Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘A Coruña’

PONTEDEUME-10

“La Magdalena”, casa de los Tenreiro en Pontedeume, en estado de abandono. (Foto: Enrique F. Rojo, 2010)

Construcción

La casa de “La Magdalena” se construyó entre 1869 y 1876, encargada por Agustín Tenreiro, importante empresario, propietario de una industria familiar de curtidos de Pontedeume.
Al parecer, en el año 1924 se halló en la finca, el llamado “Cuadrifaz de Pontedeume“, pieza de granito con caras esculpidas en cada uno de sus cuatro lados, de origen celta o romano, donado en 1962 por su descubridor, el arquitecto Antonio Tenreiro Rodríguez, al Museo Provincial de Bellas Artes de A Coruña y, actualmente en el Museo Castelo de San Antón. Es posible que la figura representase a una divinidad protectora de los caminantes, situada en los cruces de caminos.
Antonio Tenreiro, después de encontrar la figura esculpida, elaboró un informe al respecto del hallazgo:
En el mes de septiembre del año 1924 con motivo de las obras de desmontes de tierra que se realizaron para la construcción del camino vecinal de Puentedeume a Hombre, y entre los grandes montones de piedras y escombros sobrantes de estos desmontes, y apertura de cajas de cimientos del muro de contención construido a lo largo de la finca “La Magdalena”, en la parte situada en el lugar denominado de San Calcón (antigua fábrica de curtidos llamada el “Corral”) y próximamente entre los hectómetros 6 y 7 de dicha carretera próxima a los manantiales que nacen en dicha parte de la finca… Es de advertir que ninguna ruina de edificio medieval existe en aquel lugar, al que se pudiera atribuir esta piedra, que más parece proceder de algún castro que, por aquellos contornos, pudiera haber existido, de no estar en “alguna forma de remoto culto, relacionada con los manantiales antes mencionados, en la proximidad de los cuales apareció

pONTEDEUME BYN

Pontedeume y la desembocadura del río Eume. Hacia 1930.

Descripcción

El edificio es una vivienda unifamiliar exenta, con elementos de clara inspiración romántica. Tiene planta cuadrada dispuesta en tres alturas, en la fachada principal que mira al río Eume, y dos en la posterior, que se encuentra más alta, en la carretera de Esteiro. El espacio interior sigue una estructura tradicional condicionada por las escaleras situadas en el centro, que funcionan como elemento articulador de la vivienda, llegando hasta el exterior en una rotunda torre-mirador con ventanales a su alrededor, que permiten admirar el paisaje de la desembocadura del río Eume.
Las fachadas son de estilo clásico, de piedra revocada pintada de blanco. Las dos principales van aumentando los huecos según ganan altura, hasta llegar a la cubierta, también clásica, de teja. En el bajo, tan solo se presentan las puertas de entrada y unas pequeñas ventanas. En la primera planta, las ventanas de gran porte vertical, hasta cinco, con postigos de madera, se abren para dejar paso a la luz, casi siempre tenue, de estas latitudes de las Rías Altas. En la fachada que mira al río, el vano central es un balcón apoyado sobre modillones moldeados por encima de la puerta de entrada. El tercer piso presenta una disposición similar en las dos fachadas principales y las dos laterales, con la adición en la posterior, en la carretera de Esteiro, de un frontón con ventana a modo de buhardilla sobre el que se colocó una campana.

Tejo centenario Tenreiro

Tejo centenario de la finca de los Tenreiro, a mediados del siglo XX.

El árbol

En la finca “La Magdalena” se sembraron numerosos árboles. Los que sobreviven, ahora son centenarios, entre ellos araucarias, cedros del Líbano, magnolios comunes y japoneses, cipreses, castaños del País y de Indias, acebos, camelios, bambúes negros y verdes, etc.
Sin embargo, el árbol más importante de la finca siempre fue un tejo. De porte extraordinario, se le ha calculado una edad superior a los trescientos años. Tenía instalada una escalera de caracol, colocada por los dueños de la finca, que daba acceso a dos alturas, la primera con una mesa circular y la segunda con unos bancos a modo de terraza.
A pesar de ser un árbol histórico protegido, las obras realizadas por el Ayuntamiento de Pontedeume en el paseo del río Eume, solando y cementando parte de los antiguos jardines, alrededor del tejo, produjeron su deterioro gradual hasta ocasionar su muerte, a la espera de su certificación por técnicos del Concello.
Actualmente la finca, durante mucho tiempo considerada como uno de los mejores parques urbanos del siglo XIX, se encuentra en un estado de abandono total, tanto la vivienda como los jardines. Ha sido saqueada y vandalizada, y además, se encuentra expuesta a los agentes meteorológicos al haberse destrozado puertas y ventanas. Si no se remedia, pronto amenazará ruina.

Referencias.-

La agonía de un árbol de 500 años (El País, 02/07/2013)
Fracaso en la conservación de un tejo centenario en Galicia. (Quercus/ AlbertoTeixido. com, 2012)  PDF

Protegidos, agónicos y difuntos (El país, 09/07/2014)

“La finca La Magdalena” (Blog Todo lo que no se ve, 31/07/2012)

VIDEO: Finca “La Magdalena” (Youtube)

El Hermes celta de Pontedeume y supervivencias de su culto (Escolma da nosa historia) PDF

El esplendor del negocio eumés del cuero. (La Opinión Coruña.es)

Read Full Post »

Cocina economica Coruña_papel_viejo

La Cocina Económica de A Coruña se fundó en 1886 en una vieja instalación panadera del centro histórico, y actualmente es la institución benéfica más antigua de Galicia. En 1888, Teodoro Baró, quien fuera Gobernador Civil de esa provincia y en el momento Director General de Beneficencia y Sanidad, estableció la creación de la Cocina Económica de A Coruña. Su Reglamento establecía en el artículo primero que aquel establecimiento, como todos los de su nombre, tendría por objeto proporcionar a la clase pobre alimento sano, barato y nutritivo por un precio módico. En el artúculo 4º se decía que “Podrán en este concepto suministrarse almuerzos de sopa o cascarilla y raciones al medio día y noche de pan, caldo, potaje, bacalao, guisado, callos, etc.” En los artículos 7º y 8º se indicaba que las raciones se comprarían con bonos talonarios que podrían adquirirse en el local y que costarían cada bono cinco, diez y quince céntimos de peseta según sea la ración de pan, caldo, bacalao, callos o carne guisada.

En los años veinte del siglo XX don Antonio Lens expuso la necesidad de dotar de edificio propio a la Cocina Económica porque los tiempos lo exigían. Las instalaciones inauguradas cuarenta años antes resultaban obsoletas y fue entonces cuando se propuso a la Junta la adquisición de la casa número 10 de la calle de Cordelería, y 53 de la calle Juan Canalejo, donde actualmente tiene su sede la Cocina, que estaba en venta. Al año siguiente, 1925, el inmueble fue adquirido por 35.000 pesetas de las de hace 80 años, cantidad que pagó el propio presidente de la Cocina, don Antonio Lens, de su peculio particular. Aquel mismo año la Cocina Económica fue clasificada como Entidad Benéfica Particular.

Cocina_Economica_Coruña_A_Manteiga

Cocina Económica, fachada en calle Juan Canalejo. (Foto: A. Manteiga, 2011)

Un día cualquiera frente a la puerta de la Cocina Económica de A Coruña. Un grupo numeroso de gente variopinta con aspecto de “necesitados” hace cola y espera para poder entrar en el recinto. Además de comida, esta institución ofrece lo que ellos denominan el Servicio Integral de Aseo, destinado a la gente “sin techo” que no puede ver cubiertas sus necesidades básicas de higiene personal, que incluye duchas y lavandería. Este comedor social, además de ser el más antiguo de los existentes en Galicia, es el único en España de sus características. En la actualidad, cada día, unas 600 personas utilizan sus instalaciones. También ofrecen 80 raciones de desayuno gratuito.

En la cocina, de media, se cuecen diariamente 70 kg de pasta y 10 sacos de patatas, además de un buen número de kilos de carne, pescado y verduras para un total de 170 raciones. El menú -que al comedor le sale por unos tres euros y por el que se cobran seis céntimos- es poco imaginativo, pero cubre las necesidades.
Para la cena se sirve lo sobrante en el almuerzo o bocadillos. Además del comedor general, que da comida a los más necesitados, la Cocina Económica dispone de un comedor para ancianos con escasos medios con capacidad para unas 25 personas.

lavozdegalicia_20100606

Cocina Económica de A Coruña. (Foto:La Voz de Galicia, 2013)

La larga e interminable crisis que vivimos en España ha aumentado la marginación social -eso que llamamos exclusión social- y es numerosa la población que acude a los escasos centros de beneficencia que hay por el país. Desde familias enteras que tienen que dejar de comprar alimento para pagar la hipoteca y no perder la casa, parados sin cobertura, muchos inmigrantes, gente joven que no encuentra empleo o que lo perdió, hasta los habituales “sin hogar” que frecuentan habitualmente las instituciones benéficas y que, hasta no hace mucho, eran sus usuarios exclusivos. Unas 300 raciones se destinan a personas con vivienda pero sin medios, que se las llevan a sus casas. Tristemente, 127 años después de su fundación, esta institución continúa siendo más útil que nunca y, con toda seguridad, imprescindible, visto el devenir de los acontecimientos. Aunque todavía algunos insistan en hacernos creer que “en España las cosas van bien“. Será para ellos.

Referencias.-

Cocina Económica de Ferrol (en Urban Idades)

Web de La Cocina Económica de A Coruña

Cocina Económica de A Coruña (El Mundo.es, 2011/05/01)

Cocina Económica de A Coruña (El Ideal Gallego, 2013/02/06)ç

Reglamento Cocina Económica de La Coruña, 1888 (Galiciana, PDF)

Información TVE Cocina Económica de A Coruña, 09-may-2011 (VIDEO)

Read Full Post »

Mansión

Al entrar en la ciudad de A Coruña por la N-VI siempre llama la atención la estampa del edificio de la finca “El Grajal”, en San Pedro de Nós. En la actualidad es una ruina y para los que lo vemos con ojos románticos no se justifica tan gran abandono. La casa fue levantada entre 1920 y 1924 por los arquitectos Antonio Tenreiro y Peregrín Estellés para su propietario coruñés Julio López Bailly. Poseía dos cuerpos divididos en dos alturas de planta casi cuadrada, buhardilla y sótano. Actualmente la casa de Bailly dista mucho de ser la mansión de otro tiempo en donde había 22 habitaciones y se contaba con ocho personas de servicio, para dar mantenimiento a todas las estancias, jardines y cuadra que poseía.
Después de numerosas vicisitudes, “El Grajal”, que iba a ser rehabilitado por la administración local, cayó en el olvido, y las sucesivas ampliaciones de la carretera le han ido comiendo terreno a la finca hasta dejar a la casa aislada en un montículo, como si de un destierro deshonroso se tratase. Si no se le presta ayuda urgente el viejo caserón moribundo se irá para siempre, si es que no se ha perdido ya.

mansion3.jpg mansion-2.jpg El Grajal 1

1. Montaje de la casa en la actualidad y tal como debió de ser en los años 40 en b/n (Enrique F.), 2. Instantanea de “El Grajal” realizada por Merce , 3. La casa fotografiada por Superkarmen.


Dos instantánes de la casa, recién construida,  cuando  gozaba de vida en su interior y en su entorno (c. 1930)

Read Full Post »