Pastillas del Dr. Richards

pastillas¡Qué medio tan fácil de digerir Bien!  Anuncio publicado en Madrid, en junio de 1929 en «El Imparcial«.  «Dos pastillas después de cada comida aumnetan la salud, prolongan la vida«

Los excesos de la Navidad pueden llevarnos a la disfunción estomacal, de incómodas consecuencias, lo que nos conduce al encuentro desesperado con el botiquín . En los comienzos del siglo pasado también  había soluciones para estas inconveniencias: las pastillas del Dr. Richards.

En los albores de la industria farmaceútica, los preparados, como hoy en día lo es el ibuprofeno, que vale para todo,  también se vendían como la panacea curalotodo, aunque la transparencia en la composición y sus efectos reales debía de ser nula. Ya empezaba la publicidad a hacer de las suyas con sugerentes eslóganes, enunciados simplistas y promesas pueriles. Igual que hoy. Bueno, pués ahí van dos muestras.

pastillas02En Guadalajara (México), en octubre de 1903 se anunciaba el infalible remedio en el periódico «La Crónica«. «Vivir en constante alarma no es vivir. El que no puede comer sin sentir ncomodidad, dolores, agruras, indigestiones, jaquecas, displicencias, etc., no es hombre libre,  sino esclavo de su estómago. Las pastillas del Dr. Richards convierten el estómago de tirano en sirviente.  Esta es la medicina quecura el estómago sin gastarlo. Los esclavos de la dispepsia pueden emanciparse tomando las pastillas del Dr. Richards, que se frabrican en Nueva York y se venden en todas las boticas y droguerías«.

2 opiniones en “Pastillas del Dr. Richards”

  1. Sorprendente lo que puede cambiar el léxico usual en cien años. La palabra «agrura» no la había oído jamás, pero constato que figura en el DRAE. El único de sus significados recogidos que puede convenir algo a la ocasión es el de «sabor agrio, amargo». En cuanto a las «displicencias»… es curioso que el «desagrado o indiferencia en el trato», primer significado que le da el DRAE y que es también el que yo creía usual, se haga figurar entre las consecuencias de la mala digestión, con los dolores y las jaquecas…

  2. Llevas razón, Vanbrugh. Posiblemente, con el paso del tiempo no sólo se han deshechado vocablos, sustituyéndolos por otros, sino que, como dices, muchos ha perdido alguno de sus significados. Puede que sea una cuestión de «economía», o tal vez resultado de la merma en el conocimiento de la lengua que cada día más, parece que aumenta sin preocupar a casi nadie.
    Esto daría para una larga tertulia.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: