Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Chamartín,Chamrtín de la Rosa’ Category

“Deutsche Schule” de Madrid. Vista exterior del Colegio Alemán situado en la calle Concha Espina. (Foto: Juan Miguel Pando Barrero, 1960. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España).

El primer Colegio Alemán: Carrera de San Jerónimo

El 30 de junio de 1896 en una reunión de la colonia alemana en Madrid  se decide la creación de la primera comunidad escolar de esta nacionalidad para educar a sus hijos.
El 19 de octubre, auspiciado por la firma comercial alemana Siemens, se abrió el primer colegio alemán, con 36 niños organizados en tres clases. El colegio estaba situado en la Carrera de San Jerónimo, esquina a la calle de  Floridablanca, en el primer piso del número 53, a pocos pasos del Congreso de los Diputados.

 

[Vista exterior del edificio del Colegio Alemán de Madrid, deli

Vista exterior del edificio del Colegio Alemán de Madrid, rodeado por un muro, con planta baja y dos alturas, en la calle de Fortuny. (Foto: Otto Wunderlich, circa 1930. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España)

Colegio alemán: Zurbarán esquina a Fortuny
En 1905, el aumento del alumnado deja pequeño el local de la Carrera y se trasladan provisionalmente al barrio del Jardín Botánico, a la calle de Espalter nº 6. En 1909 se coloca la primera piedra del nuevo colegio en la confluencia de las calles Zurbarán y Fortuny, en un solar comprado por el Imperio alemán en 1908. En Noviembre de 1910 se inaugura el nuevo Colegio Alemán, en Fortuny nº 7 dotado de todos los adelantos en materia de construcción y de las últimas novedades pedagógicas aplicadas a la arquitectura.

 

[Vista de la entrada al Colegio Alemán de Madrid a través de v

Vista de la entrada al Colegio Alemán de la calle de Rafael Calvo nº 20. (Foto: Otto Wunderlich, circa 1930. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España)

Paralelamente y hasta 1945, que el gobierno alemán debe abandonar las instalaciones por el resultado de la II Guerra Mundial, se estableció en la calle de Rafael Calvo nº 20 la sección de primaria del colegio. De 1949 a 1960, el colegio funcionó en un pequeño edificio situado en la calle de López de Hoyos nº 28.

 

2 [Retrato en grupo de uno de los cursos del Colegio Alemán de

Retrato en grupo de uno de los cursos del Colegio Alemán de Madrid de la calle López de Hoyos nº 28. (Foto: Otto Wunderlich, 1952. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España).

Colegio Aleman Lopez de Hoyos

Edificio del Colegio alemán en la calle de López de Hoyos nº 28. Estuvo en funcionamiento desde 1949 hasta 1960. (Foto: Google  Maps, 2017)

Colegio alemán en la calle de Concha Espina

La construcción del Colegio Alemán de Madrid en la calle de Concha Espina tiene su origen en el encargo en 1957 de la redacción de un anteproyecto por el Ministerio de Hacienda de la antigua República Federal Alemana a la Oficina Federal de Construcciones.

El terreno elegido, de más de 10.000 metros cuadrados y con una forma aproximadamente triangular,  se encuentra en los aledaños de la colonia El Viso en la confluencia de la calle de Concha Espina con la de Serrano, ya por entonces bastante bien comunicadas.

 

Colegio Aleman_plano de situacion

Plano de situación del conjunto de edificios del Colegio Alemán. (Revista Arquitectura, nº 35, 1961 Hemeroteca Digital BNE)

 

En la elaboración del proyecto, obra racionalista enmarcada dentro del llamado Movimiento Moderno, firmada por Willi Schoebel Ungria, en colaboración con Alois Giefer y Hermann Mackler y bajo la dirección de Otto Casser, se tuvieron presentes las más modernas teorías pedagógicas aplicadas a la arquitectura escolar. Con arreglo a ellas se planificaron varios bloques aislados con una altura máxima de cuatro plantas dedicados a enseñanza elemental, enseñanza media, un bloque de unión con las zonas de administración, laboratorios, aulas técnicas, gimnasio, salón de actos, capilla y jardín de infancia, con una capacidad aproximada de 1.300 alumnos.

 

Colegio Alemán. Vista de la fachada del edificio de la calle Rodríguez Marín. (Foto: Juan Miguel Pando Barrero, 1960. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España).

 

En la zona central de la parcela se sitúa el edificio destinado a enseñanza superior, en la oriental el colegio de párvulos, en la occidental, cerca de la linde con Concha Espina se ubica el cuerpo que alberga el gimnasio, salón de actos, capilla y las aulas destinadas a clases técnicas y especiales; un cuerpo construido sobre pilotes, con el fin de poder ser utilizado como patio cubierto, más bajo que los restantes, sirve de enlace entre los tres edificios; en él se instalan los servicios administrativos y sala de profesores. Los forjados de los diferentes pisos vuelan hacia el exterior constituyéndose en elementos protectores frente a un excesivo soleamiento de las aulas. Las aulas con capacidad entre 25 y cuarenta alumnos se dispusieron de forma pareada con una escalera que permitía el acceso directo desde los patios de recreo.

 

Colegio aleman 1960-02

Colegio Alemán. Vista de bloques de aulas. (Foto: Juan Miguel Pando Barrero, 1960. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España).

 

En la zona occidental del solar, separado del resto del colegio, se ubicaba el jardín de infancia, de dos alturas, proyectado con planta hexagonal , más próxima a la circular que a la cuadrada, lo que permitía combinar la colocación de los muebles y la disposición de alumnos y profesores. Los entrantes y salientes de los planos en los pasillos de acceso sugirieron su tratamiento en colores distintos que les restaban monotonía y añadía la alegría resultante de la policromía.
El salón de actos disponía de capilla, situada en un testero, con una puerta plegable que permitía independizarla del resto de la sala. En el otro testero se situaba el escenario.

 

Colegio Alemán. Fachadas de la capilla con vidrieras y de las aulas hexagonales del jardín de infancia. (Foto: Juan Miguel Pando Barrero, 1960. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España).

