Hospital e Iglesia de El Buen Suceso (siglo XV)

El día 7 Junio de 2006 el hallazgo de los restos de la cimentación de la desaparecida iglesia del Buen Suceso (siglo XV) en la Puerta del Sol, descubiertos por las obras que el Ministerio de Fomento realizaba en la ejecución de un tunel de ferrocarril, llamó la atención acerca de un edificio que habiendo sido de gran relevancia en su tiempo casi nadie conocía.
La noticia tuvo sus ecos a lo largo del periodo que duró la polémica entre los organismos competentes acerca de qué se debía hacer con los restos hallados. Finalmente todo pareció solucionarse y el recuerdo de la vieja iglesia se disipó en el mismo olvido en que permanecía desde hacía tanto tiempo.
Como es habitual en este blog, vamos a tratar de colaborar en el esfuerzo de rescatar del polvoriento trastero antiguas memorias de edificios que un día fueron importantes en la trama urbana y en la vida ciudadana y que la huella del tiempo, con la ayuda de algunos estadistas con gran visión de futuro, no siempre acertada, decidieron eliminar.

Restos de los cimientos del Buen Suceso hallados en las obras de la Puerta del Sol el 7 Junio de 2006.

El Hospital de San Andrés y la Iglesia del Buen Suceso

El hospital de San Andrés se encontraba, según cuenta Ramón de Mesonero Romanos en “El Antiguo Madrid”, al principio de la Carrera o Camino de San Jerónimo, que era el camino que conducía a dicho monasterio y a las ermitas de Atocha, San Juan, Santa Polonia y otras, en la parte de afuera de la población. Se construyó en 1438, con ocasión de la gran peste que en ese año asoló Madrid, y lo hizo para dar socorro y curación a los contagiados. En un principio se trataba de pequeñas construcciones en torno a la primitiva ermita de San Andrés. Ya en tiempos de los Reyes Católicos se creó el Hospital de Corte, de carácter itinerante, que en 1529, el Emperador Carlos V situó en el antiguo hospitalillo de la Puerta del Sol, reconstruyéndolo y dándole el nombre de Hospital Real de Corte, para la cura de los soldados y la servidumbre de la casa real y para cualquier accidente aunque no perteneciese a la casa real quien lo sufriera. Por este motivo, y en palabras de Carlos Luís de Cuenca, al haber en el hospital una guardia permanente de personal facultativo “puede afirmarse que el hospital fue la primera casa de socorro que existió en Madrid”. (La Ilustración española y americana, septiembre 1898, pág. 163).Las obras de la casa nueva del hospital finalizaron en 1561, ya en tiempos de Felipe II.

La Puerta del Sol en un grabado de 1760, en donde aparece la iglesia del Buen Suceso.

Cuenta Mesonero Romanos que el nombre le viene dado por una imagen que se veneraba en su altar mayor y fue recibido del Papa Pablo V a quien le fue presentada en 1606 por dos hermanos peregrinos de la congregación de los Obregones, y que por lo acontecido el Papa lo calificó de “buen suceso”; siendo lo ocurrido que yendo ambos de peregrinación a Roma, se refugiaron en unas peñas, cerca de Tortosa, huyendo de una furiosa tormenta, y hallando escondida en ella a esta sagrada imagen, la llevaron consigo a Roma y a su vuelta a Madrid la colocaron en la enfermería del hospital y más tarde en su iglesia, a la que dio el título.

Según parece el edificio de la iglesia era de poco valor artístico y arquitectónico, con escaso trabajo de cantería, salvo en los cimientos y en las columnas y arquería de la cúpula, dominando el ladrillo revocado en su mayor parte. Su construcción fue azarosa y se dio por terminada en 1611, siendo rey Felipe III. Sin embargo, los problemas estructurales del edificio se fueron manifestando continuamente, por lo que en 1697 se determina construir una nueva fachada y trabajar sobre diferentes elementos para garantizar definitivamente la estabilidad del templo.

Acerca de la Iglesia y del Hospital el diario El País en un breve reportaje exponía lo siguiente:
El hospital de San Andrés y la iglesia del Buen Suceso fueron construidos en el último tercio del XVI con la presumible traza de Juan de Herrera, según ha escrito el investigador Miguel Castillo Oreja, del Instituto de Estudios Madrileños. Se alzaban sobre una parcela trapezoidal, con una ermita con culto desde el siglo XV, donde acaban de hallarse vestigios de su cimentación. Tras morir Herrera en 1597, la construcción, considerada como canon del repertorio arquitectónico renacentista, pasó al aparejador Diego Sillero, autor de la plaza Mayor, y a Francisco de Mora.


Asentado en una escalinata de gradas, a la manera del cercano y desaparecido mentidero y templo de San Felipe, el del Buen Suceso tenía 80 metros de fondo por 60 de anchura; se erguía sobre ocho pilastras de piedra berroqueña labradas a la escoda que soportaban cuatro arcos torales. Encima de ellos, una media naranja sujetaba una cúpula rematada por una cruz que fue abatida en 1755 por el terremoto de Lisboa. Su fachada quedaba jalonada por cuatro columnas basadas sobre sillares. Cuatro columnas toscanas de su claustro se conservan hoy en el interior del patio del Museo Municipal, en la calle de Fuencarral, 78. Los fustes procedían del antiguo palacio de Bruguera, junto a la plaza de Colón. Aún cabe observar hoy sobre ellos llagas de armas de fuego de las tropas del vicario de Bonaparte, el duque de Berg, disparadas contra patriotas madrileños alzados en la Puerta del Sol contra el impostor el 2 de mayo de 1808.


Desde su origen, en el siglo XVI, templo y hospital -con 60 camas- jalonaron el límite, primero, después el ensanche y, ya en el XIX, el corazón de Madrid, sometido a un crecimiento imparable hacia el Este.
Bajo la advocación de una Virgen milagrosa favorita de la Casa de Austria, la iglesia fue escenario de las exequias, en 1569, de Isabel de Valois, esposa de Felipe II; de la posterior entrada triunfal de la reina Ana de Austria y, un siglo después, de los fastos para recibir a Carlos VII de Nápoles tras ser entronizado como Carlos III de España. Sobre el frontón triangular de la iglesia fue colocado el primer reloj iluminado de la ciudad, por el cual se guiaban las diligencias».

Como queda dicho, los acontecimientos bélicos de 1808 produjeron daños en el edificio y en 1839 se volvió a reformar. Finalmente, en 1854, el hospital y la iglesia fueron demolidos para poder dar paso al ensanche de la Puerta del Sol.

La Puerta del Sol en una fotografía de mediados del siglo XIX, cuando ya había sido demolida la iglesia del Buen Suceso. Si nos fijamos en la casa de correos, a la izquierda, podemos ver el reloj que se mantuvo ahí hasta 1866 y que perteneció a l Buen Suceso que lo lució en su frontón (fue el primer reloj iluminado de la ciudad) hasta su derribo. Este reloj se puede ver en la fotografía que encabeza el artículo -calotipo de 1854, aproximadamente-, anterior en pocos años al derribo.

Respecto a la Puerta del Sol, Mesonero Romanos, recoge la que él llama primera noticia escrita y primera en la que se halla estampado su poético nombre, en un texto escrito en 1570 por Juan López de Hoyos titulado “Recibimiento de la Reina doña Juana de Austria”, el cual transcribe como sigue:


Llegando la reina doña Ana de Austria cerca del monasterio de nuestra Señora de la Victoria, que es de fraile de la orden de los mínimos, junto al Hospital Real de esta Corte (hospital e iglesia del Buen Suceso), se le ofreció un arco exquisitamente fabricado y medianamente elegido… Este se fabricó en un lugar harto espacioso, que llaman La Puerta del sol; esta tuvo este nombre por dos razones; la primera porque está ella a Oriente, y en naciendo el sol, parece ilustrar y esparcir sus rayos por aquel espacio. La segunda, porque cuando en España hubo aquellos alborotos, que comúnmente llaman las Comunidades, este pueblo, por tener guardado su término de los bandoleros y comuneros, hizo un foso en contorno de toda esta parte del pueblo y fabricó un castillo, en el cual pusieron un sol encima de la puerta, que era el común tránsito y entrada de Madrid. Y después de la pacificación y quietud de estos reinos, por lo mucho que el invictísimo emperador Carlos V, rey de España, nuestro Señor, trabajó en allanar los grandes tumultos y pacificar todos los reinos de España, este castillo y puerta se derribó para ensanchar y desenfadar una tan principal salida
.” (Antiguo Madrid, págs. 264-266).

iglesia-del-buen-suceso

Trás su demolición fue construida una nueva iglesia-hospital en la calle Princesa, distrito de Argüelles, en el año 1868 por el arquitecto Agustín Ortiz Villajos. Después de ser reconstruidos los desperfectos que sufrió en la guerra civil,  fue  demolida en 1975  y sustituida por otra de menor tamaño y diseño moderno, dedicada a la misma advocación del Cristo del Buen Suceso.

Referencias.-

Amigos del Foro

Mesonero Romanos, Ramón de
Antiguo Madrid, paseos histórico-anecdóticos, por las calles y casas de esta villa (1861)
Asociación de libreros de lance de Madrid
Madrid, 1990

El País.com

Wikipedia

6 opiniones en “Hospital e Iglesia de El Buen Suceso (siglo XV)”

  1. Estoy intentando localizar un certificado de defunción de un antepasado que falleció en el Hospital del Buen Suceso ó en el Hospital Militar en 1905 ó 1906 y fué enterrado en el cementerio de Carabanchel Bajo. Pero no se a qué Registro Civil dirigirme.

    ¿Podría alguien indicármelo?

    Gracias

  2. Despues de una ausencia de 45 años,regreso a Madrid como turista.Añorando los tiempos de mi juventud y dando un pàseo por mi antiguo barrio,echo de menos la Iglesia del Buen Suceso que yo visite tantas veces por los años 50.No comprendo el motivo de su sustitucion,siendo aquella tan robusta y bonita.?que saben Vds.
    saludos de F.Beltran

  3. Hola Fernando,
    Los años setenta fueron para la arquitectura de Madrid años difíciles. Se cometieron muchos desmanes, como el de tirar esta iglesia sin que existieran imperativos técnicos. También se demolió la cercana manzana de Pozas por aquella época. Arreglos económicos, legislaciones acomodaticias y mucho afán especulativo es la única respuesta posible para entender esta política del derribo.
    Un saludo.

  4. yo me refugié en esta iglesia durante las manifestaciones de la primera mitad de los setenta. las protestas que empezaban en moncloa, acaban con muchos estudiantes acogiéndose al refugio de la iglesia pues era el único sitio en el que no entraba la policía.
    pero un día cambió todo. recuerdo a la gente gritar mientras corría -las puertas están cerradas, han cerrado la iglesia.
    nos dejaron sin su asilo, y fue demolida.
    que pena de mi madrid, arrasar sus cimientos para construir una ciudad fría y sin memoria. que pena de puerta del sol, quien la ha visto y quien la ve, con esa horrible cosa negra donde había cimientos de la historia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: