Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29/09/07

La Ciudad Jardín

Se trata de un estilo nuevo de urbanización de la ciudad nacido en el siglo XX.  La ciudad Jardín aglutina un conjunto de ideas características propias de la última centuria del siglo XX y que se desarrollan a lo largo de ésta. Entre ellas destacan la idea de la Ciudad Jardín inglesa —la contribución más temprana, y tal vez más significativa, para replantear los modelos de vivienda colectiva en un contexto desplazado del centro de la ciudad. Influenciados por los escritos de Ebenezer Howard para To-morrow: “A Peaceful Path to Real Refom, 1898, publicado nuevamente como Garden Cities of To-morrow en 1902. La primera Ciudad Jardín (First Garden City) de Letchworth (1904), de Raymond Unwin y Barry Parker, fue organizada con el objeto de descentralizar la metrópoli y así atender a la preocupación social por la salud y la higiene, vistas como alternativas a las condiciones de hacinamiento e insalubridad de la ciudad industrial de las postrimerías del siglo XIX”.

ciudad-jardin.jpg

La Ciudad Jardín Madrileña

Durante los años veinte del siglo XX aparecen en la periferia de Madrid una serie de asentamientos de viviendas unifamiliares regidos según una serie de normas específicas que les otorgan un carácter más o menos uniforme. Son las llamadas “Colonias” cuyo nacimiento está ligado al movimiento internacional de la ciudad jardín. Los primeros ejemplos aparecen en esta zona norte de la ciudad, condicionando su crecimiento y el propio ensanche de la ciudad. La denominada Ciudad Jardín Madrileña está formada por un conjunto de terrenos situados en el término municipal de Chamartín de la Rosa. De todas las intervenciones efectuadas la más interesante es la llevada a cabo por la empresa Fomento de la Propiedad S.A., sociedad urbanizadora catalana que se instaló en Madrid hacia 1915 y que realizó una serie de promociones directas, unas veces, y otras veces mediante la venta de terrenos a otras cooperativas o promotoras.

En el aspecto arquitectónico predominan varias tipologías de viviendas: las agrupadas en bloques de a dos, las adosadas en hileras y las aisladas. Su arquitectura se basa, por lo general, en concepciones regionalistas e historicistas, ligadas a los estilos característicos propios de las regiones de España. La consolidación del núcleo de la ciudad jardín abarca un amplio periodo entre los años 1919 y 1936 y se puede subdividir en dos grupos cronológica y tipológicamente afines.

________________________________________________________________________________

During the 1920s there appear on the edge of Madrid a series of settlements of single-family houses managed according to a series of specifications that bestowed a more or less uniform character. They are the so-called ‘colonies’ whose birth is tied to the international movement of the garden city. The first examples appear on the northern zone of the city, determining their growth and the actual expansion of the city. The one called Ciudad Jardín Madrileña is formed by the grouping of lots situated in the municipality of Charmartín de la Rosa. Of all the operations carried out, the most interesting is that completed by the company Fomento de la Propiedad S.A., a Catalan urbanization society established in Madrid in 1915 which at times carried out a series of direct promotions, and at other times sold land to other cooperatives or promoters.
In the architectural aspect, various types of houses predominate: duplexes, rowhouses, and single-family. Their architecture is based, in general, on regional and historical concepts, tied to the characteristic styles common to the regions of Spain. The consolidation of the nucleus of Ciudad Jardín spans a wide period between the years 1919 and 1936, and can be divided into two groups similar in chronology & type.

______________________________________________________________________________________________________

Dos pinturas de Eduardo Vicente ( Madrid, 1909-1968 ) en las que aparece retratada la casa familiar en la Ciudad Jardín de Madrid.


Delimitada por las calles de Alfonso XIII, Ramón y Cajal, Victor de la Serna y Costa Rica, el primero de ellos lo componen las colonias más antiguas que, entre 1919 y 1920, se asientan en los terrenos de Fomento de la Propiedad S.A., que tienen su eje principal en la calle Alfonso XIII, en el tramo comprendido entre la calle de López de Hoyos y la de Costa Rica. En unos terrenos comunes aparecen las colonias como núcleos aislados y discontinuos, consideradas individualmente por sus promotores. Surge así un núcleo inicial en el cruce de las calles de Alfonso XIII y de López de Hoyos denominado Colonia de Fomento de la Propiedad o Colonia Bosque y Mina , que fue desarrollado directamente por la empresa catalana. Sobre el mismo eje, a su derecha y completamente aislada, se emplaza la Colonia Socialista, que en determinadas fases se apoya en la anterior para completar su promoción. Siguiendo la calle de Alfonso XIII, a la izquierda, está situada la Colonia U.E.M. (Unión Eléctrica Madrileña), con características físicas y urbanas que nada tienen que ver con las anteriores. Al final, y fuera de este eje, se levantó otro núcleo aislado, también de Fomento de la Propiedad, con topologías similares a las dos primeras, pero sin relación física con ellas.

El segundo grupo lo constituirían dos colonias: la Colonia de Primo de Rivera y la Colonia de Prosperidad, construidas ya en pleno periodo de la dictadura de Primo de Rivera, acogiéndose a la segunda legislación de Casas Baratas. Estas dos colonias, pese a estar en contacto físico no tienen acceso directo por sus calles, ni tampoco coinciden en especto ni tipología. Ambas tienen como nexo la clase social a la que se destinaban: trabajadores y funcionarios modestos.

Colonia Mahou-1985

La desaparecida Colonia Mahou en Prosperidad. Fue construida a finales del siglo XIX junto a la también desaparecida Colonia Ibarrondo. A pesar de estar bajo una especial protección, la presión urbanística y especulativa ha acabado con los últimos edificios que quedaban en pie. La foto es de 1985 y corresponde a una de las últimas viviendas de la Colonia. En la actualidad no existe.

Las Colonias anteriores a la Ciudad Jardín

Con anterioridad a la Ley de Casas Baratas de 1911 y al amparo de ésta y de las posteriores leyes de 1921 y 1925, el barrio de La Prosperidad se fue nutriendo de pequeños núcleos de viviendas unifamiliares que fueron conformando las primeras colonias realizadas en Chamartín. Partiendo de primitivos asentamientos de inmigrantes del interior de España que mayoritariamente construyeron sus casas de manera individual y de modo sencillo y sin ningún alarde arquitectónico, como correspondía a su condición económica, se crearon tres pequeñas colonias que más tarde se verían afectadas por el Plan Especial de la Avenida de la Paz (M-30). Eran tres: La Colonia Mahou, la Quinta de la Paloma y la Colonia de Ibarrondo.

Los solares ocupados por la Colonia Ibarrondo eran huertas y melonares pertenecientes a los condes e Villapadierna. Fueron vendidos a los señores de Ibarrondo y Lezcano, quienes a su vez los vendieron ya parcelados. En el área se establecieron campesinos inmigrantes en Madrid, que montaron talleres, vaquerías y merenderos junto a sus viviendas, lo que hizo conocida a la zona como lugar de esparcimiento para los madrileños que frecuentaban la zona durante los fines de semana. Afectada por el Plan Especial de la Avenida de La Paz (M-30), fue destruida gran parte de la colonia y en la actualidad sólo se mantiene en pie una antigua vaquería junto a la calle de López de Hoyos, muy cerca ya de la M-30.

Colonia Ibarrondo-Vaquer�a-2007

Los propietarios de la Colonia Ibarrondo montaron talleres, vaquerías y merenderos junto a sus vivienda, lo que hizo conocida a la zona como lugar de esparcimiento para los madrileños que frecuentaban la zona durante los fines de semana.  (FOTOGRAFÍA: Enrique F. Rojo)

La Colonia Mahou surgió en 1928 de la compra de unos terrenos por parte de una familia de apellido Mahou. Se estableció una cooperativa y se parcelaron los terrenos a razón de unidades de 150 metros cuadrados cada una. Se construyeron 106 casas de una altura y factura sencilla y económica. Afectada por el Plan Especial de la Avenida de La Paz (M-30) las propiedades fueron expropiadas entre los años 70 y 80 y en la actualidad no queda ningún vestigio de la antigua colonia.

La tercera colonia afectada por el Plan fue la Quinta de la Paloma, situada en los aledaños del actual Parque de San Juan Bautista. Llegó a tener en su seno unas doscientas familas que habitaban en viviendas autoconstruidas de una sola planta y aspecto rural. Durante las expropiaciones se eliminaron las infraestructuras de la zona y durante mucho tiempo continuaron viviendo en sus casas las familias que no se quisieron marchar en una condiciones penosas. Finalmente las expropiaciones se llevaron a término y lo que iba a ser una zona de embellecimiento urbano junto a la nueva M-30, se convirtió en una macro operación de especulación urbanística que se puede comprobar en la actualidad.

1. Colonia Socialista o “Ciudad Jardín” (1919/1920)

Esta Colonia, pionera de las realizadas en la Ciudad Jardín madrileña, se construyó al amparo de la ley de abril de 1912 por iniciativa de Pablo Iglesias y Jaime Vera para los afiliados a la Casa del Pueblo. La Cooperativa de Casas Baratas, constituida en 1919, estaba integrada por 116 personas, todos ellos miembros de las diferentes organizaciones que integraban o estaban afiliadas a la Casa del Pueblo. Con la adquisición de los terrenos a Fomento de la Propiedad, S.A., al precio de 62 céntimos el metro cuadrado, se estableció una cuota mensual de cuatro pesetas para las viviendas mayores (tipo A) y de dos pesetas para las de menor tamaño (tipo B). El precio final de las viviendas grandes fue de 19.000 pesetas y de 12.000 pesetas , las pequeñas. Las viviendas tipo A ocupaban una superficie de 200 metros cuadrados, tenían dos plantas de 60 metros cuadrados cada una y un jardín de 20 metros cuadrados alrededor y un patio de 25 metros cuadrados. En la planta baja se situaban un comedor, cocina, dos habitaciones y vestíbulo; en la planta segunda había cuatro dormitorios y un trastero. El Cuarto de baño se situaba en el exterior, al lado de la cocina.
Las viviendas tipo B ocupaban una superficie de 100 metros cuadrados y poseían también dos palntas, de 45 metros cuadrados cada una. La distribución era similar a la del modelo de mayor dimensión. Estaba constituida por 118 viviendas en hilera.
La Colonia está delimitada por las calles Alfonso XIII, Narcisos, Alhelíes, Celindas, Santoninas y Jacintos.

Colonia Ciudad Jard�n-Casa del Pueblo Colonia Ciudad Jard�n-02 Colonia Ciudad Jard�n-01

Colonia Socialista o “Cudad Jardín” (1919/1920), pionera de las realizadas, se construyó al amparo de la ley de abril de 1912 por iniciativa de Pablo Iglesias y Jaime Vera. (FOTOGRAFÍAS: Enrique F. Rojo)


2. Colonia Unión Eléctrica Madrileña ( 1920/ 1927 )

Delimitada por las calles Fernán Núñez, Victor de la Serna y Pintor Rivera, esta colonia fue promovida por Valentín Ruíz Senén, director gerente de la U.E.M., para empleados de la compañía. Al amparo de la Ley de Casas Baratas de 1921 se construyó una primera fase, que más adelante fue completada con arreglo a una nueva Ley en 1924. Consta de viviendas unifamiliares aisladas, con jardín a cuatro fachadas y con gran unidad de estilo arquitectónico.

Colonia Unión Eléctrica Madrileña-02 Colonia Unión Eléctrica Madrileña-03

Colonia Unión Eléctrica ( 1920/ 1927 ) (FOTOGRAFÍAS: Enrique F. Rojo)


3. Colonia de La Prosperidad ( 1926/1935 )

Construida por la Compañía Anónima de Casas Baratas en terrenos próximos a los de la Colonia Primo de Rivera en el eje de la calle Ramón y Cajal. Está delimitada por el Colegio Santa Marca, la Colonia Primo de Rivera, y las calles Gustavo Fernández Balbuena y Navalafuente. Su estructura es ortogonal con manzanas rectangulares con un eje principal de acceso y distribución y un núcleo central constituido por una plaza cuadrada. A esta estructura se superpone una red de calles peatonales de menor dimensión que se superponen de manera perpendicular a las principales. Las viviendas se sitúan en hilera de una y dos plantas, con proche, pequeños jardines delanteros y patio trasero, en parcelas de pequeño tamaño. Se construyó un total de 244 viviendas en tres topologías diferentes.

Calle AtalayaCalle Atalaya, en la “Colonia Prosperidad” de la Ciudad-Jardín de Alfonso XIII. (FOTOGRAFÍA: Enrique F. Rojo)

Sobre esta colonia escribía el cronista madrileño Moncho Alpuente en 1999 las siguientes líneas:
“El perímetro de la plaza de Arriba España forma un polígono irregular y caprichoso definido por las tapias de los hotelitos de la colonia de Prosperidad tapizadas de verde, una empalizada vegetal que avanza día a día devorando el pequeño enclave, que cuenta con varios desniveles, escaleras, setos, vallas y árboles, a cuyo amparo reposan los automóviles de los residentes, invasores camuflados de una plaza que pasa inadvertida a pocos metros del parque de Berlín y de la avenida de Don Santiago Ramón y Cajal.La prosperidad que invoca el nombre del barrio tardó mucho en llegar a estos suburbios de la Villa, que hasta hace un siglo fueron campos de trigo y parcelas de esparcimiento para los ciudadanos en busca de aire puro o de impuros contubernios en ventas y merenderos de mala reputación. Un cronista tan severo como don Amador Fernández de los Ríos se limita a anotar en su guía, al hablar de estos andurriales, la presencia de “casas sin higiene y merenderos repugnantes”, sin entrar en detalles.
Casuchas y descampados sobre los que asentaría su prosperidad el propietario de los terrenos, don Próspero Soynard, al que debe su injustificado nombre hoy una amplia zona del norte de Madrid, en los aledaños del viejo camino de Hortaleza. Prosperidad viene de Próspero, pues hubiera sido irónico, incluso sarcástico, bautizar con tan esplendoroso concepto lo que comenzó como agrupación de modestas colonias de viviendas unifamiliares donde buscaron alojamiento permanente a mediados del siglo pasado los nuevos madrileños a los que no les alcanzaba el presupuesto para adquirir los nuevos y confortables pisos del nuevo barrio de Salamanca y del Plan Castro.

En 1876, Fernández de los Ríos apunta 19 casas rodeadas de campos de trigo, propiedad del próspero Soynard, que no tardaría en parcelar y vender sus fincas rústicas, recalificadas como urbanas en un abrir y cerrar de ojos sin que su nueva calificación llevara consigo los servicios mínimos de agua, electricidad y transporte. El agua corriente llegaría a algunas de las primeras colonias con el fin de siglo gracias a la iniciativa de sus pobladores, mayoritariamente obreros y artesanos, que muchas veces habían construido sus viviendas con sus propias manos y buenos oficios. El transporte público llegaría, a trancas y barrancas, con el primer tranvía, en 1893. A trancas y barrancas porque al tranvía le costó lo suyo acceder a estos desmontes, por las irregularidades del terreno y por el apresuramiento con el que se procedió a su inauguración, antes de que los raíles se afirmaran en el piso. Tal vez estaban cerca las elecciones municipales, pero el caso es que el día de la inauguración descarrilaron numerosos coches e hicieron el ridículo las autoridades inauguradoras. Como una de las razones del fiasco adujo la compañía de tranvías la falta de práctica de los tranviarios, que se enfrentaban por primera vez a la peligrosa ruta, en cuyos flancos no tardarían en surgir nuevas aglomeraciones de hotelitos adosados, pioneros de una irresistible moda que alcanzaría su apogeo en las postrimerías del siguiente siglo.

Una agrupación socialista madrileña relacionada con las casas del pueblo estuvo entre los primeros colonizadores del siglo XX; su colonia modelo, construida y dirigida en cooperativa, sería declarada fuera de la ley en la ilegítima legislación de posguerra, que arrancó las placas correspondientes a Pablo Iglesias y demás compañeros de ideas, para sustituirlos por inocuas denominaciones vegetales y florales.

El grito de “Arriba España” no cuadra ni mucho ni poco con este peculiar reducto de la colonia Prosperidad, edificada entre 1926 y 1935, que contaba con 244 viviendas de una o dos plantas con una extensión total de 35.100 metros cuadrados. El proyecto del arquitecto Luis Larraínzar, que cuenta con calle dedicada en la urbanización, se escribe en la discreta y menestral arquitectura de las primeras ciudades-jardín, cuyo ejemplo más singular y degradado podría ser la vecina Ciudad Lineal de Arturo Soria. Todas estas iniciativas urbanizadoras nacían de un cierto compromiso social y socializante, tal vez algo paternalista, que preveía la existencia de idílicas comunidades obreras, pero con cierto encanto campesino en los suburbios de la ciudad burguesa. Un cinturón costumbrista que impediría el acercamiento, la ingrata vecindad del chabolismo y la marginación.

La prosperidad tardó en llegar y llegó, paulatinamente, una cierta y discreta prosperidad que convirtió las sencillas casitas suburbiales en chalés unifamiliares para jóvenes profesionales de clase media que empezaron a ver con otros ojos su privacidad y a admirar con envidia los arbolillos de sus mínimos jardines, sus rosales y sus emparrados.

Las viviendas obreras de las ciudades jardines y lineales fueron un sucedáneo de andar por casa de la utopía hippy para consuelo de yuppies, que no tardaría en invadir los pueblos más próximos, llevando la ciudad al campo cuando su primer sueño había sido justamente el contrario, llevar el campo a la ciudad.

En la colonia Prosperidad no hay apenas comercios, ni oficinas, ni establecimientos públicos, sólo viviendas particulares una y mil veces rehabilitadas, maquilladas y reconstruidas, entre las que se han ido colando como auténticas “casas de malicia” edificios de pisos que disimulan sus tres plantas al brotar por debajo del nivel de la calle y que se han comido jardines y parterres.

La colonia Prosperidad es un refugio confortable y discreto, una aldea particular al noreste de la urbe con cierto aire londinense, globalizada por las antenas parabólicas y los ordenadores que dejan escapar la luz lechosa de sus pantallas a través de los visillos, entre las ramas de los árboles desnudos”. (Moncho Alpuente. El País 8/3/ 1999)

4. Colonia Bosque y Mina o Colonia de Fomento de la Propiedad ( 1926/1930 )

Situada entre las calles Avenida de Aster, Tilos, Levante y  Lirios. Colonia aneja a la Colonia Ciudad Jardín y compuesta por viviendas de similares características formales.

5. Colonia Primo de Rivera ( 1925/30 )

Situada en el eje de la calle Ramón y Cajal, en las dos aceras y a lo largo de calles paralelas a la principal. Se realizaron 272 viviendas, en la mayor parte de los casos agrupadas en hileras, con jardín a dos fachadas. También algunos pequeños hoteles unifamiliares aislados rodeados de un mínimo jardín. Su perímetro lo forma un trapecio y se articula en torno a una calle central y a otra transversal algo más pequeña.

Calle Arriba España

Calle Arriba España, en la Colonia Primo de Rivera de la Ciudad-Jardín de Alfonso XIII. (FOTO: Enrique F. Rojo)


6. Colonia Albéniz (Colonia de los músicos) 1928/34

Situada junto a la Colonia Imperial, su trazado responde a la sucesión en hilera de viviendas unifamiliares de una o dos plantas y un pequeño jardín a lo largo de una calle principal, la cual es cruzada por otras perpendiculares. Su área está delimitada por las calles Alfonso XIII, Torpedero Tucumán y Santa María Magdalena.

Plano Colonia Albéniz
Planta y alzado de la una vivienda de la Colonia Albéniz (Colonia de los músicos) 1928/34


7. Colonia Jardín de la Rosa (1923/27)

Se trata de 23 viviendas aisladas, de una o dos plantas, de estilo regionalista, con pequeño jardín delantero, entre las calles López de Hoyos, Padre Claret y Valdovín. Fue promovida por la Sociedad Cooperativa de Crédito y se utilizaron los métodos más modernos hasta el momento para la construcción en serie.

Jard�n de la Rosa-Calle Alfonso XIII-1-2007-0

Colonia Jardín de la Rosa ( 1923/27 ) (FOTOGRAFÍA: Enrique F. Rojo)

8. Colonia Cruz del Rayo ( 1927-1930 )

Delimitada por las calles Príncipe de Vergara, Gabriel Lobo, Rodríguez Marín y A. Rodríguez Villa, es la primera Colonia que sigue de alguna manera el modelo de Ciudad Jardín de Howard. El trazado de las calles se articula a partir de una plaza, de la que parten en estrella seis calles, dos de las cuales rescorren de Norte a Sur la Colonia. Una segunda red de calles transversales cortan alas anteriores. El sistema de construcción sigue criterios de máxima economía y las 300 viviendas que la componen presentan una variada topología: desde las unifamiliares independientes hasta los bloque alineados colectivos de dos plantas. Todas las viviendas disponen de jardín y sus fachadas están revocadas, presentando la mayoría detalles decorativos de tipo regionalista.

Casa de la colonia “Cuz del Rayo”, en la calle Rodríguez Marín. (FOTO: Enrique F. Rojo, 2008)

9. Colonia General Valera ( 1926/ 28

Conocido también como Barrio del Carmen, se encuentra situada entre las calles Joaquín Costa, un tramo escaso de Velázquez, Rodrígez Marín y Gabriel Lobo, ejerciendo ésta última calle como principal, con las perpendiculares Felipe Campos y Julián Campos. Limita con la Colonia Cruz del Rayo. Se trata de un grupo de viviendas de escaso tamaño (70 m2), de una sola planta realizadas en ladrillo con mortero cal y arena. La armadura de la cubierta estaba realizada en madera y a una sola agua o faldón, con teja plana. El maestro de obras fue José Purkiss Zubiría. En la actualidad se encuentra completamente desaparecida, quedando sólo dos ejemplos de las construcciones que compusieron la Colonia. Todas las casitas se han ido abatiendo a lo largo de los últimos treinta años. Las últimas en 2008-2009.

Últimas casas de la “”Colonia General Varela”, situadas respectivamente en la calle Franco, continuación de Felipe Campos, y en la calle Rodríguez Villa. (FOTOGRAFÍAS: Enrique F. Rojo, 2008)

10. Colonia de la Prensa y Bellas Artes ( 1924/28 )

Fue construida por la Sociedad General Urbana de Edificación S.A., en los terrenos de los Altos del Hipódromo. Se edificó en la zona del ensanche, dentro del proyecto de prolongación de la Castellana, acogiéndose a la ley de casas económicas para escritores y artistas. La mayor parte de las viviendas las proyectó Casto Fernández-Shaw que se ajustan al estilo regionalista imperante en el momento. Está delimitada por las calles Luís Muriel, Guadina, Francisco Alcántara, Tambre, Daniel Urbieta, Santiago Artigas, Joaquín Costa, Balbina Valverde y Francisco de Asís Méndez Casariego.

Colonia Prensa y Bellas Artes-Calle Balbina Valverde

Colonia Prensa y Bellas Artes ( 1924/28 )  (Foto: Enrique F.)


11. Colonia Jardín Municipal ( 1928/1934 )

Delimitada por las calles de Alfonso XIII y Ramón y Cajal, esta colonia fuepromovida por la Cooperativa de casas para empleados, obreros e informadores municipales. La Colonia está integrada en su mayoría por viviendas unifamiliares dispuestas en hileras de seis a ocho, y también por alguna casa aislada a lo largo de las calles, de mayor tamaño que el resto y rodeada de un jardín también de mayor tamaño. Las viviendas en hilera son, por lo general, de una sola planta.

12. Colonia Las Magnolias (1 952/54 )

Se trata de viviendas unifamiliares aisladas de reminiscencias regionalistas y de aspecto exterior bastante uniforme. Por lo general están revocadas y la entrada se produce a través de un porche cubierto. Las parcelas están ajardinadas. Se encuentra situada entre las calles Pío XII, Alfonso XIII, Jacobo Romero Fernández y Lorenzo Romero Requejo.

COLONIA IMPERIAL Colonia Las Magnolias-07

Colonias Imperial y Las Magnolias, respectivamente (FOTOGRAFÍAS: Enrique F. Rojo, 2008)


13. Colonia Los Rosales (Colonia Alfonso XIII de la Cooperativa de Casas Baratas de Empleados y Obreros Municipales -1928/1929- )

Mediante una plaza circular central y trama de calles en damero con desarrollo lineal, esta colonia se compone de viviendas unifamiliares de estética regionalista y las tipologías son similares a las de la Colonia de los Cármenes.

Colonia Los Rosales

Colonia Los Rosales, 1928/1929


14. Colonia Iturbe II (Cooperativa de Casas Baratas y Económicas -en La Guindalera-)

La sociedad dirigida por Gregorio Iturbe, propietaria de numerosos terrenos del Ensanche Norte, promovió entre 1927 y 1931 esta nueva colonia de casas baratas en el extrarradio de Madrid, bajo la influencia de las ciudades-jardín inglesas que defendía Ebenezard Howard. Se trata de un trazado octogonal con viviendas pareadas o en hileras de tres o cuatro. Los paramentos están revocados imitando sillares de piedra y los huecos de las ventanas tienen jardineras en voladizo decoradas con azulejos que se apoyan en mensulillas de hierro forjado.

Calle PilarZaragoza-1-2007 Oficinas Iturbe_calle Serrano_2008-02
Foto superior: Vivienda unifamiliar de dos plantas del primer cuarto del siglo XX (1927) en el barrio de La Guindalera de Madrid, perteneciente a la Colonia denominada Iturbe III (Cooperativa de Casas Baratas y Económicas). Foto inferior: OFICINAS ITURBE (Calle Serrano, Colonia “El Viso”) : Edificio realizado por Rafael Bergamín Gutiérrez, entre 1933 y 1934 para el promotor y propietario inmobiliario Gregorio Iturbe, responsable de gran parte de las colonias de Madrid. El edificio forma parte de las viviendas de El Viso y su lenguaje arquitectónico es el mismo, si bien con un mayor volumen. En la actualidad se encuentra muy modificado, destacando de modo especial los añadidos en ladrillo visto que se superponen a parte de la fachada original aumentando el volumen total del edificio. (FOTOGRAFÍAS: Enrique F. Rojo)


15. Colonia Los Pinares ( 1926/27 )

Construida por la Sociedad Cooperativa de Casas Baratas para periodistas
Viviendas unifamiliares aisladas con dos plantas y torreón con detalles regionalistas. Está delimitada por las calles Pio XII, Madreselva, Comandante Franco y Madre de Dios.

Colonia Los Pinares-05 Colonia Los Pinares-06 Colonia Los Pinares-02

Colonia Los Pinares ( 1926/27 ), construida por la Sociedad Cooperativa de Casas Baratas para periodistas (FOTOGRAFÍAS: Enrique F. Rojo)


16. Colonia Los Cármenes ( 1926/ 28 )

Delimitada por las calles Mateo Inurria, Francisco Suárez y Cielo azul, se trata de 70 viviendas de características sencillas y rasgos regionalistas, agrupadas en siete manzanas. Fue construida por la Cooperativa de la Unión Nacional de Funcionarios Civiles del Estado y acogida a la Ley de Casas baratas para Funcionarios y Obreros Municipales.

17. Colonia Parque Residencia (Rafael Bergamín y Luís Blanco Soler, 1931-1934 )

Delimitada por las calles Paseo de la Castellana, Joaquín Costa , Vitruvio, Carbonero y Sol, Jorge Manrique y BelalcázarAl amparo de la Ley de casas baratas, los arquitectos Rafael Bergamín y Luís Blanco Soler y el ingeniero Javier Gómez de la Serna, crearon la Cooperativa de casas económicas Residencia en los Altos del Hipódromo, propiedad de Gregorio Iturbe. Los inquilinos, de profesiones liberales estaban abiertos al nuevo lenguaje del racionalismo y requerían casas unifamiliares con el máximo confort. Las limitaciones de altura y el área construida daban a la zona cierto aire rural dentro de la ciudad. El referente arquitectónico inmediato se encuentra en la vanguardia centreuropea, especialmente holandesa. La apariencia exterior destaca por la ausencia de adornos innecesarios, otorgándosele preferencia a los aspectos prácticos en el interior y a las instalaciones. Entre los moradores de la colonia estaban el arquitecto Fernando García Mercadal , Fernando Salvador y el propio Rafael Bergamín.

El barrio lo constituyen viviendas aisladas y agrupaciones de dos y hasta de siete casas. Todas ellas son de dos o tres plantas y tienen su propia parcela ajardinada creando una pequeña “ciudad jardín” inmersa en el tejido urbano de Madrid y tangente a uno de sus ejes principales, el Paseo de Castellana.

Las características innovadoras de la propuesta así como la situación privilegiada de la barriada, contribuyeron a que esta colonia no sólo fuera proyectada por arquitectos sino elegida por ellos como lugar de residencia, junto con otros profesionales e intelectuales relevantes del momento. Además de los propios autores del proyecto, allí vivieron, entre otros, Fernando García Mercadal, Fernando Salvador, Esteban de la Mora, Javier Gómez de la Serna (hermano de Ramón) y Fernando Cánovas del Castillo.Las casas se construyeron aisladas o agrupadas en hileras, cada una con tres plantas: en el semisótano servicios; en planta baja vestíbulo, comedor y sala de estar; en segunda planta dormitorios y baños.

Casa Bergamin04

Casa del arquitecto Rafael Bergamin en la calle Jorge Manrique, en la Colonia Residencia de Madrid ( 1932 ) (FOTOGRAFÍA: Enrique F. Rojo)

18. Colonia El Viso (Rafael Bergamín, Luís Blanco Soler y Luís F. Vivanco, 1934-1954 )

Delimitada por las calles Dr. Arce, Rodríguez Marín, Cinca, Segre, Darro, Serrano, Castellana y Vitrubio.La colonia de El Viso, cuyo eje principal es la actual calle de Serrano de Madrid, en los alrededores de la plaza de la República Argentina, fue proyectada por el arquitecto Rafael Bergamín en el año 1934.Se entiende como continuación de la Colonia Parque Residencia (situada un poco más abajo en la parte interna de las rondas) proyectada unos años antes por este mismo arquitecto y Luis Blanco Soler.

Esta emblemática colonia del período racionalista madrileño, que fue habitada por profesionales e intelectuales relevantes de la época (Ortega y Gasset, Salvador de Madariaga, etc.) la forman un conjunto de casas unifamiliares agrupadas formando hileras de dos, tres o incluso ocho viviendas, todas ellas proyectadas según unos estándares comunes, que dan una identidad propia a la totalidad de la actuación.

Sus formas estaban generadas mediante un juego de volúmenes prismáticos y cilíndricos donde cada vivienda se consideraba parte de un conjunto superior formalmente constituido.Todas las viviendas parten de una misma tipología: casa prismática de doble crujía, de dos alturas más semisótano (algunas tienen una tercera altura retranqueada respecto de una de las fachadas), doble orientación y doble entrada, de superficies enfoscadas y pintadas de diferentes colores cuya visión debía quedar tamizada por las “pantallas” vegetales generadas desde los distintos jardines privados (“ciudad jardín”).

De esta tipología de base surgen otras que se van particularizando según los diferentes condicionantes de entorno, programa, tipo de agrupación, condición de esquina, etc. Son estas tipologías las que aparecen en las fotografías y en los planos realizados, entendidas no sólo como unidad de vivienda sino como parte integrante de esa unidad superior, la hilera, generadora de la totalidad de la colonia.

Calle Serrano-Colonia Colonia El Viso-2007

Vivienda de la calle Serrano de Madrid en la Colonia El Viso ( 1934 ). (FOTOGRAFÍA: Enrique F. Rojo)

19. Colonia Iturbe IV ( 1928/1930 )

Esta colonia está delimitada por las calles Arga, Genil, Leizarán, Sil y Doctor Arce. Presenta una trama en forma de damero en la que se agrupan 100 viviendas en hilera, homogeneas y del mismo tipo que otras pertenecientes a anteriores promociones de Gregorio Iturbe. La colonia se encuentra integrada en la Colonia de El Viso.

Colonias Chamart�n (Ciudad Jard�n) 2007

1. Colonia Bosque y Mina 2. Colonia Los Pinares 3. Colonia Jardín Municipal
4. Colonia Los Cármenes 5. Colonia Parque Residencia 6.Colonia El Viso
7. Colonia Jardín de la Rosa 8. Colonia Cruz del Rayo

Referencias.-

El Madrid del 27 Arquitectura y Vanguardia: 1918-1936
San Antonio Gómez, Carlos de(Págs. 80-85Pág. 221)
Comunidad de Madrid
Madrid, 1998

Arquitectura Madrileña

La Generación del 25 Primera arquitectura moderna en Madrid
Dieguez Platao, Sofía
Ed. Cátedra
Madrid, 1998

Colonias históricas de Madrid
El Mundo- pdf

Arquitectura de Madrid, Ensanches
Fundación COAM
Madrid, 2003

Historia de Chamartín de la Rosa
Díez de Baldeón García, Alicia
López Marsa, Flora
Ayuntamiento de Madrid
Madrid, 1985

La urbanización marginal del extrarradio de Madrid

Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de 2003, vol. VII, núm. 146

VIVIENDA Y CLASE: LA PROSPERIDAD, EL SUBURBIO HISTÓRICO EN EL MADRID ACTUAL
Sergio Tomé Fernández
Departamento de Geografía. Universidad de Oviedo
Scripta Nova. Revista electrónica de geografía y ciencias sociales
Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de 2003, vol. VII, núm. 146

Casas Baratas. La vivienda social en Madrid
Barreiro Pereira, Paloma
COAM
Madrid, 1991

Chamartín. Album de fotos
Rojo, Enrique F. y Rodriguez Zapata, Carlos
Temporae, Ed.
Madrid, 2015

Read Full Post »

El General

El General
Manuel Rivas

La última batalla del teniente general Gabeiras fue ecológica. Muy joven, luchó como artillero en el bando franquista y luego combatió en Rusia en la División Azul. La vida da muchas vueltas: la primera escritura galaica, en granito y con punzón de sílex, es el laberinto. José Gabeiras era jefe de Estado Mayor el 23-F y fue la inteligencia ejecutora que desmontó el golpe. El joven artillero vencedor en la guerra, desarmó de verdad al franquismo cuatro décadas después. Fue él, en persona, quien detuvo a los jefes golpistas. Primero, a Armada. Luego, a Milans. Pero el último puesto del teniente general Gabeiras fue el de presidente de honor del Comité Ciudadano de Emergencia para la ría de Ferrol. A esa misión se entregó en cuerpo y alma. Y ése era su blasón, presidir un comité ecológico, cuando falleció en enero de 2005. Amaba la ría de Ferrol y se opuso a la instalación en el interior de la bahía, en el enclave natural de Mohá, de una gigantesca regasificadora. Le repugnaba la ubicación en el corazón de la ría de esa planta potencialmente peligrosa, mientras se estaba construyendo un costoso puerto exterior, que sería el emplazamiento adecuado. Ahora, los grandes barcos gaseros han de entrar por la angosta embocadura y en horas de pleamar. Pero también le repugnaba el método. Todo se hizo con el máximo sigilo, con una red de poderosas complicidades y con represalias a los técnicos o funcionarios discrepantes. El comité que presidió Gabeiras ha publicado ahora un libro revelador que pone los pelos de punta: Los muros del silencio. Como los pone la visión de un documental sobre este asunto, El salario del miedo, obra de Enrique Banet y Mabel Rivera. Cuando se unió a los vecinos opuestos al proyecto, Gabeiras recibió la llamada telefónica de un preboste conservador. Tras una introducción zalamera, el dirigente político le espetó: “¿Sabe usted, general, con qué compañías anda?”. Hay gente que no se corta un pelo. Cuando el negocio está en marcha, son muy igualitarios: lo mismo les da amedrentar a una mariscadora que a un ex jefe del Estado Mayor. A los 88 años, Gabeiras cumplió con honor y valor su última misión patriótica: denunciar la injusticia.”
El País, 29 de Septiembre de 2005

Read Full Post »