 

Colegio aleman-jardin de infancia-baja y primera

Planta baja, planta primera y alzado del pabellón de “kindergarten”, jardín de infancia, de Colegio Alemán. (Revista Arquitectura, nº 35, 1961 Hemeroteca Digital BNE)

 

Colegio Alemán. Vista de la fachada del edificio de la calle Rodríguez Marín. (Foto: Juan Miguel Pando Barrero, 1960. © Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Instituto del Patrimonio Cultural de España).

Memoria referente al proyecto de construcción de un colegio alemán de nueva planta en Madrid firmado por Willi Schoebel Ungria

En 1957 el Ayuntamiento de Madrid cursaba el expediente del proyecto de construcción del Colegio alemán de la calle de Concha Espina nº 32.

Con fecha 1/ 7/ 1957 encargó el Ministerio de Hacienda de la República Federal Alemana a la Oficina General de Construcciones llevar a cabo el anteproyecto de un Colegio Alemán en Madrid.
Fueron aprobados previamente todas las necesidades del Programa por las Autoridades competentes”.

126Colegio Aleman 1961-SMALL I

“Deutsche Schule” de Madrid. Vista exterior del Colegio Alemán situado en la calle Concha Espina. (Foto: Archivo Colegio Alemán 1961. Publicada en “Chamartín. Album de fotos”, Temporae ediciones, 2015)

 

“El terreno donde se piensa construir fue adquirido ya con anterioridad y está situado en la zona Nordeste de la ciudad, en la llamada colonia de El Viso, con fachada a las calles de Serrano, Concha Espina y Rodríguez Marín. La calle de Serrano está urbanizada y es de tráfico intenso. La Avenida de Concha Espina es en cambio tranquila, y actualmente está pendiente de solera y firme de empedrado. La calle de Rodríguez Marín es estrecha, totalmente afirmada y de tráfico exiguo”.

 

CIUDADES - ESPAÑA - MADRID - NUEVOS BARRIOS I

Obras de empedrado en el cruce de Príncipe de Vergara con la avenida de Concha Espina en abril de 1966. El edificio en construcción es el nº 84 de Rodríguez Marín. (Foto: Fundación Diario Madrid, publicada en “Chamartín. Album de fotos”, Temporae ediciones, 2015)

 

“La edificación colindante está formada por viviendas de tipo unifamiliar, y edificación colectiva de poca altura. La medianería posterior da en parte a un convento-asilo.
El solar está bien comunicado, ya que pasan por delante de él, en Serrano, tres líneas de autobuses, dos de tranvías y una de trolebuses.
El terreno tiene aproximadamente una forma triangular, con una superficie de 10.220 metros cuadrados. La línea de fachada suma un total de unos 302 metros lineales”.

CALLE Serrano-Concha Espina 1950-SMALL

Trolebuses en la calle de Serrano junto al cruce con Concha Espina, en 1950. (Foto publicada en “Chamartín. Album de fotos”, Temporae ediciones, 2015)

 

“En la parte central del terreno ha sido proyectado el edificio que contendrá el colegio de enseñanza Superior. En cambio, en la zona oriental irá ubicado el colegio Elemental o de párvulos. En la zona occidental de la parcela y cerca de la alineación e la Avenida e Concha Espina ha sido proyectado el bloque que contiene el gimnasio, el aula el salón de actos y la capilla. En la misma zona irán las clases técnicas y especiales (química, física, dibujo, etc.).”
Un ala edificada más baja, une estos tres grupos de edificios. En ella se encuentra, en primera planta, la zona administrativa y de profesorado. Esta planta está sobre soportes, para formar en la baja el patio de recreo cubierto”.

Colegio Alemán-Alzado edificios C y B

Colegio alemán de Madrid. Alzado edificios C y B. (Expediente Colegio Alemán en la Calle Serrano c/v a Concha Espina, Ayuntamiento de Madrid, 1957).

 

“El colegio de Párvulos tiene la orientación de las clases a saliente, y como se ha empleado el sistema de escaleras múltiples y de supresión de galerías de distribución, se logra con ello buena iluminación y aireamiento transversal.
En la planta se sótanos de esta zona se encuentran las instalaciones de calefacción, así como las carboneras con trampillas de admisión de combustibles.
Esta zona tendrá un forjado transitable a personas y vehículos. La calefacción funcionará de forma mixta, y según las disponibilidades con carbón leña y gasoil”.

Colegio alemán aulas-1960

Colegio alemán. Aulas del colegio de enseñanza media y jardín de infancia. (Fotos de 1960).

“El colegio Superior o de Segunda Enseñanza tiene el mismo sistema de organización, pero la orientación de las clases será al sur.
Los forjados de los diferentes pisos continuarán al exterior formando voladizos, que protegerán convenientemente contra la entrada directa del sol. En general se tomarán todas las precauciones debidas contra el exceso de soleamiento.
Este bloque tiene tres plantas y media, y aprovecha para ello el desnivel existente en el terreno. En esta semiplanta se proyectan las clases de reserva, de trabajos manuales y de futura posible ampliación”.

cOLEGIO ALEMAN PLANO SITUACION-02

Colegio alemán de Madrid. Planos de situación y de alineaciones. (Expediente Colegio Alemán en la Calle Serrano c/v a Concha Espina, Ayuntamiento de Madrid, 1957).

 

“El bedel tiene su portería en una zona centralizada, de forma que pueda vigilar todos los accesos importantes y los patios de recreo.
Unos aseos de una planta dividen el recreo de los párvulos del de los mayores, y otros forman el cierre del anterior hacia el sur.
En la parte occidental del solar, separado del resto del colegio, se encuentra el jardín de infancia. Consiste en dos plantas con orientación a mediodía. Las habitaciones del grupo son hexagonales formando una colmena al tesbolillo, para conseguir una zona libre en la planta primera.
Las terrazas pueden ser cubiertas si se desea, con toldos de quita y pon.
Los aseos y zonas auxiliares se encuentran en la planta baja.
El jardín de infancia carece de sótano.
Hay previstas dos viviendas para el portero-bedel y el calefactor mecánico. Van añadidas al colegio de Párvulos, con acceso a las instalaciones y con vista a las entradas principales”. (Ver Expediente Colegio alemán, Ayuntamiento de Madrid, 1957)

 

Venta y derribo del colegio

En marzo de 2007 el entonces  decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM)  Ricardo Aroca, denunció que en la capital, al igual que en el resto de España, se habían demolido edificios de los años 40 y 50 que nunca debieron ser derribados, lo mismo que se conservaban inmuebles “perfectamente prescindibles”. Como ejemplo de los primeros, destacó la fuerte presión desencadenada en aquellas fechas por  no haber protegido desde la Administración el edificio del Colegio Alemán cuyo derribo ya se había planeado por sus todavía propietarios y que se preveía que tuviera efecto en  los siguientes años.

Hospital San Rafael-SMALL

Hospital de San Rafael, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios propietaria las antiguas instalaciones del Colegio alemán. Calle de Concha Espina, esquina con Serrano. (Foto: Enrique F. Rojo, 07/09/2019)

 

El Colegio Alemán trasladó su sede a Montecarmelo en 2015 y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios propietaria del cercano hospital de San Rafael, adquirió entonces el terreno para edificar nuevas instalaciones ligadas a su actividad docente.
A pesar de su innegable valor arquitectónico, el edificio no se encuentra recogido en el catálogo de bienes de interés cultural de la ciudad de Madrid, por lo que no cuenta con ningún nivel de protección.
Si lo recoge, sin embargo, la Guía de edificios de Madrid de la Fundación COAM, en su inventario de edificios de relevancia histórica de la capital.

Hospital San Rafael-Colegio EE-SMALL

Colegio Alemán. Fachadas de la capilla con vidrieras y de las aulas hexagonales del jardín de infancia. En la actualidad las instalaciones albergan al colegio de educación especial del Hospital de San Rafael, que se encuentra al otro lado de la avenida. (Foto: Enrique F. Rojo, 07/09/2019)

Hospital San Rafael-Colegio EE-02--SMALL

Colegio Alemán. Fachadas de la capilla con vidrieras y de las aulas hexagonales del jardín de infancia. En la actualidad las instalaciones albergan al colegio de educación especial del Hospital de San Rafael, que se encuentra al otro lado de la avenida. (Foto: Enrique F. Rojo, 07/09/2019)

 

El derribo del Colegio Alemán comenzó el 10 de julio, después de que la obra recibiera el visto bueno del ayuntamiento de Madrid. El centro se encontraba cerrado desde 2015, cuando la actividad docente se trasladó al nuevo inmueble de Montecarmelo al norte de la ciudad.

Nueve días después de comenzar el derribo, la titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 26 de Madrid, Marta Iturrioz Muñoz, paralizó la demolición.

“La magistrada afirma en su auto que el edificio tiene “un marcado sentido histórico”, pese a no estar recogido en el catálogo del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997. “Ello no le resta importancia, como pieza importante de la arquitectura contemporánea de la ciudad de Madrid, habiendo sido solicitada su inclusión en dicho catálogo, por ejemplo, por la asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio”, afirma el escrito judicial, contra el que no cabe recurso.”  (Ver El País, 18/07/2019)

El Ayuntamiento de Madrid anunció el mismo mes de julio que iba a recurrir esa decisión judicial. (Ver El País, 21/07/2019)

Colegio aleman derribo 07092019-01-SMALL

Colegio alemán de Madrid. Demolición de las instalaciones de la calle de Concha Espina desde el sector oriental. (Foto: Enrique F. Rojo, 07/09/2019)

 

Colegio aleman derribo 07092019-02-SMALL

Colegio alemán de Madrid. Demolición de las instalaciones de la calle de Concha Espina desde el sector noreste. (Foto: Enrique F. Rojo, 07/09/2019)

 

Colegio aleman derribo 07092019-03-SMALL

Colegio alemán de Madrid. Demolición de las instalaciones de la calle de Concha Espina, sector norte, desde la calle de Concha Espina.  (Foto: Enrique F. Rojo, 07/09/2019)

Referencias.-

Arquitectura de Madrid. Guía de inmuebles
Fundación Arquitectura COAM

La arquitectura de Willi Schoebel, en escombros  (El País, 29/07/2019)

Una juez paraliza las obras de demolición del Colegio Alemán  (El País, 18/07/2019)

El derribo del Colegio Alemán resuena en Bonn  (El País, 31/08/2019)

Madrid Ciudadanía y Patrimonio. Observatorio del Patrimonio.
Colegio Alemán de Madrid
Observatorio del Patrimonio. Colegio Alemán de Madrid

Informes de la Construción. Vol. 15, nº 143, agosto-sept 1962 PDF

Revista Arquitectura del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (nº 35 de noviembre de 1961PDF

Expediente Colegio Alemán en la Calle Serrano c/v a Concha Espina, Ayuntamiento de Madrid.  PDF

Demoliciones rentables (Blog Urban Idade, 17/04/2007)

Rojo F, Enrique y Rodríguez Zapata, Carlos
Chamartín, album de fotos
TEMPORAE ediciones, Madrid 2015

Ferrer Gonzalez, José María
El Colegio alemán en Madrid  PDF
Revista Madrid Histórico. Ediciones La Librería.

Read Full Post »

“Pequeñeces importantes” (IV)

“Pequeñeces importantes”. Según la RAE, pequeñeces son: “cosas de poco momento y de leve importancia“, pero si llegan a ser importantes son: “convenientes o interesantes, o de mucha entidad o consecuencia“. Es decir, merecen la pena.

Casa Emilio, López de Hoyos, en la Prosperidad (Foto: Enrique F. Rojo, 2019)

Casa Emilio, López de Hoyos, en la Prosperidad (Foto: Enrique F. Rojo, 2019)

Casa Emilio, “Pequeñeces…” (IV)

Casa Emilio, casa fundada en 1947. En López de Hoyos nº 98. Tiene fama de cañas bien tiradas. Dos generaciones dando nombre a la Prosperidad, en el distrito de Chamartín. Aunque austeros y de trato serio, son “encantadores” a decir de los vecinos. Y a decir de mi amigo Juan Diego, que sube regularmente a la Prospe a “cañear”, arrastrando a la familia y amigos.

Los responsables del local han conseguido que acudan al barrio gente de otros barrios de la capital para disfrutar de sus boquerones en vinagre, estupendos vermuts, mejillones en conserva, anchoas, patatas fritas, y de la cerveza fresca y rica que sirven.

Para los del barrio de siempre, Casa Emilio está  en frente del cine Moderno, que luego cambió de nombre y se llamó cine López de Hoyos; y luego dejo de ser cine y fue  posteriormente cambiado de nombre para ser un salon de bodas, bautizos y otros banquetes, y finalmente y hasta el momento un inmenso gimnasio. Es lo que se ha visto desde las puertas de Casa Emilio, mirando por encima de López de Hoyos desde 1947. Y algunas cosas más, que se callan porque ya no toca. Toda una institución de Chamartín en el barrio de la Prosperidad. Y de Madrid.

Cervezas Casa Emilio

Cervezas Casa Emilio. La foto es de Carlos Rodríguez Zapata, publicada en el libro de 2015 “Chamartín. Album de fotos”. (Temporae Ediciones).

Referencias.-

“Recuerdos del barrio de la Prosperidad”  Recuerdos de la Prosperidad  (Blog “Urban Idade”)

Pequeñeces  (Blog Urban Idade)

Crónica urgente “Presentación Chamartín. Album de fotos” (Blog Urban idade)

Read Full Post »

Paseo de la Habana, 198_012019

Paseo de la Habana, 198. (Foto: Enrique F. Rojo, 2019)

Paseo de la Habana, 198

El noviciado de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón, edificio de 1929 protegido y derribado parcialmente el 20 de junio de 2017 por negligencias administrativas ,”resurge de sus cenizas” completamente nuevo. Al menos es lo que se ve desde el portón de acceso a la finca del Paseo de la Habana, 198. En origen, había una doble puerta de forja que en los últimos tiempos se cegó a la vista colocando una cortina de material plástico verde que impedía ver el edificio y los jardines. Y lo que en su interior se hacía con las máquinas: excavadoras y piquetas.

Paseo de la Habana, 198. (Foto: Enrique F. Rojo, 2019) Paseo de la Habana, 198. (Foto: Enrique F. Rojo, 2019
Después de la demolición parcial del convento y de su paralización administrativa, los escombros quedaron amontonados. Cuando se llegó a un acuerdo entre las administraciones (Ayuntamiento de Madrid y Comunidad Autónoma) se recogieron los restos y se dejaron las fachadas afectadas del edificio a la intemperie, sin las cubiertas que lo protegían. El resultado fue el riesgo de ruina total.

Paseo de la Habana, 198. (Foto: Enrique F. Rojo, 2019) Infografía Paseo de la Habana, 198. (Foto: Enrique F. Rojo, 2019)

Invierno de 2019

Ha pasado el húmedo otoño de 2018 y ahora, en este seco invierno de 2019, los paneles que se han colocado en las áreas que permitían atisbar la propiedad desde la calle, nos anuncian a modo de icono el futuro del conjunto.
No hay datos. No hay nombres. No hay cifras. Hasta ahora todo parece ser extraoficial. Aunque su exposición evidencia que se trata del proyecto de la propiedad. Aunque sea solamente una infografía y no exista en este momento más información pública, podemos pensar que el proyecto existe y que tiene el visto bueno de las administraciones.
Infografía Paseo de la Habana, 198. (Foto: Enrique F. Rojo, 2019)  Patios del antiguo noviciado en la Infografía del proyecto “Paseo de la Habana, 198” .(Foto: Enrique F. Rojo, 2019)

Lo que se puede ver en la infografía del proyecto expuesto en el Paseo de la Habana 198, revela que la intervención en el nuevo edificio supone la adaptación de los restos a un nuevo edificio que mantiene parte de las fachadas añadiendo algún nuevo elemento. Tanto la planta como la altura se mantiene idéntica a la la del edificio original.

Respecto a los jardines todavía no hay noticias oficiales que den por cerrado un acuerdo del Ayuntamiento de Madrid con la propiedad. Los propietarios pretendían construir en toda la superficie posible y el Ayuntamiento, atendiendo a las peticiones de los vecinos y de  diferentes colectivos ciudadanos estableció entre las prioridades del futuro de la finca el mantenimiento del espacio verde ajardinado anejo al convento.

Paseo de la Habana, 198. (Foto: Google Maps, 2016)

Paseo de la Habana, 198. (Foto: Google Maps, 2016)

Respetar los jardines en beneficio del bien común ciudadano podría costarle al Ayuntamiento 40 millones de euros que irían a parar a los bolsillos de los dueños de la propiedad.

Estos desmanes o desórdenes económicos que comunmente se repiten responden al desatino constante que las diferentes administraciones municipales dejan en herencia en forma de resoluciones o acuerdos pactados informalmente, luego formalizados y casi nunca fiscalizados por los equipos municipales que se incorporan en las nuevas legislaturas.

De momento, el espacio del noviciado de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón y su entorno no desaparece.

Damas Apostólicas del Sagrado Corazón (Foto: Carlos R. Z, 2015)

Damas Apostólicas del Sagrado Corazón (Foto: Carlos R. Z, 2015)

Read Full Post »

1498120528_090548_1498141393_noticia_normal

Es conocida la escasa sensibilidad y el poco tino que en cuestiones urbanísticas y de protección del patrimonio arquitectónico muestra normalmente el Ayuntamiento de Madrid. Salvo honrosas excepciones, la norma a la hora de diseñar la ciudad se ha basado en el desprecio por el pasado en favor de la renovación indiscriminada, dirigida casi siempre por el afán de negocio, cuando no por la ignorancia más absoluta. Los desastres urbanísticos son contínuos.
El caso reciente del derribo parcial del convento de las Damas Apostólicas del paseo de La Habana confirma el estado actual de relajo, despreocupación e insolvencia que reina en los departamentos de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid.
Desde este BLOG, en 2015, mucho antes de los “tuits” salvadores, y de los vecinos comprometidos se denunció el DERRIBO ANUNCIADO del edificio. Parece que nadie dió importancia al aviso. Algunos incluso, conociéndolo,  lo velaron. Ahora son muchos los que se apuntan el tanto de su “salvación”.

Anuncio de derrribo

En Mayo de 2015 dijimos en Urban Idade: “No pretendemos desde este blog criticar el trabajo y la función de los técnicos y gestores del Ayuntamiento de Madrid o de la Gerencia de Urbanismo, pero creemos que, a la vista de las actas consultadas, existen razones más que fundadas para sospechar que existe una intención basada en intereses especulativos y urbanístisticos que pretende el derribo de la construcción.”

NOTA (03/07/2017):  En la mañana del pasado 20 de junio se inició el derribo del convento de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón, edificio de 1929 protegido, según la ley regional. 

Afortunadamente la presión de las redes sociales ha hecho despertar de su letargo a la Administración. Parece que ahora nos toman más en cuenta, a pesar de que Algunos -insisto- quieran atribuirse la oportunidad. Por mero oportunismo político, claro.
A tenor de este asunto reblogueo un artículo de hace unos años (2013) que cita ejemplos de la poca maña histórica de los ayuntamientos madrileños en la gestión de su patrimonio arquitectónico, y que nos permite entender el porqué de tanto desatino: sencillamente nos da igual. El artículo se titula “Desastres urbanísticos“.

Referencias.-

Desastres urbanísticos (Blog Urban Idade, 2013)

Un tuit salva del derribo total al convento de las Damas Apostólicas (El Español, 22/06/2017)

Noviciado de las Damas Apostólicas del Sagrado Corazón de Jesús (Madrid,1929) (Blog Urban Idade, 2015).

¿Quién está detrás del derribo del convento? El pelotazo maldito de las monjas (El Confidencial, 29/06/2017)

Un antiguo convento salvado… (Madrid, ciudadanía y patrimonio, 2017)

Read Full Post »

Calle de Pradillo, 1963. (Foto Mª Jesús Gutiérrez).

Calle de Pradillo, 1965. (Foto: Mª Jesús Gutiérrez).

Calle de Pradillo

En 1965, hace 51 años, la calle de Pradillo en su inicio tenía el aspecto que se ve en la foto.
El tramo que se ve de Pradillo es su arranque en la calle de Suero de Quiñones, justo donde se ven las casitas bajas que más tarde se derribarían para construir la prolongación de General Mola.

La calle de Pradillo debe su nombre a un antiguo propietario de terrenos cuyas parcelas sirvieron para prolongar hacia el norte a la vieja barriada de la Prosperidad.

Parada de taxis

Los coches negros que se ven alineados son taxis esperando en una parada sin señalizar; no sabría decir si regulada o espontánea. Con el tiempo, la parada se señalizó en la misma calle, pero algo más abajo, en sentido opuesto y en dirección a la calle de Alfonso XIII, en un lateral del actual Centro Cultural Nicolás Salmerón, junto a los jardines de Próspero Soynard. La actual parada lleva más de tres décadas en el mismo emplazamiento y es una referencia clave en el barrio.

Santa Gema 1953-

Santuario de Santa Gema

Al fondo se ve la iglesia, ahora santuario, de Santa Gema, de 1953, con su puntiagudo campanario, famosa porque en él se venera la reliquia del corazón de la santa italiana nacida en Lucca, Italia, en 1878, llegado desde Roma en 1985.

La santa fue beatificada en 1933 y canonizada en 1940, y el 14 de cada mes el santuario de Santa Gema acoge a los fieles que acuden a venerar su reliquia o  a encomendarse a ella.

Prolongación de General Mola

063CALLE Prolongacion General Mola 1968

En 1946 un Decreto Ley encomendó, ya en otro sentido,  a  la Dirección General de Transportes Terrestres y a la Consejería General para la Ordenación Urbana del Ayuntamiento de Madrid las alineaciones y las obras pertinentes para la realización de la prolongación de esta nueva y principal avenida madrileña.

No obstante, casi como un acto de fe, la prolongación de General Mola, en su último tramo, entre las calles de Francisco Silvela y Pradillo se fue ejecutando procelosamente y con múltiples dificultades, desde su aprobación en 1963 hasta 1972, fecha de su inauguración.

Inauguracion Prolongacion GM_1972

Desde 1968 se trabajó en la realización de la prolongación, en un segundo periodo de ejecuciones, que supuso la desaparición de pequeñas explotaciones ganaderas, hotelitos de vacaciones con jardín y de viviendas de pisos típicos de la periferia madrileña de principios del siglo XX, fraccionando el primitivo barrio de la Prosperidad.

Finalmente, en 1972, con la apertura de la prolongación Pradillo entró a formar parte de la nueva trama urbana de Chamartín.

Calle de Eugenio Salazar, 1934

Calle de Vinaroz, 1934.

Referencias.-

La Prosperidad. 1862-2012
Rojo Escobar, Enrique F.
Temporae Ediciones
Madrid, 2012

Chamartín. Albúm de fotos
R. Zapata, Carlos
Rojo Escobar, Enrique F.
Temporae Ediciones
Madrid, 2015

Read Full Post »

Duque de Pastrana_05 2016

Escombros de las antiguas construcciones de 1930 situadas en la plaza del Duque de Pastrana nº 7. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

Como suelo recordar en el blog casi todos los años por estas fechas, “el verano es un buen momento para los derribos“.
Y es que, en efecto, las constructoras aprovechan las vacaciones para derribar con cierto sigilo y sin que haya muchos testigos. Supongo que por aquello del “qué dirán” de la opinión pública ciudadana. Derribar supone destrucción y este acto por lo general resulta antipático, cuando no sospechoso de ser una insensible maniobra especulativa.

Duque de Pastrana_04 2016

Derribo las antiguas casas de 1930 situadas en la plaza del Duque de Pastrana nº 7. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

Un derribo más

Hoy voy a hablar de la demolición de unas casas de poca entidad que se situaban en el número 7 de la plaza del Duque de Pastrana en el distrito de Chamartín.
A pesar de no estar protegidas por su poca “visibilidad” o escaso valor arquitectónico, formaban parte de un conjunto cuya particular fisonomía da a la plaza y entorno su pintoresco aspecto rural, en medio del torbellino urbano a pocos metros de la plaza de Castilla. Al menos hasta ahora, ya que poco a poco se van eliminando las viejas construcciones en favor de edificios vanguardistas de gran lujo que diluyen su recordado aspecto primitivo.

Duque de Pastrana_03 2016

Lo que queda de las antiguas construcciones de 1930 situadas en la plaza del Duque de Pastrana nº 7. (Foto: Enrique F. Rojo, 2016)

Casas de 1930 en la plaza del pueblo

Los edificios estaban edificados en una parcela de 600 m² y sumaban 825 m² construidos. Según la Dirección General del Catastro, su fecha de construcción fue 1930, aunque es posible que fuera algo antes. En la actualidad, las casas constaban de planta baja y primer piso y estaban dedicadas a la actividad comercial: panadería-repostería, papelería-librería y bar-restaurante. Desde, al menos 2013, se negociaba el abandono de los locales.
La plaza del Duque de Pastrana, cuando se construyeron las casas, era plaza de la Constitución y pertenecían al pueblo de Chamartín de la Rosa. Antes hubo otras casas en el mismo lugar, seguramente toscas casas de pueblo que se sustituyeron por éstas, tampoco excelentes, ahora demolidas.

2_Chamartin_de_la_Rosa_1932

Pueblo de Chamartín de la Rosa. Plaza de la Constitución, c. 1930.

El pueblo de Chamartín de la Rosa

El pueblo de Chamartín de la Rosa en 1848, un siglo antes de convertirse en distrito de Madrid, contaba con treinta casas distribuidas entre la actual plaza del Duque de Pastrana y las actuales calles de Platerias y Dolores Sánchez Carrascosa. También se encontraba la Iglesia de San Miguel, de estilo irreconocible, dadas las innumerables intervenciones que ha sufrido a lo largo de su historia y que cambiaron su fisonomía original.
En este periodo el pueblo de Chamartín estaba regido por el Ayuntamiento situado en la plaza cuyo alcalde disfrutaba del cargo durante varios años. Su fisonomía correspondía a la de un caserío rural dedicado más a la agricultura que a la ganadería y escasamente a la industria. Estaba constituido por casas bajas encaladas con cubierta de teja que albergaban a unas trescientas personas. No disponía ni de hospital ni de escuela. Tampoco había alumbrado en las calles ni tenía fuente pública, obteniendo el agua del arroyo próximo de “la alcubilla”.

PlazaDuquePastrana 1967

Actual plaza del duque de Pastrana, mediado el siglo XX. En color rojo las casas demolidas. (Nomecalles/CM)

DUQUEDEPASTRANA01_SantosYuberoARCM

Plaza del duque de Pastrana, en el último tercio del siglo XX. A la derecha las casas demolidas. (Foto: Santos Yubero/ARCM)


Alegato final

A pesar de ser de unas casas de poca entidad, como se ha dicho, la desaparición de estas edificaciones de vieja factura rural, asociadas al primitivo caserío del pueblo de Chamartín de la Rosa, no hacen sino abundar en los efectos nefastos de la imparable maquinaria urbanizadora que destroza los cada vez más escasos elementos que dan cohesión e identidad a los espacios urbanos de nuestra ciudad.

Es evidente que no se puede luchar contra los gigantes aspados. No son reales. Ni real -ni práctica-es la lucha contra el llamado progreso, fantástico e idealizado. Pero tambiém es un hecho fehaciente la despersonalización  que esta ansia demoledora de la historia conduce a nuestras ciudades, uniformándolas, dándoles el mismo aspecto anodino. Haciéndolas iguales, estén donde estén. Modernas, pero todas iguales.

Creo que existe una escasa sensibilidad institucional y privada para preservar la memoria y para que no olvidemos las construcciones históricas fundamentales -nuestro pasado urbano o rural-, algo esencial  para conservar la identidad del espacio urbano al que pertenecemos y que nos pertenece.

Duque de Pastrana_01 Google maps

Casas demolidas en la plaza del duque de Pastrana 7. (Foto: Google Maps, 2016)

Duque de Pastrana_02 Google maps 2016

Casas demolidas en la plaza del duque de Pastrana 7. (Foto: Google Maps, 2016)

Referencias.-

Rodríguez Zapata, Carlos
Rojo Escobar, Enrique F.
Chamartín. Álbum de fotos
Ediciones Temporae
Madrid, 2015

Lasso de la Vega Zamora, Miguel
Quintas de Recreo (Libro I)
Ayuntamiento de Madrid
Madrid, 2006

Baldeón García de, Alicia
López Marsa, Flora
Historia de Chamartín de la Rosa
Ayuntamiento de Madrid
Madrid, 1985

Crónica urgente de la presentación del libro Chamartín. Albúm de fotos
Blog Urban Idades (21/05/2015)

Palacete derribado en la castellana (Blog Urban Idade, 14/07/2010)

Derribo en el distrito de Tetuán (Blog Urban Idade, 27/07/2010)

Derribos en La Guindalera y la Prosperidad (Blog Urban Idade, 03/09/2015)

Derribo escuela gratuita de Ntra. Sra. del Recuerdo (Blog Urban Idade, 12/09/2012)

Adiós a los Estudios Buñuel (Blog Urban Idade, 14/12/2015)

Read Full Post »


La Asturiana era una taberna que ocupaba un bajo en el número 23 de la calle de  Vinaroz, en el barrio de la Prosperidad. En la fachada del local había un rótulo pintado a pulso cuyo título decía “Taberna La Asturiana”, con un hórreo dibujado en un extremo. Así no quedaban dudas de la procedencia de los dueños. Al entrar en el bar tenías la sensación de estar en una taberna de aldea. Por dentro todo era sobrio, sombrío y pobretón. La iluminación de tubos fluorescentes, como en una cocina de la época, era también tristísima. El suelo de aburrido y frío terrazo tenía un aspecto gastado y siempre sucio, aunque lo fregasen. Las paredes, algún día blancas, se veían amarillentas, casi marrones, impregnadas del alquitrán de los cigarrillos que fumaba la clientela. Igual que las botellas que había sobre los anaqueles detrás de la barra, marrones y con una añeja capa espesa de polvo, grasa y nicotina.

