Madrid y el terremoto de Lisboa de 1755

BOLHAO_1920
Ruinas de la  igresia do Carmo, Lisboa, único testimonio del terremoto. (Copyleft) Wikipedia/ Commons)

El Terremoto de Lisboa de 1755

El 1 de noviembre de 1755 se desató en el Atlántico un importante terremoto que afectó gravemente la ciudad de Lisboa. Se sintió en casi toda la península Ibérica e incluso en el sur de Francia y el norte de Italia.

Por ser Lisboa la ciudad donde más se notaron las consecuencias, en parte debido a los posteriores incendios que agravaron la catástrofe, el seismo se ha conocido en el tiempo como el terremoto de Lisboa.
Su epicentro se encontraba en el ocáno Atlántico a la altura del cabo de San Vicente.

El terremoto de Lisboa del 1 de noviembre de 1755 se conoció en Madrid a través de relaciones, relatos monográficos procedentes de Lisboa o del sur de la Península donde se sufrieron sus efectos. Estas narraciones fueron casi el soporte informativo único cuando se trató del pueblo. (Rosa Martínez Cal)

Convento do Carrmo Lisboa_Modelo02
Maqueta del Convento do Carmo, Lisboa, derribado por el terremoto.

 

Convento do Carrmo Lisboa_Modelo
Convento do Carmo (Lisboa), maqueta.

El Terremoto en España

En España, el rey Fernando VI, ante la magnitud del fenómeno, que le sorprendió en El Escorial, solicitó al gobernador del Supremo Consejo de Castilla un informe sobre el terremoto. Para realizar la encuesta se elaboró un cuestionario de ocho preguntas dirigido a las personas de «mayor razón» de las capitales y pueblos de cierta importancia, para que contestaran lo más rápido posible y con sus respuestas tener una idea más acertada de la incidencia del terremoto en el reino.

La Encuesta Real

Diego de Rojas y Contreras, Gobernador del Real y Supremo Consejo de Castilla, Obispo de Calahorra y después de Cartagena, fue el encargado de hacer circular en carta la consulta a todas las villas del reino para que informasen de las consecuencias del terremoto en las villas y lugares de su jurisdicción. Se recibieron respuestas de 1273 localidades, muchas con carencias importantes de información, exageraciones o imprecisiones. Las respuestas fueron ofrecidas por alcaldes, corregidores, intendentes y curas párrocos. (Más información Wikipedia)

Las preguntas fueron las siguientes:

1.¿Se sintió el terremoto?
2.¿A qué hora?
3.¿Cuánto tiempo duró?
4.¿Qué movimientos se observaron en los suelos, paredes, edificios, fuentes y ríos?
5.¿Qué ruinas o perjuicios se han ocasionado en las fábricas?
6.¿Han resultado muertas o heridas personas o animales?
7.¿Ocurrió otra cosa notable?
8.Antes de él, ¿hubo señales que lo anunciasen?

En Madrid, para los ilustrados existían tres publicaciones periódicas (ninguna diaria) la Gaceta de Madrid, el Mercurio Histórico y Político, y los Discursos Mercuriales Políticos y Económicos. De los tres impresos periódicos sólo el último no estaba protegido por la monarquía. (Rosa Martínez Cal)

EscorialGrabado del «Geographia Blaviana» de Joan Blaeu, Amsterdam, 1672.jpg
Monasterio de San Lorenzo de El Ecorial (Madrid).

Madrid y el terremoto

El suceso se conoció inmediatamente en Madrid. Las noticias llegaban a través de la prensa de la época, de unos pocos periódicos dirigidos a una selecta clase social que narraban lo sucedido en la capital portuguesa, a pesar de que en España el temblor también afecto de manera considerable a algunas poblaciones del sur, oeste y centro peninsular. También Madrid notó su alcance.

El 4 de noviembre de 1755 La Gaceta, semanario de Madrid, de ocho páginas y vocación generalista, se refirió a un temblor de tierra en San Lorenzo de El Escorial que llevó a los reyes a trasladarse al palacio del Buen Retiro, a pesar de que a ese misma hora el terremoto también se había sentido en Madrid capital -según se dijo- por un espacio de ocho minutos, sin que el hecho transcendiera aparentemente más allá de lo transcrito por los  periódicos.

La Gaceta de Madrid apenas dió la noticia del desastre. Sólo el Mercurio tomó en serio el tema e incluyó una nueva sección titulada «Noticias de Portugal».

BOLHAO_1920
Croquis terremoto 1755 ( Copyleft: Wikipedia/ Commons)

Aparte de estas breves menciones, curiosamente no
hay datos de las posibles consecuencias del temblor en Madrid.

Probablemente los resultados del teremoto  fueran anecdóticos, pero llama la atención que no se publicasen  unas mínimas notas en la prensa hablando del tema más allá del regreso de los reyes a la Villa y Corte. Especialmente habiendo constancia de que en  Madrid también tembló el suelo.
No obstante, en España los daños fueron importantes y trás la muerte de Fernando VI, su sucesor Carlos III todavía presupuestaba obras para reconstruir elementos urbanos destruidos en el terremoto, en Cádiz, por ejemplo.

Mercurio historico 1755
Mercurio histórico y político, en su edición de noviembre de 1755. (Hemeroteca Digital BNE)

Cádiz, un caso recogido por la prensa

Hablando de Cádiz, en su edición de Noviembre 1755, el periódico Mercurio histórico y político, fundado en 1738 por el escritor y polemista Salvador José Mañer publicaba la siguiente narración:
El día de todos los santos amaneció claro, y despejado el horizonte, con viento suave al este, pacífico el mar, sin indicios de los sucesos que lo siguieron con gran admiración de los habitantes de esta plaza.
A las nueve y tres cuartos de la mañana se experimentó un temblor de tierra tan violento que, por el continuo movimiento que causaba, parecían venirse a tierra todos los edificios y casas de la ciudad, cuyas habitaciones dejaron sus vecinos, saliéndose cada uno fuera de ellas para libertarse de la ruina que todo amenazaba, viéndose por las calles y plazas públicas muchos huidos medio vestidos y a medio afeitar, y otros, según el estado en que los cogió aquella triste hora, sin reserva de mujeres de todas clases y edades. En los templos hubo la mayor confusión y tropelía para salir de ellos, lo que igualmente ejecutaron (sin haber consagrado) muchos sacerdotes que estaban celebrando. El terremoto duró, según observaron muchos, de seis a siete minutos, habiéndose percibido en este tiempo el movimiento de pavimentos, el crujido de las maderas que los aseguraban, tocarse por sí las campanillas de las casas y las vibraciones que se veían en los faroles, arañas y otros adornos de ellas; de modo que a no ser tan sólidas las fábricas de esta ciudad, se hubiera arruinado mucha parte de ellas pues se vieron abiertas y hendidas muchas murallas de las casas antiguas de sus vecinos”.

Mercurio historico 1755-Terremoto Cadiz.jpg
Mercurio histórico y político, en su edición de noviembre de 1755. (Hemeroteca Digital BNE)

En Cádiz el maremoto, lo que ahora llamamos tsunami,  alcanzó los 12 metros de altura, frente a los 5 metros que alcanzó en Lisboa. En Madeira, por ejemplo, el mar subió 4 metros, en Oporto 1 metro y en Ceuta, Cornualles y Gibraltar el mar subió 2 metros.
A pesar de ello, las altísimas murallas que rodean a la ciudad, aunque sufieron graves daños, protegieron a gran parte de la población. De máxima importancia fue la orden dada por el gobernador de cerrar las Puertas de Tierra, para evitar que entrara la ola, evitando así las muertes y destrucción. Con todo, no se pudo evitar que las altas olas rompieran las murallas portuarias y que el mar invadiera el Barrio de la Viña tres veces, falleciendo quince personas ahogadas. No tuvieron la misma suerte los asentamientos al exterior de las Puertas de Tierra de la ciudad de Cádiz, los pueblos de la Bahía de Cádiz y el resto de la costa atlántica gaditana que quedaron todos destruidos en su mayoría. Así, Conil de la Frontera se vio afectado con la destrucción parcial de la Torre de Castilnovo, y en Chiclana, Sanlúcar de Barrameda,12 Rota, El Puerto de Santa María y Jerez de la Frontera hubo cuantiosas víctimas y desperfectos. (Ver más en Wikipedia)

Referencias.-

La Información en Madrid del terremoto de Lisboa de 1755
Cal Matínez, Rosa
Ed. Universidad de Salamanca, 2009

Los efectos en España del terremoto de Lisboa
Martínez Solares, J. M.
Documentación relacionada con el terremoto custodiada en el Archivo Histórico Nacional (Ministerio de Fomento, Madrid, 2001). PDF

Terremoto de Lisboa de 1755 (Wikipedia)

El día que tembló el mar frente al Cabo de San Vicente (El Mundo, 17/ 12/ 2009)

Sunami de Lisboa España (El Mundo, 19/ 03/ 2011)

Lisboa antes do Terramoto de 1 de Novembro de 1755  (Blog Sétima Colina)

Legado colonial portugués en Santo Tome y Príncipe: «Las roças»

La exuberante vegetación de Santo Tomé y Príncipe, república democrática situada en el Golfo de Guinea, colonizada por los portugueses entre los siglos XV y XVI, esconde las últimas construcciones del imperio económico del Nuevo Continente -roças- que languidecen entre la nostalgia, el olvido y el abandono.

