Fotos de Mercados antiguos de Madrid (III)

mercado-la-cebada_05_interior_sepia

Mercado de La Cebada, durante su desmontaje en 1956.

Siguiendo con la saga de mercados de Madrid, integrada en las arquitecturas perdidas. Lo que a continuación aporto, a modo de testimonio gráfico, es un conjunto de fotografías de antiguos mercados madrileños. De la mayoría ya quedó recogida su existencia en otros capitulos de esta serie, a los cuales remito. Alguna información se puede encontrar en la red, por lo que tampoco abundaré en referencias.

El origen de los mercados está en el trueque de mercancías y en la necesidad de intercambiar los bienes que cada individuo o agregado de individuos ha sido capaz de conseguir o producir. El intercambio ha sido desde las más antiguas sociedades una actividad principal que ha posibilitado la creación de redes sociales y económicas, y un elemento de progresión económica. A partir del establecimiento de los mercados y de las redes de distribución de bienes que de ellos se generaban, surgieron sistemas de comunicación para favorecer el intercambio y se establecieron nexos de relación social, tanto en los puntos de distribución próximos como en los más extensos, que podían abarcar comarcas y localidades alejadas.

mercado-la-cebada_01_sepia

mercado-la-cebada_02_sepiaMercado de La Cebada, en los primeros años del siglo XX.

El mercado, especialmente durante los siglos pasados, ha significado un punto de encuentro, un espacio de socialización y un centro de distribución de bienes y de rentas, donde el capital se daba cita y pasaba de mano en mano, constituyendo una cultura característica del negocio popular.

«Desde mediados del siglo XIX se fueron abriendo paso las ideas higienistas y funcionalistas de urbanistas, médicos y científicos que denunciaban la insalubridad y la suciedad de estos mercados al aire libre, que además dificultaban el tráfico rodado y peatonal porque solía extenderse la compraventa a las calles colindantes. Sin embargo, habrá que esperar a la década de 1870 para que se construyan en la ciudad los primeros mercados cubiertos de tutela municipal, cuyo número no pasó de cuatro a finales del siglo XIX. Estos mercados eran los mercados de hierro de los Mostenses (1875), el de la Cebada (1875), el de Chamberí (1876) y el de la Paz (1882), a todas luces insuficientes para una ciudad que rondaba el medio millón de habitantes. Las mercaderías, por lo tanto, siguieron celebrándose en las tradicionales plazas públicas, aunque poco a poco se fueron produciendo mejoras en las políticas municipales relacionadas con los mercados y los abastecimientos». (Madrid histórico)

Edificio propiedad de José Pérez Zafra, establecido en la Calle Laurel, al oeste de la prolongación de la calle Embajadores, en el arrabal de Las Peñuelas. En esta lonja, fotografiada a principios de 1900, se vendían todo tipo de comestibles y cereales, además de jabones, aceites, vinos y licores.

Mercadillo en la Corredera Baja de San Pablo, en las proximidades del Mercado de San Ildefonso, cuya fachada se dintingue al fondo de la calle.

Inicio de la calle Escorial, cuesta abajo. Al fondo de la foto se puede apreciar la parte trasera del edificio de «El Refugio«.

Mercadillo de la calle Santa Isabel, junto al cine Doré.

Mercado de La Cebada, años 30.

Interior del Mercado de la Cebada, en 1935.

En 1870 empezó la construcción del Mercado de la Plaza de la Cebada (entonces de Riego), realizado bajo la dirección del arquitecto Mariano Calvo Pereira, siguiendo el modelo del de Les Halles en París. Construido con modernas estructuras de hierro y cristal se trataba de un vasto edificio de planta irregular, compuesto por dos pisos, y con una superficie de 6.323 metros cuadrados. Inaugurado por el rey Alfonso XII el 11 de junio de 1875, fue derribado en 1956, construyéndose en su lugar el actual mercado de la Cebada.

Mercado de la Cebada, desde la Plaza de san Millán, 1900.

Plaza de la Cebada en 1860. Al fondo se ve la Iglesia de san Millán, derribada en 1869.

mercado-la-cebada_03_sepia

Arriba. Serie de fotografías del Mercado y de la Plaza de la Cebada.


A partir de 1868 comenzaron a establecerse en la Plaza de Olavide los típicos tenderetes de mercadillo de calle, que servía de distribución de abastos para la población del barrio y aledaños. Los cada vez más numerosos puestos ofrecían pocas garantías sanitarias a la clientela, lo que condujo a la creación de un recinto cerrado, con estructura de hierro y cubierta de zinc, proyectado por Eduardo Adaro, el cual fue inagurado 1876. Era de planta hexagonal y de modestas proporciones, como se advierte en la foto. Daba cobijo a puestos de venta de pescado, carne, aves, frutas y verduras. En 1935, estando el entorno urbanísticamente muy modificado, fue sustituido por el nuevo mercado de Olavide, proyecto de Javier Ferrero, el cual fue derribado en 1974 para dar lugar a la actual plaza.

Plaza de san Miguel. A principios de 1800 en esta plaza se encontraba la parroquia de San Miguel de los Octoes, derribada en 1809. En el espacio liberado se estableció un pequeño mercado al aire libre estinado a la venta de pescado, lo cual generaba un espantoso olor, especialmente cuando más recios se hacian los calores del estío. En 1912 Alfonso Dubé y Díez proyectó un mercado cubierto, de estructura metálica, que vino a sustituir a la endeble estructura que en 1835 Joaquín Henri levantó para albergar al viejo mercadillo.

Las fotos son de 1910, antes de construirse el mercado de Alfonso Dubé, y de los años 30, cuando este se encontraba en pleno funcionamiento. Como se aprecia en la foto (abajo) los puestos afuera del mercado cubierto eran numerosísimos.

«El Mercado de San Ildefonso. Fue uno de los primeros mercados de Madrid, a quien dio nombre la iglesia parroquial de San Ildefonso, (c/ Colón, 16). Es de suponer que, en un principio, este mercado surgió por la reunión de varios tenderetes que con el tiempo pasaron a ser estables y cuyos dueños, en algún momento, decidieron organizarse conformando así una plaza semiabierta y techada en donde vender sus productos.»

El Rastro es uno de los mercados callejeros más antiguos de Madrid.

mercado-los-mostenses

Los Mostenses, fue construido sobre el solar del antiguo convento de Premostratense de San Norberto, que fundado en 1611, había sido derribado durante la dominación francesa. Gemelo del de la Plaza de la Cebada, aunque un poco más pequeño, se trataba de un mercado de hierro y cristal, al estilo del de Les Halles en París. Realizado bajo la dirección del arquitecto Mariano Calvo Pereira, fue inaugurado por el rey Alfonso XII el 11 de junio de 1875. Derribado en 1925 con motivo de las obras de la Gran Vía.