Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘okupacion’ Category

644111_607166842631439_1880702837_n

En el polígono de viviendas de Caranza de Ferrol hay edificios altos por todas partes. Casi todos son viviendas, muchos con los bajos ocupados por comercios de todo tipo. Los edificios son exentos y el barrrio da sensación de amplitud. Por su aspecto se adivina su origen obrero y planificado. Su homogeneidad, ubicación y tipología arquitectónca lo sitúan distanciado de la ciudad de Ferrol, más allá de su alfoz natural, como si se tratase de otra urbe. Las calles principales son amplias. Y se ven muchos edificios altos e inmensos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El barrio de Caranza

Cuando se llega a Ferrol por cualquiera de sus acccesos, Caranza destaca por la altura de sus edificios, algunos demasiado altos para la media de la ciudad. También llama la atención su colorido de tonos pastel maltratados por el salitre marino: rosa, azul, verde, amarillo, salmón.
Por el origen y la cronología de su construcción Caranza se divide en dos áreas: Norte y Sur.
Caranza Norte, tiene su origen en la promoción pública de viviendas de “Bazán”, de finales de los años 50 del siglo pasado, promovida en suelo municipal por la extinguida Empresa Nacional Bazán de Construcciones Navales Militares. En su mayor parte está constituido por edificaciones  de 3 o 4 alturas y algunas más altas en la zona este, agrupadas en bloques en forma de T. El viario principal rodea al polígono mientras que las calles interiores, estrechas, sirven de acceso a las viviendas.

Casas Bazán Caranza

“Casas de Bazán” en Caranza (Foto: Google Maps, 2017)

Casas Bazán Caranza Google Maps-02

“Casas de Bazán” en  Caranza (Foto: Google Maps, 2017)

Caranza Sur, tiene su origen en el periodo desarrollista de principio de los años sesenta y finales de los setenta del siglo XX, promovido por el Instituto para la Promoción Pública de la Vivienda (IPPV), para albergar a los trabajadores de los astilleros ferrolanos y a parte de la población militar. El área delimitada se corresponde con un gran desarrollo en “supermanzanas” de bloques de viviendas de gran altura y alta densidad, en torno a tres vías longitudinales que comunican todo el polígono.

Alcalde Quintanilla_Caranza_NODO 1972_small

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Dos imágenes de los mismos bloques de viviendas en la calle Alcalde Quintanilla. En blanco y negro, fotograma de NODO de 1972 (RTVE); en color, foto de Enrique F. Rojo, de 2011.

Los orígenes del barrio

En realidad, el barrio de Caranza se comenzó a diseñar en 1962, donde antes solo había una pequeña parroquia rural cercana al núcleo urbano de Ferrol. Diez años después se inició la entrega de las primeras viviendas, si bien hasta 1983 no se acabaron las infraestructuras básicas.

Casas de Caranza 1992_MV.small

Casa de la primitiva parroquia de Caranza en espera de la demolición, en torno a 1990. (Foto: Manuel Vilariño, c. 1990)

Caranza no es muy grande, sus límites los definen las carreteras de acceso a la ciudad y los márgenes de la ría, en un espacio confinado, ligado a los astilleros y determinado estratégicamente en su momento por las políticas sociales del régimen franquista del último tercio del pasado siglo que lo diseñaron.

Edficios del nuevo barrio de Caranza

Edficios del nuevo barrio de Caranza , en torno a 1990. (Foto: Manuel Vilariño, c. 1990)

En el año 2003, La Voz de Galicia refería en un reportaje los avatares históricos sufridos por el nuevo barrio que “tuvo que satisfacer la demanda de seis grupos diferentes de familias con necesidades acuciantes: los obreros industriales que habían solicitado viviendas a través de los sindicatos verticales, los ocupantes espontáneos de las casas terminadas y no entregadas por problemas entre el Estado y las empresas contratistas de las obras (el conflicto de VOSA hizo historia como la mayor ocupación ilegal de viviendas de toda España). También tenía que alojar a los expropiados de la construcción del polígono de A Gándara y a los propios vecinos afectados de Caranza, más los desalojados del viejo barrio de Esteiro, demolido poco después. La situación fue de tal gravedad que hubo que recurrir a instalar albergues prefabricados, como si se tratase de una gran catástrofe”. (Ver La Voz de Galicia)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

Primeras ocupaciones

Según los planes del IPPV del Ministerio de la Vivienda, las primeras viviendas del polígono de Caranza se comenzaron a pergeñar en 1962. Sin embargo, las adjucaciones no se hicieron efectivas hasta mediada la década de los 70. Para justificar el retraso se adujeron problemas con las empresas constuctoras.

Según publicaba EL PAIS en el verano de 1977, quince años después del inicio del proyecto: “Cansadas de esperar a que los organismos oficiales les facilitasen un piso donde alojarse, más de cuatrocientas familias de “El Ferrol” (La Coruña) hicieron el hatillo con sus modestos enseres y ocuparon en el barrio de Caranza 409 viviendas que fueron construidas hace cinco años -1972- por encargo del Ministerio de la Vivienda y que inexplicablemente permanecían vacías.” Para los protagonistas de las ocupaciones -en declaraciones a EL PAIS– fue un acto espontáneo al que les obligó la necesidad acuciante por la que pasaban los trabajadores ferrolanos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

Meses antes a octubre de 1977  ya se había producido un intento de llevar a cabo la ocupación por parte de unas quince familias que fueron desalojadas debido, según se adujo, a que habían ocupado viviendas destinadas para la Policía Armada. (Ver El Pais, 14/ Oct/ 1977)

El Ministerio de la Vivienda responsbilizó de los retrasos a la empresa constructora (VOSA), que no había cumplido sus compromisos y, por tanto, las viviendas no habían pasado aún a su disposición. Al parecer, la situación se prolongaba, según los obreros ocupas, desde hacía cinco años –1972–  y nadie parecía haberse molestado en arreglar el asunto.

La ocupación se llevó a cabo durante los días 25, 26 y 27 de agosto de 1977. Los pisos se ocupaban de madrugada, rompiendo la cerradura, que luego se cambiaba, y esa misma noche ya se quedaba alguien a dormir en el suelo o sobre un colchón improvisado para impedir el desalojo. La estrategia definía que inmediatamente después los ocupantes se dirigirían a la comisaría para autodenunciar lo que acababan de hacer. Luego, el juzgado se encargaba de diligenciar el asunto. (El conflicto de VOSA hizo historia como la mayor ocupación ilegal de viviendas de toda España)

Bloques de viviendas en la calle Alcalde Quintanilla, en torno a 1976.

Bloques de viviendas de hormigón en la calle Alcalde Quintanilla, en torno a 1976.

Mientras tanto, los nuevos vecinos de Caranza se organizaron para solventar la falta de agua, de luz, de butano y de todos los servicios esenciales. El Ayuntamiento de Ferrol gestionó el alta de los servicios de de agua y recogida de basuras. “Para la luz hubo más dificultades…”  (Ver El Pais, 14/ Oct/ 1977)

La comisión encargada de legalizar la situación de los ocupas realizó una encuesta para conocer los motivos de la ocupación. Prácticamente, el cien por cien de los casos justificó su acción por su salario bajo o por no poder pagar las viviendas donde estaban antes las familias. El 90% había solicitado por lo menos una vez la concesión de vivienda ante los organismos correspondientes. Más del 60 % vivía en casas ruinosas o excesivamente pequeñas para el número de componentes de la familia. El 10 % eran familias que habían sido desahuciadas de otras viviendas. (Ver El Pais, 14/ Oct/ 1977)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

La ría en Caranza

Mirando al suroeste desde las gándaras, la ría de Ferrol amortece, confinada en sus márgenes por los astilleros que la constriñen.
Con las concesiones exigidas a la ría por las políticas urbanísticas las tierras se volvieron firmes para asentar a la construcción naval y a la población. Mientras, los humedales se han empobrecido y los atisbos de playa en las riberas han acabado por ser devoradas por la industria y el cemento. El resultado es una ría hermosa, ahora mínima, hedionda y sucia. Y repugna el olor que emana en la bajamar, cuando descubre su descuido de lodos negros y el atentado ecológico sufrido, que se extiende ya a muchos lustros. En 2013 la ensenada de Caranza era la única zona de producción de moluscos del Estado cerrada a la extracción por sus elevados niveles de contaminación microbiológica.

Playa artificial de Caranza en la ría de Ferrol (Foto. Manuel Vilariño, c. 1990)

Playa artificial de Caranza en la ría de Ferrol (Foto: Manuel Vilariño, c. 1990)

Sin ir más lejos, la ausencia de depuradoras ha favorecido que sus fondos se hayan inundado con detritos, lodos urbanos y con los residuos de las industrias que la circundan.

Desague rias de ferrol_La voz 2017

Desague en la ría de Ferrol (Foto: La voz de Galicia, 2017)

La depuradora con veinte años de retraso

En 1994 una ley estatal declaró las obras de depuración y vertido de Ferrol como de interés general. Pero hasta 2014 el saneamiento de la ría no llegó a Ferrol. Es decir, con veinte años de retraso, después de haber vertido directamente al mar más de 400 millones de metros cúbicos de aguas fecales, de residuos industriales y domésticos.

