Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Construccion’ Category

Fuente 1876Hace dos años por estas mismsa fechas publiqué en el Blog una breve nota acerca de una fuente pública,  de esas que abundaban en Madrid para “dar de beber al sediento”.  Como ya comenté en la entrada, en Madrid, de las 4.000 fuentes públicas que había en los ochenta del siglo XX, en 2012 sólo quedaban 1.843. De estas, solo funcionaban dos tercios, unas 1.200. Muchas se habían condenado y no prestaban servicio. En la actualidad serán muchas menos las que queden.

Una de las que ha desaparecido en 2014 es la que fue objeto del artículo y se ve en la foto.  Esta fuente pública  estaba en una esquina del barrio de Salamanca. Era de 1876, cuando el barrio se construía integrado en el Ensanche de Carlos María de Castro. La fuente de hierro y el vaso de granito hasta ese año se había conservado más o menos en buen estado, aunque le faltaba una cabeza de león que iba atornillada con dos vástagos por detrás y que permitia que el caño asomase por su boca dándole un aspecto muy pintoresco.

Esta fuente era un notable testimonio del origen del barrio y  testigo de la historia de Madrid. En 2012 me sorprendió descubrirla y me preguntaba cuántas como esta y anteriores a esta habrían desaparecido sin el más mínimo atisbo de remordimiento por parte de sus ejecutores y sin que nadie se diera cuenta, acabando en cualquier fundición convertida en quién sabe qué.

Pues bien, A. Bisquert me envía una foto y me da la noticia: han quitado la fuente de la calle Maldonado esquina Claudio Coello.
Conociendo la nula sensibilidad y el escaso respeto por la historia que muestran los responsables de estas decisiones, lo raro era que no lo hubiesen eliminado mucho antes.

fuente maldonadoesquinaclaudiocuello

“Han quitado la fuente de la calle Maldonado con Claudio Coello” (Foto: A. Bisquert, 2014)

Read Full Post »

02-CASINO-RESTAURANTE
Arturo Soria desarrolló a partir de 1894 la Ciudad Lineal, proyecto urbanístico innovador pero poco rentable. A la promoción de viviendas se unió la creación de una red de tranvías y un extenso Parque de Diversiones para solaz de los madrileños. La ingente inversión tuvo éxitos efímeros. El Parque acabaría por desaparecer, quedando para la memoria apenas el testimonio documental de archivos y hemerotecas.

La Plaza de Toros y el Gran Teatro

El antecedente del Parque de Diversiones fue una Plaza de Toros. Estaba entre las calles Arturo Soria y López Aranda. El éxito del coso animó a la Compañía Madrileña de Urbanización de Arturo Soria (C.M.U.) a crear un Centro de Diversión que satisficiera no solo las necesidades de ocio de la Ciudad Lineal sino también las de toda la capital.

En 1904 se construyó el Gran Teatro, de 650m2 de planta, en la calle Arturo Soria con Hernández Rubín, con una parada de tranvía a sus puertas. Era de ladrillo revocado y armadura de hierro con ornamentación interior y exterior Modernista. Obra del arquitecto Ricardo Marcos Bauzá, el teatro era multiusos y sirvió indistintamente como circo y sala de conferencias. Tenía patio de butacas y palcos laterales, con aforo para 2.500 espectadores. Rodeándolo se diseñó un jardín para el tránsito del público y su esparcimiento por el complejo. Finalmente, su falta de rentabilidad hizo que se arrendase en 1910 a una sociedad que lo explotó como Casino hasta 1922, a finales de la Restauración Borbónica de Alfonso XIII, año que cerró por orden gubernamental.

Teatro Ciudad Lineal

Teatro y Salón-Restaurant. Al fondo el Frontón. Abajo, durante su construcción.

El Salón-Restaurant

En Abril de 1907 se inauguraba, anejo al Teatro, el Salón-Restaurant. En el acto, al que acudieron más de doscientos comensales, con una numerosa representación de la Prensa madrileña, se alabó la calidad del menú, la prestancia del servicio y las excelencias del local. El restaurante se sumaba al parque junto con el teatro, el frontón, bar, billares y gimnasio al aire libre. Medía 240 m2 y 12 m de altura repartidos en un comedor central con saloncitos laterales independientes, cuyas paredes se adornaban con lienzos al óleo. La cubierta del recinto era acristalada, a la moda de la época, y todo su perímetro contaba con amplias puertas que permitían su apertura en el verano para favorecer que corriera el aire.

El interior del Parque tenía jardines con veredas flanqueadas con plátanos de sombra y plantas de coloridas flores. Poco a poco se incorporaron amenidades como los “tIros de pistola y carabina”, los bolos americanos, el teatro de títeres , el famoso “pim-pam-pum” de tiro al blanco, el tobogán gigante o la increíble “máquina voladora”. En la zona más elevada del Parque había una explanada con mesas y sillas donde se servían todo tipo de bebidas espirituosas y refrescos.

