Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 17 octubre 2007

 

Ultimo ejemplar

Último número de Liberación del 20 de marzo de 1985

El diario Liberación nació el 9 del mes de octubre de 1984, pero su gestación se remonta quizás a finales del año 1982. Sus impulsores pensaron que hacía falta llenar un espacio informativo y político con un periódico de izquierdas, al margen del sistema establecido, que diese voz a los sin voz y que plantase cara a los poderosos. Criticaron a la izquierda post-franquista de quien dijeron que aplicaba la política de la derecha: social y popular. Liberación fue como una pintada en la pared del poder que se borra en cuanto se descubre.

Quiso ser independiente y se encontró cara a cara con la estructura inexpugnable del poder. Para sobrevivir precisaba del capital que los poderosos le negaron: negativa absoluta de bancos y cajas de ahorros a concederles crédito, presiones de partidos políticos para romper el periódico. Se le atribuyeron fantásticas conexiones con Libia y la KGB soviética para justificar su aparición y desprestigiar la iniciativa.

Mercedes Arancibia_directora de Liberación

Mercedes Arancibia, directora de Liberación, en 1985.

Después de casi seis meses en la calle, Liberación cerró. Desconocían el lenguaje de la piratería y, navegando en sus aguas, era preciso dominarlo para sobrevivir. Así son las arenas movedizas del negocio editorial periodístico.
Daniel Moyano se refirió en el último número a los cronopios -en honrosa apropiación del invento de Julio Cortázar– que constituían el grueso de los lectores y de los autores del proyecto como seres alegres , lúdicos, esperanzados, generosos y terríblemente vitales, que nunca están tristes aunque tengan motivos para ello.

Fueron éstos cronopios editorialistas, entre otros, su directora Mercedes Arancibia -única mujer directora de un periódico de ámbito nacional hasta el momento- , Javier Ortiz, Daniel Moyano, Joan Martínez Alier, Eduardo Barrenechea (subdirector de “Cuadernos para el  diálogo”), Victor Claudín, Xabier Rekalde, Mercedes Fuenzalida, Manuel Sollo, Luís Sanz, José Ruiz, Héctor Anabitarte, Pedro Vicente, etcétera.

Salvando las distancias, que son muchas, ¿es posible que al final la historia se repita? Esperemos que no. Me refiero a las últimas apuestas de algunos periodistas emprendedores que se lanzan al negocio editorial auspiciados por discretos grupos de poder (Público).

(NOTA:  A 26 de Febrero de 2010, todavía es posible leer “otra prensa”, resultado del proyecto mencionado –Público-, si bien las expectativas parece que ya son otras…)

(NOTA, a noviembre de 2016:  En estas fechas las cosas han cambiado bastante para la prensa. Público, que nació en 2007, fracasó como proyecto en su edición en papel en 2012, para derivar en diario digital.

El diario Público fue ideado por Jaume Roures, Tatxo Benet y Toni Cases al inicio de 2007, con el objetivo de introducir en el panorama de prensa española un diario de ideología de izquierda radical. Para ello se constituyó la editora Mediapubli Sociedad de Publicaciones y Ediciones. Al frente del proyecto se situó el periodista y bloguero Ignacio Escolar, que reclutó a profesionales de otros diarios y medios españoles para formar la primera plantilla de la publicación. (Ver Wikipedia)

En en 2012, Ignacio Escolar se desligó de su proyecto y con otros periodistas fundó ese mismo año El Diario, periódico en formato digital creado a partir de la sociedad limitada Diario de Prensa Digital S.L.)

Ambos periódicos han apoyado el nacimiento y desarrollo de la formación política Podemos, nacida a raiz del 15-M de 2011, movimiento cívico crítico con el asentado sistema bipartidista en España y sus derivas perversas.

Curiosamente, la prensa clásica y local, más reacionaria, así como la llamada de referencia, generalista (ABC, El País, El Mundo, La Razón …), de más tirada y de todos los colores, ha coincidido en sumarse a una campaña insidiosa con el propósito de dinamitar al nuevo grupo político como a la prensa que lo apoya y desprestigiar todas las iniciativas.

El argumento de mayor peso ha sido atribuir a Podemos conexiones con paises de dudosas democracias como Irán o Venezuela.  El soniquete suena conocido.

Guardar

Guardar

Read Full Post »

Siguiendo con la serie de “Arquitecturas perdidas” y aprovechando la anterior referencia al metro de Madrid, traigo hoy a colación una de las fecetas del arquitecto gallego Antonio Palacios Ramilo que le convierte en protagonista indiscutible de la historia del transporte suburbano madrileño. Según se cuenta en la Enciclopedia de Internet Madrid histórico, “la obra de Antonio Palacios Ramilo representa un punto de inflexión entre las tendencias arquitectónicas de finales del siglo XIX (eclecticismo, nacionalismo, regionalismo, historicismo) y un modernismo futurista. Su arquitectura tenderá hacia un monumentalismo clasicista en el que se combinan las composiciones volumétricas, el secesionismo vienes, el art déco, el funcionalismo norteamericano, lo autóctono, el empleo de nuevas tecnologías y un perfecto conocimiento de los materiales (hierro, cristal, acero, piedra, cerámica).”

granvia-templete_maqueta.jpg antonio_palacios_ramilo.jpg

Maqueta del acceso a la estación de metro de Red San Luís y retrato su autor, Antonio Palacios

Entre sus numerosas obras en Madrid, se encuentra el proyecto y la construcción de los accesos del metro de la Puerta del Sol y de la Red de San Luís (Gran Vía) para la primera línea del metropolitano (1919). En 1930 la Compañía Metropolitana encargó a Antonio Palacios el diseño y la decoración de todos los espacios interiores y exteriores de la línea Sol-Ventas, realizando los dos accesos referidos. Ambos estaban constituidos por sendos templetes de piedra de granito con escaleras y ascensores de subida y bajada. Los ascensores del acceso de la Red de san Luís, que en origen era sólo uno, llegaban a transportar a una media diaria de más de 30.000 viajeros. En la parte superior poseían una estructura de forja acristalada que, a modo de gigantesca visera, protegía a los viajeros de la lluvia y armonizaba su perfil (no el de los viajeros…). Estos y otros elementos decorativos del metro, hicieron de Madrid una ciudad pionera en el diseño urbano que incluso tuvieron una proyección internacional que se comparaba con Viena (estación Kartsplatz) y París (estación de Guimard). El templete de la Puerta del Sol, que se encontraba en medio de la plaza, fue retirado en 1933, liberando el paso de vehículos que ya en la época comenzaba a aumentar de modo notable.

Finalmente, la última marquesina, la de la Red de San Luis fue también retirada y en la actualidad se conserva, si bien con la pérdida de algunos elementos (la visera de cristal y hierro) en O Porriño (Pontevedra) localidad de origen del arquitecto, en un parque junto a la carretera (Campo da feira).

templete-metro-red-de-san-luis_montaje.jpg

Imágenes del templete de acceso a la estación de Red de San Luís, en la Gran Vía de Madrid. Las fotografías van desde los años treinta hasta últimos 60. La toma en color corresponde a lo que queda de la construcción, retirada a principios de los 70, en su actual emplazamiento en O Porriño (Pontevedra)

Marquesina de la Red de San Luís en 1925.

Marquesina de la Red de San Luís en los años 50.

plano-de-metro-1925.jpg

Plano de las lineas del Metropolitano madrileño en 1925

templete-sol_002.jpg

templete-sol_001.jpg

Dos fotografías de los años 30 del siglo XX que muestran el aspecto del acceso a la estación de Puerta del Sol con su marquesina de hierro y cristal, obra de Antonio Palacios

Referencias.-

Ciudades, arquitectura y espacio urbano (PDF)

Metro de Madrid: setenta años de historia

Read Full Post »

Metro de Madrid-26- Abril-2007Vagón de la línea 9 del metro Madrid. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2007)

Un nuevo argumento para hablar de Madrid : el “metro”. La red viaria de METRO de Madrid funciona como INTERNET, distribuyendo usuarios, a una velocidad cada vez mayor y sirviendo como canal de intercambio intensivo y múltiple a modo de “red de redes”. Esta es una analogía de fortuna  pero que, como parte del amplio conjunto de “redes” urbanas que interactuan entre sí, generando un sistema extenso que se reproduce y amplía día a día, podría asimilarse a la red virtual sin que resulte del todo  forzado.
El “metro” es utilizado en Madrid por más de 600 millones de personas al año, lo que significa que el flujo de personas y las posibilidades potenciales de interacción social son abrumadoras, si bien es cierto que sus corredores son mayoritariamente lugares de paso. En este medio de transporte escondido también viajan millones de historias secretas y hasta vagan almas en pena por sus pasillos, especialmente en invierno, donde se refugian del frío de las calles. Las historias morbosas de  las entrañas de lo oculto, sugeridas por los oscuros túneles, también alimentan el flujo creativo de la imaginación transitando en el metro  por lo desconocido.

Metro Madrid-años 50

 

Lfree_spanish_newspapers.jpga prensa gratuita supone un fenomeno, algo más reciente en España que en otros paises de Europa o EE.UU., que ha encontrado en esta red activa un medio de distribución idóneo. Los periódicos gratuitos se han convertido en los últimos años en los más leídos de la prensa española, “20 Minutos”, “Metro” (este periódico desembarcó en España en 2001 y cerró en 2009,  con 1,5 millones de lectores diarios, “debido a la competencia y a la situación económica“)y “Qué”, aparecen entre los diez primeros por número de lectores. También pueden ser un medio eficaz de control de la información habida cuenta de su “target” (destinatario ideal): lector ocasional de prensa que se conforma con la lectura de titulares y entradillas en tipos de tamaño grande, con lenguaje sencillo, y que se hojeen en poco tiempo (lo que dura un trayecto de casa al tarbajo, por ejemplo), siendo ésta prácticamente su única fuente informativa.

Metro -Bombardeos

En los pasillos del metro madrileño también se vivió el horror de los bombardeos en la guerra civil. Sus andenes y galerías sirvieron como refugio a miles de ciudadanos que intentaban sobrevivir bajo tierra, esquivando la barbarie  y el horror que se labraba a cielo abierto.

También ahora, el cielo protector de la red ampara a una población numerosa de indigentes. Según datos de Cáritas, de un total de pobres en la Comunidad de Madrid que sobrepasa las 540.400 personas, 44.853 viven en una pobreza extrema y 68.631 en una pobreza grave. De entre todos ellos, los “sin techo” son el extremo de la miseria. Son cerca de 8.000 personas y constituyen un colectivo que es «el máximo exponente de la exclusión social». Cada vez hay más hombres y mujeres indigentes que proceden de otros países, aumentan los menores de 40 años de edad, y el número de mujeres con cargas familiares. Todos ellos, los llamados “sin techo” buscan refugio, y muchos lo hacen en el “metro”.

Además de los viajeros recurrentes y de los acasionales que por motivos de practicidad o laborales utilizan el metro sólo como medio de transporte, también están aquellos que tejen su tela en los pasillos como lugar de trabajo. Son los empleados de la Compañía, por supuesto, y los muchos músicos y los vendedoresque deambulan a lo largo de los 277 kilómetros de su red buscando un buen sitio donde ponerse. La Compañía calcula que entre 20 y 50 lo hacen cada día en los pasillos y vestíbulos; otros -decenas-, van con sus instrumentos de vagón en vagón. Pese a que el reglamento de Metro prohíbe las actuaciones en trenes, escaleras o andenes porque dificulta el tráfico.

Y , por último, con un poco de mala fortuna, nos podemos encontrar con alguno de los poco imaginativamente llamados “amigos de lo ajeno”, que también hacen de las galerias del metro su cuartel general. Cada día se denuncian en el metro de Madrid una media de 54 hurtos y un robo con violencia.

Read Full Post »

Mansión

Al entrar en la ciudad de A Coruña por la N-VI siempre llama la atención la estampa del edificio de la finca “El Grajal”, en San Pedro de Nós. En la actualidad es una ruina y para los que lo vemos con ojos románticos no se justifica tan gran abandono. La casa fue levantada entre 1920 y 1924 por los arquitectos Antonio Tenreiro y Peregrín Estellés para su propietario coruñés Julio López Bailly. Poseía dos cuerpos divididos en dos alturas de planta casi cuadrada, buhardilla y sótano. Actualmente la casa de Bailly dista mucho de ser la mansión de otro tiempo en donde había 22 habitaciones y se contaba con ocho personas de servicio, para dar mantenimiento a todas las estancias, jardines y cuadra que poseía.
Después de numerosas vicisitudes, “El Grajal”, que iba a ser rehabilitado por la administración local, cayó en el olvido, y las sucesivas ampliaciones de la carretera le han ido comiendo terreno a la finca hasta dejar a la casa aislada en un montículo, como si de un destierro deshonroso se tratase. Si no se le presta ayuda urgente el viejo caserón moribundo se irá para siempre, si es que no se ha perdido ya.

mansion3.jpg mansion-2.jpg El Grajal 1

1. Montaje de la casa en la actualidad y tal como debió de ser en los años 40 en b/n (Enrique F.), 2. Instantanea de “El Grajal” realizada por Merce , 3. La casa fotografiada por Superkarmen.


Dos instantánes de la casa, recién construida,  cuando  gozaba de vida en su interior y en su entorno (c. 1930)

Read Full Post »