El bar lo atendía una pareja de mediana edad que con el paso del tiempo nunca dejó de mantener el mismo aspecto de mediana edad, aunque fueran envejeciendo. Se llamaban, Antonio y Cecilia y vivían en la Prosperidad, en un edificio moderno de los años 70 muy cerca de López de Hoyos. Creo recordar que eran de algún lugar de los alrededores de Salas, la puerta del Occidente de Asturias, según Wikipedia.
Antonio, que tabajaba como fontanero, se mostraba siempre serio, desconfiado y algo socarrón. A veces se desprendía cierto sarcasmo en sus lacónicas frases que siempre tenían una marcada entonación asturiana y una ironía indescifrable que desconcertaba.
Al igual que la taberna, Antonio tenía aspecto rudo de aldeano. Especialmente por su vestimenta que se componía siempre de pantalón de pana marrón y camisa de cuadros de franela tipo leñador, formando un conjunto muy rústico que evocaba su origen asturiano. Su mujer, Cecilia, cuando estaba en el bar siempre se ponía un mandilón con bolsillos, a cuadros azules con fondo blanco o al revés,  de esos que llevan las señoras mayores en los pueblos del norte de España.

La Asturiana recreación 2018

Cuando entrabas en la taberna, cuando franqueabas la puerta de aluminio gris  del local,  parecía que habías atravesado una barrera espacio-temporal, y de estar en una calle de la Prosperidad madrileña aparecías de golpe y porrazo en un lugar cualquiera del agro asturiano. Curiosa sensación, cada vez más difícil de experimentar. (Foto/Montaje: Enrique F. Rojo, 2018)

Los parroquianos de La Asturiana eran peculiares. Había gente mayor, la mayoría. Tal vez jubilados a los que les debían de echar de casa sus mujeres para que no molestasen mientras ellas limpiaban o hacían la comida y les mandaban a que se entretuviesen dando paseitos y dándole de comer a las palomas. Podían pasar media mañana en el Nicolás Salmerón, centro de mayores de referencia para esta generación, jugando al tute, al mus o al dominó. Pero luego, a eso del mediodía, lo que hacían era gastar el resto de la mañana y la pensión bebiendo un vino tras otro. También había gente más joven, algunos habituales, de borrachera diaria y ya con problemas serios de adicción al alcohol. Los fines de semana se juntaban todos y la combinación resultaba chocante. También había otros clientes, menos fieles, de sábados por la tarde, que llenaban el pequeño bar fumando, bebiendo cerveza y charloteando a gritos con los conocidos. La tele, cuando se encendía, se ponía a todo trapo. Antonio siempre fue duro de oido. También iba a menudo por allí su hijo Fermín, simpático y pragmático, que ayudaba a sus padres con gran tesón. Fermín acabó siendo el encargado de “confraternizar” con la clientela más joven que acudía a La Asturiana los fines de semana con ánimo festivo.

En "La Asturiana", el vino se trasegaba de unos bidones pásticos a las frascas de vidrio grueso, que se iban vaciando mientras llenaban un vaso tras otro. (Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

En “La Asturiana”, el vino se trasegaba de unos bidones pásticos a las frascas de vidrio grueso, que se iban vaciando mientras llenaban un vaso tras otro. (Foto: Enrique F. Rojo, 2012)

El vino que se servía, era a granel, del barato barato, y se trasegaba de unos bidones de plástico grandes en los que llegaba del camión de reparto, a botellas de cristal o a frascas que iban a parar a los vasos cortos de duralex en los que se consumía con avidez por la sedienta, aburrida y tristona clientela.
También se especializo la Asturiana en la venta de cervezas de litro El Águila, cuando todavía venían cerradas con chapa y se abrían con abridor o en el canto de la mesa o de la barra, a hurtadillas. Y después fueron pioneros en la distribución del nuevo cierre a rosca cuando todavía era una novedad en Madrid, incluso en las grandes superficies. Vendían las litronas por cientos al día, especialmente los fines de semana. Y cuando había fiestas en el barrio, seguramente llegaran al millar.
Para quien gustase de la sidra natural con certificación de origen de Asturias, también la había. La traían los veranos a la vuelta de vacaciones. Tenían café de puchero por las tardes, porque la maquina de expreso solo la encendían para el desayuno. Y para hambrientos, hacían una fabada Litoral exquisita recién sacada de la lata.

Cartel Pinchu

El pinchu que aquí vos damos ye un obsequiu del PATRÓN…”

En una de las paredes del bar había un cartelito con un texto que decía: El pinchu que aquí vos damos ye un obsequiu del PATRÓN si protestes lu quitamos nun seas tú protestón, que pa poder ponelu cuéstanos casi un riñón. Non mires tantu el tamañu mira solo la atención. Non te olvides, ye un regalu y non una OBLIGACIÓN . Por supuesto, era pura socarronería, porque no daban pincho y lo único que había de comer eran pipas de Tarancón, patatas fritas “Santa Teresa” -de una fábrica de patatas fritas de la calle Canillas 35-, huevos duros, y la mencionada fabada Litoral, que había que pagar como una consumición más.

