Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17/12/08

alcala-con-peligros_1930Fotografía del tramo de la calle de Alcalá con la calle Peligros. En ambas esquinas se aprecia a la izquierdas, el edificio del Banco Vitalicio Español, ocupando la totalidad o parte de las instalaciones del antiguo Café de Fornos,  y una pequeña arista del edificio objeto de investigación. La imagen se debió de tomar  entre 1930  y 1933,  ya que para entonces  se había iniciado la construcción del rascacielos de la Unión y el Fénix Español, como atestiguan otras fotos fechadas en 1930, aunque podrían ser de fechas posteriores. Según consultas en La Construcción Moderna de 1933, para esas fechas estaba en ejecución la domolición del edificio. En la puerta principal, en chaflén, el edificio tiene una gran placa que reza: “Edificio propiedad del Banco Vitalicio de España”, que si bien esto indica que hubo un cambio de propietarios al final de la vida del edificio, podría ser que sus usos no variasen demasiado. Curiósamente, la dirección de Madrid que da el Banco en la publicidad, es el número 25 de la calle de Alcalá.(FOTO: Archivo Ragel)

El 16 de noviembre de 2008 se publicó en el blog una entrada titulada Arqueología urbana de Madrid: calle de Alcalá 27, en 1869. En el intento de averiguar qué hubo en aquel lugar en el año de 1869 se repasaron una serie de edificios, entre los que se citó el palacio del marqués de la Torrecilla, del que se dijo que siendo el actual número 23 de Alcalá , ostentó el número 29, c/v. a la calle Peligros, y que poseía tres plantas, cuya planta baja fue una biblioteca y un museo de pinturas. Trás su derribo, fue la antigua clínica de La Unión y el Fénix Español, actualmente Hotel Petit Palace “Alcalá Torre”, en un moderno edificio proyectado por Modesto López Otero en 1929.

En una serie de comentarios sobre el tema, se planteó la duda acerca de la posible confusión al situar el palacio en este lugar y no en el que históricamente esta reconocido como su ubicación real, algo más abajo.

A lo largo de estas líneas vamos a tratar de resolver esta cuestión,  que nos han planteado Oscar y Jesús a partir del asunto de la marmolería de la calle de Alcalá.
Oscar, al respecto de la casa del marqués de la Torrecilla, que como digo, en el artículo se situó junto a las Calatravas, en la calle Peligros, dice que “si el palacio del Marques de la Torrecilla es el construido por Pedro de Ribera, realmente se encontraba en el actual número 5 de la calle Alcalá, donde se conserva, por suerte, aún hoy su portada Churrigueresca integrada en el nuevo edificio”.
Jesús, por su parte muestra su extrañeza, pués si el citado palacio está en el número 5, no es posible situarlo con referencias en el actual número 23, como se hizo en el artículo del blog. “Algo falla”, dijo Jesús.
Pués bien, en realidad nada falla.
Comencemos haciendo un brevísimo recorrido por la actual calle de Alcalá, desde su origen en Sol hasta la iglesia de las Calatravas.
El actual número 5 hace esquina con el pasaje Caja de Ahorros, y es un edificio que, junto con el 7, 9 y 11, forman parte de dependencias del Ministerio de Economía y Hacienda.

calle-de-alcala-y-casa-marques_torrecilla

En esta fotografía de la calle de Alcalá, anterior a 1930,  podemos ver de izquierda a derecha un bloque de viviendas, la casa del marqués de la Torrecilla y parte del edificio de Aduanas del Ministerio de Hacienda español.

Según cuenta Mesonero Romanos en El antiguo Madrid, el edificio de Hacienda fue construido en 1769, reinando Carlos III , por de Sabatini, con destino a Aduana, estando ocupado ya en 1861, fecha de publicación del libro, por el Ministerio de Hacienda. Para construir el palacio hubo que derribar dieciseis casas de la manzana 210 que ocupaban su actual planta, estando intercalado entre otras casas, lo que impidió que pudiesen ostentar fachadas laterales al este y al oeste. Junto a él, en efecto, se hallaba la casa del Marqués de la Torrecilla, cuyas traseras daban a la actual calle de la Aduana.  Este palacete, que fue construido por Pedro de Ribera entre 1716 y 1731, perteneció a don Félix de Salabert y Aguerri, por entonces marqués de Torrecilla y de Valdeolmos.
Estaba compuesto por piso bajo, tres plantas, y una portada principal de estilo barroco ornamental.
Desde el siglo XIX, el edificio fue destinado a varios usos; hotel de la Compañía de Diligencias Peninsulares, sede del Círculo de Bellas Artes, y Centro Asturiano.
Estas referencias nos demuestran la existencia del palacio en este lugar, tal y como apuntó Oscar.

fachada-palacio-marques-torrecilla01

ruina-palacio-marques-torrecilla01

Durante la Guerra Civil, el tramo de la calle Alcalá en torno al Ministerio de Hacienda –en cuyos bajos estuvo la Junta de Defensa- fue muy bombardeado, por lo que varios de los edificios contiguos al del Ministerio quedaron destruidos, entre ellos, el palacio del marqués de la Torrecilla. Únicamente quedó en pie la fachada, que tuvo que ser protegida mediante una estructura de sacos terreros. Después de la Guerra, y ante la necesidad de ampliar las dependencias del Ministerio de Hacienda, el solar del Palacio fue adquirido por el Estado, construyéndose en su lugar el edificio de ampliación del Ministerio de Hacienda, obra del arquitecto Miguel Durán Salgado, quien conservó la portada del antiguo palacio“. (Madrid Histórico. Enciclopedia de Madrid) FOTOS: MEH

Siguiendo nuestro recorrido, en el número 13 nos encontramos con la “Real Academia de Bellas Artes de San Fernando“, en el Palacio de Goyeneche, construido en 1773 por José de Churriguera.  A continuación, con el número 15, se encuentra el Casino de Madrid, de 1910, que sustituyó a algún edificio de viviendas. Y en el número 17, hay un edificio propiedad de BBVA Seguros. Hasta el momento, los números de los portales se corresponden con los existentes en 1869, a pesar de las bajas y de las nuevas construcciones. Este último número 17, por ejemplo, es un edificio posterior (probablemente de finales de los años 30) al que existía en el año referido, si bien la parcela que ocupa parece que es la misma. Trás este portal, se encuentra el Hotel Regina, número 19, y junto a él, el edificio del  Banco Vitalicio, con el número 21 actual, haciendo esquina con la calle Peligros.

Es en esta última parte donde los números cambian. El edificio del Banco Vitalicio se construyó en 1931 sobre el solar resultante trás el derribo de otro anterior. Allí se contaban hasta cinco portales, lo que nos llevaba desde el 17 al 27, lugar éste ocupado por el Café de Fornos. En torno a 1912 el Café de Fornos ya no existía y su local lo ocupó el Banco Vitalicio de España (resultado de la unión de Seguros La Previsión y del Banco Vitalicio de Cataluña, en 1897). Finalmente, la institución bancaria demolió el antiguo edificio y construyó el que hoy conocemos, que hace esquina, siendo el número 21 y que produce el desfase de tres números con respecto a la antigua numeración.

Así, llegamos al número 23,  la  antigua clínica de La Unión y el Fénix Español. ¿Qué hubo en ese lugar antes dela construcción del rascacielos de de López Otero?

edificio_la_union_y_el_fenix_espanol_madrid

Pués bien, después del recorrido de ida y vuelta realizado, encontramos las siguentes referencias acerca del número 23 de Alcalá: “El edificio situado en la calle Alcalá, junto a la iglesia de las Calatravas, está levantado sobre el solar de unas casas que pertenecieron al marqués de la Torrecilla (siglo XVIII). En cuanto al edificio en sí, fue construido entre 1928 y 1930 para la sociedad La Unión y el Fénix Español por el arquitecto Modesto López Otero con la colaboración de Miguel de los Santos.

Este edificio funcional que imita la construcciones norteamericanas se compone de dos cuerpos sustentados por una estructura de hormigón armado y con las fachadas revestidas de piedra blanca. Uno de los elementos más llamativos y vanguardistas es el cuerpo acristalado de la primera terraza del edificio, realizado por Fernando García Mercadal para acoger un restaurante. La torre también es interesante por su altura y porque está rematada por un Ave Fénix, emblema de la compañía, que realizó el escultor Camps.” (Madrid Histórico)

Y para resolver finalmente el enigma, consultando en el libro Ciudades Españolas de Manuel de Terán, al respecto del palacete del marqués de la Torrecilla de Alcalá 5, encontramos una esclarecedora advertencia: Esta casa de la calle de Alcalá no debe confundirse con la que habitó el último marqués de la Torrecilla en la esquina de Alcalá y Peligros, junto a las Calatravas. Queda así despejada la incógnita.

Referencias.-

Ciudades Españolas
Manuel de Terán
Real Academia de la Historia.

Crónica Gráfica del Ministerio de Economía y Hacienda (1852 – 2007)
Capítulo: “La Real Casa de Aduana y el edificio de ampliación para el Ministerio de Hacienda” (vídeo)

Antiguo Café de Fornos

Arqueología Urbana de Madrid: Calle de Alcalá 27, en 1869

Madrid Histórico

Anuncios

Read Full Post »