Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Inmigración’ Category

Pruitt Igoe

A estas alturas del siglo XXI, inmersos en preocupantes procesos de crisis económicas y políticas, hablar de grandes proyectos sociales habitacionales (arquitectura social) de carácter y de esencial compromiso humano, sorprenden o aburren en términos parecidos. Esencialmente porque ya pocos confían en su necesidad, a pesar de que sigue habiendo dificultad de acceso a la vivienda para gran parte de la población,  y aún menos en su viabilidad económica para las administraciones, cuyos objetivos prioritarios son menos sociales.

Lo que se intenta describir en este artículo es el ejemplo de una importante intervención  política en el área de la vivienda social en la década de los años cincuenta del siglo XX  en los EE.UU. En concreto el del ambicioso  proyecto  Pruitt-Igoe (San Luis, Missouri, 1941-1974), cuyo estrepitoso fracaso acabó con su derribo, creando un mito, nacido de la afirmación de que aquel episodio anunciaba el fin de la “arquitectura moderna”.

Urbanismo social en San Luis

El gran proyecto de urbanismo social  conocido como Pruitt-Igoe, desarrollado entre 1954 y 1955 en la ciudad estadounidense de San Luis (Missouri), intentó realojar a la población urbana depauperada y a la peri-urbana marginal. Lo hizo en un proceso en el que indirectamente y sin intención aparente se favorecía la exclusión social a través del propio modelo que aprovechaba el éxodo de las clases medias más acomodadas hacia el extrarradio. Esta clase abandonaba el centro urbano y la autoridad pública aprovechaba para reconstruirlo, en un intento de dar nueva vida a la vieja urbe con nuevos vecinos y nuevas construcciones.
Esta población de clase media estaba huyendo hacia las nuevos barrios extensos que en paralelo se construían en las afueras y que actualmente rodean la antigua urbe, contribuyendo al abandono de la ciudad histórica, cada vez más fantasmal y cada vez más pobre. Esas clases medias, temerosas, abandonaron la ciudad y nutrieron las inmensas extensiones de polígonos de unifamiliares que tanto abundan en los EE.UU, en un modelo difícilmente sostenible como es el de la ciudad extensa de chalés clonados en números casi infinitos.

5264558572_ab897eaf6c_o

Construcción del proyecto de vivienda social Pruitt-Igoe, desarrollado entre 1954 y 1955 en la ciudad estadounidense de San Luis (Missouri).

Antecedentes

En el contexto del siglo que duró el periodo desde la Guerra de Secesión norteamericana y la Segunda Guerra Mundial,  la mayoría de los afroamericanos  que vivían en los estados del Sureste y Sur-Centro de Alabama, Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Luisiana, Misisipi y Texas  emigraron a las áreas rurales del Noreste industrial, del Medio Oeste y, en menor medida, a la Costa Oeste.   En esa época, en los Estados Unidos , las grandes ciudades experimentaban el proceso de huida de las clases medias del centro urbano a la periferia.  Las clases medias emergentes abandonaban la ciudad y se establecían en las nuevas periferias de viviendas unifamiliares, calcadas en diseño y características,  alejadas de la urbe en la que sólo se mantenían la administración y las clases menos pudientes. (Ver Wikipedia)

La clase social más desfavorecida, compuesta en su mayoría por negros y blancos procedentes de áreas rurales,  vivía en los suburbios. Aprovechando el abandono del centro histórico, se produjeron esporádicas ocupaciones de viejas construcciones que acabaron por componer barrios enteros constituidos por una población sin apenas recursos, comprometiendo así las intervenciones de las políticas locales. Esta situación generó inquietudes en la Administración y en los medios sociales.

3842851231_0b59045eca_o

Proyecto de vivienda social Pruitt-Igoe, desarrollado entre 1954 y 1955 en la ciudad estadounidense de San Luis (Missouri).

 

En 1947, los políticos responsables de la planificación de San Luis propusieron la construcción de  bloques de edificios residenciales de baja densidad y un parque público para la población pobre. En 1949, sin embargo, se optó por la limpieza total de los barrios marginales y su sustitución por viviendas públicas de alta densidad. En particular, la Autoridad de Reurbanismo y Desmonte de San Luis (Saint Louis Land Clearance and Redevelopment Authority)  adquirió y derribó los barrios menos favorecidos del anillo central. Vendió los terrenos a precios más bajos a promotores privados, con la intención de promover  el regreso de la clase media y del crecimiento del sector de los negocios. Otro organismo oficial, la Autoridad de Vivienda de San Luis (Saint Louis Housing Authority), limpió la zona para construir viviendas públicas en la antigua población de los barrios más pobres.

En 1950, San Luis financió 5.800 unidades de vivienda pública, entre ellos , Cochran Gardens, de  1953, destinado a blancos con bajos ingresos. El conjunto tenía 704 viviendas dispuestas en doce grandes edificios. Los siguientes proyectos serían Pruitt-Igoe, Darst-Webbe y Vaughan. Pruitt-Igoe estaba destinado a jóvenes blancos y negros de clase media, aislados en diferentes edificios; mientras que Darst-Webbe iba dirigido a inquilinos blancos con ingresos escasos. La vivienda pública en Missouri mantuvo la segregación racial hasta 1956. A partir de la fecha la población negra pudo acceder a todo el complejo, lo que produjo cierta incomodidad.

 

Pruitt-Igoe estaba compuesto de 33 edificios de once plantas cada uno situados cerca del norte de San Luis.

 

“Pruitt-Igoe”, un ambicioso proyecto de urbanismo social

Durante los años 1940 y 1950, la ciudad de San Luis, aprisionada por sus límites establecidos en 1876, era «un lugar atestado»; en sentido clásico, parecía y se sentía como una verdadera gran ciudad… como sacada de una novela de Charles Dickens. “Su acumulación de viviendas se deterioraron durante el período de entre-guerras y la Segunda Guerra Mundial. Más de 85.000 familias vivían en pisos del siglo XIX  y un estudio oficial de 1947 reveló que 33.000 hogares aún tenían baños comunales.”  Los residentes de clase media, en su mayoría de raza blanca, estaban abandonando la ciudad y sus antiguas residencias las ocupaban familias de bajos ingresos. Los barrios negros (al norte) y los blancos (al sur) de la parte antigua de la ciudad se segregaron y expandieron, amenazando con engullir el centro de la ciudad. Para salvar las propiedades del centro de una inminente devaluación, las autoridades de la ciudad de San Luis iniciaron un re-desarrollo del «anillo central» alrededor del distrito central de negocios. La decadencia ahí fue tan profunda que la gentrificación de los bienes inmuebles existentes se consideró poco práctica. (Ver Wikipedia)

 

Plano San Luis 1947

Plano de San Luis (Missuri) en la década de los 50 del siglo XX.

 

El complejo Pruitt-Igoe fue diseñado por el arquitecto Minoru Yamasaki, autor también de las torres del World Trade Center, junto con un equipo de colaboradores. Poco tiempo después de su construcción, las condiciones de vida en Pruitt-Igoe comenzaron a decaer; y en la década de 1960, la zona se encontraba en una situación de pobreza extrema, con altos índices de criminalidad y segregación , lo que provocó la reacción de los medios de comunicación internacionales ante el espectacular declive del barrio.

El nombre de la promoción se debía a Wendell O. Pruitt, un piloto afroamericano natural de San Luis que luchó en la Segunda Guerra Mundial, y William L. Igoe, antiguo congresista estadounidense. En un  principio la ciudad se planificó en dos sectores: los hogares del capitán W. O. Pruitt para los residentes negros, y los apartamentos William L. Igoe para los blancos.  Anteriormente a la construcción del complejo, el terreno era conocido como el barrio De Soto-Carr, un gueto de la comunidad negra en el que reinaba la  pobreza extrema. Pruitt-Igoe estaba compuesto de 33 edificios de once plantas cada uno situados cerca del norte de San Luis.

 

Cartel publicitario Pruit-Igoe

Cartel publicitario de un proveedor de Pruitt-Igoe, desarrollado en la ciudad estadounidense de San Luis (Missouri).

En 1951, Architectural Forum aplaudió el proyecto de Yamasaki, recibiendo un galardón del Instituto Americano de Arquitéctos. Se dispusieron cerca de 25 ha de terreno para la construcción de los 33 edificios del nuevo barrio que se proyectaron en un estético estilo internacional. En un principio Yamasaki planteó mezclar edificios de diferentes alturas y densidades bajas, pero las exigencias de economía planteadas por las autoridades políticas hicieron cambiar los planes y se terminó por edificar un solo modelo de once alturas con ascensores que solo paraban en las plantas impares con un total de 2.870 apartamentos . Igualmente, se rebajó la calidad de los materiales y se redujo al mínimo el tamaño de las viviendas, aumentando la densidad. Las plantas inferiores disponían de áreas cómunes de servicios a lo largo de amplios corredores. A pesar de ello, fueron muchas las familias para las que su traslado a las nuevas residencias fue como un sueño hecho realidad.

Pruitt-IgoeMyth_aerial

Vista general de Pruitt-Igoe.

 

De forma paradójica la ocupación nunca sobrepasó el 60%, llegando a un 33% en 1965Pruitt-Igoe a lo largo de 1960 fue entrando un creciente estado de abandono y deterioro que acabó convirtiendo al barrio en una zona decadente y peligrosa por su inseguridad. Ahora parece evidente que el ahorro en los costes de la construcción y sus consecuencias  supusieron un alto coste social. Algunos residentes de los diferentes bloques, que vivían en condiciones precarias, generaron situaciones de tensión y delincuencia dentro del vecindario. Se producían asaltos en el interior de los portales, en los corredores o en los rellanos de las escaleras y además eran comunes el vandalismo, los destrozos de los bienes comunes y el abandono generalizado.

En 1971 en Pruitt-Igoe sólo había seiscientos vecinos que ocupaban diecisiete edificios. Pese a la decadencia de las zonas públicas y la violencia de pandillas, Pruitt-Igoe mantuvo un relativo bienestar durante sus peores años. Los propios inquilinos trabajaban y limpiaban las zonas comunes, aunque la situación fue cada vez empeorando más.

 

Pruitt Igoe 1960

Vista de Pruitt-Igoe en 1960.

Demolición del proyecto

En 1972, a menos de 20 años de su construcción, el primero de los 33 gigantescos edificios se demolió mediante una voladura controlada.  Los 32 restantes se derribaron en los siguientes dos años. El lugar quedó limpio y despejado definitivamente en 1976.  Actualmente, el solar lo ocupan parcialmente las escuelas públicas Gateway Middle School y Gateway Elementary School, además de la escuela militar Pruitt Military Academy.  El resto del terreno fue plantado con árboles. El antiguo barrio De Soto-Carr que rodeaba a Pruitt-Igoe también se derribó y se ocupó por viviendas unifamiliares.

Pruitt Igoe  demolition

Secuencia del derribo de Pruitt-Igoe en 1974.

 

Pruitt-Igoe fue una de las primeras demoliciones de edificios de arquitectura moderna que se produjeron, lo que sumado al estrepitoso fracaso del proyecto, llevó a definir aquella jornada al arquitecto e historiador de la arquitectura Charles Jencks en El lenguaje de la arquitectura posmoderna como “el día en que murió la arquitectura moderna“. El predicamento del autor de esta sentencia creó el conocido como mito de Pruitt-Igoe que daba como válida la afirmación, responsabilizando del fracaso al proyecto arquitectónico.

 

1500px_IconicImplosion_Pruitt-IgoeMyth_Credit-STL-Post-Dispatch

Secuencia del derribo de Pruitt-Igoe en 1974.

A pesar de la amplia evidencia de las múltiples causas económicas y sociales que ocasionaron el deterioro del barrio el mito de Pruitt-Igoe se ha ido extendiendo a lo largo del tiempo y fue habitual que se culpase a la inadecuación del modelo arquitectónico como causa de la desintegración de la estructura social de sus ocupantes. No se tuvo en cuenta, sin embargo, las numerosas situaciones que afectaron el éxito del proyecto, como fue la crisis económica del momento y el grave problema de discriminación racial que se vivía. Además, las exigencias de las autoridades de San Luis y de la Administración de Viviendas Públicas, apenas permitieron a los arquitectos capacidad de decisión, por lo que perdieron el control del proyecto original en que primaba la baja densidad.

6716859113_16f3af2455_b

El Mito de Pruitt-Igoe: una Historia Urbana  (2011)  by Chad Friedrichs

 

El Mito de Pruitt-Igoe: una Historia Urbana (documental, by Chad Friedrichs 2011)

Comenzó como una maravilla de la construcción y dos décadas después acabó convertida en  escombros. Pero, ¿qué ocurrió entre medias? El Mito de  Pruitt-Igoe cuenta la historia de la transformación de la ciudad americana de St. Louis en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial a través de la lente del desprestigiado proyecto de vivienda social Pruitt-Igoe y de quienes allí vivieron.  En este documental se trata desde una perspectiva histórica el importante impacto de los programas de renovación urbana de la década de los 50-60  que agilizaron el proceso de suburbanización, despoblamiento, y abandono de industrias y oficinas en las ciudades americanas.  En este proceso de desindustrialización y despoblación del centro urbano se produjeron conflictos de clase y raza. Los residentes de Pruitt-Igoe fueron víctimas de esta situación.  Sus emotivas historias de supervivencia, adaptación y éxito son el corazón de este documental. Las turbaciones domésticas causadas por las políticas punitivas de bienestar público; las relaciones frustrantes con las paternalistas y fiscalizadoras Autoridades de la Vivienda; y la creciente desocupación, vandalismo y delincuencia llevaron a los residentes a protestar a lo largo de 1969.   Una de sus acciones fue negarse a pagar los alquileres. Toda esta situación fue creando un estereotipo, que con las imágenes de los derribos no hizo sino  ayudar a que se perpetuase la idea del fracaso; fracaso que se ha utilizado como argumento para condenar la arquitectura moderna y el estilo Internacional, atacando los programas de asistencia pública y estigmatizando a los residentes de las viviendas públicas de acogida.  Este documental pretende examinar los intereses envueltos en el proyecto de creación de Pruitt-Igoe, valorando los rumores y los estigmas surgidos. Y también pretende derribar el mito. (DOCUMENTAL)

Referencias.-

The Tragic Demise Of America’s Most Ambitious Housing Project (Business Insider, 22/05/2013)

The Pruitt-Igoe Myth

Pruitt-Igoe (Wikipedia)

Pruitt-Igoe 40 Years Later (The American Institute of Architects)

Koyaanisqatsi – Pruitt Igoe (VIDEO)

Anuncios

Read Full Post »

Parroquia de San Matias 1880

Hortaleza, suena a “fortaleza”, pero su pasado no parece estar ligado a estirpes guerreras. No hay restos medievales, aunque sí el testimonio de antiguos palacetes y quintas de recreo que dieron importancia a la villa y que en más de medio siglo se han desvanecido con su anexión, en 1949, al municipio de Madrid.

La villa de Hortaleza

En 1850 Pascual Madoz situaba la villa de Hortaleza en un alto y en terreno irregular con valles y barrancos, con clima benévolo por los aires serranos que ahí se respiraban y, en general, como buena tierra para la vida y el esparcimiento. Entonces Hortaleza tenía 137 casas de mediana construcción, distribuidas en 12 calles y una plaza. Contaba con 77 vecinos y 373 almas.
Las casas principales pertenecían a la aristocracia. Había Ayuntamiento con cárcel, taberna, carnicería y escuela de niños para 35 alumnos y otra escuela de niñas para 18 alumnas. Una fuente pública y tres más en casas particulares abastecían de agua a los vecinos.
La villa limitaba al norte con Alcobendas, al este con Barajas, al sur con Canillejas y al oeste con Chamartín. Había dehesas con prados y montes, como el de la Moraleja, recorridos por los arroyos de Valdebebas y Abroñigal, tributarios del Jarama y del Manzanares respectivamente. Se cultivaban toda clase de hortalizas y cereales, y se criaba abundante ganado lanar y caprino.

casco urbano de hortaleza 1870

Casco urbano de la villa de Hortaleza 1870.

Palacio de Buenavista

Hortaleza fue lugar de Quintas. De las más notables fue el Palacio de Buenavista, de los marqueses de Santa Cruz, en tierras limitadas por el Camino Viejo de Madrid o camino de Hortaleza (López de Hoyos), el Camino Nuevo (Mar caspio) y el Arroyo de Rejas. La finca estuvo rodeada de jardines y árboles, con un imponente palacete neoclásico y, según dicen, la frecuentó Fernando VII. Tras las vicisitudes surgidas en 1808 por la presencia de las tropas francesas la propiedad quedó abandonada.
El edificio tenía fachadas de ladrillo y mampostería con zócalos de granito. La huerta-jardín tenía dos fuentes de piedra y un alargado estanque con un dios Baco en el centro. A los lados había cipreses formando una plazuela con escalinata y un templete. Había varias norias para mover el agua hasta las huertas, un pozo de nieves, bodega y un molino de aceite.
En 1840 Isidoro Urzáiz compró la finca, que luego vendería a la marquesa de Branciforte para construir en 1882 el Convento de Nuestra Señora de Loreto (Ursulinas), de estilo neomudéjar. En 1936 el Auxilio Social instaló en la finca el Hogar Clara Eugenia para niñas huérfanas. Actualmente pertenece a la Comunidad de Madrid.

Silo Huerta Salud_2013

Silo poliédrico de hormigón de la Huerta de la Salud construido en 1928. En la actualidad, 2014, rehabilitado por el Ayuntamiento de Madrid como dotación cultural, se encuentra sin uso. (Foto: Enrique F. Rojo, 2014)

La Huerta de la Salud

La Huerta del Cristo de la Salud, de los duques de Frías, ya aparecía en 1752 en el Catastro de Ensenada. La finca ocupaba los límites de las actuales calles Alcobendas, Mar de Aral, Mar de las Antillas y Mar Negro.
El acceso principal se hacía a través de una puerta monumental de granito. En el dintel aparecía una inscripción de 1749 con un verso del poeta Ovidio: “Gaudia sunt nostro plusquam regalía ruri, urbe homines regnant vivere rure daturi” (aunque los hombres reinan en las ciudades, nuestras mayores alegrías las da la vida del campo).
En 1894 la Huerta de la Salud cambió de manos y se reformó. Se añadieron graneros, establos y un silo. De todo ello quedó constancia en una placa colocada junto a la antigua inscripción. En la actualidad solo se conservan la puerta –modificada- y el silo poliédrico construido en 1928.

San Matias 2013

Parroquia de san Matías, de 1879, en una imagen actual retocada. (Foto: Enrique F. Rojo, 2014)

Parroquia de San Matías

La iglesia de San Matías, parroquia desde el siglo XVIII, satisfacía las necesidades espirituales de la villa. El proyecto, del arquitecto Enrique María Repullés, aprovechó los cimientos ya construidos de un proyecto anterior y fue inaugurada el 31 de Mayo de 1879. Es de planta rectangular, levantada en ladrillo, de estilo neomudéjar, con una única torre con campanario que se eleva por encima del presbiterio.
Próximo a la iglesia, se encuentran el cementerio y el Convento de los Padres Paules, creado en 1896 y reedificado en 1934, que ocupa los terrenos de la antigua Quinta del conde de Torrepilares.

ERMITA DE LA SOLEDAD

Ermita de Nª Señora de la Soledad de Hortaleza. Detrás la tapia del viejo cementerio de la Villa. (Foto: Enrique F. Rojo, 2014)

*Artículo publicado en el nº 242 de Enero de 2014 de la Revista Plácet.

Read Full Post »

hotel-rubin_casa-arturo-soria_1908_small

“Hotel Rubín”, residencia de la familia Soria, en 1908.

En 1908 Arturo Soria y Mata, creador de la Ciudad Lineal, mandó construir “Villa Rubín”, su residencia familiar. Este singular y desconocido edificio, que  ha sobrevivido al paso del tiempo, nos recuerda con su presencia el importante legado que el polifacético y emprendedor Soria dejó a la historia del urbanismo madrileño.

Arturo Soria, el urbanista

Don Arturo Soria y MataArturo Soria y Mata nació en Madrid en 1844 en el seno de una familia modesta  y desde su juventud manifestó gran afición por las ciencias y la ingeniería. Fue telegrafista y se formó como geómetra, desarrollando su faceta de inventor en esta disciplina con aportaciones como el “teodolito impresor automático” o el “avisador de las crecidas de los ríos”.
Fue también escritor, conferenciante y periodista. Sus reflexiones sobre la especulación urbanística, la falta de vivienda y el higienismo le llevaron a idear en 1882 el proyecto de la Ciudad Lineal madrileña. Para llevarlo a la práctica fundó en 1894,  junto con el arquitecto Mariano Belmás y  Estrada, la Compañía Madrileña de Urbanización (C.M.U.), cuyo objeto era la compraventa de terrenos, la construcción de casas de diferentes tipologías, precios y calidades y el desarrollo de una ciudad lineal vertebrada por un tranvía de circunvalación que pusiese en comunicación la nueva ciudad con los pueblos próximos y con la capital.

emilio_keller_1912_nietos

Arturo Soria con sus nietos en el hotel Rubín, probablemente en la parte trasera. La fotografía se tomó en 1912 y es propiedad de Emilio Keller Soria. Se encuentra publicada en el Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid.

La Ciudad Lineal, el proyecto

La Ciudad Lineal de Arturo Soria llegó a alcanzar cinco kilómetros en terrenos del extrarradio, con casas para todas las clases sociales, como respuesta “antiespeculativa” ante la falta de vivienda. En palabras del propio Soria,  había que evitar la “ambición desenfrenada de los dueños de los solares” que dificultaban construir en los límites de Madrid.
En 1911 vivían en la Ciudad Lineal cerca de 4.000 personas y había  más de 700 casas, con tranvías que facilitaban la movilidad. Muchos vecinos fueron conocidos empresarios  y aristócratas y también personajes célebres de la época como el tenor Miguel Fleta o las actrices y cupletistas “la Chelito” y Raquel Meller.

En 1914 llegó la crisis con la suspensión de pagos de la C.M U. A pesar de la recuperación de la empresa, la filosofía original cambió con los nuevos gestores. Los acontecimientos políticos y sociales que marcaron el siglo XX y el descontrol  urbanístico de los años sesenta y setenta  acabaron  por difuminar lo que restaba del utópico proyecto.  Paradójicamente, el fin de la barriada estuvo marcado por esa misma “ambición desenfrenada” que tanto criticó Soria.

“Villa Rubín”, la casa

“Villa Rubín”, llamada así por Julia Hernández Rubín, esposa de Soria, se encontraba en el nº 9 de la calle principal de la Ciudad Lineal. Construida en una parcela de 4.800 m2, pro un montante de 75.000 ptas, contaba con 15 habitaciones repartidas en tres plantas similares pero independientes a las que se accedía por una escalera interior. Sólo la planta principal tenía entrada por la fachada delantera. Al fallecer Soria en 1920, la familia se mudó y puso la finca en alquiler por 8.000 ptas anuales. En 1925 deciden venderla y un año después Francisco de Borja Patiño, industrial y comerciante la adquiere por 250.000 ptas,  sometiéndola a algunas modificaciones estéticas. Además, le cambia el nombre por el de “Villa Ceres”.

hotel-rubin_arturo-soria_2009_small

“Hotel Rubín” en la actualidad. La vivienda de Arturo Soria y familia se encontraba en la Manzana 90 y constaba de tres viviendas repartidas en tres plantas con similar distribución. El acceso era independiente por escaleras exteriores laterales. Sólo la planta baja tenía acceso por el frente central del edificio. En el presente se encuentra numerada con el 124 de la calle de Arturo Soria y es utilizada como Residencia de Menores “Manzanares”, dependiente de la Comunidad de Madrid. (Foto: Enrique Fidel, 2008)

Acabada la guerra civil, la finca se incautó por el Auxilio Social que la llamó Hogar Villa Ceres y la destinó a las actividades humanitarias propias de la organización, acometiendo nuevas reformas que cambiaron por completo su aspecto original. Acabadas las obras se inauguró con el nombre de Hogar Alto de los Leones con capacidad para 120 niños huérfanos de ocho a doce años.

En 1975 la antigua Villa Rubín” cambió de nombre otra vez por el de Residencia para menores Manzanares a cargo de la Diputación provincial. Hoy día el edificio es residencia para menores extranjeros no acompañados con el nombre de Centro de Adaptación Cultural y Social Manzanares dependiente de la Comunidad de Madrid.

(Publicado en el nº 241 de la revista Plácet en diciembre de 2013)

Referencias.-

Maure Rubio, Miguel Angel
La Ciudad Lineal de Arturo Soria
Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.
Madrid, 1991 ISBN 84-7740-048-2

Soria y Mata, Arturo
Tratados de urbanismo y sociedad
Clan Libros
Madrid, 2004

López Díaz, Jesús
La vivienda social en Madrid, 1939-1959.
UNED, Espacio, tiempo y forma, 2002.

Archivo Fotográfico de la Comunidad de Madrid.

Enciclopedia Madrid Histórico

Historias Matritenses
Blog con extensa información sobre la Ciudad Lineal

Cruzar el Estrecho a los 15 años (Madrid Diario, 26/11/2010)

Revista Plácet

Read Full Post »

Reboredo2-Fotografo

Fotógrafos con cámara, uno descubriendo el objetivo y el otro midiendo el tiempo de exposición (Foto: Máximino Reboredo, ca. 1890-1899).

Acudí a “Pano de fondo/ Paño de fondo”,  una exposición de fotografía de estudio hecha fuera del estudio, hace casi un año. Aunque me hubiera gustado hacer el comentario entonces, he esperado. La muestra era itinerante y las referencias a la misma eran constantes en función de cada nueva sede.

Aquella exposición, que pude ver en Ferrol, mostraba una colección de ímágenes, casi todas de aldeanos y comerciantes retratados frente a sus casas, delante de un telón de fondo, en referencia a los telones que los fotógrafos de aquellas épocas colocaban detrás de los retratados, con los que buscaban idealizar el contexto o simplemente “despegar” la figura del fondo indigno de un muro de patio. Desde humildes colchas a paños más elaborados con paisajes o interiores de pazos . El fotógrafo llevaba su estudio ambulante donde hiciera falta, pues ese era su oficio. Decía el tríptico de la exposición que ésta no pretendía ser “un catálogo de la fotografía de estudio realizada en en Galicia en este periodo”. Simplemente “intentaba acercar la fotografía, profundizando en ella a través de los muchos fotógrafos que participaron en su realización en la época”. Desde el estudio y fuera de él.

Soldado

Soldado. (Foto: Máximino Reboredo, ca. 1890-1899).

JoseDominguez

Familia delante de su casa (Foto: José Domínguez, ca. 1920)

Mujer

Mujer con un paño de fondo que simula una calle de ciudad. (Foto: J. Pacheco, 1890-1910)

En esta exposición itinerante propuesta por Novacaixagalicia, que ha estado más de tres años -dese 2010- recorriendo Galicia, el acercamiento a la fotografía de estudio se componía de dos partes bien diferenciadas, una formada por copias realizadas entre 1880 y 1960 y firmadas por sus autores en el momento; y otra compuesta por copias actuales obtenidas a partir de los negativos originales de la época.

A través de las fotos de la exposición han aflorado los recuerdos y la memoria colectiva se recupera. “Pano de fondo/ Paño de fondo” recogía cerca de 100 imágenes que acercaban al visitante a la fotografía de estudio -aunque en el espacio propio del fotografiado-, tratando de ahondar en ella y en sus aspectos técnicos y sociológicos. Sin la especial intención de ser un catálogo exhaustivo de los retratistas de la época, la muestra hacía primar la imagen sobre el objeto, ya que la imagen es la que soporta la historia, la que siempre deja constancia de la memoria de una época.369601_oboi-rvanye_starye-oboi_tekstura_carapiny_vektor_3289x2166_copia

Pano de fondo_Vieitezcopia

Se dice en el texto que ayudaba a entender mejor la exposición,  que en el amplio periodo que iba de 1880 a 1960 se reprodujeron modelos preestablecidos para la ocasión influidos por las tendencias que publicitaban las  revistas de moda y que los fotógrafos se adaptaban a las necesidades-exigencias de la sociedad de la época. En las fotografías era normal que se e retocasen a lápiz las facciones a resaltar y las poses recalcaban el carácter particular para el cual se requería la imagen. Con el paso del tiempo la fotografía sirvió para marcar la evidencia de las diferencias sociales, que también se remarcaba según las fotografías fueran o no de estudio, según el “paño de fondo”  usado y según el retoque a lápiz realizado por el fotógrafo. Y, ya en las ciudades, también importaba el prestigio del fotógrafo.

Reboredo

Tres militares, ca. 1890-1899 y hombre con zapatos bicolores, ca. 1980-1899. (Foto: Máximo Reboredo).

Niños_Pacheco

Dos niños de la burguesía posando delante del paño de fondo en el estudio. (Foto: J. Pacheco, 1890)

Chica_Vidal_1930

Muchacha de aldea (Foto:  José Vidal, en 1930).

En general, las fotografías tenían un carácter iniciático o lúdico. Podían retratar bautizos, primeras comuniones y matrimonios. También, en las clases modestas, EL ingreso en algún tipo de institución, religiosa o militar, o las partidas a la emigración. Igualmente, se contrataba al fotógrafo para dejar constancia de alguna celebración extraordinaria de carácter ritual como romerías o fiestas locales, en cuyo caso el “telón de fondo” se situaba en la puerta de las casas o en las huertas, llevando el estudio a la casa del cliente.

Familia_Vidal_1930

Familia numerosa posando delante de su casa, en el pueblo. (Foto: José Vidal,  1930).

Pedro Brey

Familia en el patio de su casa. (Foto de Pedro Brey, ca. 1910).

telón-de-fondo2

Familia posando en el estudio del totógrafo.

Read Full Post »

ANUNCIO HABITAT

Contexto

En la España de los 40, 50 y 60 del siglo XX uno de los problemas que tenía en jaque a las autoridades era la escasez de vivienda para acoger a las constantes oleadas de inmigrantes. Fueron  diversos los  intentos para limitar el crecimiento descontrolado de los  poblados satélite que salpicaban la periferia de Madrid.

Para llevar a cabo esta ordenación, el Instituto Nacional de la Vivienda (INV) y la Comisaría de Ordenación Urbana de Madrid (COUM) pusieron en marcha en el año 1955 el primer Plan Nacional de la Vivienda, que establecía cuatro objetivos fundamentales:

1) Creación de los Poblados de Absorción, que cobijase a la población que habitaba en viviendas diseminadas y de escasa calidad. Tenían un carácter provisional, que se prorrogó en el tiempo y se ofrecían en régimen de alquiler barato;  2) Creación de Poblados Dirigidos, en los que las viviendas estarían autoconstruidas por sus futuros moradores, a través de modelos preestablecidos y bajo la dirección de técnicos del INV. Se ofrecian en regimen de compra;  3) Creación de nuevos núcleos urbanos; y 4) Construcción de barrios modelo, a modo de los anteriores, pero con unas características específicas que permitiesen su reproducción. Estos dos últimos no llegarían a desarrollarse.

Vivienda social e iniciativa privada

En 1957 José Luis Arrese se estrenaba como ministro de Vivienda y a partir de 1960 el Ministerio dejaba en manos de la iniciativa privada el asunto de la vivienda social que hasta entonces habían resuelto con irregulares resultados el Instituto Nacional de la Vivienda (INV)  y la Obra Sindical del Hogar (OSH). En Madrid, la Comisaría de Ordenación Urbana (COUM) a cargo de Julián Laguna que, hasta entonces había facilitado grandes promociones al INV y fue la impulsora de los poblados dirigidos y los de absorción, dejó de tener un papel principal, al quedar englobada dentro del nuevo Ministerio. Fue la gran oportunidad para  inmobiliarias como Urbis o Banús, propiedad de José Banús.

La promotora Banús, por ejemplo, construyó el barrio de La Concepción y el barrio de El Pilar, este último  formado por bloques de “pisos de 40 y 44 metros cuadrados destinados a alojar a los nuevos inmigrantes que acudían a Madrid al olor del incipiente milagro económico español. Al  promotor le salían los pisos sociales en torno a las 35.000 pesetas y el propietario pagaba sobre las 50.000 pesetas de entrada y el resto, hasta 100.000 más, a pagar en cómodos plazos mensuales. Además, la promotora se beneficiaba de una ayuda oficial a fondo perdido de 25.000 pesetas por piso para estimular la construcción de viviendas“.

(El País, 22/09/1984)

Sierra de Tornavacas-2013 Google

“Gran Hábitat” de Vallecas en la actualidad, ©Google 2013.

“Gran Hábitat” de Vallecas

En 1974, el periodista Luis Carandell denunciaba en la revista  Triunfo lo que él llamó el “engaño”  de comprar un piso  de “Gran Hábitat”, un conjunto de 192 viviendas libres y 26 locales comerciales situadas en Vallecas pueblo. Se trata de un bloque de cinco plantas con once portales en toda la promoción, dispuesto en forma de U con fachadas a las calles Puerto de Alazores, Sierra de Tornavacas, Puerto de las Pilas San Jaime (antigua carretera de Villaverde).

Su construcción se inició en 1967 y las primeras viviendas se entregaron en 1969. Los pisos, de entre 60 y 70 m2,  tenían tres dormitorios, salón, baño, cocina y un balcón de unos 6 m2. Se vendían en torno a 475.000 ptas (2.860 €), en un periodo en el que el salario mínimo interprofesional mensual para mayores de 18 años no alcanzaba apenas las 3.300 ptas (20 €). Una familia obrera con un solo sueldo, dedicando la mitad de sus ingresos al pago de las mensualidades de un piso de “Gran Hábitat”, después de entregadas las 75.000 ptas de entrada, podría estar pagando alrededor de 25 años.

Esta promoción ejecutada en Vallecas fue más o menos contemporánea con otras de idéntica denominación, que la misma empresa, Promotora Inmobiliaria Hispano Alemana S.A. (IHASA), realizó en la calle Arturo Soria, donde levantó cinco torres exentas de 16 alturas cada una, en una zona muy próxima al Pinar de Chamartín, en el distrito de Hortaleza. También realizó en el mismo periodo otra urbanización en Alicante. Las promociones, mucho más cuidadas que la de Vallecas,  se llamaron respectivamente “Gran Hábitat Pinar de Chamartín” y “Gran Hábitat Alicante”. La publicidad y venta corrió a cargo de la firma Publicidad y Venta de Pisos, más tarde EZG Exclusivas Inmobiliarias, con oficina en la calle Zurbano 76 5ª planta de Madrid.

Gran Hábitat de Vallecas, un gran fiasco

El “Gran Hábitat de Vallecas”, en 1974, cinco años después de la entrega de las primeras viviendas, fue objeto de un minucioso examen por parte de los arquitectos Eduardo Leira y Luis Mapelli, cuyo resultado, avalado por el Colegio de Arquitectos de Madrid, puso de relieve las graves deficiencias técnicas de las edificaciones así como el incumplimiento reiterado de las normativas urbanísticas municipales.

Además, las condiciones en que fueron entregadas las casas no se ajustaban a lo pactado en los contratos, ni en la documentación aportada, ni en la información publicitada en la prensa, por lo que a las faltas mencionadas se añadía el incumplimiento contractual con los compradores.

Se decía en la publicidad que “Gran Hábitat de Vallecas” contaría con piscina y parque infantil. También se construirían cuarenta y ocho plazas de aparcamiento en el interior del recinto acotado por los bloques. Hay que tener en cuenta que en 1968 todavía no era tan normal como ahora tener coche. El precio de un automóvil todavía era bastante elevado para buena parte de la clase obrera. Por ejemplo un SEAT 850 básico costaba unas 80.000 pesetas (480 €), algo así como dos años de salario. En ese sentido, con el paso del tiempo los coches se hicieron cada vez más asequibles -grandes objetos de consumo- y, por el contrario, las casas cada vez más inaccesibles, como si estas , paradójicamente, fuesen un bien suntuario  y no al revés,.

Calle Puerto de las Pilas-Google Maps 2013

“Gran Hábitat” de Vallecas en la actualidad, ©Google 2013.

Todavía en 1975 el prometido aparcamiento continuaba siendo un polvoriento patio sin acondicionar que cuando llovía se convertía en un desagradable barrizal.

A parte de este desafortunado olvido por parte de la empresa promotora, nada cumplidora, el informe técnico de los arquitectos descubrió numerosas goteras en el interior de muchas viviendas que se producian desde las cubiertas, ya en mal estado al poco de que terminarsen los edificios. Al parecer, debajo de los tejados, en las cámaras de aire, se depositaron escombros que ahí hubieran quedado ocultos a no ser por la inspección.

Los muros de fachada se construyeron de medio pie, es decir con el canto más ancho de los ladrillos hacia el exterior, ahorrando material y además no se realizó cámara de aire alguna, con lo que el aislamiento resultaba mínimo. A los propietarios que advirtieron este detalle a tiempo la empresa satisfizo su demanda construyendo la cámara de aire a costa de perder metros cuadrados.

La mampostería de los balcones estaba suelta y desprendida. Los desagües carecían de la caida suficiente, por lo que el agua acababa por estancarse, estropeando las instalciones y envejeciéndolas prematuramente. En los bajos, el solado se hizo directamente sobre la tierra, así que la humedad no tardó en manifestarse. El resultado fue que en las plantas bajas así como en la totalidad de los portales, el suelo se levantaba y quedaba suelto, lo que en ocasiones impedía la apertura y cierre de las puertas.

El hueco de las escaleras se hizo de setenta centímetros en lugar de un metro, lo establecido por la normativa vigente en aquel momento y los descansillos se hicieron muy pequeños, casi inexistentes.

Por otra parte, la media de tamaño de las habitaciones, de nueve metros cuadrados y 22 metros cúbicos, tampoco se ajustaba a la norma.

En cuanto a los compromisos de la promotora respecto a calefacción, agua caliente y antenas de televisión, tampoco se respetó ninguno de ellos.

Otras deficiencias que encontraron los arquitectos en su examen fueron la falta de ventilación del cuarto de basuras y a la inadecuada protección de los cuadros eléctricos.

Entre las más graves estaba un hormigonado defectuoso y que las cabezas de compresión de las vigas era insuficiente; la prematura oxidación de la viguería metálica por la falta de protección de las humedades.  La aparición de numerosas grietas de varios centímetros que dejaba al descubierto la estructura metálica y, por tanto, sometida a oxidación, fue pronosticada por los técnicos como el paso inmediato a una inminente ruina en un plazo no muy largo.

Referencias.-

Carandell, Luis
Como engañar al comprador de un piso
Silla de Pista
Revista Triunfo nº 626 (28/09/1974,  pág. 12)

Bergera Serrano, Iñaki
Obra Sindical del Hogar: tres décadas de vivienda oficial
La Vivienda protegida. Historia de una necesidad
Carlos Sambricio, editor
Madrid, 2009

Read Full Post »

Villa Excelsior Postal
1. “Villa Excélsior” es como una aparición cuando, de repente, la ves. Tan imponente, tan solitaria, tan abandonada y tan ruinosa como está. “Villa Excélsior” de Luarca, es el palacete de un indiano exagerado. Mucho más que un palacete indiano al uso. Un capricho millonario desproporcionado al que hoy se le escuchan los estertores últimos de su existencia, porque se cae a pedazos.  Porque no le queda mucho y sucumbirá, a menos que alguien -o algunos- lo remedie de inmediato.

2. La propiedad de “Villa Excélsior” la mandó construir Manuel Méndez de Andés en 1912, nacido en Valdepares.
Manuel había heredado de su tío, también llamado Manuel Méndez, la formidable fortuna que éste había hecho en la Argentina, emigrado en 1858, al establecer una próspera industria de tabacos en el año 1874 llamadaLa Abundancia“.

“La Abundancia” fue el profético nombre que el indiano Méndez de Andés había dado a su exitosa industria. Y los cigarrillos triunfadores se llamaron “Excelsior”, buscados por todos los fumadores iniciados de Buenos Aires  y más allá de la capital -¡qué paradoja!-.

manuel-tarsila-e-hijos

Manuel Méndez de Andés y Társila Blanco junto con dos de sus hijas. La foto debió de hacerse en la primera década del siglo XX. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

3. El sobrino, que había emigrado con la excusa de ayudar a su tio, acabó heredando una vez fallecido éste sin descendencia, un enorme patrimonio que incluía los importantes negocios de ultramar. Manuel Méndez, el sobrino heredero, dueño ya de los derechos y de las propiedades, desde la muerte de su tio en 1897,  en uno de sus retornos a Asturias, ya casado con la, también asturiana, joven de buena familia Tarsila Blanco Abella y ya con hijos, se hizo con unas tierras en Luarca y recurrió al arquitecto de prestigio Manuel del Busto, autor del Casino de Luarca y de otras obras de renombre, y mandó a construir un palacio para él y su familia. Algo más que habitual entre los indianos que regresaban al terruño después de hacer fortuna.

Manuel Mendez de Andes

Manuel Méndez de Andés. La foto debió de hacerse en la primera década del siglo XX. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

Tarsila Blanco

Társila Blanco. La foto debió de hacerse en la primera década del siglo XX. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

4. La finca, “Excelsior”, la de Manuel Méndez, el sobrino, no reparó en gastos. El arquitecto fue el mejor; el maestro de obras, “Manolín” de la Castellana, también el mejor. El autor del proyecto, del Busto, destacaba en su momento por sus obras, encasilladas en un estilo llamado técnica y peyorativamente “retórico”, por su eclecticismo, su empaque y por la profusión de elementos decorativos, algo recargados y siempre excesivos.

En 1912, en los alrededores de Valdés, en toda Luarca, “Villa Excélsior” era la más grandiosa, la más llamativa y la más bonita de las villas. Era la villa de moda, a la que toda la burguesía local quería ser invitada. “Villa Excélsior” era, y  todavía sigue siéndolo, un espacio excepcional. Una finca dominada por la arquitectura extraordinaria del palacete y rodeada por exquisitos jardines y por las sólidas construcciones aledañas.

familia-andc3a9s-2

Familia Méndez de Andés Blanco en los años 30 del siglo XX. Aparecen de izquierda a derecha Tarsila hija, Rosa, Tarsila madre (de pié), Fernando, Manuel y, delante, la pequeña Raquel. (Foto: (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

5. La obra de Manuel del Busto mezcló diferentes elementos historicistas que recordaban a la arquitectura del medioevo, el clasicismo y  el modernismo, interpretándolas como una sola y única, asumiendo los defectos y las exageraciones. Destacan en el edificio, con una planta rectangular de 600m2,  las galerías, balcones, porches, terrazas, cubiertas y, especialmente, las ventanas multiformes, que no atienden a especial tendencia peero que imponen por su grandilocuencia.

En el interior resaltaba la grandiosa escalera de marmol con balaustradas de madera tallada que conducía, como en los grandes palacios del siglo XVIII, a las estancias superiores y de mayor rango. Los corredores decorados en maderas de calidad, los ventanales, las cristaleras policromadas, las forjas exquisitas, daban muestra del poder económico de la familia… Y todavía había más.

“Villa Excélsior”, fue la villa de moda durante la década de 1900 en la comarca de Valdés, en el Villar,  y más allá. Más allá, hacia el oriente, que es donde se encontraba el poder político y social.

Villa Excelsior 1912

Villa Excésior en 1912, recién construida por la familia Mández de Andés Blanco en el Villar de Luarca.

6. Tanto la arquitectura como el mobiliario interior de la villa buscaron el máximo de lujo y de modernidad. por eso, para la decoración de la mansión se recurrió a decoradores ingleses a la última en tendencias. Muebles de caoba, pianos repartidos por todas las habitaciones, caballerizas de lujo reconvertidas en inmensas cocheras, etc.

En el exterior los jardines superaban con creces a los de cualquier mansión indiana de Asturias,  por lujosa y pretenciosa que ésta hubiera sido.  El jardín tenía caminillos sembrados de begonias, petunias, claveles, pensamientos, dalias, nardos y grandes hortensias multicolores, que acababan en una placita con una fuente adornada por columnatas jónicas y glicinias derramándose. Había, además. repartidas por toda la finca, especies mayores como palmeras de Whasington, cedros del Himalaya, cipreses, plátanos falsos, tilos, falsas acacias y acebos; además de especies frutales como melocotoneros, albaricoques o ciruelos. También arbustos como rododendros de tres colores,  buganvillas, rosales trepadores, jazmines y “trompetas de Virginia”. Un vergel, sin ninguna duda.

postal-villar

Postal de la primera mitad del siglo XX con imágenes de las “casas de indianos”, construidas en el Villar de Luarca. Foto: (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

7. En 1912, Manuel Méndez de Andés, dueño y señor de su nueva posesión. la flamante casa “Villa Excélsior”, vuelve a la Argentina para atender sus negocios. Los viajes se repetirían en lo sucesivo. En “Villa Excélsior” seguían viviendo su mujer y sus seis hijos.

A pesar de sus constantes viajes a América para atender los negocios, éstos cada vez fueron a menos. Seguramente, por la falta de habilidad en su administración, y por la desmesura en el gasto particular, Manuel Méndez de Andés,  fue perdiendo fuelle. Y la a fortuna de este indiano de segunda generación cayó en declive y los negocios, con la Guerra de 1914, se desplomaron. El desastre llegó con su fallecimiento en un accidente marítimo durante una de sus visitas a Asturias desde la Argentina.

familia-andc3a9s


Finales de los años 20 del siglo XX. Familia Méndez de Andés Blanco. De izquierda a derecha:. De pie: Rosa, Tarsila madre (Tarsila Blanco), Tarsila hija, Isabela (hija de una hermana de Tarsila Blanco), Diego Camazón (marido de Esther, muerto en accidente de avioneta en 1931).
Sentados: Fernando, Raquel, Manuel y Esther. (Foto: (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

El dinero no llegaba ya a la villa de Luarca y la falta de atención al edificio durante varias décadas fue marcando su decadencia. Las viejas amistades que tanto disfrutaban de sus veladas en la mansión se fueron distanciando de la familia. Aún así, Marsila, la  viuda de Manuel, el testimonio de aquella grandeza indiana, nunca abandonó sus aires señoriales y, hasta el final, mantuvo consigo a su criada y convocó con timidez a la aristocracia local a sus elegantes fiestas. Eso sí, siempre acompañada de sus cuatro hijas e hijos:  Esther, Raquel, Mª Rosa y Tarsila Manuel y Fernando.

Esther en Villa Excelsior

Esther Méndez de Andés Blanco en Villa Excelsior. Años 20-30 del siglo XX. (Foto: (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior“, Zanobbi, 2011)

8. La mayor parte de la descendencia de Manuel Méndez de Andés y de su esposa Marsila -hijos, nietos- se mantuvo ligada a la comarca de Valdés , lo que no evitó que trás la ruina  y muerte del indiano la propiedad se diseminase de tal modo que los nuevos propietarios no fueran capaces de hacer frente a los gastos inherentes al mantenimiento y dejasen la propiedad sumida en el abandono. Y del abandono a la ruina hay solo un paso. Y si nadie lo remedia el paso es corto y fulgurante. Incluso podría no dejar rastro si el edificio desaparece, pues la memoria también se desvanece velózmente.

villaexcelsior3

Uno de los salones de Villa Excélsior, amueblado con lujo a la moda de los primeros años del siglo XX. La foto, probáblemente sea de los años setenta del siglo XX. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

villa_excelsior_hiddenfiles24

La misma salita de la fotografía de arriba. Ha perdido totalmente el forjado del piso. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Uno de los salones principales de Villa Excélsior, donde destaca la elegante mesa de billar. La foto, probáblemente sea de los años setenta del siglo XX. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

9. Villa Excélsior en 1984, por Maruja Torres

Maruja Torres escribió en 1984 -hace dos días- un estupendo reportaje que llamó “Locura de indianos” y que publicó El País Semanal -entonces sin tilde-. El Bolg de ZenobbiEl jardín de Villa Excélsior,  en el que se basa casi toda esta entrada, lo recuperó y lo publicó en 2011. Transcribo aquí la parte del texto referida a la casa y a la su entonces única habitante Esther Méndez de Andés Blanco.

“…Y hay casas tremendamente alicaídas, como Villa Excélsior, en Barcellina, Luarca, en donde alguien vive aún, como un vaho aliento del ayer perdido. Esther Méndez de Andés, que tiene 83 (¿?) años y un rostro de facciones finas en el que destacan sus ojos todavía adolescentes, está sola en la casa familiar. Viste una bata de boatiné a la que el mucho uso ha sacado bolitas peludas y calza zapatillas de paño azul a modo de chancletas. En su cuello se mueve un insecto torpón, sin duda procedente del jardín en el que ha estado trabajando con unas tijeras de podar. El inmenso jardín de Villa Excélsior fue ejemplar en su tiempo –“obra de Múgica”, dice ella, con orgullo-, pero ahora es una selva desencadenada en donde las palmeras, algunas traídas del Sáhara, otras de América, conviven con los sicomoros, sequoias, magnolios y un mar de hiedras y desordenados matojos. Hay hasta un cedro del Líbano, porque el padre de doña Esther, don Manuel, quiso que su palacio asturiano tuviera de todo y por lo grande.”

Villa_Excelsior_1984

Villa Excélsior en 1984. Foto perteneciente al reportaje “Locura de indianos” firmado por Maruja Torres y publicado por El país Semanal.

Doña Esther convive ahora con los restos de la magnificencia, retratos de sus antepasados, divanes Chesterfield que muestran los fuelles bajo las cerraduras, y el retrato de un caballo, Asturiano, que perteneció a la cuadra de su padre y ganó el Gran Premio de Buenos Aires. La mesa de billar –inexcusable en cualquier mansión indiana que se preciara- está cubierta por un gran sudario, y desde alguna parte de la casa llega el goteo de una cisterna rota. Doña Esther nos advierte que no abramos las ventanas para las fotos, porque los postigos y las persianas no funcionan, se nos quedarían en las manos”. Así, con luz eléctrica en pleno mediodía, doña Esther pasa vivaz revista a una existencia en la que hubo fiestas suntuosas, dinero y pasión: fábricas de cigarrillos –precisamente, Excélsior- en Argentina, donde ella nació; puesta de largo en el casino de Luarca; matrimonio con un apuesto juez; viudez prematura al estrellarse la avioneta en que él viajaba, y un lento envejecer sin hijos en el que hasta pasó por la bomba de la cafetería California de Madrid, salvándose por los pelos tras permanecer unos días en coma”.

“…doña Esther pasa vivaz revista a una existencia en la que hubo fiestas suntuosas, dinero y pasión: fábricas de cigarrillos en Argentina, donde ella nació; puesta de largo en el casino de Luarca; matrimonio con un apuesto juez; viudez prematura al estrellarse la avioneta en que él viajaba, y un lento envejecer sin hijos…”

vexcelsior_pais_a04

Villa Excélsior en 1984. Foto del reportaje “Locura de indianos” firmado por Maruja Torres, publicado por El país Semanal. A la izquierda, sentada, Esther Méndez de Andés Blanco, la última habitante de la mansión de Valdés. En el centro, la mesa de billar.

