Imprenta Municipal y la sede de "El Imparcial"

Imprenta Municipal

C./ Concepción Jerónima, 15 y 17
Francisco Javier Ferrero Llusiá ( 1933 )


Construido en 1933 por el arquitecto de la Oficina Técnica Municipal Francisco Javier Ferrero Llusiá, responsable también del antiguo mercado de pescados de la Ronda de Toledo (1931) y del viaducto de la calle Bailen sobre la calle Segovia (1932), la Imprenta Municipal es un edificio entre medianerías, construido en un solar irregular, con un patio rectangular. Se trata de uno de los pocos ejemplos que se conservan en el casco histórico de la ciudad de arquitectura industrial racionalista., Entre 1954 y 1955 el edificio se amplió para dar cabida a las nuevas necesidades que el volumen de trabajo de la imprenta requería. Para ello, se encargó la tarea al arquitecto Lucio Oñoro quien, utilizando un solar contiguo, reformó el interior del viejo edificio anexionándolo al nuevo. La parte nueva quedó retranqueada con respecto a la primitiva y mantuvo la misma línea compositiva, lo que permitió una total integración.
Destaca en el edificio la fachada en ladrillo visto con amplias mochetas y la diferenciación de las plantas con una cambiante distribución de los huecos, lo que remarca su horizontalidad.

Muy notable es el diseño del rótulo, con tipos de moda en la época y que nos sugieren al instante este periodo de “arquitectura moderna”, así como el elegante trabajo de forja en la puerta principal.

 

Periódico «El Imparcial»

 

C./ Duque de Alba, 4
Daniel Zavala Álvarez ( 1911 )

Fue construido el edificio por Daniel Zavala Álvarez para el periódico El Imparcial. Su planta es irregular y se distribuyó en dos zonas claramente diferenciadas, según las necesidades impuestas por el trabajo de un periódico moderno como era éste en su momento. La zona de fachada, de rasgos marcadamente eclécticos, típicos de principios del siglo XX, comprendía sótano para talleres, planta baja para administración y planta primera o principal para redacción, biblioteca, secretaría y dirección.

La zona interior, que no es visible desde la calle y que actualmente alberga la sala de un cine, comprendía los talleres de composición, distribuidos en torno a un patio interior, cubierto con claraboyas para una mejor y más natural iluminación.

Primera página de un ejemplar del 30 de diciembre de 1895 de El Imparcial, periódico liberal fundado por Don Eduardo Gasset y Artime, abuelo de José Ortega y Gasset, en la época en la que todavía no se habían mudado a en la calle Duque de Alba y se encontraban en la calle Mesonero Romanos, 31.

En la actualidad el edificio, que mantiene el rótulo que lo identificaba como sede del periódico “El Imparcial”, comparte espacio con un cine (una sala x, de las últimas que deben de quedar en Madrid) un local cerrado y una entidad bancaria. Recientemente ha sido restaurada y pintada la fachada ( 2008 ).