 

Legado arquitectónico

La exuberante vegetación de Santo Tomé y Príncipe, república democrática situada en el Golfo de Guinea, colonizada por los portugueses entre los siglos XV y XVI, esconde las últimas construcciones del imperio económico del Nuevo Continente –roças– que languidecen entre la nostalgia, el olvido y el abandono.

Un colectivo de arquitectos portugueses dirigidos por Duarte Pape e Rodrigo Rebelo de Andrade ha inventariado las cerca de 150 explotaciones de cacao y café que la colonia portuguesa tuvo en el país. (As Roças de São Tomé e Príncipe, ed. Tinta da China)

Roça Boa Entrada_Hospital modelar
Pabellón hospitalario de la Roça «Boa Entrada» a finales de siglo XIX.

 

Fuera de los núcleos urbanos -tan parecidos siempre en todas partes y a veces tan hinóspitos-, a primera vista lo que el obsevador profano destaca de Santo Tomé y Príncipe son los «palafitos» típicos de la isla, de delicada construcción, con los porches de madera y coloridas decoraciones en ventanas y puertas, rodeados de plantaciones de frutales de mangos, fruta del pan, jacas, etc.

Sin embargo, frente lo típico aparece lo fantasmagórico. De repente, lo bucólico se transforma en abandono y ruina. Los restos de la antigua urbe emergen como un espectro en medio de la selva y el pasado parece rugir como un monstruo silencioso.

Santo Tmé Trafico de cacao
Santo Tomé y Príncipe. Trabajando el Cacao en una explotación portuguesa. (S. XIX-XX)
Santo Tome _Big
República Democrática de Santo Tomé y Príncipe. (Here, Nokia, 2014)

 

Roça, la hacienda colonial de Santo Tomé

Un buen ejemplo es la antigua plantación de Rio do Ouro (Rio de Oro), localizada en la provincia de Lobata y conocida como roça Agostinho Neto. Fundada en 1865, fue sede de la Sociedad Agrícola Valle Flôr, la mayor y más importante de las explotaciones de cacao y café de Santo Tomé y Príncipe. En la actualidad es una de las mayores ruinas que dan fe de la presencia colonial de Portugal en esta línea imaginaria del Ecuador. Sin embargo, la explotación turística de este complejo poedría servir de modelo para rescatar lo que queda del antiguo imperio colonial portugués en Santó Tomé y ser una pieza clave para el desarrollo de este pequeño país.

 Roça Uba Budo
Roça»Uba Budo» , Santo Tomé y Píncipe.

Las edificaciones de la vieja explotación la habitan desde la descolonización descendientes de los esclavos y trabajadores angoleños, mozambiqueños, y caboverdianos que fueron objeto de compraventa durante los siglos XIX y XX. Son más de mil hombres y mujeres, ciudadanos, ahora, de Santo Tomé, herederos de las deshechas instalaciones y de sus viviendas, rodeados del mismo fondo de palmeras de cocoteros que sus antepasados conocieron cuando la isla era el mayor productor mundial de cacao. Si buscamos más explotaciones similares aparecen Água-IzéSão João de Angolares, igual de sorprendentes.

São João de Angolares
Roça São João dos Angolares.

Rescatar la memoria arquitectónica de Santo Tomé

En Portugal y más concretamente en Lisboa, las manifestaciones urbanas ligadas al pasado colonial en Santo Tomé son numerosas. Existe un amplio patrimonio arquitectónico que se creó gracias a los beneficios del comercio del cacao y el café: el Palacio Vale Flor  (Hotel Pestana Palace); en el  Alto de Santo Amaro, el Palacio Mendonça (também conocido como Casa Ventura Terra); en Campolide, la Quinta de las Conchas; en Lumiar, la zona del Elevador de Lavra, de Príncipe Real, etc. La herencia arquitectónica y urbanística de la colonia encuentra así su correlato en la metrópoli.

 

Santo Tomé y Príncipe
República Democrática de Santo Tomé y Príncipe. (Here, Nokia, 2014)

Para Duarte Pape e Rodrigo Rebelo de Andrade (As Roças de São Tomé e Príncipe, ed. Tinta da China) la rehabilitación de las infraestructuras que se conservan en la antigua colonia puede servir como excusa para reinventar y reconvertir las viejas construcciones, promoviendo la transición de un ciclo colonial a uno cultural. Para su rescate es importante entender el carácter evolutivo de estos complejos -«roças»- a través de programas y proyectos ecoturísticos que impulsen las economías locales de Santo Tomé y Príncipe. Para la normalización de este patrimonio y la necesaria apropiación social de estos espacios coloniales, es necesario un distanciamiento que elimine la carga política y social negativa que supone el pasado colonial -mentalización de su valor  histórico y eliminación de prejuicios-. Solo así la población y los gobiernos estarán en condiciones de interiorizar el valor histórico de su patrimonio monumental colonial cada vez más arruinado.

Água-Izé
Roça de São João.

Referencias.-

Diez años para salvar las «Roças» de Santo Tomé y Príncipe (Diario Publico). En portugués.

Carvalho Rebelo de Andrade, Rodrigo Maria
Rebelo de Andrade de Pape, Duarte Maria
As Roças de São Tomé e Príncipe (PDF)

“As Roças de São Tomé e Príncipe”: um passado por preservar» (IMVF)

Nacionalização das roças e a reforma agrária (Telanon, 2011)

As roças de São Tomé e Príncipe, o fim de um paradigma (Blog Buala, 2012)

Santo Tomé y Príncipe (Wikipedia)

Rehabilitación urbana. “Rés-do-Chão”, un proyecto portugués (2013)

El barrio lisboeta de Cais do Sodré va a convertirse en el punto de partida de un proyecto de rehabilitación urbana que pretende recuperar los antiguos edificios del distrito de São Paulo, comenzando con la reforma de los bajos comerciales vacíos que permita dinamizar y reocupar los viejos espacios, para posteriormente avanzar en la intervención completa de los inmuebles.

Cais-do-Sodre-Grande-Hotel-Central-1913
Cais do Sodre. Grande Hotel Central, 1913.

La zona  lisboeta de Cais do Sodré va a convertirse en el punto de partida de un proyecto de rehabilitación urbana que pretende recuperar los antiguos edificios del barrio de São Paulo, comenzando con la reforma  de los bajos comerciales vacíos que permita dinamizar y reocupar los viejos espacios, para posteriormente avanzar en la intervención completa de los inmuebles.

Diariamente en Lisboa se cierran una media de 16 comercios. Al año desaparecen más de 5.700 tiendas. Aunque muchos locales reabren con nuevos inquilinos y diferente mercancía, la tendencia se orienta hacia el paulatino abandono de las actividades comerciales en los barrios del centro histórico . En una ciudad como Lisboa, con una fuerte raigambre del comercio de cercanía, cuya actividad ha venido desempeñando un importante papel en la vida de los barrios, actualmente aumentan las zonas que se han quedado sin comercios y sin personas que transiten por las calles, generando un proceso de progresiva degradación y abandono, tanto de los edificios como de las infraestructuras urbanas.

Imagen de Cais do Sodré . Foto: Joshua Benoliel e Mário Novais – Revista Panorama, 1947

1
Vista aérea de Cais do Sodré, 1940). Foto: Maria de Oliveira (Vista Aérea do Cais do Sodré, Praça Duque da Terceira e Jardim Roque Gameiro) en AFML

Proyecto “Rés-do-Chão”

Esta situación ha servido para que cuatro jóvenes arquitectas portuguesas (Mariana Paisana , Marta Pavão, Sara Brandão y Margarida Marques) se interesasen por tratar de dar una solución viable al problema. El resultado de esta inquietud ha sido el proyecto “Rés-do-Chão” (Bajos), que ha obtenido el tercer premio de “FAZ – Ideias de Origem Portuguesa” (HAZ-Ideas de Origen Portugués), promovido por la Fundação Gulbenkian y la Cotec – Associação Empresarial.
La proposición de las autoras es sencilla: devolver la calle a las personas. La idea de redinamizar las calles de las ciudades ha sido recurrente en el concurso –las crisis de los últimos tiempos han hecho que el componente comercial de las calles se haya retraido, disminuyendo la presencia de gente-. Pero ha sido el método de ocupar los bajos comerciales como inicio de la rehabilitación, a través de un nuevo modelo comercial de alquileres en el que un agente neutral haga de puente entre arrendadores y arrendatarios adaptando los alquileres a las necesidades puntuales que vayan surgiendo, lo que ha hecho que el jurado se decidiera por las arquitectas.

2-Panoramica-sobre-o-Cais-do-Sodre-1928
Panoramica sobre o Cais do Sodre 1928

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los negocios de calle son el alquiler de los locales. Aunque las rentas han disminuido bastante desde hace al menos cinco años, los propietarios siguen prefiriendo vender o bien hacer contratos por periodos largos, de dos, tres, cuatro o cinco años, situación que los nuevos arrendatarios no pueden asumir. El proyecto “Rés-do-Chão” intenta resolver este problema.

8(Cais do Sodré)
Tres mujeres en Cais do Sodré (1912). Foto: Joshua Benoliel (Pontón de acceso a los barcos). Archivo Fotográfico Municipal de Lisboa.

Se trata de un apelo a la eficacia mediante inversiones contenidas, desde una especie de rehabilitación en horizontal. A diferencia de lo que es habitual cuando se pretende recuperar espacios urbanos y arquitectónicos degradados, no se trata de rehabilitar edificio a edificio. La propuesta pretende empezar por recuperar el espacio urbano perdido desde una intervención mínima, horizontal, centrada en los bajos de los edificios, que potenciará la actividad económica y social del entorno y facilitará a posteriori un nivel máximo de rehabilitación en vertical, recuperando así su dinámica socioeconómica y su arquitectura.

4-Panorâmica-sobre-o-Cais-do-Sodré
Panorâmica sobre Cais do Sodré. Foto: Joshua Benoliel e Mário Novais – Revista Panorama, 1947

Intervención en el barrio de São Paulo

El proyecto «Rés-do-Chão» pretende iniciarse en el barrio lisboeta de Cais do Sodré  en São Paulo, donde más de la mitad de los locales comerciales se encuentran vacíos. Para el Ayuntamiento de Lisboa se trata de un lugar estratégico, incluido en el programa BIP-ZIP –que pretende dinamizar los proyectos locales que contribuyan al refuerzo de la cohesión socio-territorial del municipio-, y es uno de los barrios declarados de intervención prioritaria.

5(Cais do Sodré)
Cais do Sodré – (Postal de 1928). Foto: Kurt Pinto (Estação do Cais do Sodré) en AFML

La idea es que después de  Cais do Sodré en São Paulo, sigan otros barrios de la capital portuguesa, una vez que los propios ciudadanos se hayan apropiado de la filosofía del proyecto y sean ellos quienes reaccionen ante la visión de las calles vacías y de los barrios sin vida. El desafío consiste, además, en lograr establecer unas fórmulas que permitan crear un listado de actividades que mantengan el dinamismo de los locales, de manera que siempre estén activos y participen en la economía local del barrio, cicatrizando la ruptura que hay de ausencia de presencia ciudadana en las calles –tratándose de un barrio del centro urbano- entre la mañana, la tarde y la noche.

6(Cais do Sodré)
Cais do Sodré (1950). Foto: Eduardo Portugal (Jardim Roque Gameiro) en AFML

Las autoras del proyecto, sin olvidar el factor comercial que toda intervención urbana promueve, recuerdan las oportunidades de negocio que se pueden aprovechar. Además ven fundamental que la población se involucre y que las autoridades locales participen con los habitantes de los barrios y con todos aquellos que sientan la inquietud de verlo evolucionar frente a la involución que ahora se percibe.

7-ribeira
Vendedoras de pescado en la ribera del puerto en Lisboa (Cais do Sodré, 1909)

Referencias.-

A reabilitação dos bairros de Lisboa vai descer à terra (Hugo Torres, Publico, 08/06/2013)
VIDEO : Marta Pavão, arquitecta (Publico, 2013)
Dos discotecas de Cais do sodré clausuradas por riesgo de derrumbe (en Blog: Diario de Margarida Gaetano, 27/01/2011)

«Presencia de una ausencia». Pablo Serrano, en la Prosperidad (Madrid)

La escultura » presencia de una ausencia» de Pablo serrano, ha permanecido olvidada, en medio del parquecillo, abandonaza y, por periodos, devorada por la maleza. En la actualidad el parque se abre en el horario en que permanece abierto el Centro de Mayores. Parte del ajardinamiento se ha desmantelado y se mantiene un vallado de obra junto a material de albañilería en estado de abandono total. Solamente lo visitan los gatos y los perros con sus dueños.

Cubo-01-small
Presencia de una ausencia, de Pablo Serrano. (Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

PRESENTACIÓN EN EL CENTRO CULTURAL «NICOLÁS SALMERÓN» DE MADRID

Con motivo de la inauguración en el Centro Cultural Nicolás Salmerón de Madrid de una exposición antológica de los últimos treinta años de carrera del escultor Pablo Serrano, en la tarde-noche del lunes 25 de febrero de 1985 se realizó en el patio del Centro, sobre una pieza donada por el artista,  el acto simbólico de la “quema del objeto”. (ABC, 26/02/1985)
Mientras de fondo sonaba el «Aleluya» de Haendel, en el interior de la obra, denominada por su autor «de la presencia de una ausencia«, se quemaba un cubo de cartón que al consumirse descubría la presencia simbólica del objeto quemado en el espacio vacio surgido.

En esta obra el centro, el interior, cobra protagonismo. Una forma, un objeto destinado a ser destruido. La construcción del vacío que se genera a consecuencia de la destrucción de ese objeto mediante el fuego. La quema como acto conceptual. La destrucción produce un nuevo objeto artístico. La quema (destrucción) conduce al vacío (construcción). Lo que permanece, para Serrano, es la presencia de una ausencia.

Cubo-02-small
Presencia de una ausencia, de Pablo Serrano. (Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

El espíritu (…) también en esta materia  pertenece  a cada individuo; él es tiempo ilimitado. Tenemos consciencia de los espacios. Creemos en tiempo y espacio limitado. Nos hacemos, nos continuamos (tiempo y espacio ilimitado). Realizamos otro objeto extendiendo al infinito las características de él. Tomamos un cuerpo de materia si hacemos desaparecer el primer objeto y nos quedamos otro espacio / PRESENCIA DE UNA AUSENCIA /”. (Pablo Serrano)

Esta «quema del objeto nocturna» ya la realizó Serrano en 1980 en la exposición antológica celebrada en la Fundación Calouste Gulbenkian de Lisboa, y en la plaza de España de Alcañiz (Teruel) en 1981, donde la obra, similar a la madrileña, se acabó por situar frente a la fachada del Hospital de Alcañiz, en la calle del doctor Joaquín Repollés .

OBSESIÓN ARTÍSTICA DE SERRANO

Lo curioso de esta obra, como una constante en la carrera de Serrano -también hay otra pieza similar en Andorra (Teruel)-, y a la que dedicó una investigación casi obsesiva, es el escaso interés que parece que ha despertado entre sus propietarios. La o las piezas en cuestión fueron donadas por Serrano a los ayuntamientos que ahora las poseen y, por lo general sirvieron para representar el mencionado rito de destrucción-creación a través del fuego. «Tomar el fuego o darse al fuego, destruir o consumirse; tal es el giro psicológico que transforma todos los valores. Por el fuego todo cambia. El fuego es interno o externo; el externo es mecánico, corruptor y destructor; el interno es espermático, engendrador, madurador» -decía Serrano.

PLACA JARDINES 2012-small
«Ayuntamiento de Madrid. Jardines del Centro Municipal de Mayores «Nicolás Salmerón». Inaugurados el 17 de Febrero de 1995 por el Excmo. Alcalde de Madrid D. José Mª Álvarez del Manzano López del Hierro«. (Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

DESINTERÉS DE LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS

Las esculturas como la de Madrid o Alcañiz fueron ubicadas en espacios acordes al carácter de la obra y con el tiempo se trasladaron a otros lugares. Ahora se encuentran  en medio de zonas de paso, sin interés o medio escondidas. En el caso de la que se situó en Madrid, en el patio del Centro Cultural Nicolás Salmerón, en 1995 se reubicó en una especie de parque fuera del recinto original. Este parque, cerrado con una verja y con aspecto de un jardín privado, fue inaugurado el 17 de febrero de 1995 por el entonces alcalde Jose Mª Álvarez del Manzano, con el fin de servir de zona verde para las personas que acudían al Centro de Mayores «Nicolás Salmerón». Durante 13 años sólo se utilizó para algún campeonato de petanca y, desde 2008, aproximadamente, hasta mediados de 2012 sólo se abría por el personal de Parques y Jardines para su mantenimiento, escaso por otra parte.

Puerta y candado_2011
Detalle del cierre del parque en 2011.

Así, la escultura ha permanecido olvidada, en medio del parque, abandonada y, por periodos,  devorada por la maleza. En la actualidad el parque se abre en el horario en que se mantiene abierto el Centro de Mayores. Parte del ajardinamiento se ha desmantelado y se mantiene un vallado de obra junto a material de albañilería en estado de abandono total. Ya sea por ser poco conocido y quizá también por su ubicación en umbría, este espacio verde con obra de arte incluida a penas tiene visitantes. Solamente lo frecuentan los gatos, que han hecho del lugar un refugio, y algunos perros  con sus dueños.