A veces se siente sola, pese a los recuerdos, en este enorme palacio acastillado digno de Jane Eyre o Rebeca, en el que únicamente funcionan, más mal que bien, algunas habitaciones. Y tiene frio en invierno. Sin embargo, doña Esther se arregla todas las tardes primorosamente, y los vecinos la ven hacer a pie el buen kilómetro que la separa del casino, en donde una vez bailara el vals, y que ahora le proporciona unas horas de distracción jugando al bingo. De cuando en cuando va a Madrid, en lo que ella llama mi casa, un hostal de la calle de la Libertad, cerca del cual, una noche, un tipo de le acercó ofreciéndole heroína. Nada escandalizada, superviviente, doña Esther le sonrió con sus ojos cándidos y le dijo: “Pues mire, yo no uso, no tengo dinero, pero le deseo mucha suerte en su negocio”. Los cinco hermanos de la señora no quieren que la casa salga en los periódicos, por miedo a Hacienda, y ella insiste en que quede constancia de que Villa Excélsior es una pura ruina, al tiempo que nos despide dulcemente, todavía con las tijeras de podar en la mano y el insecto torpón en el cuello…” (“Locura de Indianos”, Maruja Torres, El País, 1984.  Ver Blog “El Jardín de Villa Excélsior“)

2007_Villa Excelsior-01

Villa Excélsior en 2013. (Foto: Enrique F. Rojo)

futurhobby2

Imagen aérea de Villa Excélsior, 2012. (Foto: http://www.futurhobby.com / A. Díaz)

b_dsc01119

Villa Excélsior, 2011. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

villa_excelsior-017

Cocina de Villa Excélsior. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

dsc_6896_tonemapped

Uno de los salones de Villa Excélsior, totalmente destrozado y saqueado en 2011. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

dsc_0171

Losa hidráulica en una de las estancias de Villa Excélsior, en 2011. Las plantitas que asoman entre las llagas se apropian de las flores del diseño del suelo y las hacen suyas. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

villa_excelsior_hiddenfilesc1

Villa Excélsior. Aspecto del salón principal, despojado de todo su mobiliario, salvo de la mesa de billar, en el centro. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

villa_excelsior_hiddenfiles25

Villa Excélsior en 2011. Una de las estancias de la planta baja desprovista del forjado del piso, del enfoscado de las paredes y con el cielo raso de cañizo destrozado. (Foto: “El Jardín de Villa Excélsior”, Zanobbi, 2011)

Referencias.-

El jardín de Villa Excélsior (Web monográfica sobre la casa, ampliamente documentada que incluye muchos datos, videos y fotografías de diferentes épocas. Imprescindible)

Villa excélsior de Luarca, palacete indiano de una belleza singular“.
Reportaje de Noviembre de 2008 publicado en la Voz de Occidente y firmado por David Piñeiro Fuentes. (Se puede leer en la Web “El Jardín de Villa Excélsior“, que lo ha escaneado)

Video histórico de la casa en Youtube

Guardar

Read Full Post »

El otro día en el trabajo alguien sacó el tema de que los chinos no pagan impuestos en España. Como de tanto oirlo ya me resulta aburrido este asunto, simplemente dije que se trata de una leyenda urbana y que todo es mentira. No sería de sentido común que fuera de otro modo.

Pero la animosidad perversa y el insano rechazo que algunos exhiben contra estos inmigrantes asiáticos normalmente hace que el tema acabe en debate cuando no en excusa para la exaltación patriotera. Los argumentos despectivos contra los chinos, a los que se alude como si de una plaga microbiana se tratase, suelen basarse en tópicos y frases hechas, la mayoría de las veces difundidos por medios de comunicación con posibles intereses ideológicos ligados a la “acción” y más adelante por el boca a boca. Ningún dato, ninguna referencia concreta. Nadie conoce el origen de la información pero se da por cierta, especialmente porque se entiende con rabia la deslealtad de los chinos para con el país que los recibe y, aún peor el agravio comparativo que el Estado español genera entre chinos y españoles favoreciendo semejante felonía.

Para quienes arremeten con saña contra esta injusticia, la vehemencia del discurso llega a adquirir tintes de gran apasionamiento patriótico y el bulo se utiliza como argumento para justificar falsas creencias, imposibles de justificar si no es por medio del bulo.

El bulo se utiliza como argumento para justificar falsas creencias, imposibles de justificar si no es por medio del bulo.

Aparecen a continuación los cinco de los bulos o lugares comunes más conocidos acerca de los chinos en España. Alguno, como el primero es exclusivo de nuestro país. Sobre los demás caben dudas, pués se podrían haber forjado en cualquier otro lugar. Los chinos están repartidos por medio mundo.

De lo que no cabe duda es de la animosidad existente al difundirlos como ciertos para confundir y generar rechazo contra el colectivo. A continuación un intento de descomponer el entuerto dando solución a las dudas nacidas de tanto “cuento chino”.

“Los Chinos no pagan impuestos

1. En primer lugar, se dice que los chinos que abren negocios en España no pagan impuestos en virtud a un Convenio entre China y España que les exime de esta obligación durante un periodo de cuatro años, según unos, de cinco según otras versiones. Hasta de siete años quedan libres de cumplir con el fisco, según las versiones más exaltadas.

En efecto, existe un Convenio entre el Gobierno de España y el Gobierno de la República Popular China para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal en materia de impuestos sobre la renta y el patrimonio, hecho en Pekín el 22 de noviembre de 1990. (VER BOE /1992/06/25)

El Convenio se aplica a los impuestos sobre la renta y sobre el patrimonio que gravan la totalidad de la renta o del patrimonio o cualquier parte de los mismos, incluidos los impuestos sobre las ganancias derivadas de la enajenación de bienes muebles o inmuebles, así como los impuestos sobre las plusvalías. Este Convenio tiene un carácter recíproco y se aplica tanto a empresas chinas en España como a empresas españolas en China.

Existe un Convenio entre España y China, de carácter recíproco, para evitar la doble imposición y prevenir la evasión de impuestos. Se aplica tanto a empresas chinas en España como a empresas españolas en China.

Los impuestos actuales a los que concretamente se aplica este convenio son:

En España:

1. El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas; 2. el Impuesto sobre Sociedades; 3. el Impuesto sobre el Patrimonio; 4. los Impuestos Locales sobre la Renta y el Patrimonio.

En la República Popular China:

1. El impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas; 2. el impuesto sobre la renta de empresas mixtas (joint ventures) de capital chino y extranjero; 3. el impuesto sobre la renta de empresas extranjeras; 4. el impuesto local sobre la renta.

Se trata, por tanto de un Convenio para favorecer el establecimiento de empresas españolas, profesionales, estudiantes, deportistas o artistas en China y viceversa evitando el pago doble de impuestos, en el país en el que la empresa o las personas tienen su sede y en el país en el que desarrollan la actividad.

En el caso de los chinos, solo afectaría a aquellas empresas que se han establecido en España manteniendo su sede en China. Pero tributarían aquí por las rentas mundiales, y pagarían aquí lo que les corresponda pagar de IRPF e IAE.

La duración del Convenio se mantiene durante el periodo que esté vigente, en cuya redacción se establece como indefinido hasta extinción pactada o denuncia de algunas de las partes.

Además se trata de un modelo de Convenio de doble imposición firmado por España con otros muchos paises, en los que los terminos convenidos son similares.

“Los tenderos o restauradores chinos establecidos y domiciliados en España no están en ninguno de los casos descritos por el Convenio,
por lo que difícilmente podrán eximirse del pago de impuestos, ya que en China no están obligados a hacerlo por la actividad comercial que realizan en España.
Eludir la obligación del pago de sus impuestos en España sería incurrir en un delito contra la Hacienda Pública, lo que conllevaría sus correspondientes sanciones.”

cobo-calleja2-1610--644x362

Almacenes de productos “made in China” regentados por empresarios chinos, en el polígono Cobo Calleja de Madrid.  (Foto: El Mundo.es)

“Los chinos no respetan horarios”

2. En segundo lugar, se dice que los horarios marcados por ley para el comercio solo afectan a los españoles, ya que los chinos pueden abrir hasta cualquier hora y durante cualquier día de la semana, sin respetar el cierre regulado por descanso semanal.

Evidentemente, en este caso podrían pagan justos por pecadores. Habrá quienes, chinos y no chinos, se salten las normas a la torera, más no por ello cabe generalizar. Bien lo saben los descendientes del primer Matamoros, que ninguna culpa tienen de que su antepasado fuera tan belicoso y tan aficionado a la innoble costumbre de matar sarracenos.

Por lo que respecta a estos horarios que dicen que todos los chinos incumplen, esta es la norma:

Todos los establecimientos han de tener a la vista del público, tanto en el exterior como en el interior del comercio, el horario de apertura y cierre. Incluso cuando esté cerrado el establecimiento.

La legislación estatal establece que los comercios podrán desarrollar su actividad:

– 72 horas como mínimo durante el conjunto de días laborables de la semana. – Un mínimo de 12 domingos y días festivos al año. – Un mínimo de 12 horas cada domingo o festivo que abran.

En la Comunidad de Madrid, los horarios comerciales se fijan en el Artículo Segundo doce de la Ley 1/2008, de 26 de junio, de Modernización del Comercio de la Comunidad de Madrid.

Los establecimientos tienen libertad para determinar su horario de apertura y cierre, tanto en días laborables como en los festivos permitidos. Se establecen 22 días festivos al año.

Cada año se fijan, mediante Decreto del Consejo de Gobierno, los domingos y festivos en los que es posible la apertura de los comercios. Y mediante Orden de la Consejería de Economía y Hacienda se da autorización a los municipios para la apertura de los establecimientos comerciales durante los días de sus fiestas locales. También se dispone la apertura de los primeros domingos de cada mes. Asimismo, se contempla la apertura de los domingos que coinciden con el inicio de los períodos de promoción de ventas en rebajas.

En la Comunidad de Madrid, según el Artículo 2º 12 de la Ley 1/2008, de 26 de junio, de Modernización del Comercio de la Comunidad de Madrid, los establecimientos tienen libertad para determinar su horario de apertura y cierre, tanto en días laborables como en los festivos permitidos. Se establecen 22 días festivos al año.

Tienen plena libertad para abrir los domingos y festivos:

a) Los establecimientos comerciales dedicados exclusivamente o en parte a la venta de productos culturales (libros, música, periódicos, revistas, instrumentos musicales, vídeos, sellos, monedas, medallas conmemorativas, billetes para coleccionistas, artículos de dibujo y bellas artes, obras de arte, antigüedades, recuerdos y de artesanía popular).

b) Los pequeños y medianos establecimientos situados en el entorno inmediato de los mercados y mercadillos de venta ambulante autorizados que tradicionalmente se celebren en domingos y festivos. Podrán permanecer abiertos el mismo horario que éstos.

c) Los pequeños y medianos establecimientos comerciales para la celebración de exposiciones o certámenes comerciales con motivo del lanzamiento de un nuevo producto, siempre que no se venda al público y que se comunique con antelación a la fecha prevista de su realización a la Consejería competente en materia de certámenes comerciales.

d) Los establecimientos comerciales cuya oferta habitual esté predominantemente formada por pan y bollería industrial, pastelerías y reposterías, platos preparados, elaboración y venta de churros, patatas fritas, frutos secos y dulces, prensa, combustibles y carburantes, floristería y plantas, así como los instalados en aeropuertos y estaciones de transporte y los situados dentro de establecimientos hoteleros. Entendiéndose por oferta habitual cuando el número de las referencias autorizadas represente en más del 50 por 100, a las no autorizadas. 

 e) Establecimientos de reducida dimensión distintos de los anteriores, que dispongan de una superficie útil para la exposición y venta al público inferior a 300 metros cuadrados. 

f) Asimismo tendrán plena libertad horaria las denominadas tiendas de conveniencia , es decir aquellas que con una superficie útil para la exposición y venta al público, no superior a 500 metros cuadrados, permanezcan abiertas al público al menos dieciocho horas al día y distribuyan su oferta, en forma similar, entre libros, periódicos y revistas, artículos de alimentación, discos, videos, juguetes, regalos y artículos varios.

g) Los establecimientos sitos en zonas declaradas de Gran Afluencia Turística . La Consejería competente en materia de comercio podrá declarar Zona de Gran Afluencia Turística. El procedimiento para la declaración podrá iniciarse a solicitud del Ayuntamiento, de asociaciones empresariales o de oficio por la Consejería, y deberá fundamentarse en alguno de los criterios establecidos en el artículo 31.3 de la Ley 16/1999, de 29 de abril, de Comercio Interior de la Comunidad de Madrid.

(FUENTE: Cámara de Comercio de Madrid)
“Los chinos no respetan las licencias”

3. En tercer lugar, se dice que las licencias comerciales para una actividad no son respetadas. Como ejemplo se alude a los “Todo a Cien” que supuestamente acaban vendiendo comida.

Sinceramente, yo todavía no he visto destornilladores mezclados con zanahorias. En todo caso, si es así, el hecho es delictivo y perseguible. Deberíamos denunciarlo siempre.

Comercio de alimentación regentado por ciudadanos chinos cerrado por vacaciones. (Foto: Enrique F. Rojo. 2012)

A los chinos los respalda una “mafia”

4. En cuarto lugar, se dice que los chinos compran los locales a los españoles a cualquier precio, incluso si son minúsculos y se encuentran en “barrios marginales”, porque los respalda una “mafia” que les financia la compra y luego los explota hasta que no hayan satisfecho el crédito en su totalidad.

Al respecto, alguien comentaba en un foro sobre el tema en internet: “Que casualidad, a mi me pasa lo mismo, pero mi mafia china, se llama Bancaja, que curiosamente posee mi casa y mi negocio y se acaba de juntar con otra gran familia española que se llama Cajamadrid” –todavía no habíamos tenido que “salvar” a las Cajas con el dinero público-. Son las consecuencias de la globalización de la economía. Además, no todas las familias que prestan dinero son mafias. ¿O es que en España la familia no es la institución más valorada? ¿Para qué sirven entonces las redes familiares? Pués resulta que los chinos también se apoyan en la familia para sobrevivir y para proyectar su futuro. En eso nos parecemos bastante.

El hecho de que el Industrial and Comercial Bank of China (ICBC), el banco más grande del mundo en capitalización bursátil, que cuenta con 203 sucursales en un total de 28 países de todo el mundo, haya abierto también en España una sucursal en el Paseo de Recoletos de Madrid, nos da una pista del falso poder la las pequeñas “mafias fiduciarias” frente a las grandes corporaciones. Otro aspecto en que tenemos en común con los chinos.

“A los chinos no se les entierra cuando mueren

5. Por último, en quinto lugar, se dice que no se sabe qué pasa con los chinos cuando mueren. “A los chinos no se les entierra. Nadie ha visto un entierro chino en España. No se conoce método ni sistema que haga desaparecer sus cuerpos una vez han fallecido“. Incluso se ha llegado a especular, y esto ya entra dentro del género cómico, que “sus cadáveres sirven de materia prima para los rollitos de primavera“. Y también que “los entierran en secreto y después utilizan su documentación para traer a otro chino a España”. Más de un cenutrio ha defendido estas sandeces.

“Las hojas siempre caen sobre las raíces”, dice un viejo proverbio chino.

De los más de 200.000 inmigrantes chinos que viven en España unos 70.000  (35 %) se encuentran en situación irregular, “condenados a la explotación en la economía sumergida” pese a que muchos “cumplen los requisitos” para obtener el permiso de residencia.

Del total de chinos que viven en España, unos 2.700 tienen más de 65 años, lo que representa un 1,3 % de la población residente.

Estos datos ponen de manifiesto la gran juventud del colectivo chino, razón primera por lo que no han de ser muy habituales los fallecimientos.

Al margen de la modalidad escogida por razones religiosas o de costumbre, (enterramientos o cremaciones) parece que los ciudadanos chinos suelen retornar a su país cuando alcanzan la edad de jubilación.

Suele ser tradición o creencia en todas las culturas retornar de muerto al lugar de origen para ser allí entrerrado, o mejor aún, volver a los orígenes en vida antes de morir.

Cuando la vida laboral se termina, normalmente el chino vuelve a su pueblo para morir allí. “Las hojas siempre caen sobre las raíces, dice un viejo proverbio chino.

No obstante, en los últimos cinco años el colectivo ha registrado otro tipo de retorno, el de los trabajadores de “entre 25 y 35 años” cuyas familias, gracias al crecimiento económico experimentado en China, ahora tienen un negocio y les llaman para que regresen y ayuden, como es habitual, pués entre los miembros de las familas se suelen ayudar.

Probervio chino

Cuando la vida laboral se termina, normalmente el chino vuelve a su pueblo para morir allí. “Las hojas siempre caen sobre las raíces”, dice un viejo proverbio chino.

Chinos

Ilustración del blog Gazpacho Agridulce.

(NOTA: Este artículo es copia del publicado con fecha Domingo 6 de marzo de 2011 en el blog “Estaba el Señor Don Gato”)

Guardar

Read Full Post »

Cais-do-Sodre-Grande-Hotel-Central-1913

Cais do Sodre. Grande Hotel Central, 1913.

La zona  lisboeta de Cais do Sodré va a convertirse en el punto de partida de un proyecto de rehabilitación urbana que pretende recuperar los antiguos edificios del barrio de São Paulo, comenzando con la reforma  de los bajos comerciales vacíos que permita dinamizar y reocupar los viejos espacios, para posteriormente avanzar en la intervención completa de los inmuebles.

Diariamente en Lisboa se cierran una media de 16 comercios. Al año desaparecen más de 5.700 tiendas. Aunque muchos locales reabren con nuevos inquilinos y diferente mercancía, la tendencia se orienta hacia el paulatino abandono de las actividades comerciales en los barrios del centro histórico . En una ciudad como Lisboa, con una fuerte raigambre del comercio de cercanía, cuya actividad ha venido desempeñando un importante papel en la vida de los barrios, actualmente aumentan las zonas que se han quedado sin comercios y sin personas que transiten por las calles, generando un proceso de progresiva degradación y abandono, tanto de los edificios como de las infraestructuras urbanas.

Imagen de Cais do Sodré . Foto: Joshua Benoliel e Mário Novais – Revista Panorama, 1947

1

Vista aérea de Cais do Sodré, 1940). Foto: Maria de Oliveira (Vista Aérea do Cais do Sodré, Praça Duque da Terceira e Jardim Roque Gameiro) en AFML

Proyecto “Rés-do-Chão”

Esta situación ha servido para que cuatro jóvenes arquitectas portuguesas (Mariana Paisana , Marta Pavão, Sara Brandão y Margarida Marques) se interesasen por tratar de dar una solución viable al problema. El resultado de esta inquietud ha sido el proyecto “Rés-do-Chão” (Bajos), que ha obtenido el tercer premio de “FAZ – Ideias de Origem Portuguesa” (HAZ-Ideas de Origen Portugués), promovido por la Fundação Gulbenkian y la Cotec – Associação Empresarial.
La proposición de las autoras es sencilla: devolver la calle a las personas. La idea de redinamizar las calles de las ciudades ha sido recurrente en el concurso –las crisis de los últimos tiempos han hecho que el componente comercial de las calles se haya retraido, disminuyendo la presencia de gente-. Pero ha sido el método de ocupar los bajos comerciales como inicio de la rehabilitación, a través de un nuevo modelo comercial de alquileres en el que un agente neutral haga de puente entre arrendadores y arrendatarios adaptando los alquileres a las necesidades puntuales que vayan surgiendo, lo que ha hecho que el jurado se decidiera por las arquitectas.

2-Panoramica-sobre-o-Cais-do-Sodre-1928

Panoramica sobre o Cais do Sodre 1928

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan los negocios de calle son el alquiler de los locales. Aunque las rentas han disminuido bastante desde hace al menos cinco años, los propietarios siguen prefiriendo vender o bien hacer contratos por periodos largos, de dos, tres, cuatro o cinco años, situación que los nuevos arrendatarios no pueden asumir. El proyecto “Rés-do-Chão” intenta resolver este problema.

8(Cais do Sodré)

Tres mujeres en Cais do Sodré (1912). Foto: Joshua Benoliel (Pontón de acceso a los barcos). Archivo Fotográfico Municipal de Lisboa.

Se trata de un apelo a la eficacia mediante inversiones contenidas, desde una especie de rehabilitación en horizontal. A diferencia de lo que es habitual cuando se pretende recuperar espacios urbanos y arquitectónicos degradados, no se trata de rehabilitar edificio a edificio. La propuesta pretende empezar por recuperar el espacio urbano perdido desde una intervención mínima, horizontal, centrada en los bajos de los edificios, que potenciará la actividad económica y social del entorno y facilitará a posteriori un nivel máximo de rehabilitación en vertical, recuperando así su dinámica socioeconómica y su arquitectura.

4-Panorâmica-sobre-o-Cais-do-Sodré

Panorâmica sobre Cais do Sodré. Foto: Joshua Benoliel e Mário Novais – Revista Panorama, 1947

Intervención en el barrio de São Paulo

El proyecto “Rés-do-Chão” pretende iniciarse en el barrio lisboeta de Cais do Sodré  en São Paulo, donde más de la mitad de los locales comerciales se encuentran vacíos. Para el Ayuntamiento de Lisboa se trata de un lugar estratégico, incluido en el programa BIP-ZIP –que pretende dinamizar los proyectos locales que contribuyan al refuerzo de la cohesión socio-territorial del municipio-, y es uno de los barrios declarados de intervención prioritaria.

5(Cais do Sodré)

Cais do Sodré – (Postal de 1928). Foto: Kurt Pinto (Estação do Cais do Sodré) en AFML

La idea es que después de  Cais do Sodré en São Paulo, sigan otros barrios de la capital portuguesa, una vez que los propios ciudadanos se hayan apropiado de la filosofía del proyecto y sean ellos quienes reaccionen ante la visión de las calles vacías y de los barrios sin vida. El desafío consiste, además, en lograr establecer unas fórmulas que permitan crear un listado de actividades que mantengan el dinamismo de los locales, de manera que siempre estén activos y participen en la economía local del barrio, cicatrizando la ruptura que hay de ausencia de presencia ciudadana en las calles –tratándose de un barrio del centro urbano- entre la mañana, la tarde y la noche.

6(Cais do Sodré)

Cais do Sodré (1950). Foto: Eduardo Portugal (Jardim Roque Gameiro) en AFML

Las autoras del proyecto, sin olvidar el factor comercial que toda intervención urbana promueve, recuerdan las oportunidades de negocio que se pueden aprovechar. Además ven fundamental que la población se involucre y que las autoridades locales participen con los habitantes de los barrios y con todos aquellos que sientan la inquietud de verlo evolucionar frente a la involución que ahora se percibe.

