Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2007

Un caso policiaco de novela negra. La noticia es reciente y viene de italia. Se trata de un asesinato que quedó sin resolver. Después de trece años, la fiscalía italiana retoma el caso después de leer una novela de temática policial. La revelación estaba en un libro. El autor de la novela en cuestión es Carlo Lucarelli. La noticia que saltó a la prensa la reproduzco a continuación.

Caso Falcidia, después de trece años, arrestado el marido
Pasados casi tres lustros del asesinato de la doctora Antonella Falcidia ha sido rrestado su marido, Vincenzo Morici, también médico. La investigación había sido retomada en febrero de 2006, después de que el sustituto Procurador de la República hubiese leido un libro de Carlo Luccarelli.

La tarde del 4 de diciembre de 1993, Antonella Falcidia fue asesinada de 23 puñaladas en via Rosso de San Secondo, en Catania. No se encontraron signos de violencia ni en la puerta blindada, ni en las ventanas, sólo una huella de zapato dejada con la sangre pisada y nada más.
Ahora, gracias a las nuevas tecnologías utilizadas en la investigación, (entre ellas un escaner que aumenta las imágenes sin pérdida de definición) ha sido posible aportar nuevas pruebas contra el marido de la víctima, Vincenzo Morici, que habría asesinado a su mujer porque le reprochaba una relación extraconyugal.
Las nuevas y exaustivas investigaciones han permitido descubrir que la doctora Falcidia, antes de morir, escribió con sangre la palabra “Enz” – Vincenzo– en el suelo, cerca del sofá donde fue asesinada.
Lo escalofriante del caso es que Morici, tras haberle inferido 22 cuchilladas a su mujer, se fue a lavar el cuchillo y después -en palabras del fiscal Renato Papa- al volver al salón, y viendo que la mujer seguía viva, le cortó la yugular para asegurarse de que staba muerta .

Este caso mete en debate   la relación entre la novela negra y el periodismo de investigación. Sobre si la primera ha sustituido al otro. En cualquier caso, priman, por encima de las especulaciones literarias, las investigaciones policiales, el desarrollo de los procesos y las conclusiones de los jueces”.

Vincenzo Morici

 

 

Referencias.-

Carlo Lucarelli, Blog

Carlo Lucarelli Net

L’ISPETTORE COLIANDRO
Las peculiares investigaciones del inspector nacido de la pluma de Carlo Lucarelli

Read Full Post »

De la introducción de Teoría de la red urbana, de Nikos A. Salingaros:
La arquitectura y el diseño urbano han resistido hasta ahora una formulación científica en parte debido a su complejidad subyacente.
Un componente central del intelecto humano es la capacidad de establecer conexiones.
Las conexiones entre las ideas dan lugar a una mejor comprensión de la naturaleza. El reconocimiento de los patrones que se ocultan al observador ocasional es la llave del desarrollo científico.
La capacidad de establecer conexiones se aplica tanto a la percepción visual y a procesos más abstractos, menos obvios, y se ha desarrollado hasta tal punto que marca la diferencia del éxito de la especie humana para dominar a las otras especies animales. Se puede establecer una analogía entre las conexiones mentales y las conexiones entre los elementos urbanos que dan lugar a una ciudad o a una pieza de paisaje urbano.
El tejido urbano es una estructura de complejidad organizada que existe sobre todo en el espacio entre los edificios (Gehl, 1987). Cada edificio incluye y abarca uno o más nodos de actividad humana. Los nodos externos van desde los que están totalmente expuestos hasta los que tienen varios grados de resguardo parcial. La red urbana está conformada por todo el exterior y por los elementos conectivos como áreas peatonales y verdes, muros libres, sendas peatonales y vías que van desde un carril bici hasta una autopista.
Las conexiones en diseño urbano ligan, unos con otros, tres distintos tipos de elementos, : elementos naturales, nodos de actividad humana y elementos arquitectónicos”.
(Teoría de la red urbana, de Nikos A. Salingaros)

Referencias.-
Teoría de la red urbana, de Nikos A. Salingaros

La red urbana ibérica, de Artemio Baigorri

Red urbana, instrumento de equidad, cohesión y desarrollo, de João Ferrão

Read Full Post »

Piscina Stella (Foto: Enrique Fidel, 2007)

La cultura progresista del siglo XX siempre tuvo entre sus objetivos un desarrollo armónico de mente y cuerpo y cuando la Segunda República llegó al poder, impulsó las dotaciones deportivas públicas y privadas. En Madrid, se promovieron piscinas para aliviar el calor del verano, ya que las vacaciones en la playa eran inasequibles para la inmensa mayoría de los trabajadores. En el Plan General de 1930 ya se proponía una gran zona deportiva y recreativa a orillas del río Manzanares y, siguiendo sus directrices, se levantó la piscina La Isla, que desapareció tras la Guerra Civil, y la Playa de Madrid -ahora en manos privadas- cuya buena arquitectura no es muy reconocible.

El siglo XX ha aportado nuevas tipologías arquitectónicas, y una de las más curiosas ha sido la de las piscinas públicas. No hay piscinas públicas en el siglo XIX en Madrid. Ha sido el siglo XX el que ha visto cómo la ciudad se iba llenando de piscinas, primero a cielo abierto y luego cubiertas, democratizando los baños, al tiempo que, con el desarrollo de los años 60 y las segundas residencias, empiezabann a abundar las piscinas particulares, en su mayoría con la manida forma de riñón, copiada de la que Alvar Aalto hizo para la Villa Mairea, reproduciendo el contorno ondulado de un lago finlandés.

Piscina-Club Stella

Fue pionera en las piscinas después de la guerra civil, a las orillas de la calle Arturo Soria. Parece que su construcción fue planificada en tiempos de la República, auspiciada por el interés que hubo en aquellos años en promover las actividades deportivas. Pero lo cierto es que hasta después de 1939 no se iniciaron las obras. Según los datos que aporta el Colegio de Arquitectos de Madrid, fue en 1945 y no finalizaron hasta 1947. El responsable de la piscina fue Fermín Moscoso del Prado Torre, aunque más adelante, en 1952, se llavaron a cabo unas reformas a cargo del prolífico Luis Gutiérrez Soto y de su sobrino José Antonio Corrales Gutiérrez.

La piscina club Stella fue inaugurada en 1947 por Manuel Pérez-Vizcaíno Pérez Stella y su esposa. El edificio fue construido imitando la sede de un club cercano al mar, quizá de un barco. El arquitecto Enrique Domínguez Unceta afirmó que su estilo pudo haber estado influido por el Club Naútico de San Sebastián.

La construcción de la M-30 recortó su extensión, pero aún era una de las mejores piscinas de la ciudad, especialmente tras la desaparición de la vecina Piscina Mallorca, en la misma calle Arturo Soria. Fue pionera en el “top less” e incluso tenía una terraza para practicar el nudismo muy cotizada por los amantes de esta alternativa. El edificio está protegido, lo que impide realizar obras que modifiquen su estructura.

Imágen actual de la Piscina Stella (Foto: Enrique Fidel, 2007)

Tenía varias praderas independientes sobre las que se tumbaban decenas de personas, muchas de ellas clientes de toda la vida que sin salir de Madrid querían tomar unos baños en unas instalaciones que tenían calidad y un cierto encanto en sus porches y terrazas.

Emparentada formalmente con el racionalismo, la piscina Stella, nacida en la cornisa de Ciudad Lineal sobre la vaguada que ahora recorre la M-30, se ha mantenido milagrosamente intacta desde su construcción. Su silueta se asoma al puente que une la calle Arturo Soria y la calle Costa Rica y ofrece su perfil náutico a los conductores que saltan sobre la autopista urbana. Su blanca arquitectura evoca la imagen del puente de mando de un gran transatlántico de los años 30. Sin duda, está influida por el Club Náutico de San Sebastián (1930) de Aizpurúa y Labayen, que está considerado como uno de los edificios pioneros del racionalismo español. Precisamente esta obra de la arquitectura donostiarra habría que ligarla a uno de los proyectos más notables del zaragozano Fernando García Mercadal que, con su Club Naútico, de 1925, iniciaba una linea que más adelante se desarrollaría con profusión. También es pertinente asociarla con la piscina La Isla que diseñara Luis Gutiérrez Soto. Aunque su calidad formal sea menor, su composición es asimilable al racionalismo.

Imágen actual de la Piscina Stella (Foto: Enrique Fidel, 2007)

En realidad, la Piscina-Club Stella se inauguró en 1947, tomando como nombre uno de los apellidos del propietario Manuel Pérez-Vizcaíno Pérez-Stella. Según ésto, estaríamos ante un edificio muy posterior a la fecha que se le ha venido atribuyendo hasta el momento, y la obra sería descendiente tardía y solitaria del estilo racionalista que prácticamente desapareció tras la contienda civil. La evidente filiación estética del inmueble y su proximidad a las actividades promovidas durante la República, además del carácter progresista de los habitantes de la Ciudad Lineal en la que se ubica, han otorgado a la piscina Stella un pasado más largo del que en realidad tiene, ya que cumple ahora 60 años de historia, en 2007.

Cuando se construyó ocupaba una superficie mayor que la actual, que incluía terrenos ocupados ahora por la M-30. Sus vistas daban sobre la ancha vaguada que utilizaban los rebaños de ovejas, como la cañada que era, antes de que la ocuparan los coches. No cabe duda de que la sociología del barrio de Ciudad Lineal ha sido determinante en el origen y la conservación de la piscina Stella a lo largo de los años. Se pensó como piscina abierta al público previo pago, no era un club cerrado, era una iniciativa comercial que no tenía competencia oficial. El relativo apartamiento en el que se encontraba Ciudad Lineal respecto al centro, la falta de piscinas públicas en Madrid y la gran distancia a las instalaciones deportivas del Manzanares, hicieron que los vecinos considerasen Stella como una dotación deportiva de su propio barrio y la utilizasen intensamente. Esto ha contribuido al mantenimiento del edificio en un estado muy próximo al original. Es uno de los mejor conservados de toda Ciudad Lineal.


