Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Spain’ Category

Bankuentas-mejor-experiencia-cliente copia

Hace tiempo que llevo leyendo y escuchando, especialmente en publicidad, la llamada a vivir o sentir la “EXPERIENCIA” de lo que sea objeto de anunciar o comprar. “Una nueva experiencia de café“, “…la mejor experiencia de hoteles todo incluido…“, “Vive la experiencia de los nuevos smartphones xxx“, “La mejor experiencia de usuario solo para nuestros socios…
Reconozco que me ha costado dar sentido al término “experiencia” , que es sustantivo en español. El verbo “experimentar” utilizado en oraciones en nuestra lengua en un contexto que nada tiene que ver con el significado que recoge el diccionario de la RAE, para un profano en entornos de mercadotecnia, estudios de dirección de empresa o publicidad como yo, acaba produciendo un prurito incansable y cierta asiedad que requiere cura inmediata.
En español “EXPERIENCIA” se refiere a lo conocido o vivido, que puede ser durante un periodo prolongado y que aporta un conocimiento y una habilidad. De la experiencia deriva el experto. Nada parecido con lo que escuchamos: “Vive la EXPERIENCIA de Radio 3” o “la EXPERIENCIA de alojarse en nuestros hoteles…“, por ejemplo.
En el idioma inglés “EXPERIENCE” se parece a “experiencia” en español, compartiendo significados sinónimos como “situación”, “conocimiento” o “percepción”. Pero en esa lengua también adquiere otros matices que nada tienen en común con el español en expresiones como “ customer experience” o “dining experience“, en las que “EXPERIENCE” se refiere a la “SATISFACCIÓN” del cliente o al “PLACER” gastronómico.

 

grafico_ux-copia
Este es el valor que miméticamente han tomado ciertas expresiones de ciertos entornos con gran capacidad de difusión -en especial la prensa-. Como su difusión está resultando sencilla, este nuevo significado prestado se está popularizando. Pero choca con el valor real del sustantivo.
Por eso, yo no llego a entender bien la razón de que se empiece a atender más al valor prestado de pocos años acá que al verdadero significado que tiene la palabra. Se da especialmente en círculos de allegados a los entornos profesionales referidos, que se afanan en convertir las nuevas razones en universales de la lengua.

Sin duda se trata de un falso amigo. De esos que no merece la pena tener porque en verdad son falsarios y disfrutan mintiendo. El problema está en que si quienes  lo presentan a través de los grandes medios de difusión, perseveran por su afán irracional de significarse, finalmente lo harán -irracionalmente- popular. Y lo popular, que es lo perteneciente o relativo al pueblo,  acaba siempre por imponerse, aunque sea contrario al sentido de la razón, la razón de la lengua en este caso.

Es posible que dentro de unos años cuando salgamos de un cine, si aún existen, y alguien nos pregunte: “¿qué tal la experiencia?”, contestemos “muy agradable” y nunca se sabrá si nos referíamos a las butacas, a la climatización, al bar,  a los baños, a la película o a otra cosa.

Anuncios

Read Full Post »

La luz de los fluorescentes

“En la casa de mi amiga todas las habitaciones tenían tubos fluorescentes y había mucha luz; pero la luz era triste. En el salón había una vitrina iluminada, con escopetas de cartuchos y de perdigones y también había un Winchester americano, como el de las películas de indios y vaqueros de John Wayne, que disparaba balas de verdad;  y al lado, la televisión, grande, siempre encendida a todo volumen; había muchos muebles diferentes en el salón, y en toda la casa. Y, a veces, había mucha gente y un perro hiperactivo medio tonto que no sabía cazar y no paraba de ladrar; y una abuela achacosa que se quejaba mucho a la que no dejaban de reñir. Pero, aunque había mucha luz y mucha gente y mucho ruido, la casa era triste. Y la gente también era triste”. (E.R.E. memorias apócrifas)

COCINA01.jpg

En la casa de mi amiga sólo me calmaba la quietud de la cocina que iluminaban unos fluorescentes, mezclando su claridad tenue con los rayos de sol que se colaban por el patio de luces. En la nevera siempre había tetrabricks de vino tinto del malo y yo me aficioné a su sabor fresquito. Así que un día, “reflexionando” las rodillas delante del fregadero en la iluminada cocina, mirando al techo, me di cuenta de que me gustaban mucho las cocinas iluminadas con tubos fluorescentes con ventanas por las que entra el sol tenuemente.”

Me gustan las cocinas iluminadas con tubos fluorescentes…

“Creo que me gustan las cocinas iluminadas con tubos fluorescentes…  Me parece una luz rigurosa para el trabajo minucioso. Una cascada lumínica, una “bañera” de claridad para poder ver el detalle que acompaña el conjunto del entorno donde encontrar los utensilios e ingredientes necesarios para la tarea diaria. Cuando esa luz se integra con otras luces matizadoras más cálidas como la luz del sol, u otras artificiales que reproducen su naturaleza, el conjunto es armónico y genera sensación de paz. Y facilita el trabajo…” (E.R.E. memorias apócrifas)
Después de leer esta, aparente, urgente reflexión he despertado de la siesta de media tarde. Todo el texto escrito ha podido ser una lectura difusa o una fantasía o una ensoñación, o un anhelo, que se define como deseo vehemente, siempre con “h” intercalada, consonante escurridiza.

Cocina restaurante tubos

 Cocina industrial iluminada con fluorescentes. Cuando la luz es abundante y de calidad el ambiente es armónico. Cuando la calidad de la luz y su cantidad es pobre la salud puede quedar afectada.

Mala luz: desorientación, falta concentración…mala leche

En casa de mi amiga no sabían que la luz artificial mala, de mala calidad -igual que el colesterol malo- influye negativamente en la salud. También en el rendimiento intelectual; y que cuando es insuficiente y la calidad es mala, muy mala, puede producir desorientación, falta de atención y concentración, desánimo, cambios de humor y comportamiento, pérdida de memoria, estrés, ansiedad, cefaleas, mareos, falta de energía, fatiga crónica, inapetencia sexual, trastorno afectivo emocional, insomnio, depresión, y mala leche…” (E.R.E. memorias apócrifas)

Taller tubos fluorescentes.jpg

Taller de coches iluminado con tubos fluorescentes.

Alguna vez he visto…

Alguna vez he visto como se trabajaba en algún taller de chapistería y pintura, en cocinas de restaurantes, en talleres de mármol, operando solamente con luz de tubos fluorescentes y he pensado: “¡cuánta pobreza!”; “cuánta mala leche se respira”. He pensado en los trabajadores por las condiciones infra-lumínicas en las que trabajan: “qué pena de luz”; “cuánta tristeza”, he pensado después. Además de ser fluorescente, la luz en aquellos lugares era poca y la atmósfera de los locales muy triste. La calidad de la luz y su cantidad nos afectan a niveles neurológicos y fisiológicos y, sobre todo, causan desánimo y tristeza. Y mala leche.

Restaurante neones

Restaurante polpular de la costa mediterránea iluminado con tubos fluorescentes.

No me gusta la luz de los fluorescentes…

Me he dado cuenta de que solo me gusta la luz de los fluorescentes en la cocina de casa. Pero no en la cocina de los restaurantes, porque por lo que he visto puede ser escasa, como el espacio mínimo en el que se trabaja.

bodegas-alfaro

Bar de Madrid iluminado por fluorescentes.

… en un bar o en un restaurante, por ejemplo

Alguna vez he estado en un bar iluminado con tubos fluorescente y me ha disgustado. Luz demasiado blanca, anodina, insustancial, fastidiosa.
No me gusta la luz de los tubos fluorescentes en los bares. Menos aún en los restaurantes. Me parece la luz ideal para estropear cualquier momento que aspire a ser agradable. Vilipendia un buen filete o una buena ensalada. O un buen postre. Es desconcertante para el ocio. Es luz que demotiva, aburrida y triste. En un restaurante, el fluorescente resulta ofensivo para el comensal que quiera disfrutar del acto íntimo de comer con gozo y sin interrupción en un ambiente relajado, desmereciendo la calidad de lo ingerido y hasta la de su digestión siguiente.

La luz blanca del fluorescente asusta a la parroquia. Vale para echar la partida de cartas o de dominó. Hasta para sorber el chupito mágico que te conduce por sus efluvios alcohólicos a cualquier parque temático idílico. Sólo los desprevenidos se engañan ante esta luz. El fluorescente está fuera de razón, de sentido y  de toda conveniencia. Es todo un despropósito.

Al margen de la partida y de los chupitos. ¡Nunca más los  fluorescentes en el comedor de un restaurante!

BAR pueblo

Antiguo bar del amigo de mi amiga, ya desmantelado. Los fluorescentes del techo no se ven.

El bar del amigo de mi amiga

Un amigo de mi amiga tenía un bar y se empecinaba en mantener las luces fluorescentes blancas en el techo. Por baratura, principalmente. Era un bar de pueblo. Según Wikipedia, un pueblo de  13.110 hab. (2017). Así que un pueblo grande.
El bar era sencillo, de unos 70 m2, con una barra simple, las paredes tapizadas a media altura con listones de pino machimbrados con un barniz claro envejecido o avejentado por los años; el resto estaba pintado en un ocre agradable y poco más. El suelo era de terrazo rojizo gastado y las sillas y las mesas eran también de pino barnizado. El bar era normal y casi acogedor. Pero la luz clara de los fluorescentes blanquecinos nunca me gustó. Tampoco en la cocina, que era muy pequeña.

Restaurante nuevo luz leds

Este local se parece mucho al nuevo lugar de trabajo del amigo de mi amiga. A lo mejor es el mismo.

Creo que las tapas que ponía el amigo  de mi amiga, con todo su esfuerzo por agradar se diluían a diario en la nada a causa de la anodina luz del bar. Aunque le hablé del tema,  no me entendió y tampoco me atendió. Como no soy su amigo, solo soy el amigo de su amiga, no quise insistir. Al final, el bar tuvo que cerrar porque no tenía clientes. Los que tenía eran viejos parroquianos de chateo barato que bebían mucho y veían poco, y tampoco sabían nada de luces. Y el amigo de mi amiga se fue al paro.
Ahora trabaja de camarero en un bar-restaurante muy cerca de su antiguo negocio. El dueño es un empresario avisado, -más que “prudente, discreto o sagaz”- que se ha adaptado, antes que tarde, a las modas que vienen y ya están. Tiene un local cómodo para la clientela, que despacha todo lo que ahora se busca en un bar moderno y está mucho mejor iluminado que los clásicos del pueblo, sin luz blanca. Han desaparecido los fluorescentes. Los ha cambiado por modernos LEDs.

Conclusión

Mi amiga hace tiempo que vive en una casa con tubos fluorescentes solo en la cocina, y los quiere quitar. En un arresto de modernización, en el resto de su casa han sustituido las antiguas bombillas y ahora todo lo ilumina la tecnología LED”.
A mí, los fluorescentes siguen gustándome y disgustándome en la medida ya declarada. La mayoría de nosotros despide sin conmiseración al neón de los fríos fluorescentes en el conjunto de los espacios públicos. Y también en las cocinas. El sentir popular se vuelca a favor de las nuevas tecnologías de la luz. En este asunto hay que ser popular o popularista, que es lo mismo en términos comerciales, y mirar a lo práctico. Viva la revolución lumínica. ¡Viva el led! O lo que venga…

Referencias.-

Luminaria fluorescente (Wikipedia)

Efectos de la luz artificial sobre la salud (WEB Green Facts)

Iluminación fluorescente y salud (Informe Greenpeace)

Textos Urban Idade (E.R.E. Memorias apócrifas 2007-2018 )

Read Full Post »

URBAN IDADE, las edades urbanas que definen el presente de nuestras ciudades. La ciudad como centro de atención. Sus lugares; la historia urbana y los espacios actuales. Historia, sociología, política y sentido común. Ahora en Facebook: URBAN IDADE.

LOGO01

 

Read Full Post »

Luis cabrera 16 Soynard

(Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

Próspero Soynard fue en 1862 el primero en dividir en parcelas las tierras rústicas de su propiedad en el primitivo camino que llevaba al pueblo de Hortaleza, cerca de Madrid. Soynard era “propietario” de profesión y especulaba con sus casas y terrenos.  El éxito de su actividad mercantil  llenó de pequeñas construcciones el lugar y con el tiempo, el conjunto se convirtió en un nuevo barrio de la capital que, por gracia de sus moradores, acabó llamándose la Prosperidad.

Desde entonces, el barrio ha evolucionado al ritmo marcado por la dinámica demográfica y la necesidad de vivienda; por las políticas administrativas y por la oferta de los promotores privados, en relación a las tipologías y calidades,  que han definido su fisonomía actual.

Luis Cabrera 14-16_Pablo Echavarri_2018

Rehabilitación de un solar en espacio expositivo, diseño de mobiliario a escala urbana. Madrid Design Festival. Studio La Cube, Julen Ussía y Javier Montoro, que desarrollan piezas y acciones en vivo en el espacio. Dialogando sobre cómo los materiales y medio influyen en los procesos de producción. (Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

La renovación del parque residencial ha manifestado un cambio constante desde la década de los sesenta del siglo XX. En la actualidad el derribo de las escasas construcciones que aún existen anteriores a 1940-50 es habitual y son muy pocos los ejemplos de edificios que recuerden los origenes y las peculiaridades de este barrio madrileño.

Un ejemplo de construcción primitiva se encuentra en la calle Luis Cabrera número 16. Hasta hace unos pocos meses había dos viviendas, los números 14 y 16. La que ocupaba el número 16 de la calle se derribó a finales de 2017.

Luis Cabrera 14-16_Google Maps 2017

Dos contrucciones primitivas de la Prosperidad de principios del siglo XX. Se encontraban en la calle Luis Cabrera número 14 y 16. Hasta hace unos pocos meses había dos viviendas. La que ocupaba el número 16 de la calle se derribó a finales de 20017. (Foto: Google Maps, 2017)

Luis Cabrera 14-16_KKR_2018

Casas de la calle Luis Cabrera número 14 y 16.  El número 16 de la calle se derribó a finales de 2017. (Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

Con motivo del Madrid Design Festival COLECT. LA COSA  se ha acondicionado el solar  de 120 m2 que ocupaba la vivienda de la calle Luis Cabrera 16, donde -tras el derribo- “las fronteras entre lo público y lo privado se disipan” para crear una exposición denominada Sonyard .

En la exposición Soynard, una piedra y todo por la ventana, los miembros del colectivo presentan tres piezas en forma de bancos, reminiscentes de la vivienda que en su día acogió exposiciones, como de la historia del barrio que habitó.

Soynard una piedra 2018

“Soynard, una piedra y todo por la ventana”. Studio La Cube, 2018. Luis Cabrera 16. La Prosperidad. (Foto: Enrique F. Rojo, 2018)

“Lo perdido, lo que permanece y lo que fue, corresponden a cada uno de los bancos que figuran en el espacio. Tierra, paja y escombro, pala, rastrillo y azada son materiales y herramientas empleados para la producción de las piezas que se antojan más propias de un jornalero que de un constructor. Las geometrías de estas piezas, así como su dimensiones que oscilan entre lo urbano y lo doméstico, adquieren un carácter primitivo y monolítico en un espacio de raza rural inmerso en un contexto metropolitano”.

Colectivo LA COSA
Studio La Cube
Julen Ussia
Javier Montoro

Luis Cabrera 16
Soynard, una piedra y todo por la ventana
17-18 / 24-25 de Febrero 2018
Resto de los días bajo cita previa.

Referencias.-

Blog Urban Idade, “Recuerdos del barrio de la Prosperidad”
Facebook “La Prosperidad”

Colectivo La Cosa. SOYNARD, 2018

Rojo Escobar, Enrique F.
La Prosperidad. 1862-2012
Temporae, Ed.
Madrid, 2012-13-14

Read Full Post »

Hace tres años que de derribó la antigua corrala de la calle de Fernández de la Hoz 63 de Madrid, situada muy cerca del Paseo de la Castellana. En 2007 el  Instituto de Vivienda de la Comunidad de Madrid (Ivima) subastó esta corrala del barrio de Chamberí, el único edificio de renta libre que poseía. Era una herencia del Instituto Nacional de la Vivienda. Hasta el momento de su total desalojo todavía había vecinos -parece que irregulares-  que habitaban en él y que pagaban la exigua “renta de 1 €” por una vivienda de hasta 100 metros cuadrados. En ese momento el edificio todavía conservaba dos locales comerciales abiertos en sus bajos, entre ellos una farmacia cuya titular era Esmeralda Moreno Blanco.
noviembre-2016_01

Corrala Fernandez Hoz

Corrala de Fernández de la Hoz. Mural pintado por José Luis Tirado en 1987 que representa un gigante avanzando de forma inquietante entre la construcción con el ánimo aparente de derribarla. Tal vez una premonición. (Foto: Enrique F. Rojo, 2006)

Los últimos propietarios del edificio, la inversora inmobiliaria de INDITEX/ Pontegadea la había vendido en 2015 a la promotora catalana Uniq, especializada en la promoción de viviendas de lujo, que junto al fondo inmobiliario británico UK & European Investments se han encargado del derribo y ejecutan la nueva construcción.  La inversión de UK & European Investments que  levanta las viviendas  ronda los 20 millones de euros.

Una corrala atípica por anacrónica

El edificio derribado era una construcción, con toda probabilidad de los años 20-30 del siglo XX, por lo que su típica tipología madrileña resultaba algo anacrónica, dado que en esa época la casa de corredor ya estaba en desuso y era raro que se hicieran edificios de esas características, salvo por cuestiones de mera rentabilidad. A pesar de esa lacrada característica, el edificio tenía un valor histórico especial -no cuantificable en euros- , siempre por debajo de su valor especulativo, que ha sido el que ha primado en su venta.

Podríamos decir que el bloque seguramente nació por motivos especulativos y que su último destino ha sido el mismo: morir por la presión del capital.

Corrala

La antigua corrala de Fernández de la Hoz, 63

El edificio estaba situado en la Plaza de San Juan de La Cruz, 4 –en el número 63 de la calle Fernández de la Hoz–, junto a los Nuevos Ministerios y la calle de Ríos Rosas y albergará  viviendas de alto nivel y de precio, exageradamente desorbitado, solo al alcance de economías poderosas. La venta se ha realizado con suma discreción.

El edificio derribado contaba con algo más de 1.000 metros cuadrados y una edificabilidad cinco veces mayor, de casi 5.600 metros. Según detalla la constructora, la promoción, el edificio, de nueva construcción, ofrecerá una amplia tipología de 41 viviendas  de 1, 2, 3 ó 4 dormitorios y áticos. Además de la  comodidad de disponer de aparcamiento y trasteros, la finca ofrece unas zonas comunes con gimnasio y piscina en la 8ª planta, que disfruta de unas vistas privilegiadas. Los pisos, de entre 55 y casi 400 metros cuadrados, costarán entre medio millón de euros y 2,5 millones, en el caso de los áticos. La entrega de las viviendas está prevista para la primavera de 2018.

noviembre-2016_03

Plaza de San Juan de La Cruz, 4.  (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

Noviembre 2016_02.jpg

Plaza de San Juan de La Cruz, 4.  (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

Fernandez Hoz 63_Google Maps_2017

Plaza de San Juan de La Cruz, 4. El el número 63 de la calle Fernández de la Hoz lo ocupa ya una nueva construcción. (Foto: Google Maps, 2017)

Referencias.-

Corrala de Fernández de la Hoz (I)   2007 (Blog Urban Idade, 2007)

Corrala de Fernández de la Hoz (II)  2015 (Blog Urban Idade, 2015)

La corrala de Fernández de la Hoz 63 tiene los días contados
(Blog Urban Idade, 2015)

De corrala en ruinas a pisos de lujo de hasta 2,5 millones en pleno corazón de Madrid (El Confidencial, 15/ 5/ 2017)

Read Full Post »

Canido, Estrella, 51. (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

Canido, Estrela, 51. (Foto: Enrique F. Rojo, 2015)

Canido, barrio de Ferrol, A Coruña. Número 51 de la calle Estrela, esquina con Miramar. En 2015 el edificio de la foto de arriba ya se había abandonado. Seguramente una expropiación pagada a un precio razonable.

Pasadas las primeras expropiaciones, el barrio de Canido se fue abandonando hasta el momento actual. La invasión de las Meninas al barrio de Canido en Ferrol empezó en 2008 y parece imparable. Liderada por el pintor Eduardo Hermida, esta manifestación multicolor clama contra el abandono urbanístico del barrio. Desde el primer esbozo en sus olvidadas fachadas, cada año las paredes abandonadas de Canido se tornan lienzos efímeros para artistas y soñadores.

Canido, Estrella, 51.  (Foto: Enrique F. Rojo, 2017)

Canido, Estrella, 51. (Foto: Enrique F. Rojo, 2017)

Las paredes olvidadas de la casa de la calle Estrela 51 de Ferrol, en Canido, cobraron color con las Meninas que con ingenuidad las adornaron. Arte y voluntad efimera. Lo más probable es que estos dibujos alegres desaparezcan en los próximos meses, cuando derriben el edificio. Y será cuestión de minutos.

En su lugar crecerán en altura desleal con el entorno bloques de viviendas anodinas y aburridas. El barrio se uniformiza y la esencia se pierde.

Read Full Post »

La invasión de las Meninas al barrio de Canido en Ferrol (A Coruña) empezó en 2008 como protesta pictórica contra una pintada. Liderada por el pintor Eduardo Hermida,  esta manifestación clama contra el abandono urbanístico del barrio. Desde entonces, cada año las fachadas abandonadas de Canido se tornan lienzos efímeros para artistas y soñadores.

Meninas en la calle de Alonso López, 2 de Canido, en Ferrol

Meninas en la calle de Alonso López, 2 de Canido, en Ferrol. (Foto: Enrique F. Rojo 2015-17)

Meninas sobre fachada terrera en la calle de Alonso López, 2 de Canido, en Ferrol. La casa albergó una antigua tahona y luego una tortillería, de renombre en los alrededores gracias al boca en boca. Después vino el abandono del barrio y la tortillería cerró hasta la actualidad, que la habitan meninas y meninos, uno pintor de aire velazqueño, con perro como mascota, y otros de perfil griego algo picassianos. Los dibujos son de Blanca Vila, Carmela Martín, y uno anónimo que muestra la figura de una hierática menina cocinera de armas tomar con sus utensilios en las manos dispuesta a elaborar una rica tortilla de patatas a la moda del lugar.

Menina en Canido, Ferrol.

Menina en Canido, Ferrol. (Foto: Enrique F. Rojo, 2017)

Menina de tirabuzones azules en Canido. Fantasía de Chus Iglesias firmada en 2017. El muro decorado esconde un solar perdido en el olvido en el que antes existió una casa que ocupaba el número 36 de una calle ignota. La portezuela roja da paso al terreno, solo accesible para personal enano de estatura. Pensado, a buen seguro, para que las meninas, bajas por definición, accedan sin pestañear ni despeinarse y dediquen su ocio a sembrar patatas, berzas y nabizas.

Referencias.-

Las Meninas se mudan a Canido  (El País, Ferrol, 21/ 09 /2008)

Read Full Post »

Semana-arquitectura-2017_ copia
El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid y la Fundación Arquitectura COAM, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, celebrará la XIV Semana de la Arquitectura del 29 de septiembre al 8 de octubre. En esta ocasión París será la ciudad invitada, con la participación de la Embajada de Francia en España, el Institut Français y l’Alliance Française.

Durante la  XIV Semana de la Arquitectura Madrid acogerá :

Exposiciones, destacando ’10 años Premio COAM. Arquitectura reciente de Madrid’, que recoge los 154 proyectos galardonados por los prestigiosos Premios COAM durante una década, de los cuales 17 han sido premios principales.
Actos y conferencias, que versarán sobre la profesión de los arquitectos, los desafíos de las grandes ciudades o el urbanismo táctico y las políticas urbanas.
Visitas e itinerarios a más de 40 edificios de reconocido valor arquitectónico e histórico. Este año, como novedad, se incluyen itinerarios familiares.
Actividades infantiles y mercado de diseño de arquitectos (Pop Arq Store).
(Ver programa)

Referencias.-

XIV Semana de la Arquitectura (COAM)

XIV Semana de la Arquitectura: cerca de cuarenta edificios «desvelarán» sus secretos al público (ABC, 19/09/2017)

Read Full Post »

Cine Callao (1935)

Construido en 1935, el cine Callao de Ferrol fue un moderno cinematógrafo, polivalente, que podía albergar representaciones teatrales y espectáculos diversos. Constaba de sótano, plantas baja y primera dedicadas a cine, y terraza que se utilizaba para proyecciones y para bailes y festivales al aire libre cuando el inestable verano ferrolano lo permitía.

Cine Callao

Cine Callao de Ferrol, alzado. El cine tenía capacidad para 1.000 espectadores repartidos en “21 filas de 24 butacas cada una, 13 palcos, anfiteatro y grada”.

Ferrol-Cine CallaoEl Cine Callao de Ferrol, edificio de gran singularidad, especialmente dentro de la producción del arquitecto municipal Rodolfo Ucha Piñeiro, posiblemente se inspirase en los diseños racionalistas del madrileño Luis Gutiérrez Soto, que ya había proyectado varios cines en la capital española (Callao, Europa y Barceló).

Su aspecto, de deliberado carácter Art Déco, constituyó uno de los edificios más efectistas de la ciudad cumpliendo su función de servir de reclamo para el espectáculo que siempre albergaban sus paredes. Para ello, la torre-faro a modo de alminar o minarete, destacaba en el skyline y llamaba al pagano disfrute del séptimo arte. Este reclamo simbolizaba también la torre del faro que proyecta una luz, en este caso la del proyector, que abría la ciudad al resto del mundo con sus películas, las cuales transladaban el mundo en imágenes a los espectadores.

El Cine Callao representó -en palabras del profesor  de historia del arte Bernardo Castelo Álvarez – “el emblema más genuino del cosmopolitismo de Ferrol del momento, al integrarse dentro de la corriente general de construcción de grandes cinematógrafos que, tanto en España como en los restantes paises europeos y, muy especialmente, en Norteamérica se erigían en las ciudades para acoger, pero también para simbolizar, al gran espectáculo popular contemporáneo que era el cine“.

Por desgracia, el edificio fue víctima de la ambición especulativa y del interés inmobiliario, alimentado por la ignorancia y por el desdén hacia la historia mostrado por las autoridades locales, que no solo nada hicieron por impedir su demolición, sino que más bien lo facilitaron. Se derribó en 1976 para construir oficinas y una sucursal bancaria, en un edificio de dudoso gusto, infame aunque muy de su época, que rompió por completo con la armonía de la calle y de la ciudad.

Cine Callao Ferrol_Mano alzada

Cine Callao, dibujo a mano alzada de Rodolfo Ucha Piñeiro (1935).

Planos planta cine callao-1935

Planos planta del Cine Callao de Ferrol (1935).

Guardar

 

Plaza de Callao_Ferrol_Google Maps

Plaza de Callao, en Ferrol. Este edificio ocupa el lugar donde estuvo el cine Callao, derribado en 1976. (Foto: Google Maps©2017 Google)

Read Full Post »

 corral-de-comedias

En 1971 los cines en España desaparecían por falta de público. El formidable espectáculo del cinematógrafo perdía fuelle. La mayoría de esos locales que languidecían en los confines del siglo XX habían nacido como tales; otros se habían adaptado a partir de antiguos frontones o viejos teatros. Hace treinta y tres años, tres estudiantes universitarios descubrieron que detrás de la sugerente fachada de un cine abandonado de Alcalá de Henares se escondía un corral de comedias de 1601, un Coliseo techado de 1768, un teatro romántico de 1831 y un cine del siglo XX.

El  cine Cervantes o “cine pequeño” de Alcalá de Henares

En Alcalá de Henares hubo un antiguo cine en un lateral de la conocida  plaza de Cervantes que por causa del devenir de los nuevos tiempos terminó por cerrarse.

Carteles Cine Cervantes

Carteles Cine Cervantes

En 1971, el “cine pequeño”, espacio singular y envejecido se cerraba

El cine Cervantes,  conocido como “cine pequeño” -por compartir nombre con el Teatro-Salón Cervantes,  principal de Alcalá y de mayor tamaño- pasó de ser un primitivo patio de vecindad  -antiguo Corral de Zapateros– en el siglo XVII para acabar como cine de barrio en el siglo XX. Sin embargo, a pesar de que las reformas y de que sus usos diversos mantuvieron su estructura del siglo XVII más o menos igual, en 1971, el “cine pequeño“, espacio singular y envejecido se cerraba, y su sorprendente pasado se perdía olvidado en su abandono.

Descubrimiento del corral de comedias barroco

En la década de los ochenta del siglo XX gracias a las investigaciones e impulso de los alcalaínos Juan Sanz, Mercedes Higuera y Miguel Ángel Coso el viejo edificio y el abandonado cine que contenía su interior volvieron a ver la luz.

Corral de comedias barroco

Dibujo de un corral de comedias barroco del siglo XVII.

El trabajo de estos investigadores fue crucial para la recuperación del teatro y, especialmente, de los vestigios del primitivo corral de comedias cuya memoria se había esfumado.

Cuentan los investigadores en su memoria que fue una cita encontrada en la obra de Esteban Azaña Historia de la ciudad de Alcalá de Henares, (antiguo Compluto), lo que afianzó la idea de que sus hipótesis sobre el idificio iban en buena dirección  y que podían ser un buen punto de partida.

Fue una cita de Esteban Azaña lo que afianzó la idea de que iban en buena dirección

Empezaron por estudiar gran cantidad de documentación en el  archivo de Alcalá, entre ellos un manuscrito fechado en 1601 que contienía el contrato realizado entre el concejo de Alcalá y un carpintero, Francisco Sánchez,  para la construcción de un patio de comedias en el conjunto de edificios que componían las casas de la corrala situada en la entonces llamada plaza del mercado. El corral se abrió al año siguiente.

Un Corral de Comedias barroco del siglo XVII

El corral de comedias constaba de un escenario, en un extremos del patio, contra la pared de la casa del fondo. Delante del escenario estaba el patio, generalmente empedrado.  Al fondo se colocaban de pie los mosqueteros, quienes, junto con los que estaban a pie de escenario, eran los que más alboroto armaban. Unos y otros eran temidos por los autores, pues de sus reacciones dependía muchas veces el éxito o fracaso de las obras. Para guardar el orden entre el gentío existía un alguacil.

En los balcones y ventanas de las casas contiguas a la pared del escenario estaban los aposentos, con balcones y celosías, reservados para los espectadores de la nobleza, en los que podían estar tanto hombres como mujeres. Sin embargo, las clases populares estaban separadas por sexos y accedían al teatro por puertas distintas.

Corral de comedias barroco

Modelo de un corral de comedias barroco del siglo XVII.

Las mujeres se sentaban en la cazuela (un palco con gradas enfrente del escenario, sin acceso al patio). Allí, un “apretador” se encargaba de hacerles sitio, según llegaban, para que todas pudiesen ver la comedia. En la planta baja existía una “alojería”, lugar donde se vendía fruta, frutos secos y la “aloja”, una bebida hecha de agua, miel y especias. También podía tener vino mezclado.

Las mujeres se sentaban en la cazuela , donde un “apretador” se encargaba de hacerles sitio

Encima de la cazuela o cazuelas, pues a veces había dos, una esobre la otra, estaban los aposentos, los palcos de los concejales y autoridades, incluidos los mismos reyes, pues muchos de ellos fueron muy aficionados al teatro, como Felipe IV. En el piso más alto estaban los desvanes, junto a la segunda cazuela si la había, donde se situaba la tertulia de los religiosos, poetas y entendidos de teatro.

El corral se llenaba bastante antes de empezar la representación, que comenzaba sobre las tres o cuatro de la tarde y terminaba al atardecer. Entre los actos había intermedios donde se escenificaban los entremeses, obras cortas cómicas, o bailes.

El nuevo coliseo neoclasico

La documentación recogida por los investigadores era tan abundante que fue posible reconstruir toda la historia del edificio. Descubrieron que en 1768 se reformó el corral de comedias barroco, que era conocido con el nombre de Corral de los Zapateros, en un coliseo neoclásico, es decir, un teatro cerrado ya que el corral, como todos los de su época, era un patio abierto. Su localización y la demanda de ocio de los vecinos y, mayoritariamente, de los universitarios propició que se techara el patio con una especie de cúpula sostenida por un entramado de vigas de madera. La cubierta mejoró la acústica, lo que hizo del local un espacio idoneo para el desarrollo de espectáculos de canto y orquestas de cámara.

Se cuenta que Farinelli  estuvo a punto de cantar en el corral de Alcalá

Estructura de madera del techo, original del coliseo neoclásico.

Estructura de madera del techo, original del coliseo neoclásico de 1768, tras la reforma  de 1983-2003. (Foto: E.Rojo, 2016)

Se cuenta que Farinelli, el famoso castrato italiano protegido de Felipe V,  estuvo a punto de cantar en el corral de Alcalá. Se esperaba que con las reformas del patio en coliseo techado, más acorde a las modas y con mejor acústica, el cantante acudiera a la ciudad y diera la nota, a la vez que pompa y boato a la ciudad. Pero las reformas llegaron tarde y Farinelli dejo España y  con el ascenso de Carlos III marchó para Bolonia.

Reforma como teatro romántico

Después de la reforma como coliseo techado de 1768, en 1831 se acometió una importante transformación que lo convirtió en un teatro romántico según las normas arquitectónicas italianas, con una sala de planta elíptica inscrita dentro de la rectangular del coliseo.

El antiguo patio empedrado quedó convertido en platea

Además, la antigua estructura de madera del tejado se cegó con un cielo raso de yeso sobre el que se pintaron frescos alegóricos, y se construyeron los palcos distribuyéndolos en dos plantas en elipse alrededor del antiguo patio empedrado, que quedó así convertido en platea.

Plaza de Cervantes, en 1904

Plaza de Cervantes, en 1904. El edificio de la izquierda es el teatro romántico.  (Foto: Augusto T. Arcimis, Fototeca IPCE)

Sala de cine

En 1945  fue transformado en sala de cine, función que desempeñó hasta que, en 1971, fue cerrado y  se comenzó a utilizar como almacén, situación  que  mantuvo hasta 1983.

En 1945, el teatro  fue transformado en sala de cine

Ese año, el ayuntamiento de Alcalá de Henares adquirió el cine Cervantes y adoptó las medidas necesarias para su recuperación. El mismo verano del 1983 organizó un campo de trabajo durante el cual se limpió el teatro y se derribó la antigua pantalla de cine.

Corral de Alcalá de Henares antes de la restauración en 1983

Antiguo cine Cervantes de Alcalá de Henares antes de la restauración en 1983. (Foto: Blog “Nuestras cosas en familia”)

Excavaciones  y restos del antiguo corral de comedias

A lo largo de las sucesivas campañas de excavación arqueológica dirigidas por Araceli Turina  empezaron a aparecer restos del corral y del coliseo.

Parte del escenario utiliza capiteles romanos de las ruinas de Complutum

Apareció gran parte del escenario, el foso del mismo que, curiosamente, utiliza varios capiteles de columnas romanas extraidas de las ruinas de Complutum como soportes, dos aposentos situados a la izquierda del escenario, gran parte del antiguo empedrado con el brocal de piedra de un pozo, material de derribo procedente del corral, y numerosos elementos originales que fueron aprovechados en las sucesivas reformas.

También se conservaba íntegra la cubierta de madera que se construyó en el siglo XVIII. De hecho, el teatro romántico que hoy está a la vista es un añadido al primitivo edificio que apenas  lo modificó.

Antiguo cine Cervantes

Antiguo cine Cervantes de Alcalá de Henares antes de la restauración en 1983. (Foto: Blog “Nuestras cosas en familia”)

La restauración del teatro

El encargado de elaborar el proyecto de restauración del teatro fue el estudio de arquitectura de José María Pérez “Peridis”. Los trabajos fueron financiados por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, la CM y por la fundación para la Ecología y Protección del Medio Ambiente (FEPMA) que también aportó fondos. El resultado ha sido un trabajo en apariencia impecable que ha durado dos décadas, donde se ha logrado la convivencia en armonia de más de 400 años de historia arquitectónica y de actividad teatral en un recinto que sigue manteniendo el mismo uso para el que fue creado.

De su primera etapa como corral de comedias, se mantienen en la actualidad el patio empedrado, las gradas, aposentos, y la cazuela.

Antiguo cine Cervantes

Antiguo cine Cervantes, antes de la restauración, en 1983.

Teatro Corral de Comedias de Alcalá

Estructura del techo, original del coliseo neoclásico  y palcos románticos, tras la reforma de 1983-2003. (Foto: E.Rojo, 2016)

Libro El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares: 1602-1866.

Libro “El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares: 1602-1866” Memoria de los trabajos de investigación de Juan Sanz, Mercedes Higuera y Miguel Ángel Coso, que descubrieron el primitivo Corral alcalaino.

Referencias.-

Del Corral de Zapateros al Cine Pequeño. Historia de un teatro alcalaíno (Página de J. C. Canalda. Publicado el 15-6-1985, en el nº 954 de Puerta de Madrid)

Azaña, Esteban
Historia de la ciudad de Alcalá de Henares : (antiguo Compluto)
Biblioteca Virtual Madrid

Coso Marín, ‎Miguel Ángel/ Higuera Sánchez-Pardo, Mercedes/ ‎ Sanz Ballesteros, Juan
El Teatro Cervantes de Alcalá de Henares, 1602-1866: estudio y documentos
Tamesis Books Limited/ Ed. Castalia
London, 1989

Martínez, José Javier
Las edades del teatro: el corral de comedias de Alcalá (PDF)
(E-innova Biblioteca UCM Geográfica)

Guardar

Guardar

Guardar

Read Full Post »

Older Posts »