En 2014 se inició la conexión de las redes de alcantarillado de Ferrol y Narón al nuevo sistema de saneamiento, aunque no ha sido hasta 2017 cuando se han hecho efectivas las conexiones a los colectores. El saneamiento de la ría ha llegado a Ferrol con veinte años de retraso.

Curiosamente -o mejor, lamentablemente- , a pesar del esfuerzo y del tiempo que costó poner en marcha tan laboriosa e imprescindible infraestructura, sus inicios no fueron del todo efectivos.

En agosto de 2015, una visita sorpresa del alcalde de FerrolJorge Suárez, de Marea Ferrol en Común, a la depuradora de cabo Prioriño, la instalación encargada de filtrar las aguas residuales de esta ciudad y de las localidades de Narón y Neda, descubrió el “fraude” de la  concesionaria encargada de la planta de la empresa Urbaser, del grupo ACS, que no había depurado desde 2014 “ni un metro cúbico” de agua pese a que sí cobraran la tasa de saneamiento a los ciudadanos, entre 40 y 70 euros semestrales por recibo.  (Ver El País, 28/08/2015)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

Problemas sociales: la droga

A lo largo de estos últimos cuarenta años, Caranza también ha conseguido poner fin a unos problemas sociales que afearon y definieron la imagen del barrio hasta la década de los ochenta. El fuerte tejido asociativo de la zona fue la principal promotora de esta transformación.

A finales de los años setenta del XX hubo mucha heroína en Caranza. Entonces era un barrio joven habitado por obreros e hijos de obreros, muchos castigados por la reconversión naval de 1982. (Ver PDF, La fase dura de la reconversión industrial: 1983-1986). La heroína acabó con toda una generación. Se habla de una generación perdida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mercado de Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

El presente de Caranza

Así, el resultado en el momento en el que se redacta este artículo es una población envejecida con una media de edad que se acerca a los cincuenta años y una fuga de población joven, no hacia otros puntos de Ferrol, pero sí hacia municipios próximos como Narón, Fene o Neda.

Auditorio FERROL OCTUBRE 2017-Small

Auditorio de Ferrol, en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2017)

Se han sumado infraestructuras importantes en los últimos años para cubrir las necesidades de la población caranceira como guarderías, centro cívico, el paseo marítimo, colegios o polideportivos, arreglos de la playa, conservatorio de música, auditorio, rehabilitación de edificios, etcétera. Aunque el futuro de la zona pasa, según entienden sus vecinos, por contar con servicios que atraigan a la gente de Ferrol y otros concellos hacia el barrio.

Caranza_CIFP Rodolfo Ucha Piñeiro_FERROL OCTUBRE 2017-Small

C.I.F.P. “Rodolfo Ucha Piñeiro” en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2017)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

Que Caranza no se convirtiera en un barrio dormitorio es mérito del movimiento asociativo de los años 70-80, que combinó hábilmente la movilización social, con la negociación política. En los 650.000 metros cuadrados del barrio vivimos 17.000 personas, y contamos con zonas verdes, paseo marítimo, playa artificial, mercado, cinco centros de enseñanza, centro de salud, tres polideportivos cubiertos, piscina climatizada, centro cívico, residencia de la tercera edad, un hospital privado, conservatorio de música, muelle deportivo, centro de día, auditorio y complejo deportivo. El tráfico es fluído y no hay problemas de aparcamiento“.  ( “Elogio e indiferencia de Caranza”, Enrique Barrera, Galicia Ártabra Digital  http://www.galiciaartabradigital.com/archivos/148504)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Viviendas en Caranza (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

El misterioso caso de la efigie desaparecida (El “cabezón”)

Se cuenta que a la mujer del homenajeado no le gustó la escultura que hizo el escultor valenciano Nassio Bayarri  de su esposo, el militar ferrolano Camilo Alonso Vega, compañero de batallas de Franco. La efigie se instaló en 1972 en el paseo de Caranza como homenaje al íntimo amigo del dictador poco tiempo después de su inesperada muerte.

Camilo Alonso Vega_Caranza_1972

Busto de Camilo Alonso Vega en Caranza, 1972.

Al parecer el busto era gigante y hasta la mujer del almirante Carrero Blanco salió espantada al verlo en el taller del escultor. Se inauguró la pieza dentro de un conjunto escultórico diseñado por el arquitecto Antonio Vallejo y en la ceremonia la viuda de Alonso puso el grito en el cielo. Se cuenta que el estamento militar contenía la respiración y que Franco ni miró el busto de aluminio en su presentación. Poco duró el “Cabezón” en su sitio y, a cambio, se realizó una obra a gusto de los familiares –hecha por Xoán de Ávalos– que se ubicó en el Hospital General.

Camilo Alonso Vega_traslado al Torrente Ballester 2014

Traslado del busto de Camilo Alonso Vega al Torrente Ballester.

El “Cabezón” -la efigie- descansó durante un tiempo en una nave municipal frente al Odeón, en A Gándara. Allí lo descubrió, guiada por un trabajador una concejal de Patrimonio, cubierto de maleza. Su valor viene dado por la importancia de su autor, Nassio, un creador nacido en 1932 con numerosa obra en museos y colecciones privadas y que también es responsable de otras piezas en la ciudad como una escultura en la plaza Vila do Conde o los mosaicos de algunos edificios de la Unidad Vecinal 2.

La enorme cabeza de Camilo Alonso fue trasladada del almacén de A Gándara al Torrente Ballester, donde se guarda junto con otras piezas del patrimonio local.   (Ver La Voz Ferrol, 04/02/2016)

Referencias.-

409 viviendas de El Ferrol ocupadas por familias obreras (El País, 14/10/1977)
FERROL, según Catastro, a 1.1.2015 por tamaño y fecha (WEB otropunto.es)
El proyecto del polígono comenzó en 1962 y terminó más de veinte años después (La Voz de Galicia, 08/06/2003)
La ensenada de Caranza es la única zona de exclusión de todo el Estado (Diario de Ferrol, 28/Julio/2013)
La generación perdida de Caranza (El País, 08/01/2011)
El saneamiento llega a la ría de Ferrol tras veinte años de espera (La Voz, Ferrol, La Voz, 06/04/2017)

Anuncios

Read Full Post »

Colonia Socialista

Colonia Socialista o Ciudad Jardín, calle Alhelies (1919/1920).

A finales de la primera década del siglo XX surge en Madrid un estilo nuevo de urbanización inspirado en la Ciudad Jardín inglesa de Ebenezer Howard y en la Ciudad Lineal de Arturo Soria. El modelo se desarrolló principalmente en terrenos de Chamartín de la Rosa donde se crearon “colonias” de viviendas unifamiliares que dieron a la zona un peculiar carácter. Hoy día, estas colonias históricas, que gozan de protección urbanística, mantienen todo su encanto original convertidas en auténticas islas dentro de la vorágine de la gran urbe.

Colonias de “casas baratas”

La Ciudad Jardín Madrileña se levantó en unos terrenos situados en el antiguo término municipal de Chamartín de la Rosa por la empresa Fomento de la Propiedad, sociedad urbanizadora catalana instalada en Madrid hacia 1915 que realizó diferentes promociones directas o mediante la venta de terrenos a otras cooperativas o promotoras. Fomento de la Propiedad compró al duque de Pastrana unas 250 hectáreas de suelo comprendidos entre el Ventorro del Chaleco (entonces en la Prosperidad), el paseo de la Ciudad Lineal (Arturo Soria) y el límite de Chamartín de la Rosa (Ramón y Cajal).
Las colonias se construyeron como núcleos aislados y discontinuos, ya que sus promotores en muchos casos fueron distintos. Todas las promociones se acogieron a las sucesivas leyes de casas baratas e iban dirigidas a clases medias trabajadoras y a empleados públicos. Arquitectónicamente hubo varias tipologías de viviendas (pareadas, adosadas en hileras y aisladas), basadas por lo general en estilos regionalistas, con el uso de enfoscados en la fachada, aparejos de ladrillo visto con motivos sencillos y canecillos de madera bajo cubiertas de teja a una, a dos, tres, cuatro o más aguas.

5-Colonia Union Electrica Madrileña_Calle Primera

Colonia Unión Eléctrica Madrileña, calle Primera (1920/ 1927).

Colonia Socialista o Ciudad Jardín

Fue la primera colonia de las proyectadas en la Ciudad Jardín Alfonso XIII. Al amparo de la Ley de Casas Baratas de 1911, la Cooperativa Obrera para la Adquisición de Casas la promovió en 1919 por iniciativa de Pablo Iglesias y Jaime Vera para los afiliados a la Casa del Pueblo. La Cooperativa, integrada por 116 personas, compró los terrenos a Fomento de la Propiedad aportando cuotas mensuales de cuatro pesetas y de dos pesetas dependiendo del tamaño de las casas. El precio final de las viviendas grandes (120m2) fue de 19.000 pesetas y de 12.000 pesetas, las pequeñas (90m2). En ambos modelos la distribución era semejante, variando únicamente las dimensiones. En la planta baja se situaban un comedor, cocina, dos habitaciones y vestíbulo; en la planta segunda había cuatro dormitorios y un trastero. El Cuarto de baño se situaba en el exterior, al lado de la cocina. La colonia la formaban 118 viviendas adosadas en hilera, formando grupos de cuatro, cinco o más casas y estaba delimitada por la recién trazada calle de Alfonso XIII, Narcisos (E. Howard), Alhelíes (Pablo Iglesias), Celindas, Santoninas y Jacintos.

Aneja a la colonia Socialista, en 1926 se construyó la colonia Bosque y Mina o colonia de Fomento de la Propiedad, formalmente semejante. De ese mismo periodo es la colonia Unión Eléctrica Madrileña (U.E.M.), promovida por Valentín Ruíz Senén, director gerente de la U.E.M., para empleados de la compañía que se acogió a la Ley de Casas Baratas de 1921. Constaba de viviendas unifamiliares aisladas, con jardín a cuatro fachadas y se proyectó en una tipología homogénea.

4-Colonia Prosperidad

Colonia Prosperidad, calle Cabeza Reina (1926/1935).

1_Colonia Prosperidad

Colonia Prosperidad, Ciudad-Jardín Alfonso XIII (1926/1935). Foto Enrique F. Rojo, 2012

Colonias Primo de Rivera y Prosperidad

Estas colonias, de tipologías diferentes, se construyeron en pleno periodo de la dictadura de Primo de Rivera, acogiéndose a la 3ª Ley de Casas Baratas. La colonia Primo de Rivera, realizada entre 1925 y 1930, para funcionarios y policías municipales, se situó en el eje de la calle Ramón y Cajal, en ambas aceras y a lo largo de calles paralelas a la principal. Se realizaron 272 viviendas, casi todas agrupadas en hileras, con jardín en las dos fachadas, así como también algunos hoteles unifamiliares aislados rodeados por un jardín mínimo.
La Colonia Prosperidad fue promovida entre 1926 y 1935 por la Compañía Anónima de Casas Baratas en terrenos próximos a los de la Colonia Primo de Rivera en el eje de la calle Ramón y Cajal, limitando con el Colegio Santa Marca y la citada colonia, con la que se integra. Su estructura es ortogonal con manzanas rectangulares, con un eje principal de acceso –la calle Luis Larrainza- y una plaza central. A esta estructura se superpone una red de calles peatonales de menor dimensión. Las viviendas, en un total de 244, se sitúan en hilera de una y dos plantas, con porche, pequeños jardines delanteros y patio trasero, en parcelas de pequeño tamaño.
Otras colonias de la Ciudad Jardín, contemporáneas a las citadas, son la Albéniz o de los Músicos, la Imperial, Jardín de la Rosa y Jardín Municipal, todas ellas en el entorno de las calles Ramón y Cajal y Alfonso XIII, en el distrito de Chamartín.  (Artículo publicado en la  Revista PLÁCET, Nº 245 , Abril 2014.)

Referencias.-

Unión Eléctrica Madrileña (Ver artículo, Arroyo Ilera, Alfonso, UAM,2009)

Revista PLÄCET, Nº 245 (Abril 2014)

Rojo Escobar, Enrique F./ R. Zapata, Carlos
Chamartín. Álbum de Fotos
Temporae, Ed.
Madrid, 2015

Read Full Post »

Lugar y Sociedad es un documental de 2009 dirigido por Julián Franco Lorenzana que indaga a través de voces ciudadanas  algunos fenómenos urbanos que afectan las relaciones en la sociedad madrileña de sus habitantes con el medio que habitan.  La rápida transformación de los espacios dentro y fuera de la ciudad y su ocupación modifican el paisaje urbano. Pero los cambios  no siempre responden a las necesiades reales de los ciudadanos, sino más bien a planificaciones condicionadas por intereses políticos y económicos basadas en modelos urbanísticos insostenibles y disfuncionales.

En el documental vemos aspectos como la especialización funcional de ciertos barrios, en los que debido a su terciarización y a la pérdida de su componente residencial como aspecto principal, resulta casi imposible encontrar un supermercado o una ferretería. También se habla de fenómenos tan graves como la “gentrificación” o recualificación socioespacial de los barrios del centro histórico, propiciada por la administración local y aprovechada por la  iniciativa privada que ve en estas intervenciones un gran negocio.

La apropiación especulativa de la ciudad que solo favorece los intereses económicos de unas minorías empresariales y políticas que gestionan el suelo urbano se contesta a través de fenómenos como la ocupación de edificios. Este tipo de acciones se interpreta como una forma de aprehender el espacio urbano y de identificarse con la ciudad  creando lugares públicos de encuentro y de reflexión allí donde se intuye ruina, derribos y desaparición de la memoria urbana.

Otro asunto que recoge el documental es el referido a las nuevas formas de desarrollo urbano, la homegeneización en las tipologías de viviendas y su planificada dependencia de los espacios privados de ocio y consumo que sustituyen al espacio público de encuentro e interacción, que practicamente se anula. En estos nuevos ensanches la necesidad de desplazamiento genera  inmensas redes de conectividad, necesarias para la movilidad desde  las viviendas a los centros de trabajo y viceversa, que fuerzan el despilfarro de recursos energéticos y reducen el tiempo de descanso y ocio de sus habitantes.

En resumen, se trata de un interesante repaso por los fenómenos ligados a la relación del ciudadano con su entorno urbano, desde diferentes visiones, todas ellas comprometidas con el hecho de que la ciudad tiene que ser un espacio para convivir, para la relación social, y donde la planificación y la intervención han de ser responsables y respetuosas con los habitantes y con la ciudad con la que interactúan, alejada de los abusos y sinsentidos a los que estamos tan acostumbrados.

Read Full Post »

Calle Embajadores con Rodas_2008-smallEdificio en estado de abandono, amenazando ruina, situado en la calle de Rodas con la de Embajadores, en el barrio de Lavapiés. (FOTO: E. Fidel, 2008)


Esta vieja casa, que estaba que se caía, estaba abandonada. La habían ocupado varias veces colectivos okupas, de los que ocupan las casas vacías para sacar partido a los espacios abandonados convirtiéndolos en lugares útiles  y en lugares en donde vivir con un toque contestatario. Pero esta casa de Rodas con Embajadores, en Lavapiés, era una casa vieja, modesta y estaba muy arruinada. Y además era muy antigua. Ya sabemos que lo antiguo y lo ruinoso resulta feo e interesa poco.

El Ayuntamiento de Madrid tenía pensado su derribo hacía tiempo en su plan de actuaciones previstas para el fin estratégico de conseguir un centro urbano más habitable, que es como lo llaman. Así que no cabía objeción alguna, ni alternativa posible.
Según Carlos Osorio, bloguero y pintor,  por su estilo podría ser del XVII o posterior. Y, en cualquier caso, era un interesante vestigio de las “casas populares de los siglos XVII y XVIII, cuando la edificación era de dos alturas, con viguería de madera y tejado a dos aguas de teja árabe“. En un tiempo albergó en los bajos  un horno de pan, y en el siglo XX también hubo una bodega: “Viuda de Lesmes“.

 

Calle Embajadores con Rodas_2008-smallOtra imagen del edificio, antes del derribo. (Foto: del blog “Historia y Presente“)

La decisión estaba tomada y la casa se derribó tal y como había de ser. Las imágenes dan una idea de lo poco efectivo y  esteril que resulta el esfuerzo de mantener vivo lo que ya está administratívamente muerto.

El futuro de la esquina, del solar ,  queda ahora en manos de los administradores municipales. Podrá convertirse en dotación vecinal o podrá ser objeto especulativo. En estos lugares de la almendra urbana el suelo huele a dinero y la gentrificación, el aburguesamiento simpático que las nuevas clases portan, sigue siendo un fenómeno vigente. Todo dependerá de los vientos que soplen.

El edificio medio derribado. (Foto: Gaelx, en  Flickr, 2011)

Read Full Post »

La Noche en Blanco que se desarrolla el sábado 11 de septiembre por las calles y diversos locales de Madrid prestará  especial atención al Distrito de Tetuán, en un modesto pero original programa que reclama la atención de este peculiar espacio multicultural amenazado de perder sus raices y referencias históricas.

Read Full Post »

Hotel Puerta de America

La Charca de la Rana es un descampado en Madrid. Y su emplazamiento sorprende, ya que  encontrar un terreno sin urbanizar resulta dificil de imaginar en este Madrid hambriento de ladrillo y cemento, especialmente en este lugar. Pero lo cierto es que ahí está. Se encuentra exactamente en el Parque de las Avenidas, en el barrio de La Guindalera, Distrito Salamanca, junto a la Avenida de América, y el solar queda dividido en dos por la Avenida de Camilo José Cela, de reciente apertura.

El caso es que en este lugar insólito, vecinos del barrio, agrupados en una modesta asociación que denominan La Charca de la Rana, organizan breves encuentros reivindicativos de tan peculiar y anacrónico espacio urbano sin intervenir. Para ello organizan “actividades (cine, mercado de trueque, huerto urbano…) para que la gente pueda sentir ese espacio como suyo y realizar cosas diferentes a las que ocupan habitualmente su tiempo libre.”

La idea es que estas actividades se engloben en un conjunto de iniciativas de libre participación que hagan del descampado un espacio para el barrio, que bien podría acabar siendo un parque, si las intenciones de los propietarios y el objetivo del Ayuntamiento no confluyen en la idea temida de crear más y más edificios allá donde brote una mínima brizna de hierba.

Para el sábado 10 de Julio de 2010, “dado el estado de suciedad en que se encuentra el descampado y a petición de vecinos del barrio, se ha convocado una batida de limpieza a las 10:30 en el descampado del Parque de las Avenidas“. También ese mismo día se celebrará un Mercado de Trueque” en el descampado.

En estos tiempos en los que las administraciones públicas hacen denuedo por desmerecer el trabajo de las asociaciones cívicas hasta el punto de favorecer su desaparición, es importante que vayan surgiendo iniciativas populares que aporten ideas originales y pongan en marcha proyectos alternativos a la rigidez institucional. Aunque sean humildes, pero no por ello menos válidas. En este caso reclamar un solar abandonado, seguramente por cuestiones especulativas, haciendo en él un uso colectivo como punto de encuentro y lugar para las relaciones, plantea la recurrente petición ciudadana de que  espacios sin uso y arrinconados en el olvido puedan convertirse en lugares para los barrios en los que los vecinos se encuentren, añadiendo nuevos elementos de integración y comunicación interactiva.

__________________________________________________________

NOTA: A fecha de 19 de diciembre de 2012 el solar se encuentra vallado y con vigilancia permanente a cargo de una empresa de seguridad, con la presencia habitual de un vehículo, guardia y un perro. Por este motivo el acceso está completamente vedado y resulta imposible entrar.

Read Full Post »


Este vetusto  edificio que fue fábrica de muchas cosas y también de tabacos perteneció a Tabacalera y ahora es del Ministerio de Cultura (misterio de las culturas) está situado en la calle de Embajadores en su entrada principal. El Estado ha pensado que sea la sede del Centro Nacional de Artes Visuales pero parece que la crisis, la tisis que ulcera las entrañas de nuestro estado de bienestar, está posponiendo sine díe la puesta en marcha del proyecto.

De momento el Ministerio en su recóndita sabiduría  ha entregado parte del edificio a algunas  asociaciones cívico-culturales de la zona de Lavapiés. La cesión parece que será mientras los misterios del Ministerio sobre el futuro de la vieja Fábrica se esclarezcan.

Imagen aérea del barrio de Embajadores-Lavapiés. Se puede ver el edificio de la Fábrica de Tabacos con sus tres patios  y si nos fijamos, un poco más arriba,  las Escuelas Pías de San Fernando, en buen estado y con cúpula incluida. La foto ha de ser, por tanto,  anterior a 1936.


La Antigua Fábrica de Tabacos de la calle Embajadores dejó de funcionar en 2000, la adquirió el Estado  y quedó cerrada. En 2004 se anunciaba que para 2008 el Ministerio de Cultura pretendía convertir el edificio en sede de los Museos de Artes Decorativas y de Reproducciones Artística. Sin embargo, en noviembre de  2007 se decidía  la creación del Centro Nacional de las Artes Visuales, abandonando el anterior proyecto.

Desde entonces el edificio recobra su estado de abandono y la parte que ya se había reacondicionado se utiliza ocasionalmente, a través del alquiler de las salas, como espacio para exposiciones.

Con la entrega a los Colectivos de Lavapiés de los espacios habilitados de la Fábrica el Ministerio pretende, según se ve, dar respuesta provisional a la demanda social de espacios culturales en el barrio.

Las Asociaciones que toman parte del proyecto informan desde diferentes webs y blogs de su vieja lucha pidiendo al Consistorio y al Ministerio de Cultura que el edificio albergase iniciativas sociales y culturales de los habitantes de Lavapiés. Estos grupos se han constituido como Red de Colectivos de Lavapiés, autogestionados por medio de asambleas, grupos de trabajo y la elaboración de actividades coordinadas, con una aportación presupuestaria de la que parece que se ocupa el propio Ministerio y cuya cuantía y existencia es en sí misma un misterio.

Fábrica de Tabacos, uno de los patios del edificio.


Y hablando de los arcanos del poder y de sus vinculaciones con el pueblo llano y con la cultura popular, diversas voces ponen en duda la bondad del proyecto y acusan a los Colectivos de falta de transpariencia y de tener tratos sospechosos con las altas instancias de la cultura institucional.

Dicho esto, solo me queda hacerme eco de una de las actividades que se celebra este mes en la vieja Fábrica de Tabacos de la calle de Embajadores, aunque en este caso se trata de cultura oficial desde el Ministerio. Hablo de una exposición fotográfica enmarcada en los Encuentros de Colectivos Fotográficos Euroamericanos 2010 (E.CO 2010) en la que se muestran trabajos relacionados con el medio ambiente de diferentes colectivos.

“Los trabajos presentados en la exposición de los diversos colectivos, tratan temas relacionados con el medio ambiente como la degradación de los ríos, las lluvias torrenciales en Brasil, la progresiva urbanización del territorio, los “hacedores de lluvia” en México, la violencia ambiental en Venezuela, la energía nuclear en el Este de Europa o el destino de la basura electrónica, entre otros temas”. (Periodistas en español)


Fábrica de Tabacos, una de las naves acondicionadas para exposiciones. (Foto: 2010-Alberto Pérez)

Fábrica de Tabacos, una de las naves acondicionadas para exposiciones. (Foto: 2010-Erika Gasparini)

Read Full Post »

Guardias del Juzgado y vecinos de la colonia, en 1932. (Foto: ABC)

La mañana del  11 de Junio de 1932, se presentaban en las calles de la  Colonia de la Prosperidad ( 1926/1935 ) representantes del Juzgado municipal de Universidad acompañados por diez parejas de guardias para proceder al lanzamiento de nueve familias que ocupaban hoteles sin ser ellos los propietarios. Cuando fueron instados a desalojar, los  inquilinos ilegales promovieron escándalos , negándose a abandonar los inmuebles de los que se habían apropiado. El Juzgado, con la fuerza pública, intentó proceder al desahucio. Sin embargo, como algunos de los que iban a ser lanzados se hallaban enfermos en la cama, la autoridad judicial hubo de desistir de su propósito. El camión de mudanzas llevado por el Juzgado regresó vacío a Madrid. Después de todo el revuelo quedaron grupos de vecinos comentando en la calle lo sucedido.  (Foto: Díaz Casariego-ABC;  Información: ABC, Madrid, 12 de junio de 1932)

Colonia Prosperidad-Calle Atalaya

Viviendas en la calle Atalaya de la Colonia La Prosperidad (Foto: Enrique F. Rojo)

Actualmente, la ocupación de viviendas en la Colonia es también un tema que preocupa a los vecinos, como se infiere del texto asambleario que aquí se recoge:
La vivienda de Pico del Águila nº1 lleva ocupada alrededor de dos años de forma permanente, creando importante molestias a los vecinos colindantes y preocupación al resto. Se ha avisado en múltiples ocasiones a la policía y el juzgado ha ordenado el desalojo, pero aún continúan viviendo allí algunos desconocidos.
En el Casino también ha habido entrada de gente, aunque de forma esporádica y menos organizada. Actualmente hay dos chicas entrando habitualmente, pese a que se ha avisado a la policía y se les ha pedido que lo abandonen
“. (Actas Asamblea General Ordinaria de la Asociación de Vecinos de la Colonia de Prosperidad, 3 de junio de 2009)

Read Full Post »

(FOTO: Enrique Fidel Rojo, 2007)

Recimil es un barrio obrero de Ferrol ( A Coruña). Peor que decir obrero es decir que es un barrio de viviendas sociales, con un prejuicio implícito de  “marginalidad”. Para el que lo ve por primera vez,  Recimil tiene el aspecto de ser una especie de “gueto“, un barrio al margen, junto al centro,  pero además pobretón y desangelado. Fea estampa de entrada a la ciudad. A parte del desmán de la Plaza  de España, de la que ahora es mejor callar a la espera de mejores augurios, Recimil es de esos proyectos que por su origen pertenecen al ámbito de lo inacabado. Su carácter lo hace ser un espacio singular. Sin embargo, si nos fijamos en los elementos reales que destacan y dan forma al barrio, éste se cae , por cutre, por estar mal construido y peor conservado y por el desprecio social y político que ha sufrido desde su origen. Y por estar olvidado, el barrio y sus moradores.

Al parecer los 1.033 hogares del barrio de Recimil,  constituyen el mayor parque de vivienda municipal de Galicia. El barrio pertenece al Ayuntamiento de Ferrol, que tiene alquiladas  las viviendas desde antaño a precios del pasado siglo. De mediados del siglo XX. A este respecto resulta ilustrativa la exposición de la Asociación de Vecinos “San Fernando”, que titulan “La gran estafa”.

