Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Valencia’ Category

Viviendas del Cabanyal en Valencia (Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

Bloque de viviendas del Cabanyal de los años 50 del siglo XX. (Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

El Cabañal (Cabanyal), de Valencia, es un barrio viejo que resiste. A pesar de que históricamente ha sido un “escollo” para conseguir un acceso rápido a la playa, las políticas municipales no han tenido tiempo ni empuje para eliminar el popular caserío. Todavía mantiene su fisonomía de casitas bajas y fachadas singulares, pero su estado de conservación es mediocre y, por áreas, está bastante deteriorado. La foto de arriba sirve de ejemplo: muestra una zona en la que los derribos del último plan de demoliciones han dejado desamparado un bloque de viviendas de los años 50 del siglo XX que ya ocupó en su momento el lugar de antiguas casas de pescadores. Los edificios de los alrededores conservan su origen rústico mediterráneo y muestran también cierta desolación.

Cabanyal

Viviendas del Cabanyal en Valencia (Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

El Cabañal ha resistido y después de que se derogaran los proyectos de demolición hay nueva vida y el barrio vive su renacimiento en forma de rehabilitaciones con nuevos propietarios, muchos advenedizos, que de manera mayoritaria destinan el uso renovado de las construcciones al ocio y al turismo.

Ahora, el peligro está presente con los proyectos especulativos que parece que surgen sin pausa bajo las piedras del barrio demolido; si bien diferentes a los de la anterior etapa de derribos,   pero con la temible sombra de la elitización o “gentrificación” en las zonas no derribadas, algo que el actual plan del Ayuntamiento de Valencia afirma que pretende evitar trabajando para que la zona siga siendo un “barrio normal“, ajeno al hambre voraz de los que buscan lucrarse urgentemente con el ladrillo nuevo o con sus restos.

Referencias.-

El Cabanyal de Valencia (Blog Urban Idade, 28/01/2010)

Cabañal-Cañamelar  (WIKIPEDIA )

Tras la especulación en El Cabanyal, los zombis. (David García, Yorokobu, 2014)

Se acabó la destrucción: empieza la rehabilitación del Cabanyal
(La Vanguardia Comunidad Valenciana, 6/4/2017)

El Cabanyal, un barrio en auge (El País, 6/ 4/2017)

Ballester Monzó, Eduardo Javier
La sombra de la gentrificación en el barrio del Cabanyal.
Amenazas y oportunidades.

Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Universitat Politècnica de València
Valencia, septiembre de 2016

 

Anuncios

Read Full Post »

Benidorm-2003-Olivares Navarro-small

Benidorm, Alicante. (Foto: Olivares Navarro, 2003)

Viendo esta foto veraniega, tremenda, se percibe cierta sensación de locura, de frenesí descontrolado. Como una demencia colectiva, diríamos, viendo semejante despliegue de sombrillas y tumbonas a lo largo de la reducida franja de arena que todavía queda.  La agresiva invasión de la playa por los  gigantescos bloques de apartamentos, que todo lo devoran, avanza con altanería. La foto es de 2003 y retrata un instante de un día de verano en Benidorm (Alicante). Un día más de demencia colectiva, en el que los bañistas se desquician buscando un resquicio, un mínimo espacio libre donde clavar la sombrilla y colocar las tumbonas o las toallas sin invadir el espacio ajeno, escaso por lo que se ve en la foto.

Benidorm es el paradigma de este mal de pérdida de cordura, pero no es un caso aislado. Una foto actual de este pueblo-ciudad muestra la desmedida dimensión del fenómeno, con muchísimos más edificios, más altos y más feos, si cabe. El urbanismo de Benidorm es el mal ejemplo de cómo no se debería actuar en la planificación del espacio urbano. Sin embargo, las distintas corporaciones municipales alaban el modelo de desarrollo del núcleo urbano y lo definen como “sostenible“.

La Organización Mundial del Turismo define la sostenibilidad del turismo diciendo:

“El desarrollo del turismo sostenible responde a las necesidades de los turistas y de las regiones anfitrionas presentes, a la vez que protege y mejora las oportunidades del futuro. Está enfocado hacia la gestión de todos los recursos de manera que satisfagan todas las necesidades económicas, sociales y estéticas, y a la vez que respeten la integridad cultural, los procesos ecológicos esenciales, la diversidad biológica y los sistemas de soporte de la vida.”

Comparacion 2

Dos imágenes de Benidorm con más de medio siglo de diferencia. La transformación ha sido espectacular y el destrozo irreversible. La popularización del turismo de masas, el consumo de turismo barato, la falta de cultura ambiental, la rapiña urbanística y la codicia especuladora son el origen de monstruos de este tipo. (Fotos: Foro Urbanity)

Modelos de desarrollo urbanístico y  turístico insostenibles

Es evidente que en la costa mediterránea, con ejemplos como el de Benidorm, este principio de pretendida sostenibilidad no se da. Actualmente seguimos viviendo actuaciones de épocas y mentalidades que parecían superadas, al menos en los aspectos relativos a los modelos de desarrollo urbanístico y desarrollo turístico. En Benidorm se enorgullecen por su hazaña y el ayuntamiento ha publicado un folleto turístico de gran interés.

En España ya sabemos que se está destruyendo el litoral costero a toda velocidad. La Naturaleza nos ha beneficiado con el privilegio de ser una península y gozar de extensa costa.

Desde que en España se descubrió en los años 50 del siglo XX que el sol y el mar se aliaban con el objetivo de convertirnos en un paraiso turístico, surgió una ralea de especuladores ahítos de codicia dispuesta a enriquecerse con este prometedor negocio. Las autoridades, que aún respiraban ínfulas de grandeza imperial y que con el turismo descubrieron un gran potencial para nivelar la temible e inestable balanza de pagos, se convirtieron en parte coadyuvante.

Iniciados los años 50 , los ingresos del turismo eran la principal partida compensadora de la balanza de pagos en España.  Entre 1950 1965 las divisas del turismo exterior permitieron compensar hasta el 73 por 100 del déficit comercial. En el período 1960-1975, financiaban por si solas el 71,5 por 100 del déficit comercial. (Rafael Vallejo Pousada, en “Turismo y desarrollo económico en España durante el franquismo, 1939-1975“)

El turismo fue una de las claves financieras de la supervivencia del régimen de Franco hasta mediados los años 70, cuya herencia sirvió de beneficio a ciertas clases sociales y políticas vinculadas a él y de padecimiento a lugareños hostiles a la fórmula y, en general al complejo social de los españoles. En el saldo final del turismo hay luces y sombras, ganancias y costes sociales como congestión urbana, contaminación, deterioro medioambiental y destrucción irreversible del paisaje. (Rafael Vallejo Pousada, en “Turismo y desarrollo económico en España durante el franquismo, 1939-1975”)

OROPESA DEL MAR_2008

Oropesa del Mar (Castellón) y al fondo edificios turísticos a lo largo de la línea de playa. (Foto: Enrique F. Rojo, 2008)

Urbanismo costero y corrupción

La normalización sistemática de desarrollos urbanísticos desaforados, ligados a la expansión del turismo a través de sociedades constructoras oportunistas en extraña connivencia con los políticos locales, hizo que no le prestásemos demasiada atención al fenómeno devastador. Nos parecía normal.

A partir de que saliese a la luz pública en 2006 el mayor caso de corrupción política juzgado en España, que relacionaba prácticas de delincuencia organizada de los ayuntamientos con la construcción y el urbanismo en la costa mediterránea, fueron apareciendo un goteo constante de nuevos casos, que no eran sino la muestra de una continuidad depredadora que ya venía siendo incesante y habitual desde hacía muchas décadas. Nos sorprendía el volumen de operaciones urbanísticas, su asombrosa distribución a lo largo de todo el litoral, el volumen desmedido de negocio, el comportamiento mafioso de sus protagonistas, la corrupción política asociada a la delincuencia organizada con intereses en el sector urbanístico y, sobre todo, la impundad con la que todo esto se hacía y la inmunidad que gozaban los protagonistas cuando eran descubiertos.

Y así hemos vivido durante demasiadas décadas, edificando sin control y destruyendo espacios naturales con una desmedida ansia especulativa, sin pensar en las consecuencias negativas que estas intervenciones pudieran tener en el medio natural.

Marina d'Or-2008

Complejo turístico Marina d’Or, situado en Oropesa del Mar (Castellón). Un ejemplo de crecimiento urbanístico desmedido orientado al turismo. Se encuentra en el lugar que ocupaban antiguas fincas rústicas dedicadas al cultivo de naranjas y hortalizas, oportunamente recalificadas después de su compra o expropiación. (Foto: Enrique F. Rojo, 2008)

“Destrucción a toda costa, 2013”: informe de Greenpeace

Como todos los años dede hace más de una década, este verano Greepeace publicó su Informe “Destrucción a toda costa, 2013”, en el que presentó el “Top Ten” español de costa destruida, por orden alfabético: Calp (Alicante), Calvià (Mallorca), Chiclana de la frontera (Cádiz), Cubelles (Barcelona), Oliva (Valencia), Orpesa (Castellón), San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), Sant Josep de sa Talaia (Ibiza), Vera (Almería) y Zierbena (Bizkaia).

Para Greenpeace la única forma de mantener la costa lejos de la amenaza de la destrucción es manteniendo los recursos naturales unidos a ella, fomentando un turismo de calidad y un modelo económico de desarrollo local. Proponen como ejemplo a seguir el de los municipios menos urbanizados de España, destacando entre los de mayor tamaño: Fuencaliente de La Palma (La Palma), Vallehermoso (La Gomera) y Villaviciosa (Asturias).

Lo Peor-GP-2013

Lo Peor-Comunidades-GP-2013

Las seis propuestas de Greenpeace

El panorama es bastante desalentador, pues son muchos los errores y escasa la voluntad de enmendarlos o, al menos de no proseguir en la misma línea. De momento, la fiebre de la construcción está estancada y no parece que la reactivación plena se produzca antes de 2015. De manera que aún hay tiempo para reflexionar de verdad, replanteándonos si merece la pena mantener el actual modelo de desarrollo urbano tan peligroso. A grandes males, grandes remedios. No en complejidad ni en coste, sino en eficacia y facilidad para llevarlas a la práctica. Estas son las seis propuestas de Greenpeace para detener la destrucción de la costa española:

1. No a la Ley de Costas
La Unión Europea (UE) debe obligar al Estado español a rehacer la Ley de Costas. A su vez el Tribunal Constitucional debe decidir si esta nueva Ley vulnera la
salvaguarda del dominio público marítimo-terrestre. Por otro lado, Greenpeace pide a alcaldes y comunidades autónomas que se declaren insumisas en la aplicación de la Ley, de forma que con la presión ciudadana se revoque.
2. Ladrillo Sostenible o Ladrillo Cero
Limitar las edicaciones en menos de 500 metros para toda España (como en Asturias, Galicia, Euskadi y Andalucía) a través de Planes de Ordenación del Litoral de competencia autonómica. Los planes urbanísticos en proyecto deben ser revisados con carácter urgente y los órganos de gestión ambiental de las CC.AA. suspender, a su vez, la aprobación de planes futuros. De esta forma se impedirían proyectos como el hotel de Es Trenc (Mallorca), el de El Palmar (Vejer, Cádiz) o el de La Arena (Zierbena, Bizkaia).
3. No más parques de papel
Gestionar de forma real los espacios naturales protegidos del Estado. Elaborar planes de ordenación y de uso de estos espacios que impidan más suelo urbano, ya que de esta forma estas zonas quedarían blindadas a la construcción.
4. Participación ambiental
Los planes urbanísticos deben contar con los periodos de informes y de partición pública, que los únicos controles externos a unos ayuntamientos frecuentemente sacudidos por casos de corrupción urbanística.
5 Fiscalidad verde
Se deben establecer medidas para que los municipios que han decidido conservar sus costas reciban compensaciones económicas, como los pagos por servicios ambientales. De esta forma, serían beneficiados y recompensados por el conjunto de la sociedad. Una “ecotasa” turística en los municipios más degradados, que sea finalista, serviría para revertir el modelo de turismo masivo de sol y playa.
6. Cero construcciones en zonas de riesgo
Explicar a los nuevos o potenciales propietarios de viviendas e industrias o infraestructuras en primera línea o en zonas de ramblas, desembocaduras de ríos, barrancos, torrentes, etc. el elevado riesgo de inundación y temporales a los que se enfrentan. El Estado es el responsable de los futuros riesgos y costes.

Imagen aérea de Marina d' Or en Oropesa de Mar

Imagen aérea de Marina d’ Or en Oropesa de Mar, Castellón. (Foto: Ángel Sánchez, El País)

Referencias.-

Vallejo Pousada, Rafael
Turismo y desarrollo económico en España durante el franquismo, 1939-1975
X Congreso Internacional de la AEHE. Septiembre 2011. Universidad Pablo de Olavide, Carmona (Sevilla)

Destrucción a toda costa 2013
Greenpeace España (PDF)

El Top 25 de la destrucción costera en España, 2013 (Greenpeace) PDF

El milagro turístíco se repite (El País, 05/07/2013)

Ley 2/2013, de 29 de mayo, de protección y uso sostenible del litoral y de modificación de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas. (PDF)

Ley de costas (Wikipedia)

Díez Ripollés, José Luis  y  Gómez Céspedes, Alejandra
La corrupción urbanística: estratégias de análisis  (PDF)

Guía de rascacielos de Benidorm

Acerca de Marina D’Or (Blog)

Read Full Post »

(Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

El barrio de La Estrella , también llamada la Villeta por las gentes del lugar, se sitúa al Este del pueblo de Mosqueruela en el Maestrazgo turolense, a unos treinta kilómetros de distancia, en un valle cerrado, colgado a  850 metros sobre el nivel del mar. Limita con Villafranca del Cid, Benasal y Vistabella, en Castellón, a la margen izquierda del río Monleón (Montleó) en un terreno escabroso y pobre, entre breñas, de escasa tierra y suelo pedregoso que nada deja producir y retiene mal el agua, y rodeado de peñascos.

(Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

El río Monleón o río Seco se mantiene sin agua casi todo el año y solo aflora en los periodos de lluvia cuando estas son abundantes, ya que de haber sequía en la época húmeda, pueden pasar varios años sin que fluya ninguna agua sobre su lecho. El suelo calizo hace que esta se suma en su interior a través de la roca, dejando poco flujo en la superficie. Solo cuando las lluvias son muy copiosas la piedra se colmata y el río aumenta su caudal.

(Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

La noche del 9 de octubre de 1883 fue una noche aciaga de triste recuerdo para la comarca. Una gran tormenta descagaba con furia sobre Mosqueruela  y el caserío de La Estrella. Con tanta intensidad llovió, que el río, casi siempre sin agua, se elevó más de seis metros sobre su cauce, llevándose el puente de troncos de chopo que permitía pasar a la margen derecha. Aunque las viviendas se encontraban en un primer momento a salvo de la crecida por estar bastante elevadas con respecto al río, nadie imaginaba que un peligro aún mayor amenazaba desde lo alto de las peñas.

Sobre las ocho o nueve de la noche una fuerte tromba de agua caía entre “el peldaño” y “el canto de las peñas” generándose una riada que fue arrastrando cuanto encontraba a su paso. Por las abruptas laderas avanzaba el torrente desbocado  que sorprendería a los vecinos de La Estrella esa fatídica noche. El agua, que llevaba consigo árboles, rocas y barro, golpeó con fuerza  las primeras 17 casas que encontró en su camino, que quedaron completamente destrozadas, arrastrando a sus moradores, enseres y muebles. Las restantes 28 casas quedaron también afectadas.

(Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

La noticia del desastre llegó a Mosqueruela de mano de unos jóvenes vecinos que a toda prisa emprendieron el camino a la población, distante a más de cinco horas y que debieron de hacer en menos de cuatro. Conocido el hecho por el alcalde, se preparó una expedición compuesta por gran número de vecinos  que portaron al día siguiente a La Estrella, ropas, alimentos y cuantos recursos pensaron que podrían ser útiles para aliviar el sufrimiento a las victimas.

Durante los trabajos de desescombro para localizar los cadáveres, que realizaron más de cien braceros, se hallaron los cuerpos de un padre y sus cinco hijos. La esposa y madre, respectivamente, se encontraban en la casa de un hermano del finado cuya mujer estaba dando a luz en el momento de la catástrofe. Perecieron madre y recién nacido, así como las dos mujeres y otras dos más que también ayudaban en el parto. De la familia solo se salvó el marido de la parturienta, Antonio Meseguer, que ante el próximo nacimiento y encontrándose enferma la mujer, había acudido a Villafranca a dar aviso al médico. Cuando regresó, al día siguiente, pues el temporal impidió que lo hiciese la misma noche, se encontró  el espantoso panorama. Su casa había desaparecido y con ella toda su familia. Según parece uno de los cadaveres, el de la mujer que daba a luz, fue encontrado asiendo el cordón umbilical del bebé recién nacido.

(Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

El día 20 de octubre se daba por finalizada la búsqueda de cadáveres. Fueron hallados 21. Faltaban cinco vecinos a los que también se dio por muertos y que se supuso fueron arrastrados por las aguas. Nunca se los encontró. En total murieron 26 personas, de estas, cuatro fueron niños y siete niñas. Fueron todos enterrados en el cementerio del barrio de La Estrella. (Narración elaborada con los datos de la Memoria de la inundación de La Estrella el 9 de octubre de 1883, por Juan Antonio García Ibáñez, Secretario del Ayuntamiento de Mosqueruela en aquella fecha, y la noticia sobre la catástrofe publicada por el periódico de Madrid El Liberal, 17/10/1883.)

Cementerio de La Estrella. (Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

Read Full Post »

Foto de El cabanyal valenciano en 1900. En primer término un grupo de mujeres lava ropa en una acequia. Detrás juegan niños y pueden verse a  izquierda y derecha algunas barracas, la construcción campesina típica de Valencia con paredes de adobe encalado y cubierta a dos aguas de cañizo y paja.

Copio de Wikipedia que  Cabanyal-Canyamelar,  barrio de la ciudad de Valencia desde el año1897, fue un pueblo marinero de peculiar trama reticular conocido como el Poble Nou de la Mar. Con el tiempo adquirió popularidad como zona de ocio y descanso. En  la actualidad su presente se ve envuelto de polémica en medio del abandono y la degradación que vive. El Plan de ampliación hasta el mar de la Avenida de Blasco Ibáñez que el Ayuntamiento se empecina en finalizar ha generado un amplio debate social que enfrenta a plataformas ciudadanas, con políticos y jueces.

El hecho cierto es que, de finalizarse las obras, el barrio, reconocido como Bien de Interés Cultural, vería perdida buena parte de sus señas de identidad con la desaparición de interesantes ejemplos de diferentes tipologías arquitectónicas específicas del barrio. También se vería descompuesta la trama urbana y el barrio se desestructuraría con su división por la gran avenida.

Posiblemente, el engrandecimiento de una ciudad no deba  pasar necesariamente por  ingentes obras publicas, ni por megalomaniacas fantasías que sólo piensan en el gigantismo y en la grandiosidad de sus obras. La construcción de vistosas avenidas representativas del poder y del estatus de quien las imagina  ha sido siempre una constante en las mentes de muchos políticos y estadistas.

Es evidente que existen alternativas más efectivas para racionalizar la ciudad sin la necesidad de devastar un barrio en nombre de la modernidad. Y con toda seguridad, la ciudad ganaría rehabilitando los espacios públicos degradados, y los ciudadanos accederían a una calidad de vida de la que ahora no disfrutan.

En fín, habrá que esperar para ver en que acaba todo esto. De momento dejo en esta entrada unas cuantas fotos de El Cabanyal que nos dan muestra de lo peculiar e interesante que resulta el barrio. También incluyo unas cuantas referencias de prensa relativas a la polémica del Plan de actuación en el barrio, y otras más que ayudan a conocer mejor el lugar.

El Cabanyal, Valencia (FOTO: Esven, 2007 en flickr)

El Cabanyal, Valencia (FOTO: Txmx2, 2009 en flickr)

Demoliciones en el Cabanyal (FOTO: Bezembinder, 2009 en flickr)

Antiguas casas de El Cabanyal en la calle de la Barraca. “El Cabanyal tiene su origen en las barracas de los pescadores construidas unas al lado de las otras, de ahí la estrechez de sus fachadas, formando largas calles en paralelo a la línea de costa, con escasas y estrechas calles perpendiculares a las principales vías.
A finales del siglo XIX un pavoroso incendio extendido rápidamente debido a la paja empleada en los tejados provocó la casi total destrucción del barrio, como consecuencia el ayuntamiento dictó una serie de ordenanzas que impedían la construcción de nuevas barracas y dificultaban la reconstrucción de las existentes, por eso, sobre los mismos solares que ocuparan las barracas se construyeron nuevas casas,  la mayoría de dos alturas. Dada la época de reconstrucción abundan las decoraciones de inspiración modernista un tanto naïf, estando muchas fachadas revestidas de azulejos de serie, también hay ejemplos de eclecticismo, Art Decó, Racionalismo e incluso neogótico en la parroquia, de pequeñas dimensiones y que queda singularizada precisamente por su estilo”.

El Cabanyal (Tonogayora)    (FOTO: Tonogayora , 2007  en  Flickr)

Viejo edificio en el Cabanyal  (FOTO: Tonogayora , 2007  en  Flickr)

Edificio con reloj de sol en el Cabanyal  (FOTO: Tonogayora , 2007  en  Flickr)

Referencias.-

Cara y cruz en El Cabanyal
El País- Valencia – 22/03/2009
El Supremo reabre el caso del plan de El Cabanyal
El País- Valencia – 10/06/2009
El Gobierno paraliza el plan del Cabanyal de Valencia
El País-04-01-2010
Un barrio de callejuelas mal aireado
El País-Valencia-14/01/2010
Suspendidos los derribos de seis casas del Cabanyal de forma cautelar
El País-Valencia – 18/01/2010
El juez permite derribos en el Cabanyal
El País-Valencia – 21/01/2010

Espejo Merchan, Patricia
El Cabañal, historia de un barrio marinero
Revista Diginal de Innovación y Experiencias
Granada, 2008 (PDF)

Herrero García, Luís Francisco
Vida en el barrio: Cabanyal, un conjunto histórico protegido… y amenazado.
Ciccp, 2006 (PDF)

Plataforma “Salvem el Cabanyal
El Cabanyal: el patrimoni valencià amenaçat (VIDEO)
Expropiacions forçoses al Cabanyal (VIDEO)
CALLEJEROS (CUATRO) – El Cabanyal (València) 1/6
CALLEJEROS (CUATRO) – El Cabanyal (València) 2/6
CALLEJEROS (CUATRO) – El Cabanyal (València) 3/6
CALLEJEROS (CUATRO) – El Cabanyal (València) 4/6
CALLEJEROS (CUATRO) – El Cabanyal (València) 5/6
CALLEJEROS (CUATRO) – El Cabanyal (València) 6/6

Manuel Vicent
El Cabanyal, naufragio de cemento
El País, 31/01/2010

Tribunal Cosnstitucional paraliza Plan de la Comunidad de Valencia (18/02/2010)

La Alcaldesa Barberá desafía al Tribunal Constitucional (19/02/2010)

Publicar en Facebook

Read Full Post »