable, que es como lo llaman. Así que no cabía objeción alguna, ni alternativa posible.
Según Carlos Osorio, bloguero y pintor,  por su estilo podría ser del XVII o posterior. Y, en cualquier caso, era un interesante vestigio de las «casas populares de los siglos XVII y XVIII, cuando la edificación era de dos alturas, con viguería de madera y tejado a dos aguas de teja árabe«. En un tiempo albergó en los bajos  un horno de pan, y en el siglo XX también hubo una bodega: «Viuda de Lesmes«.

 

Calle Embajadores con Rodas_2008-smallOtra imagen del edificio, antes del derribo. (Foto: del blog «Historia y Presente«)

La decisión estaba tomada y la casa se derribó tal y como había de ser. Las imágenes dan una idea de lo poco efectivo y  esteril que resulta el esfuerzo de mantener vivo lo que ya está administratívamente muerto.

El futuro de la esquina, del solar ,  queda ahora en manos de los administradores municipales. Podrá convertirse en dotación vecinal o podrá ser objeto especulativo. En estos lugares de la almendra urbana el suelo huele a dinero y la gentrificación, el aburguesamiento simpático que las nuevas clases portan, sigue siendo un fenómeno vigente. Todo dependerá de los vientos que soplen.

El edificio medio derribado. (Foto: Gaelx, en  Flickr, 2011)

12 opiniones en “Derribo de una vieja casa en Lavapiés (Madrid)”

  1. Veo que no soy la única nostálgica a quien estas cosas le duelen. Enrique, me imagino que ya habrás visto mi post sobre los «días contados», pero por si acaso no lo has visto aún, te paso el enlace. Seguro que tienes fotos que quieras compartir de Tetuán. Me gustaría hacer una galería con más fotos y quizás un vídeo con fotos de todo el que quiera contribuir para ponerlo en Youtube y que quede a modo de memoria urbana de las viviendas obreras de Tetuán. Un fuerte abrazo!
    Bea
    http://www.tetuanmadrid.com/tetuan-de-las-victorias-los-dias-contados/

  2. Curioso como hoy la noticia es la inauguración del mega-ayuntamiento faraónico..y aquí vemos cómo una humilde pero respetable casa se derrumba para ¿especular?¿por motivos de seguridad? ¿enbellecimiento del barrio?

    Muschísimas gracias por informarnos. Un saludo

  3. Derribos, demoliciones, agujeros para meter coches, tuneles, losas de granito. El caso es meter obras en todas partes por un tubo. Lo malo que tiene ese esquema es que cuando se acaba el dinero ya no queda imaginación para hacer las cosas que se deben hacer.

  4. Hola Bea, Diana y Ángel.
    Ya veis como las viejas casas del viejo Madrid no parece que le interesen a casi nadie. Se va perdiendo la memoria urbana con tanto derribo. Aunque estas viejas construcciones no tengan valor arquitectónico, no por ello hay que dejar que se arruinen para su posterior derribo. La diversidad tipológica derivada de diferentes periodos históricos supone una singularidad muy atractiva en el caserío madrileño. Sin embargo, da la impresión de que se persigue la uniformidad monótona de la construcción barta y poco imaginativa de estos nuevos tiempos que vivimos.
    Igual estoy muy confundido, pero creo algunos se equivocan borrando del mapa estas viejas casas, negando así el pasado de los barrios.
    Un saludo.

  5. Hola Enrique,
    Desgraciadamente estos casos ya no nos sorprenden, son demasiado habituales y no por eso nos cabrean menos. Todos sabemos los variados motivos que llevan a nuestras autoridades «incompetentes» a llevar a cabo estas acciones que califico de atropello histórico.
    No da dinero una pequeña y antigua tahona de trecientos o cuatrocientos años, no es rentable mantener una edificación de dos plantas en un solar donde puede haber otra de al menos seis, etc. La táctica empleada es harto conocida, suficientes pruebas de ella tenemos.
    Impotencia total ante esta serie de actuaciones de determinados «criminales históricos».

    Un saludo.

  6. poco a poco nuestro querido Madrid se está convirtiendo en la temida jungla de asfalto, en plazas y plazuelas uniformes, de árboles pelados y bancos que escupen a quien quiere sentarse en ellos. Me da mucha pena y rabia como se pierde la historia, esa misma historia que los políticos se empeñan en destruir, aunque digan lo contrario en sus discursos.

    Perdonand mi tono algo melancólico, pero cada vez que paseo por los madriles me pongo mala al ver tanta tropelía.
    Saludos

  7. El derribo lo han hecho «de aquella manera», han tardado muy poco tiempo en impedir que aalí siga gente viviendo, pero han pasado del pozo ciego, que no han tocado y que es un nido de enfermedades y ratas para el vecindario.
    Es lo que tiene ser un barrio en el que sus actuales vecinos no importan un pimiento a las instituciones.

  8. Sí, recuerdo bien esa tahona de la casita baja de Embajadores (mi memoria es tan larga como mis años).
    Madrid es grande, pero sigue sucumbiendo a la modernidad mal entendida de tanto alcalde paleto que desconoce la gran historia de esta ciudad. Arespacochagas y Ariasnavarros hemos tenido unos cuantos, que confundían novedad con edificios de cristal y aluminio; pero llegó el gallardonismo, que quiere enterrar el encanto de una ciudad viva a base de quitar neónes, enlosar plazas y tirar viejas casas en pos de una malentendida o especulativa limpieza.
    Seguro que el siguiente edificio en caer será el de Embajadores esquina a S. Cayetano, qué ¿alguien sabe algo sobre él?
    Más valía que, en vez de demoler para quitar el polvo, el ayuntamiento de Madrid se dedicara a rescatar edificios del olvido, contando su historia porque los madrileños sí estamos interesados en saber y amamos nuestro pasado igual que nuestro presente.Un saludo, Enrique y a todos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: