"Asfaltadores"

ALQUITRAN-1898Obreros removiendo alquitrán caliente para pavimentar una vía madrileña en la que se colocaban los railes del tranvía. Esta  conocida  foto es de 1898.


Sirvan esta notas, a modo de gacetilla local para poner texto «ad hoc» a las imágenes que ilustran el articulito de hoy, objeto último del mismo. En realidad  traer el tema del asfalto, betunes, breas y negros alquitranes  se debe a  la coincidencia temporal que supone el inicio de las campañas municipales de adecentamiento y reparación de algunas de las calles de la trama urbana madrileña.

Y es que,  como todos los veranos, desde hace décadas, en el mes de agosto, mes de vacaciones por excelencia, las calles de Madrid se cubren de negro. Aprovechando que la ciudad se vacía el Ayuntamiento pone en marcha la «Operación Asfalto«, todo un despliegue de toneladas de alquitrán que se repartirán por las calles más vistosas, en ocasiones también las más castigadas por el tránsito de vehículos.

Este año, la Operación se adelantó al mes de abril y, tal vez por la avanzadilla,  agosto será menos ajetreado en cuanto a labores de asfaltado que otros años. «La intervención pretende la mejora de un total de 78 calles o tramos y una superficie total de 365.260 metros cuadrados. Una operación, que se prolongará hasta finales de agosto y corresponde a la segunda fase de los trabajos iniciados el pasado mes de abril». (La Gaceta Local)

ASFALTO02Este grabado de Ricardo Baroja, aborda el mismo tema de los «asfaltadores» trabajando de noche en las calles del centro de Madrid. La obra es de 1900.

Luna Llena en Madrid

Madrid_Luna llena_050809_small

Hoy,  día 6 de agosto veremos la luna en la última etapa de la fase creciente. Estas fases resultan de los movimentos de traslación y rotación de la tierra, de la luz que el satélite recibe del sol y de la inclinación de su órbita respecto a la tierrra. Hoy veremos el primer plenilunio del mes y no veremos el otro  hasta el próximo día 4 de setiembre, 29 días después, el tiempo que tarda la luna en rodear por completo nuestro planeta.

La foto es del día 5 a las nueve y media de la noche, en las proximidades del PAU de Montecarmelo. Al fondo destacan las cuatro torres del complejo CTBA (Cuatro Torres Business Area) del Paseo de la Castellana.

La Avenida de América de Madrid

Torres Blancas 1965Avenida de América en el año 1965, con las Torres Blancas en construcción.

En los años 40 del siglo XX  Madrid agranda el recorrido de su salida hacia el noreste y define, urbanizándolo, un espacio amplio del ensanche, ocupado hasta entonces por casas bajas, campo, canalillos de riego, exiguos bloques en altura  de modesta factura  y algún edificio eclesiástico destinado a desaparecer. Aunque este ramal oriental de la ciudad dirigiese al viajero hacia Guadalajara, Zaragoza, Barcelona, o continuando el camino hasta Francia y más allá, la nueva zona urbanizada se denominó Avenida de América. Por esas fechas y hasta 1947 la Obra Sindical del Hogar construía el grupo de viviendas «Colonia Virgen del Pilar«, viviendas baratas, en suelo barato, para obreros, que constó de cuatro fases proyectadas por diferentes técnicos y adscritas a diferentes tipologías. Ya algunas décadas antes, rabasado el viejo Camino de Ronda, allí delimitado por la calle de Francisco Silvela, se edificaron económicos bloques de viviendas de seis o siete plantas, algunos de los cuales ya han desaparecido, sustituidos por edificios modernos en los años setenta, ochenta y noventa.

Torres Blancas-1980Impresionante foto de Madrid con Torres Blancas en primer término. Es de 1980. El edificio debe su nombre en plural a que en origen, el proyecto contemplaba la construcción de dos torres. Que fueran blancas parece que no fue nunca la intención de su autor Sáenz de Oiza, aunque es habitual leer que se  iban a colocar placas de mármol blanco en las fachadas. Según esta versión , por problemas de presupuesto, estos «detalles» se pospusierón, y dado que el edificio se encontraba finalizado, comenzó a dar servicio, siendo sólo uno y de color gris como el hormigón que lo modelaba.  No obstante, a lo explicado,  Javi, un amigo del BLOG , nos indica en un comentario al POST que el revestimiento de marmol mencionado no es del todo exacto, pués: «se iba a usar hormigón blanco, que se consigue añadiendo a la mezcla tradicional, polvo de marmol blanco«.

Sin embargo estas dos explicaciones parece ser que son bulos que se han mantenido en el tiempo: «El hormigón visto estuvo siempre en el origen del proyecto, se bautizaron Blancas en honor a las pinturas y el purismo de Le Corbusier«, según ha explicado Javier Sáenz, hijo del arquitecto Sáenz de Oiza.

Lluvia sobre las Torres Blancas en Madrid (2007)Torres blancas en 2007, bajo una tormenta de verano. (FOTO: Enrique Fidel)

Torres Blancas-2007Entrada al edificio Torres Blancas, de Sáenz de Oiza, en la Avenida de América, 37. (FOTO: Enrique Fidel, 2007)

TORRES BLANCAS_12_12_2007-03Edificio Torres Blancas, de Sáenz de Oiza, en la Avenida de América, 37. (FOTO: Enrique Fidel, 2008)

Junto a la creación de la Avenida de América, en la zona, estaban también proyectadas las prolongaciones de las calles de Príncipe de Vergara (luego General Mola) y del Paseo de la Castellana (luego Avenida del Generalísimo), trazado que se corresponde con el antiguo cauce fluvial del arroyo de la Fuente Castellana que manaba en la Plaza de Castilla, cuya prolongación  siempre fue objeto prioritario en los urbanistas madrileños.

Todavía, mediados los años cincuenta, la nueva avenida que se abría hacia la carretera de Barcelona, en el viejo concepto que hacía partir desde el eje central de la gran urbe las vías radiales hacia el conjunto peninsular, medraba lentamete.  En 1954, la calle estaba totalmente construida desde Francisco Silvela hasta el Arroyo Abroñigal, si bien faltaba asentar el firme con asfalto, definir aceras para el paseo  y algún que otro detalle.

Hotel Puerta América con palmerasHotel Puerta de América, con Palmeras al otro lado de la Avenida de América.  (FOTO: Enrique Fidel, 2007)

De esta zona, lo más llamativo son las ya citadas viviendas de la Colonia Virgen del Pilar (que merecen capítulo aparte), el grupo de viviendas para «Bancaya«, «Torres Blancas«, obra de los  arquitectos  Sáenz de Oiza y Juan Daniel Fullaondo Errazu, y más modernamente los edificios de UGT, el increíblemente fiasco del Intercambiador de Transportes (buen ejemplo de impecable diseño teórico falto de sentido práctico y de inteligencia natural) y el estupendo Hotel Puerta América.

Torres Blancas es una construcción de la segunda mitad de los sesenta, enmarcada en la corriente organicista, (podríamos decir, post racionalista) con connotaciones o referencias a los trabajos de Frank Lloyd Wright , Alvar Aalto y Le Corbusier. Destaca, además de la altura, la concepción espacial que, en una pieza única, auna diferentes tipos de vivienda, en una inmensa y estética mole modelada en hormigón,  de una expresividad original e impactante.

Limpiadores (Hotel Puerta América, Madrid)
Colgados de las cuerdas y asegurados a sus talabartes, los limpiadores del Hotel Puerta América borran la mácula de la fachada que pudiera quitar el lustre y el buen nombre de la casa. (Foto: Enrique Fiderl Rojo, 2008)

Avda.-America-1954

Avenida de América de Madrid en 1954. Las aceras aún estaban sin hacer. Las casas de la derecha eran nuevas y se hicieron para los técnicos y operarios de la obra. Pertenecían al grupo de la Colonia «Virgen del Pilar» y las realizó Francisco de Asís Cabrero Torres-Quevedo en la tercera fase del proyecto.

Avda.- America-2007

Avenida de América de Madrid en 2007. El espacio de aceras ha disminuido notablemente en favor de los automóviles. El aspecto es similar, si bien desde entonces las modificaciones en el tramo que se ve de la calle han sido numerosas. Las transformaciones hacia el lado opuesto, el que no se ve en las fotos, ha sido mucho más espectacular.

Avenida de America_BANCAYA_1957

Esta fotografía de 1957, corresponde a la promoción del viviendas Bancaya, de la Sociedad Banco de Vizcaya, que proyectó la construcción de 254 viviendas de nueve pisos distribuidas en siete edificios, siendo el esquinero con Francisco Silvela de 22 alturas. La construcción se incluye en el llamado estilo internacional, que irrumpe en Madrid en los años 50. Las fachadas son de ladrillo visto, con largos balcones y tiene pretensiones de representatividad al encontrarse en una zona que inicia o finaliza el acceso a la capital y cuya perspectiva desde la lejanía confiere un rasgo de singularidad a Madrid. La altura de la torre ha sido aprovechada para colocar reclamos publicitarios.

Referencias.-

Guía de arquitectura de Madrid
Fundación COAM
Madrid, 2003

Fotos interior «torres blancas»

Torres Blancas, el sueño truncado que Madrid dejó sin su edificio gemelo (ABC, Madrid – 22/01/2016)