7-ribeira

Vendedoras de pescado en la ribera del puerto en Lisboa (Cais do Sodré, 1909)

Referencias.-

A reabilitação dos bairros de Lisboa vai descer à terra (Hugo Torres, Publico, 08/06/2013)
VIDEO : Marta Pavão, arquitecta (Publico, 2013)
Dos discotecas de Cais do sodré clausuradas por riesgo de derrumbe (en Blog: Diario de Margarida Gaetano, 27/01/2011)

Read Full Post »

I Festival de Cine y Arquitectura de Avilés

Entre los días 16 y el 20 de Julio de este año se va a celebrar la pimera edición del Festival Internacional de Cine y Arquitectura de Avilés que se llevará a cabo en el Centro Niemeyer.

En el certamen, cuya organización corre a cargo de  la productora Dímelo a Mí, se proyectarán películas de ficción y documentales centradas en cuestiones urbanas y arquitectura.

Ojoconico.org se encarga de la programación de la sección de Arquitecturas Filmadas que se exhibirán desde el miércoles 17 hasta el sábado 20 a las 19.30 en el cine del Centro Niemeyer. Las proyecciones irán precedidas de una conferencia y después  habrá un debate sobre las cuestiones presentadas por el documental. Para ello,  se pretende contar con la presencia varios de los realizadores de los documentales. El acceso a las películas de esta sección será abierto y gratuito.
Además de todas las proyecciones, durante los días del festival también habrá actuaciones y conciertos (ver programación).

Referencias.-

Desarrollo urbano de Avilés (en Urban Idade)
Arquitectura y cine en Argentina: Le Corbusier y Salamone (en Urban Idade)

Read Full Post »

O Baitto03BandiaRivero

Barrio Municipal de Viseu (Foto: Bandia Rivero, 2012)

En la ciudad de Viseu, situada en la Beira Alta,  en la parte central del norte de Portugal, se encuentra un pequeño barrio conocido como el barrio municipal o barrio da cadeia, por haber estado la cárcel cerca. Es una colonia de casitas bajas que fue construida en la época salazarisa del Estado Novo, cuando la poblacion campesina depauperada y hambrienta acudía a las ciudades para buscar mejores condiciones de vida. La escasez de vivienda obligó al Estado portugués a planificar la construcción de polígonos o barridas de casas baratas o sociales para acoger a los continuos contingentes de inmigración y así eliminar los núcleos de infravivienda que se levantaban espontáneamente en la ciudad.

Este barrio social de Viseu se construyó en 1948. Se planificó como un conjunto de 104 casas terreras adosadas, con plantas de dimensiones diversas y un pequeño jardín en la parte delantera y patio trasero. La tipología arquitectónica, de reminiscencias regionalistas, recogía la esencia de la vivienda rural de las Beiras portuguesas, destacando por su sobriedad y por su aspecto rural. Con el tiempo muchas de las vivienda perdieron su lustre por la falta de mantenimiento y algunas quedaron vacías, al fallecer de los inquilinos y no volverse a alquilar.

O Bairro04444

Barrio Municipal o “bairro da cadeia”, construido en 1948.

Desde hace más de veinte años que que circulaba por el barrio la intención de la Câmara Municipal (Ayuntamiento) -propietaria del barrio- de demoler las casas. La certeza llegó en 2000 cuando la Câmara  anunció formalmente su proyecto de demoler el barrio para construir cuatro edificios de realojo de tres o cuatro alturas, dedicando el resto del terreno para la  promoción privada. Su decisión se argumentó aduciendo la falta de fondos municipales para acometer las mejoras necesarias y las rehabilitaciones obligadas que garantizasen el buen estado de los edificios.

Asociaciones en defensa del Barrio Municipal

Como consecuencia de este anuncio, en 2001 se constituyó la Associação de Moradores do Bairro Municipal (Asociación de Habitantes del Barrio Municipal) con el objetivo de aunar esfuerzos para impedir la desaparición del barrio, argumentando su valor histórico, cultural y social para la ciudad de Viseu y defendiendo su rehabilitación. El Bairro da Cadeia constituye un ejemplo singular de las construcciones del Estado Novo portugués cuyo derribo acabaría con parte de la memoria histórica de la ciudad.

En la actualidad la mayor actividad la desarrolla el  Movimento pelo Bairro Municipal de Viseu (Movimiento por el Barrio Municipal de Viseu), que hace hincapié en este aspecto de la memoria afectiva de la ciudad que  condiciona a “partes de vida de las personas y de la ciudad que esas personas habitan y que debían de ser consideradas parte inalienables del propio patrimonio construido y humano de la ciudad”.

O Bairro

Bairro da Cadeia, un ejemplo singular de las construcciones del Estado Novo portugués cuyo derribo acabaría con parte de la memoria histórica de la ciudad.

Es incomprensible -dicen desde el Movimientoque se proceda a la demolición de una parte del tejido histórico de la ciudad, uno de los raros testimonios dignos de ese nombre del siglo XX, interesante incluso en su concepto de concebir la intervención estatal en las formas de habitar de las clases sociales más humildes, que vistos desde la perpectiva de la democracia nunca deberían considerarse negativas a tal punto de intentar borrar la historia por negar el pasado“.

Desde el Movimiento por el Barrio Municipal de Viseu, tal como expresan en su manifiesto expuesto ante la Câmara Municipal  afirman no entender que se promueva el desarraigo de los habitantes del barrio obligándolos a “reintegrarse” en apartamentos de realojo nuevos, que se sumarán a los numerosos ya existentes -que no encuentran comprador- y a los que se construirán según el proyecto municipal, los cuales nada aportan a la vida urbana de Viseu y sí a la descaracterización de la ciudad.

La ejecución del  Proyecto

El Ayuntamiento, como medidas de presión para acelerar el desalojo de las viviendas, se ha servido del acoso y hostigamiento continuados. Como práctica repetida, todas las viviendas vacías han visto cómo les era retirada la techumbre para así acelerar su deterioro y dar aspecto de ruina al barrio, condicionando a los vecinos a aceptar los realojos como un mal menor. Ya en 1989, el propio Ayuntamiento decidió establecer una escombrera en el barrio, que acabó creando una montaña de desperdicios, dando una sensación alarmante de degradación.
Durante sus 65 años de vida las viviendas del Barrio Municipal, a pesar de ser el Ayuntamiento su titular, apenas han recibido algún tipo de aportación pública para su conservación, lo cual explica el mal estado que presentan algunas viviendas. Con la excepción de la substitución en la década de los 80 de los forjados, muy deteriorados, de algunas casas.

Bairro M. Viseu-A.J.

Como práctica repetida, todas las viviendas vacías han visto cómo les era retirada la techumbre para así acelerar su deterioro y dar aspecto de ruina al barrio, condicionando a los vecinos a aceptar los realojos como un mal menor. (Foto: A. J., 2012)

Según el técnico de Patrimonio de IGESPAR  David Ferreira, en un informe que fue entregado a la Câmara Municipal de Viseu (Ayuntamiento) por la ahora ex-Asociación de Vecinos del Barrio Municipal (Associação de Moradores do Bairro Municipal), “se trata de un crimen contra el patrimonio arquitectónico al destruir un barrio que constituye un conjunto ejemplar de un modelo urbanístico que hizo escuela, que moldeó el paisaje urbano portugués y que resulta imprescindible para la comprensión de una época y de una sociedad, toda vez que se trata de una tipología de barrio social que no abunda en la región“.

Video: “O Bairro” (parte 1ª) , de Raquel Castro.

Curiósamente, en la actuación del Câmara Municipal de Viseu (Ayuntamiento de Viseu) se contempla la conservación de once viviendas para “perpetuar la memoria del barrio”, reconociendo así su valor arquitectónico y social, aunque sin aceptar que la desaparición del resto del conjunto borra por completo el testimonio, sepultando el espiritu del lugar.
Para substituir el barrio, se van a levantar cuatro edificios con un total de 56 apartamentos. De momento ya se han demolido diez casas y en 2012 se inició la construcción de uno de los edificios de pisos.

Video: “O Bairro” (parte 2ª) , de Raquel Castro.

La demolición del barrio, afirma el diputado del Bloque de Izquierda de Viseu  Carlos Vieira e Castro, es un crimen social que pretende destruir cerca de cien viviendas sociales para construir 56, en un periodo negro en la vida de Portugal debido a la crisis internacional, en el que la solicitud de viviendas sociales a los Ayuntamientos se ha duplicado en los últimos años. El resto del terreno se dejará en manos de la especulación privada.
Según palabras del presidente de la Câmara Municipal (alcalde) Fernando de Carvalho Ruas :”No podemos permitirnos el lujo de tener en el centro de la ciudad un barrio de casitas bajas para medeia docena de personas que ocupan una zona noble” (…) “No podemos permitir que una de las mejores zonas de Viseu esté ocupada por estas casitas sociales solo porque hay unas personas que literalmente no se quieren mudar a un piso”. Sus palabras lo dicen todo.

O Bairro-02

Barrio Municipal o “bairro da cadeia”, construido en 1948.
(Foto: A. J., 2012)

 

Para el diputado Carlos Vieira , en oposición  al aprobado plan del Ayuntamiento, este debería privilegiar la rehabilitación frente a las nuevas construcciones, ahorrando así en recursos, en un país en el que la industria de la construcción solo dedica un 5% a la rehabilitación, frente al 33% de la media europea. La rehabilitación supondría salvaguardar el conjunto arquitectónico, dignificando las viviendas y manteniendo su uso  social, con la actualización de los alquileres, estudiando los casos, en especial el de la población de edad avanzada, más sensible a los vaivenes económicos.

Aunque algunos vecinos aceptan el realojo a un apartamento como un mal menor, mejorando en calidad de vida en relación a las casas que el Ayuntamiento  dejó deteriorar, hay otros que no están dispuestos a abandonar -a cambio de una supuesta mayor calidad de vida- las casas en las que viven desde hace décadas, con jardín, patio trasero, con arbolado en las aceras en donde pasear o donde sentarse a hablar con los vecinos, en un espacio de sociabilidad y relación comunitaria, dificilmente posible en los bloque de pisos. Lamentablemente, la suerte está echada.

Video: Fragmentos de vidas , de Inês Silva

Referencias.-

Moradores e associação tentam travar demolição em curso de bairro de Viseu (Publico, 24/06/2013)

Bairro Municipal de Viseu: a demolição de um património arquitectónico e social
Carlos Vieira e Castro
Jornal Via Rapida (Novembro 13, 2012)

Solidariedade Papel das Autarquias no Apoio às Famílias
Municipio de Viseu

Fragmentos de vidas
Inês Silva  (Video You Tube)

O Bairro
Raquel Castro (Video You Tube)

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »