Fotos Antiguas de Madrid (II): Mercado de San Ildefonso

El mercado de San Ildefonso (1835) fue el primer mercado cubierto que se construyó en Madrid, y prestó su servicio a los vecinos del barrio de Maravillas. En 1965 un pleno municipal aprobó demolerlo, lo que se hizo efectivo en 1970.

Las aceras de la Corredera Baja de San Pablo dieron cobijo desde 1835 a las casetas exteriores del famoso mercado de San Ildefonso, un edificio modernista levantado según el proyecto del arquitecto Lucio Olavieta en la plazuela del mismo nombre. Durante cerca de 145 años, esta construcción que fue el primer mercado cubierto que se construyó en Madrid, prestó su servicio a los vecinos de esta zona de la capital. Debido a un plan de alineamiento de las calles del barrio de Maravillas, en 1965 un pleno municipal aprobó demolerlo, lo que se hizo efectivo en 1970. Según Enrique de Aguinaga, cronista de la Villa, «la demolición del Mercado de San Ildefonso, se inscribe en la operación de rescate de las plazas públicas ocupadas, -a partir del siglo XIX, por edificaciones de mercados. Y es en los años sesenta cuando aquella operación se promueve en el Ayuntamiento de Madrid.»

1930. Mercado de San Ildefonso

El mercado en pleno proceso de demolición, en 1970.

Uploaded on September 16, 2007 by greta y doraimon

Referencias.-

Arquitecturas Perdidas :Mercados

Mercados, cuestión de supervivencia

La venganza fascista

Cuesta de los Ciegos

La Cuesta de los Ciegos arranca desde la calle Segovia con abundantes escalones hasta llegar a la calle de la Morería. A su paso cruza la calle Beatriz Galindo desde donde la altura ya permite divisar el panorama de la vega del Manzanares: edificios y más edificios. Decía Mesonero Romanos a propósito del escarpado altozano desde el que se llegaba a la plaza de la Morería: «Desde la calle Segovia, trepando, más bien que subiendo, por aquella escabrosa cuesta de los Caños Viejos -junto a la casa del pastor- o por la contigua de los Ciegos, se penetra en el tortuoso laberinto de callejuelas, hoy en gran parte convertidas en ruinas, conocido por la Morería…»
(Mesonero Romanos, en El antiguo Madrid, 1861 ).

Imagen de la Cuesta de los Ciegos captada a principios de los años 40 del siglo XX.

Cuesta de los Ciegos, años 60.

En tiempos, la Cuesta de los Ciegos, pasaje con leyenda milagrera, fue peligroso escarpe, hasta que alguien decidió que era menester dotarla de escalones; y así se hizo. Sin embargo, mediados los años cuarenta del siglo XX, el estado de la escalinata -como se aprecia en la foto- era más bien precario, por no decir ruinoso. Estado en el que también debieron de quedar los edificios que se ven en la instantánea, pués ninguno ha sobrevivido a nuestros días. En la foto, la casa que se intuye a la izquierda debió de ser el número 27 de la calle Segovia. En la actualidad ese espacio está ajardinado, y junto al lugar donde aparece un patio o jardín tapiado, un poco más abajo, está el actual número 29 de la calle Segovia, que en la fecha en que la foto fue tomada ya debía de llevar varias décadas construido.

Fotografía aérea de 1956, donde se aprecia como todavía seguían en pie alguno de los edificios ya desaparecidos. (Foto NomeCalles)

Vista aérea actual de la zona (Foto Google Maps)

La Cuesta de los Ciegos en la actualidad. (Foto cargada en Flickr por J. Labrado)

Foto de 1900 que nos muestra parte de la barriada de Alfonso VI, que se encontraba al oeste de la Cuesta de los Ciegos, al otro lado de la Morería y comprendía la Cuesta de Javalquinto, la Calle Beatriz Galindo y parte de la Calle Segovia. Todo ésto que se ve forma parte en la actualidad de los jardines de las Vistillas. Al fondo se ve el Palacio Real, y más al fondo el Cuartel de la Montaña.

“Chalets” adosados del siglo XIX en el barrio de Tetuán (Madrid)

Casas adosadas de la Constructora Benéfica en Tetuán-Bellas Vistas ( 1876 )

La Constructora Benéfica fue una asociación de caridad fundada por Concepción Arenal en 1872, dedicada a construir viviendas para obreros. Era un periodo en el que la afluencia de población del campo para trabajar como obreros industriales, en un Madrid que experimentaba una prometedora expansión industrial, era incesante y la vivienda escaseaba y era cara. Surgió entonces, en algunos ámbitos –muy reducidos- la inquietud social por crear viviendas dignas para el incipiente proletariado. En 1876, se realizó esta promoción de viviendas en el barrio de Tetuán, zona de asentamiento de buena parte de la inmigración campesina. Este es un ejemplo de las viviendas unifamiliares de carácter social realizadas en el último tercio del siglo XIX por Arturo Calvo Tomelén, del que cada vez quedan menos exponentes testimoniales, a causa de la avanzada remodelación del barrio de Tetuán. Su construcción, en ladrillo visto, sin demasiadas concesiones decorativas con el fin de abaratar costes, dispone las viviendas en hileras adosadas de dos plantas y setetenta y ocho metros cuadrados de superficie. La fachada es semejante en todas las unidades y la ordenación de huecos simétrica, guardando en todo el conjunto los mismos criterios de proporción. Las soluciones de cornisas, lineas de imposta y guardapolvos sigue las pautas típicas de las construcciones económicas de la época.

Viviendas de la Constructora Benéfica en la barriada de Bellas Vistas  en 1909.

Detalle de las impostas de ladrillo ejecutadas con la sobria armonía que preside el estilo austero de este conjunto de casas económicas para obreros de 1876 en el barrio de Tetuán.

«En la misma calle Avelino Montero Ríos, en el número 27, enfrente de las fotografiadas arriba, se tiró una de las viviendas y se construyó una nueva de “corte moderno” con una planta más y garage» ( Foto: E.F.-2008 )

Nota: Esta foto se incluyó a partir de un comentario de Pablo (El DoctorHache), en la que hacía notar el desatino cometido en una de las viviendas, que  había visto aumentada una altura, rompiendo la unidad del conjunto. Como se ve en la foto, hubo más «tropelías».

Angel Laciana García (Arquitecto)

Angel Laciana García es uno de los arquitectos que más construye en el Madrid de los años 30 y podría pasar por  ser uno de los  más representativos del racionalismo madrileño, por sus numerosos proyectos en el ensanche de la capital, en especial en los barrios de Ibiza, Delicias y Argüelles.
La tipología de sus proyectos responde al típico lenguaje formal del racionalismo madrileño que se repitió ampliamente por toda la ciudad. Laciana también proyectó un cine, el Espronceda ( 1943 ), que estaba situado en la calle Alonso Cano 28 y que recientemente ( 2001 ) fue demolido para la construcción de viviendas.

Laciana construyó edificios de viviendas en el Paseo de las Delicias 99 ( 1932 ), calle Viriato 46 ( 1936 ), calle Menorca 4, 6 y 8 (1935-39  ), etcétera.  Siguen algunos ejemplos más:

Tres edificios de viviendas
Paseo del Pintor Rosales 50 y 52 c/v Altamirano
( 1935-1936 )

Edificios de viviendas entre medianerías y sobre un solar en esquina el central, resuelto en un lenguaje expresionista al estilo de Cine Europa de Gutiérrez Soto. El conjunto se corona, sin solución de continuidad, con un ático precedido de cerramiento a modo de logia abierta que configura una singular fachada donde conviven elementos de muy diversas tendencias estilísticas, expresionistas, racionalistas, incluso «art déco» en la forja de los portales. Se alterna el ladrillo con los paños enfoscados y las secuencias contrapeadas de antepechos volados, con los curvados vértices de los balcones, todos con barandas metálicas. Siguiendo los modelos formales de las construcciones burguesas del ensanche, las estancias principales se sitúan en las crujías de fachada sobre el eje de los espacios de distribución y patios de luces.

Calles Benito Gutiérrez, 33 y Juan Álvarez Mendizábal (1934)
Este edificio es el precedente para unos posteriores levantados en las calles Pintor Rosales 52 y Altamirano 37 (1935-36), donde sus rasgos racional-expresionistas ya son más que notables. La aplicación de Laciana de fórmulas de la vanguardia europea de los años 30 le lleva a diseñar este edificio de gran austeridad formal pero de expresivos y dinámicos rasgos estéticos que se ven acentuados por las líneas curvas de su chaflán. Los redondeados balcones de obra, corridos en la primera y última planta, acentúan la horizontalidad del edificio. Destaca en el conjunto el torreón central que remata la obra dotado de un conjunto corrido de ventanas de gran originalidad.

Edificios de viviendas en la calle Doctor Castelo 14 con Lope de Rueda 38, 40 y 42
(1933)

En este conjunto, compuesto por cuatro edificios, cada uno de ellos se distribuye en cuatro viviendas por por planta, dos de ellas exteriores. El que hace chaflán consta de tres viviendas por planta, todas ellas exteriores.

laciana_doctor-castelo-14_2008_small

Edificios de viviendas en las calles Vallehermoso 58 y 60 Donoso Cortés 26
(1934)

Viviendas en esquina entre medianerías realizados en observancia de los principios funcionalistas más estrictos, la mayoría de las viviendas exteriores y unas pocas interiores iluminadas por un patio de luces amplio. La factura racional_expresionista, especialmente notable en el chaflán curvo se ve nfatizado por la marcada horizontalidad de las líneas marcadas por los balcones y por el redondeamiento de las esquinas.

Calle Donoso Cortés 32 y 34
(1932 y 1934)

Se trata de dos bloque gemelos entre medianerías, de simétrica composición con sendos torreones centrales que marcan los áticos, elementos que son recurrentes en Laciana. Los balcones, aterrazados, son amplios y muy volados. En los pisos inferior y superior las balconadas son corridas y redondeadas en sus extremos. Domina el ritmo horizontal y la maciza volumetría de los cuerpos volados. Destacan las texturas alternativas de revocos y entrepaños de ladrillo visto.

Dos edificios de viviendas en las calles Rafael de Riego 30 con calle Áncora 9 y 3
(1933-34)

Viviendas para Dª Pilar Díaz, uno de ellos situado en esquina. Este presenta peculiaridades formales como el juego de pechos y antepechos contrapeados, líneas de ladrillos y franjas horizontales remarcando los huecos. Las barandillas son simples, redondeadas y los paramentos enfoscados a dos colores. De las cinco viviendas por planta -siete-, cuatro son exteriores. En este caso Laciana evita las líneas curvas en el chaflán, si bien las aristas las suaviza. El conjunto es rematado con un torreón central.

Calle Ancora con Calle Rafael de Riego 30 (Angel Laciana)

(Angel Laciana , FOTO cargada en Flickr por Enrique Fidel)

Dos edificios de viviendas en las calles Rafael de Riego 30 con calle Áncora 9 y 3
(1933-34)

Calle Rafael de Riego 21_1935 (Angel Laciana)

(Angel Laciana, FOTO cargada en Flickr por Enrique Fidel)

Edificio de viviendas en la calle Rafael de Riego, 21  ( 1933-35 )

La licencia municipal para la demolición total del cine Espronceda Angel Laciana García, 1943) fue concedida a «Grupo 2 Reunidos S.L.» en diciembre del año 2000, con el fin de realizar en un conjunto de 34 viviendas, varios locales y garajes.

Referencias.-

Arquitectura de Madrid. Ensanches
COAM
Madrid, 2003

NOTALos enlaces al catálogo de edificios del COAM no funciona desde mediados de 2007.

IES "Jaime Vera"

(Foto: Enrique F. Rojo, 2008)

Hace unos días pasé por delante del IES Jaime Vera, antiguo Grupo Escolar Emilio Castelar. Me sorprendió el estado de abandono del edificio. Al menos desde afuera se aprecia un deterioro notable de la fachada. Después, informándome acerca del centro en internet, he conocido la realidad del Instituto a partir de noticias y reportajes publicados hace unos años en la prensa.

Fundamentalmente se unen dos cuestiones: la masiva matrícula de niños inmigrantes en el Instituto frente a los colegios concertados, y la política de educación del Gobierno de la Comunidad de Madrid, que parece dispuesta a condenar la educación pública a un segundo plano. Más en los centros con un número alto de niños extranjeros. Según parece, en 2005 el «Jaime Vera» no disponía de medios suficientes para funcionar con normalidad. Incluso, en 2002 ya se solicitó una partida para reparar la fachada, dinero que, dado el actual estado del edificio, todavía no parece que se haya entregado. No sé cúal será la situación del centro en 2008. (Nota: En 2011, se hicieron obras de reforma del edificio. Ver Comentarios)

Por lo pronto, he encontrado un esclarecedor post en el BLOG «Ser o No Ser» parte de cuyo texto recojo:

“-¿A qué colegio llevas a tu hijo?- me preguntó una conocida.

-Al “Jaime Vera”-, contesté, y ella puso cara de asombro. -Sí…, el que hace esquina con la C/Avila- aclaré.

– Ah! Al colegio de la ONU…- dijo subiendo el rostro con cierto aire de ¿desprecio?… Sonreí con aire divertido y dije: – Sí. ¿Por qué lo llamas así?.

– ¡Hombreee! Cuando pasas por allí a la hora de la salida, no sabes en qué país estás: Marruecos, Filipinas, Ecuador, Guinea, Perú, Polonia, Rumanía…. En cualquiera menos en España.

– Es verdad – dije sin perder la sonrisa- Conviven tantas culturas juntas. Es de lo más enriquecedor.”

(Seguir leyendo el artículo)

(Foto: Enrique F. Rojo, 2008)
Antiguo «Grupo Escolar Emilio Castelar», hoy IES Jaime Vera. Estaba situado en la calle marqués de Leia c/v a San Germán, en la actualidad Alonso Castrillo c/v a Infanta Mercedes. Su fachada principal se orienta hacia el sur y disponía de piscina cubierta en el frente del edificio con planta semicircular y zona de solarium. El Grupo disponía de 18 aulas con capacidad para 900 niños y niñas y se organiza en dos alas unidas por un cuerpo central, separándose los grupos según el eje central de simetría. En la planta baja, además de la piscina se encontraban los servicios comunes, baños, duchas, comedor, guardarropa, instalaciones sanitarias, biblioteca, etc. (Foto: Sección de Construcciones Escolares del Ayuntamiento de Madrid, 1933/ Enrique F. Rojo, 2008)

 

La ejecución de la obra estuvo dirigida por Bernardo Giner de los Ríos y por su ayudante Guillermo Diz. La inaguración del centro tuvo lugar el 6 de noviembre de 1933 con la presencia del Presidente de la República Niceto Alcalá Zamora. Sus fachadas están revocadas en parte, siendo el resto de ladrillo visto. El tejado se sustituye por la terraza y prácticamente se suprimen cornisas e impostas, según las tipologías que se venían desarrollando en los Grupos Escolares, ya iniciadas por Antonio Flórez Urdapilleta.  (Foto: Enrique F. Rojo, 2008)
IES Jaime Vera, en la calle Alonso Castrillo c/v a Infanta Mercedes.
(Foto: Enrique F. Rojo, 2008)

Referencias.-

Sobre el mismo tema: Miguel es minoría (Elpais.com 11/11/2007)

La escuela en Madrid durante la II República (pdf)

Jacinto Uceda, Director del IES Jaime Vera

Las terrazas de la Plaza de Santa Ana

En enero de 2011 el Congreso de los Diputados aprobaba la Ley Antitabaco que prohibía fumar en lugares públicos. Unos meses después los Ayuntamientos de las ciudades de toda España, entre ellos los Ayuntamientos de Madrid o Barcelona, elaboraban una ordenanza que facilitaba los trámites para obtener la licencia para colocar terrazas en espacios públicos y la solicitud de permisos se disparó.

Plaza de Santa Ana (Foto: Enrique F. Rojo, 2008)

En la Plaza de Santa Ana de Madrid, los bares que circundan la plaza desde hace mucho tiempo han dispuesto de la calle a su antojo. Según parece, sin permiso municipal. Los bares ponían sus terrazas tanto en las aceras como en el centro de la plaza, abarrotando su espacio para disfrute de los «ocasionales» que por ahí nos dejábamos caer.

Pero los vecinos, hartos de que advenedizos transeuntes les robaran las calles y la plaza, se quejaron. Y he aquí, que el Ayuntamiento ha reaccionado, no se sabe si por regular el asunto de las terrazas con intención recaudatoria, o bien por dar satisfacción a los vecinos agraviados y desfacer el entuerto. Las terrazas a partir de ahora pagarán -¡faltaría más!-, o tendrán que desaparecer. Se acabó la permisividad municipal.
Lo que no se acaba de entender es que existiera este vacío legal al respecto y que las quejas vecinales no tuvieran respuesta por falta de legislación a la que acogerse. Atrás quedan los días en los que Santa Ana era punto de encuentro de artesanos y aficionados al sano arte de la artesanía. Y también el nefando periodo del nefasto concejal Matanzo, martillo de herejes y dueño y señor de su distrito (Centro), el olvidado «Sheriff» de Madrid capital que resolvía los «desórdenes públicos» «cubata» en mano y a la voz de «¡Carguen!». (¿A qué me recuerdan estas evocaciones…?)

Ahora que el municipio madrileño se ha decidido a regularizar las indocumentadas terrazas, en estas fechas en las que los ciudadanos las buscan como si de un oasis en medio del desierto se tratara, esperemos que vecinos y comerciantes queden contentos y así los visitantes ocasionales también podamos disfrutar de la plaza y de las terrazas sin remordimiento alguno.

ADENDA: En enero de 2011 el Congreso de los Diputados aprobaba la Ley Antitabaco que prohibía fumar en lugares públicos. Unos meses después los Ayuntamientos de las ciudades de toda España, entre ellos los Ayuntamientos de Madrid o Barcelona, elaboraban una ordenanza que facilitaba los trámites para obtener la licencia para colocar terrazas en espacios públicos y la solicitud de permisos se disparó. La nueva ordenanza permite desde entonces la instalación de terrazas tanto en verano como mantenerlas en invierno, para lo que regula también su cierre perimetral y la colocación de aparatos calefactores.

22/06/2015

Referencias.-

Ocho de cada 10 terrazas de Centro son ilegales o incumplen la normativa (El País, 28/06/2016)

Arte callejero

Interesante reportaje de elpais.com
«Una serie de artistas callejeros redefine las partes olvidadas de la ciudad, que plantan en plazas y esquinas sus esculturas, que practican la contrapublicidad usando sus mismas armas. La Tate Modern de Londres los acoge, pero ellos prefieren seguir sueltos». (SEGUIR LEYENDO en elpais.com)

Mural de Michael Genovese (con Juan Ángel Chávez y Cody Hudson) en Chicago 2004. Esta obra aparece en el libro Creatividad en la calle, de Francesca Gavin (editorial Blume).

Trabajo de Dan Witz, en Nueva York, en 2004. Foto incluida en el libro Creatividad en la calle.

Foto Flickr: AngeldeOlavide)

(Foto flickr: seretuaccidente)

Obras de Jorge Rodríguez Gerada, en Barcelona y Madrid, 2005-2007. Rodriguez Gerada usa la técnica del carboncillo para estos colosales retratos sobre fachadas, los cuales con el tiempo, como si fueran fantasmas, se desvanecen hasta desaparecer.

Referencias.-

REPORTAJE de elpais.com

Reportaje: «La esencia de Malasaña»

Jorge Rodríguez Gerada

«Blogueando»

«Blogueando» por la red -permítaseme el imperfecto y bárbaro gerundio – , he dado con dos interesantes blogs de cuya existencia dejo aquí constancia. El primero, sin que el orden de su cita suponga una valoración particular que al otro pueda desmerecer, se llama Recuerdos a Olvidar y muestra imágenes sugerentes que se acompañan del comentario sugerido -casi un pie de foto-, siempre sagaz, irónico y divertido. El otro se llama Abandonalia y está dedicado al «encanto especial de los lugares abandonados…» Un blog para cazafantasmas. En efecto, la atracción inexplicable y muchas veces irreprimible que pueden ejercer las ruinas y los edificios abandonados, convierten su visión en algo mágico. En este blog se puede compartir la experiencia.
Seguro que a más de un habitual de Urban Idade le gustarán por igual ambos blogs. Tanto como a mí.

Actualización 27 de octubre de 2020. Han pasado 12 años desde la publicación de este «post» del blog y, lamentablemente, ninguna de las dos bitácoras referidas se mantiene viva. Desconozco qué fue de ambas. Si bien el devenir de cada una es distinto. Recuerdos a Olvidar desapareció del mundo virtual, seguramente de motu proprio; seguramente para abordar otros proyectos, desde la creatividad y el ingeno de su creador. El otro blog, Abandonalia, no  ha desaparecido, pero desde 2016 no se actualiza. Una lástima, porque el misterio del abandono sigue vivo.   

No es mi entención hacer literatura de estas pérdidas, pero parece paradójico que, por su desaparición nos olvidemos del blog de los recuerdos, y que la bitácora del abandono, ahora nos deje, envueltos en el misterio.

Frontón "Beti-Jai" (II)

El último frontón de Madrid

Enrique Domíngez Uceta
El Mundo ( 1998 )

«Beti-Jai representa un doloroso episodio para quienes conocen los problemas de conservación del patrimonio arquitectónico de Madrid. Era uno de los frontones que abrían sus puertas en la capital a finales del siglo XIX, donde existía una gran afición por el deporte de la pelota y por las apuestas que se cruzaban en los partidos.

La afición era tan fuerte que se construían espectaculares edificios de calidad que estaban entre los más interesantes de su tiempo. Uno de los mejores era el frontón Beti-Jai, levantado en 1893 en estilo neomudéjar, con la tecnología más moderna de la época (hierro fundido), y con una alta calidad estética en la resolución de sus graderíos sobre curvas vigas metálicas, y en el espectacular muro de ladrillo que servía de fondo a la tribuna.

Por diversas y afortunadas circunstancias, el edificio del frontón ha superado todos los periodos de vandalismos bélicos, políticos y especuladores que han castigado el patrimonio arquitectónico de la ciudad desde que esta rara pieza se construyera hace 104 años.

«El Beti-Jai es el único superviviente de esta tipología en Madrid, pero su estado de conservación es alarmante. Hace décadas que los propietarios mantienen completamente abandonados a su suerte los elementos arquitectónicos más valiosos del edificio.»

La tipología del edificio para frontón-espectáculo tuvo excelentes ejemplos en Madrid, destacando entre ellos el Frontón Jai-Alai, de la manzana del Museo Etnológico, y el Frontón Recoletos, de Secundino Zuazo, cuya desaparición fue una de las pérdidas más lamentables de la arquitectura moderna.

A partir de 1991, gracias Chueca Goitia, académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, se logró su declaración como Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento.

En la práctica, esto supone que sólo se admiten obras para restituir el edificio a su estado original. Y esa recuperación estaría plenamente justificada, salvados los legítimos derechos de sus ocupantes actuales, a los que tanto debe la supervivencia del edificio».

«El interesante espacio interior del frontón no se adivina al contemplar la discreta fachada ecléctica de Marqués de Riscal, número 7.»

«Hay que asomarse a la entrada lateral de coches para ver un angosto callejón formado por una medianería y un muro de ladrillo con una extraordinaria riqueza formal, cubierto de arquerías y motivos decorativos típicos del neomudéjar.

Atravesándolo se accede al gran espacio al aire libre de la antigua cancha, ahora ocupada por las naves del taller de automóviles. Cuatro largos graderíos en pendiente, en los que se instalaba el público, corren a lo largo de la pista y se curvan armoniosamente en su extremo.

El encanto del espacio es innegable a pesar del estado de abandono. Basta contemplar sus columnas de hierro fundido, las vigas curvadas que sostienen los pisos de las gradas, y el rico trabajo de forja de las barandillas para evocar imágenes de la arquitectura de las plazas de toros y de la arquitectura de hierro del XIX, casi desaparecida de nuestras calles».

«El valor del edificio es indiscutible, y su recuperación sería la del último elemento de una tipología extinta. La mejor conservación es aquélla que devuelve a los edificios al uso cotidiano, a través de actividades rentables que permitan el mantenimiento, a menudo costoso, del monumento».

beti_jai_1894«En el caso del Frontón Beti-Jai existe una iniciativa valiosa que recuperaría el frontón para su uso original, devolviendo a Madrid los partidos de pelota e integrando la capital en el Circuito Internacional que tiene en los frontones de Florida, un modelo de gestión de las canchas en las que es posible apostar y cenar durante los partidos.

La sociedad Jai-Alai dispone de un anteproyecto de rehabilitación del frontón bajo una cubierta que cobijaría lo que hasta ahora es un edificio al aire libre. El aforo del nuevo local de uso deportivo-cultural sería de unas 3.000 personas, en pleno centro y bien comunicado. Estaríamos ante una oportunidad real de resolver un grave problema de abandono patrimonial.

El proceso no admite demora, porque el tiempo juega a favor de la destrucción del edificio. El hierro se oxida desde hace un siglo, y el agua ataca al edificio acelerando su deterioro. Es muy urgente tomar una resolución respecto al edificio, y parece que existen diversas posibilidades, desde la acción puramente institucional a la colaboración con entidades privadas que disponen de proyectos atractivos para recuperar edificio y uso. Es una oportunidad histórica que no se debe dejar pasar».

«Construido a partir de 1893 por el arquitecto Joaquín Rucoba, el frontón madrileño era gemelo del desaparecido frontón Beti-Jai de San Sebastián, obra del mismo autor.»

«El edificio pertenece a la llamada arquitectura del hierro, y es pariente del Palacio de Cristal del Retiro, del Palacio de Velázquez y de la estación de Atocha. Chueca Goitia lo relaciona también con la desaparecida plaza de toros de Rodríguez Ayuso. Se trata de un caso curioso de frontón neomudéjar, un estilo de éxito en Madrid durante aquellos años, que vincula la obra con la cultura madrileña de la arquitectura de ladrillo.

El edificio se compone de un cuerpo con fachada ecléctica que da a la calle, y una gran cancha al aire libre de 11,50 metros de anchura por 67 metros de fondo, acompañada en un lateral por cuatro graderíos sustentados en estructura de hierro y cerrados por un muro de ladrillo con decoración neomudéjar.

En total, son 3.420 metros cuadrados de solar con un fondo de 90 metros desde la calle. La capacidad del frontón cuando estaba en activo era de 4.000 personas. La instalación funcionó hasta el año 1919, fecha en que solicitaron permiso para hacer cabinas para coches. En 1924 se levantaron tres grandes pabellones en la cancha y se convierte en un garaje.

Joaquín Rucoba también es autor de la plaza de toros de Málaga, de la Casa Consistorial de Bilbao y, en Madrid, del Asilo del Buen Suceso (en la calle de Buen Suceso, 12; entre Tutor y Martín de los Heros)».

TEXTO: Enrique Domíngez Uceta
El Mundo ( 1998 )

Fotos: Igor González

Fotogramas de la película Madrid ( 1987 ) de Basilio Martín Patino, en las que el frontón «Beti-Jai» simula ser una especie de corrala habitada.

Más datos AQUÍ

El frontón más antiguo de Madrid, en ruinas (reportaje de El País)


tve_beti-jai_1996

Video del Frontón «Beti Jai», grabado en 1996 por TVE.

Frontón «Beti-Jai» (II)

El último frontón de Madrid

Enrique Domíngez Uceta
El Mundo ( 1998 )

«Beti-Jai representa un doloroso episodio para quienes conocen los problemas de conservación del patrimonio arquitectónico de Madrid. Era uno de los frontones que abrían sus puertas en la capital a finales del siglo XIX, donde existía una gran afición por el deporte de la pelota y por las apuestas que se cruzaban en los partidos.

La afición era tan fuerte que se construían espectaculares edificios de calidad que estaban entre los más interesantes de su tiempo. Uno de los mejores era el frontón Beti-Jai, levantado en 1893 en estilo neomudéjar, con la tecnología más moderna de la época (hierro fundido), y con una alta calidad estética en la resolución de sus graderíos sobre curvas vigas metálicas, y en el espectacular muro de ladrillo que servía de fondo a la tribuna.

Por diversas y afortunadas circunstancias, el edificio del frontón ha superado todos los periodos de vandalismos bélicos, políticos y especuladores que han castigado el patrimonio arquitectónico de la ciudad desde que esta rara pieza se construyera hace 104 años.

«El Beti-Jai es el único superviviente de esta tipología en Madrid, pero su estado de conservación es alarmante. Hace décadas que los propietarios mantienen completamente abandonados a su suerte los elementos arquitectónicos más valiosos del edificio.»

La tipología del edificio para frontón-espectáculo tuvo excelentes ejemplos en Madrid, destacando entre ellos el Frontón Jai-Alai, de la manzana del Museo Etnológico, y el Frontón Recoletos, de Secundino Zuazo, cuya desaparición fue una de las pérdidas más lamentables de la arquitectura moderna.

A partir de 1991, gracias Chueca Goitia, académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, se logró su declaración como Bien de Interés Cultural con categoría de Monumento.

En la práctica, esto supone que sólo se admiten obras para restituir el edificio a su estado original. Y esa recuperación estaría plenamente justificada, salvados los legítimos derechos de sus ocupantes actuales, a los que tanto debe la supervivencia del edificio».

«El interesante espacio interior del frontón no se adivina al contemplar la discreta fachada ecléctica de Marqués de Riscal, número 7.»

«Hay que asomarse a la entrada lateral de coches para ver un angosto callejón formado por una medianería y un muro de ladrillo con una extraordinaria riqueza formal, cubierto de arquerías y motivos decorativos típicos del neomudéjar.

Atravesándolo se accede al gran espacio al aire libre de la antigua cancha, ahora ocupada por las naves del taller de automóviles. Cuatro largos graderíos en pendiente, en los que se instalaba el público, corren a lo largo de la pista y se curvan armoniosamente en su extremo.

El encanto del espacio es innegable a pesar del estado de abandono. Basta contemplar sus columnas de hierro fundido, las vigas curvadas que sostienen los pisos de las gradas, y el rico trabajo de forja de las barandillas para evocar imágenes de la arquitectura de las plazas de toros y de la arquitectura de hierro del XIX, casi desaparecida de nuestras calles».

«El valor del edificio es indiscutible, y su recuperación sería la del último elemento de una tipología extinta. La mejor conservación es aquélla que devuelve a los edificios al uso cotidiano, a través de actividades rentables que permitan el mantenimiento, a menudo costoso, del monumento».

beti_jai_1894«En el caso del Frontón Beti-Jai existe una iniciativa valiosa que recuperaría el frontón para su uso original, devolviendo a Madrid los partidos de pelota e integrando la capital en el Circuito Internacional que tiene en los frontones de Florida, un modelo de gestión de las canchas en las que es posible apostar y cenar durante los partidos.

La sociedad Jai-Alai dispone de un anteproyecto de rehabilitación del frontón bajo una cubierta que cobijaría lo que hasta ahora es un edificio al aire libre. El aforo del nuevo local de uso deportivo-cultural sería de unas 3.000 personas, en pleno centro y bien comunicado. Estaríamos ante una oportunidad real de resolver un grave problema de abandono patrimonial.

El proceso no admite demora, porque el tiempo juega a favor de la destrucción del edificio. El hierro se oxida desde hace un siglo, y el agua ataca al edificio acelerando su deterioro. Es muy urgente tomar una resolución respecto al edificio, y parece que existen diversas posibilidades, desde la acción puramente institucional a la colaboración con entidades privadas que disponen de proyectos atractivos para recuperar edificio y uso. Es una oportunidad histórica que no se debe dejar pasar».

«Construido a partir de 1893 por el arquitecto Joaquín Rucoba, el frontón madrileño era gemelo del desaparecido frontón Beti-Jai de San Sebastián, obra del mismo autor.»

«El edificio pertenece a la llamada arquitectura del hierro, y es pariente del Palacio de Cristal del Retiro, del Palacio de Velázquez y de la estación de Atocha. Chueca Goitia lo relaciona también con la desaparecida plaza de toros de Rodríguez Ayuso. Se trata de un caso curioso de frontón neomudéjar, un estilo de éxito en Madrid durante aquellos años, que vincula la obra con la cultura madrileña de la arquitectura de ladrillo.

El edificio se compone de un cuerpo con fachada ecléctica que da a la calle, y una gran cancha al aire libre de 11,50 metros de anchura por 67 metros de fondo, acompañada en un lateral por cuatro graderíos sustentados en estructura de hierro y cerrados por un muro de ladrillo con decoración neomudéjar.

En total, son 3.420 metros cuadrados de solar con un fondo de 90 metros desde la calle. La capacidad del frontón cuando estaba en activo era de 4.000 personas. La instalación funcionó hasta el año 1919, fecha en que solicitaron permiso para hacer cabinas para coches. En 1924 se levantaron tres grandes pabellones en la cancha y se convierte en un garaje.

Joaquín Rucoba también es autor de la plaza de toros de Málaga, de la Casa Consistorial de Bilbao y, en Madrid, del Asilo del Buen Suceso (en la calle de Buen Suceso, 12; entre Tutor y Martín de los Heros)».

TEXTO: Enrique Domíngez Uceta
El Mundo ( 1998 )

Fotos: Igor González

Fotogramas de la película Madrid ( 1987 ) de Basilio Martín Patino, en las que el frontón «Beti-Jai» simula ser una especie de corrala habitada.

Más datos AQUÍ

El frontón más antiguo de Madrid, en ruinas (reportaje de El País)


tve_beti-jai_1996

Video del Frontón «Beti Jai», grabado en 1996 por TVE.