Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23/04/07

La Casa de las Flores, que se encuentra en el barrio de Argüelles, fue encargada en 1932 por el Banco Hispano Colonial al arquitecto bilbaíno Secundino Zuazo. Ocupa el solar donde se encontraba el primer campo de futbol que hubo en Madrid y en el edificio vivió el poeta Chileno Pablo Neruda durante el periodo que anduvo por la capital, cuando fue nombrado Consul de su país en Madrid, en 1934. Dispone de 288 viviendas de diferentes tamaños y se ajusta en planta a la típica manzana rectangular del ensanche madrileño. Se estructura en torno a tres patios, de los que el central es el de mayor tamaño. Secundino Zuazo hizo primar el carácter higienista en la concepción del edificio, por lo que todas las viviendas son exteriores y disfrutan de buena ventilación e iluminación natural. En su origen, los patios estaban ajardinados y poseían pequeñas fuentes. La esquina que da a la calle Princesa presenta unos característicos balcones con jardineras que dan nombre al edificio. Durante la guerra civil quedó prácticamente destruido, reconstruyéndose en la década de los 40 según el diseño original de Zuazo. En la actualidad los pórticos exteriores han sido ocupados por las oficinas del Banco BSCH.

Casa de las Flores 1930

La Casa de las Flores en 1933.

En palabras de Enrique Domínguez Uceta “la Casa de las Flores va a suponer un paso intermedio entre la ciudad de manzanas cerradas del Plan Castro y el bloque abierto que marcará el futuro de la vivienda colectiva. Para ello se configura como un doble bloque lineal que se adapta al perímetro de la manzana, con un largo patio interior que separa los dos bloques, sólo interrumpido por las cajas de escalera, y un gran espacio central ajardinado que se abre a las calles de Rodríguez San Pedro y de Meléndez Valdés.
Su singularidad parte de que consigue actuar sobre una manzana completa, pensada en conjunto y realizada de una sola vez. El proyecto proponía un edificio ejemplar en lo arquitectónico y en lo urbanístico, que demostraba que era posible una ciudad mejor sobre las manzanas previstas en el Plan de Ensanche de 1860.

Casa de las Flores

La Casa de las Flores en la actualidad.

De esta manera, la Casa de las Flores trasciende su carácter de edificio residencial en un monumento a la racionalidad y a la ética arquitectónica…, al proponer una nueva manera de construir la ciudad, con jardines, viviendas higiénicas, que valora la calle como espacio colectivo. La idea llegaba cargada de futuro y con intención de cambiar la ciudad, asumiendo las ideas modernas de la disciplina arquitectónica que llegaban de Amsterdam y de Viena. También se identificaba con la ideología de la nueva sociedad civil que encuentra su cauce en la incipiente República.”

Han pasado siete décadas desde que se levantó y la Casa de las Flores continúa formando parte del barrio de Argüelles y de la historia de la ciudad. El conjunto, recogido alrededor del jardín interior, sigue siendo un ejemplo de racionalismo arquitectónico. Y desde 2005 se encuentra más protegida – es Monumento Nacional desde 1981- por una normativa especial de la Comunidad de Madrid para preservar la esencia que le imprimió Zuazo y la imagen literaria en que la convirtió Neruda.

Casa de las Flores en 1939

Estado en que quedó la Casa de las Flores durante la Guerra Civil.

Referencias:

Reportaje: La Casa de las Flores

La utópica vivienda de La República
ENRIQUE DOMINGUEZ UCETA

Reportaje: Las claves urbanas de Zuazo

Zuazo en el Madrid Republicano
ORIOL BOHIGAS

Revista de Urbanismo: “La Casa de las Flores”
Universidad de Chile

Read Full Post »