Parque de Diversiones de la Ciudad Lineal

Arturo Soria desarrolló a partir de 1894 la Ciudad Lineal, proyecto urbanístico innovador pero poco rentable. A la promoción de viviendas se unió la creación de una red de tranvías y un extenso Parque de Diversiones para solaz de los madrileños. La ingente inversión tuvo éxitos efímeros. El Parque acabaría por desaparecer, quedando para la memoria apenas el testimonio documental de archivos y hemerotecas.

02-CASINO-RESTAURANTE
Arturo Soria desarrolló a partir de 1894 la Ciudad Lineal, proyecto urbanístico innovador pero poco rentable. A la promoción de viviendas se unió la creación de una red de tranvías y un extenso Parque de Diversiones para solaz de los madrileños. La ingente inversión tuvo éxitos efímeros. El Parque acabaría por desaparecer, quedando para la memoria apenas el testimonio documental de archivos y hemerotecas.

La Plaza de Toros y el Gran Teatro

El antecedente del Parque de Diversiones fue una Plaza de Toros. Estaba entre las calles Arturo Soria y López Aranda. El éxito del coso animó a la Compañía Madrileña de Urbanización de Arturo Soria (C.M.U.) a crear un Centro de Diversión que satisficiera no solo las necesidades de ocio de la Ciudad Lineal sino también las de toda la capital.

En 1904 se construyó el Gran Teatro, de 650m2 de planta, en la calle Arturo Soria con Hernández Rubín, con una parada de tranvía a sus puertas. Era de ladrillo revocado y armadura de hierro con ornamentación interior y exterior Modernista. Obra del arquitecto Ricardo Marcos Bauzá, el teatro era multiusos y sirvió indistintamente como circo y sala de conferencias. Tenía patio de butacas y palcos laterales, con aforo para 2.500 espectadores. Rodeándolo se diseñó un jardín para el tránsito del público y su esparcimiento por el complejo. Finalmente, su falta de rentabilidad hizo que se arrendase en 1910 a una sociedad que lo explotó como Casino hasta 1922, a finales de la Restauración Borbónica de Alfonso XIII, año que cerró por orden gubernamental.

Teatro Ciudad Lineal
Teatro y Salón-Restaurant. Al fondo el Frontón. Abajo, durante su construcción.

El Salón-Restaurant

En Abril de 1907 se inauguraba, anejo al Teatro, el Salón-Restaurant. En el acto, al que acudieron más de doscientos comensales, con una numerosa representación de la Prensa madrileña, se alabó la calidad del menú, la prestancia del servicio y las excelencias del local. El restaurante se sumaba al parque junto con el teatro, el frontón, bar, billares y gimnasio al aire libre. Medía 240 m2 y 12 m de altura repartidos en un comedor central con saloncitos laterales independientes, cuyas paredes se adornaban con lienzos al óleo. La cubierta del recinto era acristalada, a la moda de la época, y todo su perímetro contaba con amplias puertas que permitían su apertura en el verano para favorecer que corriera el aire.

El interior del Parque tenía jardines con veredas flanqueadas con plátanos de sombra y plantas de coloridas flores. Poco a poco se incorporaron amenidades como los “tIros de pistola y carabina”, los bolos americanos, el teatro de títeres , el famoso “pim-pam-pum” de tiro al blanco, el tobogán gigante o la increíble “máquina voladora”. En la zona más elevada del Parque había una explanada con mesas y sillas donde se servían todo tipo de bebidas espirituosas y refrescos.

03-Ciudad Lineal_terraza teatro-2
Patio lateral del Salón-Restaurant alrededor de 1910.

El frontón-“kursaal”

Al poco de construirse, el frontón se transformó en teatro. Se denominó “Kursaal” y tenía una capacidad de 3.600 personas, superior a otros teatros madriñeños, con localidades repartidas por toda la cancha, butacas a ambos lados del escenario, localidades económicas en una gran gradería a lo largo del frontón para casi 600 personas, y localidades más baratas de pie. En torno al bar había mesas y sillas para ver el espectáculo y en el primer piso se encontraban las localidades exclusivas, con palcos familiares y un gran palco común para 100 personas. También había una azotea con nueve grandes palcos de lujo. El “Kursaal”, con 11 m de embocadura , decorada en escayola por el escultor Enrique Carrera, tenía 5 m de fondo y un proscenio de 6 x 13 m. Se representaban especialmente óperas, zarzuelas, obras menores y “varietés”. Y también luchas greco-romanas y espectáculos varios. Todo el parque estaba espléndidamente iluminado con focos de arco voltaico, lámparas incandescentes y adornado con plantas, árboles, flores de todos los colores y olores.

04-Velódromo_Estadio Ciudad Lineal_1926
Velódromo-Estadio en 1923 durante un partido del Real Madrid F.C.

 

El Velódromo-Estadio

En 1910 se inauguró un velódromo -primero en Madrid- que ocupaba 2,4 ha, con una capacidad para 20.000 espectadores. Aunque también se utilizaba como pista para exhibiciones aéreas, acabó reconvertido en un estadio polivalente donde se celebrarían pruebas ciclistas, hípicas, partidos de hockey, fútbol, tenis y atletismo. En 1923 el Real Madrid F.C. lo utilizó como campo propio mientras construía el Estadio de Chamartín. En 1926, para aliviar la mala situación económica de la Compañía, el antiguo velódromo fue puesto a la venta. En 1918, ya se había vendido la plaza de toros. En 1932 cerró definitivamente el Centro de Diversiones y se instaló la CEA, empresa cinematográfica que transformaría las instalaciones en platós. Finalmente, en la década de los setenta del siglo XX los Estudios CEA se disuelven y con su desaparición se produce la posterior demolición de todo vestigio del viejo Parque de Diversiones de la Ciudad Lineal dando lugar a lujosos conjuntos residenciales y oficinas.

(Artículo publicado en el ejemplar nº 246 del mes de mayo de 2014 de la Revista Plácet)

Referencias.-

Maure Rubio, Miguel Angel
La Ciudad Lineal de Arturo Soria
Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid
Madrid, 1991 ISBN 84-7740-048-2

Sánchez Fernández, David Miguel
Un paseo por la Ciudad Lineal
Ediciones La Librería
Madrid, 2010 ISBN 978-84-9873-098-2

La Ciudad Lineal
Revista de Urbanización (C.M.U.)

Derribo de un edificio protegido en el centro de Madrid

Se trata del derribo del edificio sito en la calle Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 en frente de la Glorieta de Atocha, en Madrid, por la empresa DETECSA, que gozaba de PROTECCIÓN NIVEL 3 – Protección de fachada y escalera interior, ejecutada con una sospechosa suerte de premeditación y alevosía, aprovechando la noche o los periodos vacacionales, en este caso el puente de Mayo de 2014.

Alfonso XII- 21-Paseo Infanta Isabel-13_03
Edificio derribado en Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 (Google Maps – ©2014 Google)

Se trata del derribo del edificio sito en la calle Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 en frente de la Glorieta de Atocha, en Madrid. Su construcción estuvo a cargo del prolífico y eficiente maestro de obras José Purkiss Zubiría en 1886  por encargo del marqués de Villamejor para destinarlo a viviendas de alquiler. De su derribo se encarga la empresa DETECSA. El edificio o lo que queda de él gozaba de PROTECCIÓN NIVEL 3 – Protección de fachada y escalera interior-, según denuncia en su WEB la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio, cuya información recojo en esta entrada del blog.

Alfonso XII-21-Paseo Infanta Isabel-13_2014_01
Edificio derribado en Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 (MC y P)

La Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio pone de relieve lo insuficiente que resulta la simple protección de fachadas como elemento arquitectónico más relevante, eliminado el interior de los edificios que nos permitirían conocer detalles técnicos e históricos de los mismos. Aún más cuando el propio Ayuntamiento de Madrid mira para otro lado, sabiéndose que median grandes intereses de diversa índole y facilita el incumplimiento de la norma, contribuyendo a la desaparición del patrimonio urbano, que siempre se ejecuta con una sospechosa suerte de premeditación y alevosía, aprovechando la noche o los periodos vacacionales, en este caso el puente de Mayo de 2014. (VER MÄS INFORMACIÓN de MCyP)

Alfonso XII-21-Paseo Infanta Isabel-13_2014_02
Edificio derribado en Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 (MC y P)

Conocidas son las salomónicas resoluciones que el Ayuntamiento de Madrid viene tomando en las últimas décadas , derribando edificios históricos sin miramientos. Con antecedentes tan flagrantes como el de la Casa del Pastor, o la Casa de Iván de Vargas, siempre sería preferible la conservación de las fachadas antes que el derribo completo, por mucho que luego siguiera una «reconstrucción» rentable. Pero como se ve, ni siquiera esta posibilidad garantiza la conservación de un mínimo de elementos testimoniales de las históricas construcciones. En este caso, con el derribo del edificio de la calle Alfonso XII nº21, siendo un humilde edificio de viviendas sin ningún tipo de excelencias artísticas, se ha perdido lo poco que estaba protegido: «Una fachada histórica representativa de una época de la historia de Madrid y una escalera interior de valor, pues ya en su día se tomó la decisión de proteger ambas.» (VER TODO EL TEXTO de MCyP)

Adenda:

Respuesta oficial al derribo del edificio protegido en Atocha (Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Lunes, 30/06/2014).

Documento visual del Barrio de Pozas de Madrid

El barrio de Pozas de Madrid dió rostro e imagen a un tramo de dos calles principales de la ciudad: la calle Princesa y la calle Alberto Aguilera, rúa esta última de bulevares de los que se estilaban en la época, hasta que fueron abatidos el 11 de febrero de 1972, hace 36 años, el barrio; y los bulevares mucho antes, en los años 60.

barrio-de-pozas-composicion.jpg
Distintas fases del barrio. De la plena normalidad a la decadencia. Después la expropiación y la demolición.

El barrio de Pozas de Madrid dió rostro e imagen a un tramo de dos calles principales de la ciudad: la calle Princesa y la calle Alberto Aguilera, rúa esta última de bulevares de los que se estilaban en la época, hasta que fueron abatidos el 11 de febrero de 1972, hace 36 años, el barrio; y los bulevares mucho antes, en los años 60 (por el entonces alcalde de Madrid Conde de Mayalde), por cuestiones de mera especulación y de «progreso» mal entendido. Defectillos de los alcaldes y sus camarillas, poco cultivados, de mucha ambición y ninguna sensibilidad. El resto de los bulevares de Madrid los destruiría otro alcalde ilustrado: Carlos Arias Navarro, responsable también de la demolición del Mercado de Olavide. Luego vendrían otros.

Construcción del barrio de Pozas

Su promotor fue Angel de las Pozas, que también fue el constructor del Cuartel de la Montaña. El barrio que llevó su nombre se empezó a construir en 1860 y fue «realizado para dignificar a la clase obrera de Madrid de una manera metropolizadora«, dando fin a las insalubres construcciones de vecindad que en el periodo eran habituales. El barrio estaba constituido por 21 edificios levantados por el arquitecto Cirilo Urribarri. Aunque lo conocemos como «barrio», en realidad se trataba de una promoción urbanística que abarcaba una amplia manzana en forma de triángulo equilátero con un tamaño reducido en relación al distrito de Argüelles en el que se encontraba. «Este barrio  tenía dos calles (Solares y Hermosa), un pasaje (Valdecilla) y una diminuta plaza (Transmiera) con un árbol en el centro. Su situación en el espacio triangular comprendido entre las calles de Princesa, Alberto Aguilera y Serrano Jover era envidiable en la actualidad, no así cuando se construyó pues estaba fuera de la puerta de San Bernardino.»  (Madripedia)

Barrio de Pozas. Fotografía aérea oblícua de 1943.

madrid_1956.jpg

madrid_2006.jpg

Fotografías aéreas del barrio de Pozas. En blanco y negro, de 1956 y, aunque difusa, nos deja entrever -marcada en amarillo- el diseño original del barrio. En el cateto de la izquierda -calle Princesa- se adivina la serie de viviendas desde Serrano Jover hasta la calle Alberto Aguilera. Los otros lados del triángulo se advierten con menos cleridad. En la foto aérea en color, de 2006, -también marcada en amarillo- vemos como el área ya nada tiene que ver lo anterior. (Fuente: NomeCalles/ Google Maps)

En las fotos que a continuación vamos a ver nos encontraremos con diferentes puntos de vista del barrio. En primer lugar una visión elevada de la Calle Princesa con las casas que formaban Pozas. Hermosa foto de 1900, en la que el barrio se encuentra en pleno apogeo. En otra foto igualmente aérea de 1950, vemos la calle Alberto Aguilera con su bulevar y sus arbolitos, y las casas de Pozas desde uno de sus límites en la actual calle de Serrano Jover hasta la esquina con Princesa. En otra, de 1931, vemos la confluencia de la calle Alberto Aguilera con Princesa y atisbamos la esquina achaflanada de una de las casas del barrio, con sus tres plantas y balconadas con vistas a Princesa. Finalmente, en una toma de 1950 vemos posar a tabernero y algunos feligreses de Las Cuatro Puertas, rinconcito en la calle Princesa donde dar un respiro para remojar el gaznate y conversar un poco si se tercia.

calle-princesa_barrio-de-pozas_-1900.jpg
Aquí vemos con total claridad cómo eran las casas del barrio de Pozas. La imagen es de 1900 y nos muestra la calle Princesa en un día festivo con mucho personal paseando, en bicicleta, a pié, en calesa, en solitario, acompañados… En el centro de la calzada se ven las dos líneas de railes del tranvía. Y al fondo la Moncloa y la Cárcel Modelo que no se ven.
 
pozas_cibeles-_eembajadores_1920-small.jpg
Tranvía número 22. Cabeceras en Embajadores y en Moncloa. A pesar de ello, señala Pozas. Sin duda, la influencia del barrio era grande. La foto corresponde al final de línea en Moncloa, frente a la Carcel Modelo, a la izquierda, que no se ve. En ese lugar, en la actualudad, se encuentra el Ministerio del Aire, diseñado por Luís Gutiérrez Soto.
aberto-aguilera-con-princesa_1931.jpg
En esta instantánea de 1931, tomada desde la Glorieta de Argüelles, en la intersección de la calle Alberto Aguilera con la calle Princesa, vemos en primer término, a la izquierda, la estatua del constitucionalista Agustín Argüelles , y a la derecha el esquinazo de los bloques de viviendas del barrio de Pozas. Tres plantas, ventanas amplias, balcones y buhardillas.
 
Plano de Ibañez Ibero, de 1872. Resaltados en naranja el barrio de Pozas y la iglesia del Buen Suceso. Vemos como  Argüelles todavía se encontraba muy poco desarrollado.
Esta foto muestra la calle Princesa y el Paseo de  Areneros. A la izquierda las fachadas de Pozas y a la derecha el Buen Suceso. La imagen debe de ser contemporanea  al  plano de Ibañez Ibero.
alberto-aguilera_serrano-jover_1950.jpg
Aquí vemos en vista picada una fotografía notable de 1950. La calle Alberto Aguilera -con sus bulevares-, al fondo Princesa y a la izquierda las casas de Pozas. Se advierte la fuerte inclinación de las cubiertas, lo que hace suponer la existencia de numerosas buhardillas o, tal vez, sotabancos habitados.
las-cuatro-puertas_pozas_1950.jpg

Taberna «Las Cuatro Puertas», bar del barrio de Pozas en la calle Princesa. La foto es de 1950. En la imagen aparecen Lauro Olmo, segundo por la izquierda, y  Satur Fernández , copropietario este último de la Taberna Las Cuatro Puertas del pasaje de Valdecilla 14.  Comenta satur: «Aparezco a la izquierda , con mi bigotillo de la época. A la derecha del todo mi hermano Rufino Fernández , que era el que más horas se ha comido poniendo chatos de Valdepeñas . Mi madre Manolita y mi abuela Esperanza  trabajaban en la cocina. Esos callos y ese lacón parece que todavía los huelo». (Ver Comentarios)

Pasaje de Valdecilla c/v. calle Alberto Aguilera, 1968.  Vemos el bar  «Las Cuatro Puertas», probablemente cerrado. (FOTO del Blog La Druida)

Travesia de Pozas03
Calle de Pozas, que iba desde la calle Espiritu Santo a la calle del Pez.
Barrio de Pozas 1972
Demolición del barrio de Pozas, en 1970.
Barrio de Pozas demolicion 1970
Demolición del barrio de Pozas, en 1970. (Foto: EFE)
POZAS DESALOJO OLMO-REVISTA TRINFO-19-02-1972
Desalojo del Barrio de Pozas: «Un desalojo en busca de autor«, acerca de los últimos vecinos en aceptar el desalojo, el escritor Lauro Olmo y su familia. (Revista Triunfo, 19/02/1972)
El Mundo Lauro Olmo 1994
Página del diario El Mundo del 20/06/1994. «Muere la conciencia de los descamisados», nota acerca del fallecimiento de Lauro Olmo a los 72 años el 19 de junio de 1994.

Referencias.-

Nostalgias del barrio de Pozas
El desahucio más sonado
Biografía Lauro Olmo