PISCINA STELLA 2007_ByNFotografía en blanco y negro de la Piscina “Stella”, anterior a 2007, poco después de la última reforma de 2005.

 

En el año 2000 un grupo inversor intentó hacerse con la propiedad, pero al conocer las limitaciones que imponía el edificio parece que optaron por retirarse. Se llegó a hablar de que un importante grupo iba a invertir para construir un gimnasio al estilo americano, con grandes salas preparadas para todo tipo de deportes.

Finalmente, parece que los propietarios han estudiado convertir toda la zona en un centro deportivo, con gimnasios y otras instalaciones para poder explotarlo todo el año y no limitar su funcionamiento a los dos meses de verano o a los caprichos del tiempo.

Piscina “Stella”, septiembre de 2010. (FOTO: El País, 2010)

Piscina La Isla

Cuando llega el calor, los madrileños que no pueden salir de la ciudad ocupan las piscinas. No siempre fue así. Se trata de un fenómeno del siglo XX; el Plan General de 1930 tuvo la idea de dotar a la ciudad de dos zonas de baños sobre el Manzanares. Como un barco varado, surgió en una isla del río la más hermosa piscina que Madrid haya tenido nunca. Su vocación marítima se hizo realidad en las aguas del Manzanares y se encarnó en un edificio de formas navales de Gutiérrez Soto. La Guerra Civil destrozó el edificio; su memoria es la de un buque fantasma que permaneció varios años amarrado en el Manzanares.

Estampa de la piscina La Isla, junto al río Manzanares en la década de los 30 (Autor: Damián Flores)

El cambio del siglo XIX al siglo XX traería el interés por la naturaleza como escenario vinculado a las actividades físicas. El nuevo humanismo de librepensadores y libertarios otorgaba al individuo un nuevo papel en el que cultura y ciencia se daban la mano y el cuidado del cuerpo adquiría una importancia que no había tenido desde los tiempos clásicos. Surgen grupos espontáneos de naturistas, excursionistas, gimnastas, vegetarianos y culturistas, vinculados a ateneos y otras instituciones culturales, que propugnan el cuidado simultáneo de la mente y el cuerpo. Los baños de mar también han ido ganando prestigio en los mismos años, y la aristocracia y la burguesía se desplazan en verano hasta las costas (Santander y San Sebastián) para tomar baños de ola. La pasión por el agua se abre camino, rompiendo las ancestrales barreras de temor y definiendo una nueva relación a través de las actividades al aire libre.

piscina-la-isla_1931_sepiaPiscina La Isla, de Luís Gutiérrez Soto. Foto de 1931, donde se ve la ubicación del recinto, en el centro de la canalización del río Manzanares, en un islote ya existente. En la esquina superior izquierda se puede ver la Estación de Ferrocarril del Norte-Príncipe Pío, en el Paseo de la Florida, 2, c/v Paseo de San Vicente, c/v Paseo del Rey, 1.

Todo este conglomerado de nuevas ideas de salud determinó la aparición de las instalaciones deportivas y de ocio, un fenómeno que no ha dejado de crecer desde entonces, y que todavía no ha tocado techo ahora en el siglo XXI. Entre estas nuevas dotaciones urbanas destacan las piscinas públicas, que pretendían democratizar el baño urbano. Esto adquirió en Madrid un profundo carácter simbólico, que aminoraba la histórica nostalgia que los madrileños sienten por el mar.

El origen de todas las modernizaciones hay que buscarlo en tiempos de la Segunda República. En ningún otro momento había dedicado Madrid tanta atención a su río, aunque el Plan General de 1930 ya contempla un programa de espacios recreativos vinculados al Manzanares, y las primeras serán las piscinas que se realizan rápidamente coincidiendo con la república y el racionalismo. En Madrid encontramos tres pequeñas joyas de la época de especial interés y diferente suerte. La más hermosa, la piscina La Isla, desapareció sin dejar más rastro que el fotográfico y pictórico; otra, la Playa de Madrid, tuvo que travestirse en estilo imperial para sobrevivir tras la Guerra Civil; y la más modesta, laya comentada piscina Stella, se ha mantenido ajena al paso del tiempo, conservando su perfil náutico como un refrescante monumento al racionalismo.

piscina-la-isla_1931_04

piscina-la-isla_1931_06

Piscina La Isla-1931

Piscina La Isla de Luís Gutierrez Soto, 1931 (Plantas baja y principal). Imágenes de las piscinas exterior con bañistas y de la cubierta, en el interior del recinto.

Primero fue La Isla. Era el año 1931 y allí estaba Luis Gutiérrez Soto, autor del formidable edificio del Cine Barceló de Madrid, dispuesto a resolver brillantemente, y con el nuevo lenguaje racionalista, todo encargo que cayera en sus manos, especialmente las instalaciones deportivas, de las que era autor y usuario entusiasta. El se hizo cargo de diseñar y construir la piscina en una isla del río Manzanares, y Madrid consiguió un balneario con imagen marinera que recordaba al Club Náutico de San Sebastián (emblema temprano del racionalismo español -1930- debido a Aizpurúa y Labayen). El proyecto entronca -como señala Carlos Sambricio– con la idea de la Ciudad del Reposo propuesta por el GATCPAC, que en Madrid deriva en la planificación de parte de la zona de El Pardo como área de ocio, fuera del núcleo de la ciudad. En esta zona el río Manzanares se embalsó y se crearon las llamadas playas de Madrid. El edificio de Gutiérrez Soto se concibió como una actuación puntual y singular que daba respuesta con un lenguaje puramente racionalista a las necesidades de ocio que en aquellos momentos demandaba la sociedad popular madrileña -el ocio de las masas-.

 

 

Club Naútico de San Sebastián de Aizpurua y Labayen, 1930

Si la piscina La Isla era de iniciativa privada, inmediatamente aparece otro empeño público similar, aguas arriba del río: la Playa de Madrid (1932-1934), primera playa artificial de España, para la que se construye un embalse en el Manzanares. Manuel Muñoz Monasterio diseña los edificios en el estilo racionalista de aquella modernidad. Si La Isla era elitista, la Playa era popular, pero ambas fueron destruidas durante la Guerra Civil y se voló la presa. Aunque la Playa de Madrid corrió mejor suerte, ya que fue reconstruida por el mismo autor en 1947, camuflando su estilo internacional con los tejados de pizarra y pináculos que imponía el retrógrado nacionalista triunfante.

Dibujo del Cine Barceló, de Gutiérrez Soto (Autor: Damián Flores)

Si la piscina La Isla desapareció y la Playa de Madrid sobrevivió camuflada como club elitista en estilo imperial, otra iniciativa privada de los años 30 se ha mantenido como solitario emblema de la estética racionalista: la piscina Stella, que ha seguido abierta, en funcionamiento, y ha conservado una intacta imagen náutica asomada al río de coches de la M-30. Quizá debe su supervivencia al temperamento moderno, deportivo e higienista de los habitantes de la Ciudad Lineal, que escogieron aquella zona para estar en contacto con la naturaleza y mantuvieron en uso uno de los mejores espacios de la arquitectura de ocio de la capital.

En tiempos más cercanos irían apareciendo otras piscinas de menor valor arquitectónico, al tiempo que se generalizaba su uso entre los madrileños. A ello contribuyó el famoso Parque Sindical, más conocido popularmente como “la charca del obrero”, de la que se dijo en su momento que era la mayor piscina de Europa, de uso masivo durante los calurosos meses de verano, incorporada a la memoria colectiva de millones de niños madrileños de posguerra. Otras piscinas municipales ocupaban lugares privilegiados, como la Casa de Campo, otras surgían cerca del río, y diversas instituciones, como las universitarias, construyeron sus propios espacios para el baño al aire libre, convirtiendo éstos en un derecho accesible que hoy sería irrenunciable. (Texto publicado en Archi-texturas)

Gran Piscina “El Lago”, carretera de El Pardo, 37, en frente al Puente de los Franceses. “La piscina El Lago estaba situada al final de la Av. de Valladolid, en el solar que hoy ocupa el Hospital de La Moncloa, junto a la via del tren en el Puente de los Franceses.
Yo iba allí a bañarme en el verano en los años setenta, hasta que la cerraron, creo que en 1983.
El ambiente que se respiraba en esta piscina era bueno y sobre todo muy familiar, también solían ir algunos estudiantes, parejas, la gente de los ballets de televisión y los teatros, así como algunos actores de los denominados secundarios. Todos ellos le daban un aire muy liberal, adelantándose a su tiempo, y donde todas las mujeres hacían topless y todo el mundo iba en tanga (incluidos los hombres), siempre de una forma sana y natural, pero que en aquella época llamaba la atención porque era cuando empezaba a verse en España alguna que otra persona extranjera con este destape, las primeras que lo hacían, y sólo en las playas más turísticas….”
(Comentario de Andi a la entrada, VER COMENTARIOS)

Referencias.-

Sambricio, Carlos

Madrid, Vivienda y Urbanismo, 1900-1960

Akal Arquitectura

Madrid, 2004

Dieguez Patao, Sofía

La Generación del 25. Primera arquitectura moderna en Madrid

Ediciones Cátedra

Madrid,1997

Piscina Stella_Ciudad Lineal

(en Historias Matritenses Blog)

Piscina Stella, “Un buque varado en la M-30” (El País, 2010)

Read Full Post »

Colonia San Cristobal_2008_04

Colonia San Cristóbal en el Paseo de la Castellana de Madrid

En 1948 se proyecta la prolongación de la Avenida del Generalísimo y surge la Colonia San Cristóbal (1948-1949), resultado de la colaboración entre el Patronato Municipal de la Vivienda y la Empresa Municipal de Transportes de Madrid, que por aquel entonces instalaba las cocheras de sus autobuses justo en frente de las casas. Con el objetivo de facilitar viviendas asequibles a los empleados de la Empresa EMT, se encarga el proyecto al arquitecto Secundino Zuazo (urbanista comprometido con la República y luego uno de los autores del modelo arquitectónico del primer franquismo, a pesar de haber soportado un largo exilio como castigo a su republicanismo) , que utiliza la bóveda tabicada y el ladrillo en este curioso conjunto de casas baratas de los años 40.
La Colonia se encuentra delimitada por el Paseo de la Castellana desde el número 290, la calle Manuel Caldeiro, la calle Viejas y la calle de Mauricio Legendre, donde se sitúan las cocheras de la EMT de Madrid. Se compone de 25 bloques repartidos en tres filas de seis, ocho y once edificios respectivamente,   cuya característica visual más notable son las arcadas que presiden todas las fachadas anteriores. Entre las filas se reservó espacio suficiente para que fuera posible dedicarlo a zona ajardinada, lo que le dió a este conjunto cierto recogimiento, y un aspecto abierto y agradable en relación con el tráfico de la Castellana y el trasiego de autobuses de la calle Mauricio Legendre.

Colonia San Cristóbal(1948-1949), resultado de la colaboración entre el Patronato Municipal de la Vivienda y la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT), que por aquel entonces instalaba las cocheras de sus autobuses justo en frente de las casas. En las fotos de arriba se aprecia una larga fila de autobuses aparcados en un solar, delante de la colonia. Esta última Imagen es la de varias familias vecinas durante los primeros años de existencia de la Colonia

Imagen de los años 50 de las “ochocientas“, viviendas para trabajadores de la E.M.T. de Madrid, recién construidas un poco más allá del final del Paseo de la Castellana. (La foto la manda Pedro, lector del blog)

Esta otra imagen debe de ser los años sesenta y ya se aprecia la urbanización creciente de la zona. (Foto aportada, por Pedro, lector del blog)

Asociación de Vecinos San Cristóbal

El 27 de septiembre de 1977 se constituyó la Asociación de Vecinos San Cristóbal cuyas acciones reivindicativas en defensa de su barrio a finales de los años 80, fueron recogidas por la prensa de la época. Así, por ejemplo, forzaron a la inmobiliaria DARSA a rebajar el precio de unos pisos que se querían vender a precios de mercado libre cuando se habían construido con subvenciones oficiales. También se enfrentaron al grupo kuwaití KIO, al Banco Central y a los Albertos, con la intención de paralizar el polémico proyecto de construcción de las dos torres de 27 plantas en la plaza de Castilla, conocidas como torres KIO.
Cuando, en 1988, llegaron a la asociación los primeros rumores de que en los dos solares que bordeaban la plaza de Castilla se querían construir dos enormes torres y un hotel de lujo, los vecinos se extrañaron y defendieron tozudamente las irregularidades jurídicas que permitían la edificabilidad de la zona, solicitando la construcción de equipamientos colectivos. Movilizaron al barrio para obligar a paralizar el proyecto, pero finalmente éste siguió adelante. En 2007 otros proyectos más agresivos se desarrollan junto a la colonia y de nuevo vence Goliat frente a David, aunque la leyenda bíblica diga lo contrario.

Con el paso de los años el grupo de San Cristóbal ha quedado fagocitado por un área en creciente expansión urbana de “gran altura” -con las nuevas torres “Madrid-Arena”-, que lo empequeñecen y por un galimatías de carreteras que se despliegan amenazadoramente frente a él. Corren nuevos tiempos.

Album de fotos


Imágenes de la inauguración y entrega de las viviendas del grupo de las “ochocientas” en el Paseo de la Castellana. Este conjunto fue el resultado de la colaboración entre el Patronato Municipal de la Vivienda y la Empresa Municipal de Transportes de Madrid. Según datos que aportan Carlos Mínguez y Pepe Contreras  (VER COMENTARIOS), antiguos habitantes de la Colonia, la Colonia San Cristobal fue inagurada el 24 de Marzo de 1954, vendiéndose al I.V.I.M.A. el 24 de Mayo de 1.954 al  precio de 53.125.081 pesetas y 57 centimos.
Finalmente, el año 1989, el I.V.I.M.A. vende la Colonia San Cristobal a los arrendatarios que hasta el momento la ocupaban.
(Fotos cedidas por Eugenio Cardador)

Fiestas de San Cristóbal, con las viviendas al fondo. Año de 1965, aproximadamente.

Misa en la calle oficiada por el Padre Benito, en la Colonia de San Cristóbal, en 1970.

Celebración de la Primera Comunión de niños de la Colonia, en los años setenta.

Cursillo en la piscina de la Colonia San Cristóbal (años 60).

Imagen de las “ochocientas” con un tranvía que pasa frente a ellas.

Serie de imágenes de la Zona Deportiva de EMT. La fecha aproximada de las fotos  es entre 1963  y  1965. La foto del equipo de fútbol es anterior, de los años 1954 ó 1955 aproximadamente, según Eugenio Cardador, que envía las fotos.

Enseguida empezé a jugar al futbol con dos persona que trabajaban en el campo “de abajo” donde hoy están las cocheras, eran Macias y Molowny, no sé si viven, ¡que partidos!.
Jugue hasta los 22 años, que me fui a la mili, ya en el campo actual. Eramos todos amigos, cuando teniamos que jugar “fuera”, un camión de la EMT con toldo nos llevaba,
¡que lujo!, al campo que ibamos nos miraban con envidia !” (Yesús. Ver comentarios)
(Fotos cedidas por Eugenio Cardador)

Puestos del Mercado de la Colonia San Cristóbal, años sesenta. (Foto cedida por Marian Cediel)

Esta foto es la entrega de un premio al capitán del equipo de Baloncesto “Félix” el huevero del Mercado, por una de las autoridades de la época “el Cura o Padre Don Benito”. Al fondo a la derecha del Padre Don Benito se ve al que fue antiguo Presidente de la Asociación Sr. Mínguez. (FOTO: E. Cardador)

Esta foto es la del Maestro Siles y su rondalla que estaba compuesto de chavales del Barrio, la fecha como dice la foto 19/03/1957. (FOTO: E. Cardador)

Equipo de fútbol de la EMT en 1963.

Primera Comunión, en los años 60, celebrada en la calle ya que no había iglesia en la Colonia.

Grupo de “veteranos” de la Colonia de San Cristóbal en una actividad lúdica conjunta en 1986. (Fotografías cedidas por Elena Mínguez)

Grupo de vecinos de la Colonia en los años 60. (Foto enviada por Victoria B. L.)

Maruchi, Rosi y Vicki, niñas de la Colonia, años 70. (Foto enviada por Victoria B. L.)

Vicki y Amador, niños de la Colonia, años 60. (Foto enviada por Victoria B. L.)

Vecinos de la Colonia San Cristóbal en un viaje comunitario en 1956. (FOTO: Elena Mínguez)

Asociación de Vecinos de San Cristóbal exhibiendo una placa conmemorativa. (FOTO: Elena Mínguez)

Album de fotos en  FACEBOOK


Referencias.-

Plan Bidagor 1941-1946
Plan General de Ordenación de Madrid
Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes,
Comunidad de Madrid, 2003

Sambricio, Carlos
Madrid, Vivienda y Urbanismo 1900-1960
Akal Arquitectura
Madrid, 2004

Read Full Post »

La Casa de las Flores, que se encuentra en el barrio de Argüelles, fue encargada en 1932 por el Banco Hispano Colonial al arquitecto bilbaíno Secundino Zuazo. Ocupa el solar donde se encontraba el primer campo de futbol que hubo en Madrid y en el edificio vivió el poeta Chileno Pablo Neruda durante el periodo que anduvo por la capital, cuando fue nombrado Consul de su país en Madrid, en 1934. Dispone de 288 viviendas de diferentes tamaños y se ajusta en planta a la típica manzana rectangular del ensanche madrileño. Se estructura en torno a tres patios, de los que el central es el de mayor tamaño. Secundino Zuazo hizo primar el carácter higienista en la concepción del edificio, por lo que todas las viviendas son exteriores y disfrutan de buena ventilación e iluminación natural. En su origen, los patios estaban ajardinados y poseían pequeñas fuentes. La esquina que da a la calle Princesa presenta unos característicos balcones con jardineras que dan nombre al edificio. Durante la guerra civil quedó prácticamente destruido, reconstruyéndose en la década de los 40 según el diseño original de Zuazo. En la actualidad los pórticos exteriores han sido ocupados por las oficinas del Banco BSCH.

Casa de las Flores 1930

La Casa de las Flores en 1933.

En palabras de Enrique Domínguez Uceta “la Casa de las Flores va a suponer un paso intermedio entre la ciudad de manzanas cerradas del Plan Castro y el bloque abierto que marcará el futuro de la vivienda colectiva. Para ello se configura como un doble bloque lineal que se adapta al perímetro de la manzana, con un largo patio interior que separa los dos bloques, sólo interrumpido por las cajas de escalera, y un gran espacio central ajardinado que se abre a las calles de Rodríguez San Pedro y de Meléndez Valdés.
Su singularidad parte de que consigue actuar sobre una manzana completa, pensada en conjunto y realizada de una sola vez. El proyecto proponía un edificio ejemplar en lo arquitectónico y en lo urbanístico, que demostraba que era posible una ciudad mejor sobre las manzanas previstas en el Plan de Ensanche de 1860.

Casa de las Flores

La Casa de las Flores en la actualidad.

De esta manera, la Casa de las Flores trasciende su carácter de edificio residencial en un monumento a la racionalidad y a la ética arquitectónica…, al proponer una nueva manera de construir la ciudad, con jardines, viviendas higiénicas, que valora la calle como espacio colectivo. La idea llegaba cargada de futuro y con intención de cambiar la ciudad, asumiendo las ideas modernas de la disciplina arquitectónica que llegaban de Amsterdam y de Viena. También se identificaba con la ideología de la nueva sociedad civil que encuentra su cauce en la incipiente República.”

Han pasado siete décadas desde que se levantó y la Casa de las Flores continúa formando parte del barrio de Argüelles y de la historia de la ciudad. El conjunto, recogido alrededor del jardín interior, sigue siendo un ejemplo de racionalismo arquitectónico. Y desde 2005 se encuentra más protegida – es Monumento Nacional desde 1981- por una normativa especial de la Comunidad de Madrid para preservar la esencia que le imprimió Zuazo y la imagen literaria en que la convirtió Neruda.

Casa de las Flores en 1939

Estado en que quedó la Casa de las Flores durante la Guerra Civil.

Referencias:

Reportaje: La Casa de las Flores

La utópica vivienda de La República
ENRIQUE DOMINGUEZ UCETA

Reportaje: Las claves urbanas de Zuazo

Zuazo en el Madrid Republicano
ORIOL BOHIGAS

Revista de Urbanismo: “La Casa de las Flores”
Universidad de Chile

Read Full Post »

En el pueblo de Fuencarral, distrito de Fuencarral de Madrid, hay una acera que desaparece. Está en la calle Nuestra Señora de Valverde, en pleno centro, y es una travesía de la antigua carretera de Irún. La acera en cuestión, ya de por sí estrecha, va menguando misteriosamente hasta desaparecer. El viandante desprevenido se puede encontrar con la sorpresa de no saber como proseguir la marcha, pues un agresivo esquinazo se impone ante sí impidiéndole el paso. Deberá el peatón pisar la calzada para ver maravillado como el adoquín resurje de la nada tras el ángulo y poco a poco va retomando su ser hasta alcanzar su original estrechez. El edificio que impone su voluntad de esta manera es de reciente construcción y la decisión de prescindir de la acera la debieron de tomar el “responsable” del Ayuntamiento de Madrid y el promotor del edificio tras una noche de copas. O tal vez se trate de una venganza.

Acera que desaparece-2

Acera que desaparece

Read Full Post »

Deutsche SchuleL

Leo en una información lo siguiente:

El decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), Ricardo Aroca, denunció a principios de marzo (de 2007) que en la capital, al igual que “en el resto de España”, se han demolido edificios de los años 40 y 50 que nunca debieron ser derribados, reconociendo además que actualmente se conservan inmuebles que son “perfectamente prescindibles”. Explicó que ante la actual capacidad de destrucción, arquitectos, historiadores y urbanistas deben establecer los límites en la conservación de edificios. Hizo hincapié en la “fuerte presión” desencadenada por no haber protegido el edificio del Colegio Alemán de Madrid (1960), ubicado en el número 32 de la avenida de Concha Espina, semiesquina con la calle Serrano, cuyo derribo está planeado para sacar partido económico al solar edificable que quedará tras su demolición -especular-, situado en una céntrica y “apetitosa” zona del norte de Madrid”.

Mientras el suelo y el negocio inmobiliario siga generando tan pingües beneficios esta situación y similares se seguirán produciendo. Siempre existirá un resquicio legal que posibilite la operación urbanística, a pesar de que ello suponga eliminar del mapa edificios perfectamente útiles y/o de valor arquitectónico reconocido.

Recojo dos casos ocurridos en la misma calle de Madrid, pero en distintos periodos históricos. Sirvan como ejemplos de lo comentado.

montaje-dr-arce-20

El primero de los casos es la demolición de la conocida “casa Arvesú“, construida en 1955 por encargo de la familia Arvesú al arquitecto Alejandro de la Sota y demolida en 1987, sin que el hecho trascendiese lo más mínimo. La casa estaba situada en el número 20 de la calle Doctor Arce de Madrid y fue demolida para construir un bloque de oficinas. (Ver imágenes)

Doctor ArceEl segundo caso se refiere a la construcción reciente, en 2006, de un lujoso bloque de viviendas en el solar donde antes hubo un espacioso chalé de dos alturas, en el número 45 de la misma calle Doctor Arce. El edificio demolido era de 1976 y, muy probablemente, su dueño habrá hecho un legítimo gran negocio. En la misma calle, alcanzando incluso el final de la calle Velázquez, en una zona que se caracteriza por su baja desnsidad, la sustitución de antiguas viviendas de dos alturas como máximo, por otras que la doblan, ha sido la tónica habitual en las últimas tres décadas.

Read Full Post »

Recetario secreto


GLI ARANCINI DI MONTALBANO


Se trata de croquetas o albóndigas de arroz rellenas y fritas, más o menos grandes, en forma de naranja. Se pueden hacer con rellenos variados. En este caso me voy a referir a las de carne , guisantes y queso. Al comisario Montalbano le maravillan estas croquetas. Particularmente los de la señora Adelina, vecina y asistenta del comisario que tenía dos hijos delincuentes que no hacían más que entrar y salir de la cárcel. Para la noche de un 31 de Diciembre a Montalbano, invitado a cenar, se le hacía la boca agua pensando en la tierna y tibia redondez del manjar elaborado por Adelina, pero sólo de pensar en sus hijos, sospechosos de un atraco, y en sus obligaciones de policía responsable se le aguaba la boca de más y perdía el apetito.
El personaje creado por Andrea Camilleri es un erudito gastrónomo, purista, exigente y de fino paladar. He aquí, en tres versiones, uno de los plátos típicos de Sicilia y uno de los preferidos de Montalbano. ¡Buen provecho!


Arancini de Sicilia

Receta nº 1
Ingredientes –
350 grs. de arroz (para risotto), 1,2 litros de caldo, sal, 2 huevos, azafrán en hebra, 2 cucharadas de queso rallado tipo sardo. 100 grs. de guisantes frescos hervidos al ‘dente’, 350 cc. de salsa boloñesa, 1 litro aceitede oliva, cantidad necesaria de harina, 6 huevos batidos, cantidad necesaria de pan rallado.

Preparación – Cocinar el arroz como si fuera un risotto’ con un litro y más de caldo disponible salando a gusto y sumando el azafrán disuelto en un poquito de agua tibia. Debe quedar bien sequito. Incorporar entonces 2 huevos batidos y dos abundantes cucharadas de queso rallado. Dejar enfriar completamente sobre una mesada limpia y aceitada desparramándolo con una cuchara de madera.

Para preparar una salsa boloñesa, haga un fondo con dos cucharada de aceite de oliva, una cebolla cortada, una zanahoria pequeña rallada, una rama de apio pequeña cortada, una hoja de laurel. Sofreír todo y agregar la carne picada; cocinar unos minutos mezclando para que la carne no quede agrumada. Agregar medio litro de pulpa de tomate triturada y un toque de vino tinto o blanco. Salpimentar a gusto. Cocinar a fuego lento hasta lograr una consistencia mas bien densa.
Preparar el relleno los guisantes hervidos con los 35 cl. de salsa boloñesa. Dejar enfriar. Con el arroz, ayudándose con las palmas de las manos, formar pelotitas del tamaño de una naranja chica, ahuecarlas y introducir una cucharada de relleno. Cerrar con un poco más de arroz. Pasar por harina, huevos batidos y el pan rallado. Freír la cantidad que se va a comer, en abundante aceite caliente hasta dorar. Peden comerse caliente o tibias, nunca frías. Las que sobran crudas pueden guardarse en el congelador por un corto período o en la nevera para un consumo rápido. La variante con queso, puede contener un relleno compuesto de mozzarella y jamón, roquefort, etc.



Arancini siciliani

Receta nº 2
Ingredienti
400 grammi di riso (anche del risotto bianco)
150 grammi di carne trita di vitello
1/2 pomodoro pelato
100 grammi di piselli sgusciati
75 grammi di caciocavallo fresco
100 grammi di burro
6 uova
1/2 cipolla
sale e pepe q.b.
300 grammi di pangrattato
olio per friggere


Preparazione
Lessare il riso tenendolo al dente (in realtà, è meglio avere a disposizione del risotto), quando si è raffreddato unire 3 uova e metà burro. A parte, lessare i piselli, scolarli e rosolarli nel burro rimasto; a parte, soffriggere la cipolla tritata, aggiungere la carne, sale e pepe, il pomodoro pelato e lasciar cuocere a fuoco basso, coprendo con un coperchio. A cottura avvenuta, unire al composto di piselli e preparare gli arancini veri e propri. Si forma una palla di riso, si riempie con l’impasto di carne e piselli e un pezzetto di formaggio, poi si chiude. In un piatto si sbattono le altre 3 uova e vi si fanno passare gli arancini, poi si impanano con il pangrattato e si friggono nell’olio. Quando sono ben dorati si ritirano e si lasciano asciugare sulla carta. Volendo farli più leggeri, si può evitare di passarli nell’uovo, impanandoli solo con il pangrattato.

Montalbano e gli arancini di Adelina.

A continuación la misma receta en otra versión: la aportada por el propio comisario Montalbano, es decir la receta de “gli arancini” de Adelina”. Esta vez el arroz no llevará azafrán (“senza zaffirano, pì carità”- dice Montalbano)- y se mezclará con una bechamel. La carne será picada a mano (“nenti frullatore, pì carità di Dio”- repite Montalbano), mixta de ternera y cerdo, aderezada con perejil, apio y albahaca, a la que se le puede añadir salchichón en trocitos. Esta receta no lleva queso.


Gesù, gli arancini di Adelina! Li aveva assaggiati solo una volta: un ricordo che sicuramente gli era trasùto nel Dna, nel patrimonio genetico. Adelina ci metteva due jornate sane sane a pripararli. Ne sapeva, a memoria, la ricetta: Il giorno avanti si fa un aggrassato di vitellone e di maiale in parti uguali che deve còciri a foco lentissimo per ore e ore con cipolla, pummadoro, sedano, prezzemolo e basilico. Il giorno appresso si prìpara un risotto, quello che chiamano alla milanisa (senza zaffirano, pi carità!), lo si versa sopra a una tavola, ci si impastano le ova e lo si fa rifriddàre. Intanto si còcino i pisellini, si fa una besciamella, si riducono a pezzettini gna poco di fette di salame e si fa tutta una composta con la carne aggrassata, triturata a mano con la mezzaluna (nenti frullatore, pì carità di Dio!). Il suco della carne s’ammisca col risotto. A questo punto si piglia tanticchia di risotto, s’assistema nel palmo d’una mano fatta a conca, ci si mette dentro quanto un cucchiaio di composta e si copre con dell’altro riso a formare una bella palla. Ogni palla la si fa rotolare nella farina, poi si passa nel bianco d’ovo e nel pane grattato. Doppo, tutti gli arancini s’infilano in una padeddra d’oglio bollente e si fanno friggere fino a quando pigliano un colore d’oro vecchio. Si lasciano scolare sulla carta”.

