Feeds:
Entradas
Comentarios

Foto: Enrique F. Rojo, 2011

Luis Gutiérrez Soto y Mariano García Benito proyectaron en 1963 este conjunto de viviendas que se finalizó en 1966. Se trata de un manzana residencial de baja densidad y de ocupación de alto nivel adquisitivo. Aunque el solar es rectangular, alcanzando toda la manzana, sobre la interesante disposición de las viviendas destaca la torre de once pisos que linda con las calles de Velázquez y López de Hoyos, así como la tremenda marquesina que apoya su frente en una doble columna en “V“, de gran efecto visual.

En mayo de 1964 la constructora VOL, S.A. presentaba en los medios de comunicación el inicio de las obras del nuevo conjunto residencial Parque Vol, “único en Madrid por su calidad, características y emplazamiento”, según decía la publicidad. El proyecto, en el cual destacaba la torre Pryca, estuvo a cargo de los arquitectos L. Gutiérrez Soto y M. García Benito.

e Velázquez 136. Año 1964. Bajo la marquesina los supermercados Pryca.

Calle Velázquez 136. Año 1964. Abajo la marquesina de los supermercados Pryca. (Foto: Fondo Portillo/ ARCM)

“Los mayores supermercados de Europa”

Bajo la marquesina se estableció una galería comercial de la nueva empresa Pryca que también abrió varios establecimienos en Madrid y en Barcelona. Los supermecados se anunciaban en la prensa como los mayores de Europa. En Madrid abrieron en 1964 el citado de Velázquez 136, y en 1966 otro en Arapiles 15, frente a Galerías Preciados, y otro en la calle de Goya nº 79.

Inauguración Pryca Goya, 79. Año 1966.

Inauguración Pryca Goya, 79. Año 1966. Publicidad aparecida en ABC.

Nueva empresa

La empresa desapareció sin mucho ruido a finales esa década para reaparecer en 1976 a través de la Promotora de Hipermercados, un grupo formado por la cadena francesa Carrefour y la sociedad de almacenes Simago, perteneciente al Grupo March. La empresa contaba también, desde el 5 de diciembre de 1973, con un centro comercial en El Prat de Llobregat(Barcelona), bajo la marca Carrefour.

Calle Velázquez 136. Año 1966. Bajo la marquesina los supermercados Pryca.

Calle Velázquez 136. Año 1966. Bajo la marquesina los supermercados Pryca, abiertos antes de que el complejo residencial se hubiese terminado . (Foto: Fondo Portillo/ ARCM)

Más cambios…

Durante los siguientes años se produjo una expansión por toda España, en la que se empleó Pryca como marca principal. Otra vez sin mucho bombo Pryca se fusionaría con Continente, cadena de hipermercados creada en Francia en 1972, por el grupo francés «Promodès SA», obligando a Carrefour, la sociedad resultante de la unión, a vender la mayor parte de sus hipermercados, tres supermercados y dos cadenas de alimentación. El 26 de mayo del 2000 se firmaba el acuerdo de fusión en España, entre el grupo “Promodès” y el grupo “Carrefour“. Con esta fusión, se unificarían las dos cadenas de hipermercados «Continente» de Promodès y «Pryca» de Carrefour, en un superpotente único grupo: Carrefour.

Por lo que se refiere al local de Velázquez, en la actualidad su función sigue siendo similar. Pertenece al grupo hostelero VIPS y ofrece servicios parecidos a los que dieron origen al local a mediados de los años sesenta del siglo pasado.

Imagen en blanco y negro de la maqueta del conjunto “Parque Vol” con la “Torre Pryca” y el centro comercial en su base. (Imagen: ABC, 1964)

Una imagen de 1964, año en que se inauguró el supermercado, mientras continuaban las obras de construcción del conjunto. Y otra, abajo, del mismo lugar en el año 2010, en la que la marca que ostenta el local es otra bien distinta.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Anuncios
Revista Madrid Histórico Enero 2017

Revista Madrid Histórico Enero 2017.

La revista Madrid Histórico en el número 67, correspondiente a los meses de enero y febrero de 2017, publica el artículo Antiguas Escuelas Aguirre: Neomudejar madrileño, cuyo germen se encuentra en el blog Urban Idade.

Articulo Escuelas Aguirre páginas 1-2.

Articulo Escuelas Aguirre, páginas 30-31.

El referido texto nos introduce en el origen de este singular edificio de finales del siglo XIX, define sus características y expone cómo se construyó, aportando, además, detalles de su inauguración, de sus distintos usos a lo largo del tiempo y de situación actual.

Se acompaña de fotos históricas de las Escuelas en su primera etapa educatica a principios del siglo XX y de otras de su momento actual.

Artículo Escuelas Aguirre, páginas 3-4.

Artículo Escuelas Aguirre, páginas 32-33.

Para todos aquellos que sienten inquietud por saber más de la historia de la ciudad de Madrid, de sus edificios y de sus gentes, este artículo seguro que cumple con sus expectativas de conocimiento.

Referencias.-

Revista Madrid Histórico (Dialnet)

Urban Idade

MANHATTAN HOTEL LINCOLN 05

Traigo al blog  un edificio neoyorquino. En apariencia uno más. Y lo es, en efecto. Sin embargo, su historia sirve de muestra de una especie ya extinguida en la práctica. Ejemplifica un fenómeno socio-urbano nacido a finales de la década de los sesenta en algunas de las grandes ciudades de los Estados Unidos como San Francisco, Seattle, Chicago o Nueva York.

En el último tercio del siglo XX en los Estados Unidos,  las clases medias iniciaron un proceso de abandono del centro urbano como área residencial hacia las periferias, lo que produjo que  muchos edificios quedasen vacíos. Muchos de estos edificios más tarde se readaptarían como Habitaciones de Ocupación Individual (SRO).  La mayoría se edificó entre finales del siglo XIX y principios del XX y exhiben el estilo arquitectónico típico del momento.

La reocupación de estas viviendas del centro urbano se…

Ver la entrada original 1.490 palabras más

 corral-de-comedias

En 1971 los cines en España desaparecían por falta de público. El formidable espectáculo del cinematógrafo perdía fuelle. La mayoría de esos locales que languidecían en los confines del siglo XX habían nacido como tales; otros se habían adaptado a partir de antiguos frontones o viejos teatros. Hace treinta y tres años, tres estudiantes universitarios descubrieron que detrás de la sugerente fachada de un cine abandonado de Alcalá de Henares se escondía un corral de comedias de 1601, un Coliseo techado de 1768, un teatro romántico de 1831 y un cine del siglo XX.

El  cine Cervantes o “cine pequeño” de Alcalá de Henares

En Alcalá de Henares hubo un antiguo cine en un lateral de la conocida  plaza de Cervantes que por causa del devenir de los nuevos tiempos terminó por cerrarse.

Carteles Cine Cervantes

Carteles Cine Cervantes

En 1971, el “cine pequeño”, espacio singular y envejecido se cerraba

El cine Cervantes,  conocido como “cine pequeño” -por compartir nombre con el Teatro-Salón Cervantes,  principal de Alcalá y de mayor tamaño- pasó de ser un primitivo patio de vecindad  -antiguo Corral de Zapateros– en el siglo XVII para acabar como cine de barrio en el siglo XX. Sin embargo, a pesar de que las reformas y de que sus usos diversos mantuvieron su estructura del siglo XVII más o menos igual, en 1971, el “cine pequeño“, espacio singular y envejecido se cerraba, y su sorprendente pasado se perdía olvidado en su abandono.

Descubrimiento del corral de comedias barroco

En la década de los ochenta del siglo XX gracias a las investigaciones e impulso de los alcalaínos Juan Sanz, Mercedes Higuera y Miguel Ángel Coso el viejo edificio y el abandonado cine que contenía su interior volvieron a ver la luz.

Corral de comedias barroco

Dibujo de un corral de comedias barroco del siglo XVII.

El trabajo de estos investigadores fue crucial para la recuperación del teatro y, especialmente, de los vestigios del primitivo corral de comedias cuya memoria se había esfumado.

Cuentan los investigadores en su memoria que fue una cita encontrada en la obra de Esteban Azaña Historia de la ciudad de Alcalá de Henares, (antiguo Compluto), lo que afianzó la idea de que sus hipótesis sobre el idificio iban en buena dirección  y que podían ser un buen punto de partida.

Fue una cita de Esteban Azaña lo que afianzó la idea de que iban en buena dirección

Empezaron por estudiar gran cantidad de documentación en el  archivo de Alcalá, entre ellos un manuscrito fechado en 1601 que contienía el contrato realizado entre el concejo de Alcalá y un carpintero, Francisco Sánchez,  para la construcción de un patio de comedias en el conjunto de edificios que componían las casas de la corrala situada en la entonces llamada plaza del mercado. El corral se abrió al año siguiente.

Un Corral de Comedias barroco del siglo XVII

El corral de comedias constaba de un escenario, en un extremos del patio, contra la pared de la casa del fondo. Delante del escenario estaba el patio, generalmente empedrado.  Al fondo se colocaban de pie los mosqueteros, quienes, junto con los que estaban a pie de escenario, eran los que más alboroto armaban. Unos y otros eran temidos por los autores, pues de sus reacciones dependía muchas veces el éxito o fracaso de las obras. Para guardar el orden entre el gentío existía un alguacil.

En los balcones y ventanas de las casas contiguas a la pared del escenario estaban los aposentos, con balcones y celosías, reservados para los espectadores de la nobleza, en los que podían estar tanto hombres como mujeres. Sin embargo, las clases populares estaban separadas por sexos y accedían al teatro por puertas distintas.

Corral de comedias barroco

Modelo de un corral de comedias barroco del siglo XVII.

Las mujeres se sentaban en la cazuela (un palco con gradas enfrente del escenario, sin acceso al patio). Allí, un “apretador” se encargaba de hacerles sitio, según llegaban, para que todas pudiesen ver la comedia. En la planta baja existía una “alojería”, lugar donde se vendía fruta, frutos secos y la “aloja”, una bebida hecha de agua, miel y especias. También podía tener vino mezclado.

Las mujeres se sentaban en la cazuela , donde un “apretador” se encargaba de hacerles sitio

Encima de la cazuela o cazuelas, pues a veces había dos, una esobre la otra, estaban los aposentos, los palcos de los concejales y autoridades, incluidos los mismos reyes, pues muchos de ellos fueron muy aficionados al teatro, como Felipe IV. En el piso más alto estaban los desvanes, junto a la segunda cazuela si la había, donde se situaba la tertulia de los religiosos, poetas y entendidos de teatro.

El corral se llenaba bastante antes de empezar la representación, que comenzaba sobre las tres o cuatro de la tarde y terminaba al atardecer. Entre los actos había intermedios donde se escenificaban los entremeses, obras cortas cómicas, o bailes.

El nuevo coliseo neoclasico

La documentación recogida por los investigadores era tan abundante que fue posible reconstruir toda la historia del edificio. Descubrieron que en 1768 se reformó el corral de comedias barroco, que era conocido con el nombre de Corral de los Zapateros, en un coliseo neoclásico, es decir, un teatro cerrado ya que el corral, como todos los de su época, era un patio abierto. Su localización y la demanda de ocio de los vecinos y, mayoritariamente, de los universitarios propició que se techara el patio con una especie de cúpula sostenida por un entramado de vigas de madera. La cubierta mejoró la acústica, lo que hizo del local un espacio idoneo para el desarrollo de espectáculos de canto y orquestas de cámara.

Se cuenta que Farinelli  estuvo a punto de cantar en el corral de Alcalá

Estructura de madera del techo, original del coliseo neoclásico.

Estructura de madera del techo, original del coliseo neoclásico de 1768, tras la reforma  de 1983-2003. (Foto: E.Rojo, 2016)

Se cuenta que Farinelli, el famoso castrato italiano protegido de Felipe V,  estuvo a punto de cantar en el corral de Alcalá. Se esperaba que con las reformas del patio en coliseo techado, más acorde a las modas y con mejor acústica, el cantante acudiera a la ciudad y diera la nota, a la vez que pompa y boato a la ciudad. Pero las reformas llegaron tarde y Farinelli dejo España y  con el ascenso de Carlos III marchó para Bolonia.

Reforma como teatro romántico

Después de la reforma como coliseo techado de 1768, en 1831 se acometió una importante transformación que lo convirtió en un teatro romántico según las normas arquitectónicas italianas, con una sala de planta elíptica inscrita dentro de la rectangular del coliseo.

El antiguo patio empedrado quedó convertido en platea

Además, la antigua estructura de madera del tejado se cegó con un cielo raso de yeso sobre el que se pintaron frescos alegóricos, y se construyeron los palcos distribuyéndolos en dos plantas en elipse alrededor del antiguo patio empedrado, que quedó así convertido en platea.

Plaza de Cervantes, en 1904

Plaza de Cervantes, en 1904. El edificio de la izquierda es el teatro romántico.  (Foto: Augusto T. Arcimis, Fototeca IPCE)

Sala de cine

En 1945  fue transformado en sala de cine, función que desempeñó hasta que, en 1971, fue cerrado y  se comenzó a utilizar como almacén, situación  que  mantuvo hasta 1983.

En 1945, el teatro  fue transformado en sala de cine

Ese año, el ayuntamiento de Alcalá de Henares adquirió el cine Cervantes y adoptó las medidas necesarias para su recuperación. El mismo verano del 1983 organizó un campo de trabajo durante el cual se limpió el teatro y se derribó la antigua pantalla de cine.

Corral de Alcalá de Henares antes de la restauración en 1983

Antiguo cine Cervantes de Alcalá de Henares antes de la restauración en 1983. (Foto: Blog “Nuestras cosas en familia”)

Excavaciones  y restos del antiguo corral de comedias

A lo largo de las sucesivas campañas de excavación arqueológica dirigidas por Araceli Turina  empezaron a aparecer restos del corral y del coliseo.

Parte del escenario utiliza capiteles romanos de las ruinas de Complutum

Apareció gran parte del escenario, el foso del mismo que, curiosamente, utiliza varios capiteles de columnas romanas extraidas de las ruinas de Complutum como soportes, dos aposentos situados a la izquierda del escenario, gran parte del antiguo empedrado con el brocal de piedra de un pozo, material de derribo procedente del corral, y numerosos elementos originales que fueron aprovechados en las sucesivas reformas.

También se conservaba íntegra la cubierta de madera que se construyó en el siglo XVIII. De hecho, el teatro romántico que hoy está a la vista es un añadido al primitivo edificio que apenas  lo modificó.

Antiguo cine Cervantes

Antiguo cine Cervantes de Alcalá de Henares antes de la restauración en 1983. (Foto: Blog “Nuestras cosas en familia”)

La restauración del teatro

El encargado de elaborar el proyecto de restauración del teatro fue el estudio de arquitectura de José María Pérez “Peridis”. Los trabajos fueron financiados por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, la CM y por la fundación para la Ecología y Protección del Medio Ambiente (FEPMA) que también aportó fondos. El resultado ha sido un trabajo en apariencia impecable que ha durado dos décadas, donde se ha logrado la convivencia en armonia de más de 400 años de historia arquitectónica y de actividad teatral en un recinto que sigue manteniendo el mismo uso para el que fue creado.

De su primera etapa como corral de comedias, se mantienen en la actualidad el patio empedrado, las gradas, aposentos, y la cazuela.

Antiguo cine Cervantes

Antiguo cine Cervantes, antes de la restauración, en 1983.

Teatro Corral de Comedias de Alcalá

Estructura del techo, original del coliseo neoclásico  y palcos románticos, tras la reforma de 1983-2003. (Foto: E.Rojo, 2016)

Libro El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares: 1602-1866.

Libro “El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares: 1602-1866” Memoria de los trabajos de investigación de Juan Sanz, Mercedes Higuera y Miguel Ángel Coso, que descubrieron el primitivo Corral alcalaino.

Referencias.-

Del Corral de Zapateros al Cine Pequeño. Historia de un teatro alcalaíno (Página de J. C. Canalda. Publicado el 15-6-1985, en el nº 954 de Puerta de Madrid)

Azaña, Esteban
Historia de la ciudad de Alcalá de Henares : (antiguo Compluto)
Biblioteca Virtual Madrid

Coso Marín, ‎Miguel Ángel/ Higuera Sánchez-Pardo, Mercedes/ ‎ Sanz Ballesteros, Juan
El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares, 1602-1866: estudio y documentos
Tamesis Books Limited/ Ed. Castalia
London, 1989

Martínez, José Javier
Las edades del teatro: el corral de comedias de Alcalá (PDF)
(E-innova Biblioteca UCM Geográfica)

Guardar

Guardar

Guardar

Reblogueo este artículo de 2013, pasados tres años de la demencia colectiva que me sugirió el tema, en plena crisis del ladrillo. Poco ha cambiado desde entonces. Además,  hemos vuelto a dinamizar el mismo sector que indujo a la crisis como “nuevo motor” de la economía de España. En realidad, todo sigue igual. “Spain is diferent”.

Urban Idade

Benidorm-2003-Olivares Navarro-smallBenidorm, Alicante. (Foto: Olivares Navarro, 2003)

Viendo esta foto veraniega, tremenda, se percibe cierta sensación de locura, de frenesí descontrolado. Como una demencia colectiva, diríamos, viendo semejante despliegue de sombrillas y tumbonas a lo largo de la reducida franja de arena que todavía queda.  La agresiva invasión de la playa por los  gigantescos bloques de apartamentos, que todo lo devoran, avanza con altanería. La foto es de 2003 y retrata un instante de un día de verano en Benidorm (Alicante). Un día más de demencia colectiva, en el que los bañistas se desquician buscando un resquicio, un mínimo espacio libre donde clavar la sombrilla y colocar las tumbonas o las toallas sin invadir el espacio ajeno, escaso por lo que se ve en la foto.

Benidorm es el paradigma de este mal de pérdida de cordura, pero no es un caso aislado. Una foto actual de este pueblo-ciudad…

Ver la entrada original 1.587 palabras más

Hace 3 años por estas fechas publicábamos este árticulo. A pesar del tiempo pasado, leerlo ahora no le resta actualidad.

Urban Idade

Corrala calle Santiago el Verde 13_Manuel Escalera 1984-small

Se trata de la desaparecida corrala de la calle Santiago el Verde nº 13, en el barrio de Lavapiés-Embajadores. Se encontraba en el interior de un patio que formaban algunos edificios de la manzana comprendida entre las calles Santiago el Verde, Casino y Embajadores entre los números 60 y 62. De construcción anterior al resto de los edificios que la rodeaban, el acceso al patio se realizaba a través de un estrecho pasillo tras una casi inexistente fachada en el número 13 de la calle Santiago el Verde.

En la fotografía que encabeza este artículo se puede ver parte de la corrala, del siglo XVIII, de tres alturas, compuesta por 76 viviendas de  exiguas dimensiones (menos de 20 m2), que discurría paralela a una casa de corredor, aún existente, con entrada por Embajadores 62,  y perpendicular al edificio que se ve de…

Ver la entrada original 752 palabras más

cine-avenida_2016_bn_small

Antiguo cine Avenida, en la rua Dolores de Ferrol. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2016)

Cine Avenida de Ferrol

Nunca vi ninguna película en este cine. He pasado muchas veces delante de él y solo con el tiempo he advertido su abandono.

Pienso que el viejo cine Avenida de Ferrol es toda una leyenda. Un cine del Ferrol de siempre, respetando la memoria del Rena, de los más antiguos, todavía con presencia, aunque en ruina cada vez más evidente.

Uno de aquellos que en el periodo de crisis de los cines, en los ochenta del siglo XX, como la mayoría de los cines españoles, comenzó a tener los días contados. Hoy, pasando por Rúa Dolores de Ferrol, lo veo abandonado, abatido y cabizbajo. Está anclado en la década de penumbra del siglo que marcó su cierre. En la actualidad es un espectro que apenas se ve, ocultado entre las sombras del olvido y las prisas de los transeuntes que lo ignoran.

He pasado tantas veces delante del Avenida y he escuchado tantas voces que lo añoraban como ecos perdidos, que entiendo su aflicción. Hoy casi nadie se acuerda del Avenida y viendo su triste fachada, cada vez más derruida y decrépita se atisba su futuro.

avenida-ferrol

Antiguo cine Avenida, en la rua Dolores de Ferrol. (Fotos: Vilariño/Rojo)

 

Los propietarios

El cine tenía y tiene dueños.  A finales de los años  80 del siglo XX los propietarios del local informaron  que el contrato de explotación firmado con la empresa Fraga -la misma compañía que explotaba el Teatro Jofre– había caducado, y que el acuerdo no se iba a renovar ya que tenían otras opciones de negocio más interesantes.

Malos tiempos para los cines

Con esa resolución, Ferrol perdía una de las salas de mayor aforo de toda la ciudad y uno de los pocos cines de «pantalla grande» que le quedaban. Una de las salas de proyección clásicas en las que las viejas butacas de tela convivían con el terciopelo granate de sus cortinas, ya desvaidas cuyo color, adelgazado, debía de ser casi irreconocible.
Tal vez por simpatía otros cines gallegos con el mismo nombre también bajaron el telón desde finales del siglo XX y a lo largo del XXI. Así lo hicieron los Avenida de A Guarda, Rianxo y A Coruña. Y seguramente alguno más.

Antiguo cine Avenida, en la rua Dolores de Ferrol. Detalle letrero. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2007)

Futuro como “gran superficie”

Varias empresas vinculadas al sector de la distribución mantuvieron contactos con los dueños del cine para estudiar la posibilidad de instalar una galería comercial aprovechando la singularidad del edificio. El proyecto, hasta el momento, no se ha hecho realidad.
El antiguo y abandonado Cine Avenida, de Ferrol, fue construido por el arquitecto Rafael González Villar y se encuentra en la Rúa Dolores, 54. Cerró en 2001.

Referencias.-

Cine “Avenida” de Ferrol (A Coruña) (Blog Urban Idade, 2009)

 

Calle de Pradillo, 1963. (Foto Mª Jesús Gutiérrez).

Calle de Pradillo, 1965. (Foto: Mª Jesús Gutiérrez).

Calle de Pradillo

En 1965, hace 51 años, la calle de Pradillo en su inicio tenía el aspecto que se ve en la foto.
El tramo que se ve de Pradillo es su arranque en la calle de Suero de Quiñones, justo donde se ven las casitas bajas que más tarde se derribarían para construir la prolongación de General Mola.

La calle de Pradillo debe su nombre a un antiguo propietario de terrenos cuyas parcelas sirvieron para prolongar hacia el norte a la vieja barriada de la Prosperidad.

Parada de taxis

Los coches negros que se ven alineados son taxis esperando en una parada sin señalizar; no sabría decir si regulada o espontánea. Con el tiempo, la parada se señalizó en la misma calle, pero algo más abajo, en sentido opuesto y en dirección a la calle de Alfonso XIII, en un lateral del actual Centro Cultural Nicolás Salmerón, junto a los jardines de Próspero Soynard. La actual parada lleva más de tres décadas en el mismo emplazamiento y es una referencia clave en el barrio.

Santa Gema 1953-

Santuario de Santa Gema

Al fondo se ve la iglesia, ahora santuario, de Santa Gema, de 1953, con su puntiagudo campanario, famosa porque en él se venera la reliquia del corazón de la santa italiana nacida en Lucca, Italia, en 1878, llegado desde Roma en 1985.

La santa fue beatificada en 1933 y canonizada en 1940, y el 14 de cada mes el santuario de Santa Gema acoge a los fieles que acuden a venerar su reliquia o  a encomendarse a ella.

Prolongación de General Mola

063CALLE Prolongacion General Mola 1968

En 1946 un Decreto Ley encomendó, ya en otro sentido,  a  la Dirección General de Transportes Terrestres y a la Consejería General para la Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Madrid las alineaciones y las obras pertinentes para la realización de la prolongación de esta nueva y principal avenida madrileña.

No obstante, casi como un acto de fe, la prolongación de General Mola, en su último tramo, entre las calles de Francisco Silvela y Pradillo se fue ejecutando procelosamente y con múltiples dificultades, desde su aprobación en 1963 hasta 1972, fecha de su inauguración.

Inauguracion Prolongacion GM_1972

Desde 1968 se trabajó en la realización de la prolongación, en un segundo periodo de ejecuciones, que supuso la desaparición de pequeñas explotaciones ganaderas, hotelitos de vacaciones con jardín y de viviendas de pisos típicos de la periferia madrileña de principios del siglo XX, fraccionando el primitivo barrio de la Prosperidad.

Finalmente, en 1972, con la apertura de la prolongación Pradillo entró a formar parte de la nueva trama urbana de Chamartín.

Calle de Eugenio Salazar, 1934

Calle de Vinaroz, 1934.

Referencias.-

La Prosperidad. 1862-2012
Rojo Escobar, Enrique F.
Temporae Ediciones
Madrid, 2012

Chamartín. Albúm de fotos
R. Zapata, Carlos
Rojo Escobar, Enrique F.
Temporae Ediciones
Madrid, 2015

Duque de Pastrana_05 2016

Escombros de las antiguas construcciones de 1930 situadas en la plaza del Duque de Pastrana nº 7. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

Como suelo recordar en el blog casi todos los años por estas fechas, “el verano es un buen momento para los derribos“.
Y es que, en efecto, las constructoras aprovechan las vacaciones para derribar con cierto sigilo y sin que haya muchos testigos. Supongo que por aquello del “qué dirán” de la opinión pública ciudadana. Derribar supone destrucción y este acto por lo general resulta antipático, cuando no sospechoso de ser una insensible maniobra especulativa.

Duque de Pastrana_04 2016

Derribo las antiguas casas de 1930 situadas en la plaza del Duque de Pastrana nº 7. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

Un derribo más

Hoy voy a hablar de la demolición de unas casas de poca entidad que se situaban en el número 7 de la plaza del Duque de Pastrana en el distrito de Chamartín.
A pesar de no estar protegidas por su poca “visibilidad” o escaso valor arquitectónico, formaban parte de un conjunto cuya particular fisonomía da a la plaza y entorno su pintoresco aspecto rural, en medio del torbellino urbano a pocos metros de la plaza de Castilla. Al menos hasta ahora, ya que poco a poco se van eliminando las viejas construcciones en favor de edificios vanguardistas de gran lujo que diluyen su recordado aspecto primitivo.

Duque de Pastrana_03 2016

Lo que queda de las antiguas construcciones de 1930 situadas en la plaza del Duque de Pastrana nº 7. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

Casas de 1930 en la plaza del pueblo

Los edificios estaban edificados en una parcela de 600 m² y sumaban 825 m² construidos. Según la Dirección General del Catastro, su fecha de construcción fue 1930, aunque es posible que fuera algo antes. En la actualidad, las casas constaban de planta baja y primer piso y estaban dedicadas a la actividad comercial: panadería-repostería, papelería-librería y bar-restaurante. Desde, al menos 2013, se negociaba el abandono de los locales.
La plaza del Duque de Pastrana, cuando se construyeron las casas, era plaza de la Constitución y pertenecían al pueblo de Chamartín de la Rosa. Antes hubo otras casas en el mismo lugar, seguramente toscas casas de pueblo que se sustituyeron por éstas, tampoco excelentes, ahora demolidas.

2_Chamartin_de_la_Rosa_1932

Pueblo de Chamartín de la Rosa. Plaza de la Constitución, c. 1930.

El pueblo de Chamartín de la Rosa

El pueblo de Chamartín de la Rosa en 1848, un siglo antes de convertirse en distrito de Madrid, contaba con treinta casas distribuidas entre la actual plaza del Duque de Pastrana y las actuales calles de Platerias y Dolores Sánchez Carrascosa. También se encontraba la Iglesia de San Miguel, de estilo irreconocible, dadas las innumerables intervenciones que ha sufrido a lo largo de su historia y que cambiaron su fisonomía original.
En este periodo el pueblo de Chamartín estaba regido por el Ayuntamiento situado en la plaza cuyo alcalde disfrutaba del cargo durante varios años. Su fisonomía correspondía a la de un caserío rural dedicado más a la agricultura que a la ganadería y escasamente a la industria. Estaba constituido por casas bajas encaladas con cubierta de teja que albergaban a unas trescientas personas. No disponía ni de hospital ni de escuela. Tampoco había alumbrado en las calles ni tenía fuente pública, obteniendo el agua del arroyo próximo de “la alcubilla”.

PlazaDuquePastrana 1967

Actual plaza del duque de Pastrana, mediado el siglo XX. En color rojo las casas demolidas. (Nomecalles/CM)

DUQUEDEPASTRANA01_SantosYuberoARCM

Plaza del duque de Pastrana, en el último tercio del siglo XX. A la derecha las casas demolidas. (Foto: Santos Yubero/ARCM)


Alegato final

A pesar de ser de unas casas de poca entidad, como se ha dicho, la desaparición de estas edificaciones de vieja factura rural, asociadas al primitivo caserío del pueblo de Chamartín de la Rosa, no hacen sino abundar en los efectos nefastos de la imparable maquinaria urbanizadora que destroza los cada vez más escasos elementos que dan cohesión e identidad a los espacios urbanos de nuestra ciudad.

Es evidente que no se puede luchar contra los gigantes aspados. No son reales. Ni real -ni práctica-es la lucha contra el llamado progreso, fantástico e idealizado. Pero tambiém es un hecho fehaciente la despersonalización  que esta ansia demoledora de la historia conduce a nuestras ciudades, uniformándolas, dándoles el mismo aspecto anodino. Haciéndolas iguales, estén donde estén. Modernas, pero todas iguales.

Creo que existe una escasa sensibilidad institucional y privada para preservar la memoria y para que no olvidemos las construcciones históricas fundamentales -nuestro pasado urbano o rural-, algo esencial  para conservar la identidad del espacio urbano al que pertenecemos y que nos pertenece.

Duque de Pastrana_01 Google maps

Casas demolidas en la plaza del duque de Pastrana 7. (Foto: Google Maps, 2016)

Duque de Pastrana_02 Google maps 2016

Casas demolidas en la plaza del duque de Pastrana 7. (Foto: Google Maps, 2016)

Referencias.-

Rodríguez Zapata, Carlos
Rojo Escobar, Enrique F.
Chamartín. Álbum de fotos
Ediciones Temporae
Madrid, 2015

Lasso de la Vega Zamora, Miguel
Quintas de Recreo (Libro I)
Ayuntamiento de Madrid
Madrid, 2006

Baldeón García de, Alicia
López Marsa, Flora
Historia de Chamartín de la Rosa
Ayuntamiento de Madrid
Madrid, 1985

Crónica urgente de la presentación del libro Chamartín. Albúm de fotos
Blog Urban Idades (21/05/2015)

Palacete derribado en la castellana (Blog Urban Idade, 14/07/2010)

Derribo en el distrito de Tetuán (Blog Urban Idade, 27/07/2010)

Derribos en La Guindalera y la Prosperidad (Blog Urban Idade, 03/09/2015)

Derribo escuela gratuita de Ntra. Sra. del Recuerdo (Blog Urban Idade, 12/09/2012)

Adiós a los Estudios Buñuel (Blog Urban Idade, 14/12/2015)

,

Madrid, Hospital obrero

Hospital de Jornaleros, 1930.

Fundación Hospital de San Francisco de Paula

El 22 de febrero de 1912 se creó la “Fundación Hospital de San Francisco de Paula” para asistencia sanitaria gratuita a jornaleros pobres y enfermos, residentes en Madrid o en sus arrabales.
El hospital se inauguró en 1916, aunque hasta el 17 de noviembre de 1917 no obtuvo la autorización gubernativa para entrar en funcionamiento. Su fundadora Dña. Dolores Romero y Arano, viuda de Curiel, cedió la administración a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y más adelante a las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul. El precio de la obra fue de cuatro millones de pesetas a los que se hubo de sumar otros cinco millones más para su mantenimiento, todos ellos aportados en donación por la filantrópica fundadora, Dolores Romero y Arano.

Hospital Obrero-postal-1930BN

Hospital de Jornaleros, vista oriental.

Hospital de jornaleros de Maudes, el edificio

En 1908 el arquitecto Antonio Palacios Ramilo recibía el encargo de la construcción del edificio que se emplazaría en Cuatro Caminos, uno de los suburbios más poblados de Madrid. Junto a él participaría el también arquitecto Joaquín Otamendi Machimbarrena, ambos ligados profesionalmente a otros importantes proyectos comunes realizados en la capital. En 1916, acabada la obra fue Premio del Ayuntamiento.

El Hospital de Jornaleros, de 13.891 m² de superficie, es un interesante ejemplo de arquitectura preindustrial de estilo ecléctico, con elementos historicistas medievalistas y modernistas de secesión vienesa.
A diferencia de lo habitual para este tipo de instituciones, que era el uso del ladrillo recocho como material principal, su construcción se realizó enteramente en granito de Colmenar con gran profusión en el uso de azulejos cerámicos tanto en el interior como en las fachadas donde se intercala superpuesta a la piedra.

Fachada norte principal RFV_alzado nave_1990 CAM_01

Hospital de Jornaleros. Alzado fachada principal norte, 1990.

El hospital, que ocupa una manzana entera del Plan Castro del Ensanche, se organiza según un esquema típico en este tipo de edificios en la época: cuatro naves en cruz, con un patio central octogonal y una galería que la rodea, en lugar de la capilla habitual. En este caso, la iglesia se situó en un extremo con entrada por la fachada principal que da al norte en el antiguo paseo de Ronda, hoy Raimundo Fernández Villaverde.
El proyecto contemplaba grandes ventanales para las salas por donde entraba la luz sin obstáculos y se favorecía la ventilación, al tiempo que su diseño en cruz minimizaba los desplazamientos por el edificio.

PLANTA SÓTANO-ACCESO_1990 CAM_SMALL

Planta sótano, nuevo acceso principal, 2000.

Las salas y pabellones

Aparte de la iglesia, el hospital estaba dotado, con entrada por la fachada sur, de un pabellón médico de tres alturas para los servicios de consulta pública, las dependencias administrativas, despachos, habitaciones particulares del director facultativo, laboratorios, almacenes, cocina y depósitos varios que se repartían por las diferentes plantas.
Las salas de enfermería, parte fundamental del edificio, se situaban en los pabellones que formaban las aspas y que desembocaban en el gran patio central. En estos cuatro amplios pabellones con capacidad para 200 camas distribuidas en dos plantas, se internaba a los enfermos y en sus extremos se situaron los comedores, los servicios higiénicos y almacenes.

Plano Planta baja-1990 CAM_SMALL

Planta baja, mirando al sur, dibujo de 2000.

 

En las fachadas este y oeste se situaron dos pabellones independientes. El primero de ellos, de una sola planta y sótano, rodeado de un patio, estaba dedicado a los enfermos infecciosos en régimen de aislamiento con capacidad para 12 camas. Albergaba también el depósito de cadáveres, la sala de autopsias y una pequeña sala para velatorios. El acceso al edificio central se podía realizar por un largo corredor subterráneo, lo que confería discrecionalidad en el traslado de los cadáveres. Al mismo tiempo, disponía de un acceso por la calle Alenza que igualmente obraba en este sentido.

El otro pabellón, de una planta y simétrico al anterior, estaba dedicado a sala de operaciones, enfermería y consulta pública, con una entrada por la calle de Treviño, con sala de espera, cuartos de baño y sala de consulta.

La Guerra Civil

Durante la Guerra Civil fue hospital de sangre, de manera que la mayor parte de los internos eran heridos de guerra, es decir, soldados heridos en el frente.
Nada más comenzar la guerra, en el verano de 1936, el hospital atendió a los heridos en los enfrentamientos, tanto sublevados como soldados y milicianos que defendían el gobierno republicano.

Hospital de Maudes-Consulta odontología 1939-AGA_SMALL

Hospital de Maudes. Consulta de odontología, 1936.

En julio de 1937 el Socorro Rojo Internacional (S.R.I.) se incautó del hospital ayudado por el Quinto Regimiento de las Milicias Populares, fuerzas de milicianos que defendían el gobierno constitucional, muchos de ellos vecinos de la barriada de Cuatro Caminos.
Según parece, después de la incautación, la propietaria del hospital, Dña. Dolores Romero y Arano, accedió a entregar el centro para el nuevo uso. Sin perder su original filosofía fundacional, el antiguo hospital de jornaleros pasó a formar parte de la red de “hospitales de sangre” creada como engranaje del sistema sanitario del gobierno republicano especialmente dedicada a los heridos de la guerra civil. El antiguo hospital obrero se refundó como Hospital de Milicias del S. R. I.

Hospital de Urgencias de Madrid (1939-1964)

Nada más acabada la guerra civil el ejército planteó la necesidad de establecer en el centro de Madrid un hospital militar de urgencia especializado en atender a los heridos, afectados y enfermos en la guerra con secuelas en el periodo de posguerra.
El 7 de abril de 1939 –el último parte de la guerra civil española lo firmó el general Francisco Franco el 1 de abril de 1939-, después de entrar en Madrid el ejército sublevado, se ocupó el hospital de Maudes, en ese momento denominado Hospital nº 5 de Especialidades, incorporándose nuevos equipos quirúrgicos. Se amplió su capacidad a 300 camas, reservándose 50 para oficiales, y se modificó el nombre por el de Hospital Militar de Urgencias.

Hospital de Maudes_sala enfermeria duranye la guerra civil_AGA_SMALL

Hospital de Maudes. Sala de enfermería durante la Guerra Civil.

Edificio abandonado

Durante el periodo de guerra el edificio mantuvo su carácter original sin perder su funcionalidad. Es de suponer que durante la utilización de las instalaciones por las milicias populares estuvo en pleno funcionamiento pues en la ocupación por las fuerzas rebeles se testimonia que el centro estaba en perfecto estado. Más aún, durante los bombardeos del frente en el sector occidental de Madrid, a pesar de que algunos edificios de la avenida de Reina Victoria sufrieron algún tipo de daño, el hospital parece ser que resulto indemne.

Hospital Maudes interior antes recuperacion_1990 CAM_SMALL

Galería del hospital abandonada. Desde 1964 el edificio quedó abandonado, vacío, sin protección y expuesto al expolio.

Durante los años 40, 50 y 60 del siglo pasado se realizan diferentes obras de mantenimiento, al tiempo que se decide mantener el nombre del hospital como Hospital Militar de Especialidades. No obstante, los gastos parece que siempre se observaron con cierto recato, ya que formalmente el edificio no era del Ejército y en algún momento habría que devolverlo a su Fundación propietaria.

En diciembre de 1964 el Ejército devolvió el Hospital a la Fundación. En Maudes solo permanecieron algunas de las hermanas de las Hijas de la Caridad, que desde entonces estuvieron atendiendo el local hasta 1968.
Desde esa fecha hasta la compra por la Comunidad de Madrid el edificio quedó abandonado, vacío, sin protección y expuesto al expolio, como así ocurrió.

Hospital de Maudes antes recuperaion_1990 CAM-SMALL

Hospital de Jornaleros, gran patio central  antes de su rehabilitación, 1984.

La restauración y la rehabilitación

En 1964 el patronato de la Fundación obtuvo del Ejército una indemnización millonaria, a la vez que en 1979 obtuvo la protección como bien cultural y arquitectónico (BIC) catalogándose como “edificio o conjunto arquitectónico a conservar”.

La Comunidad Autónoma de Madrid compró el edificio el día 3 de julio de 1984. Se modificaron los estatutos de la Fundación, cambiando sus fines, la dedicación del edificio para otras actividades y su enajenación.

Hospital de Maudes antes restauración_SMALL

Hospital de Jornaleros antes de su reuperación. Antiguo acceso por la calle Maudes, 1984.

Previamente se habían vivido en torno al futuro del edificio un conjunto de manifestaciones por parte de asociaciones vecinales como “El Organillo” o “Cuatro Caminos-Tetuán”, en una campaña cuyo lema “Salvad Mudes”, seguramente evitó que la construcción desapareciera por gracia de los intereses especulativos.

Excavacion y cimentacion nuevos sotanos_1990 CAM-SMALL

Hospital de Jornaleros. Excavación y cimentación en los nuevos sótanos.

hospital de maudes_ recuperación forjados_1990 CAM_SMALL

Hospital de Jornaleros. Construcción de los forjados en los nuevos sótanos.

En 1984 se aprobó la rehabilitación del edificio por un total de 439.200.000 pesetas (2.639.645 €). El proyecto estuvo a cargo de los arquitectos Fernando de Castro y Andrés Perea, quienes realizaron una recuperación conservadora del edificio readaptándolo a los nuevos usos administrativos.
En el nivel estructural se actuó según el criterio de mera reparación, restaurando los elementos deteriorados y añadiendo algunos que originalmente se remataron de manera inconclusa por lo ajustado del presupuesto.

HOSPITAL DE MAUDES 2015-02_SMALL

Antiguo pabellón de aislamiento con fachada a la calle de Alenza. La fuente estaba originalmente en el primitivo acceso de Maudes (Foto: Enrique F. Rojo, 2015).

HOSPITAL DE MAUDES 2015-01_SMALL

Hospital de Jornaleros. Gran patio central (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

HOSPITAL DE MAUDES 2015-03BN_SMALL

Hospital de Jornaleros, escalera interior (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

En la rehabilitación se resolvieron necesidades requeridas por la nueva función pública del edificio, facilitándose elementos como la accesibilidad o la del ambiente. Para ello, la entrada original de la calle de Maudes se modificó, eliminando el primer tramo de la escalera original y sustituyéndolo por una puerta acristalada. De este modo el acceso se realiza actualmente al nivel de la calle por una nueva planta inferior en cuyo centro se sitúa un lucernario en el lugar donde antes había una fuente.
Entre las necesidades del nuevo uso estaba la de adecuar espacios para archivos y almacenes, lo que se consiguió excavando nuevos espacios debajo de las alas y del patio.
En total esas excavaciones supusieron 1.700  de nueva superficie construida que se añadieron a los 11.687  m² que ya tenía el edificio sin contar con la iglesia y sus dependencias.

Hospital de Maudes Fachada interior y mosaico

Hospital de Maudes. Fachada interior con friso de azulejos del ceramista Daniel Zuloaga.

Detalle azulejos 001SMALL

Hospital de Jornaleros. Detalle de azulejos sevillanos en el interior del edificio.

Detalle azulejos 002SMALL

Hospital de Jornaleros. Detalle de azulejos sevillanos en el interior del edificio.

Detalle azulejos 003SMALL

Hospital de Jornaleros. Detalle de azulejos sevillanos en el interior del edificio.

El 23 de septiembre de 1986 se inaugura el edificio restaurado como Consejería de Política Territorial de la Comunidad Autónoma de Madrid, posteriormente dedicado a alojar dependencias para la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras.

  Desde el año 1997 el conjunto está incluido en el catálogo de edificios protegidos con el grado de protección especial Norma zonal 1, grado 5 en el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM).

HOSPITAL DE MAUDES 2016-01_SMALL

Antiguo Hospital de Jornaleros, ahora Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

 

Referencias.-

Ciudad Jiménez, Agustina
El hospital de Maudes
La adaptación de un edificio a través de la historia:
De hospital de jornaleros a monumento histórico-artístico
Secretaría General Técnica
Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes
2001, Comunidad de Madrid

VV.AA.
Un monumento recuperado
La rehabilitación del Hospital de Jornaleros de Maudes
Consejería de Política Territorial
1990, Comunidad Autónoma de Madrid

Revista La Ilustración Artística nº 1.801, página 439 (Barcelona 3 de julio de 1916)
Hemeroteca Digital BNE

La Construcción Moderna nº16, páginas 125-26 (Madrid 30 de agosto de 1912)
Hemeroteca Digital BNE

Wikipedia, artículo Hospital de Maudes

Antonio Palacios, el arquitecto que imaginó el centro de Madrid (El País, 25/05/2016)

El hospital de Maudes cumple 100 años (Rafael Fraguas, El País 27/05/2016)

Arquitectura de Madrid
Artículo Hospital de Jornaleros San Francisco de Paula
Fundación Arquitectura COAM