Cuando Fermín se casó y marchó a vivir fuera de Madrid, Antonio y Cecilia mantuvieron la taberna abierta unos cuantos años más hasta que decidieron que era hora de jubilarse. Debió de cerrar en 1997 o 1998.
La fachada se modificó y la puerta se transformó en ventana, convirtiéndose el local en vivienda. En la actualidad quien no conociera el bar, difícilmente podrá encontrar su ubicación ya que no queda el más mínimo rastro de su existencia.

(Extraido de “Recuerdos de la Prosperidad“)

Read Full Post »

Trabajadoras de laboratorios Abello 1933Operararias de los Laboratorios “Abelló” posan en el exterior de las instalaciones. Foto de 1933 cedida por Liliane Salvetat (Toulouse, Francia).

Laboratorios Abelló

La Fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos “Abelló” fue fundada en 1925 por Juan Abelló Pascual y se instaló en el extrarradio de Madrid en el barrio de la Prosperidad, en la calle Vinaroz nº 15, ocupando una parcela esquinera de aproximadamente 8.200 m2.

Juan Abello PascualJuan Abelló Pascual (fallecido en 1983) era químico farmacéutico y propietario fundador de la fábica. El encargado de la sección de investigaciones químicas y responsable de los productos elaborados era el profesor Rius Miró. En la fábrica trabajaban unos 30 técnicos entre químicos, farmacéuticos, medicos e ingenieros, arropados por más de 600  operarios de ambos sexos, aparte del personal de la filial de León. En la sede de Madrid se elaboraban aquellas especialidades farmacéuticas cuya base se fabricaba en León (agua oxigenada, éter, cloroformo, perborato sódico, hexametilentetramina, sulfotiazoles, efedrina, y otras materias básicas).

Elaboración de alcaloides

La fábrica farmacéutica Abelló fue la primera fábrica española capaz de obtener alcaloides derivados del opio y de la coca, consiguiendo licencia para dedicarse al tratamiento de estos alcaloides . Esta circunstancia hizo que alcanzase gran prestigio y un importante beneficio económico. Los productos que salían de la fábrica de la calle Vinaroz nº 15 eran todos los elaborados a partir de los alcaloides del opio y la coca, como la morfina, la codeina, dionina, papaverina y cocaina, que se empezaron a elaborar en 1936. También se dedicaron en los laboratorios a obtener por síntesis testosterona y sintestrol, andrógenos y estrógenos de gran valor en la terapeútica del momento.

Fábrica Abello_1946Fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos “Abelló”, en la calle Vinaroz nº 15, con García Luna. Las instalaciones comprendían  un tramo de ambas calles y todavía alcanzaban parte de la calle Suero de Quiñones. La foto es de 1946. (FOTO: 15/12/1935 – Blanco y Negro (Madrid) – Página 155)

Los productos que salían de la fábrica de la calle Vinaroz nº 15 eran todos los elaborados a partir de los alcaloides del opio y la coca, como la morfina, la codeina, dionina, papaverina y cocaina

Otras secciones de la fábrica eran el Laboratorio de análisis a cargo del doctor Jiménez, en el que se comprobaba la pureza de las materias primas para la elaboración de los preparados; el Laboratorio de fabricación química industrial, a cargo del doctor Esteve, donde se elaboraban el Orosanil B (aurotiosulfato de quinina), Monotion (tiosulfato sódico), Lumcalcio (sal cálcica del ácido feniletilbarbitúrico), Oloyod (aceite yodado), etc.

Trabajadores laboratorios abello 1933Operararias de los Laboratorios “Abelló” posan en el exterior de las instalaciones. Foto de 1933 cedida por Liliane Salvetat (Toulouse, Francia).

Según recogía la prensa, en junio de 1936 el entonces ministro de Marina y catedrático de la Facultad de Farmacia José Giral, visitaba las instalaciones de la fábrica farmacéutica Abelló de la Prosperidad, para comprobar de primera mano lo aventajado de las instalaciones cuya importancia excedía el ámbito puramente nacional. El ministro recorrió los diferentes departamentos acompañado por el director propietario de la fábrica Juan Abelló y por miembros del personal técnico de la misma. (27/06/1936 – ABC (Madrid) – Página 36)

ABELLO-ABC Página 155 de Blanco y Negro (Madrid) publicada el  15/12/1935.

Abello-1975Asímismo decía ABC en 1935: “Desapercibida para la mayor parte de los madrileños, alejada del casco urbano central, la Fábrica de Productos Químicos y Farmacéuticos Abelló se levanta majestuosa, como protectora de los modestos inmuebles que la rodean y que en verdad acoge en su seno y proporciona trabajo a muchos obreros del laborioso barrio de la Prosperidad, donde puede decirse que el núcleo de la zona pertenece a aquella en que está situada.”  ( Hemeroteca digital ABC– )

En 1976 se demolió el complejo fabril de la Prosperidad, liberándose el suelo para la construcción de viviendas

Abandono y derribo de la vieja fábrica

En 1975, la fábrica se mudó a unas nuevas instalaciones en la calle de Julían Camarillo 8, enajenando las viejas instalaciones que contaban ya con 50 años.  En 1976 se demolió el complejo, liberándose el suelo para la construcción de viviendas. El nuevo uso residencial permitió la construcción de más de 35.000 m2 para un total de 330 viviendas. La promotora de estas viviendas fue la inmobiliaria Lintos S.A. que edificó en varias fases, la última de las cuales finalizó en 1982, dando por acabado cualquier vestigio de la fábrica.

Laboratorio Abello_Aerea 1975Localización de la Fábrica farmacéutica “Abelló” en el barrio de la Prosperidad en una fotografía aérea del año 1975, antes de que el edificio fuera demolido. La zona remarcada muestra las instalaciones, muy próximas a la prolongación de “General Mola”, abierta en 1972.

Referencias.-

Hemeroteca digital ABC

(15/12/1935 – Blanco y Negro (Madrid) – Páginas 154-55-56

26/08/1947 – ABC (Madrid) – Página 11

11/06/1946 – ABC (Madrid) – Página 11

27/06/1936 – ABC (Madrid) – Página 36

Guardar

Guardar

Guardar

Read Full Post »