03-Ciudad Lineal_terraza teatro-2

Patio lateral del Salón-Restaurant alrededor de 1910.

El frontón-“kursaal”

Al poco de construirse, el frontón se transformó en teatro. Se denominó “Kursaal” y tenía una capacidad de 3.600 personas, superior a otros teatros madriñeños, con localidades repartidas por toda la cancha, butacas a ambos lados del escenario, localidades económicas en una gran gradería a lo largo del frontón para casi 600 personas, y localidades más baratas de pie. En torno al bar había mesas y sillas para ver el espectáculo y en el primer piso se encontraban las localidades exclusivas, con palcos familiares y un gran palco común para 100 personas. También había una azotea con nueve grandes palcos de lujo. El “Kursaal”, con 11 m de embocadura , decorada en escayola por el escultor Enrique Carrera, tenía 5 m de fondo y un proscenio de 6 x 13 m. Se representaban especialmente óperas, zarzuelas, obras menores y “varietés”. Y también luchas greco-romanas y espectáculos varios. Todo el parque estaba espléndidamente iluminado con focos de arco voltaico, lámparas incandescentes y adornado con plantas, árboles, flores de todos los colores y olores.

04-Velódromo_Estadio Ciudad Lineal_1926

Velódromo-Estadio en 1923 durante un partido del Real Madrid F.C.

 

El Velódromo-Estadio

En 1910 se inauguró un velódromo -primero en Madrid- que ocupaba 2,4 ha, con una capacidad para 20.000 espectadores. Aunque también se utilizaba como pista para exhibiciones aéreas, acabó reconvertido en un estadio polivalente donde se celebrarían pruebas ciclistas, hípicas, partidos de hockey, fútbol, tenis y atletismo. En 1923 el Real Madrid F.C. lo utilizó como campo propio mientras construía el Estadio de Chamartín. En 1926, para aliviar la mala situación económica de la Compañía, el antiguo velódromo fue puesto a la venta. En 1918, ya se había vendido la plaza de toros. En 1932 cerró definitivamente el Centro de Diversiones y se instaló la CEA, empresa cinematográfica que transformaría las instalaciones en platós. Finalmente, en la década de los setenta del siglo XX los Estudios CEA se disuelven y con su desaparición se produce la posterior demolición de todo vestigio del viejo Parque de Diversiones de la Ciudad Lineal dando lugar a lujosos conjuntos residenciales y oficinas.

(Artículo publicado en el ejemplar nº 246 del mes de mayo de 2014 de la Revista Plácet)

Referencias.-

Maure Rubio, Miguel Angel
La Ciudad Lineal de Arturo Soria
Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid
Madrid, 1991 ISBN 84-7740-048-2

Sánchez Fernández, David Miguel
Un paseo por la Ciudad Lineal
Ediciones La Librería
Madrid, 2010 ISBN 978-84-9873-098-2

La Ciudad Lineal
Revista de Urbanización (C.M.U.)

Read Full Post »

1-Canalillo_Guindalera_1906

El “canalillo” a su paso por la Guindalera, en su linde con la Prosperidad, en 1904.

El “canalillo del sur”, la acequia del este de Madrid  fue, con el “canalillo del norte”, una de las Acequias de Riego que el Canal de Isabel II construyó en 1868 para aprovechar las aguas sobrantes del abastecimiento a la capital.

Agua potable en Madrid

Hasta el siglo XVII, Madrid se abastecía de agua con pozos y con el río Manzanares y arroyos como el Meaques, el Cantarranas o el Abroñigal. Cuando Felipe II instaló la Corte en la Villa en 1561 la ciudad no llegaba a las 15.000 almas. Un siglo después eran más de 48.000, y la demanda de agua obligaba a constantes búsquedas de reservas. Su distribución o traída hasta las fuentes públicas se hacía por medio de viajes, de reminiscencias musulmanas, que consistían en canales de fábrica de ladrillo o piedra soterrados.

Deposito Canal

Depósito elevado del Canal de Isabel II, inaugurado en 1912.

Todavía en 1850 Madrid se surtía de agua por medio de estos viajes. El crecimiento de la población y la limitada eficacia del sistema, sumado a los pocos aportes con que contaba la ciudad, especialmente en verano, hicieron urgente la necesidad de encontrar soluciones eficientes y definitivas.

A mediados del siglo XIX, la capital contaba con 77 fuentes públicas con 128 caños. Estas eran utilizadas por la población y por 950 aguadores que repartían al día 664 reales fontaneros, más de 25.000 litros en esta medida de la época. El real fontanero equivalía a 2.280 litros por minuto.

Canal de Isabel II

A pesar de que desde el siglo XVIII se realizaron numerosos proyectos para abastecer de agua a Madrid, no fue hasta 1851 cuando se presentó en las Cortes un proyecto para traer las aguas del río Lozoya.

La ejecución de este proyecto, que costó ciento veintisiete millones de reales, supuso la construcción del embalse del Pontón de la Oliva y la canalización del agua hasta el depósito soterrado del antiguo Campo de los Guardias. Lamentablemente, las características de la roca donde se emplazó la presa hicieron que las filtraciones fueran constantes y evidenciaron la inutilidad de la construcción.

Sin embargo, el 24 de junio de 1858 fue inaugurado el primer sistema de conducción de aguas del Canal de Isabel II, Pontón de la Oliva incluido. Al acto solemne, en las instalaciones del primer depósito, asistieron la reina Isabel II, el Consejo de Ministros en pleno y, como publicaba el semanario El Museo Universal, el pueblo de Madrid, que se mostró entusiasta, apiñado en el Campo de Guardias (en torno a la actual calle de Bravo Murillo), compartiendo con alegría la llegada a la ciudad de las aguas del rio Lozoya.
En 1882 la presa del Pontón de la Oliva fue sustituida definitivamente por el embalse de El Villar, a 22 kilómetros.

Ponton de la Oliva_010

Presa del Pontón de la Oliva. Foto incluida en el álbum Vistas de la presa y demás obras del Canal de Isabel II de Charles Clifford, publicado en 1858,  (BNE).

Acequia de riego del Este

Satisfechas las necesidades de consumo de agua de la población, que se situaron muy por debajo de las expectativas, los ingenieros del Canal calcularon que el agua sobrante, que se vertía al arroyo Cantarranas y desde ahí al Manzanares, podía utilizarse para regar aportando beneficios a la empresa.

Para aprovechar esta agua y posibilitar el riego de las numerosas huertas que había en los aledaños de los Ensanches y las Rondas, se inició en 1868 la construcción de la acequia de riego del Canal de Isabel II o “canalillo” a cargo del ingeniero Juan de Ribera Piferrer, artífice del primer depósito.

La acequia del Este tenía algo más de 16 kilómetros de longitud. Arrancaba desde un depósito repartidor para dividirse en dos ramales, el del Norte de 5 kilómetros de largo y el del Este de 10 kilómetros. Este ramal, construido en ladrillo revestido para limitar la erosión, contaba con tres saltos que salvaban los desniveles más importantes del recorrido y evitaban las grandes pendientes que pudiesen dar velocidad al agua aumentando la erosión del canal.

Canal de riego del este_Gonzalez e Iribas_1906

Sección del plano de  González e Iribas, de 1906.  Se aprecia el sinuoso recorrido del sector oriental del “canalillo” o “acequia de riego del Este”.

Contaba con 10 puentes de paso elevado para el tránsito de peatones, animales y vehículos, 12 tajeas o puentes de menor importancia a modo de acueductos, 10 alcantarillas y 9 sumideros para soterrar el paso de las aguas. Estaba flanqueado por acacias, álamos, moreras, castaños de Indias y negrillos para evitar la evaporación y había caminos en cada sentido con una valla de alambre para evitar accidentes.

Atravesaba la actual AZCA, recorría las inmediaciones del antiguo Hipódromo de la Castellana (hoy ocupado por los Nuevos Ministerios), la Colonia Parque Residencia, Altos del Hipódromo (Residencia de Estudiantes); cruzaba la calle de López de Hoyos, recorría la Guindalera y desembocaba en el arroyo Abroñigal después de pasar por el barrio de la Prosperidad donde se aprovechaba para la elaboración de tejas y ladrillos en los numerosos alfares y tejares que allí había.
En 1961 se decidió su cierre, hasta desaparecer por completo en los años setenta del siglo XX.

2-Canalillo_1959

El “canalillo” a su paso por la glorieta de López de Hoyos en 1959. En 1961 desapareció por completo. (Foto: Fondo Santos Yubero, ARCM)

(Adaptación del artículo publicado en el nº 243 la Revista Plácet, Febrero de 2014)

Read Full Post »

Alfonso XII- 21-Paseo Infanta Isabel-13_03

Edificio derribado en Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 (Google Maps – ©2014 Google)

Se trata del derribo del edificio sito en la calle Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 en frente de la Glorieta de Atocha, en Madrid. Su construcción estuvo a cargo del prolífico y eficiente maestro de obras José Purkiss Zubiría en 1886  por encargo del marqués de Villamejor para destinarlo a viviendas de alquiler. De su derribo se encarga la empresa DETECSA. El edificio o lo que queda de él gozaba de PROTECCIÓN NIVEL 3 – Protección de fachada y escalera interior-, según denuncia en su WEB la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio, cuya información recojo en esta entrada del blog.

Alfonso XII-21-Paseo Infanta Isabel-13_2014_01

Edificio derribado en Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 (MC y P)

La Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio pone de relieve lo insuficiente que resulta la simple protección de fachadas como elemento arquitectónico más relevante, eliminado el interior de los edificios que nos permitirían conocer detalles técnicos e históricos de los mismos. Aún más cuando el propio Ayuntamiento de Madrid mira para otro lado, sabiéndose que median grandes intereses de diversa índole y facilita el incumplimiento de la norma, contribuyendo a la desaparición del patrimonio urbano, que siempre se ejecuta con una sospechosa suerte de premeditación y alevosía, aprovechando la noche o los periodos vacacionales, en este caso el puente de Mayo de 2014. (VER MÄS INFORMACIÓN de MCyP)

Alfonso XII-21-Paseo Infanta Isabel-13_2014_02

Edificio derribado en Alfonso XII, 21 con Paseo Infanta Isabel, 13 (MC y P)

Conocidas son las salomónicas resoluciones que el Ayuntamiento de Madrid viene tomando en las últimas décadas , derribando edificios históricos sin miramientos. Con antecedentes tan flagrantes como el de la Casa del Pastor, o la Casa de Iván de Vargas, siempre sería preferible la conservación de las fachadas antes que el derribo completo, por mucho que luego siguiera una “reconstrucción” rentable. Pero como se ve, ni siquiera esta posibilidad garantiza la conservación de un mínimo de elementos testimoniales de las históricas construcciones. En este caso, con el derribo del edificio de la calle Alfonso XII nº21, siendo un humilde edificio de viviendas sin ningún tipo de excelencias artísticas, se ha perdido lo poco que estaba protegido: “Una fachada histórica representativa de una época de la historia de Madrid y una escalera interior de valor, pues ya en su día se tomó la decisión de proteger ambas.” (VER TODO EL TEXTO de MCyP)

Adenda:

Respuesta oficial al derribo del edificio protegido en Atocha (Madrid, Ciudadanía y Patrimonio, Lunes, 30/06/2014).

Read Full Post »

Colonia Socialista

Colonia Socialista o Ciudad Jardín, calle Alhelies (1919/1920).

A finales de la primera década del siglo XX surge en Madrid un estilo nuevo de urbanización inspirado en la Ciudad Jardín inglesa de Ebenezer Howard y en la Ciudad Lineal de Arturo Soria. El modelo se desarrolló principalmente en terrenos de Chamartín de la Rosa donde se crearon “colonias” de viviendas unifamiliares que dieron a la zona un peculiar carácter. Hoy día, estas colonias históricas, que gozan de protección urbanística, mantienen todo su encanto original convertidas en auténticas islas dentro de la vorágine de la gran urbe.

Colonias de “casas baratas”

La Ciudad Jardín Madrileña se levantó en unos terrenos situados en el antiguo término municipal de Chamartín de la Rosa por la empresa Fomento de la Propiedad, sociedad urbanizadora catalana instalada en Madrid hacia 1915 que realizó diferentes promociones directas o mediante la venta de terrenos a otras cooperativas o promotoras. Fomento de la Propiedad compró al duque de Pastrana unas 250 hectáreas de suelo comprendidos entre el Ventorro del Chaleco (entonces en la Prosperidad), el paseo de la Ciudad Lineal (Arturo Soria) y el límite de Chamartín de la Rosa (Ramón y Cajal).
Las colonias se construyeron como núcleos aislados y discontinuos, ya que sus promotores en muchos casos fueron distintos. Todas las promociones se acogieron a las sucesivas leyes de casas baratas e iban dirigidas a clases medias trabajadoras y a empleados públicos. Arquitectónicamente hubo varias tipologías de viviendas (pareadas, adosadas en hileras y aisladas), basadas por lo general en estilos regionalistas, con el uso de enfoscados en la fachada, aparejos de ladrillo visto con motivos sencillos y canecillos de madera bajo cubiertas de teja a una, a dos, tres, cuatro o más aguas.

5-Colonia Union Electrica Madrileña_Calle Primera

Colonia Unión Eléctrica Madrileña, calle Primera (1920/ 1927).

Colonia Socialista o Ciudad Jardín

Fue la primera colonia de las proyectadas en la Ciudad Jardín Alfonso XIII. Al amparo de la Ley de Casas Baratas de 1911, la Cooperativa Obrera para la Adquisición de Casas la promovió en 1919 por iniciativa de Pablo Iglesias y Jaime Vera para los afiliados a la Casa del Pueblo. La Cooperativa, integrada por 116 personas, compró los terrenos a Fomento de la Propiedad aportando cuotas mensuales de cuatro pesetas y de dos pesetas dependiendo del tamaño de las casas. El precio final de las viviendas grandes (120m2) fue de 19.000 pesetas y de 12.000 pesetas, las pequeñas (90m2). En ambos modelos la distribución era semejante, variando únicamente las dimensiones. En la planta baja se situaban un comedor, cocina, dos habitaciones y vestíbulo; en la planta segunda había cuatro dormitorios y un trastero. El Cuarto de baño se situaba en el exterior, al lado de la cocina. La colonia la formaban 118 viviendas adosadas en hilera, formando grupos de cuatro, cinco o más casas y estaba delimitada por la recién trazada calle de Alfonso XIII, Narcisos (E. Howard), Alhelíes (Pablo Iglesias), Celindas, Santoninas y Jacintos.

Aneja a la colonia Socialista, en 1926 se construyó la colonia Bosque y Mina o colonia de Fomento de la Propiedad, formalmente semejante. De ese mismo periodo es la colonia Unión Eléctrica Madrileña (U.E.M.), promovida por Valentín Ruíz Senén, director gerente de la U.E.M., para empleados de la compañía que se acogió a la Ley de Casas Baratas de 1921. Constaba de viviendas unifamiliares aisladas, con jardín a cuatro fachadas y se proyectó en una tipología homogénea.

4-Colonia Prosperidad

Colonia Prosperidad, calle Cabeza Reina (1926/1935).

1_Colonia Prosperidad

Colonia Prosperidad, Ciudad-Jardín Alfonso XIII (1926/1935). Foto Enrique F. Rojo, 2012

 

Colonias Primo de Rivera y Prosperidad

Estas colonias, de tipologías diferentes, se construyeron en pleno periodo de la dictadura de Primo de Rivera, acogiéndose a la 3ª Ley de Casas Baratas. La colonia Primo de Rivera, realizada entre 1925 y 1930, para funcionarios y policías municipales, se situó en el eje de la calle Ramón y Cajal, en ambas aceras y a lo largo de calles paralelas a la principal. Se realizaron 272 viviendas, casi todas agrupadas en hileras, con jardín en las dos fachadas, así como también algunos hoteles unifamiliares aislados rodeados por un jardín mínimo.
La Colonia Prosperidad fue promovida entre 1926 y 1935 por la Compañía Anónima de Casas Baratas en terrenos próximos a los de la Colonia Primo de Rivera en el eje de la calle Ramón y Cajal, limitando con el Colegio Santa Marca y la citada colonia, con la que se integra. Su estructura es ortogonal con manzanas rectangulares, con un eje principal de acceso –la calle Luis Larrainza- y una plaza central. A esta estructura se superpone una red de calles peatonales de menor dimensión. Las viviendas, en un total de 244, se sitúan en hilera de una y dos plantas, con porche, pequeños jardines delanteros y patio trasero, en parcelas de pequeño tamaño.
Otras colonias de la Ciudad Jardín, contemporáneas a las citadas, son la Albéniz o de los Músicos, la Imperial, Jardín de la Rosa y Jardín Municipal, todas ellas en el entorno de las calles Ramón y Cajal y Alfonso XIII, en el distrito de Chamartín.  (Artículo publicado en la  Revista PLÁCET, Nº 245 , Abril 2014.)

Referencias.-

Unión Eléctrica Madrileña (Ver artículo, Arroyo Ilera, Alfonso, UAM,2009)
Revista PLÄCET, Nº 245 (Abril 2014)

Read Full Post »

Ermita de San Polo

Esta antigua iglesia parroquial del despoblado de Villanueva de Tozara, conocida posteriormente como Ermita de San Polo, está construida en estilo mudéjar, posiblemente del siglo XII-XIII.

Es un edificio cuadrado, robusto, realizado en tapial, hormigón antiguo y mampostería. Hoy en día solo quedan en pie restos de muros, una pared lateral completa con una preciosa portada gótico–mudéjar, que consta de un arco de herradura ojival con las jambas escalonadas y ciertos adornos de ladrillo que la enriquecen notablemente. Con la despoblación de Villanueva de Tozara, el templo continuó prestando servicios religiosos, aunque ya no como iglesia, sino como ermita.
En el último tercio del siglo XVII, es probable que se procediera a una restauración o reforma, según se desprende de la inscripción grabada en el revestimiento de una de las paredes conservadas, en la que puede leerse “
Año 1670“. La tradición sostiene que perdió su uso religioso en el siglo XIX, cuando pasó a manos privadas, y que algunos de sus bienes fueron llevados a la iglesia parroquial de Villa del Prado, caso de su campana y de una talla de San Polo. En su alrededor hay abundantes restos de cerámica y vidrio antiguos”. (Ver Lista Roja del Patrimonio)

Ha sido totalmente expoliada y se encuentra en ruina progresiva por total abandono, por lo que se la ha incluido en la Lista Roja del Patrimonio español.  En la actualidad pertenece a Carlos Falcó (marqués de Griñón) propietario de la finca “El Rincón”, próximo al río Alberche, en donde se encuentra. Además de la ermita, la finca cuenta con un palacio del siglo XIX que se explota para celebraciones y actos sociales, y con diferentes construcciones agrícolas de arquitectura tradicional castellano-manchega también en proceso de ruina por abandono.

Read Full Post »

Chalés_Somo_2014_Diario Montañés

Chalés en la playa de Somo (Foto: Diario Montañés, 2014)

Los pasados 1 y 2 de marzo de 2014, según explicaciones de técnicos en la materia, la combinación de una profunda borrasca sobre las islas Británicas y un potente anticiclón en las Azores, produjo una situación de vientos intensos y fuerte oleaje en las costas del norte y noroeste de la Península Ibérica, que efectó de manera acusada a la Comunidad cántabra.
En Somo, frente a Santander, las olas invadieron la playa y arramblarón cuanto encontraron en su camino. Y en su camino se toparon con una serie de chalets construidos en la década de los ochenta del pasado siglo.
Las consecuencias del encontronazo tuvieron cierta gravedad económica para los propietarios de las viviendas, sin que nadie resultase herido.

Chalés_Somo_2014_EFE-02

Chalés en la playa de Somo (Foto: EFE, 2014)

Lo extraño del suceso no ha sido ver como el mar avanzaba hasta su encuentro violento con las casas causando destrozos. Al contrario, lo difícil es entender qué hace una urbanización a menos de 100 metros del mar, levantada en medio de la playa, por delante de la protección dunar y amparada por un muro de hormigón armado para prevenir las mareas. No parece extraño, pués, que hechos como este puedan producirse, conocido el  común desprecio que suele manifestarse cuando de retar a las fuerzas de la Naturaleza se trata. Más aún a sabiendas del cambio climático y del calentamiento global que ya se deben considerar como  fenómenos más que evidentes y a los que habría que prestar más atención.

Hace cerca de siete años escribí en este mismo blog unas líneas en las que manifestaba mi asombro al ver cómo se construían edificios y urbanizaciones a pié de costa y en primerísima línea de playa, sin ningún pudor ni preocupación por la posible destrucción de ecosistemas sensibles y sin temor a las posibles consecuencias por el devenir natural de las cosas. Lo hice en referencia precisamente a esta Urbanización de Somo, un ejemplo revelador de cómo se pasa la excavadora por encima de dunas y playas para crear nuevos paisajes de hormigón y ladrillo, y que evidencia la impudicia y la falta de escrúpulos de los promotores, constructores, Ayuntamientos y compradores de las viviendas que invaden la playa.

Chalés_Somo_2014_EFE

Chalés en la playa de Somo (Foto: EFE, 2014)

Aunque este temporal haya sido el más violento y “contumaz” en tres décadas y aunque la reforma de la Ley de Costas española ampare este tipo de despropósitos que benefician a los especuladores en su avaricia infinita, parece sensato pensar que sucesos como este no ocurrirían de no haber edificios plantados en medio de las playas. Deberíamos poner remedio porque no  podemos ir en contra de la Naturaleza.

Casas Somo

Urbanización en la playa de Somo antes de los destrozos de 2014 (Fotos: Enrique F. Rojo, 2007)

Referencias.-

En primera línea de playa (Blog Urban Idade, 2007)
Mas fotografías Urbanización Delfín en Somo (Blog Driza.Me)
Reforma Ley de CostasInfografía (El País, 2014)
Ley de Costas (Noticias, El País)
Fografías temporal en Cantabria (El Pais, 2014)

Read Full Post »

Silvela-Perro policia_1902

Hablamos hoy de un suceso ocurrido en Madrid en 1902. Los protagonistas son, como siempre, victima, autor y las autoridades que descubrieron el misterio del crimen. Todavía, hace algo más de cien años, los llamados medios de comunicación apenas interferían en las investigaciones y el vulgo lector mínimamente reclamaba información de aquello que no le afectaba.

Avanzó el protagonismo del suceso un perro al que se consideró héroe por haber “detenido” al autor de un asesinato. El perro atenazó en sus mandíbulas al culpable y lo retuvo hasta que las autoridades lo arrestaron.

Al parecer, un individuo había descerrajado varios tiros a un compañero por un asunto desconocido causándole la muerte . El suceso tuvo lugar en el cementerio de San Martín, -acaso un duelo, por entonces ya prohibidos-.
Fue por casualidad que el perro de un guarda del “canalillo norte”, Antonio Payol, que también vigilaba el cementerio, diera con el asesino y, entre ladridos y gestos de amenaza, enseñándole los dientes, consiguiera tirarlo al suelo.

Según contaba el guarda, “Silvela”, que así se llamaba el perro, era mezcla de mastín y perdiguero y hasta los quince meses, antes de haberlo acogido él, perteneció a un policía urbano que le enseño algunas conductas policiacas.

Madrid era en la época una ciudad que escasamente superaba el medio millón de habitantes, repartidos entre el viejo núcleo urbano, los ensanches y los suburbios, cuya masa social no leía la prensa, ni sabía de los sucesos del extrarradio.
Sin embargo, revistas ilustradas, como “Alrededor del mundo”, que recogió esta noticia del “perro policía”, gozaron de una gran popularidad entre todo tipo de público por su carácter costumbrista. Trataron temas de contenido general, aunque también se ocuparon de temas artísticos y curiosidades, realizando reportajes sobre lugares, pueblos, tradiciones, expediciones, aventuras, etc.

Con los años, esta publicación de periodicidad semanal, que se publicó desde 1899 a 1930, incorporó mejoras tanto en el diseño gráfico como en su tipografía, añadiendo a las tradicionales ilustraciones las novedosas fotografías. Un antecedente, entre otras, de la prensa ligera del siglo XX y XXI.

Read Full Post »

6. Chamartin de la Rosa1930
Chamartín o Villa de las Rosas fue aldea realenga y extenso señorío ligado a la Casa del Infantado-Pastrana. En 1808 Napoleón Bonaparte instaló allí su cuartel general y expidió las capitulaciones de Madrid. Su anexión al municipio de la capital en 1948 perfiló su actual fisonomía como distrito del norte madrileño.

Chamartín de la Rosa

La Villa de Chamartín de la Rosa, situada al norte de Madrid, estaba habitada por campesinos, pastores y jornaleros. De origen incierto, parece que en el siglo XIII el lugar ya era conocido con ese nombre. En el siglo XVI, siendo aldea real, Francisco de Garnica Contador Mayor de la Hacienda del Rey adquirió algunas fanegas en Chamartín con coto y bosque, donde construyó una casa rodeada de estanques, fuentes y huertas y a la que el rey Felipe II solía acudir. Años después la propiedad fue adquirida por Don Diego Hurtado de Mendoza, III Duque del Infantado. En 1627 la Corona vendió el realengo a Francisco de Trejo y Monroy, primer señor de Chamartín con el título de Marqués de las Rosas. Luego pasaría a manos de los Marqueses de Almodóvar del Río. En 1679 la adquirió la IV Duquesa del Infantado-Pastrana, uniendo Chamartín a sus posesiones. En 1751 Chamartín tenía 45 vecinos y cerca de cien habitantes que ocupaban 27 casas. Había una taberna-mesón que era también tienda de abacería, bodegón y carnicería. Se cultivaban cereales y explotaba una pequeña cabaña de ganado lanar. En 1851 existían dos calles y el caserío albergaba unas trescientas personas.

En Chamartín no había hospital ni escuela. Tampoco había alumbrado en las calles ni fuente pública y el agua se obtenía del cercano arroyo de “la Alcubilla”. A falta de cementerio los enterramientos se hacían en la iglesia.

2_Chamartin_de_la_Rosa_1932

Pueblo de Chamartín en 1932. Al fondo el palacio de Louis Guilhou.

Napoleón en Chamartín

En 1808, Napoleón decidió dirigir personalmente la conquista de Madrid, y tras cruzar Somosierra, llegó a Chamartín el 2 de diciembre de 1808 incautándose del palacio nuevo de los Duques del Infantado- Pastrana donde instaló su cuartel general. Desde allí exigió la rendición de Madrid y expidió numerosos bandos y decretos, entre ellos la abolición de la Inquisición. Firmada la capitulación, el día 21 de diciembre Napoleón dejaba Chamartín y salía de Madrid dejando a su hermano José Bonaparte como regente.

1_Chamartin_1900_Plano Facundo Cañada

Plano de Facundo Cañada de 1900, con detalle de Chamartín.

San Miguel y la Quinta de “San Enrique”

La iglesia era la de San Miguel, situada entre los dos palacios de los Duques. De estilo algo indefinido, por las muchas intervenciones sufridas, la traza de su planta de cruz latina y la fábrica de ladrillo sugieren que pudo construirse con anterioridad al siglo XVI. Antes hubo una pequeña ermita, llamada de la Magdalena, situada algo más al norte. En 1848 el banquero francés, Louis Guilhou –administrador de la Compañía General de Crédito en España- se estableció en Chamartín, adquirió numerosas tierras y construyó un palacio ajardinado conocido como Quinta “San Enrique”. Guilhou abrió una tahona y una fábrica de curtidos en la calle Platerías, que se sumaron a dos molinos de chocolate ya existentes. En 1932 se estableció en la Quinta el Colegio Nacional de Ciegos, que con el tiempo se convirtió en sede de la Fundación ONCE.

Antes de que existiera la parroquia de San Miguel hubo una pequeña ermita, llamada la Magdalena, situada algo más al norte de la villa de Chamartín.

4_Palacio Guilhou_Chamartin 27-Mayo-2007

Palacio de Louis Guilhou, propiedad de Fundación O.N.C.E. (Foto: Enrique F. Rojo, 2013)

De palacios a colegios

En 1859 el XI Duque de Pastrana cedía el “palacio nuevo” a las religiosas del Sagrado Corazón para crear un colegio. En el centro, con noviciado, se educó la “buena sociedad” del momento y fue considerado uno de los mejores colegios femeninos para la burguesía madrileña. En 1931 un incendio destruyó el antiguo palacio. En 1974 un nuevo edificio dio albergue a la actual institución. El colegio de Nuestra Señora del Recuerdo, se constituyó en 1879 por cesión de “El Recuerdo” a la Compañía de Jesús. La finca de los Duques conservaba el “palacio viejo” con sus frondosos jardines, huerta y fuentes. Pero debido a su mal estado, en 1883 se construyó un nuevo edificio, obra del Marqués de Cubas, que con el tiempo también se derribó, dando paso a nuevas y más modernas instalaciones. El Colegio Nuestra Señora del Recuerdo, conocido como los Jesuitas de Chamartín, ha sido considerado como uno de los más importantes centros escolares de Madrid en el siglo XX. (Artículo publicado en Plácet,  Nov/ 2013)

3_Tranvía Plaza Chamartín_1905

Chamartín de la Rosa en 1905. Tranvía de vapor de la C.M.U. y, al fondo, el palacio de los duques de Pastrana.

Referencias.-

Revista Plácet (Noviembre , 2013) PDF
Distrito de Chamartín de la Rosa (Blog URBAN IDADE)

Read Full Post »

madrid-moderno-nubes

Postal de 1900 donde se ve el aspecto original del Madrid Moderno con uno de los torreones de la esquina en la calle Castelar en primer término.

Actualmente la primitiva barriada de Madrid Moderno casi no existe. Desde la década de los setenta la fuerte presión especulativa y la ausencia de protección sobre la singularidad del barrio no ha dejado de propiciar su lenta demolición para construir impersonales bloques de viviendas y, en el mejor de los casos su transformación, añadiendo nuevas alturas o modificando totalmente su estructura interior. Sólo en contados casos se ha rehabilitado  con buen criterio. Hoy día hay tres viviendas que se encuentran es estado de abandono, deteriorándose y amenazando ruina inminente.

MADRID MODERNO 01

Villa Sara , en la calle Roma nº 30. (Foto: Enrique F. Rojo, 23/12/2013)

MADRID MODERNO02

Villa Sara , en la calle Roma nº 30. (Foto: Enrique F. Rojo, 23/12/2013)

Villa Sara , en la calle Roma nº 30, pertenece a la 3ª fase de viviendas del Madrid Moderno, de estilo modernistas, proyectado seguramente, ya que participaron varios arquitectos, por Valentín Roca Carbonell entre 1905 y 1906. La vivienda se modificó a mediados del siglo pasado, eliminando el mirador central que se sustituyó por un balcón corrido, añadiendo por encima de la cornisa unas ridículas mansardas neoclásicas. En 2012 perdió los balcones que se encontraban mal y descuidadamente apuntalados , ha sido okupada, ha sufrido un incendio y la cubierta se encuentra en pésimo estado. No se observa intervención alguna para su consolidación. Tampoco parece que haya intención de hacerla.

MADRID MODERNO03

Calle Roma nº 14 La casa presenta un estado de abandono total. (Foto: Enrique F. Rojo, 23/12/2013)

MADRID MODERNO04

Calle Roma nº 14 La casa presenta un estado de abandono total. (Foto: Enrique F. Rojo, 23/12/2013)

MADRID MODERNO05

Calle Roma nº 14 y nº 12 Las casas presentan un estado de abandono total. (Foto: Enrique F. Rojo, 23/12/2013)

Calle Roma nº 14 y nº 12. Las dos casas presentan un estado de abandono total. También forman parte de la 3ª fase de viviendas del Madrid Moderno. La primera conserva los elementos modernistas con toques orientalistas originales. No así la casa contigua que perdió su carácter cuando enfoscaron la fachada en un gris anodino y eliminaron el mirador haciendo un balcón y por debajo una especie de soportal. Esta casa estaba pendiente de derribo para construir un edificio de dos alturas más ático aprovechando el máximo de edificabilidad permitido por el Ayuntamiento.  Proyecto detenido posiblemente por la crisis. Luego, todo se andará.

Referencias.-

El “Madrid Moderno” (Blog urban Idade)

Rojo F. Enrique
Madrid Moderno, vestigio urbano del siglo XIX. Lo que queda de una barriada económica del Extrarradio
La Ilustración de Madrid nº 15. Primavera 2010 (PDF en SCRIBD)

Read Full Post »

Older Posts »

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 304 seguidores