Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pintura’ Category

Mercado de Chamartin 1959_EFE

Antiguo Mercado de Chamartin, 1959. (Imagen: Agencia EFE)

El Mercado Municipal de Tetuán  se proyectó en 1946 con el nombre de Mercado  de Chamartín y se inauguró un año después. Prestaba servicio al pueblo de Chamartín de la Rosa, al arrabal de Tetuán de las Victorias incluido en el término de Chamartín,  y a las barriadas de Valdeacederas y La Ventilla.

Desde 1942 ya funcionaba en el arrabal de Cuatro Caminos -perteneciente a Madrid- el Mercado de Maravillas, construido en el solar vacante que ocupara el Colegio de Nuestra Sra. de las Maravillas, en el antiguo número 106 de la calle Bravo Murillo; colegio que fue destruido por un incendio en 1931.

El antiguo Mercado de Chamartín, rebautizado como Mercado Municipal de Tetuán está situado en la calle Marqués de Viana 4,  en el actual barrio de Valdeacederas, en el distrito de Tetuán.

Aunque hasta 1948 Tetuán de las Victorias perteneció al municipio de  Chamartín de la Rosa, el mercado mantuvo la misma denominación durante años. La fotografía que encabeza esta entrada -de la Agencia EFE- esta fechada en 1959 y muestra el aspecto que tenía la fachada principal en aquel año, trece años después de su inauguración.

En la actualidad, tras superar diversas crisis que hicieron plantear su desaparición, el Mercado Municipal de Tetuán ha estrenado nueva fachada con un mural artístico y un nuevo interior remozado y más atractivo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mercado con su anterior denominación: Centro Comercial Tetuán (2013).

Mercado Municipal de Tetuán 2014

Mercado Municipal de Tetuán después de su última remodelación en 2014. La fachada exhibe el trabajo de los artistas David de la Mano y Pablo Sánchez incluido en el proyecto de arte urbano ‘Paisaje Tetuán’. (Foto: Blog David de la Mano, 2014).

Read Full Post »

BoaMistura_Somos-Luz_06

El grupo artístico creado en Madrid, Boa Mistura, ha presentado Somos Luz, su última intervención en el degradado y paupérrimo barrio del Chorrillo de Panamá. Su trabajo se plantea el objetivo de implicar a los vecinos y dejar una impronta que remarque el concepto de comunidad. Boa Mistura, colectivo multidisplicinar de artistas urbanos, se creó a finales de 2001 en Madrid con un nombre que en portugués quiere decir ‘buena mezcla’ y que hace referencia a la diversidad de formaciones y puntos de vista de sus miembros.

BoaMistura_Somos-Luz_01

El colectivo “Boa Mistura” frente al Edificio Begonia I, en la Avda. de los Poetas. El Chorrillo, Panamá. (Foto: Boa Mistura, 2013)

BoaMistura_Somos-Luz_02

Edificio Begonia I, en la Avda. de los Poetas. El Chorrillo, Panamá. (Foto: Boa Mistura, 2013)

Este es su último proyecto, impulsado por la Bienal del Sur en Panamá y que forma parte de la serie CROSSROADS. Con ella, colectivo utiliza el Arte urbano participativo como herramienta dinamizadora en comunidades sin medios, implicando a la gente en la mejora de su propio espacio vital. El mensaje busca inspirar diariamente no sólo a los vecinos sino también al resto de las personas que pasen cerca del edificio y recordarles que cada uno tiene un valor incalculable, independientemente de la realidad del lugar en el que vivan. La escala de la obra (más de 2.000 metros cuadrados pintados) permite que sea habitada, cambiando a cada instante por la interacción con ella.
Somos Luz es el mensaje con el que se plasmó la intervención, con la ayuda de los propios vecinos, en las 50 viviendas del edificio Begonia I en el Chorrillo, Ciudad de Panamá. (Más información en el blog “El Asombrario“, 04/04/2013)

youtube

Referencias.-

Blog El Asombrario (El Diario.es)

Facebook Boa Mistura   fimages

Read Full Post »

Cuando las calles y el espacio público urbano se convierten en ocasionales galerías de exposiciones de arte efímero, la ciudad adquiere una función nueva. Más allá de servir como mero soporte de información que capte la atención del ciudadano, el arte urbano dota de valor estético, o quizá lo redescubre, al espacio en el que se exhibe, dignificando lo que por descuido o intencionadamente se deja degradar,  formando parte, como un elemento más, del propio objeto artístico.

La intención primera del artista que trabaja en la calle es la de convertir los espacios cotidianos, muchos de ellos ruinas urbanas, espacios que pasan desapercibidos o que miramos con desdén, en lugares nuevos y dotados de interés en su nueva dimensión dignificada.
El espacio público urbano alcanza su nueva dimensión a través de estas obras nacidas para desaparecer, cuyo destino es casi siempre el de los lienzos de los muros o las paredes en ruina que les sirven de soporte. Es una representación simbólica de lo perecedero como tendencia reinante en el mundo actual. Pero también constituyen una llamada de atención al ciudadano y, para el artista una manera de darse a conocer a través de canales transgresores y a veces ilegales.
En esta breve exposición de arte urbano nos regocijaremos con la presencia de tres artistas urbanos, alguno de los cuales ya ha dejado la impronta de su paso por Madrid.

“María”, mural de Jorge Rodríguez Gerada realizado en 2004 en la pared medianera de un edificio derribado en Barcelona. (Foto: Creativity Fuse, 2004)

Jorge Rodríguez Gerada es un cubano  nacido en 1966 cuya formación se ha desarrollado en los EE.UU. En la serie “Identidades”, iniciada en España en 2002, elabora sobre paredes de edificios inmensos retratos a carboncillo de personajes anónimos de las ciudades en las que hace los trabajos. Ha realizado, como casi todos los artistas de arte urbano, incursiones en la culture jamming, corriente contracultural que interviene en los espacios públicos urbanos ironizando y caricaturizando las expresiones culturales hegemónicas dominantes y las más comerciales.

“Antonio”, mural en carboncillo de Jorge Rodríguez Gerada realizado en 2005 en una pared medianera de un edificio derribado de Madrid. (Foto: Creativity Fuse, 2005)

Raquel y María”, mural en carboncillo de  Jorge Rodríguez Gerada realizado en 2006 en una pared medianera de la calle Fuencarral de Madrid. (Foto: Creativity Fuse, 2006)

Mural realizado por Louis Lambert (3TTMan) en 2009 en la calle de San Bernardo de Madrid.

Louis Lambert  nació en Lille (Francia) en 1978 y  llegó a Madrid en 2001, tras haber recorrido medio mundo dejando su arte por las paredes. 3TTman desarrolla su propio estilo, que él llama “pop-trash”, caracterizado por el uso de colores llamativos y composiciones caóticas. Sus soportes son paredes o muros a punto de ser derribados, lo que acentúa el carácter de arte efímero de sus obras.

Mural de Trois Tête man (3TTMan) realizado en la calle San Bernardo de Madrid (2010).

Cara de mujer, Alexandre Farto. (Foto: por cleopatra69, en Flickr, 2010)

Alexandre Farto alias “Vhils” realiza obras en  muros y en paredes desconchadas perdidas de  las ciudades que visita. Nacido en 1987 en Lisboa (Portugal) y residente en Londres,  es un artista urbano que comenzó haciendo graffiti tradicional y que ha evolucionado hacia realizaciones elaboradas dibujando rostros sobre muros y paredes de ladrillo en descomposición sobre las que erosiona las capas hasta lograr el resultado buscado. Todavía no ha realizdo ninguna obra en España.

street art London - VhilsCara de Hombre, Alexandre Farto. (Foto: por Kriebel, en Flickr, 2009)

Street Art in London feat. Alexandre FartoEn una calle de Londres, Alexandre Farto. (Foto: por Manon Aubel, en Flickr, 2010)

alexandre farto aka vhilsRostro en una vieja pared, Alexandre Farto. (Foto: por Gozilah52, en Flickr, 2009)

El rostro de la calle, terminado!Cara en un muro de Cali (Colombia), Alexandre Farto. (Foto: por Gráfica Mestiza, en Flickr, 2010).

VhilsAlexandre Farto en Stolen Space, Londres. (Foto: por Dr Case, en Flickr, 2008)

Vhils @ CansFestival II - LondonAlexandre Farto en el Festival de Cans, Londres. (Foto: por Kriebel, en Flickr, 2008)

Referencias.-

Página Web de Alexandre Farto

Grupo FlicKr “Vhils”-Alexandre Farto

YBites Blog. Arte Urbano

Página Web de Jorge Rodríguez Gerada

Página Web de Louis Lambert (3TTMan)

Creativy Fuse: Retratos de J. Rodríguez Gerada

Arte Urbano en Madrid (El País, 16/01/ 2011

Arte Urbano en Malasaña (El País, 18/07/2007)

Read Full Post »

Cine Royal
Antiguo Cine Royal, en la calle de López de Hoyos de Madrid. En los años 80 del siglo XX cesó en su actividad para convertirse en una sala de bingo y en discoteca. En la actualidad, en 2009 y desde 2006, se encuentra clausurado por orden municipal.
“Las viejas salas de cine van muriendo poco a poco. Comenzaron a languidecer en los ochenta y acabaron por reciclarse en bingos o discotecas. Los cines que mejor suerte tuvieron continuaron su función transformados en locales multisalas, que era la moda en los noventa. Ya en los últimos años del siglo XXI, algunos de los multicines comenzaron también a tener problemas. La presión de las grandes productoras norteamericanas, la falta de confianza en el cine nacional, “internet” y, en definitiva, la falta de público, consiguieron que las salas especializadas en “otro tipo de películas” más al margen de los circuitos más comerciales acabaran por rendirse y tirasen la toalla. La reconversión ahora se mostró en el cambio de uso, en forma de grandes superficies dedicadas a la moda, centros comerciales, tiendas multimedia y gimnásios en los que rendir culto al cuerpo y modelar la propia figura y el ego. Para entonces las salas más antiguas ubicadas en los barrios de las grandes ciudades y en los pueblos mostraban sus fachadas fantasmales deshechas por el paso del tiemp
o.”

Mirando por ahí, en internet, encontré un novísimo Blog (2009) que subscribe David Sánchez, encabezado con un casi angustioso título: “¿ DÓNDE ESTAN LOS CINES DE MADRID ?Se trata de Un paseo por los antiguos locales cinematográficos de la capital, desde los barracones de madera hasta los modernos minicines.
Como el tema me interesa y, además también ha sido objeto de atención en este Blog, lo cito y lo recomiendo. En realidad el contenido todavía es escaso, pero promete. Con David creo que comparto el interés por las arquitecturas desaparecidas, por los viejos cines olvidados y por la fotografía.
La inercia de la navegación internaútica me lleva a “Salvemos los Cines (2007) de El Osorio, otro Blog dedicado a preservar la memoria de los viejos cines madrileños en el olvido, cuyo autor es Carlos Osorio.
Finalmente, todo me lleva a un mismo punto, al Blog “Caminando por Madrid“, viejo conocido, de Carlos Osorio,a quien me acabo de referir.

Vallehermoso_Osorio
Osorio es pintor y su interés por el viejo Madrid se constata en su obra . Le interesan los pequeños detalles y los elementos anecdóticos que hacen de cada conjunto algo peculiar.
En esta pintura de la Granja Vallehermoso se muestra una vieja vaquería o lechería en la que se vendía leche de vaca…

Con Carlos Osorio también participo del interés por las viejas arquitecturas y de una sensibilidad por lo bello frente a lo feo, en la idea de que exista un mínimo universal que defina los valores de la estética (el valor del arte y de lo bello) y de que éstos encuentren su correlato en la ética o en un modo formal de interpretar la realidad de una manera positiva y artística . Y cuestión de ética poco moral, sin embargo,  son los despropósitos que los Ayuntamientos incapaces  han cometido a menudo, también,  en muchas ciudades y en muchas materias.
Acerca de ésto último Carlos Osorio hace un comentario que acompaña de foto en su Blog.

Después de ver este adelanto, por mi parte añado un elemento más. Se trata de un edificio de oficinas bancarias, de los sesenta-setenta, que se construyó trás el derribo de un antiguo hotel y cine de la Gran Vía. El edificio como se ve en las imágenes era anodino, impersonal, feo y descarado. Un forúnculo impertinente en medio de la representativa Gan Vía.

Desde luego, los responsables en dar el visto bueno al proyecto, se lucieron. Tanto como los que, más adelante, autorizaron el caso que cita Osorio en su Blog.

Gran via 48-Montaje_2008

Gran via 48_Banco Atlantico

Fotografía de la Plaza de Callao, tomada en febrero de 2010 donde  a la izquierda del palacio de la prensa se adivina un solar frente a una medianera impregnada de aislante. Ahí estaban los edificios de oficinas que pertenecieron al Banco Atlántico. Anteriormente hubo un edificio, que apreciamos en la fotografía más abajo, que fue el hotel “Nueva York” y que albergó al Cine Actualidades , que podría haber sido el cuarto cine que dejara ver la foto, y que se demolió en los años sesenta para levantar la mole de hormigón y cristal que ahora también se ha echado abajo. “Los edificios ubicados en la calle de Gran Vía 48 y de Tudescos 3, en su día propiedad del Banco Atlántico y en la actualidad de R & A Palace Gestión S. L, albergarán en un futuro próximo 150 viviendas, trás la decisión de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que permitió en 2007 la demolición del conjunto y la posterior edificación.”(Foto: Enrique F. Rojo, 2010)

Hotel Nueva York-Cine Actualidades_Gran Vía_Arquitecto M. Muñoz Casajús

La plaza de Callao desde Preciados en 1957. En el centro de la foto, junto al Palacio de la Prensa, el cine Actualidades que ocupaba los bajos del hotel Nueva York, derribado a principios de 1960. (Foto: Urech/ Ed. Temporae)

Hotel Nueva York-Cine Actualidades_Gran Vía_Arquitecto M. Muñoz Casajús

El desaparecido edificio que albergó al Hotel Nueva York y al Cine Actualidades en la Gran Vía, junto al Palacio de la Prensa, del arquitecto M. Muñoz Casajús.

Banco Atlántico bn

El desaparecido edificio del Banco Atlántico, ubicado en la calle de Gran Vía 48 y de Tudescos 3,  fue levantado sobre el solar del Cine Actualidades tras su derribo en 1960.  Después de ser derribado este último,  en 2011, la nueva construcción albergará en un futuro próximo 150 viviendas, según la decisión de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, que permitió en 2007   la demolición del conjunto y la posterior edificación. La medida tomada por el Consistorio madrileño se enmarca dentro del Plan de Revitalización del Centro, que pretende regenerar y fomentar el uso residencial del corazón de la ciudad“.

En el solar se construirá un nuevo inmueble emblemático de más de 10.000 metros cuadrados de superficie, y de aproximadamente 2.000 metros cuadrados bajo rasante destinado a vivienda residencial de lujo de tamaño medio. La inversión de Renta Corporación ascenderá a más de 100 millones de euros: 82 en comprar el antiguo edificio y el dinero restante en la construcción del nuevo, cuyo diseño se ha encargado al arquitecto Rafael de la Hoz. El encargo incluye diez plantas con pisos (albergará alrededor de 150 viviendas) un área comercial y 200 plazas de aparcamiento. Esta compañía, que compró los edificios hace aproximadamente un año, ha conseguido que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid haya aprobado un Plan Especial que permite la transformación de las actuales oficinas bancarias en viviendas. La medida tomada por el Consistorio capitalino se enmarca dentro del Plan de Revitalización del Centro, que pretende regenerar y fomentar el uso residencial del corazón de la ciudad“. (Es por Madrid)

Gran via Calle de Gran Vía 48 y de Tudescos 3. La empresa promotora del nuevo edificio a construir pretende restaurar la homogeneidad formal y estilística” que consideraba perdida en la zona. “La fachada de vidrio del Banco Atlántico era un “accidente formal” que interrumpía la continuidad estilística y la unidad formal de las fachadas de la calle. Su transformación contribuirá a restablecer el uso residencial en el centro de la ciudad. El nuevo inmueble contará con los más altos niveles de calidad y diseño arquitectónicos, ya que se trata de una iniciativa que responde a los objetivos del Plan de Acción para la Rehabilitación del Centro“. (Es Por Madrid)

Para terminar, me he permitido también, espero que con el permiso tácito de su autor, incluir dos bellas estampas obra de Osorio: dos antiguos comercios de Madrid, de los que ya sólo podemos ver en fotos o en pinturas. Una de ellas ya aparece líneas arriba, la Granja Vallehermoso, la otra es también impecable.

Zapateria_Osorio

Read Full Post »

HARING PISA-2009_SMALLFOTO: Enrique Fidel, 2009

En una visita a Pisa, ciudad que tiene peor fama de lo que se merece, cerca de la Piazza Emanuelle II, sorprende el colorista mural del artista neoyorquino Keith Haring (1958-1990) en una de las fachadas laterales del convento de San Antonio Abad, titulado “Tuttomondo”. El trabajo lo realizó el dibujante en 1989, un año antes de morir y se considera su última obra pública. Por eso el Ayuntamiento de Pisa lo cuida con especial atención. Haring pasó de ser un grafitero que ensuciaba las descuidadas paredes del metro de Nueva York,  a figurar como uno de los más originales artistas del arte urbano contemporáneo. Su prematura desaparición lo ha mitificado y en Pisa luce con esplendor la obra suburbial de este artista de megalópolis,  plasmada en la pared de un edificio religioso de una ciudad antigua y recoleta cuyo arte urbano románico, gótico o renacentista aparece de improviso en cualquier esquina.

haring4Al parecer, Haring quiso reflejar en su mural la paz y la solidaridad humana desde su particular forma de ver el mundo. La obra está compuesta por treinta figuras dispuestas a lo largo de 180 m² de pared. Entre los personajes aparecen el hombre tijera que simboliza la solidaridad entre los hombres/mujeres contra el mal/los malos, la maternidad, un personaje paloma símbolo de la paz, el hombre junto con un delfín, símbolizando la unión del humano con la Naturaleza. Si nos fijamos, hay otros elementos de más difícil identificación. De ellos el más notable, para mí, es el personaje con cabeza de televisión.

De este sujeto no sabría decir yo si Haring lo definiría en su momento como un aventajado entre la muchedumbre que nos vendría a traer profecías de bien acerca del revolucionario medio, o por el contrario como un diabólico ser portador de malos augurios, como más bien podría decirse que se viene demostrando que es la televisión de los últimos tiempos.

Me inclino más por lo segundo. Y segúramente Haring debió de pensar en la fuerza envilecedora de la tele, capaz de embrutecer como efecto perverso, por encima de su potencial enriquecedor y formativo.

Moira Orfei

Como remate, la fotografía contiene una pequeña trampa. Se ha insertado en la pantalla el rostro de la circense estrella italiana Moira Orfei, mito de los cincuenta-sesenta almidonado y amojamado, idolatrada por el colectivo gay, cuyo circo recorre las plazas de Italia mostrando las virtudes del “mayor espectáculo del mundo“, tan marginal ya, al menos en su concepción más primitiva.  Se trata de una especie de Manolita Chen a la italiana, sin querer desmerecer ni a una ni a otra por la comparación.

El caso es que la tele de hoy, tanto la española como la italiana, de la que participamos activamente con los subproductos que nos ofrece Telecinco,”made in Italy”, por poner un ejemplo,  (ver audiencias), escupe contenidos con un rostro semejante al de esta vedet: casposos,  trasnochados, y feos.  Y además, casualmente, son productoras con predominio de miembros del colectivo gay las que desarrollan con especial dedicación este tipo de programas. Así que la tele de hoy se ha colado en el mural de Haring. La peor televisión, desde luego. Seguramente él ya se lo imaginó y por eso dejó el espacio en blanco para que alguien llenara la pantalla del televisor con la imagen más indicada en cada momento. El momento de ahora podría ser esta mujer. También podríamos haber puesto el “rostro” de Belén Esteban, otro icono circense.
Si alguien no sabe quién es, mejor. Es otra que trabaja en el circo, simplemente.

Moira Orfei-02 manolita chen

Carteles de anuncio del Circo de Moira Orfei y del Teatro Circo de Manolita Chen.

____________________________________________________________

Compartir en Bitacoras.com Comparte este articulo en Twitter Agregar a tus favoritos de del.icio.us Comparte este articulo en meneame

Read Full Post »

ALQUITRAN-1898Obreros removiendo alquitrán caliente para pavimentar una vía madrileña en la que se colocaban los railes del tranvía. Esta  conocida  foto es de 1898.


Sirvan esta notas, a modo de gacetilla local para poner texto “ad hoc” a las imágenes que ilustran el articulito de hoy, objeto último del mismo. En realidad  traer el tema del asfalto, betunes, breas y negros alquitranes  se debe a  la coincidencia temporal que supone el inicio de las campañas municipales de adecentamiento y reparación de algunas de las calles de la trama urbana madrileña.

Y es que,  como todos los veranos, desde hace décadas, en el mes de agosto, mes de vacaciones por excelencia, las calles de Madrid se cubren de negro. Aprovechando que la ciudad se vacía el Ayuntamiento pone en marcha la “Operación Asfalto“, todo un despliegue de toneladas de alquitrán que se repartirán por las calles más vistosas, en ocasiones también las más castigadas por el tránsito de vehículos.

Este año, la Operación se adelantó al mes de abril y, tal vez por la avanzadilla,  agosto será menos ajetreado en cuanto a labores de asfaltado que otros años. “La intervención pretende la mejora de un total de 78 calles o tramos y una superficie total de 365.260 metros cuadrados. Una operación, que se prolongará hasta finales de agosto y corresponde a la segunda fase de los trabajos iniciados el pasado mes de abril”. (La Gaceta Local)

ASFALTO02Este grabado de Ricardo Baroja, aborda el mismo tema de los “asfaltadores” trabajando de noche en las calles del centro de Madrid. La obra es de 1900.

Read Full Post »

Dice Pablo en su blog: ” Enlazando con el blog de Eme Says continúo aquí un meme entretenido en el que se pueden volcar gustos y disgustos acerca de libros que hayamos leído. Lo primero que hago es cortar y copiar aquí las reglas”:

1- Enlazar a la persona que nos invita, en el post del meme.

2- Enumerar, con su correspondiente explicación, 10 de los libros que más nos han gustado y 5 de los que menos.

3- Hacer constar las reglas.

4- Elegir a seis personas que continúen.

5- Avisarles con un comentario en su blog.

Participo en el juego, según le indiqué a Pablo. Aunque me suena a aquello de que si no sigues la cadena padecerás sufrimiento y tortura…


Lista de libros

Los libros que incluyo, con breve comentario, ni son los que más me gustaron, trampeando el objetivo del juego (lo siento) , ni tampoco -he de decir- serán mis preferidos en un futuro. Es decir, que habrá otros, según continúe leyendo. La vida está hecha de infidelidades. Sin embargo, reconozco que me han influido y son de aquellos que suelo nombrar cuando me preguntan acerca de libros que leí y no sé muy bien qué decir. Imagino, que si los recuerdo será porque me gustaron y siempre los tendré presentes.

ayala-sociologia Introducción a las Ciencias Sociales, de FRANCISCO AYALA. Este libro, editado por Aguilar,  lo leí con veinte años, no sin cierta dificultad. Antes me inicié con otra Introducción a la Sociología, de GOLDTHORPE, J. E. , mucho más asequible y menos metafísico. El libro de Ayala me ilustró acerca de la condición social del hombre, de los procesos políticos, de la civilización occidental, de las culturas de masas y de los problemas sociales del momento -años sesenta-. Por eso me resultaba un tanto complicado retrotraerme a un pasado que todavía no conocía. Curiósamente, encontré el libro con una tarjeta que debí de utilizar como marcador, que decía lo siguiente: ” La dirección de Sambrasil, tiene el gusto de invitarle a presenciar su espectáculo cualquier día de la semana (Avenida de Brasil, 5. Esquina a Capitán Haya nº 3. Madrid-20)“.

introduccion-a-la-sociologia-i0n14824

La Introducción a la Sociología, de J.E. Goldthorpe, editada por Alianza Universidad, un libro que me regaló una tía mía, antropóloga, y que me encaminó hacia la sociología, pués la inquietud por la cuestión ya la desarrollaba en mi curiosa inexperiencia. Las estructuras sociales de las culturas nada conocidas -incluso hoy en día- por los “occidentales”  se desarrollaban en este librito, tratando las instituciones, los métodos de investigación sociales, los conceptos tratados por la disciplina y un poco de su historia. En fín, que me allanó el camino; y de ahí para adelante. Mucho material siguió, pero eso es asunto para otros foros más pedantes.

francisco-ayala-el-fondo-del-vasoUn autor te lleva a otro, y casi siempre a él mismo. Francisco Ayala, prolífico, imprescindible e inmortal. Leía cosas varias en los ochenta y me fuí directo a Ayala, con Muertes de Perro y El Fondo del Vaso (1958-1962), “la lucha por el poder y los conflictos sociales sirven de marco a una historia de celos, adulterio y crimen con perfiles esperpénticos“, se lee en alguna reseña. El mundo sin valores de interés, sometido a la idiocia, despistado ante la falta de horizonte es el tema que proyecta Ayala y lo transmite con cierta vehemencia. Aunque la lectura fue tardía, y por tanto anacrónica históricamente, supuso una iniciación. Recomendación de una profesora de Historia de la Literatura Española -de CC. de la Información-. Fueron mis comienzos universitarios y mi permeabilidad era absoluta. Con el tiempo fuí cerrando los poros, algo natural con la edad.

freire-accaocultural

freire-pedagogiaLa Pedagogía del oprimido, de Paulo Freire, lo compré en un mercadillo en Porto (Portugal), tal vez en 1999, y ya antes , en 1996, conseguí Acción cultural para la liberación en una librería de viejo en Coimbra, según apunté a lápiz en la página de cortesía del libro. Qué decir de Paulo Freire y su pedagogía de la liberación que no esté dicho. Evidentemente muchas cosas. Seguramente nada original, por mi parte. Casi todos los textos recogidos en este último volumen están escritos en los años setenta, con la excepción de unos pocos, de las postrimerías de los sesenta. Da igual, pués el problema era el mismo, y aún hoy persiste . Hablaba Freire del acto de estudiar; de la alfabetización de adultos; de la reforma agraria y de la acción cultural entre los jornaleros. En definitiva, del acceso a la cultura como mecanismo para la liberación del campesinado oprimido.  Freire Influyó mucho en los estudiantes de pedagogía en los años ochenta. También yo me hice partícipe de su cosmología pedagógica.

ricardo-baroja-la-tribu1

ricardobaroja-clavijoCambiando de registro, cito a Ricardo Baroja, el hermano pintor y también dramaturgo, de Pío Baroja, y de Carmen Baroja, mujer ilustrada. Ricardo, como Pío y Carmen,  fue tío de Julio Caro, ilustre antropólogo y erudito, y de Pío Caro, también investigador y antropólogo ligado al cine (hermanos, con los cuales he mantenido una relación personal y epistolar fructífera, aunque fugaz).

De Ricardo Baroja hay varias obras de cirto interés. Clavijo, novelita en tres versiones de una vida: “sobre la vida de Clavijo, personaje del Madrid del siglo XVIII que se prometió en matrimonio a una hermana de Beaumarchais,  residente en Madrid. Al no cumplir Clavijo su compromiso, Beaumarchais viene a Madrid para reclamar los derechos de su hermana. En torno a esta historia quedan admiráblemente plasmados los diferentes aspectos de la vida en el Madrid de fines del siglo XVIII.”

ricardobaroja-la-nao-capitana

La Nao Capitana, es otra de la obras  de Ricardo Baroja. También La Tribu del Halcón (Premio Cervantes en 1935), novela que he leido y poseo en edición de 1940, editada por la Librería general de Zaragoza, cuyas hojas encuadernadas, hoy casi naranjas por lo barata de la edición, se vendieron en su momento por siete pesetas. Yo pagué en 1993 doscientas pesetas, en ricardobaroja-generaciondel98la Cuesta de Moyano.

Finalmente, la novela de Ricardo Baroja que recomiendo son unas semblanzas  y se titula:  La Generación del 98. Libro de 1952, editado porla  Editorial Juventud (ya no existe) y que compré por 500 ptas. en una librería en la Cuesta de Moyano en el año 1994. En efecto, se trata de un  catálogo de semblanzas de personajes de la época del autor. El libro se inicia con un autorretrato escrito de Ricardo Baroja, fechado en 1935.  Le siguen las descripciones desde la visión de un pintor, con gan agudeza sociológica, en una descripción de tipos sugerente, irónica, amable las más de las veces y sardónica, cuando el personaje lo sugiere. Muy al estilo de su hermano pío Baroja. Los personajes son Enrique Cornuty, Ramiro de Maeztu, Picasso, Azorín, Rubén Darío, y otros menos conocidos hoy en día. Aunque en su momento lo fueran en las tertulias y en las noches del Madrid “canalla” y cultureta de la época.

Y ya acabo con tanto libro y tan poco autor. Me quedan cientos en el tintero, de verdad. ¿Puedo decir cientos y cientos…? No todos los he leido con el mismo interés, ni todos los he abordado con la misma gana. Ni todos los he acabado. Ni siquiera todos me han merecido el mismo respeto, pues no considero al libro como algo sagrado. El libro es un soporte y su contenido lo engrandece y lo dignifica como objeto, pero al final es un simple continente. Su contenido será el que transfiera al autor el respeto, el reconocimiento, y cierto grado de veneración: el que el lector le quiera dar.

ginzburg-lessicoMe quedo en esta última entrega con Natalia Ginzburg y su Pequeña Virtud . También con Léxico familiar. Son dos capitulos de lo mismo. Editados por Einaudi en 1962 y 1963, respectivamente, se trata de dos confesiones al oido. Hay más. Toda la prosa intimista de la Ginzburg glosa la voz baja, el sentimiento callado y reflexivo, pero siempre mudo. Aunque la pasión se revela, al final los sentimientos fluyen en silencio. Recuerdos de la vida, del amor, del sufrimiento, de la muerte, de la fidelidad y de la infidelidad, de la femineidad, la maternidad, el abandono… En suma, recuerdos autobiográficos de gran intensidad, aunque, como digo, sutiles.

Y ya, si, para terminar de verdad, sólo citar con auténtico entusiasmo los nombres del portugués , premio Nobel, José Saramago, en especial de O Bagagem do viajante y de su obra maestra O Evangelho segundo Jesus Cristo y de la serie de Os Cadernos de Lanzarote; y del escritor y guionista italiano Andrea Camilleri, de quien soy fiel lector, no sólo de su serie de Montalbano, sino también de sus otras obras eruditas acerca de asuntos históricos de ámbito siciliano.

A bagagem do viajante-B copiar

o evengelho camileri

Acerca de los libros de los que no me acuerdo por no haberme gustado, nada tengo que decir. Por fortuna tendemos a olvidar las experiencias negativas.

Lectores amigos:


Pablo, de El Jardín Cerrado

Angel, de El Angel de Olavide

Luís, de Recuerdos a Olvidar

Juan Freire, de Nómada

Manuel, de Madrid Hacia Arriba

Lei, de Liggimitutta

Ricardo, de Historias Matritenses

Read Full Post »

casa-marceliano-santa-maria-calle-abel_tetuan_2008_casa_small

A partir de unos comentarios de un amigo-lector acerca de una casa situada en el barrio de Tetuán (Madrid), en la calle Abel número 17, recupero unas fotos de junio de 2008.
Se tata de un edificio que perteneció a un pintor, Marceliano Santa María , de quien Wikipedia dice: ”Marceliano Santa María (Burgos, 18 de junio de 1866- Madrid, 12 de octubre de 1952) fue un pintor español, famoso especialmente por sus paisajes castellanos, sus cuadros de historia y sus retratos.

marceliano-santamariaEn 1934, Marceliano Santa María es nombrado Director de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. En este año, recibe la Medalla de Honor en la Nacional de Bellas Artes. Durante la Guerra Civil, su salud empeora y tiene que ingeniar soluciones para poder pintar, ya que le era imposible comprar los instrumentos necesarios. Tras la Guerra Civil continuó su actividad con mucha menos intensidad. De esa época se pueden ver retratos de Francisco Franco Bahamonde (al que según cuentan le enseñó a pintar) y recibió la Medalla de Oro Extraordinaria del Círculo de Bellas Artes en 1943. Murió en Madrid el 12 de octubre de 1952.” (Wikipedia)

casa-marceliano-santa-maria-calle-abel_tetuan_2008_detalle-ventanal_smallDetalle de la fachada de la Casa del Pintor Marceliano Santa María, en la calle Abel, 19 c/v. a la calle Zamora, en el distrito de Tetuán. (Foto de E. Fidel, 2008)

La casa en cuestión es citada por nuestro comunicante como “Chalet del Pintor”, situado en la calle Abel, número 17, esquina a la calle Zamora. Del edificio dice: “Hay rumores de que el anterior propietario era Santiago Ramón y Cajal y que en ese hotelito estaba cuando le comunicarón la obtención del Premio Nobel.”
Lo cierto, según se lee en Wikipedia sobre Ramón y Cajal, es que éste recibió el día 10 de diciembre de 1906 el Premio Nobel de Fisiología o Medicina; en 1907 se le ofreció la presidencia de la Junta para la Ampliación de Estudios: y en 1912 se trasladó a una nueva casa en la calle Alfonso XII. De él también se sabe que vivió en la calle Príncipe de Vergara. (Atendiendo a estos últimos datos, si damos credibilidad al “rumor” del que nos habla nuestro colaborador en su nota, la casa de Tetuán la habría dejado Don Santiago en 1912. Para 1934 el pintor Marceliano Santa María ya estaba en Madrid, pués fue nombrado Director de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, según indica la Wikipedia. Tal vez, para entonces, se hiciera con la vivienda y la ocupara). En cualquier caso, el 12 de Octubre de 1952, año en que murió, se encontraba en esta casa. Lo importante,  es que la casa sigue en el mismo sitio. Y que todavía hay quien recuerda su historia, a través de la historia de sus ocupantes en el tiempo.

casa-marceliano-santa-maria-calle-abel_tetuan_2008_entrada_small

Puerta de entrada al jardín de la vivienda (2008).

placa-marceliano-santa-maria_tetuan_2008_small

Placa conmemorativa colocada en la casa por el Círculo de Bellas Artes de Madrid

ConclusiónPoco sabemos de este pintor burgalés, al que el Círculo de Bellas Artes encargó una placa, que hoy se puede ver en la vivienda del barrio de Tetuán.
Nos queda el testimonio de la placa, el interesante y evocador edificio de ladrillo y una sensación extraña de que la historia y los personajes que la hacen se pierden en silencio y sólo la arquitectura les sobrevive (hasta que alguien decida que el tiempo se acabó y que la casa es vieja y hay que tirarla ….)

Nota: Si alguien más conocedor que yo, sabe más sobre el tema es bienvenido para que nos lo cuente. Apelamos, pués, a la generosidad de nuestros amigos lectores para que nos pongan al día pués, a veces, nos quedamos escasos de información.

Read Full Post »

Fornos se llamó a un desaparecido local que hubo en Madrid, situado en la calle Alcalá, esquina a la calle Peligros.
En aquel lugar, a finales del siglo XIX y primeros años del siglo XX, se daba cita lo más elegante e interesante del Madrid del momento. Aristócratas, dramaturgos, actores, críticos, tenores y toreros. Algún político y madrileños en general llenaban su salón y sus reservados céntricos, símbolo de una capital que vivía en su provincianismo y respiraba aires nuevos de pretendida modernidad en un periodo en el que la cerca vieja se deshacía para ensanchar los límites capitalinos más allá de Chamberí.
Allá por el año 1885, en el Teatro Español de la plaza de Santa Ana, los actores Manuel Catalina, Julián Romea y Matilde Díez (ésta con con una calle que lleva su nombre en el barrio de Prosperidad), y también  Donato Jiménez, representaban los dramas del laureado y discutido José de Echegaray.

Arriba, dibujo del Café de Fornos por Cecilio Pla en El Globo, de Alfredo Vicenti y foto de la tertulia literaria.

La Puerta del Sol era entonces una gran plaza, semejante a la que hoy conocemos, en la que la luz nocturna la daba el gas de sus faroles de forja, los tranvías eran de tracción animal y había paradas de coches simones, antiguos taxis tirados por caballos o mulas. Madrid se movía al ritmo lento de la incipiente industrialización y la población crecía con prisa, producto de la inmigración interior.
En el café de Fornos había “peñas” formadas por la parroquia habitual y, del mismo modo que en otros cafés, se discutía el tema del día o el que estuviera de moda, en las tertulias del Fornos, las conversaciones se repetían y solían recaer en los mismos asuntos: política, bodas reales, corridas de toros (Espartero, Frascuelo, Lagartijo, Guerrita), el tiempo, literatura, sucesos, o alguna obra de teatro. En el piso entresuelo del café de Fornos, en uno de sus reservados, tenía lugar la tertulia de La Farmacia”, pués en ella, como en botica, se daba de todo. En ésta participaban políticos, hombres de negocios, banqueros, artistas de todo género, médicos, pintores, periodistas, literatos, dramaturgos y toreros (miembros relevantes de la élite social de la época). Por allí pasó también la famosa Mata-Hari.

Café de Fornos, situado en la calle Alcalá, esquina a la calle Peligros, en fotografía del año 1908.

El café de Fornos se abrió en unas casas construidas sobre el solar del antiguo convento de las monjas Vallecas o de Nuestra Señora de la Piedad, que estuvo en la referida calle de Alcalá con Peligros. El negocio lo montaron los hijos de Pepe Fornos, dueño del café Europeo situado en la calle Sevilla con el callejón de los Gitanos (calle de Arlabán), con el especial ahinco del mayor de sus hijos,  Manolo Fornos, quien trasladó la filosofía del negocio paterno a la altura de la suntuosodad y el lujo que el momento y la potencial clientela requería. Tiempo después, Manolo, una noche, agazapado en uno de los reservados del café, se descerrajó un tiro en la cabeza que acabo con su vida.
Estaba, el Fornos, decorado con vistosas pinturas murales, tapices y alfombras, y dotado de amplios y cómodos divanes, estatuas de bronce que sostenían las lámparas de gas, y también de relojes de dos esferas que pendían del techo. Poseía además un gran restaurante, de enorme comedor, con entrada independiente por la calle de Alcalá, cuya cocina no desmerecía la categoría del establecimiento. Las sobremesas daban lugar a multitud de tertulias de personajes ilustres en las que se comentaban los éxitos de la actriz María Tubáu o las fiestas palaciegas de Fernán Núñez en su casa de la calle de Santa Isabel, o de Higinia Balaguer y de todos los implicados en el crimen de la calle de Fuencarral.

A propósito de este suceso, la rea Balaguer, trás un polémico juicio,  fue ahorcada en la llamada Plaza de la Justicia, junto a las tapias de la carcel Modelo, en pública ejecución, al aire libre y como testigos los barrios de Argüelles y Pozas. Este crimen, consumado en la persona de Luciana Borcino, madre de José Vázquez Varela (Varelita) , señorito chulo y conquistador y de pocos escrúpulos, fue el resultado de una folletinesca historia de intrigas y engaños, que acabó con la criada Higinia Balaguer en el patíbulo, sin que quedara clara su culpa.
En aquel momento los escaparates de las librerías mostraban las novedades editoriales de mano de los escritores de moda: Valera, Alarcón, Pereda y Galdós. También se iniciaba la construcción de las primeras casas del barrio de Argüelles y se levantaba el Cuartel de la Montaña.

Recorte de prensa de 1988, narrando el suceso que tuvo lugar en la calle madrileña de Fuencarral número 109, el día 1 de Julio.

Años antes del suceso de la calle Fuencarral, en 1886,  se producía un sonado ciclón o huracán, que abatió más de quinientos  árboles del jardín botánico, según recogía la prensa de la época,  y que conmovió a la ciudadanía, en especial a la que se encontraba transitando por las calles, que hubo de correr e refugiarse en las casas próximas y en los cuarteles, como el de la Montaña o el de San Gil. El terrible ciclón causo daños de consideración en el arbolado municipal y en algunos edificios de la parte alta de la población, y produjo  algunos muertos y heridos, al ser lanzados contra el suelo por el ímpetu y la furia del huracanado viento, algunos de los cuales fueron socorridos en el botiquín de urgencia del Fornos.
También por aquella época desaparecían los jardines del Buen Retiro, que tantos momentos de diversión dieron a quién sabe cuántos madrileños, luego ocupado su solar por el soberbio palacio de comunicaciones de Palacios y Otamendi (hoy Ayuntamiento de Madrid); y la piqueta demoledora abatía sañudamente el hospital de la Latina, en la calle Toledo.

Emilio Carrère escribió del Fornos: ”Fornos significaba sesenta años de vida madrileña. El Madrid de Alfonso XII y el de la Regencia. Y la juventud del postrer Borbón. Las ventanas de este café fueron ojos y oidos para la actualidad callejera. Los antiguos espejos eran como largas y misteriosas galerías por donde se fueron alejando los hombres y las mujeres más interesantes de su época. Se los veía con el triunfo de sus risas, de sus glorias y de su juventud. Después, los espejos de Fornos se los iban tragando poco a poco… hasta que desaparecían definitivamente en las Sacramentales del otro lado del Manzanares.” (El Madrid de Fornos, página 39)

A propósito del cierre definitivo del Café de Fornos , Alfredo Vicenti escribía en 1908 una crónica titulada “¿Se cierra Fornos?“:
Hace tiempo circularon por Madrid rumores de que Fornos, el popularísimo café, iba a ser clausurado para siempre, porque la dueña de la finca necesitaba el local para restablecer en él sus cocheras y sus cuadras. Ayer se acentuó el rumor, dándose como inminente el lanzamiento, y la noticia produjo en todo Madrid penosa impresion, porque el café de la calle Alcalá, esquina a la de Peligros, que lleva de existencia cerca de cuarenta años, y entre cuyos muros se han incubado dos generaciones literarias, es algo tradicional no sólo para la villa y corte, sino para toda España.
Su nombre es familiar en todas las provincias, y cuantos vienen a Madrid pasan por él; seguros de encontrar algún conocido, pues no hay región que no cuenta allí con su correspondiente tertulia.[…]
Las reuniones de madrugada en las mesas próximas al mostrador, son ya históricas, porque han desfilado por ellas hombres consagrados en la política, en las letras y en las artes.
Alguna vez fue Fornos teatro de escenas trágicas, que contribuyeron a fomentar su fama.
Por todas estas razones es un café insustituible, y la noticia de su clausura ha producido en Madrid la tristeza de la pérdida de algo propio.
[…]

En esta esquina de la calle de Alcalá con la calle Peligros, se ubicaba el Café Restaurant de Fornos. El edificio se demolió para construir el Banco Vitalicio de España. La foto es del año 1930, en pleno derribo. La foto muestra el mismo lugar desde otra perspectiva. Se trata de la calle Peligros, enseñando el chaflán que fue el acceso al Fornos. Los carteles que tapan la obra anunciaban  salones de té, automóviles y los Almacenes Simeón, situados en la Plaza del Angel, número 8, haciendo esquina con la Plaza de santa Ana.

Creo que la fecha de la desaparición del Fornos se circunscribe a 1910. Antonio Velázquez Zazo en su libro El Madrid del Fornos, escribe en 1945: “Ya se había cerrado el café de Fornos. Se cerró cuando la Exposición de la Infancia, en el Retiro; cuando el homenaje a Ricardo de la Vega, en el Teatro de Apolo, con motivo de la Fiesta del sainete; cuando la inauguración del Puente de la Princesa ; cuando llegó el tranvía a la Ciudad Lineal…” “Se cerró Fornos cuando se quemó el Teatro de la Zarzuela, (…) y tembló la tierra de Madrid, pués entonces se produjo un terremoto.”
En efecto, según el libro de Velázquez Zazo, un año antes a su homenaje moría Ricardo de la Vega (Madrid, 1839 – 1909), dramaturgo, hijo de Ventura de la Vega y, autor del libreto de la Verbena de la Paloma. El 6 de noviembre de 1909 el Teatro de la Zarzuela fue prácticamente destruido por un incendio. Y en 1910 moría el autor del libreto de la zarzuela La Gran Vía, Felipe Pérez y González (Sevilla, 15 de mayo de 1854 – Madrid, 16 de marzo de 1910).
Todos estos hechos fueron paralelos al cierre de el café de Fornos según relata el autor citado.
En 1909 se electrificaba el tranvía Cuatro Caminos_Chamartín_Ciudad Lineal de la Compañía Madrileña de Urbanización (C.M.U.) de Arturo Soria y Mata. En cuanto al terremoto citado, se trata del localizado en 1909 en Benavente, que también afectó a Lisboa y se dejó sentir en Madrid.

El antiguo local del Fornos se trocó en una sala de Juego que se instaló en el entresuelo. Y en la planta baja se instauró el espectáculo de las señoritas tiradoras. Sin embargo, como aferrada a la tradición de aquella casa, de la que le costaba no poco trabajo desprenderse, perduraba la tertulia de Valle Inclán, trasladada al cercano café de la Montaña.; pero el público de siempre, el respetable, el habitual de Fornos, en vista de la general transformación de cosas y personas, se iba poco a poco, mansamente, alejando hacia los colmados y bares que llenaban las calles escondidas del centro de Madrid.
Después hubo allí un cabaret; más tarde otro café moderno: Riesgo. Y en el esquinazo tan populoso y tan madrileño, construida la nueva y elevada finca del Banco Vitalicio.
” (Antonio Velázquez Zazo , El Madrid del Fornos).

Según el artículo dedicado al Café de Fornos en Wikipedia, después del suicidio del responsable del local, Manolo Fornos, sus “hermanos procuraron mantener el negocio a flote durante cuatro años más, pero al final el 26 de agosto de 1908 cerró definitivamente“. Posteriormente, -dice el citado artículo- en mayo de 1909 volvió a abrirse de nuevo con el nombre de Gran Café y como dueño Marcelino Raba de la Torre. Se reanudaría el negocio con las tertulias y las fiestas en los bajos, para desaparecer en 1918 y reaparecer como  cabaret con mesas de juego, con el nombre de Fornos Palace. El edificio lo adquirió la sociedad Banco Vitalicio en 1923, que decidió derribar el edificio para construir su nueva sede en 1933.

En esta foto, anterior a 1930 y posterior a1923, se observa como, ya en los prolegómenos del derribo del edificio que albergó al Fornos,  las antiguas dependencias del Café estaban ocupadas por  las oficinas del Banco Vitalicio Español.

Referencias.

Alfredo Vicenti
Taller de ediciones
Fornos, cita y trasnoche en el viejo Madrid

Velasco Zazo, Antonio
El Madrid de Fornos
Retrato de una época

Librería General Victoriano Suárez
Madrid, 1945

Pallol Trigueros , Rubén
Chamberí. El primer desarrollo del ensanche norte madrileño.
Cuadernos de Historia Contemporánea-UCM, 2004.         

Read Full Post »

Cartel de Wes Wilson y Bill Graham, de 1967.

Las líneas que siguen son un resumen de un reportaje firmado por Jacques Mousseau y publicado por la “revista vanguardista que indagaba en el futuro” Horizonte” (dirigida por Antonio Ribera Jordá) en el número 5 del año 1969, en pleno auge del movimiento hippie. En españa la contracultura hippie y su expresión artística en forma de música, escritura o pintura no se comenzó a conocer hasta finales de los sesenta o incluso ya comenzada la siguente década, periodo en el que la dictadura daba sus últimos coletazos. En relación con la producción musical realizada en españa y ligada al “movimiento” hay un libro interesante escrito por Pepe García Lloret, durante muchos años vecino del barrio de la Prosperidad (lo digo por si a alguien le resulta relevante el dato), que profundiza en el asunto con bastante criterio pedagógico.

Cartel de una exposición en la Galería Moore de San Francisco, (1968).

El Pop Art o el Op Art expresaban la adhesión al tiempo que se vivía, exaltando sus elementos más vanguardistas. El Arte Hippy o Arte Psicodélico, paralelo a la cultura de los alucinógenos (marihuana, mescalina y LSD), de la que hicieron símbolo de ruptura, pero no por ello elemento imprescindible para el proceso creativo, manifiesta su oposición a los valores establecidos. Es una producción que se nutre del Art Nouveau de 1900 y al que también le atraen la mística y la cultura oriental. La filosofía interiorista de oriente y su psicología que profundiza en el individuo, y las referencias a lo fantástico y sobrenatural de la cultura occidental constituyen la savia que alimenta al movimiento. Jerónimo Bosco influirá en estos artistas, así como algunos escritores británicos del estilo de  William Blake, precursor del movimiento Romántico en el siglo XVIII, o pintores  como  Aubrey Beardsley, dibujante inglés del siglo XIX de estilo recargado, típico del momento“.

Diseño de Moscoso, 1968.

Destacan en estas creaciones hipies los colores vivos y la armonía general. A pesar de los contrastes acusados de elementos yuxtapuestos, formando mosaicos de motivos variados, los collages consiguen mostrar una unidad de contenidos. El sociólogo Mac Luham afirmó que la televisión había transformado la forma de ver el mundo, hasta entonces monopolizada por el libro, único medio de conocer la realidad. Estos son algunos de los cinco artistas más importantes del movimiento, autores de pinturas y collages: Wes Wilson, Victor Moscoso, Rick Griffin, Stanley Mouse y Alton Kelly. Los cinco melenudos, barbudos y ataviados según los cánones de Haight Ashbury  (San Francisco)”.

Portada de The Oracle (1968).

Creadores de un arte que ha alcanzado la misma cotización que la pintura tradicional y ha conquistado a los más ricos coleccionistas americanos. . Del mismo modo que en la Belle Époque los artistas cultivaban con profusión los carteles (Manet, Bonnard, Toulouse-Lautrec, Hucha), para esta generación de pintores su obra más importante es el poster.”
(Resumen del texto de Jacques Mousseau, Revista Horizonte, Núm. 5, Barcelona, 1969. Págs. 98-108)

 

Cartel de Wes Wilson de 1968.

Read Full Post »

Older Posts »