Tres fotos que muestran los edificios de las I y II Fase del barrio de Recimil a  finales  de los años 40 desde la Plaza de españa.  (FOTO: Web A.S.F)

 

Un proyecto ganador

El proyecto es del arquitecto  Santiago Rey Pedreira, que ganó un concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento ferrolano en los años veinte del siglo XX, y forma parte de un plan más ambicioso que no llegó a ejecutarse en su totalidad. Su construcción data de la década de los cuarenta del pasado siglo y  responde a las tendencias marcadas por construcciones similares realizadas tanto en Europa como en América, destinadas a solucionar el problema de falta de viviendas en áreas de rápido crecimiento industrial.
Además, el conjunto se concibió  como un conjunto de núcleos autosuficientes que contaban con infraestructuras propias como escuela, mercado e iglesia. (Se puede ampliar información en la web Todo sobre Ferrol)

Durante los últimos veinte años, algunos de los ciudadanos que habitaban estas casas baratas se han intentado convertir en propietarios, mientras otros  nunca han tenido intención de adquirar las casas, o bien las  han okupado los pisos vacíos, y se han  transformado en uno de los mayores problemas para el Ayuntamiento de Ferrol, que sufre mucho al verse obligado a hacer frente de manera perpetua al mantenimiento de estas viviendas avejentadas .

La realidad de estas casas es  que presentan numerosas deficiencias y que da pena verlas por la falta de mantenimiento. Y más pena da entrar en algunas de ellas, cuyo aspecto es de total abandono.  Son casas baratas, contruidas deprisa y corriendo, con materiales baratos, por manos poco expertas, sin la más mínima concesión estética. Una ruina, en esencia, si no se hace nada para remediarlo. Paradójicamente, eran casas provisionales para perdurar en unos  tiempos en los que todo había de perdurar. Y Paradójicamente, estos tiempos también perduraron, viviendo en una provisionalidad adaptativa casi perpetua.

La foto muestra la Plaza de España de Ferrol en perspectiva aérea, dejando las casas de Recimil en la esquina superior derecha, pudiéndose apreciar su estructura y estado aproximado en 2000 o antes, fecha más o menos probable de la instantánea. (Nótese que todavía no empezaron las inacabables obras de la Plaza de España…Aún habrían de tardar unos cuantos años.)

Un barrio de 1.033 viviendas

En el barrio hay 1.033 viviendas distribuidas en 133 portales. Lo dice la Prensa. En las últimas plantas, lindando con las cubiertas hay 266 pisos, y la mayoría tienen goteras y viven con la amenaza constante del desplome. Más de 300 pisos están desocupados. Esta circunstancia convoca una nueva complicación como es la reocupación ilegal, “okupación“, o como se quiera llamar:  “La principal asociación de residentes de la zona estima que en Recimil hay 2.000 vecinos que pagan un alquiler de apenas unas decenas de euros. De ellos, 560 pasan de 65 años y otros 200 ocupan los pisos de forma ilegal, unos con llaves prestadas por familiares y otros por el simple mecanismo de la patada en la puerta”. (La Voz de Galicia, 8/05/2009).

Estos datos son de la asociación vecinal, pero nadie sabe exactamente cuál es la situación de las Casas Baratas. De hecho, el gobierno local, dirigido por el socialista Vicente Irisarri, se ha comprometido a censar la zona en los próximos meses y a expulsar a los ilegales, entre los que se rumoreó que habría antiguos vecinos del poblado chabolista coruñés de “Penamoa”. El gobierno ha tapiado numerosos bajos y sótanos, y ha desplazado varias veces a la Policía Local para impedir las ocupaciones, pero el problema sigue“. (La Voz de Galicia, 8/05/2009)

NOTA: En enero de 2015, se puso en marchael proceso de regularización de residentes del barrio de Recimil . Para ello, el Concello de Ferrol abrió  la oficina de atención al inquilino con el propósito de regularizar a todos aquellos que no contaran con un contrato legal. El proceso de regularización buscaba acabar con la situación existente en el barrio, donde solo la mitad de los pisos tenían contratos en vigor, según el censo realizado en mayo del 2013. (La Voz de Galicia, 29/01/2015)

Barrio de Recimil de Ferrol. (FOTO: Xiana Méndez Moldes en Flickr, 2009)

En 2009,  la promoción social goza de la protección de Patrimonio de la Xunta por ser una barriada singular. Claro que la cola de problemas que arrastra complica todo planteamiento ideal. De momento, después de pugnas políticas varias, la solución sigue siendo ambigua. Las opciones se mantienen siguendo la lógica: remodelación versus demolición. Mientras el PP marcó unas directrices en su momento, el actual consistorio de Ferrol es partidario de las contrarias.

“Núñez Feijoo podría retirar esa protección, como ya hizo la Xunta de Fraga para dar vía libre al proyecto del anterior gobierno local (PP-IF) de construir una nueva barriada. Sin embargo, y al menos hasta el 2011, el PP, que llevaba en su programa electoral derribar Recimil, tendrá que tratar con un ejecutivo local partidario de la rehabilitación”

El proceso será muy caro, algunas estimaciones lo sitúan en 38 millones de euros, pero el alcalde está convencido de iniciarlo, incluso sin ayuda del Gobierno gallego. Su plan pasa por rehabilitar un inmueble llamado “Bambú Club” y obtener un modelo de los costes, técnicas y resultados de la rehabilitación”. (La Voz de Galicia, 8/05/2009)

El Bambú Club , o  futuro Club, si prospera el proyecto, -que es este edificio que se ve en la foto-, serviría para planear la rehabilitación, que se sufragaría con fondos del Ministerio de Vivienda, del Concello (de la venta de parte de los inmuebles) y de la Xunta, si el PP accede. De lo contrario el proceso será mucho más complicado. El alcalde admite que «será más lenta, pero la rehabilitación está decidida y se llevará a cabo pese a quien le pese -buena frase, aunque no sé que tiene de incómoda-». (La Voz de Galicia, 8/5/2009) (FOTO: Enrique Fidel R., 2007)

NOTA: El 20 de mayo de 2013 el Ayuntamiento de Ferrol procedió, tras la autorización de  la Dirección Xeral de Patrimonio en diciembre de 2012, al derribo del emblemático edificio de Bambú Club.

Referencias.-

Calles y servicios de la barriada de casas baratas de RECIMIL,_FERROL.

BLOG “ARREGLA FERROL“: VIDEO de “Callejeros” de CUATRO acerca de RECIMIL.

La Voz de Galicia.

Asociación San Fernando (Ferrol)

Read Full Post »

Calle Embajadores con Rodas_2008-small

Edificio abandonado amenazando ruina. Se derribó en 2011 por orden administrativa, Estaba  situado en la calle de Rodas con la de Embajadores, en el barrio de Lavapiés. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2008)

Aproximación al concepto de “gentrificación”, “elitización“, “aburguesamiento” o “recualificación socioespacial”

Cambio social

Los procesos de cambio social en las distintas áreas urbanas han sido estudiados por algunos autores como procesos unidireccionales mediante los cuales los grupos poblacionales de menor capacidad económica ocupaban los barrios del centro urbano en proceso de decadencia, al tiempo que las clases acomodadas buscaban espacios residenciales de baja densidad en el extrarradio que eludiesen las dificultades de acceso al centro de la ciudad.
Estos modelos de cambio residencial han entendido el proceso de “suburbanización” como la última etapa de la evolución de la ciudad preindustrial a la industrial.

corrala-apuntalada-huerta-del-bayo1Corrala apuntalada en Lavapiés, barrio de Embajadores. (FOTO: BLOG Rehabilitación Sostenible)


Dado que nos encontramos en la siguiente etapa de ciudad postindustrial, la  “gentrificación” supone un desplazamiento de la población residente original en el centro urbano, por parte de las clases medias que retornan  a la ciudad y la “retoman”, constituyendo una de las principales tendencias de reestructuración metropolitana contemporánea desde los años sesenta, que incluye, a la vez, cambios en la composición social del área y de sus residentes, y un cambio en la naturaleza, regímenes de tenencia, valoración y tipología de las viviendas que se ven afectadas.

Agentes “gentrificadores”

La “gentrificación” representa un proceso por el que miembros de la nuevas clases medias emergentes establecen una identidad residencial afín a su identidad social, en un contexto urbano que poco a poco se va convirtiendo en una zona exclusiva del grupo. Este proceso se define además por la presencia de los propios actores que intervienen en su desarrollo. No sólo se debe hablar, por tanto, de los nuevos residentes de las áreas reconvertidas, sino que hay que contemplar al colectivo de promotores, constructores, entidades financieras, ayuntamientos, otras administraciones, y en general, a todos aquellos agentes urbanizadores en sentido amplio, que forman parte del proceso transformador.

Calle Atocha_49_2007_01_SMALLPalacete abandonado de la Duquesa de Sueca, edificio de propiedad municipal que goza de la máxima protección histórico-artística, situado en la Calle Atocha nº 49. En marzo de 2008 fue “okupado”, destapándose las conexiones mercantiles de la propiedad del edificio con la corrupción urbanística. En el verano de 2013 el Ayuntamiento de Madrid, presidido por Ana Botella, ordenó su derribó parcial,  motivado por su deterioro, que se ejecutó hasta que la Fiscalía lo paralizase al sospechar que el derribo, respondía su abandono reiterado por parte del Ayuntamiento.

Uno de los elementos clave del proceso recualificador del espacio urbano es el valor del suelo y de los edificios. Es evidente que cuando el suelo adquiere un valor potencial superior al que pueda poseer en un momento dado, ya sea a causa del mal estado de los inmuebles, por la condición socioeconómica de los inquilinos o, de una manera más global, por las perspectivas de depreciación en las condiciones conocidas, es muy posible que se presenten procesos de “gentrificación” o de renovación socioespacial a partir de la intervención de todos los agentes mencionados, en especial por parte de los propietarios de los inmuebles, muchas veces sociedades que compraron edificios con inquilinos de baja renta con afán especulativo, y cuyo objetivo final es el vaciado de los inmuebles para rehabilitar en viviendas de lujo, cuando no derribar y promover nuevas construcciones.

“Gentrificación” y clases sociales

La nueva clase social “gentrificadora” está constituida por profesionales liberales, cuadros medios, directivos y funcionarios de alta cualificación, cuyas credenciales se apoyan fundamentalmente en el capital intelectual, económico y social, y que reivindican el espacio urbano antes denostado, reclamando su uso por el acceso rápido a las posibilidades culturales y de ocio que ofrece el núcleo de la ciudad y que son consonantes a sus necesidades de consumo.

Los antiguos y los actuales residentes de las zonas afectadas por procesos de “gentrificación”, en el caso de Madrid, han vivido el deterioro del casco histórico. La degradación no sólo ha sido ambiental, también social, pués la marginalidad acaba siempre por aflorar en estos núcleos en los que la principal característica es la pobreza, el envejecimiento y la falta de instrumentos intelectuales de superación para alcanzar un estatus superior o acceder a mejores condiciones laborales.

INDICE ENVEJECIMIENTOÍndice de envejecimiento en los barrios del Centro histórico de Madrid, 1991, 1996  y  1998. (Fuente: Cambio demográfico y transformaciones económicas y sociales en el Centro Urbano de Madrid)

En general, detrás de los procesos de cambio en las áreas centrales se encuentra un conjunto de situaciones cambiantes que afectan los comportamientos demográficos, económicos y sociales de la población. El envejecimiento y la inmigración afectan de manera especial a estas áreas y esta circunstancia se traduce en procesos de expulsión y de segregación social.

ChuecaEn los casos en los que la población original ha ido desplazándose se ha producido su sustitución mayoritariamente  por población extranjera con pocos recursos y en muchos casos ésta ha sido el origen de la expulsión de los primeros. En este sentido, la distribución de la población en los barrios en proceso de recualificación socioespacial se presenta a veces de manera dual, conviviendo grupos sociales de muy distinta condición, situados en polos opuestos de nivel educativo, laboral y económico. Una de las características en este proceso es la desaparición de los grupos de edad avanzada y su sustitución por el grupo de adultos entre 35 y 50 años de edad, junto con la aparición de ciertos “islotes comerciales” de negocios especializados para clientes específicos. Incluso se puede hablar de este fenómeno en el entorno de grupos sociales minoritarios de alto nivel adquisitivo y gran capacidad de consumo como son los colectivos de homosexuales que se concentran en una determinada zona urbana y que reafirman la condición del grupo a partir de la cohesión y de la homogeneización espacial (un ejemplo de este tipo los vemos en el barrio de Chueca).

 

 

Calle Bravo Murllo con Marques de Viana_small

Calle de Bravo Murillo con vuelta a Marqués de Viana (Distrito de Tetuán). El dificio, apuntalado, lindaba con otro que era el que realmente hacía esquina con Marqués de Viana, pero que debido a su estado de ruina, sucumbió una noche con los inquilinos dentro. (FOTOS: Enrique F. Rojo)   NOTA: Este edificio, que estaba pendiente de completar su desalojo,  se demolió a mediados de 2012.

Calle Alamedilla_Calle Alpedrete_62-small

Vista de la calle Alpedrete en el llamado barrio de “las Californias” (Las Adelfas, en el Distrito de Retiro). Este barrio se está demoliendo por completo para construir nuevas residencias, trás la liberación de antiguo suelo industruial y del derribo de las viejas viviendas. (FOTO: Enrique F. Rojo)

Sin embargo, los rasgos propios del aburguesamiento urbano de los barrios populares del centro se ha ido extendiendo conforme la ciudad se agrandaba, ampliándose también el área central. El fenómeno se vive actualmente en barrios como Arganzuela con una población originariamente obrera, que está viendo como se produce nuevo suelo residencial a costa del vaciado industrial y del derribo de las viejas viviendas. También se aprecia de manera notable pero más lenta, quizás por la complejidad de su tejido social y vial, en el barrio de Tetuán, tan cercano a las zonas de negocio y ocio de alto nivel como son el eje de la Castellana y la Plaza de Castilla.

______________________________________________________________________________

Calle Argumosa-montaje_smallEn la imagen superior de 2008,  un antiguo edificio de la calle Argumosa frente a la Plaza de Lavapiés (barrio de Embajadores), resistía al abandono, aunque seguía ocupado. La foto de abajo muestra, en 2009, los trabajos de demolición del mismo. (FOTO: Enrique F. Rojo)

Plaza de Lavapies_El Cuartelillo1976Esta foto corresponde a un viejo edificio conocido como el “cuartelillo”, casa cuartel de la Guardia Civil,  que ocupó la esquina de la calle Tribulete con la Plaza de Lavapiés. Son de 1976, fecha en la que se procedió a su demolición. En la actualidad el solar está ocupado por un edificio de viviendas cuyo proyecto respeta estéticamente el estilo de las construcciones más antiguas. (Foto: Archivo fotográfico CAM)

Plaza de Lavapies_Calle Tribulete_Derribo El Cuartelillo1976El “cuartelillo”,  que ocupó la esquina de la calle Tribulete con la Plaza de Lavapiés, en 1976 durante su derribo.

CASA GUARDIA CIVIL LAVAPIES 1914Interior del “cuartelillo, en 1914.

Lavapiés asiste a un proceso de gentrificación. El término es un neologismo que deriva de gentrification, que puede traducirse como ennoblecimiento. Como en otras ciudades, la inmigración y los jóvenes de clase media con profesiones liberales reconquistan los centros históricos olvidados por las administraciones. Los artistas encuentran un sitio barato para montar estudios y viviendas, y los inmigrantes, un lugar ideal para que la casa no sea una losa insoportable a final de mes. El resultado son barrios como el Raval en Barcelona, Lavapiés en Madrid o Kreuzberg en Berlín. Puro mestizaje. Al final, sin embargo, tras convertirse en un lugar de moda y ocio la zona aumenta su valor urbanístico y los más desfavorecidos terminan siendo expulsados de la zona. El paradigma de este desenlace son los barrios de Nueva York de Soho o Williamsburg.

Por ahora, los restaurantes hindúes y las heladerías modernas conviven con las teterías árabes y los bares de copas de afamados cantantes. Héctor, un indigente cubano, duerme en medio de la plaza mientras en la calle Argumosa decenas de jóvenes saborean cócteles en las terrazas. “Cada vez viene más gente modernilla al barrio, pero sigue siendo un sitio donde te tienes que relacionar por fuerza con el vecino. Vivimos pegados”, cuenta David.

Con la llegada de los inmigrantes la zona se ha rejuvenecido enormemente en los últimos años. A las seis de la tarde los niños juegan en las plazas y cualquier esquina sirve de improvisada portería. El Centro Dramático Nacional, el Museo Reina Sofía o la filmoteca convierten la zona en un foco cultural. Una caña, un euro.”

(Texto del BLOG Nómada de Juan Freire, 2006)

figuraIII9Porcentaje de población extranjera en los barrios del centro histórico de Madrid, los años 1991, 1996 y 1998. (Fuente: Cambio demográfico y transformaciones económicas y sociales en el Centro Urbano de Madrid)

________________________________________________________________________________

Clases medias y “rent gap”

La clave de los ambivalentes de degradación/rercualificación tanto en términos físicos como sociales parece residir, tal y como señala N. Smith, en la relación existente entre el valor del suelo y el valor de las construcciones que se hallan sobre él. Cuando la depreciación de los inmuebles llega a su punto máximo, la renta capitalizada del solar es menor a la renta potencial del suelo. Es lo que este autor denomina “desajuste de renta” (rent gap). Cuando este desajuste es lo suficientemente grande, es decir cuando la diferencia entre el valor real del suelo y su valor potencial alcanza sus valores máximos, las posibilidades de que se proceda a su rehabilitación o sustitución también son máximas. No obstante hay que reconocer también la existencia de “pioneros” llegados a los barrios cuando la conquista del centro aún no era tan palpable, recuperando viviendas y dando socialmente un aire renovado al casco histórico. Pero lo cierto es que la afluencia a los núcleos centrales de la ciudad lo están protagonizando jóvenes de profesiones liberales, artistas, y una burguesía asalariada compuesta fundamentalmente por ejecutivos y cuadros medios de la administración con sueldos elevados, casi en su mayoría solteros o parejas sin hijos, respondiendo a las ofertas de nuevas tipologías residenciales, en ocasiones asimiladas a cierto afán de exclusividad ofertado por las promotoras inmobiliarias y que se asocia perfectamente al carácter y al perfil socioeconómico de los nuevos moradores. (En Cambio demográfico y transformaciones económicas y sociales en el Centro Urbano de Madrid, VV.AA.)

CUADRO DIRECTIVOSCuadro de profesionales y directivos en los barrios del Centro histórico de Madrid 1991-1996. (Fuente: Cambio demográfico y transformaciones económicas y sociales en el Centro Urbano de Madrid)

La “gentrificación” se asocia pués, al retorno de las clases medias a la ciudad o bien a un interés de moda por recuperar el centro urbano. Esto no supone un desplazamiento masivo, pero si un fenómeno lo suficientemente importante como para constituir una fuente de negocio para los agentes transformadores de los espacios físicos (empresarios del ladrillo). El cambio de preferencias residenciales como al creciente rechazo de las viviendas suburbiales en pueblos del entorno de Madrid , o algo más próximos a la Sierra, puede responder a diferentes motivaciones o a un conjunto de ellas, como pueden ser su saturación, los problemas de transporte que acarrean y el consiguiente gasto económico, las dificultades y carencias culturales y de ocio que limitan un estilo de vida determinado, etc.

Calle San Roque, 18-Malasaña_S

Bar El Bocho en la calle de San Roque nº, Malasaña-Maravillas. (Foto publicada en GentrificatourTriball, 2013)

Hay otros componentes psicológicos que pueden influir en el deseo de habitar el centro urbano. El nivel de formación de los consumidores de áreas gentrificadas, gentrificadores en suma, los sitúa en una posición que les permite valorar el valor estético, histórico y representativo de los inmuebles rehabilitados del centro, dotándoles además de un estatus de elegancia y buen gusto frente a quienes habitan en bloques o en viviendas unifamiliares uniformizadas y de estética generalmente anodina.
Además, se trata de indiscutibles inversiones, especialmente en una sociedad como la española que por encima de todo valora la propiedad inmobiliaria sobre cualquier otro tipo de bien.

Calle Mayor con Milaneses_2008_smallEdificio en la Calle Mayor con Milaneses nº 2, abandonado y apuntalado desde  1986. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2008)

Calle Mayor con Milaneses nº 2_2014El mismo dificio en la Calle Mayor con Milaneses nº 2, ahora “ocupado” y con peor aspecto que en 2008 cuando se hizo la foto superior. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2014)

Recualificación socio-espacial: comercios y vecindario

Como afirma Díaz Parra, la presencia del gentrificador se asocia al cambio de los espacios comerciales, ya que el nuevo usuario de estos barrios también incorpora hábitos de consumo de bienes materiales y de ocio específicos. A su vez, la existencia de estos espacios de consumo para las nuevas clases medias cautiva su atención y sirve de reclamo para que se establezcan nuevos comercios, se transformen los tradicionales y acudan nuevos moradores, ampliando las posibilidades recualificadoras de este espacio urbano. “Cuando los comercios primitivos que prestaban servicio a la población de menor renta se ven tentados por ofertas de compra o de alquiler a altos precios, son sustituidos por otros que generan altas plusvalias”. (Díaz Parra, I. Gentrificación y clase social. La producción den gentrificador)

Terciarización y ocio nocturno

En general, el proceso de cambio económico que presentan estos barrios tiende hacia la multifunción, en un sentido que faculta a los agentes económicos y sociales amplias posibilidades de cambio, en especial por lo que se refiere a los usuarios de la actividad. No obstante, la norma es la “terciarización“, de los espacios del centro urbano, que marca todavía una barrera que limita su uso en perjuicio de otros como podrían ser el industrial, el comercio tradicional o el residencial que, como decimos, gana terreno lentamente.
En algunos casos, el centro ha podido llegar a convertirse en un lugar sin vida, que sólo tiene actividad durante el día, en los horarios comerciales o de oficina. Mientras tanto, el comercio tradicional ha perdido terreno, enfrentándose a nuevos conceptos comerciales dominados por las franquicias. Y para los moradores del lugar la falta de equipamientos y de zonas verdes suele ser habitual. En cualquier caso,  es un hecho habitual que los antiguos locales en los bajos de los edificios, ocupados por comercios tradicionales y por talleres industriales de poca envergadura, se hayan transformado en locales de ocio nocturno, lo que atrae al centro oleadas de personas en busca de diversión. Ejemplos conocidos son las zonas del entorno de la Plaza de Santa Ana-Huertas (barrio de Cortes, también conocido como barrio de las Letras); entorno de la Plaza de Lavapiés-Tirso de Molina (Embajadores); entorno de la Plaza Mayor (Sol); entorno calles Plaza de Chueca, Hortaleza, Barquillo y  Fuencarral (Justicia);  entorno Plaza de Isabel II y calle Mayor (Palacio); entorno de la Plaza de la Cebada-La Latina (Palacio); y entorno calle Manuela Malasaña o “barrio Maravillas” (Universidad).

Explica Díaz Parra: “El modelo de espacio gentrificable es un barrio deteriorado, devaluado por su escaso nivel de conservación y a menudo por su degradación social, pero a su vez céntrico o progresivamente céntrico.
En cuanto al vecindario está compuesto por una población envejecida, con bajas rentas, en general en régimen de alquiler, no pudiendo hacer frente a las mejoras en la vivienda, las cuales tampoco son llevadas a cabo por el propietario, especialmente cuando está en ciernes alguna operación especulativa. Esto desencadena la inevitable decadencia y degradación de los inmuebles. A la par, la desvalorización que se produce en el barrio atrae a una población con bajos ingresos, especialmente inmigrantes de paises pobres, jóvenes con recursos limitados, parados e incluso estudiantes poco exigentes, los cuales se suman al colectivo existente de personas mayores con rentas escasas. Precísamente este colectivo de inquilinos de edad avanzada y pocos recursos resulta muy ventajoso para losagentes gentrificadores interesados en la transformación socioespacial del barrio, especialmente por la facilidades que las defunciones pueden aportar y por la vulnerabilidad de estas personas, que pueden ser más fácilmente expulsadas, debido a su escasa capacidad de reacción frente al proceso, en el que se utilizan múltiples argucias, incluyendo el acoso, las amenazas y el hostigamiento.

Mercado San Miguel-2009Mercado de San Miguel en 2009, después de la reforma.  La reforma del mercado -declarado Bien de Interés Cultural- ha costado casi 20 millones de euros (incluida la compra del inmueble), con una subvención de 600.000 euros de la Comunidad de Madrid. Ha pasado de ser un mercado tradicional de barrio a mostrar las excelencias del buen gusto culinario, exclusivo para paladares selectos y bolsillos desahogados… “Cuando los comercios primitivos que prestaban servicio a la población de menor renta se ven tentados por ofertas de compra o de alquiler a altos precios, son sustituidos por otros que generan altas plusvalias”. (Díaz Parra, I. Gentrificación y clase social. La producción del gentrificador)

Efectos de la “gentrificación”: algunos casos de hostigamiento y acoso

El efecto más notorio de la gentrificación es el desplazamiento de los grupos de ingresos bajos (Sargatal, 2000). El desplazamiento puede tener lugar bajo distintas formas pero se produce principalmente en base al coste de la vivienda. La clase media-baja pueden reducir su número en la zona por el envejecimiento de la población, en base a desalojos por las condiciones ruinosas de un edificio o por expiración de un contrato de alquiler y ausencia de una oferta de alquileres en la zona para este grupo social. En los casos en los que los desplazamientos se producen de forma voluntaria, estos lo son generalmente debido a un efecto de rechazo por la situación de degradación del caserío, por el pago de incentivos a cambio de su abandono a inquilinos con contratos blindados, o por la compra-venta de la propiedad. Una vez realizado este desplazamiento se pone en valor el suelo, comúnmente residencial, a través de la rehabilitación del edificio, recualificado habitualmente como residencias de alto nivel, o la construcción de viviendas de nueva planta. A la expulsión progresiva de la población por los métodos mencionados se le une la incapacidad por parte de los desalojados o de jóvenes emancipados, originarios del sector gentrificado, de pagar un alojamiento, como consecuencia de la revalorización y el aumento del precio de la mercancía vivienda”.
El desplazamiento de los inquilinos tradicionales, en muchos casos, se reduce a una transacción económica consistente en el pago por parte del propietario o del promotor de una cantidad variable de dinero a cambio de que el inquilino abandone la propiedad. En otros muchos casos, y en especial en el de aquellos inquilinos de renta antigua, para conseguir el desplazamiento se han generalizado una serie de técnicas de acoso. Acoso inmobiliario definido como conjunto extendido de practicas y acciones, tomadas por parte de la propiedad o de promotores, con el objetivo de forzar el desplazamiento de los inquilinos de un inmueble dado, voluntario haciendo inhabitable el edificio o forzoso consiguiendo el desalojo“. En ocasiones, cuando los inmuebles son de propiedad pública, como por ejemplo de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMVS), en el caso de Madrid, el acoso y las técnicas de hostigamiento para desplazar a los iquilinos con alquiler social o bajos ingresos lo ejerce el propio Ayuntamiento a instancias del organismo gestor de las viviendas.

el-cielo-esta-enladrillado-200x400

Sobre este tipo de técnicas generalizadas en todas las ciudades medias y grandes que sufren estos procesos versa el volumen colectivo “El cielo esta enladrillado. Entre el mobbing y la violencia inmobiliaria y urbanística.” (VVAA, 2006). “En este libro se diferencia entre acoso físico y arquitectónico, y acoso legal e institucional. En el primero se incluiría el abandono del deber de conservación por parte del propietario, e incluso la realización de actos de sabotaje y obras dirigidas a causar daños en la estructura del edificio, o a hacerlo inhabitable, lo más común; o la utilización de otros recursos como las amenazas o la instalación de vecinos molestos. En el segundo grupo se incluiría la búsqueda de la declaración de ruina del edificio, consecuencia por otro lado del abandono del deber de conservación, subidas desorbitadas del alquiler cuando fuese esto posible, negativa a recoger el alquiler, etc.” (VVAA, 2006). Las referencias al término y al concepto son numerosas.  En 1998 el Ayuntamiento de Cádiz dicto un bando municipal para advertir a la ciudadanía sobre estas prácticas. En el 2003 se presenta la primera querella por mobbing inmobiliario, desestimada y reabierta por la Audiencia de Barcelona (El Periódico de Cataluña, 17 de septiembre del 2003).

En el 2004, en otro caso en Getxo el término “acoso inmobiliario” es contemplado en el auto de apertura de un procedimiento. Actualmente el Código Penal solo contempla el “acoso sexual”, aunque desde hace varios años se habla públicamente del acoso laboral, el escolar y más recientemente del inmobiliario. Por otro lado el Art. 173.1 del Código Penal se ajusta suficientemente a las características del acoso inmobiliario y podría ser utilizado legalmente: “El que inflingiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años. (Diaz Parra, Iban. Movimientos contra la gentrificación y transformaciones en la política local de Sevilla.)

Un caso de acoso muy madrileño

Manoli, Mayte y Lola comparten algo más que rellano de escalera. Desde hace cuatro años, estas tres vecinas del madrileño barrio de Lavapiés tienen la misma sensación de miedo incrustado en el cuerpo cuando se encuentran bajo el teóricamente seguro techo de sus hogares.

mobbing inmobiliarioLa empresa propietaria de los pisos de renta antigua en los que han residido durante más de tres décadas ha intentado desahuciarlas (y ha perdido un juicio por ello), ha hecho caso omiso a las obras de mantenimiento que pide a gritos el edificio, ha buscado una excusa para echar a sus inquilinas más veteranas devolviéndoles los giros con los que le pagan el alquiler… Abrir el buzón a diario es un trago que cada vez cuesta más pasar, porque no saben qué ‘sorpresa’ en forma de carta se van a encontrar esta vez.

El sufrimiento a domicilio que padecen Manoli, Mayte y Lola ha sido diagnosticado a pie de calle como ‘mobbing inmobiliario‘. O lo que es lo mismo: el acoso que sufren los habitantes de viviendas, generalmente en régimen de alquiler, ante la presión de dueños o compañías inmobiliarias que quieren forzarlos a que las abandonen utilizando métodos ‘extralegales’. «A nosotras nos tienen desquiciadas, con los nervios destrozados…», responden las tres al unísono.

Aunque en el plano administrativo carezca prácticamente de identidad propia, su caso no entra en la categoría de anecdótico. Ni es una peculiaridad residencial que monopolice la capital.

El Ayuntamiento de Barcelona, de hecho, se ha mostrado especialmente sensible a este problema identificándolo como tal pese a lo subjetivo de su definición. Durante 2005 atendió 119 reclamaciones de este tipo y hasta mayo de este año ha recibido 82 nuevas quejas.

Radiografía del problema

El director de la Oficina Municipal de Información al Consumidor de la Ciudad Condal, Luis Álvarez, enumera los signos más evidentes para detectar el acoso doméstico: «Negativa a cobrar los alquileres; falta de mantenimiento de los inmuebles para declararlos en ruina; problemas de higiene; dificultades con los suministros; y el asedio puro y duro: amenazas, vecinos ‘okupas’, pisos sobrecargados…».

«La mayoría de los casos de ‘mobbin’g se producen entre arrendatarios de rentas bajas, pero también afecta a los de alquileres altos», continúa Álvarez. «En proporción al resto de reclamaciones puede que su número sea pequeño, pero esto no le resta importancia. Sus efectos son muy graves», añade.

En el Consistorio capitalino han detectado también la «presión de algunos propietarios para acabar con las rentas antiguas». En lo que va de año, la Oficina de Información de la Vivienda de Madrid ha recibido 1.341 consultas sobre contratos de alquiler anteriores a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994 y otras 1.753 en relación con los suscritos con posterioridad a esa fecha. Según reconocen fuentes municipales, algunas de ellas se ajustan al complejo término ‘mobbing’ ‘inmobiliario’.

Sobre la invisibilidad legislativa de este problema se ha encendido recientemente una luz de esperanza. La Audiencia Provincial de Barcelona dictó en julio de 2005 un auto que hace mención explícita a este tipo de acoso y que sienta jurisprudencia al respecto.

En dicho texto, el ‘mobbing inmobiliario‘ se identifica como «(…) la total dejación por parte del propietario de la finca de sus obligaciones como arrendador, con el único propósito de impedirle el ejercicio de los derechos propios de su condición arrendataria de la vivienda, y, de esa forma indirecta, forzarle a abandonar la misma, la cual se halla en una zona de creciente revalorización urbanística, y por la que la querellante satisface un alquiler muy bajo (…)».

Las administraciones recomiendan a las víctimas del hostigamiento residencial que se informen sobre los derechos que pueden esgrimir. Éstas, sin embargo, se quejan de que asesoramiento les sobra, que lo que necesitan son soluciones reales.

La pelota, parece, no tiene tejado en el que posarse. Pero el que da cobijo a residentes como Manoli, Mayte y Lola se les seguirá cayendo encima, cuanto menos metafóricamente, si nadie los ayuda.” (El Mundo, 2006)

Referencias.-

VV.AA.
Rodríguez Rodríguez, Vicente (Dtor.)
Cambio demográfico y transformaciones económicas y sociales en el Centro Urbano de Madrid
Consejo Económico y Social
Comunidad de MADRID
Madrid, 2004

Díaz Parra, I.
Gentrificación y clase social. La producción del gentrificador
Departamento de Geografía Humana
Universidad de Sevilla, 2004

Díaz Parra, I.
MOVIMIENTOS VECINALES CONTRA LA GENTRIFICACIÓN Y TRANSFORMACIONES EN LA POLÍTICA LOCAL DE SEVILLA. LOS CASOS DE EL PUMAREJO Y SAN BERNARDO
Actas del X Coloquio Internacional de Geocrítica, Universidad de Barcelona, 26-30 de mayo de 2008.

García Herrera, Luz Marina
ELITIZACIÓN: PROPUESTA EN ESPAÑOL PARA EL TÉRMINO GENTRIFICACIÓN
Departamento de Geografía.
Universidad de La Laguna (Tenerife).

VV. AA.
El cielo esta enladrillado. Entre el mobbing y la violencia inmobiliaria y urbanística.
Edicions Bellaterra
Barcelona, 2006

Gentrificación (Wikipedia)

Gentrification (Wikipedia inglés)

Puerto Lavapiés, el Madrid castizo y global (El País, 2009)

Antitribal Blog

Leal Maldonado, J.
Segregación social y mercado de vivienda en las grandes ciudades (PDF)
RES. Revista Española de Sociología, ISSN 1578-2824, Nº. 2, 2002, pags. 59-75

Leal Maldonado, Jesús
Vivienda y Sociedad
Reis: Revista española de investigaciones sociológicas, ISSN 0210-5233, Nº 8, 1979, pags. 89-102

Leal Maldonado, Jesús

Sociología del espacio: el orden espacial de las relaciones sociales (PDF)

Calvo Mayoral, León
El discurso urbanístico en los años ochenta: análisis político e ideológico de los paradigmas hegemónicos en el urbanismo español y sus condiciones de aparición. (PDF)
(Tesis doctoral dirigida por Jesús Leal Maldonado. Universidad Complutense de Madrid (1995).
Política y sociedad, ISSN 1130-8001, Nº 25, 1997, pags. 21-36)

Pobre barrio rico (Artículo de El País, 30/3/2013)

INQUILINOS DE VIVIENDAS SOCIALES SE QUERELLAN CONTRA EL AYUNTAMIENTO DE MADRID (Diario PÚBLICO.es 29/04/2013)

Read Full Post »

Older Posts »