Feeds:
Entradas
Comentarios

Fotomontaje realizado por el fotógrafo Diego González Ragel en 1931 con la maqueta del proyecto presentado por E. Paramés y J. Rodríguez Cano al concurso del edificio Carrión. Finalmente el proyecto ganador sería el de los arquitéctos Luis Feduchi y Vicente Eced.

En medio del calor de agosto he encontrado esta foto de la Gran Vía de Madrid. Se puede ver el último tramo de esta avenida, acabada en el año 1932, donde se difumina en la futura continuidad con la calle Princesa, en la Plaza de EspañaAl fondo se intuye la citada  Plaza de España, con el espacio dejado por el Cuartel de San Gil y por algunas edificaciones más que se fueron derribando para definir la calle principal.

En primer plano destacan tres edificios, tres cines. Estos tres cines son el Palacio de la Prensa, que se encuentra frente a  la plaza de Callao, el cine Callao, en plena plaza, y el edificio Carrión que alberga al cine Capitol, construido en un difícil solar con un exquisito vértice enfrentado a la gran avenida. En realidad se trata de un fotomontaje realizado por el fotógrafo Diego González Ragel en 1931 con la maqueta del proyecto presentado por E. Paramés y J. Rodríguez Cano al concurso del edificio Carrión.

Esta foto es la original de González Ragel antes de elaborar el montaje. Se puede ver el solar donde se construiría el edificio Carrión (1931).

Palacio de la Prensa, 1932.Palacio de la Prensa.

La construcción del tercer tramo de la Gran Vía contemplaba un edificio que mirara a la plaza de Callao. Este edificio quedaría entre el segundo y tercer tramo de la nueva avenida madrileña e iba a ser un cine. El edificio fue diseñado por el arquitecto Pedro Muguruza Otaño para ser la sede social de la Asociación de la Prensa de Madrid y se inauguró en 1929. Su construcción, cuya primera piedra fue colocada por el rey Alfonso XIII , se inició el día 11 de julio de 1925. Tres años y medio más tarde, el día 2 de enero de 1929, se inauguraba con la proyección de la película El destino de la carne.

Se concibió  como un edificio multifuncional que albergase un café concierto (actualmente discoteca) , un cinematógrafo, viviendas de alquiler y oficinas. Su coste fue de ocho millones de pesetas.  Con un aforo de 1.840 localidades, funcionó en ocasiones como teatro con un pequeño escenario. En 1941, el arquitecto Enrique López-Izquierdo reformó de nuevo el edificio y en el año 1991 se hizo una nueva reforma para su conversión en cine multisalas. Desde el año 2010 varias plantas del edificio albergan la sede del Partido Socialista de Madrid”. (Ver Wikipedia).  El edificio se articula mediante un complejo sistema de escaleras que permite el acceso a las diferentes áreas. El Palacio de la Prensa fue el primer edificio de la Gran Vía en utilizar el ladrillo visto en su fachada y su aspecto nos recuerda a la arquitectura norteamericana de los años veinte. Destacan la torre con un gran arco semicircular y las columnas superiores definiendo grandes huecos.

Fotografía de la Plaza de Callao, tomada en febrero de 2010, donde vemos los tres edificios. Si nos fijamos, a la izquierda del palacio de la prensa se adivina un solar frente a una medianera impregnada de aislante. Ahí estaban unos edificios de oficinas que pertenecieron al Banco Atlántico. Anteriormente hubo un edificio, que apreciamos en la fotografía que encabeza este artículo, que fue hotel y albergó al Cine Actualidades , que podría haber sido el cuarto cine que dejara ver la foto, y que se demolió en los años sesenta para levantar la mole de hormigón y cristal  que ahora también se ha echado abajo. “Los edificios ubicados en la calle de Gran Vía 48 y de Tudescos 3, en su día propiedad del Banco Atlántico y en la actualidad de R & A Palace Gestión S. L, albergarán en un futuro próximo 150 viviendas, trás la decisión de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que permitió en 2007   la demolición del conjunto y la posterior edificación.”(Foto: Enrique F. Rojo, 2010)

Hotel Nueva York-Cine Actualidades_Gran Vía_Arquitecto M. Muñoz Casajús

La plaza de Callao desde Preciados en 1957. En el centro de la foto, junto al Palacio de la Prensa, el cine Actualidades que ocupaba los bajos del hotel Nueva York, derribado a principios de 1960. (Foto: Urech/ Ed. Temporae)

Hotel Nueva York-Cine Actualidades_Gran Vía_Arquitecto M. Muñoz Casajús

El desaparecido edificio que albergó al Hotel Nueva York y al Cine Actualidades en la Gran Vía, junto al Palacio de la Prensa, del arquitecto M. Muñoz Casajús.

Banco Atlántico bn

Edificio del Banco Atlántico levantado sobre el solar del Cine Actualidades tras su derribo en 1960. Este  sería derribado en 2011.

Cine Callao.

El edificio está  ubicado en la Plaza de Callao. Primera obra del arquitecto Luis Gutiérrez Soto, que  construye en el año 1926 y donde estableció su primer estudio como arquitecto.  Se encuentra junto al edificio Carrión separado del mismo por la calle Jacometrezo. El edificio se inauguró como cine el 11 de diciembre de 1926 con la proyección de la película: Luis Candelas o el bandido de Madrid.“El edificio posee tendencias academicistas con cierto regusto neobarroco español, y en su decoración interior sugerencias vienesas y art decó. Inicialmente poseía un aforo para mil quinientas personas. Su terraza se diseño para proyectar sesiones cinematográficas al aire libre. El sótano del edificio se pensó para alojar un café o cabaret. Con el tiempo, el local se adaptó para albergar a la antigua discoteca “Xenón”, muy de moda en los años 90″. El torreón esquinero servía de faro para anunciar el cine. “El 13 de junio de 1929 se proyectó en este cine la que hasta hace poco tiempo fue primera película sonora  hablada  y que se estrenaba en España, The jazz singer”.   (Ver Wikipedia)

Final del segundo tramo de la Gran Vía de Madrid en los años 30. Vemos el cine Callao y el edificio Carrión en el centro.

Al respecto de este asunto de El cantante de Jazz, recientemente se daba a conocer por diversos medios de prensa que la primera película que utilizo un sistema de reproducción de audio grabado fue una prueba hablada en español realizada por Concha Piquer en los Estados Unidos en el año 1923. Según se afirma, “una cinta encontrada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos prueba que Concha Piquer protagonizó la primera película sonora en español en 1923, cuatro años antes de que Alan Crosland rodara “El cantante de jazz“, considerada por los historiadores como la primera obra cinematográfica hablada“. (Ver El País, 03/ 11/ 2010).  De haberse sabido en su momento, esta proyección hubiera sido un magno acontecimiento que hubiera ayudado al país con consecuencias inimaginables. Nada menos que una revolución en lengua española del todavía incipiente medio audiovisual que era el cine en el mundo, proyectada en un moderno edificio, sito en una moderna avenida, de lo que quería ser una importante capital en un estado que se esforzaba por hacerse notar en el ámbito internacional. Madrid habría hecho historia por tan simple hecho. Ahora es demasiado tarde. Sería menester conocer el nombre de quien escondió la película. Justa sed de venganza.

Edificio Carrión/ Capitol.

Encargado por Enrique Carrión, marqués de Melín,  en 1931, es uno de los  edificios más interesantes  construidos en el  Madrid de la década de los 30. Se levantó sobre un solar con dos fachadas en esquina y dos laterales ciegos, al comienzo del tercer tramo de la Gran Vía, entonces llamada Avenida de Eduardo Dato.
El edificio se debe a los arquitectos Luis Feduchi Ruizy Vicente Eced Eced, ganadores del concurso convocado por el marqués, en el que también participaron , entre otros, Gutiérrez Soto, Zabala y Garay, Cárdenas y Muguruza. El proyecto, audaz y vanguardista, acorde a la juventud de sus autores, se construyó entre 1931 y 1933 como un complejo multifuncional de dieciséis plantas. En su interior se dispuso un hotel residencia por apartamentos (los primeros estudios de alquiler de Madrid), una sala de fiestas, un restaurante, un bar americano, cafeterías, e incluso una fábrica de Selz, además del cine Capitol, con capacidad para 1900 personas.

Proyecto presentado en 1931 al concurso del edificio Carrión por los arquitectos Juan Zabala y Eduardo Garay. El proyecto ganador sería el presentado por Feduchi y Eced.


Proyecto presentado en 1931 al concurso del edificio Carrión por Luís Gutiérrez Soto. “Manuel de Cárdenas propuso un rascacielos espigado y neoyorquino, Pedro Muguruza un elegante chaflán de ladrillo. Los otros proyectos miraron hacia Alemania donde triunfaba la Bauhaus y el expresionismo de Mendelsohn: todos tienen forma de barco. Su proa se lanza contra la plaza creando una potente perspectiva de la Gran Vía. Gutiérrez Soto presentó un transatlántico potente pero algo confuso, lleno de banderitas y luminosos.”. (Ver El País 23/03/2011)

El edificio se distinguió sobre todo por la utilización de multitud de innovaciones tecnológicas como las cuatro vigas de hormigón tipo Vierendell, la refrigeración central, o la utilización de telas ignífugas. También es de destacar su excelente decoración interior, la cual, realizada por Feduchi fue galardonada por el Ayuntamiento de Madrid en 1933. Es de estilo art déco con elementos expresionistas, y avances en la vanguardia racionalista. Utiliza materiales como mármol y granito y la decoración y fabricación de los muebles corrieron a cargo de la firma Rolaco-Mac.

El luminoso de neón de la marca Schweppes situado en las plantas superiores es uno de los símbolos de la Gran Vía y de la ciudad y ha aparecido en numerosas películas, como El día de la Bestia, dirigida por Álex de la Iglesia. En 2007, dirigida por el arquitecto Rafael de la Hoz, se terminó una total rehabilitación que eliminó todos los anuncios publicitarios de su fachada, conservándose sólo el de Schweppes y uno más moderno de la compañía de telefonía móvil Vodafone en la azotea”. (Ver Wikipedia)

Imagen de la Gran Vía en los 40. (Foto: Revista LIFE)

Referencias.-

El edificio Carrión en “madridhistórico.com

La Gran Vía

La rehabilitación concluida en 2007 (EL PAIS)

Imágenes Palacio de la Prensa (Wiki Commons)

El Madrid de los perdedores (El País)

(Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

En Orcasitas, en el interior del parque de Pradolongo hay una ruina que destaca por su inesperada presencia y por su lamentable estado. Los más viejos de la zona la conocen por  la iglesia rota. Durante la Guerra Civil sufrió desperfectos  y en estos momentos se cae de lo mal conservada que está.

La iglesia se llama Maris Stella y se construyó entre 1920 y 1930 por un arquitecto cuya identidad se desconoce. Antes de que existiese el parque de Pradolongo, inaugurado en 1983,  esta zona frente a Meseta de Orcasitas, entre las carreteras de Toledo y Andalucía, detrás de la clínica 12 de Octubre, fue el germen del barrio de Orcasitas.

Sus pobladores, llegados de Castilla-La Mancha y de Extremadura, ante la ausencia de viviendas, fueron ocupando el campo y construyendo ahí sus elementales moradas.  Muchos trabajaban en las incipientes industrias cercanas de Villaverde o  se trasladaban a Madrid para ejercer sus ocupaciones.

Cúpula de pizarra, con cimborrio y en lo alto un gallo de la iglesia de Maris Stella. (Foto: E. F. Rojo, 2011)

Al parecer, la iglesia, que tiene una superficie de 238 metros cuadrados y es propiedad del Ayuntamiento de Madrid,  pudo ser una ermita mandada a construir por los propietarios de los terrenos,  de apellido Orcasitas. Su consagarción   como iglesia de culto la recibió en los años 60, después de ser remodelada y consolidada, tras las heridas de la guerra civil. El edificio es de arquitectura simple de ladrillo, con cubierta de teja y en el centro una cúpula de pizarra, con cimborrio y en lo alto un gallo. Con la remodelación de los barrios de Usera, la desaparición de las chabolas que la circundaban y la construcción del parque, en los años 80 del siglo XX,  la iglesia se abandonó.  (Ver web de la AV  de Orcasitas)

En enero de 2011, después de alguna disposición anterior,  el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobaba una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Madrid para permitir la rehabilitación de la iglesia de Maris Stella, incluyéndola en el Catálogo de Edificios Protegidos de Madrid,  aunque sin fecha cierta para su ejecución. El edificio podría destinarse a uso de equipamiento público, con fines culturales o deportivos.

De momento, la presencia de furtivos moradores de aspecto tan decadente como la propia iglesia hacen que su interior cobre vida.  Al tiempo, en una relación simbiótica, sus muros conceden abrigo e intimidad, apagando el silencio y amplificando el vocerío que sus estancias vacías dejan escapar de vez en cuando.

Un vecino pasea junto al estanque del Parque de Pradolongo (Usera), frente a las ruinas de la iglesia de Maris Stella. (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

Lugar y Sociedad es un documental de 2009 dirigido por Julián Franco Lorenzana que indaga a través de voces ciudadanas  algunos fenómenos urbanos que afectan las relaciones en la sociedad madrileña de sus habitantes con el medio que habitan.  La rápida transformación de los espacios dentro y fuera de la ciudad y su ocupación modifican el paisaje urbano. Pero los cambios  no siempre responden a las necesiades reales de los ciudadanos, sino más bien a planificaciones condicionadas por intereses políticos y económicos basadas en modelos urbanísticos insostenibles y disfuncionales.

En el documental vemos aspectos como la especialización funcional de ciertos barrios, en los que debido a su terciarización y a la pérdida de su componente residencial como aspecto principal, resulta casi imposible encontrar un supermercado o una ferretería. También se habla de fenómenos tan graves como la “gentrificación” o recualificación socioespacial de los barrios del centro histórico, propiciada por la administración local y aprovechada por la  iniciativa privada que ve en estas intervenciones un gran negocio.

La apropiación especulativa de la ciudad que solo favorece los intereses económicos de unas minorías empresariales y políticas que gestionan el suelo urbano se contesta a través de fenómenos como la ocupación de edificios. Este tipo de acciones se interpreta como una forma de aprehender el espacio urbano y de identificarse con la ciudad  creando lugares públicos de encuentro y de reflexión allí donde se intuye ruina, derribos y desaparición de la memoria urbana.

Otro asunto que recoge el documental es el referido a las nuevas formas de desarrollo urbano, la homegeneización en las tipologías de viviendas y su planificada dependencia de los espacios privados de ocio y consumo que sustituyen al espacio público de encuentro e interacción, que practicamente se anula. En estos nuevos ensanches la necesidad de desplazamiento genera  inmensas redes de conectividad, necesarias para la movilidad desde  las viviendas a los centros de trabajo y viceversa, que fuerzan el despilfarro de recursos energéticos y reducen el tiempo de descanso y ocio de sus habitantes.

En resumen, se trata de un interesante repaso por los fenómenos ligados a la relación del ciudadano con su entorno urbano, desde diferentes visiones, todas ellas comprometidas con el hecho de que la ciudad tiene que ser un espacio para convivir, para la relación social, y donde la planificación y la intervención han de ser responsables y respetuosas con los habitantes y con la ciudad con la que interactúan, alejada de los abusos y sinsentidos a los que estamos tan acostumbrados.

El cementerio de Chamartín de la Rosa estaba situado donde están los actuales aparcamientos de la estación de Chamartín, del que ocupan solo una parte. Se encontraba enfrente del antiguo edificio de SEAT, en concreto entre las calles Mauricio Legendre y Fernández Silvestre. Uno de los muros que lo delimitaban, el más occidental,  se encontraba exactamente en el lugar donde comienzan los edificios de viviendas que se corresponden con el 36 y el 38 de Mauricio Legendre. Es decir, que éstos se construyeron  mientras existía aún la limitación de la cerca que definía el cementerio. Justo detrás de estos edificios hay  una especie de descampado o solar vallado que continúa hasta el aparcamiento de la estación del tren, junto a las vías,  que se corresponde con el área que perteneció al cementerio. También llegaba a ocupar parte de las vías de la estación y el sector oriental estaba anejo a una parte de la tapia de las cocheras de la EMT, frente a las casas de la colonia San Cristóbal, construidas en 1948. El cementerio tenía forma triangular, con el vértice norte mirando al Paseo de la Castellana, en la calle de Mauricio Legendre el vértice oeste y su esquina este se oponía a la colonia Los Rosales, en la actualidad al otro lado de las vías del tren.

La calle de Fdez. Silvestre limitaba con el cementerio de Chamartín de la Rosa. (Foto: Enrique F. Rojo, 2011)

Ya existía, al menos,  desde 1885 y su desaparición se encuentra ligada a la construcción en 1967 y su posterior ampliación en 1971 de la estación ferroviaria de Chamartín, ya que el trazado de las nuevas vías y la ubicación de las marquesinas pasaban por encima del recinto. También se construirían en su espacio algunos edificios administrativos de la estación y un aparcamiento.

El 4 de noviembre de 1965 el diario ABC publicaba un anuncio del Ayuntamiento de Madrid, fechado el 28 de octubre de ese año,  según el cual se hacía público el futuro desmantelamiento del camposanto:
Por el presente se pone en general conocimiento, en observancia de lo dispuesto en el artículo 65 del Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria de 22 de diciembre de 1960, que el Excmo. Ayuntamiento de Madrid, previo cumplimiento de todos los trámites necesarios, procederá a la total eliminación de los restos mortales sepultados en el cementerio de Chamartín de la Rosa, a fin de que los familiares de los inhumados y personas interesadas puedan adoptar en el plazo de un mes las disposiciones que su derecho les permita”. Firmado por el Secretario General, Juan José Fernández-Villa y Dorbe. Fechado y rubricado en Madrid, el 28 de octubre de 1965. (ABC, Madrid, 4/11/1965, pág. 102)

Secuencia de imágenes del pueblo de Chamartín de la Rosa y alrededores y del camposanto de Chamartín en diferentes fechas. El núcleo de Chamartín está marcado en color en el centro de las fotos y el cementerio en la esquina superior izquierda. Hasta la foto de 1946 el pueblo era ayuntamiento independiente. “En el año 1929, había 42.000 habitantes empadronados; la inmensa mayoría de ellos no vivía en el pueblo mismo, sino en el amplísmo término municipal, que se extendía hacia el barrio de Tetuán de las Victorias y hacia el norte de la actual Ciudad Lineal”, (Wikipedia). En 1948 Chamartín queda anexionado a Madrid. En 1956 el cementerio todavía se conserva en uso y su entorno está plagado de pequeñas construcciones de traza rural, de las cuales prácticamente ya no queda ninguna. En la imagen de 1975 vemos que el cementerio ya no existe. (Imágenes: NomeCalles, Comunidad de Madrid)

El desmantelamiento comenzó con la exhumación y traslado de los restos al cementerio de la Almudena en el referido año de 1965. Sin embargo, parece ser que las fosas que no se vieron afectadas por las nuevas construcciones permanecieron abiertas y abandonadas hasta finales de los años setenta. También cuentan que quedaron a la vista numerosas lápidas y losas desperdigadas por el solar, que se hicieron desaparecer ya en pleno siglo XXI a raiz de las obras de la nueva estación de Chamartín de la línea 10 de Metro.

En la actualidad, en ese mismo solar que continúa sin urbanizar, se realizan tareas relacionadas con la construcción del tunel Chamartín-Atocha para el tren de Alta Velocidad. En algunas partes se ha rebajado el nivel del terreno y se han realizado fundaciones con pilotes de hormigón en las que se ven las varillas de ferralla que sobresalen, sin que las obras hayan tenido continudad por encima de ese nivel. En este lugar se encuentran desperdigados escombros y material de obra en desuso utilizado en las obras del metropolitano, así como en las del tunel de ferrocarril de Alta Velocidad. (Fotos: Enrique F. Rojo, 2011)


La zona triangular coloreada indica la ubicación que tuvo el cementerio. Como se aprecia, gran parte de la superficie se encuentra sin urbanizar y ha servido para la realización de las obras de la nueva estación de Chamartín de la línea 10 de Metro. Todavía sobrevive alguna de las viejas construcciones de época del cementerio. Los edificios a la izquierda de la zona marcada -que se corresponden con el número 36 y el 38 de Mauricio Legendre-  probablemente se construyeron tocando el límite del cementerio que estaba demarcado por una tapia y cuya  parte occidental llegaría hasta la calle Fernández Silvestre , en la que están las construcciones más antiguas que quedan de la antigua zona, y que se pueden ver en la foto de abajo. (Imagen superior: Google Maps, 2010/ Imagen inferior: Enrique F. Rojo, 2011))

Referencias.-

Rojo Escobar, Enrique F./ R. Zapata, Carlos
Chamartín. Álbum de fotos
Temporae Ed.
Madrid, 2015

BCN-Gaudí-Park Güell from myLapse on Vimeo.

A toda prisa se mueven los visitantes por el parque Güell de Barcelona. Vienen de cualquier lugar y están por todas partes. Aprovechando el aluvión hay quien vende fetiches de la visita y hay quien ofrece su arte o sus habilidades al precio que le quieran pagar.
Una foto: un recuerdo inolvidable. El resumen de cada día son miles de fotos en los mismos lugares. Los mismos gestos, las mismas posturas.
El parque fue un gran proyecto urbanístico de 1922 para la clase adinerada, la clase que por definición goza siempre de los grandes proyectos urbanísticos. Y sirvió para que Gaudí se explayase en dar rienda suelta a su expresiva creatividad plástica.
El fracaso del proyecto original permitió que de urbanización de lujo pasase a ser parque-museo para uso y disfrute de todas las clases sociales. Por eso es el parque más conocido de Barcelona y además es Patrimonio de la Humanidad. Por eso los visitantes se agolpan por las veredas del parque o en algún lugar con especial encanto, disfrutando de la original obra y fotografiando sin parar. Lo malo es que a veces de tanta foto y de tanto trepar por las piezas, el parque-museo se resiente. Por eso hasta el dragón o lagarto de la escalinata de entrada ha encontrado a sus benefactores que vigilan sin decaimiento el programa de las visitas menos gratas. Además, han elaborado unas normas. Mandar aconsejando. Muy inteligente.
Los días pasan y la noche oscurece el parque. Los visitantes se retiran y el parque cierra sus puertas. El día sucede a la noche y nuevos visitantes abren las puertas del parque. Así cada día, la misma rutina.  Las mismas fotos. Todo deprisa.

Cuando las calles y el espacio público urbano se convierten en ocasionales galerías de exposiciones de arte efímero, la ciudad adquiere una función nueva. Más allá de servir como mero soporte de información que capte la atención del ciudadano, el arte urbano dota de valor estético, o quizá lo redescubre, al espacio en el que se exhibe, dignificando lo que por descuido o intencionadamente se deja degradar,  formando parte, como un elemento más, del propio objeto artístico.

La intención primera del artista que trabaja en la calle es la de convertir los espacios cotidianos, muchos de ellos ruinas urbanas, espacios que pasan desapercibidos o que miramos con desdén, en lugares nuevos y dotados de interés en su nueva dimensión dignificada.
El espacio público urbano alcanza su nueva dimensión a través de estas obras nacidas para desaparecer, cuyo destino es casi siempre el de los lienzos de los muros o las paredes en ruina que les sirven de soporte. Es una representación simbólica de lo perecedero como tendencia reinante en el mundo actual. Pero también constituyen una llamada de atención al ciudadano y, para el artista una manera de darse a conocer a través de canales transgresores y a veces ilegales.
En esta breve exposición de arte urbano nos regocijaremos con la presencia de tres artistas urbanos, alguno de los cuales ya ha dejado la impronta de su paso por Madrid.

“María”, mural de Jorge Rodríguez Gerada realizado en 2004 en la pared medianera de un edificio derribado en Barcelona. (Foto: Creativity Fuse, 2004)

Jorge Rodríguez Gerada es un cubano  nacido en 1966 cuya formación se ha desarrollado en los EE.UU. En la serie “Identidades”, iniciada en España en 2002, elabora sobre paredes de edificios inmensos retratos a carboncillo de personajes anónimos de las ciudades en las que hace los trabajos. Ha realizado, como casi todos los artistas de arte urbano, incursiones en la culture jamming, corriente contracultural que interviene en los espacios públicos urbanos ironizando y caricaturizando las expresiones culturales hegemónicas dominantes y las más comerciales.

“Antonio”, mural en carboncillo de Jorge Rodríguez Gerada realizado en 2005 en una pared medianera de un edificio derribado de Madrid. (Foto: Creativity Fuse, 2005)

Raquel y María”, mural en carboncillo de  Jorge Rodríguez Gerada realizado en 2006 en una pared medianera de la calle Fuencarral de Madrid. (Foto: Creativity Fuse, 2006)

Mural realizado por Louis Lambert (3TTMan) en 2009 en la calle de San Bernardo de Madrid.

Louis Lambert  nació en Lille (Francia) en 1978 y  llegó a Madrid en 2001, tras haber recorrido medio mundo dejando su arte por las paredes. 3TTman desarrolla su propio estilo, que él llama “pop-trash”, caracterizado por el uso de colores llamativos y composiciones caóticas. Sus soportes son paredes o muros a punto de ser derribados, lo que acentúa el carácter de arte efímero de sus obras.

Mural de Trois Tête man (3TTMan) realizado en la calle San Bernardo de Madrid (2010).

Cara de mujer, Alexandre Farto. (Foto: por cleopatra69, en Flickr, 2010)

Alexandre Farto alias “Vhils” realiza obras en  muros y en paredes desconchadas perdidas de  las ciudades que visita. Nacido en 1987 en Lisboa (Portugal) y residente en Londres,  es un artista urbano que comenzó haciendo graffiti tradicional y que ha evolucionado hacia realizaciones elaboradas dibujando rostros sobre muros y paredes de ladrillo en descomposición sobre las que erosiona las capas hasta lograr el resultado buscado. Todavía no ha realizdo ninguna obra en España.

street art London - VhilsCara de Hombre, Alexandre Farto. (Foto: por Kriebel, en Flickr, 2009)

Street Art in London feat. Alexandre FartoEn una calle de Londres, Alexandre Farto. (Foto: por Manon Aubel, en Flickr, 2010)

alexandre farto aka vhilsRostro en una vieja pared, Alexandre Farto. (Foto: por Gozilah52, en Flickr, 2009)

El rostro de la calle, terminado!Cara en un muro de Cali (Colombia), Alexandre Farto. (Foto: por Gráfica Mestiza, en Flickr, 2010).

VhilsAlexandre Farto en Stolen Space, Londres. (Foto: por Dr Case, en Flickr, 2008)

Vhils @ CansFestival II - LondonAlexandre Farto en el Festival de Cans, Londres. (Foto: por Kriebel, en Flickr, 2008)

Referencias.-

Página Web de Alexandre Farto

Grupo FlicKr “Vhils”-Alexandre Farto

YBites Blog. Arte Urbano

Página Web de Jorge Rodríguez Gerada

Página Web de Louis Lambert (3TTMan)

Creativy Fuse: Retratos de J. Rodríguez Gerada

Arte Urbano en Madrid (El País, 16/01/ 2011

Arte Urbano en Malasaña (El País, 18/07/2007)

Edificio Pryca

Foto: Enrique F. Rojo, 2011

En mayo de 1964 la constructora VOL, S.A. presentaba en los medios de comunicación el inicio de las obras del nuevo conjunto residencial Parque Vol, “único en Madrid por su calidad, características y emplazamiento”, según decía  la publicidad. El proyecto, en el cual destacaba la torre Pryca, estuvo a cargo de los arquitectos L. Gutiérrez Soto y M. García Benito.

El conjunto de edificios se encuentra en la confluencia de las calles de Velázquez y López de Hoyos, con vuelta a la calle Oquendo, ocupando una manzana triangular en una zona de baja densidad. La pieza que más destaca es la llamada en su momento Torre Pryca, de once pisos de altura, que se apoya sobre una estructura horizontal que siempre ha servido como centro comercial, pues en su origen se creó para albergar a la cadena de supermercados que le dio su nombre y en la actualidad alberga las instalaciones de otra cadena. Este local, de gran amplitud,  posee una marquesina volada en chaflán que avanza hacia la calle Velázquez,  dando cierta sensación de ingravidez gracias a la columna en V que sustenta su frente, realización que en su época resultó muy  llamativa por la novedad de su composición, pero que hoy en día causa menos admiración.

Imagen en blanco y negro de la maqueta del conjunto “Parque Vol” con la “Torre Pryca” y el centro comercial en su base. (Imagen: ABC, 1964)

Una imagen de 1964, año en que se  inauguró el supermercado, mientras continuaban las obras de construcción del conjunto. Y otra, abajo, del mismo lugar en el año 2010.


“Vivo en una gran ciudad en la que todo es grande. Las calles son grandes y largas. Los edificios son grandes y altos. Todo es grande. Las distancias, el horizonte, el cielo. Hasta la gente es grande y alta en esta ciudad en la que vivo.”  (Ernesto H. Bernal, “Desde mi atalaya“, 2011)

Un día, temprano, salí de casa. La mañana era como tantas en esta época del año. Para empezar, oscura, algo fría y algo húmeda. Pero era más silenciosa de lo habitual. Era domingo y los domingos son siempre más callados. Los domingos la gente nos levantamos más tarde y hacemos cosas distintas a las del resto de la semana. Dormimos más, tal vez descansamos mejor y, a veces, madrugamos mucho para hacer algo excepcional. O a lo mejor nos levantamos antes para oir el silencio y respirar mejor durante lo que dura el corto amanecer, descubriendo sensaciones que habíamos olvidado.

Amanecer temprano

Ese día decidí levantarme temprano y salí a la calle con el el canto de los mirlos del parque. Salí con la intención de verlos y oirlos en su hábito diario. Y viendo a los pájaros me dí cuenta de que madrugar es como nacer cada día, como renacer después del sueño, aunque ese renacer cotidiano acabe a veces por ser aburrido, perdiendo así su excepcionalidad. Estoy convencido de que madrugar es difícil para todo el mundo, incluso para los pájaros. Por eso canturrean nada más despertarse, como para convencerse de que siguen vivos tras el sueño y para quitarse la sensación de legañosa monotonía.  Entre los humanos, al que madruga Dios le ayuda, dicen. Y a lo mejor es verdad, porque  madrugando se  consigue  ir un poco a contracorriente, pués mientras todavía unos duermen, el madrugador ya marcha despejado a conquistar el mundo, canturreando y contento por llegar el primero. Una especie de adalid insomne.

Mañana de domingo

Esa mañana especial de domingo el sol jugaba al escondite entre las nubes y corría una agradable brisa de aire casi frío. Había una tenue bruma que desdibujaba el horizonte. Para quien se conoce de memoria los horizontes de su ciudad la bruma es un elemento que enriquece la vista porque añade matices. Esa mañana de bruma era perfecta para ser una mañana especial de domingo. Una mañana diferente, aún más por ser domingo. Desdibujada, callada, casi fría, muy de mañana, triste y alegre al mismo tiempo.

Mercado de flores en Amsterdam (aunque podría ser París), del BlogFlores y Palabras“.

El Mercadillo

El mercadillo, situado en la Place du Marche,  estaba hasta arriba de puestos. Los olores, que intuían sabores, de las pescaderías, verdulerías y las charcuterías ya destacaban sobre los llamativos colores de los puestos de plantas y flores, más luminosos, igual de sensuales, pero más  espirituales y alegres. Todavía era pronto y casi no había gente. Eran cerca de la nueve y media, más o menos. A esa hora algunos puestos acababan de instalarse.

Había puestos de ropa y de artesanías varias que se arreglaban en poco rato y, normalmente, llegaban los últimos y montaban sin demasiada prisa.
Cuando llegué, di unas cuantas vueltas y me fijé en un puesto pequeño que había en el extremo sur de la plaza. Tenía muchos muñequitos de lana rellenos. También jerseis y chaquetas de punto y ganchillo, pañuelos, chales y abalorios entre clásicos y jipis.

Aprovechando unos arbolillos próximos, la chica que atendía el puesto había colgado en las ramas unas perchas con blusas y pañuelos.
Al pasar vi que una de las perchas estaba en el suelo. Miré y me di cuenta de que era del puesto que tenía delante. Lo recogí y se lo entregué a la chica. En el momento no me hizo mucho caso, pues atendía a una señora madrugadora como yo,  que parecía estar muy interesada en algo del puesto.

Breve confusión de miradas

Cuando me miró y me dio las gracias, de un modo cordial, que yo interpreté automático, aunque con un gesto muy expresivo, sentí una sensación que se  prendió instantáneamente a la altura del corazón. Parecía algo mayor que yo, pero encantadoramente juvenil. Todavía recuerdo la mirada clara de aquella mujer. Supuse que era  una artista. Es decir,  una artesana, una artista, que producía y vendía lo que hacía. Y todo era muy hermoso.  Durante  unos segundos ensoñé, imaginé y fantaseé.

Durante esos fugaces  instantes de confusión, perdido entre el cruce de miradas, aturdido por tanta belleza, la llegada de un inesperado tropel de gente que salía de un parquin situado delante del puesto y los gritos de una señora mayor que quería ver no sé qué abalorio, hicieron que desviásemos los ojos y que cada uno volviese a lo suyo. Y así fue. Cada uno continuó haciendo lo que momentos antes había suspendido. Como si ese paréntesis en el que el tiempo había disminuido su marcha no hubiese existido.

Seguí andando y acabé fijándome en algo tan prosaíco como los filet mignon de porc (solomillos de cerdo) de una carnicería del mercadillo. Estaban de oferta a muy buen precio. Eran más de las doce del mediodía. Y los europeos almorzamos temprano. Tenía que darme prisa.

Vuelta a la realidad

A veces la realidad, despiadadamente práctica, se enfrenta a las necesidades ocultas del espíritu,  incluso a las más escondidas como las carnales, siempre irracionales. Y lo hace de una manera directa, tremendamente cruel, e innecesariamente evidente.

Luego, pensando en aquella  artesana,  me sentí amorosamente desafecto. Creo ahora, que mi desconocida compañera en el cruce de miradas seguirá haciendo ganchillo y cosiendo muñequitos sin acordarse lo más mínimo del episodio.  Seguramente ni advirtió mi presencia y su sonrisa fue un acto reflejo. Sólo fue una mínima atención para agradecer el gesto amable de un desconocido. Un mínimo esfuerzo mecánico, aséptico, con los ojos cerrados, como el despertar cada mañana.
Dulce ensueño de una mañana de mercadillo.

Ortofoto de 1997 en la que se observan el Poblado Dirigido, Meseta de Orcasitas y Orcasur, al sur. Al norte, Cornisa de Orcasitas. En medio de los cuatro barrios, el parque de Pradolongo.


Desde finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX la atracción que ejercía Madrid a las gentes del  medio rural próximo, hizo que los grandes aluviones de inmigrantes acabasen generando un grave problema de falta de vivienda.

Las barriadas precarias e insalubres que iban apareciendo de manera espontánea y anárquica en el perímetro urbano, de manera especial en la zona sur,  y las malas condiciones de habitabilidad de las viviendas hicieron que naciese una corriente de pensamiento sociourbanístico cuya aplicación desde los poderes públicos dio lugar a la puesta en práctica de diferentes modelos de actuación en forma de viviendas protegidas y barrios sociales.

En el periodo de 1945 a 1956 son diversos los  intentos para limitar el crecimiento descontrolado de los diferentes poblados satélite que salpicaban la periferia de Madrid.  Para llevar a cabo esta ordenación, el Instituto Nacional de la Vivienda (INV) y la Comisaría de Ordenación Urbana de Madrid pusieron en marcha en el año 1955 un primer Plan Nacional de la Vivienda, que establecía cuatro objetivos fundamentales: 1) Creación de los Poblados de Absorción, que acogiesen a la población que habitaba en viviendas diseminadas y de escasa calidad. Tenían un carácter provisional, que se prorrogó en el tiempo y se ofrecían en régimen de alquiler barato;  2) Creación de Poblados Dirigidos, en los que las viviendas estarían autoconstruidas por sus futuros moradores, a través de modelos preestablecidos y bajo la dirección de técnicos del INV. Se ofrecian en regimen de compra;  3) Creación de nuevos núcleos urbanos; y 4) Construcción de barrios modelo, a modo de los anteriores, pero con unas características específicas que permitiesen su reproducción. Si bien, estos dos últimos no llegarían a desarrollarse. Algo anteriores, de 1954, fueron los Poblados Mínimos y los Poblados Agrícolas.

La idea principal de los Poblados Dirigidos consistía en intentar canalizar a los nuevos madrileños que llegaban diariamente a la capital hacia lugares concretos, polígonos definidos, después de liberar el suelo antes ocupado por chabolas, en virtud a la construcción de los Poblados de Absorción que agrupaban y realojaban a la población dispersa.  Este modelo de Poblados se puso en práctica en Canillas, Caño Roto y Orcasitas.

Viviendas de Protección Oficial en el límite de Orcasur (Usera), en la calle Doctor Tolosa Latour, construidas para la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV), en 2007. (FOTO: Enrique F. Rojo)

Arquitectónicamente, tanto los poblados de Absorción como los Dirigidos supusieron una ruptura con el pintoresquismo y el regionalismo imperante en anteriores actuaciones oficiales. La participación de arquitectos jóvenes aportó a los proyectos el carácter innovador de las nuevas arquitecturas más en boga en la época, utilizando una plasticidad, un lenguaje y una estética de apreciable valor. Sin embargo, frente al reconocimiento de la importancia tanto arquitectónica como histórica de los poblados, cabe la objeción de la poca eficacia de su realización, al no haber cumplido más que en una mínima parte los objetivos para los que fueron diseñados. Urbanísticamente, estos nuevos barrios quedaron aislados de un núcleo urbano de referencia y además no contaron nunca con unos equipamientos suficientes que permitiesen el desarrollo de una vida de barrio autosuficiente e integradora. Las intervenciones posteriores ligadas a estas limitaciones favorecieron la exclusión social y el deterioro de las relaciones, estigmatizando durante décadas a la población.

Cuatro fases en la formación y consolidación de Orcasitas en sus tres núcleos originales. En la fotografía de 1945 se observa como ya los primeros asentamientos ocupaban el terreno agrícola del Poblado de Absorción y el Poblado Mínimo,  futuro polígono de Orcasur, poblados de viviendas sociales que se crearon con carácter provisional en 1954 por el Instituto Nacional de la Vivienda, ambos de características muy precarias. En 1955 Orcasur y Meseta de Orcasitas comienzan a definirse, en este último caso a partir de la creación del Poblado Agrícola. Todavía no se había elaborado el plan de 1957 que daría origen al Poblado Dirigido, el cual ya aparece en la fotografía de 1975. La imagen de 1991 nos muestra la zona tal como ha quedado definida en nuestros días.  (Nomecalles.  Instituto de Estadística.  CAM)

UseraParque de Pradolongo. Se encuentra situado entre la Avenida de los Poblados (M-401), la Avenida de Rafaela Ybarra, el Hospital Primero de Octubre y atraviesa la trama urbana de Orcasitas en el Distrito de Usera. Construido entre 1985 y 1991, dispone de 60 Ha y su ejecución responde al propósito de erradicar los asentamientos chabolistas y de infravivienda que se diseminaban por el espacio ocupado por el área de Orcasitas, al tiempo que se suma a las diferentes intervenciones de remodelación de los barrios colindantes. En el parque se encuentra la restaurada iglesia de fábrica de ladrillo y cúpula Maris Stella -más conocida como “la iglesia rota”, interesante vestigio de los orígenes del barrio. (FOTO: Olmo Calvo, 2009, en Flickr)

Orcasitas

Orcasitas, en la zona del sur de Madrid, se asienta sobre terrenos irregulares, con pequeñas vaguadas y una gran meseta. Está situada entre las carretras de Toledo y Andalucía y, aunque formando parte del distrito de Usera, se encuentra cláramente separada deesta y de Villaverde. En total, abarca una extensión de 150 hectáreas, en la que viven unas 36.000 personas. Internamente, Orcasitas abarcaba tres barrios bien definidos, tanto por su tipología urbana como por la condición socioeconómica de sus gentes. Eran los barrios de Orcasur, Meseta de Orcasitas y Poblado dirigido.

Su origen es muy reciente. Los primeros asentamientos se produjeron en los años cuarenta, en unos terrenos pertenecientes en su mayor parte a la familia Orcasitas, que acabarían dando nombre al barrio, y a algunos otros propietarios más, y que en el  Plan Bidagor de 1946 estaban calificados como zona verde, agropecuaria o de pequeña industria.  En los cincuenta será cuando la zona se comience a poblar a consecuencia de la política de desarrollo industrial del gobierno y la ubicación de numerosas industrias en las cercanías del pueblo de Villaverde.

“Entre las carreteras de Toledo y Andalucía se hallaban los poblados de Orcasitas (Usera), Euskalduna (Villaverde) y Los Ángeles (Villaverde).” La imagen corresponde a un plano urbano de Madrid de 1970, en donde se observan con claridad los tres núcleos de Orcasitas: Poblado Dirigido, a la izquierda, Meseta, en el centro  y Orcasur, a la derecha.

Orcasur

El barrio de Orcasur se encuentra junto a Meseta de Orcasitas (41 Ha.), y en su origen surgió de los  tres poblados de viviendas sociales creados con carácter provisional en 1954 por el Instituto Nacional de la Vivienda (Poblado Agrícola, Poblado Mínimo y Poblado de Absorción) todos ellos de  de características muy precarias.

Orcasur estaba constituido por una franja longitudinal de viviendas  unifamiliares semiagrícolas, por un cuadrado de calles perpendiculares con pequeñas viviendas de dos plantas y patio posterior, por un conjunto de bloques de cinco plantas y por unos cuantos núcleos de infraviviendas dispersos. La zona, en general, se caracterizaba por el deterioro de sus edificios, las dimensiones mínimas de las viviendas y la escasa o nula  urbanización.

El actual polígono de Orcasur está delimitado por la Avenida de Los Poblados al Norte, la M-40 al Sur, la carreta de Villaverde al Este y la calle Campotejar al Oeste. Salvo las edificaciones en el extremo NE de la Colonia Sta. María Reina, compuestas por 604 viviendas promovidas en 1968 por Cáritas, el resto del sector procede de los tres Poblados del Instituto Nacional de la Vivienda construidos en 1954.

Barrio de Orcasur en 1979, surgido de poblados de viviendas sociales creados con carácter provisional en 1954 por el Instituto Nacional de la Vivienda: Poblado Agrícola, Poblado Mínimo y Poblado de Absorción. De la remodelación integral del barrio surgió uno nuevo, para el que se  levantaron 2.577 nuevas viviendas para dar realojo a los vecinos de las 1.450 derribadas, así como para alojar a la población de algunos de los núcleos chabolistas del entorno próximo. (Foto: Javier Manzano Martos)

El Plan General de 1963 calificó los terrenos como de bloque abierto, y la remodelación del barrio se ejecutó según un Plan Parcial de 1977 en tres fases desde 1983 hasta 1987. El diseño de este Plan Parcial conservó los trazados básicos de la antigua ordenación, en especial la Avda. de Orcasur que circunda el antiguo Poblado  Agrícola y supone el principal eje de acceso y distribución, además de ser donde se encuentran la mayoría de los equipamientos colectivos. En esta isla central se sitúan el centro cívico, el centro comercial, el mercado  y otros lugares de encuentro. A su alrededor se sitúan las áreas residenciales con 1900 viviendas. En las parcelas se combinan los edificios en bloque con las torres de mayor altura que bodean la zona y algunos unifamiliares. Los bloques son los más numerosos, realizados en ladrillo visto con cubierta plana. Algunos, dispuestos en paralelo, forman calles semiprivadas. Otros, más aislados, se encuentran rodeados de jardines, y junto a ellos se alinean las casas unifamiliares, en una mezcla de volúmenes que dan variedad al conjunto.

Calle y viviendas en Orcasur, en el Polígono 2, junto a la Colonia Sta. Mª Reina. (FOTO: Google Maps).

Las viviendas se ajustan a los modelos actuales de vivienda social. Con una media de tres dormitorios y 90 m2  de superficie. Las viviendas fueron vendidas por la administración a las familias que ya vivían ahi, teniendo en cuenta el valor de la vivienda anterior, de forma que tras una aportación inicial de unas 100.000 Ptas. (600 Euros), los propietarios pagaban a mes una cantidad media de 2.500 Ptas. (15 Euros). En la actualidad el barrio cuenta con 13.479  habitantes, de los que un 47’8% carece de estudios primarios y su renta media  per cápita es de 16.000 Euros.

Meseta de Orcasitas

Este barrio surgió a raiz de un importante asentamiento chabolista situado entre el Poblado Dirigido y los antiguos Poblados Mínimo y Agrícola de Orcasitas, junto al futuro Orcasur. Los inmigrantes de las regiones al sur de Madrid, cuando iban llegando se instalaban en casitas precarias autoconstruidas en suelo rural, al mismo tiempo que la administración construía viviendas sociales.

En los años cincuenta,  1300 familias se instalaron en las tierras llanas dedicadas a la agricultura de  Meseta de Orcasitas. De ellas, la mitad procedía de los pueblos de Castilla-La Mancha, y cerca de un 20 por ciento de Andalucía. Sus casas, autoconstruidas en la alegalidad, carecían de todo servicio básico. Pero quizás, la característica que más destacaba, según recuerdan los vecinos, era la de estar metidas entre barro. En efecto, el barrio de Orcasitas carecía por completo de cualquier tipo de urbanización. Las estrechas parcelas se separaban por calles sin pavimentar, que se convertían en auténticos lodazales cuando llovía. La inexistencia de accesos a los centros urbanos obligaba a realizar auténticas excursiones entre barro para acudir al trabajo, a la escuela, a la compra o al ambulatorio.

Meseta de Orcasitas, en el suroeste de Madrid, entre las carreteras de Toledo y Andalucía (40 Ha, 2.300 h.) “La actuación oficial, forzada por la especial situación de tantas familias asentadas caóticamente, entre miseria y abandono, ha sido en Orcasitas constante, apresurada y desigual, aplicando cuantas fórmulas de gestión fueron posibles. La proximidad de algunas grandes industrias complica aún más la situación. Las viviendas, del tipo más actual, según los módulos adoptados, se agrupan en unidades vecinales, con jardines propios acotados, zona deportiva, juego infantiles, aparcamientos e instalaciones colegiales. “

En 1960 la zona se constituía de un mosaico de formas diversas, entre los polígonos de promoción pública, infraviviendas, casas con huertos, pequeñas industrias y parcelas rústicas. El Plan General de 1963, consideró estas zonas como urbanas y trazó la líneas de planeamiento que permitieron su transformación y reclasificación. Tras algunas mejoras y conquistas realizadas en los años 70 por sus residentes a través de la lucha civil, los vecinos lograronn que la Administración aprobase tres planes integrales de remodelación para cada uno de los barrios de Orcasitas.

Bloques en Meseta de Orcasitas, frente a la Avenida de los Poblados. (FOTO: Enrique F. Rojo)

El suelo, obtenido por expropiación, permitió la ejecución del proyecto de remodelación, que se desarrolló en tres etapas. La primera, de 1973 a 1975, posibilitó el realojo de los chabolistas de la zona norte del sector, que ocuparon 496 viviendas, de manera que el suelo liberado permitiese poner en práctica la segunda fase del proyecto sobre este espacio. La segunda y tercera fase, a partir de 1976, diseñaban un conjunto de seis supermanzanas en torno a un centro cívico.

El nuevo barrio de Meseta tiene un carácter cerrado y autocentrado, con una gran dependencia de la carretera que va de Carabanchel a la Nacional IV, sin apenas relación con sus vecinos de Orcasur o del Poblado Dirigido. El origen de este aislamiento puede estar en la unión de un vecindario que tuvo que luchar duramente para lograr su objetivo de tener una vivienda en un entorno ciudadano. La remodelación se inició en 1974 con la construcción de un gran bloque que permitió liberar suelo. La labor conjunta de vecinos, arquitectos y el Instituto de la Vivienda de Madrid  dio como resultado un nuevo barrio, en el que selevantaron cerca de 2.300 viviendas. La trama urbana se ordena de acuerdo a un bulevar central del que parten calles perpendiculares. En el centro está la plaza y el centro cívico.  Y a su alrededor se localiza la totalidad del comercio. En la actualidad, en las aproximádamente 4o Ha. que ocupa el barrio viven unas 9.000 personas, la renta media per cápita es de 16.000 Euros y un 54’5 % de la población carece de estudios primarios.

Meseta de Orcasitas. Los edificios son uniformes en cuanto al material utilizado, el ladrillo amarillo, aunque difieren en volumen y formas, distinguiéndose claramente las fases en que fueron construidos. Las zonas residenciales envuelven este centro y se distribuyen en un espacio en el que abundan las plazas, calles peatonales y pequeñas zonas ajardinadas. En el perímetro del barrio, junto a las torres, se sitúa una zona verde que acoge los equipamientos escolares, deportivos y sanitarios.  En 1984 la Comunidad de Madrid pasa a gestionar esta actuación a través del IVIMA (Instituto de la Vivienda). -40 Ha, 2.276 viviendas).

Poblado Dirigido

En el extremo oeste de Orcasitas, junto a la carretera con dirección a Toledo, se encuentra el Poblado Dirigido. Construido en 1957 por la Organización de Poblados Dirigidos, en su origen fue un proyecto vanguardista en el que cooperaron arquitectos junto a técnicos de la Administración, para dar una solución racional al grave problema de las condiciones de viviendas en Madrid. Ese mismo periodo también  se pusieron en marcha los Poblados Dirigidos de Entrevías, Fuencarral, Canillas, Almendrales y Caño Roto. El proyecto consistía en que, a través de la autoconstrucción, las capas sociales más desfavorecidas pudiesen tener acceso a una vivienda digna mediante su participación activa en la construcción de las casas. Entre 1957  y 1965 se edificaron 2.964 , 720 unifamiliares en régimen de “prestación personal” -el propietario solo pagaba el terreno y gastos generales y, con su trabajo, la construcción- , y el resto en bloques de seis plantas. Los modelos de viviendas intentaron adaptar el carácter rural de los futuros moradores con el de unas construcciones funcionales y coherentes con los materiales modestos que se podían utilizar, dentro de un marco arquitectónico vanguardista.

Planta y alzado de las viviendas del Poblado de Orcasitas (Arquitectos: Ruiz Hervás, Lozano, Leoz y Pintado, 1956)

El Poblado Dirigido de Orcasitas estaba formado por una plástica composición geométrica de bloques de doble crujía de seis plantas y de hileras de unifamiliares adosados, de dos alturas con patio y con la cubierta inclinada de teja, motivo que se repetía en las puertas de entrada. El proyecto tenía carácter experimental y trataba de dotar al poblado de servicios que le dieran autosuficiencia. Sin embargo, las carencias con que fue realizado -materiales de mala calidad- y las características del subsuelo -arcillas expansivas-, originaron graves problemas en los edificios, con la aparición de grietas y fisuras, por lo que en 1984 la totalidad del poblado fue demolido.

Imágenes del año 1957 durante el cual se construyó el Poblado Dirigido de Orcasitas, demolido en 1984, por la aparición de diversas patologías estructurales, debidas a la mala calidad del suelo -arcillas expansivas-. Los materiales empleados en la construcción de los bloques fue la habitual en este tipo de edificios: ladrillo, para fábricas resistentes y cerramientos. En este caso los cerramientos formaban bandas ciegas verticales, separadas por otras retanqueadas, agrupando los distintos elementos. Las carpinterías exteriores estaban formadas por perfiles metálicos laminados, las terrazas se cubrieron con catalana clásica, y los suelos eran de baldosa hidráhulica simple.

La remodelación, después del derribo de la primitiva barriada,  ha mantenido básicamente las características de su estructura original en forma de malla (40,6 Ha). Un eje principal N-S, en donde se concentran las mayores densidades -con una población aproximada de unas 12.000 personas- y los centros comerciales, define a ambos lados supermanzanas con calles perpendiculares que se encuentran en cortos tramos. Un anillo perimetral rodea el barrio, coincidiendo en su tramo este con la Avenida de Rafaela Ybarra que une los barrios de Usera y Villaverde Alto. (Este apartado se puede ampliar con el texto: “Historia del P.D. de Orcasitas“)

Bloques de viviendas en la calle Gainza, en el antiguo P. D. de Orcasitas,  continuación de Meseta, en el límite de la Avenida de los Poblados (FOTO: Enrique. F. Rojo)

Primitivo Poblado Dirigido de Orcasitas tal como se encuentra en la actualidad después de la remodelación. El conjunto configura una serie de espacios privados y calles peatonales con jardinería cuidada. En resumen, Orcasitas presenta un ejemplo del proceso de remodelación de los barrios periféricos de Madrid. Este proceso ha supuesto la integración de esos barrios en la ciudad, que destaca por el uso poco habitual de la coexistencia de viviendas colectivas en altura (once plantas) y viviendas unifamiliares.


Referencias.-

El  texto aquí expuesto se apoya en el guión del documental “Vivienda y ciudad” y en diversos textos sobre la vivienda social en la España de mediados del siglo XX, referencias todas ellas reseñadas en este apartado.

VV.AA.
Arquitectura de Madrid. Periferia.
Fundación COAM
Madrid, 2007

VV.AA.
Guía del urbanismo. Madrid, siglo XX.
Área de Gobierno de Urbanismo, Vivienda e Infraestructuras
Ayuntamiento de Madrid, 2003.

Esteban Maluenda, Ana
Poblados Dirigidos de Madrid
Revista de vivienda nº6. págs. 18-23.
Instituto Valenciano de la Edificación
Valencia, 2009

Sambricio, Carlos
Madrid, vivienda y urbanismo: 1900-1960
Ediciones Akal
Madrid, 2004

Sambricio, Carlos
La vivienda en Madrid, de 1939 al Plan de Vivienda Social en 1959, pp. 13-84
Electa, Madrid, 1999

López Díaz, Jesús
La vivienda social en Madrid, 1939-59
Espacio, Tiempo y Forma, 2002

VV.AA.
Madrid, ¿La suma de todos?
Globalización, territorio, desigualdad

Observatorio Metropolitano, 2007

VV.AA
La vivienda protegida. Historia de una necesidad
Ministerio de Vivienda
Madrid, 2009

Madrid. Plan de barrio. Meseta de Orcasitas PDF
Ayuntamiento de Madrid

Madrid. Plan de barrio. Orcasur PDF
Ayuntamiento de Madrid

Padrón Municipal de Habitantes
Ayuntamiento de Madrid

VV. AA.
Perez Quintana | Pablo Sánchez Eds.
Memoria ciudadana y movimiento vecinal. Madrid 1968-2008
Los libros de la catarata
Madrid, 2008

VIDEO “ORCASUR” (Youtube)
VIDEO “POBLADO DIRIGIDO (Dailymotion)
VIDEO “MESETA” (Youtube)

Central de Pescaderías Coruñesas en 1922. (Foto: Archivo P.C.)

Pescaderías Coruñesas, fue fundada por Luis Lamigueiro en 1911. El primer establecimiento se abrió en la calle Recoletos.   En 1916, se comenzó la construcción de un nuevo edificio, a cargo del arquitecto Gonzalo Iglesias,  inaugurado en 1922. Además de ser la central para la distribución de pescados a las sucursales era  fábrica de hielo. El edificio estaba en el Paseo de San Vicente  haciendo esquina con la calle de Arriaza, justo enfrente de las  Caballerizas Reales, que actualmente son los Jardines de Sabatini. Desde ahí se distribuía el pescado para las 17 expendedurías repartidas por la ciudad.

En los años 30 Pescaderías Coruñesas,  por problemas de liquidez se vendieron y el empresario Luis Fragío Babío se hizo con la cadena. Con el tiempo Fragío comienzó a vender las sucursales de las Pescaderías.

Ya a mediados de los años 50,  Norberto García, propietario de la Pescadería La Astorgana, adquirió la última sucursal, en la calle Recoletos 12. Desde entonces el negocio, con el nombre de Pescaderías Coruñesas,  se ha ido modernizando y ampliando y todavía se mantiene en funcionamiento. El primer edificio de la Cuesta de San Vicente se demolió y  la vieja expendeduría de la calle Recoletos 12 permanece cerrada desde finales de los años 80.

Pescaderías Coruñesas en la Cuesta de San Vicente, en un montaje fotográfico sobre imágen de 1929. En la fotografía en b/n  se ve el edificio de las Pescaderías, resaltado por un círculo naranja, enfrente de las Caballerizas Reales, que actualmente son los Jardines de Sabatini. En color el aspecto actual de la zona en la que se encontraba el edicficio.

Paseo de San Vicente  haciendo esquina con la calle de Arriaza, 1927.

Pescaderías Coruñesas, en la calle Recoletos 12,  en los años 50. (Foto: Archivo P.C.)

Pescaderías, en los años 60. (Foto: Archivo P.C.)

Pescaderías, en los años 70. (Foto: Archivo P.C.)

Pescaderías, en 2010, después de su cierre en los 80. (Foto: Luis Pita, Mismanias)