ARTE SICODÉLICO, arte hippie

Cartel de Wes Wilson y Bill Graham, de 1967.

Las líneas que siguen son un resumen de un reportaje firmado por Jacques Mousseau  publicado en la revista «Horizonte», publicación vanguardista que indagaba en el futuro (dirigida por Antonio Ribera Jordá) en el número 5 del año 1969, en pleno auge del movimiento hippie. En España la contracultura hippie y su expresión artística en forma de música, escritura o pintura no se comenzó a conocer hasta finales de los sesenta o incluso ya comenzada la siguente década, periodo en el que la dictadura daba sus últimos coletazos. En relación con la producción musical realizada en España y ligada al «movimiento» hay un libro interesante escrito por Pepe García Lloret, durante muchos años vecino del barrio de la Prosperidad (en el distrito de Chamartin de Madrid), que profundiza en el asunto con acertado criterio pedagógico.

Cartel de una exposición en la Galería Moore de San Francisco, (1968).

«El Pop Art o el Op Art expresaban la adhesión al tiempo que se vivía, exaltando sus elementos más vanguardistas. El Arte Hippy o Arte Psicodélico, paralelo a la cultura de los alucinógenos (marihuana, mescalina y LSD), de la que hicieron símbolo de ruptura, pero no por ello elemento imprescindible para el proceso creativo, manifiesta su oposición a los valores establecidos. Es una producción que se nutre del Art Nouveau de 1900 y al que también le atraen la mística y la cultura oriental. La filosofía interiorista de oriente y su psicología que profundiza en el individuo, y las referencias a lo fantástico y sobrenatural de la cultura occidental constituyen la savia que alimenta al movimiento. Jerónimo Bosco influirá en estos artistas, así como algunos escritores británicos del estilo de  William Blake, precursor del movimiento Romántico en el siglo XVIII, o pintores  como  Aubrey Beardsley, dibujante inglés del siglo XIX de estilo recargado, típico del momento«.

Diseño de Moscoso, 1968.

«Destacan en estas creaciones hippies los colores vivos y la armonía general. A pesar de los contrastes acusados de elementos yuxtapuestos, formando mosaicos de motivos variados, los collages consiguen mostrar una unidad de contenidos. El sociólogo Mac Luham afirmó que la televisión había transformado la forma de ver el mundo, hasta entonces monopolizada por el libro, único medio de conocer la realidad.

Estos cinco artistas son algunos de los más importantes del movimiento, autores de pinturas y collages de gran interés: Wes Wilson, Victor Moscoso, Rick Griffin, Stanley Mouse y Alton Kelly. Los cinco melenudos, barbudos y ataviados según los cánones de Haight Ashbury  (San Francisco)».

Portada de The Oracle (1968).

«Creadores de un arte que ha alcanzado la misma cotización que la pintura tradicional y ha conquistado a los más ricos coleccionistas americanos.  Del mismo modo que en la Belle Époque los artistas cultivaban con profusión los carteles (Manet, Bonnard, Toulouse-Lautrec, Hucha), para esta generación de pintores su obra más importante es el poster.»
(Apuntes del texto de Jacques Mousseau » Arte psicodélico», Revista Horizonte, Núm. 5, Barcelona, 1969. Págs. 98-108)

 

Cartel de Wes Wilson de 1968.