Plataforma Madrid, Ciudadanía y Patrimonio


Recogen algunos medios como El País, también  Ruht Toledano en su habitual columna de este periódico, así como numerosos blog, a los que me sumo, la creación de la Plataforma Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, asociación para la defensa del patrimonio madrileño, en la cual participan arquitectos, urbanistas, asociaciones varias y conservacionistas sensibilizados y comprometidos con el patrimonio madrileño, algunos de ellos viejos conocidos de este Blog como Vicente Patón o Igor González.
El objetivo que persigue la Plataforma es necesario y su constitución supone un impulso en la acción social que sólo las asociaciones de carácter ciudadano pueden ejercer, habida cuenta que desde el lado político no hay apenas voluntad.
En Madrid quedan muchas construcciones y monumentos relevantes que se encuentran en peligro de desaparición. Algunas más quedarían si no fuera porque el ansia demoledora del interés especulativo acaba por fagocitar cuanto puede, salvo que se impida.
La presencia de la la Plataforma habrá de servir, según su manifiesto constitucional para ampliar de «concepto de patrimonio no sólo a los bienes considerados tradicionalmente como tales, es decir, construcciones y entornos monumentales, ámbitos con valor histórico, mobiliario urbano singular y ornato público sino, además, otros de naturaleza intangible, como paisaje urbano o rural, especialmente castigado por el descontrol especulativo; los jardines históricos y todos aquellos otros componentes con valor medioambiental, histórico y artístico que armonizan la vida en las ciudades y en el agro«.

Entre los muchos monumentos o espacios en peligro se encuentran la Cornisa de Las Vistillas, el Frontón Beti-Jai, los restos de la muralla árabe, el Dolmen de Dalí, la Dehesa de la Villa, el Palacio de Boadilla del Monte, el Parque del Oeste, los numerosos cines que han sido arbitrariamente transformados, y otros tantos que se arruinan en el olvido de todos, la casa de Vicente Aleixandre, multitud de casas de corredor y corralas en proceso de ruina, etc.
Otros quedan ya para el recuerdo como los Laboratorios Jorba (la Pagoda) de Miguel Fisac, o la casa del Pastor, o la casa de Iván de Vargas, o el quiosco de la Plaza de Santa Bárbara (demolido recientemente), o el Palacio del Duque de Lerma,etcétera.

Ojalá iniciativas como esta animen cada día a más personas a involucrarse en  la construcción sostenible y responsable de su ciudad, respetando la historia  y preservando sus monumentos. Al fin y al cabo, el carácter de cada espacio urbano, lo que lo hace dintinguirse del resto, son sus construcciones, su trama y su estado de conservación. Si nos cargamos todo lo que no tiene aires de modernidad, negamos la historia y nos negamos a nosotros mismos como parte de la ciudad.

Referencias.-

Mapa monumentos patrimonio histórico edificado
Corralas (en Urbancidades)