(Da: “Gli arancini di Montalbano” di Andrea Camilleri. Pág. 329. Mondadori. Milano, 1999)

Read Full Post »

La Escuela Popular de Personas Adultas de Prosperidad, “La Prospe”, es un proyecto pedagógico y social que surge por iniciativa popular en 1973 en el barrio madrileño de Prosperidad. Un proyecto de educación de personas adultas iniciado, por lo tanto, por gente del barrio, con gente del barrio y para la gente del barrio y de cualquier otra zona de Madrid. (Dirección: Luís Cabrera,19 -Madrid)

 

laprospep.jpg

 

 

Historia de una Escuela Popular

La Prospe también nace en La Prosperidad, un barrio por aquella época muy diferente a como es hoy en día. Era prácticamente la periferia de Madrid (hoy en día es prácticamente céntrico), con una composición social muy distinta a la de hoy: cerca de la calle Alfonso XIII había un polígono industrial, hoy cerrado, por lo que habitaba en el barrio bastante clase obrera. Pero había también toda una zona del barrio de casas de gente adinerada, así que vino mucha gente del campo, principalmente mujeres jóvenes, para servir en ellas, y la mayoría no estaba alfabetizadas, así como tampoco lo estaban muchos obreros de las fábricas. Así que la escuela surgió pues respondiendo a la necesidad muy urgente de un barrio que estaba creciendo con inmigración rural. En el año 1973 un grupo de educadores contactó con un grupo de gente que quería sacarse el título de Graduado Escolar, y allí empezó toda la historia de La Prospe.
Al poco se comenzó también a impartir alfabetización, lo que nos llevó a indagar sobre el método de alfabetización de Paulo Freire, y se adaptó a la realidad de un barrio madrileño de los 70. Según avanzaban los años todo fue cambiando. A finales de los 80 surgieron nuevas necesidades, principalmente relacionadas con la inmigración y el español para inmigrantes. Hoy en día, por ejemplo, los cursos de español para inmigrantes suponen la principal actividad de la escuela en cuanto a número de personas implicadas, y es un fenómeno que sigue creciendo. En cambio, los cursos de alfabetización y de conocimientos básicos se han reducido muchísimo. En el 97 surgieron también nuevas iniciativas de cómo revitalizar la educación y la cultura popular, hacia dónde dirigir la orientación del centro ante los numerosos cambios de nuestro entorno. Así se plantearon los llamados los Grupos de Aprendizaje Colectivo (GACs), que es una de las nuevas propuestas de la Escuela para actualizar la educación popular hoy en día.

Organización de la Escuela

En cuanto a organización, la Escuela es autogestionaria y asamblearia. La Asamblea general mensual es el motor de la Escuela, pues es donde se toman todas las decisiones importantes. Es una asamblea abierta a todos, monitores, alumnos, participantes, socios, vecinos, y quien se quiera pasar por ahí. Se buscan las decisiones por consenso dialogado y revisable, evitando en la medida de lo posible llegar a votaciones (aunque a veces sea necesario). Entre medias, por cuestiones operativas y para aquellos puntos más técnicos, menos trascendentes y menos polémicos, todas las semanas hay una Coordinadora a la que acude un representante rotativo de cada grupo, que luego contará lo tratado a su grupo.
En el ámbito más pedagógico hasta hace poco había una comisión o reunión pedagógica (para tratar todos los temas pedagógicos: programaciones, problemas, formación, etc.) una vez al mes con representantes rotativos de cada grupo. Pero posteriormente se decidió sustituirla (pues cada vez era menos operativa) por tres jornadas pedagógicas anuales (una a comienzos, otra a mediados y la última para cerrar el curso) organizadas por grupos de gente cada vez diferente (comisiones abiertas, puntuales y también rotativas). En estos momentos está en fase de experimentación esta nueva propuesta de organización pedagógica. Dentro de la lentitud característica de todo proceso asambleario, en la Escuela se procura revisar continuamente su funcionamiento y dinámicas, e ir experimentando nuevas líneas de trabajo.
La última función organizativa la cubre las Comisiones, que también son abiertas, y se encargan de temas organizativos y de coordinación técnica. Estas comisiones no deciden ni hacen las cosas, sino que estudian, diseñan, coordinan y proponen a la Asamblea, que es la que decide, y luego es la Escuela la que asume poner en marcha las propuestas. Hay por ejemplo una comisión de limpieza del local, que no se encarga evidentemente de limpiarlo todo, sino de que siempre haya material de limpieza, y de confeccionar un calendario rotativo para que cada semana dos grupos de la Escuela se encarguen de limpiar. También hay comisión de tesorería, otra de burocracia (que es la que más quebraderos de cabeza da), y a comienzos de curso se forma siempre una comisión temporal de propaganda, que dura un par de meses, y se encarga de proponer y coordinar la campaña de difusión de comienzo de curso y de matriculación. Se intenta también que estas comisiones sean rotativas, aunque en algunas, al ser tan técnicas, la rotación suele ser más lenta, pues exigen cierto rodaje y especialización.

Teoría pedagógica

En cuanto a teoría pedagógica, se basan en los principios de la educación popular, principios que se intentan aplicar en La Prospe: aprendizaje en igualdad, aprendizaje para la acción, la dinámica de acción-reflexión-acción, etc. Esto se traduce, por ejemplo, en los grupos en los que todavía existe esa división monitor/alumno (español, alfabetización, algunos talleres), en reuniones conjuntas para confeccionar, entre todos y de forma dialogada, poniendo en común los intereses de cada uno, la programación del curso. Las evaluaciones también son horizontales y colectivas (auto-evaluación y co-evaluación).
Hasta hace unos pocos años todavía se concedía el título de Graduado Escolar, lo que se dejó de hacer debido a los cambios introducidos en la penúltima reforma educativa. Este cambio en la Escuela removió debates y surgieron nuevas propuestas, como los GACs. Sus bases no son nuevas, sino que intentan avanzar en los principios de la educación popular: aprendizaje igualitario, se rompe definitivamente la división monitor/alumno, puesto que es gente que se reúne para estudiar, investigar y debatir en torno a ciertos temas. Tales temas no son por lo general propios de la educación formal, no son materias clásicas de estudio, aunque estén muy presentes en la realidad actual. Por ejemplo, hay y ha habido GACs de análisis crítico de los medios de comunicación, sobre el mundo laboral, sobre el género, la interculturalidad, sobre modelos energéticos, y más. Son temas que normalmente nadie sabe más que nadie, pues no han estado incluidos en nuestra educación formal, pues todos partimos un poco ‘de cero’. Los GACs también profundizan en el aprendizaje para la acción, que lo aprendido no se quede en acumular conocimientos, sino que conduzca a transformar la realidad. Así que estos grupos intentan organizar talleres, difundir material, ir sacando todo lo que van haciendo hacia fuera, hacia la Escuela, hacia el barrio, la ciudad, el mundo.”
(Dossier sobre el Encuentro LA EDUCACIÓN POPULAR, Mayo de 2003)

ACONTECIMIENTOS RELEVANTES EN LA VIDA DE LA ESCUELA POPULAR DE PROSPERIDAD (ordenados cronológicamente):

1943
La parroquia del Sagrado Corazón alquiló los locales de la calle General Zabala 10 ( actual 10 bis) al Patronato Escolar de los Suburbios de Madrid para uso escolar. Se instala entonces un colegio nacional que llevará por nombre “Sagrado Corazón”.

NOTA: En una fecha que desconocemos, posiblemente a principios de los 70, el Patronato Escolar de los Suburbios se disolvió, asumiendo el Ayuntamiento de Madrid sus funciones, derechos y obligaciones.

1973
La Escuela Popular de Prosperidad inicia su andadura en el barrio madrileño de Prosperidad. Desde ese año hasta 1977 realiza sus actividades en la parroquia “San Juan de Ribera”, sita en la calle Rodríguez Marín, 57.

1977
La Escuela Popular de Prosperidad comienza el curso académico 1977/78 en el edificio del Centro Cultural de la calle Mantuano, 51 (actual Centro Cultural “Nicolás Salmerón”). Aquí permanecerá hasta el curso 1980/81.

1980, 2 de diciembre
La Asociación Cultural Escuela Popular de Prosperidad queda inscrita en el Registro Provincial de Asociaciones de la Dirección General de Política Interior del Ministerio de Interior.

1981
El Ayuntamiento de Madrid se hace cargo del edificio del Centro Cultural Mantuano, con el propósito de instalar un centro cultural municipal y un colegio público. Al comenzar las obras, el ayuntamiento ofrece a la Escuela la posibilidad de utilizar, en horario de tarde y noche, el edificio de la Calle General Zabala 10 bis que utiliza el colegio “Sagrado Corazón”.

La Escuela se traslada a estos locales en enero de 1981, empezando a utilizarlos sólo en horario de tarde.

No hay que olvidar que en principio se pretendía echar sin más a La Escuela de los locales de Mantuano, 51. Gracias a la resistencia a ser desalojados del Centro Cultural que adoptaron los miembros de la Escuela Popular de Prosperidad se logró la nueva ubicación en General Zabala 10 (actual 10 bis).

1983
Terminan las obras de rehabilitación del edificio de la calle Mantuano 51, en donde se abren un Colegio Público y un Centro Cultural, ambos con el nombre de “Nicolás Salmerón”. El Colegio Público “Sagrado Corazón” se traslada al nuevo edificio, donde empieza el curso 1983/84.

La Escuela Popular de Prosperidad solicita al Ayuntamiento permiso para continuar con su proyecto de educación para adultos en el edificio de la calle General Zabala 10 (actual 10 bis). Se mantenía, por lo tanto, el uso escolar de los locales de dicho edificio.

1983, 3 de marzo
La Inspección técnica de Educación Básica del Ministerio de Educación y Ciencia elabora un informe que dirige al Ayuntamiento de Madrid en el que informa favorablemente sobre la tarea de la Escuela y recomienda el mantenimiento del uso de los locales después de ser trasladado el C.P: “Sagrado Corazón” al edificio de la calle Mantuano, 51.

La Junta Municipal del distrito de Chamartín se muestra también favorable a la continuidad de la Escuela en los locales de General Zabala 10 bis, por considerar que el uso de los mismos sigue siendo el mismo para lo que los tenía alquilados.

El entonces Alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Enrique Tierno Galván, da su autorización para que la Escuela Popular de Prosperidad utilice a tiempo completo los locales de la calle General Zabala 10 (actual 10 bis).

La instalación de la Escuela Popular de Prosperidad en los locales de la calle General Zabala 10 (actual 10 bis) fue, por lo tanto, dispuesta por la Junta Municipal del Distrito de Chamartín y autorizada por el Ayuntamiento de Madrid con el informe favorable del Ministerio de Educación y Ciencia. A la utilización de esos locales, es evidente, no se le puede dar ninguna connotación de ocupación ilegal.

1984
La Parroquia del “Sagrado Corazón” y el Arzobispado de Madrid reclaman al Ayuntamiento la devolución del edificio de la C/ General Zabala 10 bis. Alegan que en el curso 82/83 cesaron las actividades escolares para las que fue arrendado.

En su intento de forzar que la Escuela abandonara los locales, el párroco cortó el suministro de agua. Durante varios meses, hasta que el Ayuntamiento instaló una nueva acometida, los servicios de la Escuela tuvieron que funcionar con agua acarreada en bidones desde la fuente de la Plaza de Prosperidad.

Ninguna administración, ni municipal ni estatal, como se ha dicho más arriba, entendió que cesaran las actividades escolares para las que fue arrendado el edificio. No sólo eso, se reconoció el importante papel que para la comunidad, en el ámbito de la educación de adultos, cumplía la Escuela Popular de Prosperidad.

1984, 28 de marzo
Desde el Ministerio de Educación y Ciencia se dicta una Orden Ministerial por la que se concede a la Escuela Popular de Prosperidad el reconocimiento como Centro de Educación Permanente de Adultos.

El reconocimiento como Centro de E.P.A. supone, entre otras cosas, la autorización para impartir enseñanzas de Graduado Escolar y conceder el título sin necesidad de que l@s alumn@s se examinen en otro centro.

1984, diciembre
La Escuela forma parte de la Comisión Organizadora de las Primeras Jornadas Estatales de Educación de Adultos, de las que surge la FAEA (Federación de Asociaciones de Educación de Adultos). La Escuela figura como una de las asociaciones fundadoras.

1984/85
La Comunidad de Madrid asume algunas de las competencias en materia de Educación Permanente de Adultos. La Escuela empieza a colaborar con el programa de Alfabetización y Educación de Personas Adultas de la Comunidad de Madrid.

Desde 1985
La Escuela Popular de Prosperidad colabora puntualmente con la Consejería de Educación de la Comunidad Autónoma de Madrid en cursos, jornadas y otras iniciativas de formación de formadores y de monitores para la educación de personas adultas.

Desde 1986
La Escuela Popular de Prosperidad colabora con diversos programas de la Coordinadora de Minusválidos Físicos de la Comunidad Madrileña con el fin de promover la total integración de los discapacitados físicos en la sociedad.

Desde 1987 a 1989
La Escuela Popular de Prosperidad colabora con la Asociación Familia y Amigos del Deficiente (AFADE) en la organización de actividades de Ocio y Tiempo Libre para personas con retraso mental de la asociación.

Desde 1988
La Escuela Popular de Prosperidad colabora con los Talleres de Formación y Promoción Sociolaboral de CARITAS Madrid, dirigidos a ex-toxicóman@s y población inmigrante, desarrollando programas de promoción académica para sus alumn@s, e impartiendo formación específica a sus monitor@s.

1990, 8 de noviembre
El Ministerio de Educación y Ciencia reconoce públicamente la labor educativa realizada desde 1973 por la Escuela Popular de Prosperidad concediéndole una Mención de Honor con motivo de la celebración en el estado español del Día Internacional de la Alfabetización.

1990, diciembre
Se legaliza la FEPAM, Federación de Escuelas Populares de Personas Adultas de Madrid, constituida por catorce centros agrupados previamente en la Coordinadora de Escuelas Populares. La Escuela Popular de Prosperidad participa activamente en la FEPAM desde su creación.

1991, 28 de mayo
Llega a la Escuela una carta de la Junta Municipal de Chamartín, fechada el 21 y firmada por el Concejal Presidente, Miguel Cantos, comunicándonos que el día 13 del mes en curso, el párroco del Sagrado Corazón de Jesús ha remitido a esa Junta Municipal un escrito en el que solicita que le sean entregados libres de uso los locales de la calle General Zabala 10. “De paso” nos informa que en Junio del 90 el Ayuntamiento de Madrid había declarado resuelto el contrato que desde el 43 mantenía con el Párroco de la iglesia al considerar que los locales ya no son de utilidad para el desarrollo de servicios de competencia del Ayuntamiento. Así que, estando ya resuelto el contrato nos comunica “que por parte de la Junta Municipal de Chamartín no existe razón alguna que impida que por la propiedad, en uso de su derecho, se proceda al desalojo” y sigue “por lo que le ruego que conociendo la situación jurídica del arrendamiento, lo dejen libre a favor de la propiedad a la mayor brevedad”.

En esta carta el Ayuntamiento considera que:
los cursos reglados de EGB para adultos que se dan en la Escuela;
los talleres;
las clases de castellano para inmigrantes;
los cursos de Post-graduado;
las actividades culturales: excursiones, visitas a museos, charlas-debate …
la biblioteca, abierta al barrio;
las reuniones puntuales de alguna comunidad de vecinos o
la presencia de un Club de Montaña que organiza salidas para conocer y respetar el medio ambiente, no hace de la escuela un proyecto útil para el desarrollo de servicios (educativos y culturales) que debiera promover el ayuntamiento.
Como es evidente que lo que hacemos en la Escuela Popular de Prosperidad son acciones en pro de la educación y la cultura, acciones que compete al ayuntamiento promover, no hay razón que nos impida permanecer en los locales de la calle General Zabala 10bis.

Desde mayo de 1991
· La Federación de Escuelas Populares de Personas Adultas de Madrid (FEPAM) instala su sede en los locales de la calle General Zabala 10 bis al objeto de unirse a la Escuela en su lucha contra el desahucio.
· El “ABC” inicia una campaña difamatoria contra la Escuela Popular de Prosperidad (llena de falsas afirmaciones, inexactitudes y errores gramaticales).
· La Escuela Popular de Prosperidad inicia también una campaña para informar, aglutinar a personas y colectivos afines a la causa y poner en marcha movilizaciones sociales.

1991, junio
La FEPAM organiza unas Jornadas de Educación de Personas Adultas. Participa en ellas Paulo Freire que, entre otras cosas, manifiesta su apoyo a la Escuela Popular de Prosperidad.

1991, octubre
Entrevista con el Alcalde de Madrid José Mª Álvarez del Manzano, también está presente el Concejal-Presidente de la Junta de Chamartín, M. Cantos. En este encuentro se consigue que la Junta se comprometa a promover y participar en una negociación, junto con la Escuela y el Arzobispado, para buscar una solución al problema. La Escuela empieza contactos bilaterales con Justo Bermejo, Vicario Episcopal de la Vicaría Primera de la Archidiócesis de Madrid-Alcalá, con vistas a la elaboración de un documento de acuerdo amistoso.

1991 a 1992
Comienza un proceso de contactos y negociaciones de la Escuela que van en dos líneas:
1. Con el ARZOBISPADO y el AYUNTAMIENTO, con el propósito de firmar un documento que consiga la permanencia en los locales. Para eso se proponen dos vías:
· que el Ayuntamiento de marcha atrás en su decisión de rescindir el contrato, el Arzobispado lo admita y se vuelva a la situación anterior.
· que la iglesia fije un alquiler “social” y que las instituciones CAM, MEC y Ayuntamiento se comprometan a pagar junto a la Escuela.
2. Con las instituciones CAM y MEC, para mantenerlos informados y conseguir, en último término su implicación en el pago de un alquiler.

1991, octubre
La Coordinadora de Minusválidos Físicos de la Comunidad de Madrid otorga el premio “Silla de Barro” a la Escuela Popular de Prosperidad por su labor en la integración de personas con minusvalías.

1991, octubre
La Escuela pone un recurso contra la decisión del Ayuntamiento de rescindir el contrato de arrendamiento que mantenía con el arzobispado. Se alega la indefensión que tal decisión ha producido en la Escuela como parte interesada.

1991, 8 noviembre
El Ministerio de Educación y Ciencia vuelve a reconocer la labor educativa de la Escuela Popular de Prosperidad otorgándole el 3er premio de la convocatoria “MIGUEL HERNÁNDEZ”.

1992, 3 de agosto
Llega un requerimiento notarial del Arzobispado en el que se nos invita a desalojar los locales. Este requerimiento supone la ruptura unilateral de las negociaciones mantenidas durante casi un año. Es el primer paso necesario para emprender las acciones judiciales.

1992, agosto
Se reclama una explicación al Arzobispado por la ruptura unilateral de las negociaciones, que nunca llega.

1992, septiembre
A principio de mes llega una notificación de la demanda que el Arzobispado ha puesto contra la Escuela y el Ayuntamiento por ocupación en precario de los locales.
Se piden explicaciones al Ayuntamiento pero contesta diciendo que el Arzobispado les ha demandado a ellos también.

Comienza una larga y dura lucha que se libra en tres frentes: el judicial, en el que contraatacamos al Ayuntamiento y la Iglesia con todos los recursos judiciales disponibles, el de la negociación con las administraciones, y el social, para lograr la creación de un gran frente de apoyo a La Escuela por parte de personas y colectivos que hiciese imposible el desahucio, difundiendo el proyecto educativo y social de la Escuela Popular de Prosperidad con:
– notas de prensa y artículos en medios de comunicación, desde los más afines al sistema hasta los de “contrainformación” o de tendencia radical.
– participación en los desfiles de carrozas de los carnavales, desde 1992 a 1998 denunciando el intento de desalojo de la Escuela y muchas otras situaciones de injusticia en el mundo.
– organización de un festival anual “La Prospe Resiste”, coincidiendo con el fin de curso.
– concentraciones y manifestaciones en la calle, etc.

1992, diciembre
Se celebran en los Juzgados de 1ª Instancia las vistas orales del juicio contra la Escuela Popular de Prosperidad y el Ayuntamiento de Madrid por ocupación en precario de los locales de la calle General Zabala 10 bis.

1993, junio
Sale la sentencia de 1ª instancia. Es favorable a los intereses del Arzobispado. El Ayuntamiento se allana (acepta la sentencia sin ninguna objeción) y la Escuela pone un recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid argumentando:
– que la propiedad del inmueble no está clara. El Juez se la ha atribuido al Arzobispado sin el trámite de acreditarla debidamente.
– Que otras partes implicadas (como la FEPAM, que tiene su sede en los mismos locales) no han sido llamada a declarar, y,
– (el más importante), que no puede hablarse de ocupación en precario cuando en un documento el Arzobispado reconoce que conoció y consintió la cesión de locales que el Ayuntamiento de Madrid había hecho en su día a la Escuela Popular de Prosperidad.

1993, junio
· La Escuela celebra su 20º aniversario.
· La Escuela participa en la Marcha contra el Paro y la Pobreza, organizada por numerosos movimientos sociales.

1994, marzo
La Escuela participa en la Campaña “50 años bastan” contra el FMI y el Banco Mundial.

1994, mayo
El Defensor del Pueblo (Margarita Retuerto, suplente en funciones) responde a la demanda que la Escuela le había hecho casi un año antes: “los procesos judiciales existentes sobre el fondo de su denuncia y el carácter privada de la misma nos impiden …la prosecución de nuestras actuaciones”.
No obstante es curiosa la versión que dio el Ayuntamiento al Defensor del Pueblo: al Ayuntamiento le resultaba MUY GRAVOSO el mantenimiento del local de la Escuela, sobretodo cuando los temas de escolarización son competencia del MEC, además en el barrio ahora hay Centros Culturales, tras un gran esfuerzo del Ayuntamiento. Por todo se considera que no tienen por qué cargar con una asociación que no es necesaria en el barrio, que los locales del ayuntamiento están llenos con las actividades que ellos gestionan y que ayudar a la Escuela en un alquiler agravaría enormemente su hacienda.

1994, noviembre
La Audiencia Provincial de Madrid notifica que no dictará sentencia hasta que se resuelva el recurso por indefensión que la Escuela puso contra la decisión del Ayuntamiento de rescindir el contrato de arrendamiento. (ver 1991, octubre)

1995, marzo
La Escuela se pronuncia pública y unánimemente por la insumisión y el antimilitarismo.

1995, noviembre
La Escuela participa en el Foro Alternativo “Otras Voces del Planeta”

1995, diciembre
La Audiencia Provincial de Madrid notifica un nuevo aplazamiento de la sentencia

1997, junio
En las asambleas de fin de curso se toman dos decisiones importantes:

No impartir ni otorgar la nueva titulación que se creó con la LOGSE, Educación Secundaria Obligatoria (ESO) para adultos.
Poner en marcha la experiencia educativa de los Grupos de Aprendizaje Colectivo (GAC). Se pretende continuar con un proyecto de educación popular en un contexto nuevo. En la programación de los G.A.C., los contenidos, la metodología y la evaluación se deciden entre los miembros del grupo. También las fechas y el horario. Pero lo más relevante (rasgo diferenciador) es que en dicha programación debe figurar un planteamiento de acción. Se trata de conocer para actuar y de actuar para transformar.

1998, Septiembre
La Asociación de Vecin@s de Prosperidad, tras perder toda ayuda pública pues según el Ayuntamiento “ya no es necesaria”, se ve obligada a abandonar el local que alquilaba y es “realojada” en la Escuela Popular de prosperidad, donde tiene su sede desde entonces.

1999, Enero
El Grupo de Aprendizaje Colectivo de Comunicación Popular edita un dossier titulado “El rompecabezas de la OTAN y el nuevo militarismo español en los periódicos”, un análisis del nuevo discurso militarista en las noticias de prensa, así como un método pedagógico para estudiar de manera crítica las noticias. Este dossier es producto de casi un año de trabajo del grupo.

1999, Junio
La Escuela se declara Objetora a la militarización de las escuelas, como respuesta a las iniciativas de los ministerios de Educación y de Defensa de infiltrar los valores militares en los diferentes niveles educativos. La Escuela participa en la Semana de Lucha Social, coicidiendo su 8º Festival veraniego “La Prospe Resiste” con el final de la Semana.

1999, 2 de julio
La Audiencia Provincial notifica que dictará sentencia el día 20 de julio. La sentencia dirá si se autoriza el desahucio de la Escuela Popular de Prosperidad o no.
Hasta septiembre no se conocerá el resultado.

1999, septiembre
La Escuela Popular de Prosperidad comienza sus actividades con toda normalidad. Se ofrecen cursos de conocimientos básicos, cursos de español para inmigrantes, talleres y G.A.C.. Aproximadamente unas ciento cincuenta personas participan en mayor o menor grado con el proyecto.

1999, 28 de septiembre
Se hace pública la sentencia. Se desestima el recurso que puso la Escuela y se da la razón al Juzgado de 1ª Instancia. En el momento en que se de traslado a esta sentencia, el Arzobispado podrá solicitar la ejecución de la misma.

1999, Noviembre
Notificación judicial que nos da 15 dias para desalojar voluntariamente la Escuela (el 2 de Diciembre). A partir de ese plazo el Arzobispado puede pedir la ejecución forzosa del desalojo. La Escuela toma dos decisiones: no irse, y cancelar temporalmente sus actividades educativas y sociales para concentrarse en la campaña de resistencia y movilizaciones. Se convoca Asamblea Permanente (diaria).

2000, 13 de eneroLa Prospe tras haber llegado a un acuerdo con las partes en litigio acepta dejar el antiguo local y trasladarse a su nuevo emplazamiento de la Calle Luis Cabrera 19.

El conflicto

En Mayo de 1991 el Arzobispado de Madrid, con el acuerdo del Ayuntamiento de Madrid, decide resolver la ocupación del edificio de su propiedad, conminando a la Escuela Popular de Prosperidad a abandonarlo. A partir de aquí se inicia una incesante lucha por hacer valer lo que entienden derechos legítimos. La lucha se hace en los tribunales y en la calle, a través de movilizciones que secundan distintos colectivos cívicos del barrio de Prosperidad y de otros barrios de Madrid.

Lo que sigue son tres comunicados que emitió La Prospe durante su batalla, que resumen el principio y el fin de una lucha por dar continuidad al proyecto de la Escuela Popular.

Primer Comunicado de la Escuela

“Desde 1992 nos enfrentamos a la amenaza de desahucio impulsada por vía judicial por el Arzobispado de Madrid, que codicia nuestro local, muy suculento dentro de su política de especulación urbana. El acoso institucional se completa con la complicidad del Ayuntamiento, al cual nuestra presencia en el barrio de Properidad siempre le ha resultado incómoda.

El local fue cedido por la Iglesia al Ayuntamiento en el año 43, y este nos lo cedió hace 18 años al colectivo de la escuela popular La Prospe, tras muchas presiones por nuestra parte para obtener un lugar en el barrio en el cual autoorganizarnos.

Comunicado de la Escuela, septiembre 1999)

Tercer Comunicado 28 de Diciembre de 1.999

El pasado 2 de Diciembre finalizó el plazo que el juzgado fijó para que abandonásemos los locales que venimos utilizando desde hace 18 años.

Ahora sólo queda que el Arzobispado de Madrid, en un nuevo ejercicio de violencia sobre la Escuela, pida al juez que ejecute la sentencia y el desahucio se haga efectivo.

Por ello durante todo este tiempo las actividades educativas que hemos desarrollado en la Escuela han estado dirigidas a la defensa de este espacio social. Una vez más hemos aplicado nuestro planteamiento pedagógico de combinar la reflexión con la acción, la teoría con la práctica.

En este proceso de movilización estamos recibiendo un gran apoyo de numerosos movimientos sociales y personas. Para todas ellas nuestro agradecimiento, a la vez que pedimos que continúen en la pelea.

El Arzobispado ha hecho pública su intención de instalar en los locales unas oficinas de la delegación de misiones. En La Prospe consideramos que sus pretensiones siguen careciendo de legitimidad, ya que el Arzobispado de Madrid tiene muchos locales que podrían utilizarse para ese fin.

En todo este tiempo el Arzobispado se ha negado a negociar una salida al conflicto actual. Tampoco ha aceptado mantener ningún tipo de reunión. Su única respuesta a nuestras reivindicaciones ha sido indicarnos una lista de pequeños locales municipales fuera del barrio, y que según ellos la Escuela Popular podría solicitar al Ayuntamiento.

Por su parte, tanto el alcalde de Madrid como el concejal-presidente del distrito, dicen que nada tienen que ver con el conflicto. Para ellos el desalojo no supone ningún problema, pues las personas que participamos en la Prospe podemos matricularnos individualmente en los centros culturales que dirige el Ayuntamiento.

Quieren así ocultar que nuestro proyecto de educación popular, basado en la autogestión y la transformación social, nada tiene que ver con las actividades que se desarrollan en sus centros. En definitiva están intentando hacernos creer que el conflicto originado por la connivencia política entre el Ayuntamiento y el Arzobispado, tiene una solución “técnica” consistente en disolver la Escuela Popular.

Quizás por ello ni el alcalde ni el concejal-presidente han querido hasta el momento mantener las entrevistas que desde La Prospe les hemos pedido.

Consideramos que con esta actitud cerrada al diálogo continúan expresando su inequívoco apoyo a los intereses del Arzobispado, en contra de las vecinas y vecinos del barrio de Prosperidad.

Por todo ello seguiremos presionando al Ayuntamiento y al Arzobispado para conseguir que la Escuela de La Prospe siga en sus actuales locales.

(Tercer comunicado de la Escuela, diciembre 1999)

Séptimo Comunicado, 17 de noviembre del 2000

LA PROSPE YA TIENE NUEVO LOCAL Tras casi 10 años de lucha para no quedarnos sin local, lo hemos logrado. Hace un par de meses la Comunidad de Madrid nos ha ofrecido un local nuevo en las condiciones que exigimos: dentro del barrio, suficientemente grande, con carta de cesión y respetando nuestra independencia y autogestión. Está situado en la calle Luis Cabrera n°19 (cerca de la calle Cartagena).

(Septimo comunicado de la Escuela, noviembre de 2000)

Nota de Prensa del Arzobispado de Madrid
Desmentido sobre unos locales parroquiales de la calle General Zabala, 10 bis


Los locales parroquiales de la calle General Zabala, 10 bis, pertenecen, desde la construcción del complejo parroquial, tanto en los terrenos como en su edificación, a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, formando parte integrante de dicho complejo. -En el año 1943, la parroquia del Sagrado Corazón cedió al Patronato de Suburbios estos locales parroquiales para establecer en ellos el colegio nacional Sagrado Corazón de Jesús, y dar acogida a los niños necesitados del barrio, mediante contrato firmado por el señor cura párroco.-En el año 1981, la Junta Municipal de Chamartín, en virtud del contrato en el que se había subrogado el Ayuntamiento -al desaparecer como organismo el Patronato de Suburbios-, autorizó a la asociación cultural Escuela Popular de la Prosperidad para impartir clases de adultos en los locales mencionados, con la protesta expresa del Arzobispado.-En 1983, los pocos niños que quedaban en el colegio nacional del Sagrado Corazón fueron trasladados al nuevo colegio nacional Nicolás Salmerón, permaneciendo en los locales parroquiales la dicha asociación cultural.-Desde 1983 hasta 1990, no hubo respuesta a ninguno de los reiterados escritos en los que el Arzobispado pedía al Ayuntamiento el desalojo de dichos locales.-En 1990, el Ayuntamiento declaró resuelto el contrato con el Arzobispado de Madrid, habida cuenta de que los locales contratados ya no son de utilidad para el desarrollo de servicios competencia de este Ayuntamiento. En este mismo año, el Arzobispado insta a la asociación cultural Escuela Popular de la Prosperidad a dejar libres los locales y posteriormente inicia conversaciones con los dirigentes de la misma para lograr un acuerdo satisfactorio a ambas partes. Ante las pretensiones inadmisibles de los dirigentes de esta asociación y su negativa a abandonar los locales, se instruye contra ésta proceso de desahucio, basado en el carácter de precaristas en el que se encontraba al carecer de contrato.-En 1993, el Juzgado de Primera Instancia dicta sentencia favorable al Arzobispado, por la que, dentro del plazo legal, la asociación cultural Escuela Popular de la Prosperidad debería dejar libres los locales. Comienzan por parte de ésta los recursos de apelación contra la sentencia ante los distintos Tribunales, hasta llegar al Tribunal Supremo -no cabe, por tanto, pensar en indefensión-, los cuales ratifican la sentencia del Juzgado de Primera Instancia. En los dieciocho años que lleva de permanencia en los locales, la citada asociación no ha satisfecho renta alguna al Arzobispado.-El Arzobispado tiene necesidad de recuperar los locales parroquiales de los que tratamos para
instalar en ellos la Delegación de Misiones y Obras Misionales Pontificias de la archidiócesis, dada la labor y el volumen de actividades que desempeña a través de estas instituciones eclesiales, atendiendo a más de mil seiscientos misioneros diocesanos en sus proyectos evangelizadores y humanitarios y, a través de estos misioneros, ayudando a innumerables personas del tercer mundo.-Por otra parte, existe una orden de Ejecución de Obras, de la Junta Municipal de Chamartín, en la que urge realizarlas por carecer los locales de las mínimas condiciones de seguridad y salubridad, por lo que debemos clausurar de inmediato los locales mencionados dado el peligro que existe para personas.-La asociación cultural Escuela Popular de la Prosperidad ha tenido más de ocho años para resolver su situación, recabando de las oportunas instituciones los locales en los cuales desarrollar su actividad. Siendo ello así, y sin entrar en la actividad social de la asociación cultural Escuela Popular de la Prosperidad, lo que no se puede hacer es trasladar a este Arzobispado una problemática que le es ajena y tratar de privarle del legítimo derecho de ocupar unos locales que le son propios.-El Arzobispado está dispuesto a colaborar, en cuanto le sea posible, en la búsqueda de alguna alternativa para que esta asociación cultural pueda proseguir su tarea.


 

montaje-escuela-popular-prosperidad.jpg

 

 

Noticias y enlaces

(Cronología de “La Prospe”)

La Prospe Resiste

Movilización por la escuela Popular “La Prospe” (1999)

Los alumnos de «La Prospe» se encierran en La Almudena (1999)

Los miembros de “La Prospe” se niegan a desalojar sus locales (1999)

Los “okupas” llevan carbón a varias instituciones por el cierre de La Prospe (2000)

NUEVA SEDE DEL CONSEJO DIOCESANO DE MISIONES

Read Full Post »

Interesante y contenida reflexión acerca del problema de la vivienda y sus efectos sociales en forma de obsesión nacional. Un problema de largo recorrido, fuertemente arraigado a causa de los ingentes intereses creados y de dificil solución política. El autor expone en el texto lo fundamental del asunto: mientras haya tarta que repartir el problema no es problema. Lo que pasa es que los que pagamos el suculento pastel también queremos entrar en el reparto y no tenemos con qué comer. Nos falta la cuchara. Lo firma Xerardo Estévez y lo publicó EL PAÍS – 13-04-2007 en la edición de Galicia. Corto y pego:


El barullo de la vivienda

XERARDO ESTÉVEZ

 

EL PAÍS – 13-04-2007

En la entrevista televisiva a cien bandas a la que se sometió el presidente Zapatero me sorprendió, no la anécdota del café, sino la ponderada respuesta ante la insistente demanda de un chaval de 19 años que quería a toda costa comprar un piso. Prudente, Zapatero contestó con una alusión al esfuerzo del Gobierno por habilitar apartamentos de alquiler. Para mi gusto, debía haber sido más terminante. Una sociedad donde la máxima aspiración de una persona de esa edad es ser propietario de un piso no es razonable. Se confunde el derecho constitucional a disfrutar de una vivienda digna y adecuada con el de su posesión en propiedad.

La inexistencia de un mercado ágil de alquiler y los hasta ahora bajos tipos de interés han arrastrado a la ciudadanía en masa a la compra de viviendas. El oxímoron de moda es el del propietario hipotecado. Esta condición va a mantenerla de por vida, la trasladará seguramente a sus herederos y acaso repercutirá, con efecto retroactivo, sobre muchos padres que, comprometidos a la ayuda sistemática, no podrán disfrutar de una tranquila jubilación. Cuando el titular de la deuda se proponga cambiar de vivienda porque necesita más superficie advertirá que el entorno también ha subido y se verá abocado a relegarse a la última corona metropolitana, sin tiempo siquiera para evaluar los gastos que le van a generar los desplazamientos y la disponibilidad de servicios. Evidentemente, la baja natalidad tiene algo que ver con todo esto. La cuestión de fondo es que so capa del problema de la vivienda se encubre un negocio inmobiliario producido por el incremento del precio del suelo, del que se benefician fundamentalmente los propietarios de terrenos, los promotores y, en su caso, la administración. Los ciudadanos se ven obligados a introducirse en el juego y convertirse en operadores de suelo sui géneris, viviendo con ansiedad la evolución del mercado inmobiliario. Tan pronto adquirimos una vivienda mediante una hipoteca rogamos que el precio suba lo suficiente como para que la operación resulte rentable en relación con el tipo de interés, pues su valor de uso tiende a depreciarse. Más que espacio para habitar, lo que compramos y vendemos son acciones de suelo, es decir, la repercusión del suelo sobre el precio de cada metro cuadrado de vivienda. Salvo a los que no las tienen, y que cada día lo ven más difícil a medida que se calientan mutuamente la oferta y la demanda, a nadie le interesa que esas acciones vayan para abajo.
Desde el lado de la economía, y también en amplios sectores de la política, se piensa que el mercado puede llegar a satisfacer todas las necesidades construyendo cada vez más habitáculos, por eso no se ve necesario abordar estudios serios sobre la demanda residencial por edades, tipos de familia, sectores. Es decir, no se fija la dimensión del objetivo constitucional y de esa manera se confunde el negocio con el problema de la vivienda. En este barullo general da la sensación de que lo único importante es el tema de la vivienda y parecen olvidarse aspectos sustanciales vinculados al planeamiento, como la calidad de los espacios públicos, la localización de los equipamientos y dotaciones, la resolución de los conflictos de movilidad, etcétera. Este tipo de reivindicaciones ha desaparecido del mapa. Para satisfacer una demanda que parece insaciable se siguen diseñando planes generales con cantidades inmensas de suelo apto para urbanizar, muy por encima de las expectativas demográficas, y así sólo se consigue calentar el suelo de todos los municipios y fomentar la especulación. Sin embargo, al parecer el mercado empieza a desacelerarse.
En las grandes áreas de Madrid y Barcelona aparecen ya síntomas de contención e incluso disminución de precios. Si es así, cabe preguntarse qué va a pasar con los propietarios hipotecados a la hora de cotizar la mensualidad por unos pisos que pudieran depreciarse, probablemente tasados en exceso y con un Euribor más alto que el pactado en un principio. A pesar de que la política económica está basada en gran medida en el auge inmobiliario, me parece bueno que el mercado se enfríe para introducir racionalidad, que se estudie la fórmula para aterrizar con suavidad y, algo primordial en mi opinión, que se vuelva a insertar vivienda y planeamiento, un planeamiento hecho con rigor y limpieza administrativa al lado de una política de alquiler pensada y diseñada con los ayuntamientos, para unos jóvenes y no tan jóvenes que no pueden, ni deben, empeñarse de por vida en la compra de una vivienda.

Read Full Post »

Older Posts »