NOTA (05/ 11/ 2017): Durante los meses de verano de 2017 la obra de Pablo Serrano ha sido retirada de su emplazamiento.

NOTA (15/ 10/ 2020): Durante los meses anteriores a la crisis sanitaria la escultura se trasladó al patio del antiguo Colegio Nicolás Salmerón, Centro Cultural Nicolás Salmerón.

LIBROS «Urban Idade»

Lista de libros

Los libros que incluyo, con breve comentario, ni son los que más me gustaron, trampeando el objetivo del juego (lo siento) , ni tampoco -he de decir- serán mis preferidos en un futuro. Es decir, que habrá otros, según continúe leyendo. La vida está hecha de infidelidades. Sin embargo, reconozco que me han influido y son de aquellos que suelo nombrar cuando me preguntan acerca de libros que leí y no sé muy bien qué decir. Imagino, que si los recuerdo será porque me gustaron y siempre los tendré presentes.

ayala-sociologia Introducción a las Ciencias Sociales, de FRANCISCO AYALA. Este libro, editado por Aguilar,  lo leí con veinte años, no sin cierta dificultad. Antes me inicié con otra Introducción a la Sociología, de GOLDTHORPE, J. E. , mucho más asequible y menos metafísico. El libro de Ayala me ilustró acerca de la condición social del hombre, de los procesos políticos, de la civilización occidental, de las culturas de masas y de los problemas sociales del momento -años sesenta-. Por eso me resultaba un tanto complicado retrotraerme a un pasado que todavía no conocía. Curiósamente, encontré el libro con una tarjeta que debí de utilizar como marcador, que decía lo siguiente: » La dirección de Sambrasil, tiene el gusto de invitarle a presenciar su espectáculo cualquier día de la semana (Avenida de Brasil, 5. Esquina a Capitán Haya nº 3. Madrid-20)«.

introduccion-a-la-sociologia-i0n14824

La Introducción a la Sociología, de J.E. Goldthorpe, editada por Alianza Universidad, un libro que me regaló una tía mía, antropóloga, y que me encaminó hacia la sociología, pués la inquietud por la cuestión ya la desarrollaba en mi curiosa inexperiencia. Las estructuras sociales de las culturas nada conocidas -incluso hoy en día- por los «occidentales»  se desarrollaban en este librito, tratando las instituciones, los métodos de investigación sociales, los conceptos tratados por la disciplina y un poco de su historia. En fín, que me allanó el camino; y de ahí para adelante. Mucho material siguió, pero eso es asunto para otros foros más pedantes.

francisco-ayala-el-fondo-del-vasoUn autor te lleva a otro, y casi siempre a él mismo. Francisco Ayala, prolífico, imprescindible e inmortal. Leía cosas varias en los ochenta y me fuí directo a Ayala, con Muertes de Perro y El Fondo del Vaso (1958-1962), «la lucha por el poder y los conflictos sociales sirven de marco a una historia de celos, adulterio y crimen con perfiles esperpénticos«, se lee en alguna reseña. El mundo sin valores de interés, sometido a la idiocia, despistado ante la falta de horizonte es el tema que proyecta Ayala y lo transmite con cierta vehemencia. Aunque la lectura fue tardía, y por tanto anacrónica históricamente, supuso una iniciación. Recomendación de una profesora de Historia de la Literatura Española -de CC. de la Información-. Fueron mis comienzos universitarios y mi permeabilidad era absoluta. Con el tiempo fuí cerrando los poros, algo natural con la edad.

 

freire-pedagogiaLa Pedagogía del oprimido, de Paulo Freire, lo compré en un mercadillo en Porto (Portugal), tal vez en 1999, y ya antes , en 1996, conseguí Acción cultural para la liberación en una librería de viejo en Coimbra, según apunté a lápiz en la página de cortesía del libro. Qué decir de Paulo Freire y su pedagogía de la liberación que no esté dicho. Evidentemente muchas cosas. Seguramente nada original, por mi parte. Casi todos los textos recogidos en este último volumen están escritos en los años setenta, con la excepción de unos pocos, de las postrimerías de los sesenta. Da igual, pués el problema era el mismo, y aún hoy persiste . Hablaba Freire

freire-accaocultural

del acto de estudiar; de la alfabetización de adultos; de la reforma agraria y de la acción cultural entre los jornaleros. En definitiva, del acceso a la cultura como mecanismo para la liberación del campesinado oprimido.  Freire Influyó mucho en los estudiantes de pedagogía en los años ochenta. También yo me hice partícipe de su cosmología pedagógica.

 

 

ricardobaroja-clavijoCambiando de registro, cito a Ricardo Baroja, el hermano pintor y también dramaturgo, de Pío Baroja, y de Carmen Baroja, mujer ilustrada. Ricardo, como Pío y Carmen,  fue tío de Julio Caro, ilustre antropólogo y erudito, y de Pío Caro, también investigador y antropólogo ligado al cine (hermanos, con los cuales he mantenido una relación personal y epistolar fructífera, aunque fugaz).

 

ricardo-baroja-la-tribu1

De Ricardo Baroja hay varias obras de cierto interés. Clavijo, novelita en tres versiones de una vida: «sobre la vida de Clavijo, personaje del Madrid del siglo XVIII que se prometió en matrimonio a una hermana de Beaumarchais,  residente en Madrid. Al no cumplir Clavijo su compromiso, Beaumarchais viene a Madrid para reclamar los derechos de su hermana. En torno a esta historia quedan admiráblemente plasmados los diferentes aspectos de la vida en el Madrid de fines del siglo XVIII.»

 

ricardobaroja-la-nao-capitanaLa Nao Capitana, es otra de la obras  de Ricardo Baroja. También La Tribu del Halcón (Premio Cervantes en 1935), novela que he leido y poseo en edición de 1940, editada por la Librería general de Zaragoza, cuyas hojas encuadernadas, hoy casi naranjas por lo barata de la edición, se vendieron en su momento por siete pesetas. Yo pagué en 1993 doscientas pesetas, en la Cuesta de Moyano.

 

ricardobaroja-generaciondel98

Finalmente, la novela de Ricardo Baroja que recomiendo son unas semblanzas  y se titula:  La Generación del 98. Libro de 1952, editado porla  Editorial Juventud (ya no existe) y que compré por 500 ptas. en una librería en la Cuesta de Moyano en el año 1994. En efecto, se trata de un  catálogo de semblanzas de personajes de la época del autor. El libro se inicia con un autorretrato escrito de Ricardo Baroja, fechado en 1935.  Le siguen las descripciones desde la visión de un pintor, con gan agudeza sociológica, en una descripción de tipos sugerente, irónica, amable las más de las veces y sardónica, cuando el personaje lo sugiere. Muy al estilo de su hermano pío Baroja. Los personajes son Enrique Cornuty, Ramiro de Maeztu, Picasso, Azorín, Rubén Darío, y otros menos conocidos hoy en día. Aunque en su momento lo fueran en las tertulias y en las noches del Madrid «canalla» y cultureta de la época.

Y ya acabo con tanto libro y tan poco autor. Me quedan cientos en el tintero, de verdad. ¿Puedo decir cientos y cientos…? No todos los he leido con el mismo interés, ni todos los he abordado con la misma gana. Ni todos los he acabado. Ni siquiera todos me han merecido el mismo respeto, pues no considero al libro como algo sagrado. El libro es un soporte y su contenido lo engrandece y lo dignifica como objeto, pero al final es un simple continente. Su contenido será el que transfiera al autor el respeto, el reconocimiento, y cierto grado de veneración: el que el lector le quiera dar.

 

ginzburg-lessicoMe quedo en esta última entrega con Natalia Ginzburg y su Pequeña Virtud . También con Léxico familiar. Son dos capitulos de lo mismo. Editados por Einaudi en 1962 y 1963, respectivamente, se trata de dos confesiones al oido. Hay más. Toda la prosa intimista de la Ginzburg glosa la voz baja, el sentimiento callado y reflexivo, pero siempre mudo. Aunque la pasión se revela, al final los sentimientos fluyen en silencio. Recuerdos de la vida, del amor, del sufrimiento, de la muerte, de la fidelidad y de la infidelidad, de la femineidad, la maternidad, el abandono… En suma, recuerdos autobiográficos de gran intensidad, aunque, como digo, sutiles.

Y ya, si, para terminar de verdad, sólo citar con auténtico entusiasmo los nombres del portugués , premio Nobel, José Saramago, en especial de O Bagagem do viajante y de su obra maestra O Evangelho segundo Jesus Cristo y de la serie de Os Cadernos de Lanzarote; y del escritor y guionista italiano Andrea Camilleri, de quien soy fiel lector, no sólo de su serie de Montalbano, sino también de sus otras obras eruditas acerca de asuntos históricos de ámbito siciliano.

A bagagem do viajante-B copiar

o evengelho camileri

Acerca de los libros de los que no me acuerdo por no haberme gustado, nada tengo que decir. Por fortuna tendemos a olvidar las experiencias negativas.